Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Ir abajo

▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neon Nostrade el Lun Abr 24, 2017 1:05 pm

◣Notre Dame — France◥
Notre Dame, Paris — France ➤ ???



La Cathédrale.
¡Espera! ¡Espera! Que no soy tan rápida como tú, Nefernyan ~ —le mencionó a su felina-cómplice entre jadeos, parecía que por lo menos en ese instante habían logrado escapar de sus perseguidores, ¿qué tanto tiempo les darían? Podrían ser horas como tan sólo unos minutos, es por eso mismo que no podían darse el lujo de quedarse quietas en un mismo sitio (todavía)—. Ah, ¡pero qué insistentes! Me están colmando la paciencia... Puede que no traiga mis plataformas o tacones puestos pero aún así, tampoco es como si tuviera planeado hacer un maratón casual. Una carrera está bien, pero se siente como si fuésemos a recorrer toda la ciudad —no debería ser asombro que la italiana no tuviera la condición física para ser activa como lo era aquella dama que poseía la agilidad de un gato. Es verdad que Nostrade podría estar de un lado a otro en más de una ocasión debido a sus "dotes de escapista", pero eso a participar en las Olimpiadas era un gran salto que para el caso de ella necesitaría mucha preparación y paciencia que no poseía, después de todo era sabido que esta caprichosa señorita era también bastante conocida por su temperamento explosivo si le hacías aguardar demasiado, ¿era que acaso sólo tenía esa serenidad para sus novelas y... Kurapika? Al menos el rubio no lo sufría tanto como los demás mortales que no poseían su poder para calmarla sin tener que forzosamente comprarle algo como hacía su padre.

"¡HEEY! ¡LAS VEO! ¡RÁPIDO, TODOS! QUE NO SE VAYAN A ESCAPAR"— Ay no —gimió ante escuchar los gritos de un hombre que se encontraba aún a una distancia prudente para darles tiempo de lograr partir una vez más. Ese pequeño break no lograba llenar completamente la palabra pequeño, se le tendría que poner un 'mini' al inicio y aún así no se fiaba de que fuese acertada la descripción. Corrían por las calles pintorescas de la ciudad donde tenían que pasar uno que otro obstáculo en dados momentos y agradecía mucho que su compañera no tuviera complicaciones en ello, porque sí, ella también podría pasar pero le tomaría más de los segundos valiosos que no poseían—. ¿No te fijaste? —seguía agitada y sentía que debía de beber algo, la opción lógica por la cual optar debería ser el agua pero se le antojaba más una bebida energética, seguía siendo bastante apropiada—. Ese sujeto... Estaba iluminado, y considerando el apagón, ¿no te parece eso extraño? Juraría que no vi una linterna ni una vela en sus manos, pero sí un palo —seguía con la historia, la cual narraba cada vez más dándole un aire de terror, que no podría seguir por el gasto de energía. Afortunadamente se encontraron con el factor de que habían alcanzado La Catedral que vendría a ser como un punto de salvación—. ¿Ese palo no tenía fuego en una de sus puntas? Eso vendría a convertirlo en un antorcha —observó directamente a los ojos a su compañera con algo de terror; la imagen de ser quemada viva que tuvo no era nada placentera y aunque poseía una sonrisa que no mostraba los dientes, en comparación y conjunto con las otras facciones en su rostro podía decirse que le había aterrado.

La luz de la luna era lo único que iluminaba esa iglesia enorme en la que se habían refugiado. Debían estar calladas, los gritos y pasos apresurados se escuchaban aún en las afueras yendo de un lado a otro y si mirabas por una grieta se verificaba que la pelirosada/peliazul estaba en lo correcto, como si se tratase de una cacería de brujas las estaban persiguiendo insaciablemente y estaba pasando un poco de lo divertido a la verdadera preocupación—. Quiero a Kurapika —una oración bastante acertada a sabiendas de que si él estuviera allí, ni siquiera le hubiera dado el permiso a la jovencita de desatar tal caos, sobretodo si poseía cierto don para esas tareas. ¡AH! Pero eso sí, ella quería venir a Notre Dame con Neferpitou sin decirle a su rubio de ojos rojos de ese escape del cual se le había pasado un poco la mano está vez, eso de ni siquiera estar en el Sweet Amoris haría que le diese algo a su padre si no fuera porque le dejo una nota que bien podría engañarlo a él, pero seguro que al rubio no.
avatar
Neon Nostrade
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 933
Monedas Monedas : 1611

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neferpitou Horakhty el Vie Jun 23, 2017 12:51 am

Sería adecuado preguntarse exactamente cómo llegaron a esa penosa situación, donde las pisadas de ambas resonaban sobre el duro piso de asfalto y una turba furiosa estaba peligrosamente cerca de alcanzarlas. Probablemente la explicación más acertada sería que aquellos penosos hombres eran malos perdedores y no podían aceptar que unas damas los superasen en algo tan simple como un juego, habría que considerar además que la ligereza con que tomaron la ofensa también les indignó: algunas personas eran imposibles de complacer, no había nada que hacerle. Personalmente, ella no se hacía problemas, ¡no había algo más refrescante que un viejo juego del gato y el ratón! Aunque los papeles se encontrasen invertidos en esta ocasión, era casi risible que una asesina estuviera huyendo de unos simples campesinos con antorchas. Aunque fuera del espectáculo, estaba mucho más entretenida con la presencia de la muchacha de cabellos rosados a su lado, una especie de heredera o algo por el estilo, no le prestaba mayor atención a las profesiones. De todas formas, estaba eufórica con la posibilidad de encontrar una compañera de jugarretas a la altura de la situación descabellada.

Tal vez encontrarse fuera de la localidad de Sweet Valley era sólo un beneficio extra, estaba segura que disfrutaba mucho más correr y saltar por callejones estrechos que no haya pisado todavía, desearía poder decir lo mismo de la chica que le seguía el paso, apenas conteniendo una carcajada de júbilo—. ¡Todo esto es parte de la aventura! —se jactó, sin ninguna consideración aparente por el estado casi sin aire de la ajena, ni los constantes alegatos en contra de sus perseguidores. Era una noche maravillosa en París, ¿no? De subirse a algún edificio o una torre de seguro que la vista de las luces resultaría gloriosa. Probablemente deberían dirigirse allí, incluso serían capaces de perder de vista a las molestias que les pisaban los talones—. ¿Hm? Tal vez les gusta mantener lo clásico —se encogió de hombros sopesando la idea, tal cual la insinuación de tener una muerte horrible no le afectara en lo absoluto. Aunque de ser completamente honesta, ser quemada viva no le sonaba a un desarrollo agradable de los acontecimientos, dudaba profundamente que alguna de esas escorias fuese capaz de acorralarlas de esa manera. ¡Tendrían que quemar la iglesia primero!

Como si la suerte diera forma física a sus pensamientos, en ese momento conveniente notó que su escondite temporal no se trataba menos que de la misma Catedral, el edificio de tamaño considerable que llevaba el nombre de Notre Dame. De estar en otras circunstancias disfrutaría elocuentemente del paseo turístico, pero adentrarse en calidad de fugitivos escabulléndose dentro del edificio histórico tenía su propio encanto, también. El ventanal de vidrio era lo único que les permitía una fuente de luz, y por un momento se sintió como un niño pequeño dentro de una tienda de golosinas: no podía permitirse desperdiciar una oportunidad como ésta—. ¡Deberíamos subir al campanario! —soltó sin un segundo pensamiento, volteándose vigorosa en dirección a su acompañante, y dándose cuenta por primera vez del semblante levemente asustado que emanaba de la muchacha más joven. Por supuesto, por supuesto, sutileza, estaba siendo horriblemente desconsiderada. Dedicándole una sonrisa que no considerar menos que felina, suavizó levemente sus facciones alegres, pero en lugar de ser delicada, ya le estaba jalando suavemente de la manga para instar su aprobación—. Vamos, vamos, seguro nadie nos verá desde lo alto. ~ —no estaba precisamente mintiendo, pero la idea de tener una vista alta le atraía mucho más que la seguridad de ambas.
avatar
Neferpitou Horakhty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 178
Monedas Monedas : 3173

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neon Nostrade el Jue Jun 29, 2017 12:09 pm

A esa mujer le importo poco o nada lo que había tenido la adivina para decir, más o menos lo mismo que hubiera sucedido si la situación estuviese a la inversa, por lo que en teoría no debería existir nada por lo cual quejarse y no por lo justo, en sí por el simple hecho de que la despistada de la pelirosa cambiaría deprisa su comportamiento intranquilo por otro que se acoplase más a la idea repentina de ¿escalar? al campanario. Nunca había entrado a un lugar así, no que fuese tan descomunal y precioso como lo era ese santuario dedicado más que a los creyentes en sí, al espectáculo que se montaban para controlarlos. Asumir que eso ya no se daba en pleno siglo XXI era tan sólo una fantasía por parte de una insignificante parte de la población que efectivamente se tomaba la molestia de pensar y razonar un poco sobre esta clase de situaciones que en primera ni siquiera deberían de existir tal cual, pero bueno, la estructura era majestuosa y seria aún mejor si su uso no fuera tan inútil a excepción de hoy que la resguardaba de el peligro—. ¿Y hay escaleras por aquí o...? —antes de su pregunta llena de desconfianza, observó a los lados rápidamente con sus ojos abiertos que se entrecerraron al regresar a ver el de la persona que propuso esa idea. Seguro que la otra (según había notado), no tendría ninguna problemática en dar brincos, saltos, treparse como Spiderman si es que tenía esa clase de poderes de los que no estaba enterada. Pero sabía que a ella si es que lo lograba, debería ponerle esmero extra y una ayuda tampoco estaría nada mal. Así que sí, que hubieran escaleras era crucial para hacerle el trabajo más sencillo a la gatita.

No fue gracias a que la otra intentó ser considerada, con tan sólo cambiarle el tema a Neon parecía estar perfectamente con ello para que estuviera "alegre", lo suficiente para no empujar con brusquedad a la contraria cuando ésta jaló de su manga... aunque hay que admitir que tal gesto hizo que Miss Nostrade sonriera, como si se tratase de un animalito adorable, un peluche esponjosito o una de sus posesiones más peleadas (partes cercenadas)—. Pero tiene que haber escaleras. ¿No hay un elevador? —muy seguramente y considerando la antigüedad que debía tener el lugar donde estaban descansando, la respuesta sería un no cuando menos a la segunda (im)posibilidad. Ella si bien lo preguntó con el tono de un niño antojado por el postre, bien sabía de antemano lo que le dirían. Tan sólo quería intentar probar si a algún desgraciado sí había pensado que el esfuerzo físico estaba sobre-valorado—. Ah —hizo una mueca de desagrado y se levantó, desempolvando descuidadamente parte de su larga falda—. Entonces vamos. ¿Sabes por dónde, no? —siempre podía darse la casualidad de que ya hubiera estado antes de visita, esa clase de detalles que serían más fáciles de dar en el blanco sin necesidad de siquiera preguntar si al menos se conocieran de antes. Huh, se encontraba en otra ciudad, una completa desconocida de acompañante (algo intensa, cabe recalcar) y una horda furiosa detrás suyo; Así suena digno de haber sido adivinado en lugar de vivido, pero seguramente si a alguien le cuentas que tendrá que pasar por tal destino lo tomará como estafa descarada.

Se puso a buscar por su cuenta sin hacer mucho caso si es que la contraria le había dado instrucciones. Ya habían hecho que se parase y le habían prometido la idea de subirse a un lugar algo, ahora tenían que llevarlo acabo o se pondría irritable y más los otros si llegaban a entrar cuando ni siquiera encontraban la manera de traslado para ir más allá. Simple sentido común, apuntaría que dado que en el centro se encontraban todas las sillas acomodadas y en frente de éstas donde se posicionaría el padre y robaría toda la atención de los que se sentaran en éstas, entonces... Muy seguramente ir hacía los costados hasta encontrar una puerta sería lo ideal: Neon se encontraba intentando escalar uno de los pilares de la iglesia cual escena de Múlan donde los soldados tienen que travestirse—. BE A MAN —se dijo para sí con un tono musical pero determinado, era gracioso de verdad que milímetros era lo que había conseguido despegar sus pies del suelo.
avatar
Neon Nostrade
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 933
Monedas Monedas : 1611

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neferpitou Horakhty el Dom Ago 06, 2017 12:29 pm

Por supuesto, no resultaba inapropiado que la situación extravagante en la que se encontraban se desarrollara al mismo ritmo que una puesta en escena improvisada en la oscuridad. Eran una especie de fugitivas, ¿verdad? Entonces, la facilidad con que las dos damas habían obviado su posición de aparente vulnerabilidad para enfocarse mejor en cómo explorar el entorno habría de resultar al menos un poco risible. Tal vez la naturaleza voluble fuera algo que tuvieran en común, pero mientras esa característica les permitiera continuar congeniando a la perfección, seguro que ninguna de ellas iba a quejarse. ¡En primer lugar! Porque dirigirse al campanario había sido su idea (no lo podía evitar, tenía una manía ligera con los lugares altos) y cualquier medio por el que pudieran llegar hasta la cima del edificio le parecía bien: saciar la necesidad de su curiosidad caprichosa estaba sobre todo. Pero, además, tenía que admitir que el recorrida estaba resultando bastante entretenido, mucho mejor que dedicarse a vagar en soledad cazando a alguna presa de destino desafortunado. ¡Siempre era bueno encontrar diversiones nuevas! Después de todo, sus marionetas perdían cierto encanto inicial cuando quedaban inmóviles.

Nyan. ¿Supongo que en alguna parte? —ladeó ligeramente la cabeza hacia un costado, casi como un gesto adorable, a pesar de que la duda en su voz completamente genuina: era su primer vez en ese lugar, de antemano tenía poca o ninguna idea de la infraestructura del edificio. Todos los datos que tenían eran por sentido común o bien conocimiento de público general, ambas fuentes cuestionablemente fiables—. ¡Pero no te preocupes! Llegaremos incluso si no hay —no tenía ningún problema en hacer una declaración como ésa, no cuando en su caso se trataba de una hecho práctico. Por supuesto, tal aseveración implicaba que tendría que llevar a su compañera prácticamente a rastras, pero incluso así estaba bastante convencida de ser capaz de cumplir el trabajo. Lo que no era demasiado óptimo en términos de tiempo si tenían en cuenta que todavía no se habían ocultado de la turba furiosa. Ah, ¿por qué el público siempre resultaba una molestia inconveniente?. Deber tomar precauciones previas resultaba horriblemente tedioso—. Creo que podría haber una puerta en el fondo —entrecerró los ojos, viendo directamente en la oscuridad como un felino, a pesar de que sus ojos no definían las formas con suficiente nitidez para cerciorarse. Empezó a caminar, y pasaron al menos entre quince a treinta segundos hasta que notara que su compañera no la estaba siguiendo.

Le advirtió de ello la exclamación elocuente de la contraria al tiempo que trataba de subirse a un pilar, apenas levantándose del suelo. A pesar de que embozó una sonrisa al observar su intento, no sintió la necesidad de estallar en carcajadas como si presenciara un programa de comedia.  Por el contrario, se acercó incluso con menor disposición que antes—. ¡Necesitas saltar con más impulso! —reprendió, similar al tono demandante con que hablaría un entrenador. La buena noticia es que la muchacha de cabellos rosados estaba usando una falda considerablemente larga, de otro modo la escena habría de resultar un poco incómoda: sin pedir ninguna clase de permiso, se tomó la libertar de levantar los muslos de la contraria hacia arriba, ayudándola a escalar al menos un metro más de altura del pilar. Era un avance lento, pero al menos era un avance. Aunque definitivamente no llegarían a cubrir la extensión total del trayecto por ese método—. ¡Juro que si te caes te puedo sostener! —trató de seguir animando, suponiendo que a la muchacha no le hubiera dado un repentino ataque de vértigo o algo por el estilo. ¿Qué decían de irse por la escalera? (?)
avatar
Neferpitou Horakhty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 178
Monedas Monedas : 3173

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neon Nostrade el Miér Ago 23, 2017 8:31 am

¿Su felina compañera había mencionado algo de ver la "luz al final del tunel"? ¿Sí? ¿No? ¡Quién sabe! Miss Nostrade se encontraba en la salvaje tarea de escalar un pilar de una iglesia con una técnica aprendida de una película que pretendía tener de público principal a uno infantil. Claramente no existía forma de que esa decisión suya fallase estrepitosamente, por supuesto que no. ¿Qué haría la contraria cuando se diera cuenta que la pelirosada se encontraba más ocupada "abrazando" a un objeto inanimado? ¡La animaba! Sí-sí, esa escena sin duda era algo que de estar observando Kurapika desde lo lejos con ojo critico y no con el papel de guardaespaldas que tenía cuando estaba al lado de la pequeña mafiosa, sería sin duda bastante interesante de relatar como una experiencia de la cual fue testigo en vivo y directo—. ¡Pero si salto me caigo! Es escalar —corrigió a refunfuños. Neon sabía lo que estaba haciendo... en realidad no, pero ella creía que sí—. Y no me caeré. Tranquila, esto es un procedimiento senci-- —se cae. Había de alegrarse que en realidad la altura que consiguió no era la gran cosa o sí pudieron existir daños además de algunas pequeñas raspaduras que no notaría hasta más tarde. La escena podía ser cómica de lo ridícula, ya que estaban en algo serio, aunque para ser justos, la horda de gente tampoco era algo que vieras normalmente en esa Era y que fácilmente lograba entrar en el mismo género que estaban manejando inconscientes.

Se aseguró de que su atuendo siguiera en su lugar y así voltear a ver cara a cara a la contraria sin una altura medio exagerada que las separara—. ¿Decías? —cuestionó acerca de el último comentario que sí había sido útil, ése acerca de ver una puerta antes de que se viera envuelta en la idea que desde un inicio deberían de haber suponido que no llegarían a nada o no con el escaso tiempo que poseían, ¡debían ser eficaces! Su trabajo tendría que ser más deprisa sólo por si las moscas, no querrían hacer tan obvio que allí estaban. Luego de algún intercambio de información, más bien suposiciones que les dirigirían hacía la aventura más que a concretar de forma certera su objetivo fue que llegaron a dar a la puerta que al final de cuentas no era un mito ni estaba especialmente lejos, puesto en conclusión seguía siendo una construcción que en algún punto debía acabar. Al abrirla se encontrarían casi inmediatamente al asomarse con unas escaleras que iban con forma de caracol hacía arriba y cómo no, estaba aún más oscuro, debía ser gracias a que era más angosto—. El truco para no caer es caminar marchando, levantando las rodillas exageradamente, pero en nuestro caso las pisadas serán agraciadas como las de bailarinas. Gitanas —afirmó orgullosa con una sonrisa que seguro no se podría admirar por la escasa luz, era por la forma alegre y la acentuación en las palabras correctas que seguro se intuía la expresión que poseía—. Y así por lo menos no nos encontrarán gracias al sonido —revelaciones lógicas bastante cínicas por parte de alguien que se había dedicado a hacer escándalo y aún lo seguía haciendo en ese particular recorrido.

Tuvieron que dar bastantes vueltas y subir demasiados escalones, desagradables escalones que cansaban todavía más debido a la marcha que estaba utilizando, sumándose la molestia de ir tocando con desconfianza una de las paredes con el fin de no volver a tropezarse, ¡al menos no había bichos! Estaba bastante limpio aún cuando llegaron a la cima donde, gracias a la luna llena, sí estaba iluminado—. ¡Veo la campana! ¿Hará eco si me asomo a su interior y hablo? ¿No te parece que es algo higiénico aquí? A lo mucho hay polvo, pero eso en cualquier parte. Debe ser un lugar bastante frecuentado pero, ¿hasta el área del campanario? ¡¿Y si existe un jorobado?! —extendió ambas manos frente su expresión de sorpresa pero sin tocar su rostro, sin duda un 'OH MY GOD' silencioso.
avatar
Neon Nostrade
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 933
Monedas Monedas : 1611

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neferpitou Horakhty el Mar Oct 24, 2017 3:56 am

En parte habría de considerar apropiado que su aventura por las calles de París se hubiese desviado indirectamente a la Catedral de Notredame. Después de todo, escapar en medio de la oscuridad no le era por completo una actividad desconocida, pero esa sensación de festividad que compartía con la señorita de cabello rosado resultaba en lo más divertido de la noche. Definitivamente era mucho más divertido introducirse dentro del edificio como un par de fugitivos en las sombras que simples turistas en la luz del día, seguramente tenían más posibilidades de explorar los rincones cuando no habían guardias que impidieran burlar las reglas de seguridad. Excepto, por supuesto, que estaba obviando un detalle levemente importante: ¿no les estaba persiguiendo una turba furioso momentos atrás? Creer que les habían perdido sólo por ocultarse dentro de la iglesia demasiado idílico para considerarlo una certeza. Sus instintos de supervivencia dictaban que debían volver a ocultarse, y se encontró con que la idea de subir al campanario cumplía a la perfección las expectativas (que una de sus aficiones fuesen los lugares altos no tenía nada que ver).

Sin embargo, cualquiera de esas prioridades habían quedado relegadas en segundo plato al percibir los intentos infructuosos de su compañera por tratar de subir un pilar de la construcción. Tal vez porque era un ser naturalmente entusiasta, o esa muchacha le caía particularmente bien para tratarse de otro ser humano, pero no se lo pensó demasiado antes de ofrecer su ayuda abiertamente. Era probable que tuviera más experiencia escalando pilares que la contraria, por mucho que no recordara la última vez que eso sucedió—. ¡Pero el impulso te sube más alto! —rebatió, sólo porque no había considerado que quizá los brazos de su compañera no tuvieran lo suficiente fuerza para sostenerse de soltarse. Afortunadamente, la había empujado al menos a un metro de altura del suelo, y a pesar de que esperaba ver algo de progreso a partir de allí, se alejó un paso hacia atrás. Así que al instante en que a mitad de la su misma afirmación, sus manos se soltaron, fue lo suficiente veloz para atraparla y evitar que se hiciera un daño grave contra la solidez del suelo—. ¡Te dije! —sonrió victoriosa, más feliz de hacer sido de utilidad y cumplir su palabra que estarse burlando de ella. Por tanto, retomando la misión anterior, se repitió: había una puerta de escaleras que daba al campanario al fondo de la catedral. Probablemente reservadas para miembros del personal y turistas lo suficientemente aventureros para atreverse a subir los casi setenta metros de altura.

Lo que no resultaba sorprendente es que el interior de las escaleras en espiral estaba oscuro, y lejos de considerarlo peligroso, al menos hacían todo un poco más emocionante—. Siéntete libre de liderar el camino, capitán —le ofreció un ademán elegante, inclinándose hacia adelante y levantando un brazo para luego posarlo sobre su pecho, un gesto no tan dramático si consideráramos que ya había servido a un rey una vez. Así que como Guardia Real, su trabajo era quedarse detrás del rey en todo momento, cuidando su espalda. A su diferencia, la situación actual no se trataba de peligro mortal, pero de todas maneras permaneció alerta a cualquier ruido sospechoso ajeno a sus pasos silenciosos por las escaleras. Cuando finalmente alcanzaron algo como la cima, soltó su primera inquietud respecto a las palabras de su compañera—. ¿Quién es el Jorobado? ¿Vive aquí? —preguntó de regreso, de inmediato regresando a su actitud de sospecha, como si esperaba que una sombra las atacaría desde las sombras. Precipitándose hacia adelante, tomó de la muñeca a la contraria, apenas evitando tropezar por el mínimo tramo de escaleras que les separaban—. ¡Del campanario podremos ver todo mejor! —instó, refiriéndose tanto de la vista como los alrededor por posibles enemigos. No tenían tiempo que perder.
avatar
Neferpitou Horakhty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 178
Monedas Monedas : 3173

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neon Nostrade el Lun Oct 30, 2017 6:56 am

Había líderado el camino por un corto periodo de tiempo hasta que la albina tomase la delantera. Más que nada lo que había hecho Neon era por el simple motivo de ir en frente y no algo más trascendental, no es como si en una escalera en un solo sentido las fuese a extraviar. Al llegar a la cima comentó sus primeras impresiones y dudas, pero al igual que a su felina compañera le llamó especial atención el tema del jorobado, pues lo mismo para la pelirrosada escandalizada que ahora sentía el deber de responder ya habiendo alcanzado el punto que debían—. ¡¿Cómo?! —por suerte su expresión de asombro con las manos en frente impidiendo dejar ver sus labios seguían allí, al menos quedaba una luego de que la terminaron apresurando, de forma que no tuvo que repetirlo, solamente mantener la que quedaba—. ¡Pues el jorobado! —finalmente la bajó y como un quejido volvió a insistir, era bastante obvio para ella y creía que también debería serlo para todo el mundo como para explicarse, de todas formas no lo dejó allí y prosiguió porque sí, no había una razón más allá para pensar acerca de la moral que manejaba y el trato, no-no, podría decirse que Neon era divertidamente más acción en ese aspecto con la gracia de no verse afectada de las malas decisiones que tomaba, se supondría que debían ser los privilegios de ser una niña rica y mimada—. ¿El jorobado? ¿...Disney? ¡¿Esmeralda?! The Hunchback of Notre Dame —probó con diferentes tonos sus cuestiones para ver si a alguna le causaba una reacción de realización a la contraria, finalmente hasta llegar a mencionar el nombre de la película en la que suponía ser el original por ser creada la animación por Walt Disney aún si técnicamente el título debería ser francés al tratar de personajes que eran y vivían allí.

Era cierto que luego de ser jalada para apurarse todo se veía mejor desde arriba como había aclamado y también era muy importante aclarar que de momento no existía ningún jorobado por la zona—. Pues parece que ya se murió. Espero, no quiero que un tipo raro duerma con nosotras —afirmó dando a entender los nuevos planes cuando la otra parecía querer seguir moviéndose de un lugar a otro, ¿es que la energía no le paraba? De hecho ella no es como si estuviera agotada en cuestión de ánimo o que el sueño ya hubiera atacado a su ser, más bien era físicamente que no quería seguir andando por allí y menos cuando no podía hacerlo a sus anchas. Teniendo que estar huyendo deprisa con ese calzado, de saberlo no venía o cuando menos vestiría en plan salir a dar la maratón de su vida y no lista para alguna celebración pintoresca—. ¿Lo hacemos ya? —o al menos intentarlo. Le sonreía con la ingenuidad de que no podía pasar nada más al quedarse allí "tiradas" en el piso de un campanario, fugitivas de la multitud y para colmo sin ninguna clase de mantita o chocolate caliente para convidar, que hasta una Ouija les caería de maravilla si al menos contasen además con un artefacto que brindase luz aparte de la tan sutil que ya hacía el favor de aportar la luna.

Tomo al gatito de su manita y felizmente hizo que la acompañase hasta el suelo a sentarse, como si fuese muy cómodo o estuvieran en pleno movimiento para lograr un picnic. En cuanto ambas se encontrasen echadas, la pelirosada creyó como buena idea pegarse lo más que pudiese a la contraria, acompañado por supuesto (?) de abrazar el brazo de ésta—. Buenas noches —y así de simple según la señorita Nostrade ya estaba todo listo para que ella se dispusiera a ejecutar su sueño embellecedor, pero el organismo no suele ser así de complaciente por lo que en cuanto cerró sus ojos y daba la apariencia de encontrarse en completa paz, fue que rápidamente los volvió a abrir luego de un rato, justamente como haría algún universitario cuando olvidó que debía presentar algo urgente para el día siguiente—. No pude dormir —pero eso debía ser obvio, el hecho de que no podría y sin embargo mencionó casi como un reclamo el cual no estaba segura de hacía quién iba dirigido con exactitud. Aún estando en la misma posición en la que había dejado a la felina, movió su cabeza lo suficiente para poder observarla esperando algo, ¿tal vez una historia entretenida? Quería una solución que le hiciera conciliar el sueño al creer que por hoy ya no tenía nada mejor que hacer, pero si no hacía aparición deprisa le bastaba con entretenimiento de algún tipo en el que ella no tuviese que hacer algún esfuerzo físico.
avatar
Neon Nostrade
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 933
Monedas Monedas : 1611

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Neferpitou Horakhty el Vie Mar 02, 2018 3:55 am

En parte habría de considerar apropiado que su aventura por las calles de París se hubiese desviado indirectamente a la Catedral de Notredame. Después de todo, escapar en medio de la oscuridad no le era por completo una actividad desconocida, pero esa sensación de festividad que compartía con la señorita de cabello rosado resultaba en lo más divertido de la noche. Definitivamente era mucho más divertido introducirse dentro del edificio como un par de fugitivos en las sombras que simples turistas en la luz del día, seguramente tenían más posibilidades de explorar los rincones cuando no habían guardias que impidieran burlar las reglas de seguridad. Excepto, por supuesto, que estaba obviando un detalle levemente importante: ¿no les estaba persiguiendo una turba furioso momentos atrás? Creer que les habían perdido sólo por ocultarse dentro de la iglesia demasiado idílico para considerarlo una certeza. Sus instintos de supervivencia dictaban que debían volver a ocultarse, y se encontró con que la idea de subir al campanario cumplía a la perfección las expectativas (que una de sus aficiones fuesen los lugares altos no tenía nada que ver).

Sin embargo, cualquiera de esas prioridades habían quedado relegadas en segundo plato al percibir los intentos infructuosos de su compañera por tratar de subir un pilar de la construcción. Tal vez porque era un ser naturalmente entusiasta, o esa muchacha le caía particularmente bien para tratarse de otro ser humano, pero no se lo pensó demasiado antes de ofrecer su ayuda abiertamente. Era probable que tuviera más experiencia escalando pilares que la contraria, por mucho que no recordara la última vez que eso sucedió—. ¡Pero el impulso te sube más alto! —rebatió, sólo porque no había considerado que quizá los brazos de su compañera no tuvieran lo suficiente fuerza para sostenerse de soltarse. Afortunadamente, la había empujado al menos a un metro de altura del suelo, y a pesar de que esperaba ver algo de progreso a partir de allí, se alejó un paso hacia atrás. Así que al instante en que a mitad de la su misma afirmación, sus manos se soltaron, fue lo suficiente veloz para atraparla y evitar que se hiciera un daño grave contra la solidez del suelo—. ¡Te dije! —sonrió victoriosa, más feliz de hacer sido de utilidad y cumplir su palabra que estarse burlando de ella. Por tanto, retomando la misión anterior, se repitió: había una puerta de escaleras que daba al campanario al fondo de la catedral. Probablemente reservadas para miembros del personal y turistas lo suficientemente aventureros para atreverse a subir los casi setenta metros de altura.
avatar
Neferpitou Horakhty
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 178
Monedas Monedas : 3173

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ The Huntresses of Notre Dame. » 「Neferpitou」

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.