Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Kaneki look into the abyss — & the abyss also looks into him. »

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kaneki look into the abyss — & the abyss also looks into him. »

Mensaje por Rize Kamishiro el Vie Mar 31, 2017 1:38 am

日本東京
Japón, Tokyo. ➤ ??? years ago.




A pesar de ser bastante alta, o cuando menos sí desde la perspectiva generalizada de los japoneses: Miss Kamishiro por lo general dejaba una impresión de ser una señorita bastante femenina y refinada, ¿no les han dicho que las apariencias engañan? ¡Quién podría culparos! Si esa fémina de incuestionable tentadora figura no era solamente deleitable a la vista y encantadora al oído, otro de sus muchos atributos y además de los que más gozaba (no por encima de comer, por supuesto) era que dentro de la Cajita de Pandora que era ella te podías encontrar que no solamente le gustaba, sino que le fascinaba en sobremanera tener total y absoluto control de dónde sea que ella marcase como su territorio... ¿Mh? ¡Ah! La palabra 'territorio' te suena un poco sacada de contexto, ¿no es así? Pues fíjate que no; "Las apariencias engañan" no fue una frase lanzada al aire nada más porque sí, ella es mucho más carnal y ¿por qué no? inclusive un poco básica en esos aspectos, casi como un animal salvaje, ¡de hecho! Esa podría ser una buena descripción, es definitivamente alguien a quien desearías tener a tu lado pero sabes que posiblemente y por obvias razones no sería una de tus más brillantes ideas—. "¡ERES TAN MOLESTO! Si quieres jugar a la casita. Entonces hazlo sin mí." —fue aquello una pequeña demostración de cómo en el pasado más bien reciente, ella con una expresión que podría considerarse aterradora le dijo a un sujeto tales cosas, no sin antes después declarar que si le seguía irritando le mataría, y bueno, ¿qué hizo aquél? No es como si tuviera muchas opciones en realidad, tan sólo asintió. Eso sería quizá uno de los privilegios de ser tan estúpido que ni siquiera se percataba del daño intencionado. Comedía pura.

El tiempo hizo estragos y ella ya había dejado atrás su vida nada atractiva en aquél distrito, no le gustaba tener que apegarse a las normas que le imponía el grupo del cual era parte, era desagradable tener que estar siguiendo un protocolo al pie de la letra, aún si fueran una cantidad de personas considerable con las que supuestamente podría contar para "cubrirle la espalda" seguía sin serle atrayente. Es verdad que podrían ayudarle a alcanzar lo que desease más deprisa, pero rayos, ¿por qué todos eran tan jodidamente... tontos? Estarlos aguantando, inclusive la respiración ajena era tal suplicio que tuvo que dejarlo, ir en solo estaba dentro de sus parámetros y no es como si tuviera que preocuparse del tiempo que no tendría al tener más responsabilidades, ya que bueno, ¡¿qué tenía de interesante este mundo?! Tan descuidada le tenía que prefería leer, leer y leer. Comer, comer y comer. Matar. Un poco de lujuria también es quizá digno de mencionar, sus extremos siempre llegaban al tope de lo insano, una muestra descarada de que su mera existencia no era más que un sin fin de intentar llevar a su persona a los placeres y entretenimiento constante, ¿o qué más había? ¡¿Romance?! Querido, tú sigue creyendo en cuentos de hadas, ¿no te han dicho que eso es una simple reacción química? Así de patético puede ser el cuerpo humano.

Caminando casual por una de las calles del nuevo distrito y teniendo pensamientos tan profundos como los eran "qué comeré esta vez", fue que en su vacío y a lo lejos observó la silueta de un hombre joven, ella lo describiría como un niño; era delgado y de cabellos oscuros... por algún motivo pensó que debía tener un sabor delicioso como valoración deprisa e inconsciente. No se esperaba que aquél voltease a verla con tal animo, ya que juraría sus ojos brillaban y el bochorno en sus mejillas era imposible de ocultar. Fue gracias a esa reacción ajena que la pelimorada impresionada por unos segundos y ya habiendo pasado al sujeto en cuestión, al seguir su propio camino supo que ya había encontrado una nueva forma de mantenerse distraída: un objetivo. "Esto va a ser divertido", se dijo a sus adentros con una sonrisa malintencionada muy bien marcada.
avatar
Rize Kamishiro



Mensajes Mensajes : 656
Monedas Monedas : 850

Volver arriba Ir abajo

Re: Kaneki look into the abyss — & the abyss also looks into him. »

Mensaje por Ken Kaneki el Jue Jun 29, 2017 6:50 am

El año universitario estaba a punto de finalizar, pero aún sentía en el estómago el malestar habitual que generaba la última temporada de exámenes, muy similar a cuando dio los tan temidos exámenes de ingreso para los postulantes. Por supuesto, se había esforzado lo suficiente para sacar algunos sobresalientes, pero no tenía tanta estima su propia capacidad para simplemente darlo por hecho, mucho menos cuando se trataba de una meta como la universidad de Kamii (que estaba apuntando alto, después de todo). El día de los resultados, estuvo a punto de recibir un ataque de ansiedad, pero ver su nombre escrito en el papel de admitidos dio un vuelvo de alivio a su corazón, agitado como un pequeño colibrí. Era una cosa menos por la que preocuparse, por el momento. Todavía saboreaba el trago dulce de libertad que había sido largarse de la vivienda de su tía, se llegaba a sentir más como un ser humano: un simple estudiante con un futuro por delante. Y aunque se le hacía una perspectiva optimista, y le hacía ilusión mientras su vida mayormente desafortunada continuara marchando bien, también era consciente de que no era un camino de rosas.

Sin embargo, ¿cuál era la necesidad de dejarse llevar por sus vacilaciones? Tenía cosas más productivas de las que ocuparse, quería creer. Como por ejemplo, tener a tiempo la cantidad de veinte fotocopias que necesitaba para la siguiente clase de lingüística, y francamente, ponía en duda su capacidad para recodar todos los términos por los que podían ser nombrados la fonología y la fonética, e incluso la diferencia entre ambos se volvía una concepción difusa. Necesitaba dos cosas por lo pronto, un mapa conceptual para ordenar las ideas y una taza de café caliente para despejarlas. Afortunadamente, su vida de estudiante fuera de la universidad estaba repleto de tiempo libre, ya que solía casi disfrutar de su aislamiento selectivo. Tal vez simplemente gustaba de leer demasiado, incluso más que la mayoría de las personas que estaban en su misma carrera. La mayor parte de los lapsos entre clases los pasaba en la biblioteca, y cuando su horario estaba despejado de cualquier actividad académica, fijó su vista en una cafetería de aspecto acogedor que no estaba demasiado lejos del camino hacia la sede universitaria.

Se dirigió allí sin más tiempo de vacilación, embozando una sonrisa como si la perspectiva de tal lugar fuera la solución para todos sus problemas. Además, mientras caminaba en medio del trayecto, no dejaba de darle miradas de reojo a sus propios apuntes, como si el tiempo extendido que estuviera repasando las palabras en su mente ayudaran a memorizarlas mejor. Tenía un ejemplar de El Huevo de la Cabra Negra debajo de todos sus papeles, y creía que se iba a dar el tiempo apropiado para relajarse junto al olor de café recién servido. Continuó con aquella perspectiva inocente en su cabeza, pero hubo otra cosa en el camino que llamó por completo su atención, incluso haciéndole olvidar un instante sus deberes académicos. Había distinguido la silueta de una mujer, llegando en la dirección opuesta a la suya. Y sus ojos se habían clavado en ella de forma inconsciente, llegando al extremo de voltearse aun después de que se habían cruzado y seguido cada quien su propio destino. Bien, era una joven muy bonita, y la calidez que se instaló en sus mejillas instantes después le reprochaban su comportamiento impulsivo. ¡Como si fuera! Ella expedía la clase de belleza enigmática que chicos como él estaban destinados sólo a admirar. Y continuó caminando, poniendo orden los pensamientos en su cabeza, y sujetando con más fuerza sus propios libros, como si ello le fueran a ayudar.
avatar
Ken Kaneki



Mensajes Mensajes : 2496
Monedas Monedas : 2087

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.