Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Jarek Dutkiewicz el Vie Dic 09, 2016 11:18 am

Se dejó caer en el respaldo de la silla para quedarse inmóvil durante algunos segundos. Finalmente había conseguido terminar un ensayo bastante largo que debía desde hace algunas semanas, le había tomado un buen tiempo entre toda la investigación, pero estaba satisfecho con el resultado. Con lentitud separó nuevamente los párpados, y parpadeó un par de veces antes de levantarse y estirar las piernas y la espalda, para luego encaminarse hacia la puerta de cristal que daba al balcón. Lo recibió una luz tenue, que pese a su debilidad aun así tuvo que entrecerrar un poco los ojos hasta acostumbrarse a ella. El cielo estaba completamente colmado de nubes y no había ni rastro visible del sol, permaneciendo escondido detrás de los cúmulos grises. Al abrir la puerta el viento gélido lo golpeó en el rostro, provocándole un escalofrío. Soplaba con una fuerza que se sentía con toda la furia posible en ese punto en las alturas. Quizá un día con esas condiciones le habría causado pereza a la mayoría, pero a él le entraba cierta nostalgia. Añoranza por su país natal. No era algo que fuera a admitir en voz alta, por supuesto.

Miró la hora en su teléfono celular. El clima realmente daba para quedarse en casa y disfrutar de una película y un chocolate caliente, pero extrañamente, no tenía ganas de nada de eso. Pensó que, de todas formas, debía imprimir el trabajo y hacer algunas compras ahora, quizá aprovecharía para detenerse en alguna cafetería y degustar una bebida caliente. Así, se alistó con algo abrigador, guantes y su clásico gorro de lana, y salió de su departamento. Caminó durante un largo rato con las manos en los bolsillos, limitándose a escuchar el sonido de sus propias pisadas y los motores de los autos que transitaban a su lado. Sin embargo, su atención fue abruptamente robada por un copo de nieve que cayó suavemente frente a él, seguido de muchos otros. Oh, no estaba esperando que nevara. Ya que el lugar al que deseaba ir quedaba algo retirado, supuso que lo mejor sería tomar el autobús. Afortunadamente, no quedaba muy lejos de allí una parada, que por lo que alcanzaba a ver estaba prácticamente vacía, a excepción de un joven de cabello rubio que miraba distraídamente en otra dirección.

Avanzó con calma, con la única intención de tomar asiento y esperar, mas a sus oídos llegó un suave murmullo, y levantó las cejas con sorpresa al percatarse, luego de algunos segundos, de que provenía precisamente de aquel desconocido sentado a unos metros de él. «¿Está cantando?» En efecto, eso hacía. La canción estaba en japonés, pero gracias a su buen conocimiento del idioma podía entender la letra al menos en su mayor parte. Era una tonada suave que evocaba la delicadeza de los copos de nieve al caer. Y no supo bien por qué, pero se quedó quieto durante un rato, escuchando, quizá pensando. Creyó haberse quedado aproximadamente alrededor de un minuto así, hasta que pareció que la canción había finalizado—. Es una canción algo triste para una época que se supone de felicidad —comentó abruptamente, en broma, ni siquiera él mismo supo por qué. Sólo sintió que tenía que decirlo, debía admitir que había sido un impulso y se arrepintió un poco de haber hablado cuando se percató de que el otro no se había percatado de su presencia hasta ahora—. Sólo escuché el final, tranquilo —mintió, ampliando su sonrisa con cierta inocencia—. Pero así creo que puedo decir que tienes una buena voz —se encogió de hombros, tal como si hubiera hecho un comentario sobre el clima. Y con la misma parsimonia, pasó a tomar lugar en la banca, a un lado del chico.
avatar
Jarek Dutkiewicz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1273
Monedas Monedas : 106

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Yukine Shiori el Mar Dic 13, 2016 6:04 am

Su semana no había sido de las mejores del año, puesto que cierto incidente en el centro comercial causó que su móvil quedara totalmente destruido e inutilizable, y, el dinero que había ahorrado para comprarle un regalo a su hermano mayor debía ser usado para un celular nuevo, ya que, en estos tiempos prácticamente es obligatorio tener uno en todo momento. Podría tratar de comprar alguno más o menos en oferta para ahorrar algo de dinero y aun así conseguirle un regalo a su hermano…pero sería una verdadera molestia tener que lidiar con un móvil anticuado (No Smartphone) por un tiempo. Se preparó para ir de nuevo al centro comercial a comprar su móvil nuevo, se hizo su pequeña coleta en el cabello como solía usar, y se puso una vestimenta abrigadora ya que el programa del tiempo había predestinado que haría mucho frio ese día, usando también unas orejeras, en las cuales debajo tenía unos auriculares para escuchar música a través de su mp4. Salió por la puerta de su casa con el ánimo por los suelos, y se dirigió a la parada del autobús que estaba a unas cuadras de su hogar.

Al llegar a la parada notó de inmediato que esta estaba vacía, era de esperarse, no a mucha gente le gusta salir cuando hace una temperatura bajo 0°C, pero a Yukine en particular le gustaban los días fríos, le recordaban a su ciudad natal. “¿Nieve..?” elevó la vista hacia las nubes, si era nieve, algo que le fascinaba bastante desde pequeño, encima que su propio nombre tiene la palabra “nieve” en él. Se sentó en la banca de la parada, apoyó su cabeza en el poste que la sostenía a un lado y se sumergió en su música. Su mp4 contenía canciones de todos los tipos, la mayoría en japonés, y hasta tenia algunas canciones que él mismo había creado junto con la ayuda de su hermano, y justo una canción suya que resemblaba la nieve fue la siguiente en el reproductor. Era una canción bastante…deprimente, la verdad, trataba de un chico al cual le rompieron el corazón abruptamente, y que quiere dejar todas sus penas debajo de lo copos de nieve que caían esa noche. A decir verdad, esa canción tiene varios significados, pero ese era el que prefería darle su autor, Yukine.

En fin, sin darse cuenta se encontró cantando la canción en voz medianamente baja, cosa que no hacía casi nunca al aire libre, sólo cuando se aseguraba de que no había nadie a su alrededor, pero esta vez se dejó llevar por la música, la nieve, y el extrañamente cómodo poste en el que apoyaba su cabeza. Llego al final de la canción, ¿Una lagrima? Bueno, la canción es bastante triste, siempre causaba que al menos una pequeña lágrima brotara de sus ojos al cantarla. Antes de que si quiera pudiese limpiarse dicha lagrima fue sorprendido por la voz de un chico que, al parecer, lo estaba escuchando cantar desde hace un rato —. ¡¿E-Eh?! — casi se cae de espaldas de la banca al escuchar y ver que había alguien junto con él, y, encima, lo había estado escuchando cantar, una de las cosas que menos le gustan —. ¿Q-Que? ¿Cuand-o.. desde cuando estabas escuchándome? — entro en pánico, no sabía qué hacer, hace años o casi una década que alguien lo escuchaba cantar. Por suerte, el chico de cabello de color extravagante pareció gustarle su voz, y hasta se lo dijo directamente —. A-Ahh.. ¿Enserio? Muchas gracias, de verdad.. — musitó en lo que una pequeña sonrisa se asomaba de sus labios, que alguien le dijera que cantaba bien de verdad le subía bastante el ánimo, no tanto como comer una banana pero se acerca bastante.

El chico de cabellos rosados se sentó a su lado, Yukine, feliz y avergonzado por el cumplido al mismo tiempo ya podía sentir la presión de entablar una conversación con el sujeto, es decir, acababa de decirle un cumplido sobre su voz, no podía dejar la conversación allí nada más —. Creo que…el… el autobús se demorará un poco por la nieve…si tienes mucha prisa creo que es más rápido caminar…



Última edición por Yukine Shiori el Sáb Abr 08, 2017 4:57 am, editado 1 vez
avatar
Yukine Shiori
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1080
Monedas Monedas : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Jarek Dutkiewicz el Dom Dic 25, 2016 1:59 am

Para la mayoría sería extraño que alguien decidiera salir por cuenta propia con semejante clima, pero él venía de un país donde las temperaturas en invierno son sumamente bajas, así que estaba bastante acostumbrado a ello; incluso podría decir que esto no era nada a comparación de lo que podía llegar a ser el invierno en Polonia. Quizá era ésta una de las razones por las que le gustaba el invierno, además de poder ataviarse prendas propias de la época sin que algunas personas lo miraran raro (aunque en ocasiones se preguntaba si acaso era por eso o por el cabello). Ciertamente no estaba esperando que nevara, pero tampoco importaba mucho, siempre le había gustado la nieve. Sin embargo, mucho menos estaba esperando que se encontraría en la parada del autobús con un joven que cantaba aprovechando la soledad del paraje, prácticamente en un murmullo, pero lo hacía. No había querido interrumpirlo, pero tampoco quiso simplemente dar media vuelta y continuar caminando fingiendo no haber escuchado nada.  Por lo general, él no era alguien que iniciara conversaciones con desconocidos porque sí, pero esta ocasión había pensado que la voz del joven en cuestión requería un cumplido de su parte.

Y haciendo caso a sus pensamientos se lo había dado… quizá de una forma demasiado espontánea para el gusto del otro, e incluso el propio. Ni siquiera él mismo sabía por qué lo había hecho, pero no le dio muchas vueltas al asunto. Simplemente se limitó a sonreír como si no hubiera pasado nada y tomar asiento a su lado, pese a que la reacción ajena le había extrañado (y a la vez divertido) un poco. Pero no se podría esperar otra cosa si alguien llega de la nada y te dice un cumplido por tu voz, mientras llevas cantando quién sabe cuánto tiempo creyendo que estabas solo—. Bueno… realmente no tengo prisa —se limitó a responder brevemente al comentario del otro sin mirarlo, dudando de si agregar algo más. No era alguien demasiado conversador en esta clase de contexto, pero quizá el silencio podría ser incómodo para el otro. Además, si había hecho ese comentario era porque quería iniciar una conversación… ¿no?—. Se puede decir que salí casi por gusto propio, en realidad no era demasiado urgente que lo hiciera —finalmente había decidido seguir la charla, por lo menos para pasar el rato mientras el autobús llegaba—. Podría caminar… pero el autobús suena como una mejor idea. De todas formas no me molesta esperar —se encogió de hombros levemente, pensando en algo más que añadir.

En realidad no sabía por qué de repente había tomado la resolución de tomar el autobús, caminar bajo la nieve no era algo que le disgustara. En ese punto, finalmente se decidió a girar un poco el rostro para ver casi de reojo al contrario con una leve sonrisa, para volver la plática quizá un poco más cómoda. A la gente no solía gustarle hablar con alguien que no los está mirando, el contacto visual es algo importante en la interacción. Además, pudo aprovechar el momento para analizar un poco las facciones del otro; ciertamente, tenía rasgos orientales—. ¿Qué hay de ti? No es muy común que haya gente en la calle con este clima —se decide por preguntar, aunque sintiendo que quizá se estaba inmiscuyendo demasiado en los asuntos de un completo desconocido. Era uno de los problemas de ser tan reservado, sentir que todo el mundo era igual que él. De todas formas, el joven podía no responder si no quería, o hacerlo ambiguamente. Tampoco era necesario relatarle hasta el más mínimo detalle de a dónde se dirigía y lo que iba a hacer. Igual eso sería un poco extraño—. Por cierto, siento si te asusté hace un rato, en realidad había preferido no decir nada al llegar para evitarlo. Y porque parecías muy concentrado —desde hace un rato había reflexionado si retomar el tema, decidiéndose al final por hacerlo. Después de todo, sentía que debía disculparse por la intromisión tan repentina—. ¿La canción es... de algún anime o algo? —una cuestión algo extraña, quizá, pero la letra le había sonado a un posible opening/ending. No perdía nada con preguntar, así sacaba más conversación en vista de que el autobús sí parecía que iba a demorarse más de lo que había pensado.
avatar
Jarek Dutkiewicz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1273
Monedas Monedas : 106

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Yukine Shiori el Dom Ene 22, 2017 9:18 pm

No recordaba la última vez que alguien le daba un cumplido con respecto a su voz, de hecho, no recordaba que nadie nunca lo haya hecho…más que nada porque sólo había cantado una vez en público hace mucho tiempo. Aún recuerda ese día que lo trastornó profundamente; básicamente se subió a un escenario y cantó por primera vez ante mucha gente, en esos tiempos él estaba confiado de su voz y de su persona en general (no como ahora que es todo lo contrario), pero lamentablemente algo lo hizo quedarse en blanco, y al darse cuenta que no recordaba la letra de la canción se puso a cantar cosas palabras sin sentido y  para variar tartamudeando, provocando un abucheo masivo por parte del público, no tuvo más remedio que dejar el escenario entre lágrimas y prometer nunca más cantar ante tanta gente, pensando que su voz era desagradable cuando en realidad solo le toco un público poco tolerante. Desde ese día siente una gran vergüenza por casi todo lo que le pasa, le da miedo que alguien lo oiga cantar, y piensa que su voz no es para nada agradable de oír, sin embargo aun así le gusta componer canciones y cantar, esto último sin que nadie lo oiga obviamente.

Así que, conocer a la primera persona que le gustaba su voz en bastante tiempo lo puso un tanto de buen humor, pese al asunto de su celular destrozado que era la razón por la que estaba en esa parada de autobús y con un ánimo por los suelos. Decidió continuar la conversación con el chico de cabello rosa —. Ya veo….pues.. es bueno salir.. para tomar aire.. o algo — comentó algo nervioso, según la experiencia que sus amigos tenían, había que cruzar unas cuantas palabras más para poder hacer que Yukine hablara más normalmente con ellos, sin.. ya saben, tantas pausas o a una velocidad más común, necesitaban entrar en “confianza” primero. Volviendo al tema del autobús, por su parte tampoco le molestaba esperar, también más que nada porque no podía ir caminando a su destino, ya que tardaría demasiado y sería algo cansador. El contrario comenzó a mirarlo más directamente, era entendible, ya que estaba claro que estaban teniendo una conversación y eso es lo que la gente hace cuando están hablando. Yukine, por otra parte, no se sentía muy cómodo siendo mirado tan directamente, pero ya había aprendido a fingir que era una persona normal en situaciones como esa —. O-oh, pues… voy de camino al centro comercial y… necesito ir hoy… así que… aquí estoy….— al siguiente día tendría clases probablemente, y pasar otra semana entera sin un móvil no era muy buena idea, ese día era su única oportunidad hasta el siguiente fin de semana.

Le sorprendió oír que el chico rosa se disculpaba por haberlo asustado anteriormente, se notaba que era una buena persona —. No te preocupes…la verdad me gusto saber que te agrado mi voz… hehe — soltó una risilla de niño inocente entrelazando sus dedos, se podría decir que hasta estaba orgulloso de si mismo. Al escuchar la siguiente pregunta del chico rosa se le vino un pensamiento notablemente retrasado —. No, no… pero…digo.. eh, ¿Entiendes japonés? — una pregunta algo obvia ya que el chico le había comentado que su canción era algo triste anteriormente, aunque podía ser que lo supuso por el tono de su voz, quien sabe —. Y n es una canción de ninguna parte, es… mía, yo la compuse — le declaró con un tono neutral, no mucha gente sabía que él era un “autor”.

Unos minutos después de haber aclarado todo el asunto, una escena algo bizarra se postro frente a ambos chicos esperando el autobús. Se escucharon gritos provenientes de su derecha, al girar rápidamente la cabeza para ver que rayos era, pudieron ver que se trataba de una persecución policial, dos policías perseguían a un hombre a pie, corriendo por la vereda de la calle en dirección a la parada donde se encontraban ellos. Cuando parecía que llegarían a donde ellos estaban uno de los policías se lanzó con todo su cuerpo para embestir al hombre que huía, logrando abatirlo y neutralizarlo de inmediato, la embestida sucedió a un par de metros de donde ellos se encontraban, pudieron ver  en primera fila el largo brazo de la ley en acción. Ya con el fugitivo esposado, uno de los policías que parecía de mayor rango que el otro alzo la voz, felicitando al otro por su hazaña“—.Bien hecho David, ahora, llévate a este esperpento a la comisaria—” el chico rubio no pudo evitar reír en voz baja ante la expresión usada por el oficial; “Esperpento” Qué palabra más graciosa e insultante para decirle a alguien. Al notar que ya se estaba riendo tal vez un poco muy fuerte, miro de nuevo a su compañero de banca y se disculpó, ya que en su país natal hacer ruidos tan altos que pudieran molestar a los demás era de muy mala educación y muy mal visto —. L-Lo siento.. es que la palabra que uso se me hace graciosa... — aclaro entre risas, sin duda parecía un niño pequeño. Le tomo más tiempo del que debía notar que aun no conocía el nombre del ajeno, cosa que era algo extraña dada la cantidad de temas de conversación que estaban teniendo y que probablemente tendrían posteriormente, así que el rubio decidió hacer la pregunta del siglo primero —. Este... ¿Cual es tu nombre? C-Claro, si es que puedo preguntar... señor.. — "señor" puede que esa palabra no haya sido la mejor elección, pero ya tarde se había dado cuenta de su error.

avatar
Yukine Shiori
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1080
Monedas Monedas : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Jarek Dutkiewicz el Sáb Ene 28, 2017 6:46 am

Había desviado su atención de la nieve que continuaba cayendo para mirar al joven de cabellos rubios, con el que hace un instante había iniciado una conversación. No negaría que en parte había sido para observar un poco más detalladamente las facciones ajenas, se notaba que el chico era extranjero y con lo que había escuchado hace unos momentos él creía saber de dónde venía, mas no era un dato que fuera realmente de la incumbencia de un completo desconocido como él, más bien como una curiosidad extra acerca de ese curioso extraño. De haber sido una persona más perspicaz, quizá se habría fijado en el nerviosismo que el otro de vez en cuando aparecía en su tono de voz o que se hacía notar en su lenguaje corporal, pero él era lo suficientemente distraído para no percatarse de ninguna de las dos cosas. Era simplemente una charla casual, normal, entre dos personas prácticamente desconocidas; nada del otro mundo para él, aunque en realidad no estaba demasiado acostumbrado a interactuar con la gente porque sí, a menos que el entorno (o su compañía) dieran pie a ello. Como en una discoteca, por ejemplo, evidentemente en un ambiente muy diferente al de ahora. Sin embargo, ya que había cruzado un par de palabras con el muchacho, ¿por qué no continuar la conversación? Se terminaría en cuanto el autobús de alguno de los dos llegase y tuviera que partir.

O eso creyó, porque no esperaba que el otro le dijera que iba precisamente a donde él también, por lo que lógicamente esperaban el mismo autobús—. Oh, qué curioso, yo también me dirijo justamente allá —comentó en tono neutral, no sabiendo muy bien cómo tomarse esa casualidad. Es decir, pensaba que su encuentro sería esporádico, pero ahora que iban a tomar el mismo transporte asumió que duraría más de lo que había creído en un principio. Por lo menos hasta que llegaran a su destino y tomaran rumbos distintos… o algo así, suponía. De todas formas, se limitaría a continuar la conversación como hasta ahora—. ¿Eh? Oh… pues, sí, tengo cierto dominio del idioma —bueno, era natural que el chico preguntara; después de todo, se encontraban en Europa, no todos los días se podía encontrar a alguien que entendiera un idioma como el japonés, mucho menos si esta persona ni siquiera parecía ser originario de allí—. He ido a Japón algunas ocasiones en el pasado. Es un lindo país —añadió como para aclararlo, pues era cierto que Japón era uno de los países que más había visitado a lo largo de los viajes que hacía con su familia, fuera por cuestiones de negocios de su padre o vacaciones.

Le sorprendió descubrir a continuación que era el propio joven quien había compuesto la canción que había tenido oportunidad de escuchar, no era para nada algo que estuviera esperando—. Entonces compones… —mencionó como al aire, con cierto asombro en su tono—. Eso es interesante, ¿sabes tocar algún instrumento? —quizá era una pregunta algo obvia, pues ambas cosas solían ir de la mano. La escena que sucedió frente a ellos a continuación fue bastante curiosa, no sólo por el hecho de tratarse de una persecución policial a plena calle con el suelo algo resbaloso por la nieve, sino por la reacción que tuvo el rubio sentado a su lado luego de verla. Pudo escucharlo reír sutilmente, parecía que le estaba costando trabajo aguantarse por lo que a los pocos segundos ya era un sonido un poco más audible. Se preguntó por unos segundos qué rayos le parecía tan gracioso al otro cuando finalmente dejó de reír y se lo aclaró, a lo que simplemente esbozó una pequeña sonrisa—. Está bien, es comprensible¿creía? Después de todo, era estudiante de Letras y un ávido lector, él también se había encontrado más de una vez con alguna palabra que sonaba graciosa. No le dieron mayor importancia al asunto, hasta que finalmente el otro preguntó por algo que él había pasado olímpicamente por algo hasta ahora: su nombre. Sin embargo, la forma en que lo preguntó le hizo levantar lentamente una ceja con algo de extrañeza, procesando lo que el otro acababa de decir.

Señor. ¿Había escuchado bien? Ahora fue su turno de reír, de forma moderada. Por mucho que había tratado de reprimirlo y limitarse a sonreír con diversión, aquello había sido demasiado repentino—. ¿Señor? Pero si sólo tengo veintiún años, ¿es que me veo tan viejo? —preguntó con notoria gracia en su tono, y no pudo evitar imaginarse a sí mismo como un hombre mayor. ¡Vamos! Que apenas estaba en la flor de la juventud… bueno, tal vez ya no tanto así, pero seguía siendo bastante joven. Y ahora que lo notaba, el chico a su lado también lo parecía, no sabría muy bien qué edad darle—. O quizá es que tú eres demasiado joven… como sea, puedes decirme Jarek —finalmente se dignó a responder lo que el otro quería saber. Y entonces lo miró con cierta travesura—. ¿Y tú, pequeño? —le devolvió la pregunta, y vaya que se la devolvió. No iba a dejar que lo hiciera viejo así nada más, no señor. Al menos sería una anécdota interesante que contar. A Charlie seguramente le haría mucha gracia. Apenas transcurrió un breve momento después de su presentación, un autobús finalmente apareció a la distancia; por lo visto era el que estaban esperando desde hace un buen rato—. Mira, parece que finalmente viene el autobús —avisó al chico, levantándose de su asiento para acercarse al final de la acera y esperar a que el vehículo se detuviera para poder subir.
avatar
Jarek Dutkiewicz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1273
Monedas Monedas : 106

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Yukine Shiori el Miér Feb 15, 2017 10:25 pm

La ciudad era bastante grande, tenía distintos barrios bien marcados, dos parques gigantes, una biblioteca aún más grande, piscina, playa, y muchas cosas por el estilo. Por eso al oír que el chico de cabello rosa también se dirigía al centro comercial, no pudo evitar sorprenderse por la casualidad del asunto. Era algo bueno, suponía, ya que no parecía mala persona y ¡hasta le gustaba su voz! El rubio si querría pasar más tiempo con él al menos, para ver cómo era o pensaba un “admirador” de su voz —. ¿E-Enserio? ¡Genial..! — trató de fingir la misma neutralidad que el otro chico, después de todo sería raro que él estuviera tan emocionado por un viaje en autobús con un extraño, ¡Pero lo estaba por buenas y nobles razones! En fin, siguieron con la conversación y Yukine, como siempre nervioso, le preguntó si podía entender japonés, aunque era algo obvio ya que había entendido una parte de su canción anteriormente. Como era de esperarse, conocía el idioma, y según podía intuir podría hablar fácilmente en dicho idioma algo —. Es un idioma complicado para los que son de afuera… — le comentó. El japonés es un idioma muy diferente y complejo a todos, ya que no usa las letras ni números que los demás idiomas y además tiene cuatro formas distintas de escribirse y leerse, siendo: el hiragana, katakana, los kanji y romaji. Incluso para los mismos japoneses se les hace difícil aprenderse todos los kanji, pero con el tiempo se acostumbran. Así que, como para divertirse y probar al pelirosa, procedió a decirle algo pequeño en japonés —. Lo es… ¿A qué ciudad has ido? — le miró intrigado, no sabía si le respondería en su idioma o en el que estaban hablando anteriormente, rayos ni sabía si le había entendido o no en primer lugar.

Posteriormente Yukine aclaro semi-confiado que el mismo había compuesto la canción que cantó hace unos minutos, recibiendo aún más confianza al ver la sorpresa del chico. Ahora que lo pensaba, nunca antes había hablado con nadie sobre la música en general, nunca, o sea, desde que llego a la ciudad. Más que nada porque el mismo trata de ocultar que canta y que le gusta la música en general, ¡Y ahora alguien le hacía preguntas sobre su capacidad musical! ¿Se estaba emocionando? Tal vez demasiado —. ¿Lo encuentras interesante..? — estaba siendo o diciendo algo interesante para alguien, un leve sonrojo se notó en sus mejillas en lo que trataba de ordenar sus pensamientos —. E-Eh.. pues.. pues.. se tocar muchos, casi todos diría yo.. hehe…pero me manejo muy bien con la guitarra, la batería.. y mi favorito; ¡El Keytar! —no muchos reconocían el nombre de ese instrumento, ya que todos cuando lo ven le dicen “guitarra-piano”, ya que eso es lo que parece, pero es más que eso, aún así espero la respuesta del otro chico.

Unos momentos después, cerca de ellos se pudo divisar una escena un tanto bizarra, una persecución policíaca que termino con el oficial al mando diciendo una palabra bastante graciosa, o al menos lo era para el joven rubio, provocando que este se riera casi demasiado fuerte. Por suerte el otro chico no se vio molesto por el ruido que había hecho Yukine, pero aun así este se disculpó una segunda vez. Trató de calmarse y no pensar en esa hermosa palabra; “ “Esperpento”, tal vez la use en una canción o algo…” hizo una pequeña nota mental, aunque no sería muy buena idea porque de seguro se reiría cada vez que llegara a la parte donde debía decir dicha palabra.

Le tomó más tiempo de lo normal recordar que no conocía el nombre de quien lo acompañaba en la banca, así que se lo pregunto…. Tal vez no uso la palabra más adecuada para hacerlo, eso sí, ya que vio como la expresión del otro cambiaba a una que hasta ahora no había visto —. ¡No no no! No quise decir eso… lo siento — ¿acaso estaba asustado? Normalmente si lo hubiera estado, pero sabía que esta persona en particular no era “mala” como la mayoría, así que se esforzó en mantenerse en su posición y no moverse unos lugares más lejos como hubiera hecho si fuera una persona “mala” —. Tal vez… — veintiún años y dieciocho no eran tan distantes uno de otro, pero él estaba acostumbrado a ser tratado como alguien mucho, mucho más pequeño, así que la palabra usada por el otro no le afecto en lo más mínimo —. Yo soy Yukine...puedes decirme como gustes... — su nombre podía ser abreviado de una pero fácil forma; Yuki, aunque puede variar dependiendo de la persona, generalmente siempre es “Yu-chan”, cosa que no le molestaba ni un poco. Otros lo llamaban simplemente por su nombre, Miyaji por su apellido y Kai por un sobrenombre bastante atrevido, pero eso ya es meterse muy a fondo. Finalmente  el autobús que estaban esperando llegó a la parada, desde afuera se veía que estaba casi vacío, era entendible, la mayoría no lo hubiera esperado como ellos o, más bien, no hubieran salido de sus casas en primer lugar.

Yukine se subió primero y halló un asiento a la ventana, el autobús estaba extremadamente vacío, es decir, había bastantes asientos disponibles para Jarek. Por eso le sorprendió ver como este se sentaba a su lado como si fuera cosa del día a día. Intercambiaron miradas y Yukine le sonrío amistosamente, parece que la conversación seguiría hasta llegar al centro comercial, o eso suponía —. Y… ¿Qué vas a hacer cuando lleguemos? — cabe recalcar que su tartamudeo en casi cada oración había desaparecido, logró entrar un poco en confianza desde que Jarek se interesó por su vida musical. La duración del recorrido no iba a ser muy corta por el clima, siempre habría el pequeño montículo de nieve en la calle que detendría el paso del bus, así que trató de tener una conversación aún más fluida con el pelirosa para que ambos no se aburrieran. Se quitó sus orejeras ya que dentro del autobús estaba más cálido que afuera —. Acaso.. ¿acaso tu tocas algún instrumento o.. cantas? — no estaba de más preguntar, además así seguirían hablando de un tema que para el rubio era muy divertido.
avatar
Yukine Shiori
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1080
Monedas Monedas : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Jarek Dutkiewicz el Dom Feb 26, 2017 11:49 am

De alguna forma, la conversación se había encaminado hacia el tema del idioma natal del contrario, quien parecía algo sorprendido de encontrar a alguien que supiera hablarlo precisamente en esa ciudad—. Oh, lo es. Bastante. Mi idioma natal se dice que también es complicado, pero no se compara al japonés —no podía hacer más que darle la razón en ese punto, porque vaya que le había dado más de un dolor de cabeza mientras lo aprendía. Clases extra de idiomas que tomaba por mandato de su padre. Aprendía inglés, porque era básico, ruso a causa de sus viajes a dicho país y nunca entendió por qué el tercero tenía que ser precisamente japonés de entre todos los idiomas útiles y más simples que existían en el mundo. Supuso que sería algo para probar su capacidad, pues la forma en que lo recompensó cuando tuvo un dominio decente del idioma fue un viaje a dicho país, seguido de varios otros. Dado el caso, no fue de extrañarse que el chico decidiera probarlo, diciéndole una frase corta en japonés. Dudó unos segundos antes de responder, tratando de recordar los nombres—. Hm… he ido a varias, entre ellas Tokio, cómo no. También a Yokohama, Kioto, Osaka. Las más típicas, supongo —fue su respuesta, algo extensa, que decidió decir en japonés para darle una pequeña demostración. No creía estar tan oxidado con el idioma dado que frecuentemente veía series de anime sin necesidad de los subtítulos.

Por su parte, él estaba sorprendido de descubrir que muchacho componía canciones y, además, tocaba bastantes instrumentos según lo que le decía. Sin embargo, hubo un nombre que le hizo entornar la mirada, buscando en su memoria alguna apariencia que asignarle—. Keytar… —murmuró, prácticamente para él mismo, mientras trataba de recordar. Pero ninguna imagen acudía a su mente y finalmente desistió, no queriendo quedarse media hora pensando en ello—. Lo siento, me suena el nombre, pero no consigo ubicarlo. De cualquier manera, parece que te manejas en el tema de la música —comentó a continuación de forma casual, aunque bien podría tomarse como un halago. El otro se veía bastante joven, demasiado, y aquello le hacía cuestionarse internamente si acaso era mayor de lo que aparentaba. No sería nada fuera de lo común, ya se había encontrado muchas personas así en el pasado, pero todo el asunto le causaba cierta curiosidad—. ¿Empezaste desde muy chico? —hizo una nueva pregunta para continuar con la conversación, y en parte porque siempre le daba curiosidad conocer la “carrera” que llevaban las personas que sabían tocar tantos instrumentos como el joven a su lado.

Y una vez pasado el asunto del policía y el criminal que persiguió a media calle, llegó el momento de las presentaciones, algo que en un principio no había considerado necesario dado que no planeaba quedarse todo el día charlando con él, pero en vista de las circunstancias especiales (es decir, que el autobús no llegaba y la conversación se había extendido más de lo pensado) suponía que era lo más adecuado. Aun así, lo último que hubiera esperado era ser llamado “señor” y aquello no hizo más que provocarle una casi carcajada que hubiese brotado de su garganta de no ser porque logró contenerla lo suficiente, tan sólo dejándola salir como una risa moderada. Escuchó cómo el otro se disculpaba, cosa que se le hizo extraña pero lo dejó pasar siendo que apenas podía disimular la gracia que le había hecho—. Está bien, de todas formas fue gracioso —intentó tranquilizarlo, tampoco quería que el otro se sintiera incómodo por aquel asunto—. Pues es un gusto, Yukine —dijo, con una sonrisa. Él no era muy dado a poner apodos o diminutivos a las personas, con unas pocas excepciones. Luego de ello, apenas pasó un breve momento antes de que el autobús finalmente se dignara a aparecer, el cual se encontraba prácticamente vacío en vista del clima actual, nada de lo que extrañarse.

Ambos subieron, aunque dejó pasar primero al más joven para después hacerlo él. Supuso que ya que se habían presentado y todo, sería descortés pasar de largo hacia otro asiento, de manera que avanzó hasta sentarse al lado del chico rubio, quien tomó el primer paso para reanudar la conversación—. Pensaba hacer unas compras… de paso imprimir un trabajo para la universidad —contestó a la pregunta ajena, quizá era algo vago pero no tenía muy claras las compras que iba a realizar. En parte sólo iba a curiosear a ver qué cosas nuevas encontraba—. ¿Y tú? —le devolvió la pregunta, pero la charla no tardó en dirigirse de nueva cuenta hacia el tema de la música, con una cuestión que pensó que el otro quizá habría querido hacerle desde hace un rato y que realmente no le sorprendía, pero… no era algo que supiera muy bien cómo responder—. Pues… cantar me gusta y de vez en cuando lo hago, pero más por hobbie que vocación —decidió enfocarse en la parte de cantar más que en la otra, porque aunque sabía tocar un instrumento y leer partituras… era algo que había dejado hace mucho. Suponía que ya no contaba de esa forma, ¿no?—. ¿Tú pretendes llevar tu afición por la música más allá de un simple pasatiempo? —esta vez fue su turno de preguntar, y ésta sí era una pregunta que había querido hacerle desde que tocaron el tema hace unos minutos—. Sería interesante verte en unos años en televisión nacional dando un concierto —comentó después, medio en broma, medio en serio.

Después de todo, si se empeñaba en hacerlo seguramente podría conseguir grandes cosas, era bastante joven y tenía todo un futuro por delante. Cualquier cosa podía suceder, siendo que el mundo estaba lleno de oportunidades, sólo había que buscarlas. De pronto, se le pasó por la cabeza una idea que no había pensado hasta ahora y que no tardó en comunicar al otro, sólo porque necesitaba quitarse la duda de la mente—. Quizá... ¿haces covers en internet o algo así? —preguntó abruptamente, pues sabía perfectamente que muchas personas decidían mostrar su talento a través de plataformas como YouTube (o quizá Niconico en el caso del joven, ya que era japonés) y subían covers de canciones de anime y similares. No negaría que él alguna vez había pensado en hacer eso, pero su vocación como músico había quedado muy en el pasado, no creía que la retomara alguna vez.
avatar
Jarek Dutkiewicz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1273
Monedas Monedas : 106

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Yukine Shiori el Sáb Abr 08, 2017 5:41 am

El japonés es un idioma difícil de aprender, en especial si eres de un lugar donde usan el abecedario “común” y no líneas y dibujitos como dicho idioma. Así que le dio algo de interés que tan bien manejaba el idioma una persona no nativa de Japón como él, preguntándole algo pequeño en ese idioma y esperando que el contrario respondiera de la misma forma. Sorpresivamente, además de responder “correctamente” en el sentido de que dijo todo bien y semi-fluidamente, también noto que ese chico había viajado más por el país que el mismo, siendo que el no salió de su ciudad natal hasta que se mudó a Francia, ya que su familia prácticamente no tenía dinero para vacaciones o viajes a la playa —. Hablas bien el idioma… y ¡hasta has viajado más por el país que yo…! — comentó, quizás estaba hablando con un multimillonario y no se daba cuenta.

No era la primera vez que conocía a alguien que no se familiarizaba con el instrumento, es entendible, todos lo han visto alguna vez pero casi nunca se preguntan cómo se llama exactamente, la mayoría sólo se va con la idea de que es un teclado con una forma de guitarra, pero es mucho más que eso. Desafortunadamente Yukine no es muy bueno explicando qué es en realidad, él es más de tomar el instrumento y tocarlo como nadie, podría ser una especie de don —. El Keytar es como… eh…una....una.. guitarra y un teclado juntos…sólo que…. — no encontraba las palabras indicadas para explicar el objeto, sería más fácil con un apoyo visual, y que mejor que mostrarle una foto de él tocando uno. Foto la cual su hermano le había dejado en el mp4 para darle algo de confianza, siendo que siempre se ve lleno de energía y confianza cuando toca su instrumento, queriendo demostrarle lo que puede hacer si tan sólo no fuera tan.. “paranoico” en su vida cotidiana —. ¡E-Esto es un keytar! — le mostró la imagen de su mp4 con algo de vergüenza por ser una foto suya.

Ignora el fondo, piensa que esta en una casa o algo -eh-:




Cuando ya había pasado el tiempo suficiente para que el contrario observara la imagen, guardó su dispositivo de vuelta en su bolsillo y continuó con la conversación. La cual se centró de nuevo en el rubio, cosa que le ponía algo nervioso y entusiasmado a la vez dado el tema de conversación y sus problemas con socializarse con los demás —. Pues… desde que recuerdo me ha fascinado la música…pero no recuerdo cuando fue que comencé a tocar yo mismo... — se sobó un poco la cabeza para tratar de recordar el año aproximado en el que todo había comenzado, pero al no recordar bien se fue por el lado sencillo y práctico —. Diría que cuando tuve suficiente fuerza para levantar una guitarra sin problemas y por mí mismo fue cuando comencé a “hacer” música — respondió con toda seriedad.

Finalmente el autobús llegó, Yukine se subió primero seguido de Jarek. Obviamente el autobús estaba vacío por el clima o porque simplemente tardo mucho tiempo en llegar. El joven de cabellos rosados se sentó a un lado del rubio, logrando así que continuaran su conversación —. Yo iré a comprar un celular nuevo…nada más.. — no quiso meterse en el tema mucho, ya que decirle que su antiguo celular se rompió al ser empujado como si fuera un don nadie no sería algo muy divertido. Para cambiar algo la conversación que, graciosamente él había iniciado, le preguntó a Jarek sobre su experiencia con la música, recibiendo una respuesta algo satisfactoria —. Ya veo.. — no tardó mucho en recibir otra pregunta con respecto a su acción de componer música, cosa que no le molestaba en lo absoluto y que hasta le ponía feliz, aunque esta pregunta en específico no era algo a lo que estaba muy acostumbrado —. P-Pues… no lo sé… creo que no… — su familia y especialmente su hermano le insiste y apoya en que se enfoque en su talento, pero nuestro querido rubio no se atreve a cantar ni con una persona oyéndolo. No pudo evitar sonrojarse medianamente cuando Jarek insinuó que le gustaría verlo dando algún concierto en televisión nacional —. A-Ah ¿En serio? Hahaha…no creo que llegue a eso...

La conversación seguía siendo sobre la música y en específico la suya, cosa que le gustaba bastante y que hablaría todo el día si pudiera —. No, no… yo hago música sólo para divertirme…y para mi hermano… — pausó unos segundos pensando si seguir con el asunto o no, decidiendo finalmente que no tenía nada que perder al explicarse —. Tal vez suene un poco extraño pero… no creo que tenga la voz o el talento como para siquiera cantar frente a alguien — le confesó, haciéndole notar que el haberlo escuchado hace unos minutos atrás de verdad había sido la primera vez que alguien que no era de su familia lo oía desde su incidente. El autobús se detuvo repentinamente, al echar una rápida mirada al frente se podía ver que el camino estaba bloqueado por la nieve, y que no podrían avanzar hasta que la máquina barredora sacase toda la nieve de la calle —. No creo que lleguemos muy pronto… — bromeó.
avatar
Yukine Shiori
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1080
Monedas Monedas : 89

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Jarek Dutkiewicz el Lun Abr 24, 2017 7:25 am

Era algo extraño demostrarle hasta qué punto llegaba su conocimiento sobre el japonés a alguien de quien era su idioma natal, pero resultaba satisfactorio saber gracias a ello que no estaba tan oxidado en el asunto. Tampoco creía estarlo, considerando que veía anime asiduamente y aquello le servía de práctica… pensaba. Aunque es cierto que otra cosa diferente es hablarlo—. Ah, ¿de verdad? Aunque en algunas sólo he ido de paso —dijo lo más casual que pudo, tratando de restarle importancia al asunto. Era cierto que había viajado bastante a lo largo de su vida, pero comprendía que aquello podía darle una imagen de persona millonaria. Naturalmente no deseaba eso, por cierto que fuera que gracias a su padre venía de una familia que gozaba de buena posición social—. De todas formas, no domino los kanjis. Demasiado confusos para mí —añadió con una sonrisa divertida, pese a que siempre le había frustrado enormemente el no entender esos símbolos. Al menos con el tiempo y tras muchos intentos y estudio había terminado aceptándolo.

En cuanto la conversación se centró en el otro y los instrumentos que sabía tocar, no tardó en surgir uno cuyo nombre no se le hacía familiar. Ladeó un poco la cabeza sin comprender muy bien a qué se refería el otro con su explicación; es decir, podía imaginarse un teclado y una guitarra juntos, pero… muy difícilmente. Era mejor tener un apoyo visual, y éste no tardó en llegar en forma de una fotografía del mismo joven que estaba a su lado y, aparentemente, el keytar que poseía—. ¡Oh, ya veo! —exclamó, quizá un poco más enérgicamente de lo que hubiera querido—. No es un instrumento muy común, ¿no? Creo que eres la primera persona que conozco que sabe tocarlo… o que lo conoce siquiera —lo miró un poco fijamente, con cierta curiosidad, más que nada porque se le hacía interesante que también tocara ese instrumento, del que él apenas y tenía conocimiento. A continuación escuchó su explicación, esperando con paciencia mientras el joven intentaba recordar—. Debió ser hace ya muchos años, entonces —asintió en señal de entendimiento, era lo que se deducía si el otro no lograba ni evocar el momento en el que había comenzado.

Posteriormente, la llegada del autobús supuso una pequeña pausa a su conversación. Por su parte no dudó en sentarse al lado del joven, en vista de que antes estaban manteniendo una buena charla y no deseaba cortarla tan repentinamente… además de que sería extraño y quizá hasta maleducado de su parte. De esa forma, lo primero que tocaron una vez estaban dentro del transporte fue un tema cualquiera como la razón por la cual iban a al centro comercial—. Ya veo, ya veo —y el tema pronto cambió de nueva cuenta, cortesía del más joven que no había tardado en preguntarle sobre su situación respecto a la música. Por su parte, no perdía la oportunidad de realizarle cuestionamientos un tanto más serios, obviando olímpicamente que quizá podría estar incomodando al otro con ello, era lo suficientemente distraído como para no darse cuenta si aquello pasaba. El tema continuó girando en torno a ello entonces, mas no pudo evitar mostrarse levemente sorprendido cuando el otro le mencionó que sólo hacía música principalmente para divertirse, y aparentemente al único que se la mostraba era a su hermano.

Se quedó en silencio momentáneamente, pensando qué decir respecto a la confesión del otro—. Entonces… ¿no acostumbras dejar que la gente te escuche cantar? —inquirió con cautela, haciéndose ya una pequeña idea de la situación por la que estaba pasando el otro. Más que nada porque la había vivido en carne propia (y aún lo hacía). Sin embargo, no tuvo tiempo de decir nada más respecto al tema porque el autobús se había detenido; no tardó en averiguar que era a causa de la nieve estorbando el camino—. Quizá incluso hubiera sido más rápido ir caminando —respondió al comentario ajeno con algo de gracia, encogiéndose de hombros. Bueno, ya estaban allí, les tocaba esperar. Se removió un poco en su asiento, acomodándose mejor, y enfocó brevemente su atención en las siluetas difusas que se lograban ver a través de la ventana empañada—. Creo que tu inseguridad es bastante normal —mencionó de repente, volviendo su mirada al muchacho a su lado con una sonrisa amable—. En tu caso tampoco es que sea fácil pararse delante de una audiencia y cantar, por pequeña que ésta sea. Estar en el punto de mira de todos, expuesto a críticas y evaluaciones constantes… es algo duro.

Recordaba que la primera vez que él había subido a un escenario (o algo remotamente parecido a ello, ya que se encontraban en un bar) había sido meramente porque el alcohol le había dado el valor suficiente (y su amiga prácticamente lo había retado a que lo hiciera). Quizá sin esos dos factores nunca hubiera podido atreverse, y no se arrepentía de haberlo hecho—. Supongo que es bueno empezar poco a poco, con gente de tu confianza como tu hermano o tus amigos. El apoyo de tus cercanos siempre es de gran ayuda —si era sincero, en estos momentos no se le ocurría algún consejo que darle, pues si bien el apoyo de los cercanos era de gran ayuda para la autoconfianza también se requería de opiniones más... objetivas. Nunca se sabía si la opinión de los amigos o la familia estaba principalmente influenciada por el sentimiento de amor o amistad que existía de por medio hacia la persona, así que no fiarse enteramente de ellos, creía, era algo normal—. Aunque también puede servirte subir algo de tu material a internet. Es cierto que allí es difícil ganar visibilidad pero, quién sabe, puede que triunfes —se encogió de hombros. Al menos él consideraba que el chico no perdía nada con intentarlo.
avatar
Jarek Dutkiewicz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1273
Monedas Monedas : 106

Volver arriba Ir abajo

Re: Soft melody like snow. {Priv. Yukine Shiori}

Mensaje por Tema Cerrado el Jue Jun 01, 2017 11:10 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1656
Monedas Monedas : 19407

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.