Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Killua Zoldyck el Miér Nov 02, 2016 3:01 pm

¿Quién no adora los parques de diversiones? ¡¿Quién?! Sinceramente Killua no tenía nada que envidiarle a las atracciones, su vida era seguramente y por mucho, más peligrosa y llena de adrenalina que lo que tal lugar le pudiera ofrecer. Aún así le gustaban, porque bueno, estaban totalmente diseñados para jugar, que la gente se subiera y tuviera buenas experiencias, ¿no? Por desgracia, su Gon se le había perdido por alguna parte del parque y tenía la ligera sensación de que estaría pasando algo de tiempo de caridad con la galleta. Teniendo eso en mente no pensaba (aún) llegar a donde ellos y llevarse a su amigo de regreso, le dejaría que tuvieran sus momentos "padre-hijo", eso inmediatamente le hacía pensar dónde estaba Kurapika—. Ah. ~ Mucho que hacer y muy poco tiempo, ¿a qué debería ir primero? —la oración iba para sí mismo considerando que ninguno de sus compañeros estaba rondando cercas y quién sabe a qué horas se presentarían, así que lo único que le quedaba era disfrutar por sí solo del lugar. En su pregunta anterior estaba planteando una cuestión razonable, había muchos lugares a los cuales subirse y vendían un montón de cosas dulces...

No sabía por qué le hacía de emoción si la respuesta era bastante obvia; para pronto ya estaba alejándose de uno de los muchos puestos que había con no uno, ni dos ¡tres algodones de azúcar! en una mano. Hubiera comprado más pero eran demasiado esponjosos y problemáticos a la hora de guardar, ya volvería si se le antojaba nuevamente, además de comprar dulces sueltos y muchísimo chocolate en diferentes presentaciones, ¡ah, sí! también una botella de agua, porque hay que ser saludables. (?) Por supuesto que todo su motín lo iba guardando en su mochila que no solía faltar y menos si estaba en un lugar como ése, era casi de ley que iba a conseguir cosas nuevas que igual duraban por un corto periodo de tiempo, pero que aún así era mejor tenerlas guardadas y que dejaran tus manos libres para mayor comodidad a tener que estar cargándolas.

Se "apresuro" para ir a trepar algún lugar alto, estando allí arriba observó el panorama y fue también que supo dónde era que se subiría primero. Así es, la montaña rusa sin duda era una de las atracciones que más o menos cumplía con la función de emoción sana que ni él sabía que buscaba. No tardo demasiado en llegar, teniendo en cuenta que el albino es un asesino formado desde el momento en que nació para tal acción era normal que hacerse paso de manera rápida era una proeza sencilla para él, pero el infortunio o más bien el estúpido que estaba encargado de esa atracción le dijo que era muy pequeño para subir, ¿y él que iba a saber? Era más alto que Gon y estaba seguro que era más fuerte que ese adulto, ¡vaya insulto! Claro que por otro lado a quien le estaba prohibiendo eso era a Killua... La historia terminó como todos se esperan, se escabulliría y pasaría de todas formas. Sentándose al lado de un chico del cual podría jurar escuchó un sonido similar al que hacen las abejas y del cual parecía estar en eterno anonimato a causa del flequillo que cubría su frente, no le dio importancia más el reconocimiento de que ahora tenía el título de ser su compañero de al lado.
avatar
Killua Zoldyck



Mensajes Mensajes : 2690
Monedas Monedas : 37

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Sthephen Ivanović el Dom Nov 06, 2016 7:00 am

¡Parque de diversiones! El joven croata parecía niño de 5 años en la entrada del lugar, con una enorme sonrisa en el rostro, y el boleto en las manos. Y podría pasar como un niño… de no ser por su gran estatura. Las personas que pasaban a su lado, le miraban de forma extraña; pero, obviamente, eso no le importaba. Con paso alegre, casi caricaturesco al dar pequeños saltos, se acercó a la línea de entrada, entregando el pedazo de papel al encargado de controlar el paso de los visitantes. –Que disfrute su visita –una sonrisa por parte del chico, misma que Sthephen devolvió. – ¡Gracias! –agitó la mano ajena con fuerza, desconcertando al “guardia”. No pasaron ni 5 minutos dentro del parque, y Tuna ya se había subido a un cuarto de los juegos mecánicos que reinaban el lugar. El joven profesor era la viva imagen del dicho “no tienes que ir acompañado por alguien, para poder divertirte”… si es que esa frase es verdadera.

Camino a lo que podría ser su siguiente atracción, su estómago gruño, advirtiéndole que necesitaba comida, con urgencia. Con algo de pesadez, terminó dirigiéndose a la zona de comida. Un hot-dog y una soda después, sus energías estaban reforzadas. Pero su atención se vio robada por un puesto de golosinas, en donde unas brillantes y rojizas manzanas “posaban” con orgullo en el estante. Con la lengua asomando ligeramente de entre sus labios, se acercó al vendedor, señalando una de las manzanas, con un aura de alegría rodeándole. El hombre al otro lado del aparador, sonrió un poco nervioso ante la actitud infantil de aquel “adulto”; sin embargo, pudo más la emoción del croata. Y la nueva vida de aquella manzana, fue tan fugaz, como la transacción del moreno para conseguirla. Tiró el palito limpio de todo caramelo y resto de fruta, en uno de los botes de basura que cruzaron su camino.

Y fue cuando lo vio. Delante de él, una enorme y majestuosa estructura se alzaba en medio del parque. La montaña rusa más grande que había visto, al menos, desde que llegó a Francia. No dudó ni un minuto, y salió corriendo a formarse para poder subirse al juego. Rebotando en su lugar, mientras esperaba a que la fila avanzara; y fue también esta actitud, combinada con su “misterios” apariencia, lo que hizo que un grupo de chicas se le acercaran. Para la mala suerte de la chicas, a Sthephen solo le importaba subirse al juego, una o veinte veces, nada más. Y su “animada” espera en compañía de aquel grupo de jovencitas, al final tuvo frutos. Y allí estaba él, a la entrada para poder subir al juego. Siguió a uno de los miembros del staff, mientras admiraba todo el lugar. Para su desgracia, le habían quitado su casco, haciéndole sentir un poco desprotegido y vulnerable a los accidentes.

Pero una vez sentado en uno de los vagones, toda preocupación se alejó de sus pensamientos. La emoción se ganó de a poco, cada fibra de su ser; sin darse cuenta, comenzó a mecer su cabeza de un lado a otro, mientras de sus labios escapaba un zumbido, similar al de las abejas. Como gato siguiendo un láser en la pared, su cabeza miraba a todos lados, esperando a que por fin, el juego diera marcha, y así disfrutar del “paseo”. Fue cuando miró a su lado, sus ojos notaron un tono blancuzco, algo borroso; bajó un poco la mirada, solo para toparse con chico.
– ¡Hola! –exclamó con alegría, los puños golpeando sus piernas suavemente, como si de un tambor se tratase. No pasó mucho tiempo, cuando la barra de seguridad bajó, “atrapando” al par. – ¡Empezó! –exclamó con alegría, volviendo a fijar la vista al frente, observando como lentamente se alejaban de la plataforma.
avatar
Sthephen Ivanović



Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 726

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Killua Zoldyck el Jue Dic 22, 2016 3:18 am

¡Oh, no! ¡Oh, no! su compañero de al lado ya había realizado el primer movimiento innecesario y por aquello se refería a entablar una conversación, que por lo general, él era quien solía iniciar si al contrario le veía alguna clase de potencial de, por lo menos, lograr ser un conocido suyo—. Hey —le dirigió palabra pero no denotaba entusiasmo, estaba algo desconcertado porque era posiblemente uno de los peores lugares para charlar, pero okay, tampoco estaba en desacuerdo, pero sí seguía un tanto confundido por esa llamada simple de atención que pasó rápidamente a comentar algo obvio en cuanto la seguridad fue implementada y ahora es que entendía por qué tenía que estar un poco más grande, ya que la dichosa barra de seguridad no se sentía tan segura, pero vamos, ¿qué tan malo podría ser eso? El comienzo fue lento, después de todo la maquinaría apenas estaba iniciando con su deber recién moviendo sus engranajes y aún seguían en la superficie plana: ¿Se habría equivocado al elegir ese lugar? Para empezar realmente no había tenido tiempo para poseer tal privilegio, se encontraba más centrado en sentarse deprisa para que no se notara que efectivamente se lo habían prohibido y era un "infiltrado", más bien un niño travieso, pero ni siquiera él creía que quien estuviera a cargo en esa sección se fijaría de algo así o le diera importancia, estaba siendo precavido ya que seguramente planeaba volver en unas cuantas rondas más, así que usar una táctica para después usar otra y así sucesivamente mientras comprobaba qué clase de personas trataba eran gajes del oficio. Así que, retomando el tema del asiento, él y su particular acompañante no estaban al inicio pero tampoco al final, justo el medio y esos solían ser los mejores en teoría o algo había escuchando al respecto, más no se había puesto a analizarlo hasta ahora que antes de que comenzase el juego alguien de atrás para pronto ya había hecho un comentario al que suponía su amigo acerca de que ya tenía ganas de vomitar... ¡¿No era eso un problema si le ocurría a los que estaban asientos adelante suyo?!

La primera curva fue hacía abajo, bastante ligera, nada por lo que alarmarse aunque los demás ya estuvieran gritando y debía admitir que él cuando menos aburrido no estaba, un poco mal la estructura porque ahora tenían que esperar a que subiera la altura de un rascacielos y para eso la espera inicial suele estar, ¿qué estaba pensando el arquitecto de este juego?—. Quizá... Quizá aquello fue la "probada" de lo que nos espera, tan sólo espero que eso no sea lo mejor que tiene para aportar o de lo contrario la experiencia será un fiasco —un tono claro, supuestamente las palabras debían de ir dedicadas a sí mismo como un pensamiento en alto, más sin embargo al terminar de hablar no pudo evitar mirar de reojo a su compañero si acaso tenía algo que decir. Era divertido porque se encontraba a la expectativa de que en verdad le volviera a dirigir la palabra, ¡pero demonios! No podía estar completamente seguro si le había visto o le ignoraba por ese flequillo exageradamente largo y rebelde que poseía—. ¿Escuchaste lo de hace rato? Espero que nadie de enfrente o tú vayan a vomitar —hablo una vez más en la relatividad de aquella subida que le estaban pareciendo años, esta vez sí fue al grano y era obvio a quién se dirigía.

Una vez en la cima era el momento de bajar sin delicadeza, hubo un momento en el que se detuvo allí, bien parecía que los dejarían arriba sin más y esa sería toda la atracción. Ya que claramente ése no iba a ser el caso, se fue inclinando un poco dando más rienda a todo el posible dramatismo que un juego mecánico debería tener, para luego sin más dejarlos caer, no fue hasta entonces que Killua expresó una sonrisa enorme en el rostro y en la actitud jovial en la que se encontraba volteó y ¡por fin! Descubrió que su posible-nuevo-amigo "anónimo" efectivamente poseía un rostro—. ¡¡AAAAH!! ¡TIENES ROSTRO! —se unió a los gritos de los demás y sin sutileza lanzó esa afirmación al otro sin grandes expectativas de que contestará, ni siquiera sabía si él lo haría en aquella situación o si inclusive se estaba prestando atención a sí.
avatar
Killua Zoldyck



Mensajes Mensajes : 2690
Monedas Monedas : 37

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Sthephen Ivanović el Miér Ene 25, 2017 6:15 am

Como si fuera un paseo en carrusel, el joven croata no se inmutaba ni un poco. Al contrario, aquella tonta sonrisa permaneció pegada en su rostro; la primera “pendiente”, apenas si había logrado arrancarle un “wiii”, mientras el resto de las personas ya comenzaban a gritar de “emoción”, si se le podía llamar así. Sin embargo, el croata se emocionó como niño, al notar la empinada cuesta arriba, imaginándose el vértigo que aquella “caída libre” les haría sentir. Si, definitivamente, había tomado una gran decisión al ir a ese parque de diversiones. A su lado, logró escuchar la voz del chico con el que compartía asiento; pero no prestó atención a sus palabras, logrando que a sus oídos solo llegaran balbuceos, como el de los adultos en la caricatura de Charlie Brown.

Sus dedos tamborileaban en la barra de seguridad, obviando aún más, su emoción al estar en ese juego.
–Lalalala subida –canturreaba sin vergüenza alguna, meciendo suavemente su cuerpo de un lado a otro. Bien podría ponerse a dar saltitos en su lugar, de no ser por aquel “cinturón de seguridad” metálico que restringía sus movimientos. Sus ojos se abrieron ante la sorpresa, girando su cabeza hacia el chico de al lado. Una trompetilla fue su respuesta temporal ante aquella “advertencia”. – ¿Por qué vomitar? Solo los tontos comen antes de subir –añadió con un tono de burla en la voz. Una vez más, su atención se vio completamente absorbida por la montaña rusa. Durante esa pequeña charla, el carro había logrado llegar al punto más alto; por su parte, Sthephen quedó maravillado por la vista que tenía desde allí.

Mirando todo el parque, comenzó a pensar a qué atracción iría después de bajar de allí. O tal vez, iría por algo más de comer; después de todo, las emociones le daban hambre. No había nada como el sentir que tu estómago comenzaba a subir hasta tu garganta; el viento haciendo volar tu cabello, como si quisiera volar un peluquín de la cabeza de un calvo en negación. Tuna alzó los brazos despreocupadamente, dándole un aspecto a esos monos inflables que bailan de manera aleatoria enfrente de los locales; si, esos tubos de “tela”, con caras ridículas pintadas en ellos. Y como si no fuera nada, volteó la cabeza para poder observar a aquel niño de blanco cabello. Su sonrisa volvió a ensancharse.
– ¡Tú también tienes cara! –gritó para hacerse escuchar por sobre el alboroto que el resto de pasajeros armaban.

– ¡Todos tienen rostro! ¡El vagón lo tiene! –siguió gritando como un bendito, sin poder parar de reír. De repente, una ridícula idea cruzó por su enredada cabecita. – ¡El puño del dolor! –gritó a todo pulmón, justo al momento que la caída llegaba a su final. Si bien él estaba riendo a carcajadas, era probable que las personas que le escucharon, y entendieran la referencia, se hubieran asustado un poco más. – ¡Curvas y cuestas! –gritaba en conjunto con el camino trazado por la atracción. Pero la peor idea que tuvo, fue al momento de aquella vuelta de 360°. –Me recuerda a Destino Final –su voz resonó con la suficiente claridad en el momentáneo, y perfectamente sincronizado, silencio, que logró sentir como la atmósfera en el carro se enfriaba. Y aun así, aquella sonrisa de oreja a oreja, adornada con la punta de su lengua, seguí intacta, mientras seguía profesando un calmado: –Wiiiiiiiii.
avatar
Sthephen Ivanović



Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 726

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Killua Zoldyck el Vie Ene 27, 2017 12:50 am

Todos parecían estar experimentando una euforia colectiva, no obstante eso no evito que le hiciera unos pequeños comentarios al compañero que tenía al lado, además literalmente gritarle algo que era bastante lógico. No esperaba ninguna respuesta o al menos le parecería inclusive extraño que ya estando en ese punto donde sólo se escuchaban los rieles que iban deprisa más las risas y gritos alguien se pusiera a crear una conversación casual, pero lo hizo... El hombre a su lado le devolvió su afirmación con otra que ya no sólo implicaba al albino en sí, también a todos los que estaban compartiendo esa misma experiencia en aquél juego, ¡es más! Todavía era más allá, bien se aplicaba a toda la raza humana y ser vivo, probablemente. Killua por su parte abandonó por unos momentos esa facción que no denotaba más que alegría por una un tanto ¿confusa? hacía los comentarios del otro—... ¡S-SÍ! —en realidad no sabía muy bien qué decir, por lo que sólo afirmo ya que parecía ser lo más sano y que podría pasar a desapercibido como algo que mencionas por la misma atracción en sí, bien se podría modificar si tuviera que defender un punto, pero al final de cuentas eso no sería suficiente ya que ahora escuchaba un montón de frases aleatorias y ahora seguro que no iban directo para él.

Los que tuvieran buen oído, nerviosismo y mala suerte seguro que ahora estarían sufriendo una crisis en silencio, mientras que las personas cercanas debían quizá haber arrugado el entrecejo, si es que no poseían los primeros problemas mencionados pero sí una gran sensibilidad hacía esa clase de comentarios. Era fantástico pensar como algo como un privilegio (en este caso el buen oído) podía considerarse un enemigo en esos instantes. Personalmente, a Killer le daba totalmente igual y bien parecía que a otros de los muchos jóvenes que estaban arriba también, que agarraron aquellos comentarios como impulso para hacer más desagradable la situación a los supersticiosos.... Todo estaba ameno, pero debido a que está historia terminaría demasiado perfecta si esa fuera la máxima emoción e incomodidad que se presenta no sería memorable. CRACK. CRACK. CRACK. Estaba seguro que ese sonido no había sido precisamente discreto, sino todo lo contrario, no provenía de tronar sus dedos o de la acción de algún otro individuo: "A menos de que fuera un gigante", pensó aún con humor seguido de la lógica de que si así fuera ya todos hubieran fijado su atención al grandulón.

El albino movió sus glóbulos oculares de izquierda a derecha, abajo y por el momento todo podría pasar por una paranoia efímera suya por el momento, como si se hubiera dejado llevar por la escasa posibilidad de que pasase algo tan intenso y dramático como en Destino Final. Observó arriba y fue allí que tuvo que mover su cabeza también. La expresión más que de asombro (porque sí, él también es capaz de sorprenderse), era un enojo que podía sentir cómo se iba intensificando conforme seguía en ese maldito asiento sin poder hacer literalmente nada. Fue cosa de minutos o quizá segundos que en cuanto diviso el inminente peligro, salió sin problemas de aquella barra que se suponía hacía el trabajo de retenerlo, quitó la del sujeto al lado suyo y lo jaló de la camisa instintivamente un poco hacía adelante mientras se tomaba fuertemente de cualquier cosa que creyera no se iba a desplomar de los asientos del frente del "trenesito"—. ¡CONFÍA EN MÍ, MALDITA SEA! —fue lo único que se le ocurrió decir sabiendo que como extraño no tenía motivos para que lo hiciera, pero estaban en una emergencia y considerando que su trabajo no era salvar vidas esto todavía era muy nuevo para él. La situación era: Una barra metálica se había desplomado del juego, partiendo justo desde donde ellos estaban sentados hacía atrás, aplastando a los pasajeros. Todo había sido tan deprisa que ni siquiera el gusto del crujir de los huesos y gritos ajenos parecían haber existido.
avatar
Killua Zoldyck



Mensajes Mensajes : 2690
Monedas Monedas : 37

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Sthephen Ivanović el Lun Feb 20, 2017 1:10 am

Ajeno a lo que sucedía en realidad, sus manos apenas si se sujetaban de la barra de seguridad, mientras “aplastaba” su cuerpo contra el asiento. Su cabello había dejado su cara, y movido por la sensación, comenzó a balancear la cabeza, mirando de reojo como su cabello se mecía lentamente. –Oh-oh –murmuró al escuchar el metal desprenderse de su sitio, y sus ojos se abrieron cual platos al notar como la barra de uno de los vagones caía sin señales de ser detenida. Pero más que asustarse, se preguntaba por qué seguían boca-abajo. Pero sus pensamientos se vieron interrumpidos, a causa de su pequeño compañero. Un brinco involuntario por parte de su cuerpo, al notar como era despojado de su única señal de seguridad, y después, ser empujado hacia el frente, por la playera.

Sus manos se aferraron al carro; si tuviera garras como algún animal, seguramente están habrían atravesado la estructura, con tal de mantener su cuerpo “adherido” al vagón. Tal vez fuera instinto de supervivencia; o simple locura momentánea, inducida por la adrenalina ya bombeada por el juego. Toda su fuerza se iba en mantener su cuerpo aferrado a algo, y evitar caer como lo había hecho la barra. Tragó con dificultad, y sintió un escalofrío al escuchar los gritos de las personas: ya no eran de emoción; podía palparse el terror en aquellas voces, la angustia. Más que entrar en la presión colectiva, su ceño se frunció, haciendo notar su enfado.

Todo ese ruido le ponía de malas, los gritos y chillidos de las mujeres y “niños” le ponía los nervios de punta.
– ¿Cómo puedo concentrarme con todo este ruido? –pero ponerse a gritar grosería a diestra y siniestra, tampoco serviría de mucho. El chirrido de las llantas llamó su atención. –Se mueve –murmuró, enfocando sus ojos ambarinos se fijó en el frente del tren, sintiendo como todo su cuerpo se tensaba a causa del estrés que comenzaba a inundarlo. Como instinto, abrazó al chico, volviendo a aferrarse al carro. Sin embargo, el vehículo no avanzaba ni un milímetro, solo se mecía hacia el frente y atrás, como si quisiera tomar impulso para continuar con su trayecto.

No se necesitaba ser un genio ingeniero para saber lo que pasaría. Ya fuera hacia adelante o atrás, todos los vagones se tambalearían con fuerza al tratar de avanzar; una enorme y peligrosa sacudida, que si bien, Tuna no estaba seguro de si su situación era la más adecuada.
–Bien… confío en ti, ¿ahora? –su voz había perdido su toque infantil. Es más, ahora hasta su expresión había tomado ese aire adulto que debería llevar todo el tiempo. Su mirada se encontró con aquellos ojos azules, esperando alguna idea del chico. Era obvio que aquello no era un videojuego, y aunque lo fuera, si Sthephen fuera el jugador, no cabría la duda de que ambos estarían muertos ya.
avatar
Sthephen Ivanović



Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 726

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Killua Zoldyck el Dom Abr 09, 2017 5:14 am

Vaya-vaya, pues no cabía duda en él de que esto no se lo esperaba. No estaba en un pánico total como debería, definitivamente sus ojos estaban completamente abiertos y la expresión en lugar de terror era la de una persona que estuviera intentando demasiado en solucionar algo que simplemente se le escapaba de las manos, es más, sería más sencillo si no tuviera a otras vidas al frente y una exactamente al lado suyo la cual tuvo la brillante idea de rescatar. Fue instintivo alzar su brazo para evitar que aquél hombre cayera como las demás almas en desgracia que simplemente no tuvieron la suerte de estar al lado de alguien "capacitado", esto último dicho con bastante duda ya que el albino no se especializaba en salvar vidas, más bien todo lo contrario, pero en fin, esto era lo que había de momento y ya tendría tiempo para pensar después en sus acciones apresuradas. Dentro su cabeza, estaba tan concentrado que, como si reciente hubiera escuchado un disparo que lo hubiera dejado ensordecido parecía no estar demasiado al tanto ya de los gritos y lloriqueos que continuaban insaciablemente, lo único que distrajo su atención fue cuando él mismo rompió su propio hechizo para intentar calmar al que seguía al lado suyo si es que planeaba continuar con vida. No esperaba una respuesta tan rápida y ciertamente, tan llena de presión, ¿estaba al tanto que el ojiazul era un niño ante la ley todavía, no? Aunque bueno, ni siquiera él mismo parecía recordar ese detalle, fue tan sólo un chispazo que le hizo fruncir el ceño en enojo, más que nada porque no estaba seguro de cómo terminarían sus decisiones—. Ahora... ahora seguimos vivos —dijo nuevamente con esa tranquilidad inquieta—. ¿Cuánta estima le tienes a tu propia vida? —casual, demasiado casual para esa situación, tanto que hasta se sonrío en burla a su propia desgracia y razonando algo que no diría en voz alta; Él sí se salvaría. Los demás... bueno, los demás no eran su responsabilidad y no era el tipo que le interesa hacerla de héroe, no obstante intentaría hacer algo pero hasta allí, de no salir bien no cargaría con el peso de consciencia ni nada por el estilo a estas alturas, literal.

Mi diagnostico rápido además de que estamos bastante jodidos, es, que justo nosotros dos estamos haciendo el peso para que este juego no siga su curso —asumiendo que siga más o menos decente luego de perder la parte trasera con una gran cantidad de pasajeros y que los siguientes rieles no estén dañados, suponía que haría un recorrido más o menos normal hasta llegar a su parada predeterminada—. Eres muy pesado para irte con el resto, tú vendrás conmigo. Saldremos del vagón y luego rezaremos a cualquier deidad que nos saque de ésta para ver la luz de un nuevo día —fue así que visto desde donde sea por cualquier otra persona eso era una maldita locura, estupidez, tal vez un suicidio más seguro que al hecho de quedarse allí quieto a esperar. Aún así incitó al contrario a que le siguiera al hacer un pequeño salto para tomarse de los tubos/rieles que no estaban en dirección a dónde no avanzaría el vagón (obviamente) y que estaban libres de ser atropellados por las llantas (obviamentex2)—. Y date prisa o tú y los otros caerán al abismo —dijo una vez que se había balanceado para llegar al otro lado, ahora estaba un tanto juguetón pero sin perder la seriedad del todo. Bien parecía que al menos ya daba por hecho que ya se había salvado su persona... ¿cómo mierda explicaría esto? Carajo, pero, la memoria de las personas en estás situaciones se distorsiona bastante y más conforme más pasa de boca en boca... Y en cuanto a las cámaras eran fáciles de eliminar las que ya estaban instaladas. Debía irse antes de que llegarán aquellos que hacen 'prensa', que por lo general acuden antes que los supuestos rescatadores.
avatar
Killua Zoldyck



Mensajes Mensajes : 2690
Monedas Monedas : 37

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Sthephen Ivanović el Vie Jul 28, 2017 9:50 pm

Trató de contener la risa ante las palabras del chico. – ¡Pues claro que estamos vivos! De lo contrario, no podríamos mantener esta conversación –pensó con cierta ironía, tratando de no perder la paciencia que los gritos de terror provocaban en él. Toda esa situación, le hicieron perder su típica actitud despreocupada y distraída. Sus ojos posados en el rostro de aquel chiquillo, comenzaron a abrirse lentamente ante la realización. – ¡Mi casco! –chilló, llevando una mano a su cabello, solo evidenciando que su cabeza estaba completamente desprotegida de su torpe personalidad. Pero de nada servía lamentarse; en su lugar, una enorme sonrisa curvó sus labios, comenzando a reír como si realmente se estuviera divirtiendo, y todo ese desastre no estuviera pasando. –No me ha pasado nada –canturreó orgulloso, de no haberse quejado de algún golpe o raspadura en lo que llevaba del día.

Estaba más que claro, que había ignorado las palabras del pequeño albino, recuperando la concentración al escucharle decir que era pesado.
– ¿Pesado? –ladeó un poco la cabeza, exteriorizando su confusión. –Rezar –no sabía muy bien qué hacer con ello, nunca en su vida, sus padres le hicieron “rezar”, conocía la expresión, sí, pero jamás la había llevado a cabo. –Oh, Perun, permítenos ver la luz de un nuevo día –exclamó en voz alta, cerrando los ojos, sin zafarse de su seguro agarre. – ¿Así se hace? –preguntó, con la lengua de fuera, mirando al chico atentamente. La advertencia del chico lo sacó de sus triviales pensamientos, devolviéndolo a la realidad. – ¡Da! –exclamó bastante alegre, para lo que estaba a punto de hacer. Se deslizó por el asiento del vagón, hasta quedar bien a la orilla del mismo; la sangre en la cabeza comenzaba a hacer de las suyas, dificultándole el pensar en sus movimientos.

La torpeza con la que se movía, daba la impresión de que en cualquier momento, las manos le fallarían, dejándolo caer al vacío, y quedar con un final terrible. Sus manos fuertemente aferradas a los tubos de los rieles, y su cuerpo suspendido; no dudó un momento, antes de ponerse a balancear, poco faltaba para que también comenzara a hacer como mono.
– ¡Hey! Podemos usar los rieles de escaleras –canturreó una vez más, mirando por entre su cabello al chico. Gracias al balanceo de sus piernas, comenzó a avanzar por el tubo de metal, llegando a un punto donde ni los vagones restantes, ni las llantas, le estorbaran. Casi parecía una clase de película de comedia, ver al joven croata hacer acrobacias con tal de lograr subir por completo su cuerpo los rieles. –Ven, ven –llamó con la mano al chico, mientras lo esperaba sentado en los tubos. –Linda vista –murmuró para sí, mirando el parque que se extendía a sus pies. Definitivamente, el tener su vida en peligro no le interesaba tanto como para poner su concentración de lleno en sus acciones.
avatar
Sthephen Ivanović



Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 726

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Killua Zoldyck el Miér Ago 09, 2017 2:52 am

"Sí, no te ha pasado nada por ahora. Ahora puedes dar las gracias", pensó en respuesta en cuanto el otro comenzaba a hacer comentarios que parecían más bien aleatorios en lugar de responder todas las preguntas importantes que le había realizado. Al menos decirle sutilmente gordo (aún si no lo estaba para nada) había logrado captar su atención, y eso ya era un avance—. Sí, pesado —confirmó sus palabras, no pensaba cambiarlas y creía estar seguro de que el otro dominaba el idioma como para entenderlas considerando sus antecedentes verbales—. ¡¿De verdad estás rezando?! N-no, obvio que no sé si así se hace. Tampoco es como que de verdad haya tiempo para hacer eso, guárdalo para la iglesia o cuando estés viendo tu vida pasar, quizá en una situación donde yo no esté al lado tuyo —de verdad no pensaba que se lo tomaría de manera tan literal. En serio, ¿quién era el adulto aquí, otra vez? Al menos sabía seguir instrucciones, demasiado bien para su gusto o de lo contrario no hubiera hecho lo anterior, quizá. En fin, había gastado saliva en una explicación que había sido mucho más larga que la oración del sujeto, algo que contrarrestaba su regaño de cierta forma pero mientras el otro no lo notara no tendría por qué arreglarlo. Al menos rápidamente "salieron" de esa situación, es decir, ya no estaban pendiendo de un hilo como el resto.

Graciosamente realizó algunas de las cosas que el contrario hizo para terminar ambos como si se encontraran en un lugar lo bastante alto viendo la puesta de sol, sólo que esa locación en la que seguían aún les podía matar y no había puesta de sol ni nada encantador al respecto si escuchabas el caos de fondo, ¡o bueno! qué sabía el albino, quizá este nuevo personaje que se había encontrado era alguna clase de sociopata que disfrutaba de esas experiencias extremas, más si observaba lo calmado que estaba ahora en todo aspecto—....Ahá —mencionó con una pizca de claro desacuerdo por lo ridículo que era darle el sí estando él consciente de todo—. Así que, uhm, no quiero romper tu "paz" o lo que sea que hayas encontrado en sentarte en los rieles pero a mí ya se me va haciendo tarde, así que... Si no quieres irte, está bien por mí —al fin de cuentas no podía obligarlo a hacer algo que no quisiera y menos si ni el contrario se interesaba en su propia vida—, es decir, vas a morir y eso. Espero que ya lo tengas asimilado, pero considerando que yo no quiero que le ocurra eso a mí persona no me quedaré a averiguar cuánto tiempo se tardan en acabar conmigo por cualquier tontería —¿y ya estaba? Eso podría ser ya la despedida puesto que luego de su declaración, actuó rápidamente y se posicionó para terminar de usar la idea ajena y bajar de allí, adhiriendo algunos saltos y lo que consideraba necesario para terminar arriba de un techo: Bajar de ahí era mucho más sencillo sin duda. Si el otro lo siguió o no ya no estaba demasiado atento dé, de todas formas para lo que haría después sí necesitaría despedirse de él en algún punto.
avatar
Killua Zoldyck



Mensajes Mensajes : 2690
Monedas Monedas : 37

Volver arriba Ir abajo

Re: ✘ R o l l e r ▬ C o a s t e r. 「Privat」

Mensaje por Sthephen Ivanović el Miér Ago 30, 2017 6:52 am

Aquella sonrisa tonta no se borraría, ni aunque fuese a dar de lleno al pavimento, usando la cara como red de aterrizaje. Si no fuera por su cabello, podría contemplarse la expresión de idiota que había puesto el chico, con tan solo mirar a la joven de pie frente a él. Negó enérgicamente ante la disculpa. –Yo… no… amm… ir distraído –logró balbucear; terminando por dar un salto ante la expresión de la chica. En ese pequeño lapso de desconecte, se quitó la mochila, y luego de asegurarse que había guardado la partida, por al menos 20 veces, guardó la consola en uno de los cierres de la abeja. – ¡Wooow! ¡Patineta! –exclamó al ver lo que la chica sostenía entre sus manos.

Ladeó un poco la cabeza ante la pregunta de la chica.
– ¿Doler? –pero no tuvo tiempo de examinar su cuerpo en señal de alguna herida. Instintivamente, echó la cabeza hacia atrás, conteniendo la respiración. Y es que por alguna razón, no se atrevía ni a parpadear; sentía su corazón palpitar, como si fuera una colonia de abejas furiosa, porque sí, le había pasado por la cabeza el besar a aquella chica, aun arriesgándose a un golpe. –Ammm… Tuna –logró susurrar. El aire quedó impregnado de una dulce fragancia. ¿Sería su perfume? ¿Tal vez su shampoo? No importaba, era delicioso, y eso confundía al pequeño croata. –Ammm… Sthephen –se rectificó, sacudiendo vigorosamente su cabeza, y no pasó mucho, para que el sonido de su palma contra su propio rostro, resonara brevemente.

Alargó un poco el cuello, tratando de descubrir lo que aquella hermosa chica hacía. El sonido de las conversaciones lejanas y efímeras, logran captar su atención, haciendo que voltee de un lado a otro, posando su mirada en los grupos de personas, que tiradas en la arena, o caminando en diferentes direcciones, hablaban alegremente, riendo de vez en cuando, o gritando indicaciones en pleno partido de lo que fuera que se juega en una playa. Ni siquiera se percata de aquellas suaves manos sobre su rostro, ni del curita que ahora protege su herida superficial. Para cuando su atención regresó a aquella muchacha, su rostro se iluminó con una sonrisa; sin perder tiempo, chocó su mano abierta con la ajena, terminando por reír ante aquella acción.
– ¿Dragón?

Algo confundido, llevó su mano derecha a su rostro, sintiendo algo extraño en él. Sacó el celular, y sirviéndose de la cámara frontal, descubrió a lo que se refería la joven. – ¡Dragón! ¡Como los Trageryan! –exclamó emocionado, volviendo a guardar el celular en su pantalón, después de recogerlo de la arena por quinta vez. –Bok, Niko Niko! –exclama ante la presentación de la morena, tomando su mano, y sacudiéndola con fuerza. La lengua de fuera, cual perro luego de correr, le da un aspecto algo cómico. –Niko Niko… ¿no estás herida? –en su voz, se logra percibir un poco de preocupación, mientras revisa a la chica en busca, desde un raspón, hasta una pierna rota. Decidido, vuelve a quitarse la mochila, dejándola en la arena; de rodillas, comienza a hurgar entre las cosas que lleva. – ¡Casco! –olvidando por un momento lo que hacía, toma su inseparable casco, colocándolo sobre su cabeza; y tomando un paquete de galletas, se sienta en el suelo, con las piernas cruzadas. – ¿Quieres? –pregunta con la boca llena, extendiendo el paquete a Nikolett. Sin duda, todo un as en el flirteo.
avatar
Sthephen Ivanović



Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 726

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.