Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Cena de bienvenida [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Mar Nov 01, 2016 5:06 pm

¿¡CÓMO PUEDE SER QUE UN MES DE VACACIONES SE HAYAN CONVERTIDO EN CUATRO!? YA ES ENERO.
Me enteré de que mi hermano había vuelto de sus LARGAS vacaciones y le dije de tener una cena de hermanos para ponernos al día, él y yo solos. Para celebrar que me había sacado el carnet de conducir y varias cosas más. Parecía mentira pero desde que nos reconciliamos no habíamos pasado tiempo juntos estando los dos solos y menos cuando se fue de vacaciones.

Teníamos varios temas de los que charlar... como por ejemplo a él no es que le gustaran las decisiones que tomé, como por ejemplo estudiar en un lugar especializado para en el futuro ser una abogada, como mi padre. Hace unos meses estaba perdida sin saber que hacer cuando saliera del instituto pero mi padre me abrió los ojos diciéndome que siendo una excelente abogada podría hacer justicia con muchas personas que lo necesitaban... Y cuando él no estuviera podría encargarme de su exitoso buffete de abogados. A mi hermano no le hacía demasiada gracia el asunto y pensaba que me había lavado el cerebro o cosas así.

En fin, hoy Clay y Kenichi se quedaban en el bar para trabajar. Con lo que no contaba es que hubieron unos fallos o algo así en la vuelta Paris-Sweet Valley y estuvimos casi toda la tarde esperando a que viniera el medio de transporte ¡Aún no probé el coche que me compró papá! Lo tenía aparcado cerca de casa pero como si no fuera nuestro. Llegué a la ciudad bien tarde y no me daba tiempo ni a ponerme cómoda ¡Estaba a contra reloj! Me puse manos a la obra a hacer una receta de un plato que nos hacía nuestra madre cuando eramos pequeños y nos encantaba, era nuestro favorito. No era un plato super hiper mega elaborado pero me hacía ilusión hacerlo. ¡No me daba tiempo ni de quitarme los tacones! Enfundé en mi cuerpo un delantal encima de la elegante ropa  que compré en Paris porque a mi papá no le parecía adecuada para ir a una uni tan prestigiosa como esa, con los outfits que tenía en el armario... Se tomó la molestia de viajar a Sweet Valley por dos semanas, ir conmigo a comprarme ropa ¡CARA! Y COMPRARME UN COCHE PARA MI SOLA. Clay se burlaba de mi porque decía que era una niña mimada de papi, pero no le daba bola a eso. Me sentía bien teniendo relación estrecha con mi papá, hablábamos mucho por Skype. Escuché una moto que aparcaba al lado de casa.

- ¡No pases a la cocina! ¡Espera en el sofá, aun no está listo!

Grité en cuanto escuché la puerta abrirse. No quería que viera lo que estaba preparando hasta que no lo sirviera.

ropa:

toyota prius 2017 en rojo:

avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Ene 13, 2017 9:02 pm

¿Por qué demonios todos me dan por el culo por irme unos mesecitos de vacaciones? ¿¡Qué acaso no era normal que la gente hiciera eso!?

En fin, por lo menos las cosas empezaban a volver, de cierta manera, a la normalidad... O al menos lo que yo consideraba normalidad en mi vida de caos diario. Tenía ganas de ver a Natzu después de tanto tiempo, así que al recibir su invitación para una cena casera solo los dos no pude evitar esbozar una gran sonrisa y aceptar inmediatamente la propuesta. Ese día tuve que ir a la universidad para empezar los preparativos de inscripción del semestre que empieza a mitad de Febrero, ya que tan solo congelé mi carrera por uno solo de estos, y no quería perder mi beca por ser demasiado obstinado... Sin embargo, tuve mucho tiempo de sobra para ir un rato al bar, trabajar el turno de la tarde, y regresar a casa para preparar un postre rápido para la cena. Ella me dijo que no me preocupara por nada, pero igual quise llevar uno de los deliciosos dulces que me enseñó a cocinar mamá durante mi infancia. Aquello me traía muchos recuerdos de una época más simple y alegre, y el dibujo de una gran sonrisa que siempre iluminaba el rostro de mi hermana con tan solo sus cinco años de edad...

Cuando la tarta de fresa estuvo lista, la empaqué en un contenedor especial para que no le pasara nada durante el viaje a la famosa casa Lumierè, y me vestí quizás un poco mejor de lo que normalmente acostumbraba. No me apetecía simplemente ir en camiseta y vaqueros para la ocasión, por lo que terminé con una camisa y unos pantalones casuales. Me congelaría en la jodida moto, pero al menos demostraría a mi hermanita que me toma muy en serio el estar con ella y compartir un rato juntos.

Sin más vueltas salí del piso con el contenedor en mano, bajé en busca de mi moto, acomodé el especial presente, y partí rumbo al hogar en donde vivían mi novia, mi hermana, y su extraño amigo amigable. A unas tres casas de distancia pude notar un curioso coche de color rojo que, por alguna extraña razón, llamó mi atención. No sé si sería el hecho de que estaba allí aparcado en un lugar un poco curioso, o si era porque parecía ser la selva amazónica de peluches de animales. Pero, tuve un extraño presentimiento respecto a ese tan común vehículo...

Finalmente aparqué en el garaje de Clay, pues sabía que no volvería hasta entrada la noche. Apagué la moto y tomé mi contenedor especial para llevarlo dentro de casa. Justo en ese instante escuché la voz de Natzu, y me pregunté que estaba tramando la rubia de ojitos azules. Abrí la puerta principal con mi copia de la llave, y le anuncié con voz lo que ya ella sabía - Ya llegué, Natzu. Y traje algo para la cena. Pero como no quieres dejarme pasar a la cocina, tampoco te diré que hay en esta misteriosa caja -. Si, me mofé un poco del hecho de que "también tenía un secreto", aunque todo aquello lo mencionara con una sonrisa enorme y alegre en mis labios. En ese sentido, las vacaciones me hicieron muy bien.

Me senté en el sofá, tal y como me lo pidió la pequeña, y encendí el televisor para ver si encontraba alguna película interesante mientras esperaba. - Dime que al menos has comprado un buen vino para acompañar la cena - mencioné en tono jocoso, totalmente identificable como una broma ligera hecha a mi hermana pequeña. Tenía ganas de darle un gran abrazo, y mostrarla otra sorpresa que traje para esta noche.

Ropa:



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Sáb Ene 14, 2017 7:29 pm

Saqué la ‘’vajilla buena’’ que sacábamos para cuando venían las visitas, escuchando las primeras palabras que me dedicaba mi hermano en persona desde hacía cuatro largos meses. A pesar de que estaba enfadada con él por no haber estado en dos fechas importantes, por un lado me alegraba de alguna forma que no estuviera aquí para navidad, pues mi padre y él no se llevaban precisamente bien… y su estancia no habría sido de su agrado. Igual tiene que saber que estuvo en Sweet Valley, se iba a enterar de una manera u otra tarde o temprano.

- ¡Jé! Seguro que mi sorpresa es mejor –Dije de forma divertida, dándole los últimos toques a la preparación. Esperaba que por el olor no se diera cuenta de que era, yo no lo comía desde hace años y al probarlo casi se me hace la boca agua por comerme mi ración cuanto antes- mucho mejor.

Recordé que me regaló el desgraciado de Tatsuya una botella de un vino que debía ser bastante caro por el triunfo de sacarme el carnet del coche a la primera que me negué a celebrar con él porque me dejó plantada en la fiesta de Halloween y me cabree de lo lindo. Aun no se ha ganado mi perdón absoluto, pero por lo menos ya se me está pasando el enfado cuando le veo salir de clases.  

- Pues sí, hay una botella de vino esperando a que la descorche. Yo no entiendo de vinos pero seguro te gusta porque es muy fino... o eso me han dicho.

Cuando terminé de cocinar mi obra maestra la serví en dos platos. El olor era exquisito y para mi gusto quedó mejor que el de mamá. Contenta con el resultado me quité el delantal guardándolo en un cajón y dejé los dos platos en la mesa, poniendo también los cubiertos los vasos y servilletas blancas de tela teniendo cuidado en no derramar un jarrón con flores frescas que adornaba el centro de la superficie. Me acomodé bien el cabello y con cuidado de no tropezarme con los tacones fui rápidamente al área de la sala de estar escuchando los ruidos característicos de esos zapatos. Mis ojos se posaron primero en mi hermano y segundos después en la caja que anteriormente mencionó.

- ¡Oooh una caja misteriosa! –Antes de que pudiera hacer algún movimiento para apartarla, fui rápida como un rayo y abrí la caja encontrándome dentro un pastel de fresas. Mis ojitos brillaron al ver lo que contenía.- ¡Tartaaa! -Cerré la caja y me tiré a abrazar a mi hermano con una sonrisa gigante, sentándome a su lado a continuación. - Feliz cumpleaños, feliz día de los santos inocentes, feliz navidad,  feliz año nuevo… mmm que más… ¿Feliz Januca? –Reí por lo bajo- Ven, ven, vamos a cenar y hablamos allí ¡Que se enfría!

Me levanté tomándole de la mano para ir juntos a la parte del salón, donde nos esperaba la cena. Apareció de debajo de la mesa una de las mascotas que había en la casa. El gato de Clay le miró con cara de pocos amigos, de esas miradas que matan. Vaya, parece que al felino tampoco le gustó que estuviera tanto tiempo fuera.

- Para ti no hay nada, ya puedes irte de aquí con tu mal humor a otro lugar. –Dije con enfado, a lo que el gato nos bufó a ambos y se fue lentamente moviendo el rabo como una diva. Menos mal la dueña no estaba cerca porque si me hubiera escuchado decir eso...- Menuda diva, es un malcriado…

Exclamé un "¡Taráaaan!" cuando vio lo que había preparado. Estaba orgullosa de mi creación y no podía esperar a comenzar a comerlo.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Lun Ene 16, 2017 10:44 pm

Como siempre, se mofó de que su sorpresa era mejor que la mía, pero se lo dejé pasar en esta ocasión porque sabía que mi tarta de fresa le haría agua la boca con tan solo verla en todo su esplendor. No por algo era una de las mejores recetas de nuestra mamá, y bien que me la había aprendido con tantas prácticas que hice a través de los años.

- Solo espero que no sea uno de esos vinos baratos que venden en los supermercados, ¡eh! - mencioné crítico y jocoso a su respuesta acerca de la calidad del licor a base de uvas fermentadas. Aunque sabía muy bien que el cabrón japonés que ella llamaba "padre" la mantenía económicamente desde que empezó a estudiar Leyes en París, aunque estaba feliz de que ella no se hubiese mudado a esa lejana ciudad y decidiera quedarse en este hogar donde Clay y Kenichi no dejarían que se le subieran de nuevo los humos a la cabeza... ¿Y yo? Pues en este caso particular soy un jodido cero a la izquierda, y mi reputación como "figura responsable" cayó a los suelos luego de echarla de mi apartamento para darle una lección de vida...

Me entretuve viendo la película de los Avengers, cuando de repente escuché la voz de mi hermana hacer referencia a la misteriosa caja en donde traje la tarta. - No te atrevas a tocar la... - fue lo único que llegué a decir mientras intenté evitar que tomara el objeto, pero la rubia fue más rápida y me la quitó frente a mis propios ojos. - Vaya manera de arruinar una sorpresa, Natzu - me quejé haciendo una mueca de reproche ante la acción de mi hermana, pero de inmediato sonreí feliz al notar esa mirada brillante en sus ojos al observar el delicioso postre. Cuando se acercó para darme un abrazo la recibí feliz, rodeándola con mucho cariño y una respuesta a la curva en sus propios labios. - Feliz "todas las celebraciones" para ti también, pequeña - respondí entre ligeras risillas por la locura de la joven chica.

Le seguí de inmediato hacia la mesa, solo para encontrar por el camino a Nathaniel gato, la mascota de mi novia. - Hola Nathaniel gato - le saludé en plan divertido, pero desgraciado felino me bufó cabreado. ¡No me digas que el puto gato también se molestó por mi ausencia!. - No me extraña, conociendo a su dueña... - respondí a las palabras de mi hermana sobre la "diva gatuna"...

Y joder, no me esperaba uno de mis platos preferidos de mi madre de repente allí, sobre la mesa y en una visión que me dio nostalgia y grandes recuerdos. - ¿Haz preparado el pollo casero a la strogonoff de mamá? ¡No me lo puedo creer! - dije sin poder contener la emoción que se formaba en mi interior. A pesar de que era una receta que me sabía de memoria y que practiqué muchísimas veces, no lo comía casi nunca por considerar que mi propia versión "era totalmente inferior a la de mi madre". Pero al verlo allí, preparado por la dama que era casi la viva imagen de mi progenitora, pues no pude evitar ponerme un poco sentimental. No me refiero a llorar como un bebé ni mucho menos, pero si que actué un poco más liberal con mis sentimientos... Le di un beso en la mejilla a mi hermana y dije con mucho cariño - No sabes lo que significa para mi que hicieras este plato. Gracias hermanita. Te quiero -

Tomamos entonces asiento, y empezamos a degustar el delicioso plato. - Buen provecho - dije alegremente antes de tomar el primer bocado. Demonios, ¡si que estaba bueno!. Creo que la enorme sonrisa de felicidad y llena de honestidad dejó entrever mi opinión sobre el delicioso sabor del platillo. - Simplemente exquisito. ¿Desde cuando sabes cocinar así? - bromeé un poco con la última pregunta, pues sabía de antemano que Natzumi tenía habilidades en la cocina, sobre todo con los postres y platos dulces. Solo quería seguir comiendo hasta saciarme.



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Lun Ene 30, 2017 11:20 pm

Sonreí toda satisfecha al ver la reacción por el pollo a la strogonoff. Y si solo estaba alucinando con eso, se caería de espaldas al probarlo, pues era mejor que el de nuestra madre ¡Y no lo decía porque lo había hecho yo! Hasta mi papá lo dijo el mes pasado cuando lo probó.

- ¡Sabía que te iba a gustar! -Recibí un beso en la mejilla que con mucho gusto recibí- Y yo a ti. ¡Sentemonos!

Cada uno sentado en su silla dejé que él lo probara primero y su reacción era de esperar. Safisfecha conmigo misma probé el primer trozo ¡Delicioso! Resplandeciente de felicidad recibí de nuevo un piropo ¿Desde cuándo cocinaba así? Pues...

- Bueno he estado practicando bastante desde que cierta persona que vive en esta casa que su nombre empieza por C y termina por Laire ya no cocina. Yo creo que es porque casi se quema la cocina un día hace como tres meses... Según ella tuvo que atender otra cosa y si no llega a ser porque sonó la alarma anti incendios nos quedamos sin casa ¡Vinieron hasta los bomberos! . Desde entonces no ha tocado ni siquiera una sartén. Creo que tenemos cuentos de papeles con todos los números de teléfono de las casas de comida, restaurantes y establecimientos de comida rápida de todo Sweet Valley en los que ha estado pidiendo. Bueno y...-Estaba contando demasiado, no debía de meterme en lo que no me importaba o se iba a enfadar conmigo y ya de por si tiene mal genio...- En fin ¡Otro día te enseño todo lo que he aprendido, deberás ponerte a dieta después de que te haga probarlo!

Esbocé una sonrisa dejando de lado el tema anterior totalmente. No quería meterme en líos ni darle problemas a la pareja de locos. Sin avisar me levanté de la mesa al darme cuenta de que se me olvidó algo muy importanre.

- ¡Se me olvidó el vino!  Y es bueno ¿Cómo crees que te daría algo cutre en un día tan especial como este? Ya vengo, no empieces todavía eh.

Fui con calma hacia la cocina y de uno de los armarios que me pertenecían saqué un maletín con el vino que me regaló Kurosawa. Estaba cerrado con un candado "para cuando brindemos juntos" ¡JA! Lo dejé encima de la encimera y sin decir nada me fui tarareando al garaje, saliendo por la puerta de entrada. Regresé a casa con una herramienta: tenazas. Tomé la maleta y ya finalmente regresé a la mesa, donde puse el gran objeto lujoso. Abrí las tenazas poniendo entre las hojas el asa del candado y tuve que hacer muchísima fuerza hasta que se partió en dos ¿Hostilidad hacia el que me regaló eso? ¿Dónde? Tenía curiosidad por saber que contenía, pues pesaba bastante.

¡Bingo! Haz los honores y cuéntame cosas de tu viaje.

Me volví a sentar en mi silla para que comenzáramos a comer, tomando los cubiertos mirando atentamente el hermoso estuche de vino.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Jue Mar 02, 2017 10:00 pm

Escuchaba atentamente a mi hermanita mientras comía con cierto desespero el plato que había preparado de manera experta para mi sorpresa, y es que me traía tantos recuerdos de mamá que la nostalgia me creaba ansiedad... Claro que, eso fue hasta el momento que Natzu mencionó algo que desconocía sobre lo ocurrido a mi novia. ¿Qué se le había quemado la cocina entera? ¡Pero qué demonios! ¡¡Si hasta los putos bomberos habían venido a salvar la casa!!... Y para rematar, parece que ni siquiera había vuelto a cocinar algo desde entonces. Ahora que lo pienso, desde que regresé no le he visto preparar ningún tipo de comida que sea muy elaborada, y eso que es una golosa y le encantan los dulces... Justo cuando iba a preguntarle más sobre el tema, la rubia cambió de conversación, y supe que había algún gato encerrado allí... - Vale. Te tomo la palabra y vendré más seguido a comer a tu casa. Así me preparas cosas ricas y me consientes un poco - respondí sonriendo a su último comentario. Si bien la curiosidad sobre lo ocurrido a Clay aún seguía en mi mente, no tenía más opción que dejarlo pasar...

De repente mi hermana fue a buscar algo, lo que supuse que era el vino que me prometió para esta ocasión especial. Vaya sorpresa cuando trajo de repente una misteriosa caja de color caoba, la cual estaba cerrada con un pequeño candado. - ¿De dónde demonios has sacado eso? ¿Lo robaste para esta ocasión? - bromeé divertido al verle regresar con un par de pinzas. Le vi entretenido forzar el candado, y justo al abrirlo, la expresión de alegría por el extraño triunfo que había conseguido. - Vale. Dame la botella de vino y la destapo como todo un profesional - respondí con calma y juguetón.

Tomé la botella entre mis manos, y empecé a decirle a mi hermana algunos de los detalles sobre mi viaje, casi sin ponerle atención al licor que sostenía. - Bueno, la verdad es que al principio solo tenía pensado ir a Milán y regresar a casa. Pero, una vez estuve en Italia, me picó la curiosidad y quise ir a conocer Roma, y dije "que demonios, si estoy al lado". Así que tomé mi moto y... - estaba contando aquella historia de lo más entretenido, hasta que noté un detalle curioso sobre la botella que intentaba abrir: El cristal estaba adornado con un diseño muy elaborado en relieve. Eso era poco común en los vinos, y bajé la mirada para observar más detalladamente la etiqueta del mismo. Vaya sorpresa me dio al reconocer el nombre casi de inmediato...

- Natzu, ¿¡de dónde demonios sacaste esta botella de vino de cuatrocientos euros!? - pregunté con mucha curiosidad y casi al grito. Seguro que fue el viejo hijo de puta que se la regaló para ganar favores con ella. Maldito desgraciado...



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Vie Mar 03, 2017 3:38 pm

El tema de conversación era divertido, aunque hablábamos todos los días por mensajes y nos contábamos cosas en general. Bueno, algunos detalles no le había contado, y Clay supongo que tampoco por lo que veía. Si no le contó lo de la cocina y que ahora estaba buena dudaba mucho que le contara algunos otros detalles.

- ¡Para la próxima me llevas de bulto! ¡Quiero ver Venecia! -Le conteste eso último de broma, no tenía tiempo para viajes con la uni en el quinto pino- Me alegro que te lo pasaras bien en tu viaje

Cuando mi hermano se alarmó al ver la botella no podía creer lo que dijo... ¿O si? Con lo generoso que era mi amigo/no amigo no pude evitar dudar si era mentira o verdad.

- ¡¿Cuatrocientos queeee?! ¿Estás bromeando? Tienes que estar equivocado.

Pero antes de escuchar su respuesta fui a por el móvil para hablar con el responsable del asunto para escuchar de su boca el precio de la dichosa botellita. Volví a mi asiento y marqué su número, que respondió al cabo de un buen rato cuando creía que ya iba a saltar el contestador automático.

- ¿Se te fue totalmente la cabeza? -Pregunté sin saludar, hablando en japonés como acostumbraba a hablar cuando él y yo estábamos conversando solos para que lo practicara un poco- Me gustaría que me explicaras el porqué de tu nuevo revuelo, si puede ser posible. -No parecía estar enfadado ni su tono era firme, era más bien como si estuviera ya acostumbrado a mis cambios de humor...- ¡El vino que me regalaste! ¿Es cierto que cuesta cuatrocientos euros? -Hubo un pequeño silencio por su parte en el que solo se podía escuchar el ruido de los coches pasar, seguro encajando el porqué sabía el contenido de la caja si por fuera no ponía nada sobre la marca.- Felicidades por haber aprendido algo sobre vinos, me agrada tu descubrimiento Anzai-san. Era un obsequio para que tomaramos juntos una copa como celebración a tu reciente obtenida licencia de conducir. Quería escoger uno especial para el momento ¿Pero por tu tono creo apreciar cierto enojo por mi elección? Tengo que cortar la llamada. Ahora mismo estoy ocupado, salí un momento afuera para atenderte. Me encantaría poderlo discutir tranquilamente después por mensaje o en la universidad, pero ahora mismo me es imposible. -Achiqué los ojos por su desinterés- Qué novedad, siempre estás ocupado ¿No? -Esta vez escuche un leve suspiro y soltó una frase que me dejó con la boca abierta- No se por que no entiendes que esté ocupado. Creo que aún sigues enfadada por no asistir a la fiesta de halloween hace dos meses. Ya perdí la cuenta de cuantas veces me disculpé por no asistir por una emergencia familiar. Disfruto conversar contigo pero disculpa que te lo mencione, tu temperamento sinceramente me confunde todo el tiempo ¿Tienes cuatro años? -Aunque lo dijo de manera calmada fue como veneno todas y cada una de las palabras de soltó por el teléfono- ¡Idiota!

Y colgué. Dejé el móvil encima de la mesa con rostro enojado y me crucé de brazos mirando el aparato. Después miré a mi hermano con rostro indignado. Seguro que escuchó todo porque mi móvil estaba a tope de volumen y a pesar de que no estaba en altavoz tenía un sonido muy alto como para que lo escuchara.

- ¡¿Oíste lo que me dijo?! Será tonto... -Suspiré molesta comiendo un trozo de mi cena- Ah no te expliqué, te resumo... Es un chico de la universidad, me robaron el monedero con los billetes de tren y el dinero y se ofreció a llevarme a casa... Después de eso hicimos amistad, de hecho la única que tengo allí... En halloween me invitó a una fiesta, fui y cuando llegué me llamó diciendo que no iba a poder ir por una emergencia ¿Te suena a excusa, verdad? Aún sigo enfadada pero hablamos a veces cuando nos encontramos al salir de las clases si nos cruzamos... Le dije un día que me aprobé el carnet de conducir y se alegró, asique me regaló esto para celebrar juntos cuando yo quisiera... -Rodé los ojos- Y ahora si que se pasó, ya oíste ¡Me insinuó que si tengo cuatro años! Claire dice que bastante paciencia me tiene el pobrecito que todavía quiere ser amigo mio y ayudarme con los apuntes si no entiendo algo... ¡Incluso dice que me gusta un poco aunque no lo reconozca! En serio se volvió loca ¿A que yo tengo razón en todo  eh? -Puse mi copa vacía más cerca de mi hermano para que me sirviera una copita de vino para acompañar la deliciosa receta que preparé para la ocasión- Déjalo mejor no digas nada no quiero hablar de eso, acabas de llegar y ya andas enterándote de todos los problemas o malentendidos de estos meses que no estuviste...

Suspiré apagando el móvil por si volvía a llamar después. Pues iba a disfrutar si regalo costoso y  "especial" con mi hermano y ya. La cena sería tranquila y encantadora.

- ¿Quieres que te de una vuelta con mi coche nuevo mañana por la tarde? Así ves mis habilidades al volante. ¡Te va a encantar el modelo y mi manejo! Ya me atrevo a ir a la uni conduciéndolo. Di que si anda, o si no te llevo a la fuerza. No se como te llevaría a la fuerza, ya se me ocurrirá algo.

Le saqué la lengua con alegría viendo como servía el zumo de uva. Me puse a pensar las novedades que no sabía Hiro y se me vino a la mente el aspecto de mi cuñada.

- Por cierto, ¿Tu sabes que rayos tiene el batido milagroso de tu novia? Jesús santísimo eso es brujería ¡En cuatro meses hizo algún hechizo extraño y tanto le cambió que tuvo que comprarse ropa nueva porque ya no le cabía de lo "voluptuosa" que está! No lo entiendo. Por una semana entera pensé que iba a tener un sobrino... Ya sabes, las madres se ponen bonitas cuando se embarazan o eso dicen.

Y si, con voluptuosa no me refería a gorda... Sino que ahora tenía curvas y ya no parecía una tabla de planchar, de ahí mi confusión con todo el tema... De hecho, tenía el pecho una talla más grande que yo.... Brujería.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Claire Black el Sáb Mayo 27, 2017 12:29 pm

Hoy volvió mi hombre de su paseo por toda Europa... al principio me enfadé pero le prometí que no iba a vengarme más, dado que solo por joder le corté un pedazo de cabello que le creció todos estos meses. Ahora lo que tenía que hacer era contarle los pequeños detalles de las cosas que no le dije mientras estaba de viaje para no molestarle... Pero eso sería otro día y poco a poco. Para que a mis padres no les pillara de sorpresa lo de Hiro les dije que iba a ir a cenar. Era como mi segunda casa, varios días a la semana iba allí a cenar o comer.

- ¿Cierras tú hoy, por favor? Tengo que ir a cenar a casa de mis padres.

Comenzaría a decirle después de la cena... A papá le costó confiar en Hiro por cosas de padre preocupado, asique cuanto más tardaba en regresar más empeoraba su opinión sobre él. Seguro pensaba que me había dejado abandonada y que tarde o temprano iba a dejarme, como casi todo el mundo me decía. Puro obviamente yo no creía en todas esas habladurías sin sentido, hablábamos todos los días por móvil.
Bueno pues... Cuando en el postre le dije a mi padre que mi novio había vuelto de me hinchó la vena de la cabeza y parecía serie iba a explotar de lo enfadado que estaba. Bueno... Por lo menos no se puso como la primera vez que descubrió que tenía novio.

Al volver a casa aparqué y cogí un taper con las sobras para comer mañana. En la puerta me esperaba mi bebé hermoso y lo cogí en brazos azos dándole muchos besitos en la cabecita.

- ¡Bueenas noches!

Dejé el taper en la nevera y me acerqué a la mesa a ver que andaban cenando... Meh, nada del otro mundo. Me quedé mirando la botella de vino y parecía ser la misma de la caja que le trajo su "amiguito" Tatsuya. Reconocí la botella de vino cara, se la dio su amigo de la uni un día que vino a casa y me lo presentó. Como se notaba que ella le gustaba y la tonta ni cuenta.

- ¿Tu noviecito no se va a poner triste? Que disgusto se va a llevar cuando se de cuenta de que has despreciado su regalo de parejita... Pobrecito de mi cuñado. No se si es tonto o un santo por aguantar tus niñerias.

Ahora que lo pensaba bien ¿Dónde estaba Edo, eh? ¿Habría pasado algo entre aquellos rubios? Parecía que yo lo veía más que ella últimamente cuando nos íbamos a comparar pizzerias nuevas juntos. Al tal Kurosawa ella le veía cinco días a la semana... ¡Mierda quiero saber ese chisme YA! Pero lo primero que tenía que hacer era ordenar algunas cositas en mi cuarto por si Hiro entraba.

- Que tengáis buen provecho.

Besé la mejilla de mi hombre hermoso y tarareando alegremente una canción me metí a mi cuarto.. Como me volví una paranoica le puse cerradura a mi puerta y solo la podía abrir con mi llave.  Justo al cerrar la puerta me puse como loca a ordenar papeles del médico, de apuntes sobre todo lo ocurrido después del accidente, incluso puse en privado algunas cosas en mi ordenador.

- Creo que ya está... Igual echaré otro vistazo.

Dije cerrando las puertas de mi vestidos, pues guardé todos los documentos algunas cajas de zapatos... ¿Quién iba a mirar allí? Pues nadie.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10499
Monedas Monedas : 50747

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Sáb Mayo 27, 2017 4:51 pm

Justo en ese momento regresó Clay, la saludé con una mano mientras que con la otra pinchaba y trocito de pollo y me lo comía. La seguí con la mirada viendo que ponía un taper en la nevera, supongo que cenó en casa de sus padres. Se fijó en la mesa pero no dijo nada de mi pollo, solo observó la botella de vino, que reconoció al instante la botella que me regaló mi conocido japonés. Como no, tenía algo que decir sobre eso y no se le ocurre otra cosa que mencionar que él era mi novio para que mi hermano lo escuchara. ¡Será...!

- Kurosawa no es mi novio - Le dije simplemente con cara molesta al principio cuando mencionó la palabra "noviecito", pero siguió con la retaila y con forme iba hablando iba entendiendo que una vez más la había cagado pero bien... Quitando el detalle de que se refiriera a él como su cuñado que sólo lo decía para molestar un rato, me hizo entender que me había comportado como una tonta- hmm...

Después le pediría disculpas en un mensaje corto... Iba a pensar que era bipolar pero me lo merecía por tener el carácter tan impulsivo. Mejor hacerlo cuando acabara la cena, no quería estropear nada de nada esta noche tan especial. Antes de que Hiro dijera nada sobre el tema para no ponerme más en ridículo opté por cambiar por completo de tema.

- Bueno... ¿Qué andabas contándome? ¡Oh, de la brujería!

Y más brujería aún que la mencionara y regresarse... O simple casualidad de la vida. Y que raro que solo dijera eso y no se quedara un ratito más... Bueno supongo que no quería molestar en la cena de hermanos.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Lun Jun 26, 2017 9:49 pm

A ver, si ella no tenía ni puta idea de que el vino costó eso, ¿de dónde demonios lo había sacado entonces?. Estaba a punto de cuestionar a mi hermana la procedencia de la costosa botella de licor cuando de repente hizo una llamada telefónica que terminaría respondiendo a mi duda inicial, y por supuesto, generándome aún más dudas en el proceso. ¿Quién demonios era ese tipo? ¿Y por qué demonios le dio a la rubia una botella de vino tan cara? Seguro se la quería follar el desgraciado...

Me mantuve totalmente atento a lo que hablaban entre ellos, y como no, si la sorda de mi hermana había puesto a tope el sonido del auricular de su móvil. Así lo escucharía hasta el jodido vecino si estaba pendiente de estas cosas... Y una vez que terminó, colgó la llamada y puso mala cara. - A ver... ¿Quién demonios es este cabrón? ¿Y qué demonios quiere contigo? - solo alcancé a decir cuando la rubia empezó a explicar en detalle donde y como lo había conocido... ¿¡Pero en dónde carajo tiene la cabeza para aceptar ir en el coche de un desconocido!? ¿¡Y lo invitó además a una fiesta de Halloween!? ¡¡Seguro el cabrón solo quiere un polvo!! Como lo vea...

Iba a decir algo sobre todo esto, pero de inmediato me cortó al ver mi ademán de querer hablar. ¡¡Que cojones, a mi también me serviría una jodida copa de vino!!... Así que le serví a ella y también lo hice para mi, tragando de un solo trago todo el contenido de la copa. El vino estaba increíble, todo el tema que lo rodeaba era lo que me comenzaba a dar dolor de cabeza...

- Espera un momento, ¿has dicho coche nuevo? - repliqué a su comentario de "dar un paseo conduciendo". Y por supuesto, no recibí una respuesta sobre ello. ¿¡Qué demonios pasó aquí en los cuatro meses que estuve ausente!?... Y para rematar, en eso apareció mi novia y las cosas se liaron aún más. ¿Qué el puto ese de la llamada telefónica era su novio? Porque por cojones Clay le llamaría "cuñadito" si no existiera esa posibilidad... Ya mi rostro debía ser una puta pintura de la revolución "confusionista", porque no entendía una mierda y todo estaba más enredado que moño de vieja.

¡Yo que sé! Lo único que capté de todo era que su jodido nombre era "Kurosawa" y mi novia acaba de darme un beso en la mejilla para despedirse. ¡Oh!, y que posiblemente mi hermana tiene un novio secreto del que no me había contado... ¿Y de dónde demonios sacó un coche nuevo? ¿¡Qué carajo pasa aquí!?

- Alto, alto. Necesito tiempo para pensar por donde comenzar - le dije mientras me llevaba la mano a la frente y consideraba que sería lo primero de lo que quería hablar. Me jugaré la vida y preguntaré primero por el novio... - Vamos a ver... Aparentemente tienes un novio nuevo, el fulano este "Kurosawa", quien por alguna razón te regaló una botella de vino de cuatrocientos euros para celebrar que sacaste tu carnet de conducir... ¿Acaso también te regaló el automovil nuevo que mencionaste antes? Y si es así, ¿qué carajo hiciste para que te diera ambas cosas? - pregunté lo último mientras arqueaba una ceja. Si, es cierto que estuve ausente cuatro meses y que desde hace tiempo prometí que no me metería en su vida, ¡pero que demonios era todo esto!

Me serví otra copa de vino y me la tomé de golpe de nuevo. El hijo de puta vino estaba delicioso. Tendré que agradecer al desgraciado por el buen licor, y luego le partiré la madre para que aprenda a comportarse con mi hermana, que no es alguna cualquiera que conquistes con regalitos caros...



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Lun Jun 26, 2017 11:31 pm

No estaba por la labor de hablar brujerías ni de brujeríos. Parecía super confundido por todo lo que habíamos soltado Clay y yo por la boca... ¡Pero si tampoco fue para tanto, solo conversabamos! Lo más desconcertante que me dijo fue "¿qué carajo hiciste para que te diera ambas cosas?" o sea...  ¿¿Me estaba llamando buscona o prostituta?? No, no... Seguro solo era por confusión o algo... ¿Cómo va a insinuar que soy una cualquiera?

- Voy a ignorar por completo a la parte de mi cerebro que piensa que me acabas de llamar puta por dar por hecho que hice algo para que Kurosawa me regalara un coche. Mejor haré caso a la otra parte, que me dice que solo estás confundido por tanta información de golpe. A ver, deja que te explique. -Comí otro trocito de pollo- Kurosawa no es mi novio, Clay me molesta con eso pero no es verdad. Él va a la universidad donde estudio. Es el único amigo que tengo en allí, y a veces tomamos juntos el almuerzo en la cafetería cuando nos encontramos. Va un curso por delante de mi. Y cuando tu comes en la misma mesa que alguien, pues se habla y se conoce a esa persona ¿No? Pues eso, así nos hemos hecho amigos. Y los amigos se han regalos cuando hay que celebrar los triunfos del otro, pero como él tiene mucho dinero parece que no le importa el precio a pagar... -Bebí un poquito de vino- Y antes de que digas que solo es un niño rico de mierda mantenido, te informo de que trabaja con su padre ayudándole en su bufete de abogados. Gana dinero honradamente y lo gasta en lo que quiere sin pedirle nada a sus padres.

Con esas aclaraciones no creo que pensara mal de Kurosawa, era todo verdad.

- Y el coche no me lo regaló él, me lo regalaron mis papás por navidad para que no fuera todos los días en tren a otra ciudad. Alguna vez casi pierdo el tren por llegar tarde, he ido incómoda o la gente me ha molestado... Asique tomaron esa decisión.

Mas bien mi madre me había dado a entender que no estaba de acuerdo en que ese fuera el coche, pero mi papi quería lo mejor para su hija como es normal. Ya me quedaba poco pollo en el plato, y... A mi hermano poco vino. Que se lo estaba tomando de golpe, vaya.

- Bueno, te dejaré que me preguntes cosas en vez de llenarte de información de toda un poco. Así no te vuelves medio desquiciado conmigo.

Eso era lo más preferible en ese caso, supongo... Que también mi hermano era la persona más Drama Queen que conocía.  Sonreí contenta por tenerle allí, no estaba enfadada ni nada por el estilo.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Ago 01, 2017 9:58 pm

Resulta entonces que el fulano "Kurosawa" no era su novio después de todo, sino un amigo que había hecho en la universidad en París. Pero mi tranquilidad recién ganada por ese hecho se desvaneció al escuchar que de hecho era un estudiante de leyes que trabajaba con su padre en una firma de abogados, posiblemente uno de esos negocios familiares como el que creó el cabrón de Toshiro en Japón. Como detestaba que mi hermana menor eligiera la carrera de esa maldita serpiente con traje, ¡me jodía en la puta alma!. - Vale. Ahora eso está claro - me limité a decir con rostro más relajado, por mucho que no me gustara esa situación de bufete de abogados...

Ja, que iluso que soy al pensar que el coche se lo había dado un niñato ricachón, ¡claro que no pudo ser así bajo ningún concepto! ¡Tenía que ser el cabrón de Toshiro entrometiéndose una vez más en la vida de la pequeña rubia! No le bastaba al hijo de puta con convencerla para que estudiara leyes, ¡claro que no!. Tenía que meter su maldad reprochable y ganarse la confianza total de su hija con costosos regalos. Desgraciado... - Así que el coche te lo regalaron nuestros... "padres"... - dije en el tono más calmado que salió de mis labios, pero seguro que mi cara ya tenía una mueca de cabreo que daban a entender que no me creía eso de "padres". - ¿Y qué modelo de automovil te compraron, Natzu? - pregunté con curiosidad más inusual que de costumbre. Seguro la puta vibora le dio un Mercedes o un BMW para ganársela.

Preferí tomar otro bocado de la cena, que al estar tan buena por lo menos me calmaría un poco el cabreo. ¿Por qué demonios Toshiro tenía que meterse en los asuntos de mi hermana? ¿No le bastaba con joderme la vida a mi solo? Tengo unos deseos de hacer una visita y partirle la cara una vez más... Me rellené la copa de vino, porque no me acuerdo que demonios pasó con el líquido tinto que antes estaba dentro, y le di un sorbo al mismo. Mierda, si que estaba bueno.

Le miré directamente a los ojos, y esta vez le hice una pregunta con cierto aire de preocupación en mis palabras - ¿Cómo te sientes con la carrera de leyes? ¿Estás contenta con esa decisión? -. No podía sacarme de la cabeza la imagen del desgraciado pelinegro riéndose a nuestras espaldas por su "victoria", tras convencer a su "único" descendiente de seguir sus pasos. Y si es cierto que prometí no meterme en la vida de Natzu, también quería que ella misma decidiera su camino. Puto asco.



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Ago 09, 2017 7:10 pm

Bebí otro poco de vino mientras mi hermano escogía las palabras más correctas para expresarse. Lo sabía porque cada vez que por algún lado mencionara a mi padre o salía algo que tenía que ver con él, mi hermano se ponía más que tenso. Y ahora que tenía más contacto con mi papá era peor... Asique mejor no alargar ese tema demasiado.

- Pues sí, me dijeron que es un regalo de parte de los dos. Ambos escogieron el modelo incluso. Fue toda una sorpresa, pienso que un coche usado también es aceptable pero bueno... Es un regalo no pude elegir. -Era normal que mi hermano no estuviera contento, aunque lo tratara de esconder sabía cuando estaba fingiendo.- ¡Aah no! No te lo voy a decir cuál es, lo tienes que ver tú.

- ¡Bien, me gusta mucho! Si no me gustara no la estaría estudiando. Me parece una carrera muy interesante. Lo pesado es la ida y la vuelta a casa, pero bueno no es el fin del mundo. Creía que me iba a costar más acostumbrarme, pero la adaptación fue fácil la verdad. Tener allí a alguien conocido da confianza, Kurosawa ha sido muy amable conmigo enseñándome la uni, que hacer en la ciudad, dónde hay qué cosa... En definitiva ¡Está todo de diez! No tienes de que preocuparte. Lo estoy estudiando porque quiero, no porque me obliguen.

Sonreí contenta y acabé de cenar, tomando el último sorbo de vino que tenía en la copa. Un tema de conversación nuevo...

- ¿Qué te pareció mi cena de bienvenida? Te recibí bien lindo como te mereces después de haber estado tanto tiempo fuera, seguro echabas de menos mi comida ¡Peeero falta el postre!

Me levanté y llevé a la mesa la caja con la tarta, dos platillos, un cuchillo para tartas y dos cucharas.

- ¡Haz los honores! Pero no me eches mucha, que no quiero cenar de más. No quiero que me siente mal. -Le di muchos besos en la mejilla con cariño y me volví a sentar- ¡Oh! ¿Me trajiste imán para la nevera de algún de los país donde has estado? Hay que personalizarla, esta casi vacía. ¿O me has traído un regalito chiquitito?

Le acerqué el plato para que me sirviera un trozo del rico postre ¡Ñamñam! Estaba deseando probarlo, seguro estaba riquísimo.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Miér Sep 13, 2017 7:30 pm

¡Lo sabía! ¡Ese viejo hijo de puta le compró un coche caro para ganársela una vez más! ¿¡Por qué no va y se muere de una buena vez!? ¡¡¡Así le ahorraría a todo el mundo el trabajo de tener que aguantarlo, malnacido desgraciado!!!... Creo que en esos instantes me estallaría la cabeza de la ira, aunque intentaba que aquel gesto de furia permaneciera solo en mi mente y no en mi rostro... Pero claro que debí estar haciendo una cara de pocos amigos y posible asesinato de progenitores todo el rato...

Preferí mejor concentrarme en la educación de mi hermana menor, y el escuchar que ella se sentía a gusto estudiando la carrera de derecho es reconfortante y al mismo tiempo horripilante. Era increiblemente tranquilizante el hecho de saber que eligió ir por ese camino, pero simultaneamente era una trampa mortal que permitiría al desalmado japonés ejercer mayor poder sobre Natzu. ¡Vaya mierda de dilema se genera al pensar en todo esto!. - Me alegra saber que estás contenta con la carrera que elegiste, Natzu. Y que te está yendo muy bien en la universidad en París. Solo prométeme una cosa: Que seguirás siempre tus decisiones y no las de cualquier otra persona, incluyéndome a mi - dije en el tono de hermano mayor más serio que me salió del corazón. Si, a pesar de mis buenas intenciones, ella tampoco debería seguir al pie de la letra mis palabras. Era mejor si conseguía hacer lo que quisiera, siempre y cuando no arruinara su vida en el proceso.

Justo en ese momento acabé con los últimos bocados de mi cena, y el resto del caro vino que estaba en mi copa. Bueno, mejor en mi estómago antes que el hijo de puta japonés lo usara para emborrachar a mi hermana para hacer de las suyas... ¿Postre? ¡Por un demonio, claro que quiero!. - Si te soy franco, estoy sorprendido. Has mejorado mucho en la cocina en estos cuatro meses. Gracias por la sabrosa y nostálgica comida, Natzu - le dije con una sonrisa alegre en los labios mientras observaba como iba por una tarta a la cocina. ¡Vaya, hasta eso tuvo en mente esa noche!. - Gracias por la bienvenida, hermanita - agradecí una vez que se sentó de nuevo en su lugar.

Tomé el cuchillo para tartas, y como me lo pidió, corté un trozo de tamaño conservador para dárselo a ella. Lo coloqué en uno de los platitos y se lo entregué en las manos. - Hmm... Si, traje varios imanes de nevera para ustedes. Básicamente compré uno por cada sitio en el que estuve, así que tendrán unos diez o poco más para colgar. Yo no necesito ninguno, ya sabes que no me gustan esas cosas - dije mientras me servía mi parte del pastel, también un trozo conservador porque no quería reventar. - Pero, te traje un regalo solo para ti. Espera que lo busco en mi contenedor para la moto - agregué con una sonrisa traviesa en los labios.

Me levanté de mi silla y caminé hasta la cocina. Abrí el compartimento más pequeño del contenedor y saqué un par de cajas. Una de ellas tenía los imanes, y la otra eran los presentes para mi hermana menor: Un llavero de la Torre de Pisa; una mascara italiana muy típica; y un abanico español que adquirí en Madrid. Llevé ambos paquetes conmigo a la mesa, y dejé el de los imanes cerca de mi mientras entregué el otro a la rubia. - Este es para ti. Los imanes están en esta otra, pero primero quiero que abras esa. Me da curiosidad ver tu reacción - dije con tono gracioso, a la expectativa de como recibiría mi regalo.

Mientras le observaba concentrada con el paquete, tomé un trozo de la tarta de fresa y la probé. Carajo, ¡cada día hacía mejor la tarta de mamá! Seguro que ella estaría orgullosa de mi con solo probar un bocado de este manjar dulce.



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Jue Sep 14, 2017 5:43 pm

Como siempre mi hermano estaba preocupado por que mi papá no me metiera cosas en la cabeza. Le saqué la lengua con expresión divertida.

- Ay que bobo... No hace falta que te prometa nada, voy a hacer siempre y punto.

El momento que estaba esperando llegó ¡TARTA! Cogí como una gacela el plato con la flecha que acababa de cortar, pero antes de metermelo en la boca Hiroshi se levantó a traerme mi regalo. Cuando se sentó por fin me metí el cubierto con un trocito del delicioso manjar en la boca.

- ¡¡Queee ricooo!! Voy a secuestrarte para que me hagas más de estos eh. ¡Uno al mes mínimo! ¡Y después de tanto azúcar iremos al dentista y nos dirá que somos unos golosos, obviamente!

Nos comimos el trozo de tarta y justo después pasé a abrir los regalitos que me trajo de sus viajes. Con una sonrisa de niña en navidad abrí la caja con mis regalitos y vi tres bultos dentro, envueltos en distintos papel de regalo.

- ¿Tres regalos para mi sola? ¡¡Ay que bien!! -Dije ilusionada abriendo el primero que fue una máscara veneciana muy bonita, que me puse al instante. - ¿Cómo me queda? -Estaba tan ilusionada que dejé la máscara encima de la mesa y abrí de inmediato un regalo alargado, lo que me encontré fue un abanico azul con muchas flores de colores. Me explicó que lo consiguió en España. - "¡Muy bueno!" -Exclamé en español, haciéndome aire delicadamente para no despeinarme. Miré detenidamente todos los detalles del objeto en cuestión, que estaba pintado a mano- ¡Que bonito se ve el abanico! Lo usaré cuando el aire acondicionado se rompa-Me hizo mucha gracia el último regalo y el más pequeño, un llevero de una adorable torre de pisa en miniatura con una chapita que decía "I ❤ Italy" - ¡Que bien, para las llaves de mi coche! Me encantaron tus regalos, gracias hermano.

Abrí la otra caja , viendo una montonera de imanes para nevera de todas formas y tamaños. Fui mirándolos uno a uno y haciéndole preguntas sobre cada lugar en concreto. Cuando terminamos de comer el trozo de pastel me levanté y comencé a pegarlos todos esparcidos por la nevera. Lo achuché dándole muchos besos en ambas mejillas con mucho cariño por los regalazos que nos hizo. Fui a dejar la máscara y el abanico en mi habitación para que no destropearan allí, quería conservar muy bien mis pertenencias personales. Le pedí que me metiera las llaves del coche en el llavero nuevo mientras yo iba a por mi abrigo y mi bolso.

- Si te quieres llevar después el vino que queda, te lo doy.

Pusimos los cubiertos, platos y copas en el lavavajillas y salimos a la calle en busca de mi coche, que se hallaba en otra calle cercana a la casa. Fui corriendo al híbrido rojo y apreté el botón del mano para abrir el coche. Era muy cantoso un vehículo así en medio de coches de gente básica ¿Y qué le hago si solo hay un aparcamiento en casa? Debería alquilar un garaje para meter mi coche porque si no quizá alguna mañana me encuentre algo desagradable como jn robo por ejemplo.

- Mira ¡Es este! - Dije contenta, abriendo la puerta del copiloto del Toyota Prius 2016 que salió tan solo unos meses atrás- Aunque solo sea una vez ¿Te quieres montar para dar un paseo? - - Si no quieres no pasa nada, no quiero que te montes y te sientas incómodo... ¿Pero a que si quieres?

Pregunté sonriendole. Con lo especialito que era mi hermano con respecto a mi padre quizás no quisiera montarse... O quizás por compromiso aceptaba.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Sáb Sep 16, 2017 5:38 pm

Habían cosas que nunca cambiaban, como el hecho de que mi hermana menor era una golosa en lo que a postres se refiere. Para que negar que siempre me gustó prepararlos para que ella los comiera. Claro que, luego le eché de casa y por un largo rato no me aceptaba ningún tipo de ofrecimiento que le hacía... Normal, supongo. Me alegra que esos días ya quedaron en el pasado, y solo como un recuerdo para el olvido. Por otra parte, Natzu había mejorado mucho su actitud acerca de la vida, así que eso me tranquilizaba. A pesar de ser mal hermano, algo logré...

Cuando empezó a ver sus regalos, se colocó la máscara y me preguntó como le quedaba - Molto benne! - respondí con una sonrisa traviesa en los labios. Había aprendido un par de frases y palabras en mi estadía en Italia en las vacaciones... Al verle jugar con el abanico y hablar algo de español, simplemente dije divertido - "Esa señorita elegante con su abanico. Muy coqueta" -. También aprendí algo de español fuera de las cuatro palabras que sabía antes de mi paseo por el país ibérico. El llavero también fue de su agrado, así que por una vez hice un buen trabajo trayéndole esos presentes. - Me alegra que te gustara todo, hermana - mencioné complacido de todo. Un nuevo bocado a la tarta me trajo aún más felicidad en ese momento.

Al ver el montón de imanes para la nevera, empezó a preguntarme cosas sobre cada lugar. Con gusto le fui explicando mis descubrimientos en cada ciudad, y varias cosas divertidas que hice allí. Se pasó un buen rato escuchándome, y antes de que me diera cuenta ya me había acabado el trozo de tarta que me serví mucho antes. Recibí gustoso el abrazo y los besos fraternales, y le regalé una sonrisa de alegría en todo momento.

Mientras le ayudaba a meter todo en el lavavajillas, me ofreció el vino caro que quedaba, y como no, de inmediato lo acepté - Con el permiso de tu amiguito de la universidad, me lo llevaré conmigo - dije divertido. Y luego de aquello salimos a la calle porque mi hermana quería enseñarme el coche que el compró el hijo de puta de nuestro progenitor. Al verlo, di gracias que al menos no era un Porsche o un BMW, que eran automóviles super costosos y demasiado llamativos para una chica de su edad. Aún así, el Toyota Prius era un coche que costaba cerca de treinta mil euros. - Así que un Toyota Prius, y modelo 2017, si no me equivoco. Nada mal, nada mal - mencioné analítico, intentando evitar sonar demasiado apático o cabreado en el proceso. No quería bajo ningún concepto hacer sentir mal a Natzu.

Cuando me preguntó si quería subir al coche para un paseo, por un leve instante dudé en responder. Pero al final de todo, decidí aceptar su oferta, solo porque era ella quien me lo pedía. - Vale. Demos un paseo. Así podré ver como la señorita Natzumi se comporta al volante de un coche. Además, seguro me llevarás a algún lugar interesante - respondí con una sonrisa de medio lado. El coche le pertenecía a ella, y aunque el hijo de puta se lo compró para ganarse su confianza y afecto, la rubia no tenía la culpa de eso. Al menos eso me dije para convencerme a subir al Prius...

Tomé asiento en el lado del pasajero, y me coloqué el cinturón de seguridad de inmediato. - Dime que no podrás música alocada como lo hace Clay. Solo espero que no pilles nunca esa mala costumbre - bromeé mientras le miraba al rostro. Ahora que lo pensaba, ¿cuándo aprendió a conducir Natzu?. Nunca me dijo que le enseñara, y de hecho, tampoco le vi tomar clases. Supongo que lo haría durante de mi ausencia... - ¿Quién te enseñó a conducir, hermana? - acabé preguntando para salir de mis dudas.



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Dom Sep 17, 2017 6:32 pm

¡Hacía un frío en la calle que no podía soportar ir sin guantes! Puse bien los espejos, que siempre los cerraba cuando aparcaba el coche por si algún gracioso le diera un golpe y me lo rompía. Corriendo me metí en el coche y me acomodé poniéndome el cinturón de seguridad.

- Tengo mucha música, ya veras. La puedo poner desde el móvil con el Bluetooth y puedo carcarlo incluso, así el móvil no s me queda sin batería. -Mientras sacaba de mi bolso el móvil me preguntó quién me enseñó a conducir. - Pues el instructor de la autoescuela ¿Recuerdas que te dije que me saqué todo a la primera?  Aunque de nada me sirve los que aprendí de las marchas, este coche no tiene esa palanca.

Lance el bolso al asiento de atrás. Le di al botón de encendido al lado del volante y el coche se encendió. La pantalla central se iluminó con una animación y una musiquita. Lo primero que hice fue poner la calefacción porque el coche estaba helado por el ambiente de la calle y luego dejé mi móvil encima de un lector para cargado. Active el bluetooth y desde el panel táctil puse una canción al azar del grupo favorito de mi hermano.

- Me descargué música que te gusta para ponerla cuando te subieras al coche. Y además puedes poner las que tu quieras, te doy permiso. No como cierta novia tuya que no deja tocar ni la ruedita del sonido.

Manejé el volante como la seda saliendo de la calle donde vivíamos, era muy silencioso aunque en esos momentos no, ya que llevaba power metal como banda sonora. Tarareé un poco el inicio de la canción pues esa era la canción que más me agradaba de todas las que ese grupo tenía. Algunos trozos me sabía de ciertas canciones a causa de que cuando vivía con mi hermano a veces las ponía.

-♪ ♫ I am facing the truth I got to change the way I live ♪ ♫ can't go on this way the price is too high to pay ♪ ♫ after the rain I feel the sun ♪ ♫ see how I run to my destiny ♪ ♫

Dimos un paseo tranquilo yendo por las calles de Sweet Valley, propuse la idea de pasear por la playa pero hacía demasiado frío para meter los pies en la orilla. Llamamos a Clay para saber si quería algo de comida rápida y nos pidió un helado de esos de dulce de leche que van con su tapita del Burguer King ¿En invierno? Loca. Al obtener el helado que por cierto: estuvimos más de un cuarto de hora esperando, porque el coche de delante no sabía que diablos pedir... por los gritos que pegaba andaba discutiendo con su mujer por si comprarle a sus niños pequeños menú normal pequeño o menú infantil. Y luego la mujer se puso a preguntarle al muchacho del megáfono cuantas calorías tenía cada hamburguesa y patatas y tonterías así. Por lo menos estuvimos entretenidos ese rato charlando y viendo que botón hacía qué en la pantalla táctil del coche.

Poco más podíamos hacer a la hora que era, ya que estaban los comercios cerrados. Y como no teníamos ni pizca de ganas de comer o beber algo más, volvimos al sitio donde tenía aparcado el coche anteriormente.

- ¿Qué te parecieron mis dotes de conductora? ¿Conduzco bien? ¿Y la música fue de tu agrado?

Cogí mi bolso del asiento trasero, metí el móvil y apagué el coche, cerrándolo cuando salimos. Cerré los espejos y me quejé del frío, por eso fuimos corriendo a casa. Hogar dulce hogar en cuanto llegamos nos dio la bienvenida el ambiente cálido de la casita lumière. Fui a dejar mi abrigo y mi bolso a mi cuarto cuando Clay salió en pijama de unicornio a por su dichoso helado, lo cogió y nos dio las gracias. Besó a mi hermano y al poco se perdió por el pasillo, no sin antes darle una nalgada.

- ¡Tengo que enseñarte una cosa muy chuli! -Dije tomando a mi hermano del brazo- ¿Te acuerdas del compañero de casa que vivía aquí antes de llegar yo? Pues teníamos sus cosas en el ático. Se comunicó con Kenichi y le dijo que no volvería y podía vender sus cosas ¡Que sorpresa cuando descubrimos que tenia muchas cosas costosas! Una televisión, guitarra, móviles, impresora, tablet, iPod, ordenador, cartas de esas de anime de colección, comics... No nos quedamos con nada. Lo que no vendimos lo mandamos a reciclar y la ropa la dimos a la iglesia para los necesitados.

Le llevé en frente de la habitación de invitados, que pasó de ser una sala que no entraba nadie a ser una de las más bonitas de la casa. Puse la mano en la manilla y abrí la puerta. Encendí la luz y se iluminó la sala en donde teníamos mi piano en el centro. Una habitación hermosa, era la favorita de nuestras mascotas ¡Hasta Yuki de venía al escucharme tocar!

- ¿A que está bonita? Compramos las cosas en ikea... Aunque solo íbamos a mirar un par de cosas terminamos por comprar toda la habitación, el aseo de este cuarto y del mio, algunas cosas nuevas para la habitación de lavado y colchones nuevos. -Me senté en la banqueta del piano y le miré.- ¿Tocamos un ratito?

Hacia milenios que no tocaba el piano a duo con mi hermano y me hacía mucha ilusión. Salió mi conejito de debajo de un cojín del sofá azul y se acercó dando saltitos a mi hermano.

toyota prius 2017 en rojo:


primera canción:
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Oct 10, 2017 8:58 pm

- Claro, el instructor de la autoescuela que era un viejo verde, ya lo recuerdo... Aunque, debo darle crédito por enseñarte a conducir con transmisión manual desde el principio. Te será útil un día de estos, ya verás... - agregué tras escuchar su respuesta a mi pregunta previa. Honestamente a veces no sé en donde tengo la cabeza. Quizás solo sea por el hecho de que recién regresé a la vida cotidiana luego de cuatro meses de vacaciones.

Vaya sorpresa, ¡me dejarán elegir la música por primera vez en un coche que no conduzco!. - Ni te cuento que la última vez que intenté cambiar el volumen, me llevé un manotón en el dorso de la mano. No sé como demonios se dio cuenta de lo que intenté hacer mientras bailaba y conducía al mismo tiempo... - me quejé de inmediato tras las palabras de mi hermana. Clay era muy excéntrica para algunas cosas, e incluso ni siquiera a mi me dejaba interferir en esos temas. Busqué en la compilación de música de Natzu a Stratovarius, posiblemente mi grupo favorito de rock progresivo, y le di a play a uno de sus discos.

Dimos un paseo por las calles de la ciudad, y la verdad es que no podía quejarme de la forma de conducir de mi hermana menor, pues era bastante impecable salvo pequeños detalles que corregirá sola con el tiempo. Cuando mencionó la playa, casi de inmediato negué la afirmación. Como tocaramos el agua, nos daba hipotermia... Así que tan solo seguimos dando vueltas por allí, hasta que a Natzu se le ocurrió preguntarle a Clay si quería algo, y ella pidió un helado de dulce de leche. Con tal no sea un antojo por estar embarazada o algo, porque joder, un helado con el frío que hace es de locos... Y tras un rato de espera largo por el puto postre, regresamos a casa.

Aunque pensé que a lo mejor la rubia tendría problemas con el aparcado del coche, la verdad es que lo hizo muy bien. Así que, a sus preguntas curiosas, respondí con una sonrisa complacida - No tengo ninguna queja sobre tu conducción, ni tampoco sobre la música. Lo has hecho muy bien, Natzu. Y el coche, está muy bien para ti -. Bueno, un poco excesivo de coste, pero se veía muy confiable y seguro, cosa a la que le daba mayor importancia en lo personal que al propio precio de venta.

Finalmente entramos a su casa, y vaya que no había considerado lo fría que estaría la noche. Pero al menos fui recibido por un misterioso unicornio corta rollo que tomó su helado y de paso me dio un beso y una nalgada. En serio, si quisiera darme un mensaje más contradictorio que ese, no podría conseguirlo... Pero bueno, me enfoqué en las palabras de mi hermana, quien me llevó a una misteriosa habitación que nunca vi en esta casa, explicándome durante el camino el origen de la misma. - Pues se lo tiene merecido. Por lo que me dijo Clay, los trató muy mal. Así que fue buena idea vender todo lo que dejó en venganza - mencioné con malicia.

Cuando finalmente abrió la puerta, una habitación de aspecto bastante costoso apareció frente a mis ojos, y un curioso objeto que hace tiempo que no veía. Tras la explicación de como terminó aquel decorado de esa manera, solo me limité a decir con una sonrisa de medio lado - Pues ciertamente se excedieron un poco con la decoración, pero me gusta -. Y justo después de ello, me preguntó si quería tocar algo junto a ella. - Seguro que ya ni te acuerdas de la canción, así que tendremos que repasarla - respondí en tono juguetón, tomando asiento del lado correspondiente.

Como era típico de mi parte, empecé a tocar los primeros tonos de una de las composiciones que nuestra madre nos enseñó a tocar juntos: La marcha militar de Schubert. Si es cierto que yo era bueno en el piano, no podía ni acercarme a la habilidad de Natzu. De hecho, estaba seguro que fallé varias de las notas durante nuestro mini concierto. Pero aun así sonreía como un niño pequeño, casi tan libre y alegre como en el pasado, cuando mamá nos observaba a ambos tocar el piano.

Cuando al fin acabamos la composición, miré a mi hermana y le dije con tono alegre - Vaya, vaya. Aunque te has dedicado a tus estudios en la universidad, no has perdido ese talento tuyo para el piano. Estoy impresionado, la verdad -. Luego de que respondiera a mi halago, agregué con una risilla divertida - Yo, en cambio, me equivoqué en varias notas y sonaron raras -. Normal, si teníamos en cuenta que ya no contaba con un piano para practicar como antes lo hacía.

Canción de duo:



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Mar Oct 10, 2017 10:38 pm

Disfruté el momento con el piano sonriendo como una chiquilla, claro que cada vez que notaba que mi hermano se equivocaba de nota me entraba una risilla traviesa.

- Graaaacias, siempre practico cuando tengo un ratito libre para mi. Cuando quieras puedes entrar a tocar tu también, al fin y al cabo tienes llaves de la casa. -Al momento se escucharon rasgueos en la puerta y el maullido inconfundible de Chess. Me levanté de la butaca y abrí para que los inseparables Caramelo y Chess entraran uno detrás de otro. - ¡Hola preciosos! Vieron que volvió Hiro de sus vacaciones. -Ronroneando mi gatito se subió a las piernas de Hiro buscando cariños, mientras que el conejito color claro se quedó  olisqueando sus pantalones- Ya vengo, esperenme aquí los tres. Es solo un momentito de nada.

Fui a mi cuarto y abrí mi armario, cogiendo del fondo una pequeña caja azul pastel con un lazo azul marino perfectamente atado. Volví a la habitación del piano y cerré la puerta, sentándome esta vez en el sofá. Le hice una seña para que se sentara a mi lado, y cuando lo hizo le puse la caja en las manos. Subí a Caramelo a mis rodillas, ya que me estaba pidiendo que lo hiciera y Chess se subió al respaldo del sofá.

- Toma, este es tu regalo de navidad. Seguro que te va a gustar mucho mucho ¡Ábrelo venga!  

Dentro iba un portaretrato con una fotografía preciosa de ambos, que alguien nos tomó en mi cumpleaños del año pasado... Era muy especial porque salíamos los dos juntos con sonrisas después de la recuperación de mi brazo y mi pierna, un soplo de aire fresco en esos meses de locura en el hospital. Seguro que le hacía mucha ilusión por el hecho de que iba a reemplazar un hueco vacío en el salón de su casa que una vez con violencia dejé...
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1082
Monedas Monedas : 8179

Volver arriba Ir abajo

Re: Cena de bienvenida [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Oct 10, 2017 11:14 pm

Pues bueno, aparentemente toqué tan mal que me han dado permiso de entrar a la habitación cuando yo quiera y usar el piano a placer. - Venga, te tomo la palabra. Así que la próxima vez que toquemos, lo haré mejor que tu para variar - mencioné como el hermano más competitivo entre ambos. Pero nuestra conversación se vio interrumpida por las dos mascotas de Natzu, el gato Cheshire y el conejo Caramelo. Como siempre, el minino saltó hacia mis piernas y buscó caricias de mi parte. Era un malcriado ese gato gris - Hola Chess. Te gustan mucho los mimos, ¿no es así malcriado? - le dije con tono sereno. Y claro, sentí al curioso animal canela olisqueando mis pantalones. - Ven aquí, bola de pelos. ¡A que tu también me extrañaste! - dije mientras le acariciaba con mi mano libre.

En eso que me entretuve con los animales, mi hermana volvió a la habitación con una misteriosa caja celeste en las manos. La curiosidad me llevó a ir hasta el sofá, y al escuchar sus palabras, pues solo se generó un deseo de abrir mi regalo. - ¡Vaya! ¡Hoy estás llena de sorpresas!. Si me dices que tienes una botella de whiskey de veintiún años escondida, serás la mejor hermana de la historia - bromeé divertido mientras me deshacía de la caja para ver el contenido. La sorpresa que me llevé al ver la foto en un portarretrato fue una muy agradable.

- Gracias Natzu. No tenía ninguna foto actual de nosotros dos, y está irá de maravilla con la que tengo de cuando éramos adolescentes. Gracias, pequeña - le dije en un tono sincero y tranquilo, quizás uno que casi nadie estaba acostumbrado a escucharme por una u otra razón. Y por supuesto, le di un beso tierno en la frente a la chica rubia, un gesto de cariño que nunca le negaría a una parte importante de mi vida.

Y como ya me estaba poniendo sentimental, simplemente dije impulsivamente - Venga, toquemos otra canción juntos. Esta vez lo haré mejor que tu -. Me levanté de la silla y fui hasta la banca del piano, esperando a que Natzu también se acercara. Coloqué mientras tanto el portarretrato sobre el piano, sonriendo ante la foto. Aunque por un par de momentos en esta vida ambos nos llegamos a separar, siempre me encargaría de estar presente en la vida de mi hermana, cuidando esa alegría que le caracteriza.

Y entre risas y picardía, comenzamos a tocar juntos la siguiente composición, trayendo de nuevo esos lindos recuerdos del pasado y formando unos nuevos para el futuro.



Badass Man:


:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4205
Monedas Monedas : 27845

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.