Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

▬ This is (NOT) hope/despair, Nagito.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

▬ This is (NOT) hope/despair, Nagito.

Mensaje por Kaworu Nagisa el Miér Sep 28, 2016 1:30 am

◣Jabberwock— Island◥
Jabberwock Island ➤ Tiempo: ???



Alguna parte aislada en el barco.
Si tendría que describir el lugar en dos palabras probablemente las ganadoras serían: frío y duro. Era breve pero sumamente eficaz para dar a entender que no estaba cómodo, ¿y quién sí lo estaría? Toda pared que le rodeaba era metálica y podía ver sin problemas los tornillos donde se conectaban una tras otra, por supuesto que el mismo material y estar sobre el agua no funcionaba para que fuera cálido y la idea de calefacción estaba muy lejos de ser una posibilidad. Una ventana, eso era lo único que poseía para ver otro escenario distinto ya que la puerta estaba cerrada por fuera incapacitando cualquier intento de escape, aunque, ¿cómo iba a ser eso posible? habría que ser suicida o extremadamente positivo si creyeras que a mar abierto podrías llegar solo nadando hasta ver tierra, además de que el porcentaje dependiendo de que te encuentres solo o en mala compañía nada más incrementa los problemas, ¡bien por ti si lograste cruzar el mar! ahora intenta sobrevivir sin cumplir necesidades básicas—. Pero, bien dicen que la esperanza es lo último en morir... —Las palabras iban por supuesto nada más que para sí mismo, la poca luz que había no revelaba aún la identidad del intruso, ¿o acaso era al revés y él era el intruso? Un hombre delgado y de colores apagados, incluso podría decir que le recordaba a su mismo reflejo en cierta forma. No estaba seguro de si siempre había estado allí o quizá en un instante en el que estuviera inconsciente llegó, al menos debería agradecer a esa pequeña ventanilla por aquél momento de iluminación, literal—. ¿Acaso soy yo la visita o lo eres tú? —de forma pacifica se comunicó, demasiado relajado para la situación, que, incluso con su comentario hacía el contrario daba referencia a que estaba algo perdido en cuanto a qué hacía allí, simplemente que su tono y lenguaje corporal creaba una contradicción extraña con sus palabras.


Francia, Sweet Valley.
El día había amanecido un poco frío, luego de haber estado lloviendo toda la noche anterior era de esperarse, seguro que el sol haría su aparición más tarde pero por ahora no tenía tiempo de enfocarse en las cuestiones climáticas de la ciudad. Había recibido una llamada "especial", NERV tenía planes nuevos, planes que lo requerían como si él se tratase de un simple juguete, no iba a decir que no estaba acostumbrado, no iba a decir que le importaba, simplemente era molesto en ocasiones. Tenía la seguridad en que no seria algo que pondría en peligro la vida de Shinji que no iba a estar presente, eso le aliviaba en gran medida, tampoco estarían las otras tres humanas que eran técnicamente sus compañeras y eso no era realmente relevante, ¿entonces iba solo? No, no, no. La negatividad no le contestaba enteramente más el hecho de que efectivamente iba a tener a alguien consigo; "¿Nagito Komaeda?", leyó el nombre en voz alta cuanto vio los datos acerca de la persona con la que iba a tratar, su nombre en sí era como una broma al ser tan similar y no sólo eso, la apariencia también, hacía que la situación fuera muy inusual y eso que aún ni lo tenía frente suyo. Lo que necesitaba saber estaba allí, ni más ni menos, un poco innecesario si hubiera sabido lo que le esperaba...

No le era necesario empacar nada, su viaje en avión esperaba que fuera lo suficientemente veloz para no sentir tanto el tiempo. Lo único que pensó en llevar como equipaje era una mochila que bien podría irse consigo en su asiento predeterminado: unos auriculares para estar escuchando la música que quisiera cuando quisiera, celular, algunos libros y hasta un PSP. De bocadillos tenía dos barritas que dicen quitar el hambre y ser deliciosas y una botella de agua, porque por experiencia sabe que la comida de allí suele saber peor que lo que él llevaba. Eso era todo, ¿ropa? ¿aseo personal? ¿dinero? El último sólo cumplía con ser lo suficiente para pagar lo que le llevaría a hacer las cosas que se le asignasen en una conveniente tarjeta de crédito, pero tampoco le prohibían gastar en sus intereses personales, igual y estaban acostumbrados a esperar que el albino no estaba muy interesado en lo material y si lo estaba había seguramente una razón muy especifica para ello por lo que no causaba una molestia. Durmió un poco y su viaje por fin acabó, lo estaban esperando y efectivamente sí le comentaron luego de que dijera que no traía nada más que esa mochila con escasas cosas que no iba a ser necesario y ya le proveerían lo que necesitase. En serio que si no conociera para esas alturas cómo trabajaban y su personalidad fuera otra ya podrían considerarlo una persona furiosa.


Alguna parte aislada en el barco.
De a poco sentía que iba recuperando su memoria y qué hacía allí, recordaba a ese sujeto, sí, ¡que inclusive sus nombres eran parecidos! Entonces los dos estarían en la misma situación, no podía asegurarlo ya que sus recuerdos seguían algo retorcidos y no sabía a qué se debía pero seguro que era parte del plan, bien podría haber firmado que vendía sus órganos a consciencia y estar ahora experimentando un "arrepentimiento" al no saber qué ocurría—. Komaeda Nagito-kun, ¿verdad? Mi nombre es Nagisa Kaworu, puedes llamarme solamente Kaworu —debido a que pronuncio el apellido del otro antes que su nombre como harían en Japón, hizo lo mismo con su nombre esperando que entendiese—. No sé si ya te habrían hablando de mí o siquiera si tienes constancia de qué está ocurriendo, sólo creí que era una buena idea presentarme, ya que, al parecer somos los únicos aquí —le dedico una pequeña sonrisa que bien podría no ser visible o de serlo y dada la situación podría sacar a las personas de sus casillas en la forma de "¿por qué estás siendo así si ves lo que está pasando?". Las olas chocaban y podían sentirse en repetidas ocasiones el movimiento de no sólo el piso, todo lo que los rodeaba, la forma en que los estaban tratando era asemejarse más a que si fueran ganado o quizá algunos convictos siendo trasladados a sus respectivos reclusorios.
avatar
Kaworu Nagisa



Mensajes Mensajes : 1174
Monedas Monedas : 255

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ This is (NOT) hope/despair, Nagito.

Mensaje por Nagito Komaeda el Lun Mayo 29, 2017 6:39 am

Francamente hablando, no era una sorpresa para él hallarse en completa oscuridad respecto a una situación. Tal vez le gustaría saber por qué el dicho debía ser tan literal en ese momento, pero tampoco podía quejarse demasiado, hasta hubiera admitido tener una buena siesta si la superficie donde se apoyaba su esquelética anatomía no se sintiera como concreto duro. Al abrir los ojos notó que había una ventana que apenas dejaba entrever un poco de luz, y cualquier otro individuo atrapado con él como compañía resultaría más interesante que enfocarse en su propio dolor muscular. ¿Dónde estaba? No creía tener pista alguna, pero la sonrisa débil que el otro muchacho le ofreció bastó para que le devolviera el gesto, con mayor entusiasmo que el desconocido—. Ah, ¡no tengo ni la menor idea! —soltó como una exclamación feliz, casi histérica. Pero su tono no delataba ningún rastro de pánico, por el contrario, de inmediato se había inclinado hacia adelante, mirando con atención a los orbes rojizos que lograba distinguir en la poca cantidad de luz presente. Aquél se veía blanco como un fantasma, y no dudaba que incluso le resultaría interesante la compañía de uno si se diera el caso, pero dudaba que su suerte llegara a ser tan conveniente para cumplirle un capricho insignificante.

Entonces, ¿cuál era la historia de esos dos desconocidos que despertaron casualmente juntos en la misma habitación cerrada? Sin duda que el escenario era al menos un poco sugestivo, pero cuando llegaban a su cabeza destellos fugaces de memoria se encontraba incluso más desorientado que en el principio, parecido a tener un montón de piezas de rompecabezas dispersas por doquier, sin la oportunidad de ponerlas juntas. El nombre de NERV le era ligeramente familiar, pero quizá sólo porque lo habría visto superficialmente en una lectura casual. Se rascó la cabeza, encogiéndose mentalmente de hombros, decidiendo sin más miramientos que seguramente su suerte le había seleccionado para algún evento peculiar en esa circunstancia. ¿Un secuestro, un espectáculo? Le llegaban muchos escenarios a la cabeza, pero la tranquilidad temporal que emanaba la bodega le ayudaba a dar por sentado que nada de eso era importante en ese momento. La leve oscilación del movimiento le indicaban que se trataba de un barco, y tal vez sería bastante apropiado catalogarse a sí mismo como equipaje considerando las condiciones en las que habían despertado. No es que hubiera una mejor categoría donde cabría una basura como él, pero, ¿no era un poco desconsiderado para cualquiera que fuese su acompañante? Era ridículo, la urgencia de disculparse cuando el otro ni siquiera entendería que estar a su lado de por sí era una causa de posible calamidad.

¡Pero! No valdría la pena comunicar ese pensamiento, ¿verdad? Al menos, hasta que encontraran una forma de salir de allí. Pestañeó, volviendo a considerar sus acciones, ¿se supone que tenían que salir de ahí siquiera? ¿Estaban bajo las órdenes de alguien? Se preguntaba si alguno de sus cuestionamientos tendrían valor legítimo, pero hasta entonces, se iba a limitar a dejarlos pulular en su cabeza. Nuevamente, fue su compañero de cabellos blancos el primero en hablar, y de repente se sintió como si hubieran olvidado la presencia uno del otro por un instante breve. Sus facciones se trasformaron una vez más en una sonrisa radiante—. ¡Mucho gusto, Kaworu! Aunque tengo la necesidad de preguntar cómo sabes mi nombre —terminó, trasformando su expresión en una sonrisa algo torpe, incluso rascándose el costado de la mejilla con nerviosismo. Se cruzó de brazos, manteniendo su cuerpo sentado en el suelo de metal para evitar tambalearse con el resto de los objetos dejados a su suerte allí—. ¿Somos equipaje? ¿Pasajeros? Tal vez me golpee muy fuerte la cabeza al subir aquí —se lamentó, aunque todavía sonaba el leve tono bromista en su oración, lo estaba considerando en serio. Aunque sería la primera vez que sufría un verdadero caso de amnesia, al menos sería algo novedoso en su lista.

Lamentablemente no traía nada consigo que podría ser usado como un indicador útil, ni siquiera un teléfono móvil o un simple reloj. Aunque no le extrañaba que sus bolsillos estuvieran llenos de pelusas, era su estado habitual. Se vio en la penosa necesidad de voltear en dirección al otro por información, sintiéndose apenas culpable de depender de su amabilidad, mayormente se sentía curioso de por qué el extraño era amable en absoluto—. ¿Estamos rumbo a algún sitio específico o...? —dejó la frase sin terminar, como de repente se escuchó un crujido bastante fuerte, y un remezón que les hizo tambalearse incluso desde su lugar seguro en el suelo. Una caja de madera pasó justo a su lado por centímetros, que si no se hubiera tropezado para caer más cerca del otro muchacho lo habría aplastado poco elegantemente—. Wow, eso es peligroso —acotó, riendo. De la nada ninguna de sus preguntas tenían más sentido en su cabeza, y se sentía más que dichoso por eso—. ¡Sería la primera vez que estoy en un barco que se hunde! —celebró, con rastro de emoción que cualquiera en su misma situación habría de considerar inapropiada. A él no le importaba demasiado—. ¿Qué hay de ti? No creo que despertar en la bodega de un bote sea una afición recurrente —bromeó de buen humor.
avatar
Nagito Komaeda



Mensajes Mensajes : 546
Monedas Monedas : 2594

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ This is (NOT) hope/despair, Nagito.

Mensaje por Kaworu Nagisa el Sáb Jun 24, 2017 2:10 pm

El escenario en sí era poco o nada atractivo, podría decirse que estaba casi vació sin contar con las presencias de los dos albinos, de hecho hubiera sido preferible a que aún quedasen objetos que bien podrías encontrar en una bodega; ¿Estaban en una? Una en su versión flotante, adaptada al barco, obvio. Al percatarse a tiempo de que tenía compañía le cuestionó de forma algo redada, fácilmente evitable de haber utilizado otras palabras al crearla y si bien podría ser respondida con el mismo halo que presumía poseía, el contrario optó por lo simple en vez de complicarse demasiado, su respuesta además estaba llena de vigor. Nuevamente considerando la situación en la que se encontraban actualmente y que declaró no saber nada, esa no era la reacción natural que esperaría de un lilim. Se encontraba ya interesado en ese espécimen en frente suyo, en esa escena en la que pasase nuevamente los rayos de luz y fijasen sus ojos rojizos era apropiado porque juraría que se encontrarían brillando cual serie que gusta hacer uso y exagerar tales elementos—. Entiendo —asintió sin ninguna pizca de lamento, solamente comprensión. Es verdad que el otro no sabía cómo es que estaba allí y eso era sumamente despistado en un nivel de competencia internacional, pero lo mismo ocurría de momento y vagamente con el ángel. No tenía nada que discutirle y aún si lo tuviera su reacción no sería muy ajena a por la que estaba optando en ese preciso instante.

Se presentó como si estuviera una reunión cualquiera y no un posible secuestro, tal vez seria una posibilidad de evaluar si no fuera por el hecho de que poco a poco comenzaba a recordar el cómo, por qué y qué debía hacer. Calmado. No le causaba ninguna prisa en realidad y el fracaso o la victoria en lo que se refería a su trabajo le era muy ajeno a lo que él deseaba. El ser efectivo y obtener buenos resultados la mayor parte del tiempo era sólo porque se le daba de manera innata, no porque en realidad se estuviese esforzando por el bien de NERV o SEELE—. Entonces posees esa clase de dudas —no se sintió decepcionado, en realidad se sonrió bastante feliz, como si estuviera presenciando algo adorable que no podía causarle nada más que ternura. Desearía haber podido contestar todas esas preguntas que le hacía una tras otra sin darse una pausa lo suficiente extensa, pero aún si se la diera sería incapaz de lograr acabar con su curiosidad justificada, pero la peculiar forma alegre en la que se expresaba el otro no era ahora lo que le tenía al borde del asiento (hablando retoricamente), era eso que en la primera vez que respondió no fue suficiente para poder decidirse hasta ahora que lo estaba realizando sin compasión: El hablar. Kaworu en estos instantes se encontraba encantado por tal voz que resonaba armoniosa en sus adentros como si fuera una hermosa melodía compuesta tan sólo para él, un pensamiento demasiado impropio por su parte al ser alguien que se caracteriza por no estar interesado genuinamente en nada.

Antes de lograr dedicarle unas palabras o que esté culminase con todo aquello que le acongojaba, una caja pasó, logró ser evadida por fortuna. Toda hazaña, era un milagro que no hubiera siquiera llegado a dañarse porque no se necesitaba conocimientos extensos de física, ni siquiera los básicos. Un poco de sentido común te hablaría de cómo un objeto pesado siento azotado de forma tan fuerte te dejaría cuando menos unos huesos rotos en caso de caerte encima. Gracias a ello tenía a la persona que todavía estaba en el catalogo de simple conocido por nombre, más cercas, tanto que podía apreciar mejor aún sus colores cuando la luz tocaba la ventana, pero aún estando todo tenue hacía el esfuerzo por verlo y apreciar que su cabello se desteñía en un rosado sutil o que sus ojos verdosos parecían más apagados que el recuerdo de la naturaleza. Ambas manos, diestra y siniestra se colocaron respectivamente en los costados del rostro de el sujeto llamado Nagito. Más que tocar sus mejillas, eran sus pulgares los que tocaban parte del rostro, dejando el espacio para que sus orejas quedasen libres para escuchar mientras que los dedos sobrantes se hundían en sus cabellos. De momento se encontraba más entretenido y fascinado en estarle observando de tan cercas estando allí la oportunidad en lugar de responder o halagar su suerte—. Supongo, pero tú también estás aquí conmigo sin recordar nada, ¿no es así? —asumía darle una contestación al hecho de despertar en una bodega, intentando dar a entender que sus situaciones no variaban demasiado, claro que no explicarse adecuadamente y recibir una queja al respecto era algo que entendería, porque aceptaba que esa no era la conversación que tenía en mente de momento, no la que quería. Hablarle más personal era su tirada—: Oh. No, por favor no dejes de estarme hablando —le miró con suplicio, su petición no era una broma—, tu voz es tan deleitable y al tenerte tan cercas yo... —se detuvo al son que dejó de tocarlo. Retomar su charla requería de una pausa que aclarase su mente para re-elegir sus palabras más "sabiamente"—. Discúlpame. No puedo decirte demasiado puesto que ahora mismo yo tampoco tengo mi memoria del todo limpia. Además... Me desconcierta, no, creo que me causa una satisfacción extraña el estarte escuchando —para el ángel podría sonar totalmente aceptable, pero seguramente alguno que otro tomaría sus frases sinceras y sin filtro como acoso, que ciertamente lo era pero él no lo veía así—. Es preciosa.
avatar
Kaworu Nagisa



Mensajes Mensajes : 1174
Monedas Monedas : 255

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ This is (NOT) hope/despair, Nagito.

Mensaje por Nagito Komaeda el Dom Oct 01, 2017 8:21 am

¿Cómo se podía explicar la situación? Asumir que simplemente había pasado era lo más sencillo, después de todo, ¿qué sentido tenía esforzarse en recordar algo que no cambiaría sus circunstancias actuales? Aunque resultaba cierto que, como a todos los seres humanos, le abordaba un profundo sentimiento de curiosidad, no iba más allá de eso: las ansias caprichosas de saber qué sucede a su alrededor. Por el contrario, su reacción a despertar en un lugar aparentemente aleatorio no afectaba en mayor medida su semblante de perpetuo optimismo. No se creía en la necesidad de entrar en pánico, y francamente tampoco habría comprendido a cualquier polizón como él que lo hiciera. Afortunadamente, el extraño que amablemente le había señalado su presencia parecía compartir su pensamiento. No le cuestionó nada más, aceptando su exclamación de desamparo como algo completamente normal. Entonces se habían quedado en silencio, probablemente cada quien reorganizando sus propios pensamientos sobre el entorno actual: era un barco, no era difícil adivinarlo. Un vehículo en movimiento que les estaba llevando por un rumbo desconocido por un motivo incierto, sin posibilidad de salir ni de comunicarse con el exterior. Seguramente una maravillosa manera de empezar su semana.

De forma relativa, el instante de silencios fue bastante fugaz a comparación. Su cabeza tenía una forma de trabajar más que extraña, luego del instante de calma aparente los pensamientos frenéticos fueron acumulándose, listos para salir atropelladamente en forma de preguntas. Cualquier cuestionamiento que considerase digno de vocalizar, esperando que su discurso medio-extendido no hubiera molestado a su compañero de equipaje—. Supongo que no puedo evitarlo. Parte de la situación es interesante —se encogió de hombros, como si el contrario le hubiera acusado de un crimen, pero aún así no le diera suficiente peso. Pese a ello, su sonrisa afable y el brillo de sus ojos no se apartó en ningún momento de la mirada ajena, como si buscara examinarlo entre la oscuridad y los destellos de luz que apenas les permitían ver. ¿No se trataba de una vista maravillosa? Sólo un par de siluetas blancas evaluándose en la oscuridad. Aún se preguntaba cómo la suerte se las había arreglado para llevarse hasta ese escenario, pero al parecer aquella tendría otros planes. Sólo esperaba que su casi muerte luego del remesón del barco y la caja que casi acaba de aplastarle los huesos no fueran una clase de advertencia para dejar de ser entrometido (porque no creía poder evitarlo incluso así). El accidente los había colocado más juntos, y como el contrario rápidamente aprovechó la escasa distancia para colocar ambas manos alrededor de su rostro, no tuvo la necesidad de preguntar si acaso el contacto le resultaba desagradable.

No pudo más que sonreír, observándole atentamente con la misma dicha que un cachorro que recibe una caricia de su dueño. Como si el hecho de ser tocado por otro ser humano le fuera increíblemente impresionante, la gente tendía a evadirlo tener contacto con él, después de todo—. Ha de tratarse de un caso de amnesia contagioso —medio en serio y medio bromeando, no descartaba la idea por completo, difícilmente sería lo más extraño que había acontecido en su existencia, ¿verdad? No le incordiaba la cercanía ajena, pero eso podría tratarse de más bien un sesgo cognitivo más que confianza en la intimidad. Pero sucedió lo inesperado, una mueca de confusión se instaló en sus facciones tan pronto Kaworu continuó hablando, cambiando el tema casi radicalmente—. ¿Mi voz? —repitió, estando casi seguro que debió escuchar mal. ¡Aquello era hilarante! Y probablemente arruinaría un poco la solemnidad de la escena al carcajearse demasiado fuerte, pero era de esa clase de impulsos que no controlaba—. Debes ser la primera persona que me dice algo como eso. Sí, definitivamente es interesante —tan rápido como había venido, su aparente histeria se había calmado en la calma alegre de sus sonrisas—. Es que, ¡la gente opina lo contrario todo el tiempo! —sintió la necesidad de explicarse, y era cierto, tenía una tendencia a divagar. No es que una basura como él mereciera ser escuchada, pero que llegara la oportunidad incluso se sentía agradable: con seguridad se trababa de la suerte que compensaba la situación del barco, no podía tratarse de otra cosa—. ¿Y qué quieres hacer? —preguntó, casi de forma casual, como si estuvieran en otro lugar y menos en una bodega en medio del mar—. ¿Explorar, forzar la cerradura?
avatar
Nagito Komaeda



Mensajes Mensajes : 546
Monedas Monedas : 2594

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.