Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por Mijaíl Bjedov el Sáb Sep 24, 2016 8:18 am


No era un día como cualquiera, era un día cálido que inspiraba a salir a disfrutar del aire fresco, a estirar las piernas en un largo paseo y un millón de cosas más. Mijaíl se encontraba más tranquilo, luego de haber regresado de un viaje semanas atrás se encontraba como si hubiera purificado su alma. Era extraño pero ver de nuevo a su padre había cerrado un capítulo de su vida y ahora podía hacer lo que quisiera sin pensar en nada. Mentira. Se estaba engañando, la bomba que había lanzado su padre le seguía dando vueltas en la cabeza y realmente sólo buscaba algo para distraerse con tal de evitar caer en la locura.

Una visita a la playa parecía lo más adecuado, quizás podría meterse al mar o recostarse sobre la arena, alquilar alguna tabla de surf...ésa última idea le resultó más interesante. Sabía que cerca de la playa alquilaban tablas e incluso daban clases. Sí, esa sería su actividad en todo el día, con suerte podría conseguir olvidarse de todo.

Se acercó a la pequeña casa de playa, adornada con tablas de todos colores y modelos, lo atendió un hombre de piel morena, con una sonrisa típica de comercial y le enseñó las tablas que estaban para alquiler. Mijaíl le hizo varias preguntas una vez que eligió la que utilizaría, quería saber todo sobre el surf. El hombre le habló de técnicas, de récords mundiales, de famosos y hasta de los torneos locales. Aquello se volvió una meta para el rubio, siempre hacía algo similar cuando necesitaba mantenerse ocupado y en esta ocasión sería practicar surf hasta volverse tan bueno como para competir.

El hombre le asignó un entrenador, un joven de cabello castaño, ojos celestes, esbelta, atractiva a los ojos del ruso, razón de más para continuar las clases. Le fue entregado el traje para surfear, e inmediatamente se dirigió a uno de los vestidores del lugar. Claro, jamás hubiera imaginado que alguien más estaría utilizando aquel sitio, ya que tenía la mente en otro lado. Corrió la cortina y sorpresivamente se encontró con otra persona dentro, era una fortuna que estuviese con la ropa puesta de otro modo el rubio se habría encontrado incapaz de reaccionar.

-Disculpa no pensé que estaba ocupado - se disculpó con una sonrisa amable, llevándose una mano hacia la nuca, se sintió algo apenado por la extraña situación, y no quería ser tomado por un degenerado. Los accidentes pasan, y esta vez le tocó a él. -Debí preguntar...-las palabras quedaron en el aire porque no supo que otra cosa decir, rara vez le pasaba eso pero honestamente podía notar que estaba hablando por hablar, no tenía motivos para continuar la conversación y temía que pudiera estar perturbando a la otra persona. Se rascó la cabeza e ingresó al vestidor sin decir otra palabra.
avatar
Mijaíl Bjedov



Mensajes Mensajes : 120
Monedas Monedas : 720

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por María José Domínguez el Lun Sep 26, 2016 6:15 am

Libre de escuela, y sin entrenamiento programado, la joven mexicana daba de vueltas en el departamento, sin saber qué hacer. Se supone que ese era su día “libre”, lo usaría para “descansar”, pero no tenía ni la más mínima intención de hacerlo. Cualquiera hubiera dicho que parecía león enjaulado, no duraba ni 5 minutos en un lugar; y esto, estaba exasperando a uno de sus amigos, quien no dudo en regañarle. Temiendo que Majo y Blanche terminaran peleados, Alan optó por interferir, llamando la atención de la morena. – ¿Acompañarte a la veterinaria? –realmente la idea no parecía atraerle mucho, pero el quedarse en casa a discutir con su amigo, tampoco le agradaba mucho; y para colmo de males, los ojitos llorosos de cachorrito que el rubio le mostraba, pudieron mermar cualquier excusa.

El simple hecho de bajar del auto, haría creer que la chica se lanzaría al suelo gritando “¡Tierra!”, pues el sentimiento de pánico que la manejaba, se mostraba no solo en su cara, también en la temblorina de su cuerpo.
– ¡Alan! ¡¿Qué te he dicho de manejar así?! –le riñó al instante que le escuchó poner la alarma al auto. El joven solo se limitaba a escudarse tras el coche, esperando que su amiga no le lanzara el zapato, o fuera tras él, con la clara intención de darle un coscorrón. Para sorpresa del estadounidense, la xalapeña solo se limitó a soltar un suspiro, volteando a admirar el lugar. Seguía pensando que esa “excursión” sería aburrida. ¿Por qué había aceptado en ir? La cara suplicante del chico no había sido lo único; la promesa del mar había llamado por completo su interés. Sin embargo, el rubio no había llevado maleta alguna. Él estaría ocupado, ayudando en el hospital veterinario. –Bien, entonces nos veremos después –se despidió María, comenzando a caminar en dirección a la playa, convenientemente ubicada al otro lado de la calle.

El sentir la arena bajo sus pies, le daba una agradable sensación de melancolía; a pesar de no ser la primera vez que vive en otro país que no fuera el natal, la única diferencia era que sus padres no estaban allí. Sacudió su cabeza, tratando de alejar de su cabeza aquellos pensamientos.
–La próxima, trataré de traer a esos dos –pensó con resolución, mirando a su alrededor. Inicialmente, planeaba en solo nadar, pero al ver a unos cuantos surfistas, sintió como el corazón se le aceleraba. Sin demorar un segundo más, buscó un lugar donde rentar una tabla de surf. En el pequeño local, le ofrecieron también un pequeño vestidor, para que pudiera ponerse ropa más “acorde” a la actividad. Sin esperar una segunda “orden”, entró al vestidor,¿; dejó su pequeña maleta en el suelo, y justo cuando comenzaba a alzar su playera, la cortina se abrió inesperadamente.

Ante ella, un chico mucho más alto que ella, visiblemente perplejo. Marijó volvió a bajar su playera, escondiendo lo poco que había mostrado de su abdomen, pero sin apartar la mirada de aquellos ojos celestes.
–Tranquilo, no pasa nada –una sonrisa felina apareció en su rostro, claramente divertida ante la reacción del chico. Cualquier otra chica hubiera comenzado a gritar, lanzándole cosas a la persona que se había atrevido a abrir la cortina de su vestidor; Candela no era una de ellas, pequeñas ventajas de crecer jugando con tus primos, y prácticamente, estar todo el tiempo con dos chicos. –Es fácil confiarse cuando son cortinas y no puertas, ¿verdad? –continuó, guiñándole un ojo para que el chico se relajara un poco. Muchas veces le habían reñido por sentirse tan normal en situaciones como esta, pero una se acostumbra, cuando tus dos mejores amigos entran a tu habitación sin siquiera molestarse en tocar.
avatar
María José Domínguez



Mensajes Mensajes : 47
Monedas Monedas : 1020

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por Mijaíl Bjedov el Vie Ene 13, 2017 3:59 am

-Exacto. Demasiado fácil. De nuevo, lo siento - Sonrió una vez más, un poco más relajado pero al mismo tiempo confundido ante la respuesta inesperadamente positiva de la joven que estaba en el vestidor. El rubio fue hacia el vestidor contiguo, esperando no tener la misma suerte que con el primero. Tuvo éxito y no perdíó tiempo en cambiarse de ropa. la cual guardó en la mochila y salió listo para preguntar donde podía dejar sus cosas antes de comenzar. Una vez que recibió las indicaciones necesarias, salió con la tabla de surf bajo el brazo  hacia la playa, y la atractiva entrenadora hizo su aparición, él le sonrió lleno de confianza, no iba a desperdiciar oportunidad hasta obtener al menos su número. Y de hecho, no dudaba que así sería.

- Es más ajustado de lo que pensé, pero bueno. - fue lo primero que dijo cuando estuvo frente a ella. La mujer parecía acostumbrada a comentarios similares así que se limitó a sonreír. - ¿Y bien? ¿Ya empezamos? -preguntó al ver que no avanzaba hacia el mar. La esbelta y atractiva entrenadora respondió serenamente que estaba esperando a otra persona antes de  comenzar, para ayudarlo un poco más y así entrar en confianza con la tabla. Mijaíl no ocultó su sorpresa al descubrir que se trataba de la misma joven del incidente en el vestidor.

Parecía que era una regla o algo similar del lugar para demostrar el espíritu deportivo (no tan competitivo) en el surf y su forma de enseñanza/aprendizaje, juntar en grupos de dos o más personas. Al menos eso era lo que el rubio había entendido de la explicación de aquella entrenadora, pero claro, se distraía en cada detalle de su rostro cuando le hablaba. "Ahora sí, vamos" dijo ella y él sólo asintió, en el fondo deseando haber entendido algo. Miró de reojo a la chica del vestidor, por lo menos habían quedado en buenos términos.

-Soy Mijaíl - se presentó a la chica, creyendo que era lo más adecuado, también para dejar a un lado el pasado y comenzar de nuevo. Si la juzgaba por su respuesta anterior podía deducir fácilmente que era una muchacha diferente a las que conocía y eso llamaba su atención. -¿Sabes surfear? -le preguntó luego de que la entrenadora les indicara posicionar la tabla en el agua y cómo debían colocarse sobre la misma. Por cómo lo hacía ella parecía ser lo más sencillo del mundo, pero comenzaba a creer que no era de ese modo.
avatar
Mijaíl Bjedov



Mensajes Mensajes : 120
Monedas Monedas : 720

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por María José Domínguez el Dom Ene 29, 2017 10:51 pm

Volvió a cerrar la cortina, esta vez, asegurándose de dejar alguna “señal” de que el vestidor estaba siendo ocupado. Al terminar de vestirse, guardó sus cosas en la maleta, y justo como había hecho al inicio, fue hasta el local, donde una de las dependientas accedió amablemente a guardar la maleta de la morena. Cerró la puerta del casillero, y se colgó al cuello la pequeña llave que le habían entregado. Al momento en que le entregaron la tabla, el dependiente del lugar, le habló sobre unas clases de surf; a lo que la morena, no tardó en responder con entusiasmo. Luego de las indicaciones necesarias, Marijó se encaminó a la playa, casi corriendo, para no hacer esperar a la entrenadora. –Bien, nunca está de más repasar lo básico –pensaba con diversión, mientras aminoraba el paso.

Sus ojos se abrieron momentáneamente con sorpresa, al ver aquel rostro “familiar”.
–María José. Puedes llamarme como te sea más sencillo –respondió la morena con una leve risa. Siguió a la entrenadora y a Mijaíl hasta el agua, siguiendo las indicaciones de la chica. Con agilidad, logró subirse a la tabla, feliz de aún recordar cómo hacerlo. –Sí… un poco. La verdad, es que hace tiempo que no lo intento –a pesar de que en su voz lograba percibirse una total seguridad, la realidad era otra. De la nada, empezó a reír. Aún recordaba la vez que intentó arrastrar a Alan y a Blanche, al mar, con la esperanza de que los tres aprendieran a surfear; al final, había terminado en un desastre. –Solo necesito repasar lo básico –añadió una vez se calmó.

La instructora comenzó la explicación. Y mientras escuchaba a la chica hablar, procedió a revisar que la correa de su pie estuviera sujeta correctamente; alzó el pulgar en señal de aprobación, mientras la muchacha revisaba la correa de Mijaíl. Una vez seguros en ese punto, siguió con las indicaciones que más le interesaban: el braceo inicial. Imitó a la chica, recostándose en la tabla de surf, moviendo sus brazos sobre el agua.
–Bien, intentaremos un poco el remar, ¿de acuerdo? –indicó con una sonrisa, digna de comercial. La instructora colocó su tabla, de forma que le diera la espalda a sus alumnos, y recostada, comenzó a remar. – ¿Listo, chico? –preguntó Marijó, siguiendo a la instructora.
avatar
María José Domínguez



Mensajes Mensajes : 47
Monedas Monedas : 1020

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por Mijaíl Bjedov el Mar Abr 25, 2017 9:57 pm

Ante la respuesta ajena empezó a sentirse como un tonto, probablemente haría el rídiculo y eso no era lo que tenía en mente. Pero bueno, ¿siempre se debía empezar por algo, no? O algo así le había dicho su hermano una vez. Al no poder recordar con exactitud se sintió aún más inútil. Pero su espíritu competitivo era más fuerte así que sabía que tenía que conseguir surfear como fuera, así se diera la cara contra el mar un millón de veces.

Las instrucciones le aburrieron después de un rato, ¿cuándo podrían adentrarse más al mar y surfear sobre una ola gigante?  De modo automático hizo todo lo que la instructora indicaba, lo cual le salía bastante bien, para no tener idea de nada Mijaíl creía que realmente estaba dando lo mejor de sí mismo. Pero al siguiente paso se sintió un poco confundido, más por la pregunta de María que por la nueva indicación.

-Nací listo - respondió tratando de no mostrarse débil comenzando a moverse para estar a la par de la morena y mirarla con gesto desafiante. Había nacido listo para lo que sea, no estaba tan seguro cuál sería el resultado en cuanto al surf pero intentarlo ciertamente era la parte divertida. Guiado por sus propias motivaciones se adelantó hacia donde estaba la instructora, y cuando vio una pequeña ola acercándose se puso de pie para hacer su primer intento, el cual falló miserablemente porque se adelantó y perdió el equilibrio al instante, cayendo de espaldas. -Estoy bien - dijo sacando su cabeza del agua, la cual aun no era tan profunda, no perdió tiempo e inmediatamente fue a buscar la tabla que se estaba alejando.
avatar
Mijaíl Bjedov



Mensajes Mensajes : 120
Monedas Monedas : 720

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por María José Domínguez el Dom Abr 30, 2017 5:12 am

Una sonrisa ladina apareció en su rostro al escuchar la respuesta del rubio. No esperaba semejante cambio de actitud respecto al chico. Pero no le importaba, es más, le agradaba sentir aunque fuera un poco de competencia. Y a pesar de todo, se sentía un poco tramposa al tener ya experiencia en el surf; claro está, no era una experta, aún se consideraba una principiante. La chica comenzó a dar unas indicaciones más, pero el sonido del mar no la deja escuchar bien. Siguiendo a Mijaíl, se acercó a la instructora. –Lo siento, ¿podría repetir lo que dijo? –pidió algo apenada, pues le molestaba tener que repetir cosas, o hacer que los demás lo hicieran. No dijo ni un par de palabras, cuando ambas chicas notaron como Mijaíl se adelantaba a ellas.

La mexicana logró notar la preocupación en el rostro de la instructora, y no fue hasta que dirigió la mirada a su compañero de clase, que pudo entender la angustia de la otra mujer.
–Oh oh –murmuró por lo bajo, encogiéndose un poco al ver caer al chico. Ambas féminas se miraron algo asustadas, y comenzaron a remar hasta donde habían visto por última vez al chico. La instructora, soltó un suspiro de alivio: su alumno no había sufrido ningún accidente. Por su parte, Candela tenía una ligera expresión de reproche; su “lado maternal”, como lo llamaban sus amigos, había salido a flote. Pero tan pronto como abrió la boca para regañar al rubio, volvió a cerrarla. –Apenas lo conozco, no tengo derecho a decirle algo –volvió a sentarse en la tabla, enderezando la espalda, en un intento de calmarse.

Sus pies comenzaron a mecerse bajo el agua, y cuando se dio cuenta, ya había avanzado. Ante semejante descubrimiento, comenzó a reír; algo bueno, pues pudo sentir como el aire alrededor de todos comenzó a relajarse luego de aquel pequeño susto.
–Antes de lanzarse a una ola, elijan el punto a donde se dirigirán. Mantengan la vista en ese punto –comenzó con otra “lección” la instructora. – ¡Oh, recuerdo para qué! –exclamó Marijó, algo emocionada. –Eso ayuda a ver corrientes que nos puedan mover, ¿no? –la chica le sonrió a la morena, a modo de afirmación. La mexicana llevó su mano a la barbilla. –Supongo que eso ayudó a que cayeras. Una corriente oculta debió arrastrarte –mencionó, dirigiéndose a Mijaíl, no muy convencida de sus palabras.
avatar
María José Domínguez



Mensajes Mensajes : 47
Monedas Monedas : 1020

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por Mijaíl Bjedov el Lun Mayo 29, 2017 8:18 am

Que había hecho el ridículo de eso no había dudas, de que le importaba seguramente que no. Aunque a decir verdad, sí le importaba. Él siempre quería verse bien ante los ojos de alguna fémina que cautivara su atención como aquella instructora, pero ciertamente si seguía así no conseguiría más que una palmadita en la espalda y un hasta nunca. Odiaba verse como un perdedor. Pero se distraía fácilmente como para prestar atención a las indicaciones de la bella instructora, tal vez debía esforzarse un poco más.Por fortuna, la otra chica, María, parecía estar al tanto de todo, el hecho de que de vez en cuando hiciera algún comentario al respecto de lo que decía la instructora le servía de mucha ayuda al rubio.

-Sí, eso debió ser - afirmó el rubio con una sonrisa, sin saber muy bien que estaba afirmando pero solo quería quedar bien. -Bueno, ¿dónde estan esas olas monstruosas? ¿ya llegamos a ese paso? - preguntó, ansioso como un niño que tiene todo el patio de juegos para sí mismo. Estaba sentado sobre la tabla, los pies bajo el agua, intentó descender pero al poner tocar el fondo sintió un pinchazo fuerte. Se quedó petrificado, no dijo ni una palabra hasta que se dio cuenta que podía ser un calambre o tal vez algo peor. Miró a la instructora, ya había quedado bastante mal con ese fallido intento anterior y no quería quedar como un debilucho tonto cuando claramente no lo era. De modo que miró a María José, le hizo todas las señas posibles, no quería hablar porque la instructora se iba a percatar de que algo andaba mal.

Apretó los labios, le lanzó varias miradas que mostraban advertencia, pasaba de fijar sus ojos sobre el rostro ajeno intentado guiarla hacia el problema. Pero no parecían entenderse, o las señas de Mijaíl eran demasiado confusas. Finalmente, resignado se volvió hacia la orilla, se dejó caer en la arena para descubrir un corte en su pie izquierdo. ¿De qué? No tenía ni idea, pero estaba seguro que lo averiguaría porque la instructora se dirigía hacia él. "Genial" pensó algo irritado, pero luego se dio cuenta de que tal vez podía sacar ventaja con ese pequeño accidente. "Genial" pensó de nuevo, mucho más animado.
avatar
Mijaíl Bjedov



Mensajes Mensajes : 120
Monedas Monedas : 720

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por María José Domínguez el Dom Jun 25, 2017 4:26 am

Como pudo, volvió a acercarse a Mijaíl y a la instructora; ambas se miraron divertidas ante la insistencia del rubio, pues apenas había sido partícipe de un incidente, y ya estaba más que dispuesto a lanzarse al mar por más. Y debía a admitirlo, tenía agallas, pero eso no evitaba que la mexicana pusiera en tela de juicio el actuar de su compañero de “clase”. La instructora continuó hablando, dando algunos consejos sobre qué hacer tal o tal situación. Pero toda la atención de la morena, fue absorbida por las señas de Mijaíl. Sus manos se movían con cierto frenesí, señalando a todos lados. Cande no podía entender para nada lo que el chico quería, y en más de una ocasión, señaló a la instructora, solo para recibir negativas de parte del chico. Ladeó la cabeza, arqueando una ceja, dando a entender que no entendía nada de lo que el chico le quería decir.

Lo único que logró “percibir”, fue que por nada del mundo, debía indicarle a la muchacha sobre el extraño comportamiento de Mijaíl. Sin embargo, Marijó tuvo que sonreír algo exagerado al notar que la instructora “recordó” que no estaba sola. Por el rabillo del ojo, notó como el rubio comenzó a alejarse, aunque se veía un poco extraño. Por su parte, la instructora se veía más que emocionada por querer continuar su clase. Lamentablemente, notó con rapidez la ausencia del chico, preguntándole a la morena por él.
–Creo… creo que regresó a la playa –contestó, no muy segura de si debía delatarlo o no. La mirada de la instructora se dirigió a la arena, justo a tiempo para que ambas notaran como Mijaíl se dejaba caer en la orilla. Luego de unos segundos, María José, recibió la orden de regresar a la playa, pues como instructora, no podía dejarla allí, a su merced, aunque ya “supiera” surfear.

Tablas en mano, se acercaron al rubio, para saber que pasaba. Mientras la entrenadora revisaba que todo estuviera bien con el chico, Marijó se limitó a enterrar verticalmente su tabla, para así, volverse al par con el que estaba. La mexicana observaba con cierta burla la escena, pues la pobre muchacha no sabía qué hacer.
– ¿Está muy profunda la herida? –preguntó, acuclillándose al lado de ambos. No le pareció buena idea dejar a la mujer comerse la cabeza por ello. Y como si un botón hubiera sido activado en ella, se aseguró de revisar bien la herida, tal como Cande sugirió sutilmente.
avatar
María José Domínguez



Mensajes Mensajes : 47
Monedas Monedas : 1020

Volver arriba Ir abajo

Re: Surf, dare to suffer {Priv. María José D.}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.