Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Una cena de tres [Privado]

Ir abajo

Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Lun Sep 19, 2016 10:35 pm

Me encontraba delante de un restaurante que parecía bastante caro que no conocía de antes. No solía ir por este tipo de restaurantes estaban fuera de mi presupuesto totalmente. Creo que con lo que se iba a gastar Tatsuya Kurosawa esa noche en mi cena tendría para la comida de un mes. Oh ¿Quién es Tatsuya Kurosawa? Un muchacho que iba dos cursos más adelantados que yo en la universidad donde estudiaba fuera de Sweet Valley. Era muy costosa y me la pagaba mi padre, que me convenció estudiar derecho y no iba a permitir que entrara a cualquier universidad. Total, tuve que comprar un bono para el tren y viajar todos los días ida y vuelta. Llevaba dos semanas de viajes hasta que esta misma mañana justo al salir de la universidad él se me acercó para preguntarme qué hora era y justo cuando abrí el bolso para mirarla en el celular alguien me tiró del bolso, mi monedero cayó al suelo y el ratero se fue corriendo ¡Menos mal que no tenía demasiado dinero dentro! Pero si que dentro llevaba el bono de tren y si no fuera porque se disculpó mil veces y se ofreció a llevarme a Sweet Valley tenía que haber avisado a Clay para que viniera a por mi. Tatsuya no parecía mala persona, era el típico estereotipo japonés cool frío, callado, alto, bien vestido, muy inteligente que no es demasiado jovial que digamos. Todos los alumnos que habían estudiando eran de familias adineradas, no había ninguna excepción asique no me sorprendió ver que tenía un cochazo super caro, que al buscar la marca por pura curiosidad vi que costaba 28.000 gigantes eurazos. Sí, me monté en un coche de un desconocido, no lo pensé bien fue en un acto desesperado... Menos mal que no resultó ser mal tipo, incluso me invitó a cenar como disculpa por algo que no fue su culpa.

Acordamos el lugar y una hora en particular, las 20:00. Me enteré por mi hermano al preguntarle el nombre del restaurante que era un sitio francés con menú bastante caro. Carísimo. Al querer saber la razón de mi pregunta, no le di demasiadas explicaciones, solo una verdad a medias. Que me intentaron robar mientras hablaba con el chico, me defendió y como se sintió mal por eso me iba a invitar a cenar. No quería que me regañara por aceptar montarme en el coche de un total desconocido... Hasta le dije el nombre del muchacho para que se quedara más tranquilo. Bueno, como no quería ponerme algo "normal" para ir a ese lugar me puse un vestido rojo con unas medidas negras, un collar y unos tacones negros con algo de plataforma para no de tan bajita al lado de él. Me pinté los labios con un labial mate color melocotón oscuro de esos que dice que dura muchas horas sin correrse que costó bien caro. Para hacer la prueba de que no se corría fui a la cocina, tome un vaso, lo llené con agua y me puse a beberlo. En ese momento llegó Clay con Kenichi y me vieron. Menuda casualidad ¡Ronda de preguntas seguro!

- ¡Vaya, es la primera vez que te veo arreglada tan guapa! ¡Pero mira si hasta pareces una niña riquilla! -Me quedé mirándola con una ceja elevada y se rió de mi- ¿Dónde vas con Edo? ¿Por fin vais a una cita bien romántica?

- No voy a ninguna cita romántica... y no voy con Ed. -Le respondí y ella me miró atentamente con confusión. Supongo que porque mencioné que Edward no estaba en mis planes por primera vez cuando me ponía bonita- Voy con "Don perfecto" a cenar.

Dejé el vaso en el fregadero, tomé el pequelo bolso de mano que preparé con algunas cosas y escuché "¿¡Quién mierda es Don perfecto!?" preguntó a Kenichi toda desconcertada mientras cerraba la puerta. Salí una hora antes con el móvil en la mano siguiendo el GPS, pues estaba algo lejos y no iba tampoco a correr con ese tipo de zapatos. Llegué frente al restaurante quince minutos antes de la hora acordada. Cuando pasaron unos cinco minutos miré hacia un lado, pues estaba de espaldas y ¡Vi a Ed en la otra acera!

- ¡¡Eeeeeeeeedwaaard!!

Le llamé dando un gran grito, haciendo que todos se fijaran en mi con desaprobación. Sonriente al notar que me reconoció, le hice un gesto con la mano para que cruzara la calle. Cuando le tuve en frente, como siempre con alegría le di un beso en la mejilla.

- ¡Hola Ed! ¿Te gusta mi vestido? -Le dije dando una vuelta sobre mi misma para que me viera entera para saber su opinión. Solíamos hablar un ratito todos los días por menajes, ahora menos pues empecé la universidad y cuando tenía wifi yo estaba en clases o a veces en el tren medio dormida- ¡Me alegro mucho de verte! Hace una semana justa que no nos vemos ¡Tenemos que contarnos cosas, tengo bastantes! Oh, yo estoy aquí porque me invitaron a cenar.

Le conté la historia completa de porqué estaba en ese lugar tan caro y justo apareció el japonés. Escuché mi apellido y me giré, viendo a mi acompañante bien peinado, vestido con traje y corbata roja. Incluso olía genial.

- Buenas noches, Anzai-san.

- ¡Buenas noches Kurosawa!

Antes de que pudiera presentarle a Edward se presentó él mismo, dándose después un apretón de manos. Me daba tristeza despedirme de Ed para entrar a darme un festín,pero para mi sorpresa Kurosawa le invitó a cenar.

- Me gustaría que nos acompañara a cenar, Bertinelli-san. Será todo un honor conocerle mejor.

Sonreí de oreja a oreja deseando que Ed aceptara su invitación ¡Que bien! Aunque también no se si sería un problema, parecía que era por reservación... Pero visto que nos dieron una para hoy mismo no creo que les importe que haya una persona más en la mesa. Puse las manos en forma de rezo para simular un "¡por favor!" a mi amigo rubio para que aceptara.

cosas:
Tipo xD http://www.zerochan.net/859720

Ropita de Natzumi
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17619

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Ene 31, 2017 10:21 pm

Bueno, la época de las faldas empezaba a irse gracias a la llegada del odioso otoño. ¡Oh, como detesto que se lleven las faldas veraniegas de esa manera tan cruel para la vista!... Pero bueno, no había pasado un mal verano a pesar de que todo el mundo llevara zapatillas deportivas o chanclas, otra razón más para odiar el puto verano... Espera, ¿en qué estaba? Ah si, pude hacer más dinero que el verano pasado, así que andaba más relajado que de costumbre, dando un paseo por una zona muy popular del centro de Sweet Valley, la calle comercial en donde estaban los más finos restaurantes de toda la ciudad. Era el lugar perfecto para pillar clientes rápidamente... Bueno, no precisamente estaba entonces dando un paseo, ¡pero hay que ver la vida con alegría, hombre!

Tras atender a un franchute de pelo engominado, me dispuse a buscar a mi siguiente cliente, cuando de repente escuché una voz muy familiar que me llamaba desde un lugar cercano. Giré la cabeza en busca del origen del sonido, y vaya vaya, encontré a mi hermosa amiga rubia Natzumi allí. Y joder, si que iba guapa el día de hoy. ¡Gracias dichoso otoño por regalarme esta vista!

Sonreí en respuesta a su seña, y no perdí el tiempo para cruzar la calle y encontrarme con la preciosa chica cara a cara. - Hola Umi. ¿A dónde vas tan arreglada y linda? - le saludé antes del beso en la mejilla que siempre acostumbrabamos a darnos al vernos. Y claro, me preguntó que opinaba acerca de como se veía actualemente. - Vorrei mangiare tutto - respondí moviendo mis cejas de forma pícara, ya que sabía que la rubia entendía un poco de mi italiano después de tanto tiempo conociéndonos. Además, ¡para que negar aquella afirmación!

Y mientras me contaba sobre la razón del porque estaba allí, pareció un puto árbol caminante de pelo negro que le llamó por su apellido, utilizando un acento bastante desagradable. No me caían para nada bien los pijos que se creían mejor que el resto por tener dinero... Luego del saludo a mi amiga, el árbol me miró de forma muy extraña, y se presentó diciendo su nombre completo, a lo que extendí mi mano y con una sonrisa tranquila mencioné el mío - Mucho gusto en conocerle, Kurosawa. Soy Edward Bertinelli -. Estreché su mano con firmeza, y vaya debilucho que era para el tamaño que tenía.

En fin, supuse que era hora de despedirme de Umi, aunque para mi sorpresa el larguirucho me invitó a cenar con ellos. ¿¡Era una broma!? ¿¡Tanto dinero tenía para invitar a un desconocido!? ¡¡Por mi genial!!. - Será un placer compañarles en esta velada - respondí con una gran sonrisa en los labios. Ni de coña me perdería una cena gratis, sin importar quien me la invitara...

Observé a la rubia, y se le veía muy contenta por mi aceptación. Entonces procedimos a entrar al lujoso restaurante en el que el árbol estaba dispuesto a gastar su dinero, y vaya vaya, era más lujoso por dentro que por fuera. Por supuesto que el encargado de repartir las mesas me miró de forma extraña, pero el pelinegro hizo un además algo raro y me dejaron en paz desde ese instante. A saber que pasaría aquella noche... Bueno, una cosa si sabía que ocurriría: ¡Comería gratis!
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11305

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Jue Mar 02, 2017 10:17 pm

Para mi alegría Ed aceptó la invitación ¡Qué bien!

- ¡Gracias Kurosawa, hace tiempo que no veía a Edward y me hace muy feliz que venga con nosotros!

- No hay de qué. Entremos.

Entramos los tres juntos al restaurante y en cuanto pusimos un pie dentro se nos acercó un señor con esmoquin con aspecto serio y como no, repeinado. Nos dio la bienvenida.

- ¿Me permiten los señores y la dama su abrigo, por favor?

Antes de que empezara a quitarme esa prenda, Kurosawa se adelantó ayudándome a quitarme caballerosamente el abrigo. Se acercó ahora como a un mostrador en el que parecía ser que comprobaban las reservas. Por lo que pude ver el pingüino no quería dejarnos pasar, pues éramos tres y no dos personas. Kurosawa parecía no perder la calma ni el semblante, pues parecía que mantenía un diálogo diplomático sin alteraciones. Después de unos momentos el pingüino tuvo que ceder ante la petición del japonés. El hombre comenzó a caminar y mi compañero nos hizo una seña para que lo siguiéramos… y nos llevó a la zona más especial del restaurante, la creme de la creme.

- Parece la escena de una película. –Dije al oído a Edward antes de llegar a la mesa- que risa, incluso todos los camareros pingüinos parecen sacados de una.

Antes de que me diera cuenta el japonés ya me había retirado la silla para que me sentara, le agradecí y me senté sonriendo. El camarero nos entregó un menú con presentación muy elegante. Cogí de inmediato.

- Pidan lo que gusten. Si no les importa elegiré yo mismo el vino. A no ser que quieran que elijamos entre los tres.

- Yo no sé nada de vino, elijan vosotros entonces.

Sonreí alegre mirando la carta, todos los platos eran extravagantes y seguro que deliciosos… aunque esperaba que no fueran demasiado pequeños, pues Ed y yo seguro nos quedábamos con hambre. No se Kurosawa pero los platos costosos y diminutos me parecían una burrada…
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17619

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Jue Mar 02, 2017 11:08 pm

Luego del pequeño "encuentro" con el don pingüino anciano, todo lo demás fue más tranquilo. Claro que, cuando le di mi maletín de trabajo al viejo puso cara de mala ostia. - Y ten cuidado con mi maletín, por favor. Tiene mis implementos de trabajo, que son muy valiosos - mencioné con tono bastante superior al de aquel empleado, justo como lo hizo previamente el amigo de Umi. Luego de guardar nuestras cosas, el hombre nos guió hasta una de las mejores mesas del lugar, y no sabía como carajo hizo el respingado para obtenerla, pero debía darle crédito. Al escuchar la voz de mi amiga rubia y guapa en el oído, respondí también en voz baja - Ahora que lo dices, se parece a la antigua película del Titanic. Así de elegante y caro se ve -

Iba a retirarle la silla a Umi cuando noté que el respingado lo había hecho primero. Empezaba a comprender la verdadera razón de esta "reunión" entre ambos, y sonreí con cierta picardía y maldad ante la situación. Así que el tío quería conquistar a la hermosa rubia con lujos que normalmente ella no se daba, y posiblemente ir más allá de lo que llega la imaginación... Tomé asiento, y pusieron en mis manos un menú para que pudiera elegir algún plato delicioso. ¿¡Qué mierda eran estos precios!? ¡¡Podría comprar una tienda entera de comida por lo que pagaba tres jodidos platos!!

Fue entonces que escuché acerca del tema del vino, y una idea maliciosa pasó por mi mente: Elegiría el mejor vino que conociera, y le explicaría en su cara el porqué. Así le dejaría con los ojos cuadrados... Miré con rapidez la carta y encontré al candidato perfecto para la ocasión. Sonreí alegre, y luego miré a ambos acompañantes justo antes de decir con tono de voz seguro y tranquilo - ¿Les parece si probamos este vino? Es un Castello Brunello di Montalcino de 1997. Se produce en Toscana, con una uva llamada Sangiovese, muy típica de la región. Tiene un aroma a fresa y cereza que resaltan el sabor dulce pero fuerte, muy común en los vinos italianos. Es una verdadera oportunidad el conseguirlo por tan solo ciento veinte euros, si me permiten agregar -

Joder, que bueno que de vez en cuando leo artículos en los periódicos que me regalan mis clientes, o de otra manera aquella jugada no me habría salido tan deliciosa y maliciosa.
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11305

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Sáb Mar 04, 2017 9:46 am

Los chicos se pusieron de acuerdo en que vino escoger, lo que más me sorprendió fue que fue la opinión de Ed la que decidió todo el asunto.

- Me parece bien. Tiene buen ojo, Bertinelli-san ¿Lo ha leído en algún lugar o ha tenido el placer de probarlo alguna vez?

No estaba demasiado concentrada en la charla de ellos días porque no entendía nada de vinos. Tan solo me limité a mirar el menú. Al poco de estar mirando la carta y tenía claro que pedir cerré el menú, en eso que se acercó el camarero al notar mi gesto, seguido por el del japonés que imitó la acción. Él fue el primero que eligió menú junto con la petición del vino, y seguidamente yo.

- Para mi el "menú balade", por favor.

El menú tenía bastantes platos, y eso daba a entender que no iban a ser demasiado grandes precisamente... El primero un ‘gargouillou’ de vegetales jóvenes,
hierbas y granos, con tomatillo verde. Segundo plato, rollos de escalopes a la plancha, con coliflor cocida, aderezado con almendras, con una emulsión de avena tostada. Siguiente, una rebanada de foie gras de pato asado a la parrilla; con manzana picada, vinagre de uva y coriandro vietnamita. Luego alcachofas de Jerusalén ralladas con semillas de calabaza, una salsa de crema con sabor a trufas locales y un jus de carne. A continuación filete de ternera, pan frito con salsa beurre rouge (vino tinto, mantequilla, chalotes) con verduras salpicadas de almendras, papas bleue d'Artois; con un poco de vino tinto. ¡Y por fin menciono los postres! Una interpretation del original chocolat coulant de 1981,
una galleta caliente con sabor a vainilla de Tahití, helado de mantequilla y un coulis de mantequilla marrón. Segundo postre y último plato era ciruelas Mirabelle, con caramelo y pradera local (filipendula ulmaria), arándanos locales, sorbete de cítricos con aceitunas.

Miré a Edward que fue era el último en pedir si cena gourmet. Me daba pena pensar que con todo lo que se iba a gastar mi nuevo amigo en la cena podría el rubio comer con caprichos como por un mes toda su familia. Con su peculiar charla como siempre, Ed pidió y el camarero se fue con cara de poker. Solté una risilla por lo bajo, intentando que no se me notara agaché la cabeza. Saqué un tema de inmediato.

- Vaya Edward ¡Que sorpresa! Nunca me contaste que entendías sobre vinos. Me sigues sorprendiendo cada día y eso que ya casi nos conocemos desde hace dos años. Que por cierto, Kurosawa y yo nos acabamos de conocer hoy. -La verdad solo sabía su nombre, que era rico y que tenía un cochazo- Me paró al salir de la uni para preguntarme la hora y mientras tanto un tipo me robó la cartera con todo el dinero y el bono del tren. Se ofreció a llevarme a casa en su coche y me invitó a cenar como disculpa. -Fue loco, si. Lo reconocía... - No deberías montarte en coches de desconocidos, Anzai-san. Por suerte fue conmigo y no con una mala persona. Podrían haberte hecho daño.

Asentí con la cabeza con algo de vergüenza. Lo hice sin pensar por la angustia de quedarme allí sola sin conocer a nadie y con la única que podría venir a por mi era Claire y estaba trabajando en esos momentos.

- Bueno, el caso es que no eres un maníaco y no eres mala persona ¡Si no me hubieras inspirado buena vibración no me hubiera ido contigo!

Sonreí para suavizar el ambiente por mi descuido. En ese momento llegó el hombre con el vino que costaba un ojo de la carta y nos sirvió a los tres de forma bien profesional, por último dejando la botella encima de la mesa marchanse.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17619

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Miér Mayo 31, 2017 10:00 pm

Figlio di puttana!!! Ese cabrón japonés vio a tres kilómetros de distancia mi farol acerca del vino, ¡pero nunca reconocería mi derrota!. - He tenido el placer de hacer ambas cosas, de hecho - sanjé el tema con una sonrisa tranquila algo forzada, pero nosotros los italianos éramos expertos en el arte de las mentiras, especialmente si aquello te ayudaba a conquistar a la chica más bella de la pista, así que seguramente el tío de ojos rasgados no lo adivinaría de nuevo.

Fue entonces que apareció uno de los pingüinos franchutes a tomar nuestro pedido. El pijo de cabello oscuro picó adelante y solicitó un menú que, según un vistazo rápido a la carta, costaba ciento sesenta euros. Che fregatura!!!... Umi pidió después un menú que estaba cerca de los ciento cincuenta euros. Pero conmigo el ricachón se moriría de inmediato al saber lo que pediría... Acerqué la carta al nariz respingada y con tono elegante y convincente mencioné lo que deseaba - Caballero, deseo el menú especial, y por favor, que el principal sea un exquisito trozo de Blonde Aquitaine, la mejor carne de todo el mundo, debo agregar -. Una sonrisa ladina se dibujó en mis labios, y observé a los ojos al fulano de dinero, agregando con tono inocente - ¡Oh! Perdona que pidiera sin consultar antes si estaba bien ese menú. ¿No hay problema si lo solicito? -

No me importó realmente su respuesta, porque noté en sus ojos el asombro y miedo a lo que acababa de hacer. Mi "famoso" menú costaba lo mismo que el de ellos dos combinados. La satisfacción recorría mi alma luego de ese golpe bajo, así que puse atención a Umi a partir de ese momento. Ella estaba sorprendida de mi "conocimiento en vinos", y una sonrisa pícara apareció en mis labios para la rubia tras ese comentario. Pero poco después empezó a narrar como había conocido al japonés hoy mismo y se había subido en su coche para regresar a casa... ¡Pero que demonios!

- Umi, deberías de tener más cuidado en el futuro. Nunca se sabe con que persona extraña te puedes encontrar por allí... - miré de reojo al ricachón por un leve instante. - Prométeme que te cuidarás mejor la próxima vez, ¿vale? - le dije mientras posaba mi mano derecha en su rostro, en un gesto bastante romántico para cualquier espectador aledaño. Noté una pequeña mueca en la comisura de los labios del hijito de papá, aunque antes de poder seguir chinchándole con mi cercanía a la rubia apareció pingüino man y dejó la cara botella de vino en la mesa. - Por los buenos momentos entre amigos... ¡Salud! - me adelanté a todos e hice un brindis para una vez más sobresalir frente al de pelo azabache. El cabrón no tenía ni idea de con quien estaba jugando aquella noche...
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11305

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Vie Jun 02, 2017 9:46 pm

Que bien que Kurosawa permitiera a Ed pedir lo que él quisiera, él no tenía la oportunidad de estar en un restaurante así todos los días. Después de narrar la historia de cómo conocí al universitario, para mi sorpresa Ed me tocó una mejilla de imprevisto, un gesto que no recordaba que hubiera hecho antes... Esbocé una dulce sonrisa solo para él, asintiendo con la cabeza levemente.

- Te lo prometo Ed, no lo haré nunca más.

Trajeron el vino que los dos chicos eligieron y nos sirvieron, pero antes de nada mi amigo rubio hizo el brindis. Se le veía disfrutando de lo lindo y estaba muy feliz por ello. ¡Sobre todo porque estábamos juntos! Hacía tiempo que no salíamos a comer o a tomar algo.

- ¡Salud! -Bebí un pequeño traguito para probarlo y de verdad que era sabroso- El vino es exquisito, que buena elección hicieron.

Estuvimos hablando entre los tres sobre temas de actualidad... ¿Era imaginación mía o estaban muy fogosos discutiendo casa tema a ver quién sabía más sobre eso? Serían imaginaciones mías... En eso que llegaron con nuestros primeros platos.

- Te cambio un poco de esta rica ensalada por un buen pedazo tu deliciosa y jugosa carnita ¿A que te gustaría? -Dije divertida y obvio se rehusó.  Me empecé reír como siempre que bromeábamos... Pero era una risa demasiado fuerte para aquel lugar tan refinado, todo el mundo dejó sus platos para mirarme molestos- Disculpen...

Por lo menos en el segundo plato me pusieron un delicioso escalope, el mejor escalope que probé en mi vida seguramente por el aderezo. Para que Ed también lo probara corté un pedacito y le di una patadita suave en la pierna. Ed centró su atención en mi aproveché para mover los labios formando las palabras "¡Di aaah!" y cuando Kurosawa no estaba mirando le metí el pedazo de carne en la boca volviendo rápidamente a ponerme a comer una coliflor. El platillo de foie grass me duró menos de cinco minutos y por último en otro descuido del japonés le di a probar a Ed de mi filete de ternera, con una sonrisa pícara por todas las travesuras que estábamos haciendo delante de las narices de Kurosawa.

- Está todo delicioso, desde la carne hasta los vegetales. Y el vino, también por supuesto.

Kurosawa me sirvió un poco más de vino, pues entre plato y plato me bebí la copa poco a poco. Como no sabía cuánto iba a aguantar sobria y no quería quedarme "contenta" solo le di un sorbito por no quedar mal.

Cuando terminamos toda la cena nos sirvieron el postre, en concreto a mi me trajeron dos: el chocolat coulant con galleta caliente con sabor a vainilla y helado de mantequilla, y segundo postre  ciruelas Mirabelle, con caramelo con arándanos locales y sorbete de cítricos con aceitunas.

Abrí un trocito de la tarta de chocolate coulant saliendo del interior una irresistible salsa de chocolate. Lo primero que hice al partirlo con la cuchara fue tomar un trozo de esta, darle una patadita de nuevo a Ed debajo de la mesa y acercarle la cuchara... Sin embargo sin querer también le pegué patada a Kurosawa y se dio cuenta de todo lo que estaba pasando.

- ¡Ups! Me pillaste...

Reí bajito un poquito avergonzada de que me hubiera pillado dándole a probar a Ed de mi comida. En vez de mirarme mal o recriminarme lo que hizo fue atraer mi mano hacia él y comerse el trocito de tarta... Mencionó lo delicioso que estaba, sin soltar mi mano en ningún momento.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17619

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Sáb Jun 10, 2017 10:18 pm

Seguro que el japonés ricachón se debía estar cagando en todos mis muertos, y estaba disfrutando cada segundo de aquello. ¡¿¡Cómo se atrevía a intentar competir conmigo, el gran Ed!?!. Y por supuesto que después del brindis empezaron a traer los deliciosos platos, y como no, con el menú carnívoro que me pedí aparecieron todo tipo de carnes exóticas en mi lugar de la mesa. Umi dijo que quería cambiar parte de su ensalada por un trozo de mi parte, y por supuesto que no lo haría solo por una simple porción de plantas glorificadas. - Pues no. No me gustaría comer pasto, muchas gracias - respondí con picardía y una sonrisa divertida en los labios. Y así estuvimos bromeando buena parte de la cena, al menos hasta que a la rubia le dio un poco de vergüenza que las personas en el restaurante hablaran de nosotros y el mal ejemplo que estábamos dando.

Claro que, Umi, como siempre tan encantadora y hermosa, comenzó a darme bocados de todos sus platos cada vez que el pelinegro giraba, cosa que agradecí enormemente con una sonrisa enorme. A pesar de las pataditas que usaba como señal, le hice siempre muecas de agradecimiento, como guiñarle un ojo cómplice o hacer muecas aprobatorias con las manos. De vez en cuando también trozos de mi comida, para que las probara de la misma manera, aunque claro, yo usaba otros gestos más dulces para avisarle, como tocarle el hombro o guiñarle un ojo pícaro.

Pero claro, ¡¡¡el puto giapponese di merda me robó el pedacito de tarta de chocolate que parecía la más deliciosa del universo!!! ¡¡¡Tuvo los santos cojones además tomarle la mano a Umi en mi puta cara!!! ¿¡Quería jugar así!? ¡¡Pues encontró al jodido hombre que le dejaría humillado como a un perro callejero al terminar la noche!!. - Umi, ¿y a mi no me darás un trocito de tarta para probarla? - mencioné con velocidad mental, en un gesto que haría que la rubia moviera su mano y así le jodiera la jugada al ricachón estúpido. Alcé la mano de inmediato para llamar al camarero, y una vez que estuvo en la mesa dije con serenidad y amabilidad - Por favor, tráiganos un cubierto para postres y la cuenta, por favor. Se nos hace un poco tarde -

Esa jugada fue bastante inesperada por Kurosawa, quien no sabía si enfadarse más por la insinuación de que nadie utilizaría el cubierto cochino que el lameteó, o por el hecho de que me tomé la molestia de cortar su "cita" sin su consentimiento. Pero yo apenas empezaba aquella jugada maestra de la noche... Ya que nos trajeron ambas cosas, tomé el cubierto y se lo di a la rubia hermosa, junto con una sonrisa pícara en los labios; mientras que la cuenta se la pasé sin siquiera verla al niño de cuna de oro, esta vez con una sonrisa divertida.

Para cuando todo acabó, nos dirigimos hacia el lugar en donde tenían nuestras cosas, y recuperé mi preciado maletín de trabajo. Salimos entonces todos juntos del restaurante, y había llegado la hora de la despedida. Kurosawa se ofreció para llevarme a casa, gesto que obviamente rechazaría por muchas razones. - No te preocupes, estimado Kurosawa. Por suerte vivo cerca de aquí, y una caminata nocturna siempre es una actividad entretenida y relajante. Pero gracias por el ofrecimiento - respondí en tono tranquilo y con una sonrisa serena. Le ofrecí mi mano para despedirnos, y me devolvió el gesto a pesar de no estar muy convencido de ello. - Ha sido un placer conocerte. Espero tener la oportunidad de reunirnos de nuevo en el futuro. Arrivederci -

Una vez terminado el gesto de "estrechar la mano" con el pelinegro, me hice el tonto y agregué - ¡Oh!, ¿podrías sostener mi maletín un momento? -. Le puse literalmente el bolso de cuero entre las manos y me giré para colocarme frente a Umi y sonreirle con picardía. Luego de ello, abracé su cintura con mi brazo izquierda, pegando nuestros cuerpos con mucha facilidad, y acerqué mi rostro al suyo quedando a unos pocos centímetros sus labios de los míos. - Di tutte le stelle di notte, sei tu che sarà sempre nel mio cuore - dije con tono sensual, sin perder de vista sus ojos ni un solo segundo. Y por supuesto, acabé aquella frase romántica con apasionado beso que incluso me llevó a colocar suavemente mi mano derecha sobre su rostro, acariciando la tersa mejilla de la hermosa mujer.

Y no diré que el beso fue corto tampoco, porque estaría mintiéndole a todos. Pero como todo lo bueno, tenía que llegar a un final. Fue así que tras separar nuestros labios me alejé unos dos pasos de mi amiga, e hice una reverencia elegante para despedirnos finalmente. Tomé su mano derecha y le di un dulce beso en el dorso, para luego decir suavemente - Hasta luego, bella bambina -. Y así culminé la jugada maestra de la noche, que seguro el estúpido japonés siquiera se esperaba en su cabecita inútil. ¡Vaya clase que le di! - Gracias - mencioné alegremente tras recuperar mi maletín, y así me di la vuelta y me fui caminando por la calle, incluso silbando lleno de felicidad. ¡Vaya noche que había tenido! No solo comí bien, sino que incluso robé un beso a una mujer guapa. ¡Para que pedir más!
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 386
Monedas Monedas : 11305

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Dom Jun 11, 2017 10:03 pm

Nos quedamos mirando fijamente el uno al otro, pero al escuchar la voz de Ed preguntando si le daba tarta a él también. Retiré rápidamente mi mano que aún tenía agarrada el japonés.

- ¡Por supuesto! Pidamos una cuchara nueva.

A veces Ed y yo compartíamos tenedor o cuchara si nos dábamos a probar algo como hace un rato, pero no lo compartiría con una persona que prácticamente no conozco de nada. Mi amigo pidió una cuchara limpia y la cuenta, algo que me pareció algo descarado... pero Kurosawa no se quejó supongo que no le dio importancia a ese gesto... Así que cuando regresó el pingüino con las dos cosas Ed me entregó el cubierto. Ya le estaba acercando mi plato para que se sirviera sin problema pero prefirió que yo le diera de comer...

- Hoy estás bien mandón, señorito -Dije en un tono risueño al notar que no quería tomar el postre de mi plato, sino que yo misma le diera de comer. - A ver, abre la boca ¡Aaah!

Ahora en cambio lejos de importarme las miradas de la gente con clase le di una cucharada de la tarta a mi amigo, que recibió gustoso. Nos acabamos los postres y era hora de irse pues ya Kurosawa fue a pagar todo. Salí la primera ya con mi bolso de mano y luego los dos chicos. Me quedé mirando mi móvil para ver la hora, escuchando como se despedían muy amablemente ¡Qué bien que hayan disfrutado ambos de la cena y de la compañía! Parecían haber congeniado bastante, podrían tener más cosas en común. Los sabían de vino por ejemplo. Cuando escuché decir a Ed que le sostuviera el maletín sabía que sería para despedirnos con un beso en la mejilla o un abrazo amistoso, asique guardé el móvil en el bolso. Me dejó extrañada la forma en la que se acercó a mi, tomándome de la cintura acercándome a su cuerpo.

Ups, que cerca...

Puse una mano en su pecho para echarle un poco hacia atrás, pero sin embargo me quedé totalmente quieta cuando juntó tanto su rostro junto al mio dedicándome una frase en italiano que más o menos sabía lo que podía significar. Se me puso el corazón a mil por hora solo con cómo lo dijo, tan sensual que me paralicé de la confusión. Y me besó en los labios de forma apasionada... ¿QUÉ?

Cerré los ojos con mariposas en el estómago al sentir su mano acariciando tiernamente mi mejilla. Notaba la cara ardiendo de la vergüenza que me daba todo eso... Mi amigo me besó con pasión así de la nada, y yo cerré los ojos sin rechazarle... De hecho todo lo contrario. En vez de hacer un ademán de apartarme o apartarme de golpe, recibí el beso sin ninguna queja. Tampoco le regañé cuando se separó de mi cuerpo y me tomó la mano para despedirse, besando el dorso de esta.

- Has-hasta luego...

Atiné a responderle cuando me soltó la mano, aún en shock por todo lo ocurrido. Kurosawa que había visto todo creo que no estaba muy conforme con la situación... Parecía incómodo.

- Si tienes pareja amorosa podrías habérmelo dicho Anzai-san.

- No no, Edward no es mi novio. Solo es un buen amigo...

Me apresuré a decirle. Enarcó una ceja mirando por donde Ed se había ido, y suspiró volviendo su vista a mi.

- Así no se trata a una dama. Tú te mereces algo mucho mejor que un hombre que sin tú haberle dado permiso te abraza por la cintura y besa. Sin más te dejó sola sin darte ninguna explicación, silbado como si nada hubiese pasado. -Bajé mi vista al suelo, mirándome los zapatos escuchando cada una de las palabras que me decía el japonés como si fueran espinas. No había pensado todo eso...- Pensaba quedarme más tiempo hablando contigo en el restaurante para conocernos mejor, y sin mi permiso pidió la cuenta... ¿Qué clase de descaro es ese?

Subió mi cabeza poniendo su mano en mi mentón. Pero Ed era un buen chico ¿Cómo iba a sabotear una simple cena como esa si ni siquiera le intereso? Solo me veía como una amiga...

- Te equivocas, tú no le conoces como yo. Incluso se despidió de ti agradeciéndote por todo. Estoy segura que no lo hizo con mala intención...

- Debes aprender a darte cuenta de que la gente miente, lo dijo para no quedar mal. Si tenía prisa podría haberse ido él solo, pues tampoco ha querido que le lleve en coche hasta su casa. No tiene excusa, Anzai-san. Además estuvo casi todo el tiempo saboteando la velada. -Desvié la mirada, no se porqué me dolía un poco- Te mereces un beso y el cariño de alguien que te quiera y te respete como mujer que eres. Y tú lo sabes. Dilo en voz alta.

¿Decirlo en voz alta? Una cosa era pensarla pero otra muy diferente era el decirlo en voz alta. Me miraba seriamente, esperando a que dijera algo. Fruncí levemente el ceño a Kurosawa. Yo no tenía porque dudar de mi amigo.

- Para, por favor. Quiero irme.

- Lo siento pero... En el fondo lo sabes. -Dijo tajante, para luego suavizar la voz a su habitual tono- Vámonos, está refrescando.

Se quitó la chaqueta y me la puso sobre los hombros mientras caminábamos hasta su coche. Le dije que vivía a unas calles más alejadas de mi casa para que no supiera donde vivía. Le devolví la chaqueta y nos despedimos diciendo que nos veríamos de nuevo mañana en la universidad y me invitaba a desayunar... pero esta vez los dos solos. Me despedí con la mano, cuando vi que el coche ya se había alejado comencé a caminar. Después de hacer todo el recorrido entré a casa, apoyándome a oscuras en la puerta pensando en la actitud de Ed toda la noche mientras me ponía una mano sobre los labios. Yo le daba pataditas bajo la mesa, el me tocaba el hombro, más de una vez me miró con picardía y me guiñaba el ojo... Quizá malinterpretó algo que hice y no me di cuenta. De pronto se encendió la luz de la sala de estar. Era Clay que me escuchó llegar.

- Viniste pronto ¿Qué haces ahí a oscuras? -Dijo, mirándome fijamente- ¿Y esa cara? No me digas que ese chico te besó.

- ¿¡Qué!? ¡N-no! ¡Déjame en paz!

Me fui corriendo a mi habitación cerrando con pestillo al estar dentro. Solté el bolso encima de la mesita de noche y tumbé en la cama de golpe abrazando un cojín ¿Y ahora qué iba a pasar... ?
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1179
Monedas Monedas : 17619

Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena de tres [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.