Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
» Un día lleno de sorpresas /Priv. Miikan Lobelia\
Sáb Nov 24, 2018 12:09 pm por Miikan Lobelia

» ►Petición de personajes
Sáb Jun 23, 2018 11:09 pm por Xion Mitai

» ► ~Reglas Generales~ [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 9:39 pm por Scarlett Aisaka

» ► ● Reglas de la Chatbox ● [OBLIGATORIO LEER Y FIRMAR]
Miér Jun 20, 2018 5:34 pm por Federica Astor

» You're not my order [Libre]
Vie Jun 08, 2018 4:48 am por Aella Nezhra

» Buscando para rolear mi primer rol
Jue Jun 07, 2018 11:32 pm por Aella Nezhra

» por fin llega el buen tiempo
Lun Jun 04, 2018 9:28 am por Matthew W. Clark

» ►Petición de recuperación de rango
Mar Mayo 29, 2018 5:18 pm por Claire Black

» [TRAILER] Corazón de Melón en la Universidad
Mar Mayo 29, 2018 3:48 pm por Claire Black

Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

• The Wise [Killua ~ Priv]

Ir abajo

• The Wise [Killua ~ Priv]

Mensaje por Eria Sour el Jue Ago 25, 2016 9:08 pm

"Recuerdo la vez cuando, en una turbulenta noche, un feroz guerrero empapado en lluvia entró a nuestro salón. Dejó caer su mirada en nosotros y pude ver sus pálidos ojos azules rugiendo como un vendaval; tal como la tempestad afuera. No dijo una sola palabra, su mirada fue suficiente para contar mil historias. 
Ella trajo los vientos y arrebató nuestra calma en ésa oportunidad, cuando ella entró al salón por primera vez."
—Afortunados.

❈Sountrack

El brusco golpe del enorme portón de roble en la roca tronó en la habitación, atrayendo las miradas de todos los infames allí presentes. Viraron sus vistas hacia el umbral, donde se erguía la infausta figura de el espectro de silueta fina y sólo el oscuro cielo tras ella. La repentina luz de un relámpago definió su silueta, e invitó a la dama adentrarse en el salón. Avanzó a paso lento, desperdigando una dulce malicia al caminar.

Su traje se encontraba empapado de dulces gotas de lluvia, tan negro como la noche. Portaba sobre él sus ropas finas hechadas revuelta ante la tormenta, y escoltando uno de sus hombros, un abrigo de pieles que se camuflajeaba con su cabellera, tan brillante como el sol. Las maderas rechinaron a su paso, y las luces tremolaron con la ventisca que ella arrastró al salón. Por el pasillo hecho entre mesas, se dirigió hacia la figura que resaltaba entre los pardos guerreros allí reunidos. Hombres que no se asemejaban a ella, tanto en porte como apariencia, quien no dudó en ponerse de pie para recibirla. Pero antes de que éste pudiera hablar, un inoportuno comentario desvió la mirada de la dama. — Oi, linda! ¿Qué trae a una adolecente a nuestro salón? — balbuceó éste, levantando una botella por sobre su cabeza en un saludo poco formal. La confusión no era natural, sólo podría excusarse en la pálida piel de la mujer; pero se encontraba lejos de ser una comparación bien recibida. Ella prefirió hacer esperar al hombre más importante del lugar para dejar un pequeño mensaje claro. Se detuvo en frente a la mesa de éste hombre, quién aún levantaba su botella. Tarde ya era para él reaccionar ante el saludo del Gigante, quien hundió la planta de su pie de lleno en el rostro de éste hombre, atravesando la baja mesa. La botella voló por los aires, pero ella se ocupó de rescatarla en un fuerte agarre. Aún con el pie en la cara de aquel vándalo, destapó la botella y dio un trago pequeño al brebaje que éste había estado tomando.

Frunció el ceño, y despejó el verdeante cristal de sus labios. No era un disgusto por la fuerte bebida, sino por la pésima calidad del ron. Dejó la botella sobre la mesa, despegó su planta del rostro del hombre y se retiró serenamente de la escena. Pero su anterior interlocutor si así podía llamársele  no permitiría tal deshonor. Se puso de pie inmediatamente, golpeando con ambas manos la mesa. — ¡Si quieres un duelo enfr — pero el gesto del mejor hombre en la sala reclamó su silencio.  Éste no podía quitar la vista de encima de aquella mujer, cuya actitud había divertido a varios guerreros que no simpatizaban con el bastardo anterior.— ¿Podría presentarse, dama? — inquirió el hombre, elevado sobre un pequeño escalón. — Sour .. , Eria. — pronunció. La áspera voz de la dama rememoraba al perdido sonido angelical de una ninfa, y, según los hombres creyeron, era capaz de traer una gélida sensación a sus almas.
— Bienvenida, éste es el salón de propiedad de Keiji. Yo soy Arata. — pero la estudiante nívea pareció ignorar las palabras del hombre, quizá porque su significado era poco importante para ella. Ante su silencio, el hombre agregó: — ¿La tormenta ha interrumpido tu camino? — a sabiendas de que muchos habían llegado allí por razones similares. Pero la joven no respondió. Se acercó a él, alcanzando su altura sin necesidad de la gracia de un escalón.

— Odio ... los dias con lluvia.

Off:
Goes On!
Hablo#FFA500 "Pienso" Narro Otros
Apariencia
❈Apariencia[/color]
avatar
Eria Sour
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 15
Monedas Monedas : 1006

Volver arriba Ir abajo

Re: • The Wise [Killua ~ Priv]

Mensaje por Killua Zoldyck el Mar Ago 30, 2016 10:29 am

Había comenzado con unas cuantas gotas, ¿sabes? En un momento vas caminando, tranquilo metido en tus propios asuntos cuando te cae una de ellas, no importa dónde, es siempre un lugar donde tengas la piel expuesta, no te preocupas demasiado porque aunque el día hubiera estado nublado (o no), creerás que será algo que podrás manejar, eso era lo esperado puesto que los días habían estado soleados, pero en esa ocasión ahora se encontraba cual gato corriendo a cualquier lugar cercano que viera techado para protegerse del fenómeno que amenazaba con granizar. Tembló un poco, el cambio de clima le había dado escalofríos y ya estaba visualizando que tendría uno de esos resfriados casuales que suelen venir por lo menos una vez al año, al menos ahora tendría una buena excusa para presentarse—. Tshuu —estornudó y llamó la atención de unos cuantos, ya que cortaba la escena que en ese lugar estaba ocurriendo. La escena: “hombres de carente coeficiente intelectual molestando a una mujer”, ¡oh! seguro que eso nunca lo había visto antes, la originalidad, como eso sieeeempre funciona; ¿era en serio? La chica ni siquiera se veía tan mayor. Su cuerpo volvió a sentirse incomodo, sabía que los vellos finos de su brazo se habían levantado al recordar a cierto adulto que estaban detrás de él y su mejor amigo Gon.

Se acercó a la escena completamente empapado, y sin decir ni una palabra más que dirigir miradas de prepotencia fue que se sentó como si de su propia casa se tratase, ¿qué más daba? Dudaba mucho que sus muebles fueran tan finos como para que le temiera a unas cuantas gotas, o era más divertido si pensaba que con sólo eso bastaba para desmoronarse. No iba a meterse en el asunto, que allá se manejaran solos, él no había llegado allí porque quisiera y no tenía ningún trabajo pendiente, literalmente lo único que le tenía atrapado era aquél estúpido clima, para sus adentros se dijo que en cuanto notase que la intensidad bajaba se iría de allí lo más rápido posible, ese lugar apestaba y no solamente lo creía por el olor que emanaba—. Así que eres Arata, ¿eh? Y dime, viejo. ¿Hasta ahora ninguna de las mujeres que has acosado te ha dicho que no les gusta que hagas eso? —se sonreía astutamente, ni siquiera había volteado a ver al personaje sino hasta el final que terminó su frase, fue entonces que le dirigió una mirada fría y que su sonrisa se había borrado. La reacción que obtendría a continuación sería un hombre corpulento y cabreado, más le sorprendió que pudiera calmarse al ver que era sólo un niño quien le había retado, debía de pensar que partirlo por la mitad era una labor sencilla si lo quisiera. Le expresó sus sentimientos y le dejó en claro que si no quería acabar con una pierna rota, se callase, que ni siquiera había pedido algo de beber como para sentirse con el derecho de estar en el establecimiento. Al final de cuentas y resumiendo en pocas palabras, le había amenazado y que esas eran cosas de adultos que no deberían importarle—. Oh, ¿miedito?

El albino que decididamente ya había acordado consigo mismo no meterse no siguió sus propias palabras que más que nada eran un sabio consejo, casi había sido inconsciente, un reflejo. Debatirle al hombre y ver con qué nueva actuación le saldría era ciertamente divertido, ya que estaba allí, pero en definitiva debía de continuar con el plan y no reaccionar sádicamente, que para estas excursiones gratuitas que se daba no le pagaban. Era tarde, su última oración había causado ira instantánea a quien ya le había hecho una advertencia. Sin aviso ni tapujos le tomó de el cuello de su camiseta y lo elevó, haciendo que parte de su abdomen quedará expuesto, presumiendo así unos abdominales que podrían considerarse algo inesperado para alguien de su edad, más no sólo eso, cicatrices por varias partes (y eso que la espalda no era lo que estaba expuesto)—. ¿Eso es todo? No me sorprendes, he visto esta actitud miles de veces, pero sí creo que podrías “romperme un hueso o dos”, la cosa está en… ¿Te daría el tiempo de llegar a hacerme aquello? —estaba siendo altanero, lo sabía y no se detenía—: ¿Y tú a quién le vas, mujer? —dirigiéndose a la rubia aún desconocida para él.

Killua Zoldyck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2728
Monedas Monedas : 446

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.