Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Jue Ago 11, 2016 5:47 am

“Querido Charles ¿Alguna vez te mencioné lo hermosas que son las mujeres de este lugar? Vienen de diferentes rasgos, tonos de piel, ojos pero su diversidad las hace tan hermosas que no puedo dejar de deleitarme por ellas. Pero hay una chica en especial que llamó mi atención… te contaré sobre ella, la conocí ese día de la reunión…”

Viernes en la noche. Sweet Valley había sido sumergida por un manto nocturno que daba fin al día de hoy y con ello todas las actividades que el profesor realizaba a esas horas. Era una noche importante porque conocería un poco más ese núcleo de la alta sociedad de esta ciudad a un lugar que pocos tienen acceso. Era el cumpleaños de un senador del lugar, un mecenas de corazón por lo cual en otros lares había conocido a Auguste en uno de sus tantos viajes. Tanto el cómo su esposa e hijos invitaron varia gente distinguida o conocida a los aposentos de una mansión lujosa y de las más costosas en Francia, por lo tanto era obvio que Auguste se encontrara algunos conocidos e inclusive conocer más personas para ampliar su círculo social.

Esta vez fue vestido de un traje de fina y costosa tela, en tonos morados muy oscuro acompañado de un ostentoso abrigo con toques orientales que más que desentonar, hacía una combinación perfecta y daba elegancia a su figura imponente y como elemento importante, su montículo de cual amaba y jamás dejaría de usar por mero gusto. Ya tenía rato de que la fiesta había empezado, muchas personas estaban vestidas elegantemente mientras la música que sonaba era fusión con lo clásico y lo vanguardista. Al igual que Auguste, el Senador era muy extravagante en sus gustos, una razón más de porqué es tan buen amigo.

Auguste ya había hablado con él un rato, pero con eso de los invitados y demás tuvo que irse para que pudiera invitar a sus invitados. Estuvo platicando un rato más con otros amigos y después estaba solo entre tanta gente degustando una fina champagne burbujeante en su copa. Miraba a su alrededor y entre toda esa gente miraba a las hermosas mujeres con sus bellos vestidos, quizás se animara a hablarle a una de ellas pero ninguna llamó su atención. Así como el arte, Auguste sabía cómo encontrar tal interesante mujer con su “instinto”, no cualquiera podría disfrutar de una charla con él o al menos eso pensaba en su soberbia manera de pensar, debe tener cierto elemento que lo atrape y entre tanto, parece que al final lo ha logrado. Había una chica rubia de cabello corto, muy peculiar, resaltaba entre todas esas chicas por su estilo diferente. “¿Quién será esa bella dama?” pensó, le miraba con discreción, a juzgar por su apariencia ella era muy joven…

avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 225
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Mensaje por Rose Lalonde el Jue Ago 25, 2016 7:59 am

Y aquí estaba, rodeada de personas a las que no conocía, ni tenía el placer de conocer. Pero solo había decidido venir, como una respuesta ante el “ataque” de mi madre. Tamborileé mis dedos sobre mi brazo, algo aburrida. –No debí venir –pensé con cierto pesar, pero ya estaba aquí, muy tarde para arrepentirme. Ni siquiera podía poner de excusa mis trabajos de la universidad; de alguna forma, mi madre se las arregló para hacerse con mi plan de estudios y tareas. En respuesta, yo conseguí toda su agenda, desde desayunos con inversionistas, hasta viajes de negocios. Estábamos en empate nuevamente.

No me quedaba de otra que quedarme allí, y ser la perfecta imagen de la hija de la señora Lalonde. Acomodé un poco la diadema que vestía. Realmente consideraba esa enorme flor que llevaba por adorno, como un mero estorbo, pero así era el conjunto. Dejé caer mis manos a mis costados, sintiendo el tacto de la tela contra mi piel. Observé a mí alrededor con cautela, y una vez segura de que nadie miraba en mi dirección, comencé a jugar con la tela de mi vestido. Algo transparente, de un color difuminado de negro y morado; las lentejuelas brillaban como pequeñas estrellas ante el movimiento de la falda y la luz reflejada sobre ellas. Las pequeñas joyas que adornaban mi cadera y parte del torso, brillaban con delicadeza, pero sin dejar de ser algo molestas ante el rose de mis brazos. Inconscientemente, posé mi mano derecha sobre mi clavícula, contorneando lentamente el ligeramente sobresaliente hueso, sintiendo la tela que cubría esa parte de mi pecho.


– ¿Una copa, madame? –preguntó un mesero, colocando frente a mí, una charola con varias copas de champagne. Negué con la cabeza, sonriendo ligeramente. – ¿No tendrá mejor, algo de agua, por favor? –el hombrecillo inclinó la cabeza a modo de reverencia, y dio media vuelta, para regresar nuevamente con mi pedido. Tomé un sorbo del agua mineral, paseando la mirada entre los invitados. –Aburrido, deseoso de poder alejarse de allí, pero incapaz de cortar a su interlocutor –pensé con diversión, observando a un par de hombres hablar. Los pies del primero, ligeramente abiertos, dejaban en claro sus intenciones de alejarse; pero su sonrisa forzada y la fingida atención, le daban a entender al sujeto regordete, que no había tenido una conversación tan amena como aquella.

–Sin duda, tratando de sentirse menos miserables, criticando a todo el que se pasa delante. Típico de los celos –ahora, mi atención se posaba en un grupo de mujeres, congregadas como si estuvieran tratando de calentarse en aquel gélido lugar, pero al mismo tiempo, susurrando como si estuvieran invocando al mismo Satanás. Una sonrisa se formó en mis labios, al tiempo que tomaba otro sorbo de mi “bebida”. Mis ojos volvieron a “escanear” el lugar, en busca de más “diversión”. Mirada de tonalidad violeta, excelentemente disimulada. –Así que no soy la única –pensé con cierto interés. Me bastó una mirada para poder enlistar las características de aquel hombre. Más, al notar que no era la única chica a la que miraba, caí en la cuenta. –Aburrido, y muy común casanova –a unos metros de mí, se encontraba una barra; aunque solo de decoración, pues no había nadie quien la atendiera. Con bastante agilidad, logré moverme entre los presentes, logrando llegar a mi destino, y poder tomar asiento en no de los finos banquillos. A unos metros de mí, una pareja, bastante melosa, tomó sus copas, y se encaminó a una de las pertas. –Amantes… ¿quién lo diría? Tu esposa no estará contenta, galán –pensé con un poco de sorna, limitándome a buscar con la mirada a mi madre. Otra vez, se me había escapado.
avatar
Rose Lalonde
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 38
Monedas Monedas : 667

Volver arriba Ir abajo

Re: L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Mensaje por Auguste Saint-Saëns el Lun Ago 29, 2016 9:45 am

Hubo en cierto momento en que la mirada de él y la chica de aspecto curioso se cruzaron, basta señal para saber que no era el único que miraba a discreción, eso alimentó su curiosidad por lo que fue señal para decidirse acercarse a ella, pero podría ser demasiada astuta así que debía ser discreto en sus movimientos. Viéndola bien, era bastante bella y era la oportunidad perfecta para ‘atacar’ pero un conocido suyo se le acercó para platicar. Auguste disfrazó su molestia con una sonrisa abierta perfectamente maquillada por lo que saludo al hombre con un abrazo y palmada en la espalda. Hablaron por un momento sobre arte y demás cosas, entre esos temas sobre mujeres y aunque Auguste no era de presumir sus victorias, el tipo de unos 60 años empezó a platicarle sobre sus ‘conquistas’ y cómo salía con jóvenes veinteañeras.

Auguste no deseaba escuchar la plática burda del hombre y con cuanta se había acostado el tipo, pero afortunadamente otro tipo se les acercó dejando de prestarle atención al francés. Es así que decidió ir con la chica, para ello debía ser sumamente sigiloso y se escabulló y perdió entre la multitud. Auguste era un hombre metódico, y si quería sorprender a una señorita lo hacía de la mejor manera. Fingió salir del recinto cuando en realidad tomaba un atajo corto para buscar a la chica, había ido a una barra en donde casi no había nadie y a lado de ella un lugar disponible. La victoria parecía ser suya.

En el momento en que percibió a la chica distraída llegó ahí y se colocó a lado de ella, se sentía orgulloso de sus habilidades y aclaró su garganta con la intención de que lo escuchara:

-No pude evitar verle mademoiselle… usted no es como todas las mujeres que está aquí y perdone si le soy osado… pero me ha parecido muy hermosa, mademoiselle…- comentó inspirando un aire dulce y amable, inclusive usó un tono de voz suave para parecer que a buenas a primeras era un buen muchacho…

-Permíteme presentarme Mademoiselle- en eso tomó la mano de la chica y plantó en ella un beso en señal de saludo –Mi nombre es Jean Claude Auguste Saint-Saëns, pero puede referirse a mi como Auguste ¿Me permitiría conocer cuál es su nombre, mademoiselle?- comentó con amabilidad, esbozó una sonrisa encantadora, marca Auguste, aquella que hacía derretir corazones, una técnica que poco fallaba y esperaba por lo menos causar una sensación en la chica mientras miraba sus orbes violáceos…
avatar
Auguste Saint-Saëns



Mensajes Mensajes : 225
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Mensaje por Rose Lalonde el Dom Sep 25, 2016 8:20 am

Un carraspeo llamó mi atención. –Oh no –pensé con cierto pesar. Giré lentamente hasta quedar frente a aquel hombre de momentos antes. Lo miré atenta, tratando de contener una risa ante sus palabras. –Oh si, muy original –pensé con cierta diversión, sin embargo, dejé que continuara hablando, no quería cortarle las alas tan rápido. –No escucho cumplidos tan halagadores a menudo. Si me permite decirlo, señor, tiene el don de la palabra –mi voz lo más aterciopelada posible; adornando mi expresión con la mejor de mis sonrisas. Puse extrema atención a cada uno de sus movimientos; aunque eso no evitó que sintiera una extraña sensación recorrer mi mano al ser besada por aquel sujeto.

Ahora el problema erradicaba en una sencilla decisión.
– ¿Dejarlo creer que soy alguien más, proporcionándole un nombre falso? ¿O revelar mi verdadera identidad? –las posibilidades de la primera opción, eran infinitas; pero como toda mentira, tarde o temprano saldría a relucir la inevitable verdad. –Un placer conocerle, Monsieur Auguste –con el mayor de los cuidados, traté de hacer que mi sonrisa alcanzara mis ojos. – ¿Mi nombre? No es tan “interesante” como el suyo, pero sería una descortesía no proporcionarlo –reí ligeramente, como usualmente lo haría una chica tonta. Lo primordial era hacerle creer que había caído en su juego. –Rose Isabelle Lalonde, aunque el segundo nombre nunca lo ocupo –tomé un trago de agua, sin apartar coquetamente la mirada de Auguste.

La música seguía sonando, y fue en ese momento que noté algo extraño. La melódica y relajante música clásica había sido sustituida por canciones de tinte más “moderno”.
–Esa canción –murmuré inconscientemente, ignorando por completo a mi interlocutor. Mi mirada entrecerrada, fijada en el suelo; mi mano derecha, fue dirigida a mi barbilla. –Esa voz –pensé un poco más a fondo. – ¿Josh Groban? –alcé repentinamente al reconocer al cantante. Y mi expresión de perplejidad, volvió a relajarse. –Le Temps Des Cathédrales… una de mis favoritas –murmuré, volviendo a concentrarme en aquel sujeto. – ¿Qué le trae por estos lares, Monsieur Auguste? –desvié momentáneamente la mirada a una pareja que pasaba a nuestro lado. Sin duda, reconocía a ese sujeto. –Parece ser que la señora de la casa, ha reclamado su derecho.

le canción:
avatar
Rose Lalonde
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 38
Monedas Monedas : 667

Volver arriba Ir abajo

Re: L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Mensaje por Tema Cerrado el Vie Jun 02, 2017 12:51 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1647
Monedas Monedas : 19327

Volver arriba Ir abajo

Re: L'empereur et la dame || Rose Lalonde {Privado}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.