Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Ir abajo

Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Natalie Olsson el Vie Jul 29, 2016 4:14 am

Un día de estos iba a morir infartada, todo ello por hacerse la valiente, quizás a veces también aprendería a dejar ir las cosas pero Natalie era muy terca, su corazón de justiciera no permitiría que alguien le pasara algo, aún si se tratara de un indefenso perro. Estaba atrapada en un callejón sin salida, dos tipos con muy malas intenciones querían golpearla y todo sucedió después de clases.

Eran las 6 de la tarde, había salido tarde de la escuela por un trabajo con una compañera de clases de nombre Mikaela, quien era su equipo en la clase de ciencias. Todo trabajo había marchado bien aunque con algunos percances y ya por la hora decidieron dejarlo, al fin y a cabo sólo faltaba hacer el reporte del cual Mikaela se ofreció a hacerlo pero con la condición que Natt lo revisaría. Así como la pelimorada sale de la escuela a su casa donde en el trayecto compró un emparedado y un jugo para aguantar el hambre, y pasó por una zona un poco peligrosa por lo que ella se andaba con cuidado, pero algo vio en el trayecto a casa.

A lado de ella pasó un perro de raza mediana muy lastimado y con una herida, Natt miró al animal con preocupación y segundos después vio a unos muchachos con dos botellas estrelladas directo a golpearlo. Ese acto hizo que Natalie se llenará de rabia y enojo y como pudiera iba a salvar a ese perrito, por lo que corrió a la misma dirección sin importar lo que le pasara.

Llegó a un lugar muy tétrico y abandonado, había charcos de agua sucia, grafitos y bolsas de basuras por montón, Natalie buscó al indefenso animal hasta que dio con él. En eso los hombres lo habían atrapado y estaban a punto de golpearlo con la botella de vidrio rota hasta que gritó la muchacha:

-¡Deténgase!-


Con voz firme y autoritaria, logró captar la atención de los malandros quien no miraban con buenos ojos a Natalie: -¡Dejen al perro en paz! ¡O ya verán!-

-¿Qué veremos?- uno de los tipos se paró y con la botella en mano apuntando a Natalie. A lo dicho, la chica no tenía ventaja, menos porque eran dos tipos y tenían objetos punzantes con ellos y ahí se dio cuenta de su error, más cuando vio que el perrito huyó quedó más tranquila…

-O verán… me verán correr…-
comentó y en eso emprendió huida y los tipos la empezaron a seguir. Natt corrió a donde sea y no importó donde llegara hasta que se topó con un callejón sin salida y al voltear estaban esos dos tipos a punto de golpearla. A pesar de que tenía miedo, no se lo dejaba demostrar y mantenía una mirada de valor, tan solo esperaba buscar algo para defenderse…

avatar
Natalie Olsson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Shirasu Kinjou el Miér Ago 24, 2016 7:15 am

Pasaban de las 6 de la tarde. El nipón caminaba con tranquilidad por las calles de uno de los muchos barrios bajos del lugar; sin embargo, su expresión seria y fría, le mantenía a salvo de cualquier “malhechor” que tratara de meterse con él. De su bolsillo sacó un pedazo de papel algo arrugado; entrecerró su mirar un poco para poder descifrar lo que estaba escrito en la notita. –Según esto, no estoy muy lejos –murmuró, volviendo a guardarse el papel. Antes de dejar su tierra, se aseguró de saber todo lo que pudiera del “lado oscuro” de su familia: aliados y enemigos; y ese era el por qué visitaba esos lugares de mala muerte. Según los registros, por esos lares, vivía un antiguo “compañero” de su padre, y sus investigaciones le decían que podría ayudarle con su plan.

No había pasado mucho metido en aquella casucha, pero había encontrado lo que buscaba. Aquel extraño sujeto, podría servirle mucho en su pequeña venganza. Se despidió en la puerta del hombre, con una reverencia, y una dulce e inocente sonrisa muy bien disimulada. Comenzó a caminar. No era tonto, sabía muy bien que en cuanto se fuera, ese sujeto mandaría a seguirlo; siguiente “misión”: perder a la bola de ineptos que tenía detrás, y poder llegar a casa. Sin embargo, algo al otro lado de la calle llamó su atención: una joven de cabello púrpura, siendo perseguida por dos sujetos, botellas en alto, directo a un callejón. Por un momento pensó en ignorar aquello, y seguir su camino.
–Eso le pasa por idiota, y venirse a meter a estos lugares sin saber defenderse –pensó con desprecio. Pero, apenas dio unos pasos, y se quedó allí, congelado. Llevó su mano derecha hacia su rostro, masajeando el puente de su nariz. – ¿Por qué hago esto? –murmuró, y comenzó a caminar en la misma dirección que el trío de payasos de antes.

Los brazos cruzados sobre su pecho, su cuerpo, recargado contra una de las paredes del callejón; su mirada, fría e inexpresiva.
–Vaya calaña de maleantes que son para arremeter contra una niña indefensa –su voz resonó por el lugar, con aquel tono de molestia, cansancio y advertencia. Y a pesar de sus palabras, ignoró por completo a la joven. –Y tu –añadió de golpe, posando sus ojos violetas sobre los azules de la muchacha, –¿acaso eres idiota? –soltó sin la menor delicadeza. Si algo le molestaba, eran las personas tontas que se arriesgaban a lo estúpido. –Largo –ordenó a los sujetos, remarcando sus palabras con un movimiento de cabeza. Estaba preparado en caso de que aquellas excusas de “hombres”, decidieran atacarlo, y sin duda alguna, estaría dispuesto a acabar con sus vidas, si así lo indicara el rumbo de las cosas.  
avatar
Shirasu Kinjou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 72
Monedas Monedas : 1160

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Natalie Olsson el Lun Ago 29, 2016 10:10 am

Era tan sólo cuestión de segundos para que los tipos se abalanzaran contra ella y le hiriera y Natalie seguía buscando con la mirada de una forma desesperada algo con que pueda aventarle, en eso encontró no muy lejos de ella un pedazo de fierro grueso suficiente como para dejar malheridos a esos dos rufianes. Estaba lista para tomarlo rápidamente y pegarle a los tipos hasta que escuchó una voz en el lugar, miró rápidamente de quien se trataba y era un muchacho muy atractivo de cual, Natalie sintió alivio al saber que podría hacer algo ahí pero cuando le dirigió la palabra y le llamó idiota, dentro de ella se indignó ¿Cómo se atrevía a llamarla así?

En eso los malandros, furiosos de que le interrumpieron el plan, decidieron acercarse lentamente hacia el albino, así que ahí Natt vio la oportunidad de cobrárselas. Tomó el fierro y con todas sus fuerzas golpeó a ambos tipos de los cuales al estar desprevenidos uno a uno cayeron al piso inconscientes. Natt los mal miró aun con el objeto en mano y después tiró el fierro, resonando ese sonido por todo el lugar.

¿Fue suerte? La verdad sí. De no haber sido que hubiera distraído aquél muchacho, Natt podría no haber salido viva de ella, pero le llamó idiota lo cual le molestó. Se encaminó hacia el otro lado de la calle, pero decidió mejor agradecer al tipo a pesar de todo…

-Muchas gracias…- comentó a secas –Pero no había necesidad de llamarme idiota. No sé quién te crees, pero no juzgues primero sin antes conocer…- le miró un poco desafiante. En eso salió el mismo perro lastimado, llorando hacia la chica y al verlo no pudo resistirse ante su carita de trsiteza. Natalie se agachó y acarició con cuidado al can que parecía haberle gustado las atenciones de cariño de Natt:

-Perrito, no vuelvas por favor a meterte en líos ¿Está bien?- sonrío de una manera abiertas mientras el perro movía la cola agitadamente y ladraba de felicidad. Pero tenía conciencia Natt que debía irse rápido, esos malandros no estarían dormidos para siempre…

avatar
Natalie Olsson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Shirasu Kinjou el Dom Sep 25, 2016 2:31 am

Una risa ahogada escapó de sus labios. –Parece ser que sí. Mira que venir a meterse a estos lugares a lo tonto, y meterte en problemas… debes ser realmente un idiota para hacerlo –contestó de forma arrogante, bajando los brazos, y guardando su mano derecha en el bolsillo de su pantalón.  Siguió con la mirada a aquel perro; el animal caminaba con la cola entre las patas, chillando incesantemente, la cabeza agachada, y cojeando. El albino arqueó una ceja ante las acciones de la muchacha. – ¿Todo esto por un perro? –pensó con molestia. Su respirar se dificultó un poco; llevó su mano izquierda hasta su cara, frotando concienzudamente sus sienes. – ¿Se te ocurrió provocar a esos idiotas, por culpa de un pulgoso perro? –el tono de voz demostraba su malestar; sus ojos, eran la viva imagen del dicho “Si las miradas pudieran matar”.

No podía creer que casi arriesga su vida innecesariamente, por una chica que se metió en líos por tratar de “salvar” a un perro callejero. Miró al cielo, tratando de controlarse. Pasó al lado de aquella joven de cabellos lilas, checó los cuerpos inmóviles de los hombres.
–Siguen respirando –pensó con desgana, para acto seguido, ponerse de pie. –Debí haber seguido mi camino –murmuró al pasar al lado de la joven, dirigiéndole una mirada de desprecio. –En serio, no entiendo como mujeres así, siguen sueltas por la calle sin supervisión de un adulto –añadió, más para sí, que para la chica. Se quedó de pie unos segundos, aun dándole la espalda, pensando; soltó un pesado suspiro, y regresó hasta ella. Antes de que la chica hiciera algo, Kotaro la tomó por la muñeca, y comenzó a caminar con paso rápido, ignorando al can que les seguía de cerca. –Si te quedas aquí, no te volveré a ayudar, y esos tipos no tendrán clemencia contigo –fueron las únicas palabras que salieron de los labios del albino.

off:
Me quedó muy corto~ Dx
avatar
Shirasu Kinjou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 72
Monedas Monedas : 1160

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Natalie Olsson el Vie Sep 30, 2016 7:25 am

Natalie tan sólo se ahorró en hacerle un reproche monumental al albino, se convenció a ella misma en su interior que no tenía caso seguir escuchando esas palabras de ese tipo, al fin y a cabo ella siguió sus ideales y eso fue lo que defendió. Lo que sí no quería admitir abiertamente que fue muy peligroso la manera en la que se metió con aquellos malandros que no querían nada bueno de ella, menos aun estando en territorios poco confiables, la próxima vez iría acompañada de alguien o mínimo cargaría un gas lacrimógeno en su bolsa.

Pero aquél comentario no tardó en causarle un molestar dentro de sí ¿Quién se creía que podía opinar sobre ello? Más aún, a pesar de que le hubiese salvado la vida no tenía el derecho de ser tan grosero y tan déspota con ella. Así que Natalie, dirigió su mirada como en plan de desafío, mostrando fortaleza y seguridad total en sí misma: -No sé quién te creas para hablarme en ese tono pero aun siendo un mísero si necesita ayuda, hay que apoyarlo ¿O acaso tú no pedirías ayuda de alguien si estás involucrado en un problema así?-comentó molesta pero sin gritar ni nada por el estilo, sus modales de señorita no se iban a romper por un tipo que no entiende razones aunque en este caso él las tiene más de ganar. Si fuera ella no le juzgaría tal modo, quizás una advertencia pero no en ese modo como él lo estaba haciendo.

Estaba tan molesta que no se dignó a mirarle más, ni siquiera prestó atención a lo que decía, tan sólo buscaba calmarme a través de los mimos y cariños al perro que estaba disfrutando de ellos. No le faltaba ganas para llevárselo a su casa pero su madre seguramente se opondría a que se lo quedara, tan sólo podía asegurar que saliera de este lugar bien y tratar de perderse para que no la siguiera. Si tan sólo pudiera tenerlo, le llenaría de cariños y mimos infinitos o quizás se una a la lista de animales que alimentaba mientras su madre no estaba.

Pero antes de hacer algo o proceder, el tipo la tomó desprevenida de la muñeca y se la llevó de ahí sin más que decir. Antes de que pudiera reclamarle algo, escuchó su razón de ello y Natalie se contuvo a decirle algo, por una parte le desagradaba el tipo pero no podía ser tan malagradecida con un acto a pesar que se veía que lo hacía a fuerzas. Tan sólo esperó unos metros para poder zafar su muñeca y hacerle frente: -Gracias pero… creo que a partir de aquí puedo caminar sola…- comentó intentando mantener su cordura pero en eso vio que alguien peligroso se acercaba y como por instinto tomó al albino de sus ropas y se lo llevó a un callejón escondido, con poca luz:

-No reclames ni digas nada…-
le habló despacio mientras vigilaba sigilosamente por el lado de la salida. Había dos personas armadas que se veían peligrosas, parece que iba a ser un largo día y con la suerte que le tocó con aquél tipo, pero en eso antes de que pudiera salir, los mismos tipos se pararon no muy lejos ahí y otros tipos se acercaron. Hablaban sobre asuntos de mafia, para la poca suerte de Natalie parecía que aquello lo hacían en secreto, un ruido innecesario podía ponerles en peligro…

avatar
Natalie Olsson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Shirasu Kinjou el Vie Oct 28, 2016 7:03 am

Rodó los ojos ante el reproche de la chica. – ¿Pedir ayuda? Soy lo suficientemente capaz de salir de mis propios problemas, no necesito que alguien venga a “rescatarme” –respondió, un tanto cansino por estar perdiendo su tiempo con aquella chiquilla. Mentalmente repasó su día; definitivamente debió haber hecho algo mal, para terminar involucrado en esa lamentable situación: recorriendo las calles de esa mugrosa zona, arrastrado a “proteger” a una escuincla testaruda e impulsiva, siendo perseguidos por un perro necesitado de atención. –Debí haberla regado en grande –pensó con fastidio. Sin embargo, al fin agradecía el poco silencio que la muchacha había decidido “regalarle”.

–Gracias –gesticuló con la boca, intentando no alzar la voz; el arrebato de la chica, y sus palabras prometiendo dejarle, fueron un alivio para el japonés, quien sintió que ya había pagado lo que fuera que hubiese hecho. –Solo no te mueras en el intento –añadió un poco más alegre. Poco le duró la felicidad, pues se vio arrastrado por la chica a un callejón. – ¡¿Ahora qué?! –pensó completamente fastidiado. Al analizar mejor la situación, se encontró detrás de la chica, quien espiaba cuidadosamente a las personas que había al otro lado del escondite. Llevó su mano a su rostro, frotando ligeramente, mientras trataba de contenerse. –Así que… ¿intentas protegerme? –preguntó con una ira reprimida. – ¿No te has preguntado, cómo es que me puedo mover tan tranquilo por estos lugares?

Los pasos de aquellos sujetos se escuchaban más cerca. Era posible que los tipos de antes les reconocieran; pero el nuevo par, no tendría que reparar en ellos. Las sombras alargadas se acercaban con lentitud, y con ellas, el sonido de las voces se escuchaban con más claridad. Se recargó ligeramente en la mugrienta pared, observando las reacciones de la chica, riendo internamente con ellas. Calculando la distancia que les separaba de aquellos maleantes, optó por un plan completamente improvisado, y que le podría valer un fuerte dolor en el rostro una vez estuvieran a salvo. Con las manos, colocó sobre su cabeza, la capucha de la playera que llevaba, ocultando por completo la blancura de su cabello; tomó a la chica por los hombros, arrinconándola contra la pared; y mirando por el rabillo del ojo, se inclinó hasta dejar su rostro a pocos centímetros del ajeno.

–No hagas nada que nos delate –murmuró con una voz grave, abrazándola por la cintura, mientras que con la mano libre, apartaba la melena lila de la chica, acomodándola del lado donde podría ser cubierta por su propio cuerpo. Antes de que los sujetos lograran asomarse al callejón, Shirasu besó a la muchacha, cuidando de tapar el rostro de ella, para evitar ser reconocidos. Su brazo reposado en la pared, a la altura perfecta para poder esconder su propia cara en caso de moverse de forma inconsciente. Los sujetos se quedaron mirando la escena, mientras los maleantes anteriores examinaban a los chicos en busca de alguna familiaridad. –Maldita sea, lárguense de una vez –pensó el albino, girando un poco más a la menor, tratando de darle la espalda a la calle.

off:
Si... lo hice intencionalmente con el objetivo de hacerte fangirlear  1212
avatar
Shirasu Kinjou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 72
Monedas Monedas : 1160

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Natalie Olsson el Mar Nov 01, 2016 11:39 pm

Si algo estaba agotando este tipo, era su paciencia, le alteraba de cierto modo que se pusiera en un modo tan a la defensiva y hablara de manera cortante. Nada le enfurecía más cuando la gente se ponía en ese modo como si fueran los seres más perfectos del planeta, pero por otro lado Natt no se podía poner sus moños al respecto de la situación, tan sólo deseaba irse de ese lugar lo más pronto posible y olvidar este mal día que había pasado.

Pero para sus pocas pulgas, estar escondida en un callejón con nula luz con un sujeto que apenas conoce y ya quiere mandar a volar parecía ser una mala jugarreta del destino. Ni siquiera escuchó lo siguiente que había comentado, estaba más en alerta en lo que puede suceder con estos tipos que a pesar que vestían tan elegantemente no eran de fiar. Su presión sanguínea aumentó cuando escuchó a los tipos acercándose peligrosamente en el lugar que estaban, Natalie esperaba un milagro para que no los vieran y les hicieran algo, quería vivir lo suficiente para hacer sus planes e incluso pensó que pasaría si ese fuera su último día de vida ahí, pero trató de calmarme.

Sin esperarlo o verlo sintió como el joven la había arrinconado a la pared y se había acercado peligrosamente a su rostro, antes de que Natalie pudiera reclamarle algo quedó algo extrañada por lo dicho, sintió un respingo al sentir su mano en su cintura pero lo que estaba por venir, era algo que ni ella se lo esperaba. Cuando menos lo vio, sus labios se unieron con los del albino y dentro de Natalie hubo una erupción volcánica de furia que tan solo fue contenida por el sonrojo nivel épico que invadió toda parte de su cara. Ganas no le faltaba de quitarlo y darle una bofetada, esas que marcan la cara y que jamás se olvidarían pero recordó en la situación que estaban y sin nada más que hacer, le siguió la corriente.

Siempre había imaginado que su primer beso había de ser especial y con la persona que le gustara pero jamás se imaginó una situación como esta. El albino la había movido un poco y a lo lejos Natalie escuchó voces familiares de personas no deseables, por lo que terminó por acomodar al joven totalmente de espaldas a la calle y ella colocó una mano en su espalda y otra por la zona de su cuello. De una manera un poco torpe intentó corresponder el beso que aunque le doliera admitirlo, tenía unos labios suaves que rozaban tan bien contra los suyos.

Los mafiosos pasaron de largo mientras que los malandros al ver esta escena se asquearon y huyeron prácticamente del lugar y al no escuchar algún ruido o plática. Natalie se separó del tipo y desvió la mirada toda sonrojada. No podía reaccionar en ese momento, se había quedado en shock totalmente, quería convencerse de sí misma que le preocupara lo que pensara el chico de ella pero en realidad ocultaba que muy en el fondo le había gustado ello.

Juraba que escuchaba su corazón haciendo escándalo con los latidos a mil por hora y luego de entrar un poco en sí miró aun sonrojada al tipo y molesta le miró al tipo:

-¡¿Pero qué has hecho?! ¡Pudimos habernos ocultado más al fondo del callejón!- reclamó aunque no lo hizo en voz alta, susurró de manera fuerte y se volteó de nuevo para evitar su mirada: -… Fue mi pr-primer beso… espero al menos después de esto, me invites un café- dijo, queriéndose hacer la digna…
avatar
Natalie Olsson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Shirasu Kinjou el Dom Nov 27, 2016 9:41 pm

Silencio casi absoluto, la señal perfecta para separarse de la chica. Una sonrisa algo arrogante asomó por sus labios al notar la reacción de la muchacha. Se giró un poco, tratando de corroborar que los maleantes se hubieran ido realmente. Volvió a bajar la capucha, acomodando con la mano su cabello; casi podría decirse que se trataba de algún modelo. Volvió su mirada al escuchar hablar a la chica. Una ceja arqueada ante el “reclamo”. – ¿Y arriesgarnos a que nos acorralaran con mayor facilidad? –resopló con molestia ante ese pensamiento, tratando de no alzar demasiado la voz. Rodó los ojos ante la “sugerencia” de la joven. – ¿Y a mí que me importa eso? Te hubiera ido peor –su tono fastidiado, cambió lentamente a uno más burlón.

Una vez más, la sonrisa socarrona apareció  en su rostro.
–Pudo haber sido alguno de esos sujetos el que estuviera en mi lugar –guiñó un ojo, burlándose de ella. Sin embargo, su mirar se entrecerró ante lo siguiente. –Es la forma más patética de pedirme una cita, ¿sabías? –resopló con molestia, apartando el poco cabello que había caído en su rostro. Muchas veces, las mujeres habían intentado invitarle a salir, siendo rechazadas amablemente por el japonés; cosa que no sucedió en ese momento. –Deberías estar agradecida de que, una vez más, evité que nos mataran –murmuró, dando media vuelta, asomándose con precaución, en busca de aquellos sujetos. –No hay nadie.

Volvió en sus pasos, hasta llegar a la altura de la joven. –Bien, afortunadamente, aquí se separan nuestros caminos –una sutil sonrisa se deja asomar en su expresión, la cual no llega a sus ojos. –Más te vale mantenerte lejos del peligro –concluyó, con un tono de voz más serio. –Hasta luego –una reverencia, denotando los modales dignos de su nacionalidad, y comenzó a caminar, dándole la espalda a la joven, perdiéndose de la vista del perro y la chica, solo con doblar el camino al salir del callejón.

off:
Aquí es donde ella sale corriendo tras él (???) vale, no xD
avatar
Shirasu Kinjou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 72
Monedas Monedas : 1160

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Natalie Olsson el Vie Jun 30, 2017 8:20 pm

Odiaba admitirlo e inclusive aceptarlo, su estrategia fue bastante buena como para no terminar agradecerle pero es que su orgullo era sumamente enorme como para ceder esto. Natalie había descubierto una faceta suya de la cual nunca le hubiera gustado mostrar pero aquél chico fue la caja de Pandora para sacar aquél negativo sentimiento. La chica pensó, todo este tiempo ella había sido la salvadora de gente pero ahora era ella quien fue salvada de un tipo con poco sentido de la paciencia y amabilidad aunque tenía razón, hubiera sido mucho peor.

Pero no pudo evitar que le hirviera la sangre cuando pensó que ella estaba ‘intentando’ pedirle una cita lo cual por ella le hubiera gustado jamás haber dado esa impresión. ¿Una cita con él? ¡Ni hablar! Creo que por otro lado preferiría salir con Hitler que con ese chico. Pero al menos el perro y ella estaba bien y entonces Natalie procedió a acariciarle un poco detrás de la oreja, el perro respondió positivamente a su respuesta recibiendo los mimos impartidos por la sueca pero en ese momento se percató que el albino se separaba más de ellos por lo que se paró y miró por unos segundos al chico:

–¿Viste algo perrito? – preguntó curiosa y antes de que pasara más tiempo aún el perro soltó un ladrillo y salió corriendo en dirección al muchacho que empezó ‘hacerle fiestas’ siguiendo ladrando de forma alegre y animada. En una de esas el perro mordió la basta del pantalón del muchacho haciendo un esfuerzo para que el detuviera su paso y le hiciera caso. Apenas vio la pelimorada que el perro hizo eso, se tapó la boca, preocupada por que viendo como era el tipo, no dudaría en patearle y eso realmente le molestaría de manera épica.

– ¡No perrito, no! – trató de abrí su boca para que soltara la prenda pero el perro ponía resistencia. Natalie preocupada intentaba quitárselo de alguna u otra forma pero el animal no cedía: – Tsk – chasqueó su lengua y miró al albino: – E-eh ¡No sé porque hace esto! ¡Arrghhh! – volvió a mirar al perro: – Perrito… Vete a un espejo y pregúntate porque eres así… suficientes problemas tengo con este tipo hoy ¿Y tú me agregas otro más? Por las barbas de Odín, creo que la suerte no está de mi lado…– comentó con un tono apenado. No entendía porque no le había dado gusto que le hubiera pasado el chico, pero tenía un poco de estrés respecto a la situación. En eso el perro soltó por propia cuenta el pantalón del muchacho no sin antes dejar una rasgadura en él, a lo que la sueca se paró rápido y se tapó la cara con ambas manos:


–Ay no…–
comentó para sí misma –No, no, no, no, no, no, no, no. No ¡No! – miró al perro un poco molesta pero el rostro angelical impedía que lo hiciera con el: –… Yo no quería esto… a ver… tiene solución… Está bien, tu ganas… yo me equivoqué, hice una imprudencia muy grande y lo lamento – comentó totalmente apenada –Fui grosera contigo aunque tú tampoco fuiste amable pero… ese no es el caso. Primero, me ofrezco a pagarte la prenda… yo me hago cargo– dijo…
avatar
Natalie Olsson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Shirasu Kinjou el Sáb Jul 29, 2017 7:41 am

Todo su buen humor, se esfumó gracias a esa chica; si bien, se le hacía algo interesante su actitud, no quería perder el tiempo con esa “niña mimada”. No es su estilo, y a pesar de todo, se divirtió un poco “jugando” con ella. Los ladridos del perro llegaron a sus oídos, decidiendo ignorarlos, tenía cosas más importantes que el dejarse distraer por una mocosa y el perro que trató de rescatar. Sin embargo, y para su molestia, los ladridos cada vez se escuchaban más cerca, hasta que el canino detuvo su andar, mientras brincaba, como si realmente fuera su amo y acabara de regresar a casa luego de un largo día. – ¡¿Pero qué-?! –el perro lo había tomado por sorpresa, haciendo que perdiera el equilibrio momentáneamente; tanto movimiento por parte del animal, comenzaba a marearlo.

Entre tanto ajetreo, logró encontrar un momento en el que pudiera seguir su camino, sintiendo como algo lo detenía. Al bajar la mirada, se encontró con la tela de su pantalón, atrapado por el hocico del can. Decir que se enfadó, era poco, comparado con la ira que realmente ebullia en su interior.
– ¡Quítamelo de una buena vez, si no quieres que lo haga por las malas! –reclamó el albino al escuchar la voz de la chica. Y a su parecer, el perro parecía divertirse con todo ese espectáculo que daban los dos jóvenes. Buscó algo con lo que distraer al condenado animal; si bien, su primer instinto fue el patearle, eso significaba que podría terminar por dañar a esa chica, y lo que menos quería, era tenerla sobre él, recriminándole por tal acción.

El sonido de tela siendo rasgada, lo congeló justo donde estaba parado; y los lamentos de la chica confirmaron sus sospechas. Cerró los ojos, apretando los puños hasta dejar sus uñas marcadas en las palmas de las manos, inhaló aire una y otra vez, en una forma de mantener la compostura. Su expresión sombría posada en el rostro de la chica. Pero todo ese enfado se fue esfumando con cada palabra que salí de los labios de la otra. Sus brazos se cruzaron sobre su pecho, mientras una sonrisa ladina se formaba en su expresión burlona.
– ¿A pagar por el pantalón? ¿Y qué hay por el haberte salvado la vida? –sabía que se estaba pasando, pero era tan divertido todo aquello. Al fin la chica había aceptado su error, pero eso no significaba que él se haría cargo de la poca cooperación que le había mostrado antes. Una pequeña y fugaz risa escapó de su boca. Dio media vuelta, comenzando a caminar nuevamente. –Vamos, no te quedes ahí parada. De lo contrario, salvarte dos veces en un día, te saldrá caro –y ahí estaba, le había mostrado esa dulce expresión que generalmente vestía ante las personas de las que creía, podría sacar algún provecho; esa sonrisa “sincera” y la amabilidad combinada con inocencia en el rostro. El diablo disfrazado.
avatar
Shirasu Kinjou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 72
Monedas Monedas : 1160

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Natalie Olsson el Mar Ago 01, 2017 11:23 pm

Era tan sólo cuestión de segundos para que los tipos se abalanzaran contra ella y le hiriera y Natalie seguía buscando con la mirada de una forma desesperada algo con que pueda aventarle, en eso encontró no muy lejos de ella un pedazo de fierro grueso suficiente como para dejar malheridos a esos dos rufianes. Estaba lista para tomarlo rápidamente y pegarle a los tipos hasta que escuchó una voz en el lugar, miró rápidamente de quien se trataba y era un muchacho muy atractivo de cual, Natalie sintió alivio al saber que podría hacer algo ahí pero cuando le dirigió la palabra y le llamó idiota, dentro de ella se indignó ¿Cómo se atrevía a llamarla así?

En eso los malandros, furiosos de que le interrumpieron el plan, decidieron acercarse lentamente hacia el albino, así que ahí Natt vio la oportunidad de cobrárselas. Tomó el fierro y con todas sus fuerzas golpeó a ambos tipos de los cuales al estar desprevenidos uno a uno cayeron al piso inconscientes. Natt los mal miró aun con el objeto en mano  y después tiró el fierro, resonando ese sonido por todo el lugar.

¿Fue suerte? La verdad sí. De no haber sido que hubiera distraído aquél muchacho, Natt podría no haber salido viva de ella, pero le llamó idiota lo cual le molestó. Se encaminó hacia el otro lado de la calle, pero decidió mejor agradecer al tipo a pesar de todo…

-Muchas gracias…- comentó a secas –Pero no había necesidad de llamarme idiota. No sé quién te crees, pero no juzgues primero sin antes conocer…- le miró un poco desafiante. En eso salió el mismo perro lastimado, llorando hacia la chica y al verlo no pudo resistirse ante su carita de trsiteza. Natalie se agachó y acarició con cuidado al can que parecía haberle gustado las atenciones de cariño de Natt:

-Perrito, no vuelvas por favor a meterte en líos ¿Está bien?- sonrío de una manera abiertas mientras el perro movía la cola agitadamente y ladraba de felicidad. Pero tenía conciencia Natt que debía irse rápido, esos malandros no estarían dormidos para siempre…
avatar
Natalie Olsson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 78
Monedas Monedas : 1151

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Shirasu Kinjou el Jue Ago 31, 2017 4:28 am

Abrió de golpe sus ojos, encontrándose con una joven pelirroja. –Sí, ya lo sabía –respondió un tanto cortante. Sin añadir más, y volviendo a ignorar a la chica, acabó de un mordico su daifuku, sacudiendo de sus manos la poca azúcar glaseada que llevaban. Un gran y pesado suspiro escapó de sus labios, al notar como la joven tomaba asiento a su lado. –Y ahí va mi tarde tranquila –´se volteó a ver a la chica, planeando en decirle algo para volver a recuperar su soledad. Sin embargo, se detuvo en sus intenciones, al notar los postres de chocolate que la mujer llevaba. Aquellas “cosas” se le hacían conocidas. – ¿Son volcanes de chocolate? –preguntó tomando el postrecillo ofrecido.

Lo examinó con bastante concentración, girándolo en su mano, tratando de probar sus propios conocimientos. Primer mordisco. –Nada mal –admitió, observando el chocolate líquido que amenazaba por salir de su masuda prisión, y manchar al albino. Otra mordida, esta vez, liberando más chocolate; en un intento por evitar el derrame del delicioso relleno, giró el volcán, conteniendo el chocolate fundido en el interior de la masa. –Hmph, supongo que, por educación, ahora deberé darte un daifuku, ¿no? –comentó al tiempo que sacaba su paraguas de la mochila. Está bien que le guste la lluvia, pero prefería comer lo más seco posible. El agua podría estropear sus deliciosas golosinas.

Con cierta pericia, logró abrir el paraguas, sosteniéndolo contra su cuerpo, para poder sacar la caja de daifukus. Sin exponerla demasiado a la lluvia, extendió los postrecillos a su “compañera” de banca, esperando a que tomara uno; y una vez eso había sucedido, volvió a cerrar la tapa, escondiendo de la humedad, su preciado producto. Con calma, siguió comiendo el pastelillo de chocolate, observando de vez en cuando, a alguna persona correr en busca de algún refugio. –Habían dicho que llovería, pero no tanto –murmuró más para sí, que para la joven que había decidido acompañarle. –Debería ir a buscar un lugar techado –subió el volumen de su voz, para hacerse escuchar, –podría coger un resfriado si se queda bajo esta lluvia –su tono era amable, aunque a él, realmente no le importaba si aquella pelirroja era internada en el hospital por una neumonía.
avatar
Shirasu Kinjou
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 72
Monedas Monedas : 1160

Volver arriba Ir abajo

Re: Desafortunadamente, así nos conocemos... {Priv |Shirasu Kinjou|}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.