Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Ir abajo

▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Katherine Drachenblut el Mar Jun 28, 2016 7:34 am

Muchas cosas terribles y contradictorias se cuentan
«Árabe Loco»
▬ ••• ▬

Inevitable sentir la necesidad de estar atado a un lugar, y aunque desees liberarte del martirio, es una misión imposible. Pero, aun así sabes que es tu decisión cargar con las cadenas que te fueron impuestas. Perpetuo crepúsculo, sin preocupaciones o ello, es lo que anhela pensar. Todavía, hundirse lentamente en un viejo libro fue la razón que, la motiva acercarse a la biblioteca de la ciudad. Ideal para despejar la mente y aclarar todo pensamiento fortuito. Además, ¿Cómo olvidar los viejos tiempos? Días en que una pequeña niña escapa de la realidad entre historias fantásticas.

De costumbre pasearía por los grandes estantes buscando cualquier texto de interés, entre ellos los más antiguos e inclusive, aquellos escritos en otro idioma. Incluso, seleccionó un tomo en particular, a simple vista se aprecia el posible peso, y que decir de los ornamentos que adornan la portada. Ejemplar que presume sobre la magia negra en su interior, por lo tanto, era el momento de buscar el lugar indicado para iniciar su aventura entre hojas desgastadas. Página tras página, gran curiosidad ocultaba, se asemeja a los pequeños niños que emocionados sujetan entre sus manos el mejor cuento ilustrado.    
 
Encogió las piernas contra el pecho, después de sentarse en un sofá, a pesar de subir las piernas a la misma, no era lo más decoroso en cuestiones de etiqueta. Nadie habría de llamarle la atención, aquella zona seleccionada es la más privilegiada del lugar. Por ende, siempre existirán zonas más alejadas y tranquilos, cómodos en que, puede pasar el tiempo sin ser perturbada. Quizá, los encargados de la biblioteca eran los más acostumbrados a ver el semblante ofuscado de una jovencita, cuando ella, parece encontrarse frente a un muro impenetrable.    

Con el garbo de una pequeña, la mirada se perdía en la nada, jugueteaba con los pulgares sin dejar de sostener a su víctima de autopsia, fría y meticulosa, Katherine empleaba siempre el modo al momento de leer. Aunque, sería una mentira asumir que no ha progresado en nada desde entonces. De momento, se ha involucrado, y comenzó a ser afectada por las letras que va recogiendo con la vista. Lo que era innegable, es que, quizá jamás dejaría de razonar tanto, justo como en ese instante, posee descrita la confusión por toda la cara  y la molestia de no encontrar respuesta en orbes aceitunados.


Última edición por Katherine Drachenblut el Jue Ago 25, 2016 11:17 pm, editado 2 veces
avatar
Katherine Drachenblut
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 435
Monedas Monedas : 210

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Rose Lalonde el Jue Jul 28, 2016 1:17 am

Interminables estantes, llenos de aquellos preciosos tesoros del saber; pequeños portales a otros mundos y épocas. La quietud y el silencio que envolvían el interior de tan majestuoso establecimiento, ayudaba a darle ese toque místico y relajante al ambiente. Mi mochila al hombro, me paseaba entre los enormes libreros, examinándolos de pies a cabeza, como los grandes diseñadores contemplan el trabajo de un novato antes de dar su fatídico veredicto ante la pieza creada. Tomo un libro, examino su pequeña sinopsis, antes de devolverlo a su lugar, decidiendo que su contenido no me entretendrá. Miro la hora en mi reloj; acabé mi proyecto antes de lo planeado. –Claro, decidí comenzarlo desde el momento que lo encargaron –pensé bastante orgullosa ante mi eficiencia. Fue entonces, que sentí nuevamente el peso de mis fuentes de información. Volví sobre mis pasos, buscando el “pasillo” correcto, y devolver esos grandes volúmenes de nuevo en su estante.

Una vez más, me sumergí en aquellos pasillos llenos de magia y misticismo. A pesar de llevar poco tiempo en esta ciudad, ya había acabado con un estante entero de aquella sección. Al rectificar que todos y cada uno de esos libros habían sido “devorados” por mi insaciable apetito de ficción, di media vuelta. Ante mí, se alzaban infinidad de mundos y universos por explorar. Iniciando por la parte más baja del librero, alargué mi mano hasta tomar el lomo de un, algo maltratado, libro de pasta gruesa. Al ver la portada, una oleada de pensamientos confusos inundó mi mente. Esa descolorida y maltratada ilustración se me hacía horrorosamente familiar. Comencé a explorar mentalmente la pequeña biblioteca que tenía en casa, buscando alguna similitud. Sin encontrar una respuesta satisfactoria, procedí a analizar aquella joya.
–Tomo uno –murmuré al leer esas palabras en el lomo del ejemplar. Volví a agacharme, en busca de la continuación. Otros 3 libros, dispuestos en conjunto, como una gran familia. Una sonrisa gatuna se coló por mis labios. Sin demorar más tiempo, tomé todos, y comencé a caminar, en busca de un buen lugar.

La zona de lectura; casi tan vacía como siempre. Pero algo no encajaba. Una chica, sentada en el sofá que generalmente utilizaba. Reconocí de inmediato el libro que sujetaba entre sus manos. Sonreí levemente; esa chica tenía buen gusto. A un lado, unos cuantos pufs se amontonaban; peor era nada, aunque la luz caía perfectamente en esa zona. Tomé uno de aquellos costales que se empeñaban en llamarse “asientos”, y lo arrastré a un buen punto de la alfombrada estancia. Dejé caer mi mochila con sumo silencio, y tomé asiento en aquella funda de almohada; no sin hacer tanto ruido a causa de su relleno. Debía admitir, era cómodo, y es posible que persuadiera a mi madre de adquirir unos cuantos para la casa.
avatar
Rose Lalonde
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 40
Monedas Monedas : 945

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Katherine Drachenblut el Vie Ago 26, 2016 4:24 am

Los antiguos fueron, los antiguos son y los antiguos serán. Desde las oscuras estrellas Ellos vinieran antes de que naciera el hombre, sin ser vistos y odiosos, Ellos descendieron a la primitiva tierra. Bajo los océanos Ellos se reprodujeron mientras las edades pasaban, hasta que los mares abandonaron la tierra, después de lo cual Ellos salieron como enjambre en todas.
▬ ••• ▬

¿Es posible hundirse en el silencio? Cada respiración, cada toque… Sumergida en pensamientos, no existe nadie que la detuviera. Pero, la desventaja es simple, no percatarse de quién estuviese a su alrededor, tan sencillo es iniciar una emboscada. Todavía, no es que pudiese distraerse, pero seleccionar una página cualquiera le incita a curiosear un poco más. Una, dos, tres páginas, laberinto sin salida, palabras que resaltan el misterio que aguarda.

¿Es capaz de detenerse?
Sellos, piedras mágicas, y ritos, la mantienen por completo bajo un hechizo. Exhaló tratando de relajarse un poco más, la posición actual pudiese molestar levemente. —…Uhm. — Prosigue a continuar, existiendo nombres que no le es posible pronunciar en brevedad.

Quizá, pudiese detenerse un momento y seleccionar un libro al azar, el vampirismo no puede faltar entre sus manos, pero, la compañía de hojas desconocidas desean instruir la mente de cualquiera, hojas en el que se puede encontrar el conocimiento deseado en todo caso que, estés dispuesto a navegar entre las profundidades. Incluso, visitar un lugar cuyo aire emana paz; paisaje de ensueño de alta cumbre montañosa e inclusive, fascinante sonido que proviene de tan cálidas aguas que, son trasmitidas hasta el más profundo silencio. Justo allí, un reino se levanta cuya arquitectura se entremezcla con la naturaleza. Torres majestuosas de fino material, todo ha de sonar al próximo libro que deberá seleccionar.

He ahí el dilema, ¿Aventurarse entre libros o invocar al gran Cthulhu en la sala? Aquello suena bastante descabellado como beber el líquido carmesí del joven dependiente que le ha saludo desde el principio. No obstante, no evita llevar la nariz dentro del libro que, prácticamente cubre su rostro. Releer; la misma cita una y otra vez sin comprender. Siempre había leído libros, cuales fuesen, todos coincidían. Incluso, aún guarda el profundo anhelo de conocer. Pero, si es una placida condena, entonces no hay porque temer…


Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh Wgah nagl fhtan


No obstante, el silencio ha terminado, parece escuchar ¨Algo¨ o, al menos eso pareciera. Hasta ha cerrado el libro de un sólo golpe con tal de buscar al dueño, quizá le ayudase a desvanecer la cuestión de una mala pasada de su mente. Orbes verduscos se desvían al nuevo invitado. ¡Oh! ¿Quién era? Por un momento le miró intentando hacer memoria por el libro que recién comienza a leer, situación de dos o tres segundos. — Hola. — No tarda en saludar con la calma que le caracteriza. — Me ha tomado de sorpresa la presencia de alguien más dentro de la sala, ocasionalmente es ajetreado por aquí. —  Le miró con más detalle, no pasa desapercibido el tipo de prenda que lleva encima, quizá minúscula manía por perfeccionar la ropa de los demás.


señorita caprichosa (?):
Atuendo
•Supongo que no es necesario mencionar el libro que lee. (?) xDD!
avatar
Katherine Drachenblut
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 435
Monedas Monedas : 210

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Rose Lalonde el Dom Sep 25, 2016 7:02 am

La pasta se veía realmente desgastada; no estaba segura si por el uso de las cientos de veces que otras personas se sumergieron en la historia que escondía entre sus páginas, o simplemente por el paso de los inclementes años, que el polvo y el poco viento que lograba colarse por el lugar, han mermado hasta dejarlo en tan lamentable estado. “El Rapto de la Bella Durmiente”; si bien, el título me decía que se trataba del cuento “infantil” popularizado por Charles Perrault y los Hermanos Grimm, las primeras dos palabras, me daban a entender que se trataba de una versión completamente diferente. –A. N. Roquelaure –el autor se me hacía extrañamente familiar. Abrí el libro, pasando con sumo cuidado las amarillentas hojas, temiendo dañarlas. –No les haría mal buscar alguna edición más reciente –pensé un tanto escéptica por el estado del libro. –Aunque es posible que sea difícil de conseguir –mentalmente me encogí de hombros, y finalmente encontré lo que buscaba.


“La llamada del príncipe

Durante toda su juventud, el príncipe había oído la historia de la Bella Durmiente, condenada a dormir durante cien años, al igual que sus padres, el rey y la reina, y toda la corte, después de haberse pinchado el dedo con un uso. Pero no creyó en la leyenda hasta que estuvo dentro del castillo.”


Esto prometía, y bastante. Seguí devorando las páginas, sintiéndome un poco timada por las palabras que se abrían paso ante mis ojos; si bien, en parte permanecía ligeramente fiel a la obra original, y me alivió sobre manera el que no fuera otra obra tipo Disney, me daba la impresión de ser un “muy viejo fanfic” de la historia. Fue el sonido de una voz, la que me hizo detener mi lectura. Expresión serena, que invita a una charla tendida sin preocupaciones.
–Hola –por cortesía, marqué la página en la que me había quedado, que siendo sinceros, no era mucho; y cerré el libro, dejándolo reposar en mi regazo. Mis ojos fijos en los ajenos, si quería mi atención, ahora la tiene, por completo. – ¿Ajetreado? No lo suficiente, se está cómodo, nadie habla, te deja concentrarte –miré a mi alrededor tratando de ordenar mis ideas. Sentía el silencio del lugar como de sepulcro. De vez en cuando, se escuchaban los pasos de la bibliotecaria, o el sellar de fichas y libros prestados y devueltos.

Pero ahora, era su mirada la que me incomodaba. Lo más sutil posible, miré mi atuendo: jeans algo desgarrados de los muslos, una camiseta de tirantes oculta por una sudadera negra, y un par de tenis.
–Bueno, no planeaba convivir con nadie –pensé un tanto irónica, mis planes del día contemplaban venir a la biblioteca por más material para el proyecto, y devolver el ya usado y registrado; ir al centro por un café, tal vez; y volver a casa. Y aquí me encontraba yo, con tres libros de una misma trilogía, y una chica que parecía juzgar mi apariencia. –Lo sé, parece que tomé lo primero que encontré nada más abrir el armario. No te preocupes, eso fue lo que hice –comenté con cierta indiferencia; una suave sonrisa ladina se dibujó en mis labios. Mi atención se centró en el libro que leía. – ¿Te gusta Lovecraft? –nada como empezar una plática con la pregunta más sosa y común de todas.
avatar
Rose Lalonde
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 40
Monedas Monedas : 945

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Katherine Drachenblut el Jue Feb 23, 2017 6:27 pm

Palabras que, asimilan el susurrar del viento entre estantes, golpe misterioso que acentúa el verdor de sus ojos al son del tenue jade marcado en sus labios; afortunado es encontrar más personas que disfrutan escabullirse entre palabras. ¿Sabes a quién más le gustaría este lugar? A su pequeño Léonard, tantas cosas que podría aprender allí e incluso, se daría el lujo de enseñarle por su propia cuenta. Además, la sala era bastante grande que hasta podría perderse con facilidad y con ello, el olor a libro viejo que sería difícil encontrar. Y fue entonces en que Katherine comienza a divagar, pensamientos que fluyen uno tras otro, numerosas visitas que ha dado a cualquier lugar que, con libros construyen hasta el más hermoso castillo, todavía con el tiempo se había ganado el favor de todo bibliotecario.  

Reaccionó, demasiada calma, tanto silencio… le llego a perturbar un poco. — Ocasionalmente pero, la zona es bastante apacible. — Le ha parecido escuchar un ruido a la cercanía, para entonces se giró de momento, intentando buscar el origen de la misma. ¿De nuevo es su imaginación o era sólo la vieja madera crujiendo en los estantes? Nada inusual, pero su mente pareciese permanecer en blanco como si le hubiesen lanzado una especie de hechizo para detener todo pensamiento que golpeaba su cabeza. — A pesar que existen personas que mantienen un pensamiento erróneo de ello, monótono es como le dicen. — ¿Sólo eso iba a decirle? — Disculpa si he interrumpido tu lectura, ¿cuál libro te encuentras leyendo? — Cuestionó; con la intención de conocer más sobre el autor que en su regazo reposa. Quizá, han de compartir el mismo gusto.

— Eh… — Las palabras escaparon de su boca, se burlaron de ella al notar que su manía por los detalles superficiales le habían traicionado. ¿Cuándo será más desapercibida? ¡Nunca! Detalle mínimo siempre se encuentra bajo su lupa. — No me malentiendas, es sólo que creo que… la ropa casual puede ser el elemento que realce todo estilo elegante de una persona. — No era un juicio, su voz fue tan suave que no quedaba lugar a dudas. Y, por un segundo que pareciese eterno, Katherine le observó dejando a un lado lo que pudiese realizar de manera inconsciente, ¿O no? Sacudió la cabeza y carraspeó al instante. — Sí, en absoluto. — No era alguien que se dejara llevar por las apariencias… mentiría de inmediato, la apariencia es lo primero que acecha.

Pero, en esta ocasión encontró la elegancia lúgubre que la jovencita refleja, un confort que pocas veces logra encontrar en las personas; continúa. — Su amor por la soledad y el ambiente terrorífico resaltan la gran imaginación que poseía, además era obvio al son de las tendencias “Diferentes” que muestra desde temprana edad a diferencia de los niños de su edad. — Fantástico, era ver cómo el mundo comienza a inclinarse a favor de los relatos terroríficos, tan hermoso que ha podido inhalar y exhalar, esperando que la confianza no le traicione de nuevo. Bendición son las palabras. Y sin pensar más, ha posado el libro en una pequeña mesa cercana para entonces alzar su brazo y presentarse como es debido con la mano. — Katherine Drachenblut, un gusto. — Se muestra interesada.

avatar
Katherine Drachenblut
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 435
Monedas Monedas : 210

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Rose Lalonde el Mar Feb 28, 2017 8:05 am

Alcé una ceja al escucharla hablar nuevamente. No solo tenía buen gusto, valía la pena entablar una conversación con ella. Juzgar a las personas solo por su apariencia, el primer error que cualquier persona que se haga llamar psicoanalista puede cometer en sus inicios. Y ahí estaba yo, cayendo terrible e irremediablemente, en el peor pecado que cualquier psiquiatra y psicólogo pudieran cometer. Estaba completamente segura de que Viktor Frankl y Freud estarían revolcándose en sus tumbas. –Las personas que tienen miedo a encontrarse a sí mismos, suelen sentirse incómodos en lugares silenciosos y apacibles. No es que lo encuentren monótono; solamente detestan la idea de quedarse a solas con ellos mismos –solté con una sonrisa. Realmente la humanidad me divertía.

Di un pequeño respingo ante su pregunta. Rápidamente voltee a ver la portada del libro; no porque lo olvidara, simplemente, fue un acto reflejo. Mis dedos acariciaron suavemente la pasta.
–Probablemente los pida prestados –tomé el libro, extendiéndoselo a mi compañera de lectura. –“El rapto de la Bella Durmiente”… no sé nada de la autora, pero se ve prometedora la trilogía –sin embargo, aquella sensación de familiaridad ante el nombre, no se alejaba de mi ser. Estaba bastante segura de haber escuchado ese nombre en algún lugar.

Esta chica era bastante interesante; y sus reacciones eran únicas.
–Sin duda alguna, una joya –ahora parecía que la incomodidad y sorpresa pasaban a ella. ¿Así que le gusta la moda, eh? Una sonrisa felina comenzó a curvear mis labios, al son de sus palabras. – ¿Elegancia? Sí, es posible. Pero a mi parecer, la ropa es solo un obvio reflejo de las personas. Yo encuentro más elegante los movimientos, las palabras y el tono en que son pronunciadas –volví a acomodarme en el pequeño saco con deseos de convertirse en sofá, logrando verla de frente. –Nada refleja más los pensamientos de una persona, que aquellos aspectos tan descuidados por todos.

Mi corazón se llenó de júbilo al escucharla recitar tan exquisito “poema” referente a uno de mis autores favoritos. Ni en mis más locos sueños, había pensado en toparme con otra alma que disfrutara tanto aquellos relatos oscuros. Bien podría levantarme a besarla, pero eso es un ridículo e irónico pensamiento, que refleja mi admiración hacia el destino al haberme puesto delante de semejante chica. A lo largo de mi vida, me había encontrado con personas que “compartían” mis pasiones, de las cuales, la mayoría eran chicos. Y grande mi desilusión al notar que realmente no sabían nada de nada.

Tan embelesada estaba en mis pens amientos, que me tomó un poco de tiempo notar aquel gesto de etiqueta generacional.
–Rose Lalonde. El placer es mío, Katherine –devolví el saludo, apretando levemente su mano, justo como las reglas sociales dictaban. –Si me dieran la tarea de designar a un representante de la literatura de terror, mencionaría a Lovecraft –añadí con una gran sonrisa. –Y sí, estoy segura de que terminaría siendo linchada por los fanáticos de Poe o de Stephen King –reí por lo bajo ante aquel comentario. No es que despreciara a aquellos autores, simplemente, Lovecraft era mi vida; mi autor favorito por encima de todos.
avatar
Rose Lalonde
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 40
Monedas Monedas : 945

Volver arriba Ir abajo

Re: ▬ La llave al atardecer... ▬ [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.