Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

❝古き護り❞ — Priv. Takasuki-sen-sei. [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

❝古き護り❞ — Priv. Takasuki-sen-sei. [+18]

Mensaje por Furuta Nimura el Dom Jun 19, 2016 2:19 am

Lugar: Mazmorras.
Tiempo: Luego del arresto de la escritora Takatsuki Sen.


Toda buena relación empezaba con odio, no el odio que le dedicaría una persona a su peor enemigo; sino del tipo que puede compararse con un 'no gustar'. Lo suyo con Takatsuki Sen podría llamarse así, aún no había sido capaz de arrinconarla —castigarla, amenazarla, seducirla— y hacerle él mismo las preguntas del interrogatorio. Kaneki, su superior —cuervo— siempre se encargaba de esas cosas, porque era su escritora favorita y parecía conocerla; allí, donde antes estaba pintado de blanco corrompido y una cara aburrida (no que lo supiera, realmente).

         No le había llamado la atención en la manera en la que le había llamado la atención Kaneki, sin emrgo, podía llegar a un nivel más alto. Parecía un hongo, una maña de cabello verde —el color del resentimiento— y estatura ideal para una niña en la primaria. Lo que había llamado su atención era su personalidad sarcástica y llena de huecos oscuros que escondían secretos y tragedia que daban risa a los payasos ocultos en la oscuridad —sus más fieles compañeros—, su manera de expresarse que parecía ser cordial pero ocultaba odio y tensión en todo el diálogo. No que no hubiese conocido a nadie así, pero casi siempre terminaban por aburrirlo. Ella, sin embargo, había conseguido calentarlo.

         Hoy sería el día.

         Le sorprendía que en Francia todavía existiesen mazmorras —un lugar detenido en el tiempo, donde aplicaban castigos a los pecadores y los inmorales, como él, como ella— y que pusieran a la prisionera (qué palabra esa, se sentía poderoso al pensar en su significado) en una celda de allí. Le dijeron que ella era muy peligrosa hasta para los convictos así que decidieron mandarla a ese lugar. Era un lugar oscuro y se podía oler un hedor a moho y sangre en lo que se paseaba por los pasillos. Llegó a captar varias cámaras en el camino, muy pocas funcionaban y no parecían querer repararlas. Su mente retorcida le decía que era mejor así, si ella no daba una respuesta debida o sellaba sus labios podría utilizar la fuerza y ser el policía malo. Un fantasma de sonrisa se planto en sus blancos y delgados labios de papel arrugado.

         Al llegar se topó con dos investigadores, quienes al verlo emprendieron marcha, después de todo, ¿quién duda de un compañero? Entró con una sonrisa al verla sentada, con mechones verdes desordenados y con una falsa sonrisa —como la suya— implantada en sus labios.
         Se sentó acomodando y con cuidado de no arrugar sus ropas. Entrelazó sus manos huesudas y soltó un largo suspiro en lo que la miraba con fijeza.—My, my, qué linda se ve usted hoy. Takatsuki-sen-sei~.— Dijo, de manera sarcástica y con una mente corrompida y podrida pensaba que estaría bien jugar con ella un momento. Porque era interesante y le gustaba torturar a sus presas. ¿Habrían cadenas por ahí? Segur las necesitaría luego, un plan se formaba en su cabeza y lo que pensaba qué buen momento le aguardaba.
avatar
Furuta Nimura
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 25
Monedas Monedas : 667

Volver arriba Ir abajo

Re: ❝古き護り❞ — Priv. Takasuki-sen-sei. [+18]

Mensaje por Sen Takatsuki el Dom Jul 03, 2016 11:28 am

          El hormigueo inundaba la pequeña nariz de la escritora de horrores y transformaban sus facciones de musa en una mueca demostrando cuán aquejada se encontraba con respecto a la mescolanza nauseabunda que pululaba en su habitación de lujo, de paredes prietas y luces bajas.  Sus pulmones lloraban y pedían a gritos un poco de pureza pero ella sólo respiraba la desgracia y el odio que se escurría por las paredes del lugar y se concentraba en declamar una tonada aleatoria mientras, en el lóbrego pozo de su cabeza, repetía una y otra vez como versos podridos que se vengaría hasta de la última persona que conformaban el grupo negro de mentes rotas y mostrencas que la había encerrado. Uno y dos. Dos sujetos de rostros extraños y baratos que fueron culpables y que pagarían. Y es que ella al llamar a las fotografías en sepia de sus rostros que en su inconsciente se ocultaban se le llenaba el pecho de resentimiento. ¿Era eso? Le era imposible a la señorita impía y de manos frías el dilucidar aquel sentimiento, puesto que aun así ella tenía un rincón donde guardarles un poco de su cariño trizado.

          ¿Y cómo podría guardarle algún sentimiento negativo a su niño de ojos tormentosos? Su musa y su tesoro. No, nunca podría dedicarle más de unos minutos de odio al contrario, porque cuando recordaba que era algo valioso y único, y se le llenaba el estómago de búhos(de un ojo), no podía evitar que le vuelva el embelesamiento. Mas no podía perdonar tal acto de ¿traición? Y ella estaba segura que encontraría la forma de jugar con él en un futuro. No obstante, esa persona estaba allí, incordiando, molestando en la fotografía: siendo aquel pedazo de extrañeza y repugnancia de cabellos negros como la noche y cuchillos blancos en su boca aquel que le producía un no-sé-qué incapaz de definir con claridad, pero que le había encontrado el apego(su nueva obsesión) cuando concibió que en sus bolsillos guardaba más mentiras que verdades.

Furuta Nimura.

          Sonrió con la malicia escondida entre sus dientes ocultos tras sus labios, porque decir su nombre era como invocar al diablo: él sólo aparecía y mostraba en su rostro una sonrisa que ella gustaría de arrancar a mordiscos—. Calla, maldito payaso —su voz sonaba meliflua en contraste a lo que decía y la sonrisa se le mantenía. Había tenido la oportunidad de rebuscar en las partes oscuras del cuento y ella sabía exactamente como encontrar lo que quería: sabía más que al comienzo; principal razón de su encanto repentino y heteróclito al payaso—. Y bien, ¿a qué se debe tu grata presencia, Nimura? —jugó con sus manos, ronroneando su nombre, como si disfrutaba el pasar por sus labios—. ¿Extrañabas mi compañía, hm? Lamento no poder recibirte en mejores condiciones: el olor a sangre es característico de las mazmorras. Un lugar de lujo, ¿no te parece? —soltó risueña, ampliando más su sonrisa al ajeno. Porque era patético e hilarante, porque ella era peligrosa pero misántropa y el lugar le sentaba de maravilla a ella y sus demonios internos.
avatar
Sen Takatsuki



Mensajes Mensajes : 483
Monedas Monedas : 193

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.