Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Alisha Singh el Miér Mayo 18, 2016 4:44 am

Alisha se preparaba para salir ese día, hacía calor por lo cual decidió ponerse un vestido corto con un estampado de flores junto con unos botines de color marrón que combinaban con el bolso que había escogido. La razón por la cual la joven se ponía tan bella era bastante simple y es que, por primera vez, desde que había llegado a la ciudad, saldría de compras. Algo extraños para algunas personas, pero para ella no, Alisha es una persona muy sociable por lo cual el salir de compras le permitía conocer a mucha gente, cosa que no había hecho muy bien en la universidad ya que el ambiente, aunque no lo pareciera, era muy competitivo y sus compañeros de clase la veían como una rival a verla como una amiga. En fin, se disponía a salir cuando decidió revisar su estado de cuenta en el portátil una vez más, su padre era una persona de mucho dinero y su madre, aunque no la viera mucho por diversas razones, era alguien con muy buenos ingresos también, por lo cual la mesada de la joven morena era bastante alta en comparación a los demás jóvenes.

Sonrió feliz para sí misma, sabiendo que podría darse el lujo de comprarse ropa linda que llevar para combinar con el estilo de la ciudad de Sweet Valley. Finalmente, salió de su habitación, se despidió a lo lejos de su compañera de departamento la cual estudiaba atentamente por lo cual no quiso distraerla de sus deberes. Salió a la calle y camino hasta un paradero de autobús que le dejara en el centro comercial de la ciudad. No espero demasiado ya que el móvil llego unos minutos después de su llegada al paradero. No tardó mucho en llegar y rápidamente comenzó a mirar las tiendas, habían cosas muy lindas que seguramente ella no encontraría en su país natal, cosas como decoraciones que eran muy del estilo de Francia. Se fijó en las cafeterías y parecía que en esta ciudad eran más comunes de lo que uno creería, en las vitrinas de estas se podían apreciar los pequeños pasteles que servían que sin duda se veían deliciosos.

Decidió entrar a una tienda de ropa juvenil que le llamo la atención, buscaba en la sección de chicas algunos vestidos para usar durante clases, hasta que se encontró con lo que sería el avance de temporada de invierno y no pudo resistirse a las hermosas chaquetas de vestían los maniquíes, además de los sweater de diversos colores y las botas de cuerina. Finalmente se acercó a las bufandas, Alisha no era una persona que usara mucho esas cosas, pero le llamo la atención lo suaves que eran. Tomo una de un color morado que le gustó mucho, pero parecía ser que alguien más también había tomado la bufanda -Disculpa, pero creo que yo la vi primero- dijo con un tono muy coqueto mirando al joven con una sonrisa en los labios, algo clásico de ella.
avatar
Alisha Singh
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 21
Monedas Monedas : 696

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Kenrick Dwyer el Jue Jun 23, 2016 7:21 am

Luego de asegurarse de que su madre estuviera ocupada, Connor y Kenrick tomaron sus abrigos, algo de dinero, y se dirigieron a la parada de autobuses más cercana. En el pequeño trayecto, Sheridan aminoraba el paso, con tal de separarse unos centímetros de su hermano; escondiendo el rostro en su inseparable bufanda, cada vez que el mayor “coqueteaba” con las chicas que pasaban a su paso. – ¿En serio tienes que hacer eso? –preguntó a su hermano, una vez sentado a bordo del camión, mirando como los edificios comenzaban a “moverse” al otro lado de la ventanilla. –Nunca se sabe cuándo alguna chica se dé cuenta de todo lo que valgo –contestó Connor, abrazando con un brazo a su hermano, riendo con fuerza. Molesto por la acción ajena, el escocés comenzó a retorcerse bajo el brazo de su hermano, tratando de apartarlo. Luego de varios golpes y un regaño del conductor, ambos jóvenes irlandeses bajaron del autobús, mirando a su alrededor en busca del centro comercial.

– ¿Bueno? –respondió al móvil Ken, rodando los ojos ante los patéticos coqueteos de “Danny Zuko, versión chino”. – ¡Oh! Hola, papá –saludó al reconocer la voz al otro lado de la línea. –No… estamos en eso… sí, estamos camino al centro comercial –para cuando se dio cuenta, el mayor estaba pegado a él, tratando de escuchar lo que su padre decía. –Para eso estamos aquí –respondió con enfado, apartando al otro de su lado, empujando su cara. –Sí, sí. Yo te hablo cuando hayamos acabado –escuchó una última orden de su padre antes de colgar. – ¿Qué quería el viejo? –preguntó Connor, arreglando por enésima vez su cabello. –Saber si ya teníamos el regalo de mamá –contestó, guardando el celular en su bolsillo. Ambos hermanos soltaron un enorme suspiro de molestia ante la insistencia de su padre.   Lo quería, si, y mucho, pero a veces les resultaba molesto.

Una vez dentro del enorme centro comercial, optaron por separarse, para alivio del menor. Antes de dar un paso, el chico miró a su alrededor, y una vez ubicadas las tiendas de ropa, comenzó a visitar cada boutique, pasando de largo las joyerías. ¿Por qué? Simple. No le compraría a su madre algo que nunca usará por culpa de su trabajo. Primera tienda: muy para ancianas. Segunda tienda: muy para mocosos. Tercera tienda: … ni siquiera sabía por qué entré a una tienda de ropa para bebés. La siguiente boutique ofrecía más posibilidades. Si, era una tienda con objetivo juvenil, pero su madre no era tan “grande” como para no poder encontrar algo allí. Decidido, entró al local, comenzando a indagar en la sección de damas. Luego de pasearse y revisar meticulosamente, la desesperación comenzaba a hacerse evidente en el muchacho, hasta que algo animó su día. Una pequeña zona con diferentes accesorios: desde sombreros, hasta lentes y bolsas. Pero lo que llamó su atención, fue una bufanda morada. Y justo cuando iba a tomarla, su mano chocó con otra. Alzó la mirada para reclamar aquella prenda, pero su mente quedó en blanco, al encontrarse con la mirada de aquella muchacha. Aquella estatura baja en comparación a la propia, lo sorprendió aún más, haciendo que lo primero que se le cruzara por la mente fuera la palabra “adorable”.
–Lo siento mucho, pero estoy bastante seguro de que fui yo quien la vio primero –logró responder luego de aclarar un poco su garganta. –Hay muchas más bufandas por aquí, puedes buscar entre ellas –añadió, señalando con su mano el resto de estantes. Había encontrado el regalo que quería para su madre, y ninguna cara bonita lo evitaría.
avatar
Kenrick Dwyer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 56
Monedas Monedas : 691

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Alisha Singh el Lun Jun 27, 2016 12:36 am

Si en algo era buena la joven era en las compras, le encantaba esa sensación extraña de poder que le daba el poder obtener cada objeto que ella quería, fuera un vestido barato, un adorno extraño o incluso unos zapatos de cuero extraño y costoso, si ella lo quería ella lo tenía. Por ende, cuando se topó con el joven de cabello oscuro sintió como su reino interno caía a sus pies ¿Cómo era posible que ese tipo quisiera quitarle uno de los pocos placeres de la vida? Alisha lo miro algo molesta cuando lo escucho hablar como si el objeto ya fuera de su pertenencia.

La joven de cabello oscuro levanto una ceja, molesta por el comportamiento ajeno, pero trato de verse calmada y serena para que así el enemigo no descubriera sus verdaderas intenciones y es que cualquier persona que se opusiera era el enemigo. Alisha le dedico una sonrisa al chico del mechón teñido -Disculpa pero creo que estas en un gran error- dijo la chica mientras que con su mano libre se arreglaba un poco su vestido sacando su mejor arma a relucir, sus pechos los cuales gracias al escote y lo ajustado del vestido lucían un poco más grandes de lo normal, seguramente con esto el joven solitaria la bufanda y ella se iría victoriosa -Esta bufanda es para chicas, con gusto te puedo ayudar a buscar una que te quede bien- agrego con la más dulce de sus voces sin dejar que el contrario le hablara, otra de sus técnicas para coquetear y a la ves conseguir lo que quería.

La joven sin esperar respuesta del joven del mecho teñido tomo la bufanda entre sus manos y se la acerco al rostro -Es mi color favorito- dijo con una voz coqueta mientras sus ojos se posaban en los del joven y las largas pestañas de Alisha se movían como si danzaran mientras parpadeaba.
avatar
Alisha Singh
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 21
Monedas Monedas : 696

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Kenrick Dwyer el Mar Jul 26, 2016 5:38 am

El joven Sheridan tragó saliva con dificultad ante los movimientos de aquella chica. Con la mano libre, se acomodó un poco su propia bufanda, como si esta le estuviera ahorcando. Sin embargo, la joven no conocía al irlandés, y sus palabras fueron una mala elección. – ¡¿Disculpa?! –el peli negro no podía creerlo; aquella bella chica creía que él, Sheridan Kenrick Dwyer, quería esa bufanda para usarla él. – ¡Por supuesto que sé que es para chicas! ¡Uso lentes, pero no estoy ciego! –continuó, colérico. A pesar de todo, le tomó desprevenido el siguiente acto. Sus ojos se abrieron como platos, y estaba seguro que sus mejillas comenzaban a tomar un adorable color rojizo. –Amm… bueno… ta-también es mi color favorito –comenzó a balbucear, rascando con nerviosismo su nuca.

Pero entonces, algo dentro de él, hizo click. Con brusquedad, volvió a arrebatar la prenda de manos de la chica.
– ¿Y a mí qué me importa que sea tu color favorito? Yo la vi primero –espetó, arrastrando las palabras de la última frase, acercando su rostro a cada palabra pronunciada. Giró sus ojos celestes, examinando con superficialidad el estante. –Toma –cogió la primera tela de color morado que logró identificar, y la extendió a la chica. –También es morada –añadió con un ligero tono de desprecio. Bien podría evitarse todo ese problema, si tan solo dejase que la chica se llevara la bufanda; pero Ken no es un chico que le guste ir de compras, a menos que se trate de algo que realmente le interese.

La simple idea de tener que seguir vagando por las tiendas en busca de algo para su madre, le enfadaba sobremanera. El regalo perfecto había aparecido con tanta facilidad, que no pensaba renunciar a él. Aunque claro está, Sheridan no es muy bueno ideando planes cuando está enfadado.
–Y gracias por la amena conversación –añadió, visiblemente sarcástico. Inclinó un poco la cabeza a modo de despedida, y se dio la vuelta, dándole deliberadamente la espalda a la joven morena, enderezando con exageración su espalda, como señal de victoria.
avatar
Kenrick Dwyer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 56
Monedas Monedas : 691

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Alisha Singh el Sáb Jul 30, 2016 4:10 am

Parecía ser que esta iba a ser otra victoria para la joven, el chico de lentes se rendía a los encantos de la morena la cual simplemente sonría de una manera coqueta hacia el joven para que así el juego pudiera seguir y este la soltara al fin la bufanda que ella quería. Y es que la joven estaba acostumbrada a que lo que quería fuera de ella, esa prende no iba a ser la excepción al caso. Alisha espero pacientemente hasta que el joven abrió los labios para hablar. En un inicio se escuchaba algo dudoso, pero parecía ser que el accesorio ya era de ella, por desgracia las cosas no fueron así de simples.

Alisha no se sorprendió cuando el joven menciono que era su color favorito, la verdad es que había escuchado muchas cosas en realidad muchas mentiras por parte de jóvenes que querían algo con ella "Yo también soy de haya", "A mí también me gusta esa banda", entre otras cosas, por lo cual lo del color no lo creía para nada.

Los ojos de la joven se abrieron cuando el joven comenzó a hablar esa manera tan horrible -¿Que?- fue lo único que pudo salir de sus labios antes de que una prenda extraña cayera sobre su cara. La joven morena no lo podía creer, por primera vez en su vida sus encantos naturales no eran suficientes para poder hacer lo que ella quería, además de que ese horrible chico se estaba escapando con su bufanda.

La joven rápidamente se sacó lo que parecía ser un pañuelo de la cara dejándolo caer a su lado, miro con odio al joven alejarse con la bufanda en sus manos e hizo lo más maduro que paso por su cabeza en ese momento, pensando que en su mente solo pasaban palabras de odio hacia el joven. Alisha afirmo bien su bolso mientras comenzaba a correr, bueno en realidad a caminar rápidamente hacia el joven de lentes ya que sus tacones no le permitían hacer nada más, hasta finalmente alcanzar y en vez de detenerlo para hablar con él, como haría una persona normal, fue y se colgó del cuello del joven.

Esta escena le parecería divertido a cualquier persona, una joven Hindu colgada del cuello de una persona que solo conocía de algunos minutos atrás -¡Es mía, es mía!- era lo único que salía de los labios de la morena mientras hacía peso para que el joven cayera al piso y sería un buen plan de no ser porque una empelada de la tienda se acercó a ellos para calmar a los dos, pero aun así la joven no se soltaba del cuello del joven. Esa bufanda seria de ella, porque ella conseguía todo lo que quería.
avatar
Alisha Singh
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 21
Monedas Monedas : 696

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Kenrick Dwyer el Vie Ago 26, 2016 5:55 am

Caminaba con esa postura de victoria y egocentrismo, pero por dentro, se felicitaba y daba saltitos de alegría. No podía estar más orgulloso de sí. –Podría ir directo a casa, o ir a buscar a Connor –pensaba tranquilamente, admirando la hermosa bufanda que tenía entre sus manos. Sin embargo, se vio bajado de su novena nube en un abrir y cerrar de ojos. Los menudos brazos de la chica se enrollaron en su cuello, dándole la sensación de asfixia. Comenzó a dar pasos en todo sentido, tratando de mantener el equilibrio, mientras sus oídos eran fulminados por los gritos de la morena.

Y a pesar de sus esfuerzos, pudo más el peso extra de la chica con su ataque sorpresa, que ambos fueron a saludar graciosamente al suelo.
– ¡Suéltame! –se unió el escocés, tratando de deshacerse del agarre de la chica. Pero sus movimientos eran torpes. No quería lastimarla, no más de lo que la caída había hecho; pero tampoco estaba dispuesto a bajar la guardia y dejar que la chica se llevara su bufanda. – ¡Cálmate de una maldita vez! –siguió gritando. No quería provocar un alboroto; pero ya era demasiado tarde para ello. Varias personas se paraban solo para ver al par de jóvenes pelearse por un “pedazo de tela”. Una encargada se acercó, para tratar de calmarlos, y de ser posible, separarlos; pero ninguno cedía. – ¡Alguien! ¡Quítemela de encima! –lograba pedir ayuda entre jaloneos. Ni siquiera se podía poner de pie.

No fue hasta que otras empleadas llamaron a los de seguridad, que pudieron separarlos. En ese “arrebato” de violencia por parte de los guardias, la bufanda se le escapó de las manos, quedando bajo el resguardo de la gerente del lugar.
– ¡Ella se abalanzó sobre mí, al igual que una hiena sobre su presa! –exclamó el joven, señalando a la chica, una vez que los mandaron a una especie de habitación, “bajo custodia”. Sin embargo, bendita sociedad, las personas que se encontraban allí no dejaban de darle la razón a la chica. –Pfff… niña mimada –murmuró, cruzando los brazos sobre su pecho, adoptando una postura de berrinche, luego de asegurarse de mirar furibundamente a la joven.
avatar
Kenrick Dwyer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 56
Monedas Monedas : 691

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Alisha Singh el Dom Ene 29, 2017 9:30 pm

¿En que estará pensando? Ni siquiera ella lo sabía, por el simple ataque de ira que le había dado se abalanzo con todo lo que tenía sobre el joven para obtener la bufanda, Alisha seguía pensando que debía recibir todo lo que quería y en realidad nadie le podía decir lo contrario si para ella toda su vida había sido de esa manera, nunca se le negó nada y ahora no iba a ser la excepción, en especial con tipo tan grosero como lo era el teñido. No espero que las cosas terminaran tan mal, es decir ahora ambos se encontraban en el piso, ella no se soltaba del joven, aunque este seguía retorciéndose en el piso para sacársela de encima y la gente se amontonaba a mas no poder para verlos en su batalla épica.

No se despegó del joven hasta que una persona, mucho más fuerte que ella y que el joven, la tomo y la levanto por el aire. Alisha sorprendía miro hacia atrás para darse cuenta que no era nada más que un guardia de seguridad, de esos que no aprecian humanos sino más bien gorilas gigantes sacados de las caricaturas, el cual la miraba con una cara de pocos amigos -Inculto las hienas no atacan son carroñeras- le grito molesta siendo que la frase tampoco iba a la situación. Un hombre con un traje muy elegante los miraba molesto mientras sostenía la bufanda en sus manos, les hizo un gesto a los guardias los cuales se llevaron a los jóvenes a la parte trasera de la tienda. Alisha agacho la cabeza mientras caminaba molesta por el lugar, dejo escapar un suspiro pensando que tal vez se había pasado en esta ocasión -Inútil…- susurro molesta mirando de reojo al joven de lentes mientras eran escoltados a una zona en la parte posterior de la tienda, un cuarto grisáceo con un escritorio, un mueble con una televisión antigua, un colgador de ropa, un armario de pared y lo que parecía ¿Una celda?

Alisha trago pesado mientras veía el lugar con miedo, parecía sacado de una de las peores películas de comedia, bueno en realidad toda la situación era así. Ambos jóvenes fueron guiados a la pequeña celda “Se quedan aquí hasta que llegue el jefe y sepa qué hacer con ustedes” dijo el más grandes de los gorilas antes de darse vuelta y salir por la puerta que habían entrado. Alisha pensaba que esta situación no podría ponerse peor, pero tendría que pasar quien sabe cuánto tiempo con el joven que le había hecho la tarde horrible -Genial- dijo en un tono molesto mientras se dejaba caer en una banca de madera que había en una de las paredes -Tendré que pasar el resto del día con don cortes y su mechón mal teñido- menciono aun molesta mientras sacaba su celular de su bolso, rápidamente le mando un mensaje a su compañera de cuarto para ver si podía hacer algo por ella, pero no esperaba mucho de Asami, después de todo ella debía de estar estudiando o con su novio, por desgracia esta vez la princesa no tendría príncipe que la rescatara.
avatar
Alisha Singh
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 21
Monedas Monedas : 696

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Kenrick Dwyer el Dom Feb 19, 2017 8:00 am

Su cuerpo pegó un pequeño salto ante el grito de la muchacha, volteando a verla con la mirada entrecerrada. – ¿Inculto? Para tu información, las hienas también pueden cazar... loca –respondió lo más calmado y orgulloso que pudo, evitando la mirada del hombre que había puesto un alto a su “pelea” con una simple orden. Antes de que alguno de los gorilas llegara a tocarlo, comenzó a caminar por su cuenta, siguiendo al trajeado en silencio. Respiró hondo al escucharla nuevamente, pero esta vez, prefirió no decir nada; ya estaba en aprietos, seguir peleando con ella, no mejoraría su situación.

Si bien, toda su alegría se había venido abajo a causa de aquel “enfrentamiento”, el lugar en donde fueron confinados no ayudaba en absoluto. Deprimente, con paredes de tabla roca, con cajas por doquier, y un blanco grisáceo dominando la estancia.
–Genial –pensó con pesadez, al escuchar a uno de los guardias, antes de que este se marchara. Para su alivio, había una banca, y sin dudarlo, tomó asiento en ella, tratando de ignorar a su “compañera” de “arresto”. Cosa que no logró. – ¡¿Disculpa?! –toda su compostura se volvió a ir al traste por ese pequeño comentario. –Mi cabello no está mal teñido. ¡Y si estamos aquí, es por tu culpa! –exclamó casi fuera de sí. Al darse cuenta de esto, soltó una larga bocanada de aire, cruzando los brazos sobre su pecho.

Acomodó un poco su bufanda, y recargó la espalda contra la pared. En su bolsillo, sintió su celular vibrar.
– ¡Hey! Eri, ¿dónde estás? –nunca había pensado sentir un enorme alivio de recibir un mensaje de su hermano. Sin demorarse un segundo más, comenzó a teclear la respuesta, deseando a Neptuno que Connor lograra servirle de algo. Pero para su molestia, solo recibió un mensaje del mayor, burlándose de su situación. –En cuanto salga de aquí, voy a golpearlo –pensó, mientras apretaba el aparato entre sus manos. Poco le faltaba para lanzar el móvil contra el suelo, a causa de su enfado.

Respiró profundo, reteniendo el aire en sus pulmones por unos segundos, y dejándolo salir lo más prolongado que pudo. Empezó a menear el pie, en completo silencio, mientras esperaba a que el “jefe” hiciera su aparición, y los dejara salir de allí.
–A este paso nunca conseguiré el regalo de mamá –murmuró con nerviosismo. Ni siquiera sabía que otro día podría salir a buscar algo para ella. Apenas tuvo suerte de tener ese día “libre”. –Y todo por una niña mimada que no sabe aceptar un “no” –refunfuñó un poco más alto, sin importarle si ella lo escuchaba o no.
avatar
Kenrick Dwyer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 56
Monedas Monedas : 691

Volver arriba Ir abajo

Re: The Prince and The Princess {Priv. Kenrick Dwyer}

Mensaje por Tema Cerrado el Vie Jun 02, 2017 1:12 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1674
Monedas Monedas : 19613

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.