Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Ir abajo

Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Mensaje por Mui Tsurimi el Jue Abr 28, 2016 4:11 pm

Mui terminaba de pintarse las uñas mientras miraba la televisión con poco interés, la joven de ahora cabello negro se sentía emocionada por su salida de esta noche con una muy vieja amiga que no veía hace años. Cuando se había enterado de que la joven en cuestión había vuelto a la ciudad no había esperado mucho para ponerse en contacto con ella, cosa de poder quedar para ponerse al día con Marceline. Se levantó de la cama al escuchar que el agua, que había puesto hacia un rato, hirvió finalmente, con cuidado se sirvió en una taza de café y volvió a sentarse al borde de la cama para beber de ella mientras perdía la vista en la televisión, pensaba que seguramente debería tomar dos o tres tazas mas ya que esperar estar toda la noche despierta con la joven. Sus expectativas para la velada eran muy altas, tenía tantas cosas que contarle a su vieja amiga que no sabía bien ni por dónde empezar además pensaba que ella también tenía cosas que decirle a ella ¿Verdad? Sonrió para sí misma mientras se levantaba para hacerse su segunda taza de café. La tercera y la cuarta las bebió mientras se vestía ya dispuesta a salir de su departamento. Escogió una tenida sencilla, unos pantalones negros apretados como de cuerina, un top de color azul oscuro, para abrigarse una chaqueta de color negro y finalmente unos botines negros también con un tacón ligeramente alto, como accesorios unos aros con unas calaveras no muy grandes, decidió además tomarse el cabello en una cola de caballo alta. Finalmente se maquillo ligeramente, sin exagerar mucho, para luego tomar sus cosas y salir de su pequeño departamento.

Tomo un taxi, por lo cual prontamente llego al centro de la ciudad. Saco su móvil para buscar la dirección correcta del bar, nunca había ido al lugar en cuestión pero como tanto se lo habían recomendado decidió darle una oportunidad. Finalmente llego al local, la entrada eran dos puertas decoradas con cuerina de color rojo, algo extraño pero a la vez llamativo para la joven. Entro algo nerviosa pero para su sorpresa el lugar era bastante lindo y limpio. El local estaba dividido en dos zonas, una barra y una de mesas, por lo cual pensó que lo mejor era sentarse en un mase ya que sería más cómodo para las dos. Tomo haciendo y se relajó por fin haber llegado, saco su celular de su bolso y le mando un mensaje rápido a su amiga avisándole que ya había llegado al lugar. Y finalmente solo espero a que ella llegara, de momento haría hora tal vez molestaría a cierto peli plateado que estaría durmiendo a esas horas de la noche.
avatar
Mui Tsurimi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 295
Monedas Monedas : 837

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Mensaje por Marceline Abadeer el Miér Mayo 04, 2016 7:44 am

– No, no, no, no… Mmmm… ¡No!– Gritó frustrada la pelinegra. Llevaba ya dos horas completas tratando atuendos para su pequeña y amistosa cita con su amiga. Hacía mucho que no se veía y en cuanto volvió a la ciudad, quedaron para una noche de diversión y más que nada para ponerse al día. Quería verla pero al mismo tiempo, y como solía pasarle siempre que le interesaba alguna reunión, su armario no cooperaba. Se lanzó frustrada a uno de los pequeños sillones blancos que hacían espacio en la enorme habitación dedicada a su armario, y dejo salir un gran suspiró. Las ropas se esperarían por el piso, su mente muy lejos de todo aquello. Sí, quería ver a su amiga, era de las pocas, después de todo, a la que podría llamar pero una incómoda sensación le llenaba el pecho. Si ella pudiese ser más honesta, admitiría que en realidad tenía miedo de soltar algunos secretos no muy del agrado de Mui, pero claro, lo negaría hasta la muerte y prefería desahogar su frustración en las prendas.

Dejo pasar el tiempo, la música que había puesto seguía reproduciéndose mientras su mente divagaba. Tras el poco tiempo en la ciudad se había encontrado ya con Jared, aún no sabía que pensar sobre su reencuentro pero sabía que por mucho no sería tan benéfico para su salud mental e integridad moral como sería el de esa noche. Sonrió para sus adentros, cómo si le importara el buen hacer. – Bien, suficiente – Dijo al vació y se levantó. Se acercó al armario y tomo un atrevidamente corto vestido que asemejaba la bandera de Inglaterra. Podría haber pasado por una camiseta larga pero se pegaba demasiado a sus curvas. Se colocó unos tacones negros y dejo su cabello suelto. Se maquillo como siempre lo hacía. Un delineado negro, las pestañas bien risadas y lindas, y los labios rojos como la sangre, que contrastaban en extremo con lo pálido de su piel. Suspiró mirándose al espejo, trató de sonreír para su reflejo pero en lugar de una sonrisa, solo veía una mueca.

Se dirigió a su cocina y tomó una copa de vino, miró el reloj de pared y se descubrió ligeramente tarde. Estiró sus brazos hacia el cielo y se encamino a la salida con apenas una cartera de mano y una chaqueta negra. Tomó un taxi pues no pensaba conducir hasta el lugar, ni siquiera le costó indicarle el camino al conductor. ¿Por qué habría aceptado mui ir a un bar? La idea no le molestaba pero era extraño. Miró la pantalla con la indicación de que la susodicha ya se encontraba en el lugar, le contestó con una disculpa y un “no me tardo”. Pasaron tan solo 5 minutos más hasta su arribo al local. Pagó e ingreso, la noche era joven y el recinto recién comenzaba a llenarse, en una hora, calculaba ella por su experiencia, el sitio estaría a reventar. Localizó con facilidad a su amiga y se acercó con paso lento, una autentica sonrisa y un saludo de mano hacia ella. – Hola –.
avatar
Marceline Abadeer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 702
Monedas Monedas : 21090

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Mensaje por Mui Tsurimi el Lun Mayo 16, 2016 6:44 pm

Mui mando el mensaje quedando tranquila, ahora solo le quedaba esperar a que su amiga llegara. Se quedó mirando la pantalla del celular, ella era una persona paciente tal vez demasiado siendo que una vez espero a alguien casi una hora, pero ahora gracias a la tecnología y que por fin ganaba lo suficiente como para contratar un plan de teléfono con 3G podía distraerse mirando cosas en el hermoso Internet. Le dio un chequeo rápido a su correo para no encontrar nada nuevo aparte del spam de siempre, se conectó a algunas redes sociales y noto que cierto peliplateado estaba conectado, por lo cual no aguanto las ganas de comenzar a molestar al joven con el cual salía actualmente. Sonreía bobamente mientras miraba el teléfono, como cualquier persona que estuviera enamorada, pero prefirió despedirse del joven pensando que pronto llegaría Marceline.

Es como si lo hubiera adivinado, ya que en el momento en que guardaba el móvil en su bolsillo del pantalón escucho la voz de la joven, le dedico una sonrisa cariñosa -Hola- menciono entusiasmada mientras se ponía de pie para saludarla y darle un cálido de abrazo, después de todo el tiempo que había pasado sin que se vieran era normal para ella comportarse así, aunque no lo pareciera Mui era una joven muy cariñosa, solo que le costaba darse con la gente que apenas conocía. Volvió a sentarse acodándose en la silla -Entonces...- la joven hizo una pausa para acomodar las múltiples preguntas que tenía en su mente para su amiga -Bueno supongo que hay tantas cosas que tenemos que contarnos- dijo finalmente algo pensativa -Así que... comencemos por...¿Que paso durante este año que no nos vimos?- menciono en un susurro, la verdad es que le asustaba que la joven se enojara por la pregunta tan repentina, pero la curiosidad la carcomía por dentro sin dejarla pensar en alguna otra cosa que preguntarle a su vieja amiga. En eso, uno de los camareros se acercó dejándole rápidamente el menú con los tragos y las cosas que había para comer en el lugar, sonrió satisfecha con el lugar, tenía buena ambientación, lugares cómodos para estar y además de por lo que veía las bebidas no eran tan caras como para querer embriagarse, un buen dato para el futuro -No sé qué pedir...creo que tomare lo mismo que tu- dijo dejando el menú a un lado, para quedarse mirando a la joven esperando a que respondiera a su pregunta, sus ojos curiosos se paseaban por el rostro de su amiga mientras en sus labios se asomaba una sonrisa divertida.
avatar
Mui Tsurimi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 295
Monedas Monedas : 837

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Mensaje por Marceline Abadeer el Vie Jul 29, 2016 7:41 am

La pelinegra correspondió el abrazo de su amiga con efusividad. Jamás podría admitirlo, en especial estando en un lugar tan público como aquel, pero ciertamente, ella también había extrañado a su amiga. Quizá, de no estar en un sitio tan concurrido como aquel o simplemente no siendo ella tan carente de ese cariño hacia el resto de las personas, habría seguido con el abrazó aún más tiempo. Sin embargo, dejó las cursilerías de lado y sonrió ampliamente hacia la otra chica, tomando haciendo a su lado. La pregunta de su amiga la tomó por sorpresa, no la pregunta en sí sino el hecho de que lo hubiera hecho con tanta prisa pues desde el momento de su regreso a la ciudad, se había preparado para tener que dar alguna que otra explicación sobre su larga y tan repentina desaparición. Sin embargo, y a pesar de ser tan consiente de su realidad, no tenía una respuesta clara que dar, podría detallar lo que había hecho en ese tiempo ausente pero sin duda sería poner a su amiga en una situación demasiado precaria, haciéndola escuchar miles de cosas que quizá preferiría no saber.

Hojeó con desgana el menú. – Dos Blue Lagoon – Le indicó al mesero con una encantadora sonrisa. Algo ligero serviría para soltarle la lengua un poco y es que ella solo podía relajarse de esa manera y confiar esos secretos a las pocas personas en las que realmente confiaba. – El vodka es lo mejor para poderse al día, ¿no crees? – Le preguntó divertida a su amiga. Movió una mano frente a su rostro como si tratará de alejar un humo invisible y le comentó más suave: – Estuve ocupada… viajes, negocios, cosas por el estilo –. Suspiró. Las bebidas no tardaron en llegar, otro punto más para aquel lugar, te servían con eficiencia y te dejaban embriagarte con fluidez a manera de desembolsar el dinero de todos los presentes con rapidez. Ella lo sabía por experiencia. No había mejor presa que un montón de jóvenes ebrios hasta el punto de no poder sumar 2 + 2, las cuentas siempre les saldrían mal y sería a favor de la casa, sin mencionar la linda propina que lograban robar. – Pero eso no importa ahora, es decir… son cosas sin importancia – Trató de desviar la atención de su amiga. Observó con cautela el azul de su bebida, era su color favorito a pesar de representar tanta tristeza. – ¿Cómo han estado las cosas aquí? –. Le dio un largo sorbo al vaso frente a ella, disfrutando de la mezcla, el vodka está un poco elevado para su gusto pero podía pasarlo de aceptable. Sonrió ante la idea de molestar al barman sobre su mal cálculo al mezclar cócteles pero decidió contenerse al estar con Mui, daba igual si no era la bebida perfecta, sabía bien.
avatar
Marceline Abadeer
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 702
Monedas Monedas : 21090

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Mensaje por Tema Cerrado el Jue Jun 01, 2017 11:26 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19396

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos chicas, un bar {Priv. Marceline Abadeer}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.