Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Ir abajo

Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Miér Ene 06, 2016 7:07 pm

¡Despierta! ¡Despierta! Decía repetidas veces Luke, un loro completamente vestido de rojo aunque la cola era azul. La muchacha se despertó poco a poco mirando qué hora era… ¡Las once! Salió de la cama de un salto dirigiéndose al armario para coger la ropa y salir corriendo rápidamente al baño para poder lavarse la cara y los dientes de además poder vestirse. “No  voy a llegar… La oficina cierra a las 12.” Pensaba la muchacha que se encontraba vistiéndose rápidamente, llevaba puesto una camiseta de tirantes blanca con un jersey negro bastante ancho de además unos pantalones grises.

Se fue hacia la cocina con su mochila dejándola sobre la mesa. Se acercó a la nevera donde pudo observar una nota de su abuela diciendo que esta semana no estaría y que la deseaba suerte. Hoy era un día especial para la abuela ya que se iba a España durante unos días para poder ver a su marido.  Abrió la nevera para coger dos manzanas, comenzó a comer una manzana mientras se hacia su café o limpiaba el thermo. Termino de limpiar el thermo y con cuidado poco a poco introdujo el café dentro de el e acto seguido lo metió a la mochila junto a la otra manzana.
Cogió un cuenco para colocar algo de comida para el perro Chewy que seguramente tendría hambre,  lo dejo en la entrada donde había un lugar para la comida y el agua de Chewy. Se sentó en el escalón para poder ponerse sus botas mientras miraba el reloj. "Las once y media, mierda…"

Una vez puesta las botas agarro su mochila y las llaves para poder salir de la casa. Fue a un ritmo un poco rápido mientras bebía un poco de café para poder llegar a la oficina de correos donde no se encontraba muy lejos. Necesitaba ir a la oficina de correos porque esperaba cartas de su familia, la hacía mucha ilusión saber lo que estaba pasando en Polonia en aquellos momentos. Llego a la oficina de correos a tiempo, allí las personas que trabajaban la conocían ya que se presentaba continuamente.  En aquel momento no había mucha gente asi que no tuvo que esperar demasiado para recoger sus cartas, había cinco. Dos de su abuela, una de su padre, otra de su madre y la última de su profesor de Polonia, Derek.

Al salir de aquel lugar la entraron muchas ganas de ir a comer algo dulce como un bizcocho, así que encontró una pequeña cafetería donde vendían repostería. Se sentó en una mesa dejando la mochila sobre ella, miro la carta de reojo y rápidamente supo qué quería comer: ¡bizcocho de limón! Mientras esperaba a que le trajeran el bizcocho con su chocolate miro las cartas y cogió una sin saber de quien era para comenzar a leerla.
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Mar Ene 19, 2016 3:47 pm

Le sentaba bien no tener que ir al instituto, la verdad era una gozada, estaba acostumbrado a las actividades del club durante las festividades, pero al parecer los institutos europeos poco o nada tenían que ver con los japoneses. No vivía esclavo de los horarios de estudio y el de baloncesto, no sabía cómo la gente que tenía más de un club podía sobrevivir, él llegaba a casa saturado. Por eso mismo le agradaba la idea de no hacer nada, de aislarse en su casa, estar en calzoncillos viendo películas, series, jugando videojuegos hasta que le sangraran los ojos, así estaba tranquilo y feliz...Pero eso estaba bien durante dos o tres días, las vacaciones de invierno europeas eran demasiado largas y se le estaban haciendo francamente eternas, por lo que se había aburrido de no hacer nada día tras día. No tenía mucho que hacer, puesto que había hecho una compra general hacía poco tiempo y no conocía a nadie, así que tampoco tenía una excusa para salir de casa.

Espera..¿Excusa? No necesitaba ninguna. La gente daba paseos..¿O no? Siempre le había resultado patético pero...No era como si él nunca hubiera salido a solas, no necesitaba ir acompañado para dar una vuelta, además la gente supondría que estaba haciendo turismo. Con este pensamiento, se dio una ducha rápida, se tomó el tiempo necesario para secarse el pelo, normalmente le daba igual y no lo hacía, pero no quería correr el riesgo de ponerse enfermo por una tontería como esa y perderse los partidos de pretemporada. Se puso unas botas abrigadas de estilo montaña, de color marrón oscuro, unos vaqueros azul marino algo ajados, una camiseta verde por debajo del jersey de lana de diferentes tonos de marrón y una chaqueta de color negra con bastante pinta de abrigar. Cogió las llaves y salió de casa. Cuando estaba por salir del edificio después de bajar las escaleras, se percató de que se había olvidado la cartera, así que suspirando subió de nuevo y cogió tanto la cartera como el móvil, no lo usaba demasiado y solo tenía los números de su familia pero..Por si se aburría mucho.

Salió al frío endemoniado de Sweet Valley aunque no era un chico al que le molestara demasiado las bajas temperaturas. Se ajustó el abrigo bien al cuello y caminó tranquilamente por las calles sin saber muy bien hacia dónde iba. Se perdería de todas maneras tuviera o no una ubicación exacta a la que ir y como no había quedado sencillamente paseó por las calles, siguiendo las zonas más concurridas aunque no por miedo, con su físico era difícil que le atracasen o intentasen alguna locura, más bien por la compañía, aunque no interactuase con nadie, el simple hecho de notar la brisa helada en la cara y ver a la gente pasando por su lado era suficiente para sentirse un poco más integrado en el mundo.

Al rato, se encontró en una calle bastante amplia, por lo que debía ser de las generales, había bastante gente, la mayoría con bolsas de compras recientes, disfrutando, sencillamente. A Murasakibara se le estaban empezando a congelar las manos y eso que era media mañana y la temperatura no era la peor que podía haber. Levantó la mirada del suelo para buscar algún bar donde poder tomar un té caliento o un café o lo que fuera, cuando vio un escaparate al otro lado de la calle, con chucherías. "Oh..Perfecto." Los dulces siempre eran mejor que cualquier estimulante. Cruzó la calle dando unas cuantas zancadas, un niño tiró de la mano de su madre llamando su atención y señalando descaradamente al chico de más de dos metros que pasó cerca de ellos, la madre amonestó al crío por ser tan maleducado y aunque a Atsushi le tocó bastante la moral el detalle lo ignoró como si no se hubiera dado cuenta. Cogió la puerta del establecimiento con energía y al empujar se escuchó el típico tintineo de unas campanillas de metal que anunciaban la llegada de un nuevo cliente, el único problema era que las campanillas colgaban del techo justo por debajo del marco de la puerta y al recuperar la posición tras haber sido empujadas estas golpearon en la frente del estudiante, en vez de contra la puerta."..........Todavía más perfecto."

Se escucharon unas cuantas risas, la mayoría disimuladas, sobre todo de la parte del servicio, los clientes fueron menos considerados. Musarakibara ignoró como pudo el ridículo y la incomodidad, fingiendo como siempre que le daba igual lo que acababa de ocurrir, por suerte estaba tan acostumbrado que ni se sonrojó ni se le notó la rabia y las ganas que tenía de descolgar las malditas campanillas de un tirón. Caminó hacia la barra donde había varios postres expuestos y se quedó mirándolos. Al cabo de un rato, cuando la camarera le preguntó qué era lo que le gustaría, el japonés contestó con una pronunciación pésima pero entendible.- Dos cupcakes de frambuesa con chocolate, un trozo de tarta de manzana, otro de tarta de queso y un café con leche.- La chica se le quedó mirando, por un momento no sabía si estaba bromeando, pero después de darse cuenta de que Murasakibara no estaba sentado en el taburete, si no de pie y que sobresalía bastante de la barra, lo entendió todo. Le sirvieron bastante deprisa, teniendo en cuenta que estaba todo hecho ya, le acercaron el café con leche que echaba vapor y casi al instante sacó las manos de los bolsillos. Tenía la piel enrojecida de lo frías que las tenía. Rodeó la taza de café con las manos, aunque era demasiado pequeña y estaba empezando a ser ridículo. Suspiró y primero decidió calentarse una de las manos, rodeando finalmente la taza y disfrutando del calor que desprendía.

Apenas había conseguido acomodarse, cuando escuchó un leve sonido entre el murmullo constante que había dentro de la cafetería. Bajó la mirada y se encontró con un sobre bajo su bota izquierda, echó la pierna hacia atrás y lo recogió del suelo, comprobando que no estaba abierto. Miró las referencias de un lado y del otro de la carta y miró a la chica que tenía al lado, a algo menos de un metro. Estaba leyendo una carta, parecía concentrada y además tenía otras al alcance. Murasakibara arqueó una ceja y comprobó a quién estaban dirigidas esas. Efectivamente, la carta que estaba en el suelo tenía el mismo destinatario. Alargó un brazo, porque era tan largo como para cubrir la distancia que les separaban de sobra y primero le tocó uno de los hombros, para llamar su atención y sin esperar respuesta le mostró la carta en su mano, que además tenía las marcas de la suela de sus botas impresas en el sobre.- ¿Se te ha caído?- Era una pregunta retórica..Pero bueno.
avatar
Murasakibara Atsushi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 48
Monedas Monedas : 2334

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Mar Ene 19, 2016 5:00 pm

Termino de leer la primera carta, la cual no sabía de quien era, aunque mientras la iba leyendo supo rápidamente de quien se trataba, la carta era de su madre. Estaba bastante alegre aunque no lo mostraba, en la carta de su madre hablaba de lo bonito que estaba Polonia nevado de además se encontraba algunas imágenes de la familia con pequeñas notas en la parte trasera explicando lo sucedido y paisajes que reconocía fácilmente la peliazul. La hacia bastante feliz poder ver imágenes de su pueblo como se encontraba cubierto de una capa blanca y los arboles con nieve ya que donde actualmente vivía no nevaba con frecuencia.

Cuando obtuvo su chocolate con el bizcocho de limón escucho como una persona entraba, miro de reojo y justo pudo observar  un hombre bastante alto de cabello morado como se chocaba con las pequeñas campanitas que colgaban en el techo.  Algunas personas se reían o disimulaban su risa en cambio, la muchacha simplemente pasó de lo sucedido aunque no la hacía mucha gracia de que la gente se riera.  Vio como de la taza de chocolate salía el vapor caliente entonces cogió la cuchara y comenzó a remover el chocolate lentamente. Saco la cuchara de la taza para poder soplar un poco sobre ella para acto seguido poder saborear el chocolate un poco frio. Se manchó un poco el labio superior de chocolate, no se percató de ello y no era consciente de tener una mancha de chocolate. Delicioso… Que rico y calentito… Aunque tengo que tener cuidado de no quemarme...

Dejo la carta leída sobre la mochila cogiendo otra sin abrir colocándola al lado del bizcocho. Escucho lo que pedía el muchacho de cabello morado, se quedó un poco alucinada de tantos dulces que pidió incluso le entraron ganas de comer otro dulce como un trozo de tarta de manzana… Miro de reojo al muchacho, claramente era lógico que pidiera tantos dulces para un cuerpo tan grande aunque también se dio cuenta del acento que tenía por lo que rápidamente pudo saber que no era de aquí o eso pensaba la muchacha. Comenzó a comer el bizcocho de limón que pidió mojándolo un poco sobre el chocolate disfrutando de cada bocado que daba aunque fuera pequeño. Hace tiempo que la muchacha no “desayunaba” de aquella manera, es decir de manera maravillosa ya que disfrutaba del bizcocho de limón y del chocolate caliente.

No se dio cuenta de que una carta de su familia se encontraba en el suelo hasta que el peli-morado la toco el hombro llamándola la atención, entonces se giró poco a poco sorprendida de que la carta estuviera en el suelo con unas pequeñas marcas de zapatillas aunque en estos momentos se encontraba en la mano de él.  – Si es mía… Gracias por dármela… -  Contesto con un tono suave cogiendo la carta con cuidado dejándola con las demás pero antes limpiándola un poco con la mano.  –Por cierto… ¿Quieres sentarte conmigo? Así te puedo invitar a algo por las molestias…  - La muchacha no estaba acostumbrada a hablar con las personas pero quería ser educada y poder relacionarse de además obtener amistades.
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Mar Ene 19, 2016 7:40 pm

Murasakibara no era solo alto, sencillamente estaba fuera de la media, incluso en la europea. Seguramente encajaría más entre los americanos y ni siquiera, lo suyo simplemente era mala suerte o eso le había demostrado la experiencia. Lo peor era no darse cuenta de lo incómodo que era ir mirando hacia el techo para asegurarse de que su mollera no corría peligro, claro que la gente "normal" era incapaz de entender algo tan simple como eso, se pensaban que uno se acostumbraba a ir agachándose para entrar en los sitios, pero era en verdad un detalle molesto del que a veces uno ni se acordaba y en el momento menos oportuno...Te comes unas campanillas. Justo como le había pasado.

Estaba empezando a recuperar el color en la mano que estaba rodeando el café, aunque tenía la sensación de que acabaría congelando el líquido antes de calentarse la piel. Dispuesto a probar el primero de sus postres observó el conjunto de dulces que tenía delante, intentando decidir cuál sería el candidato para dar el primer bocado.- De nada.- Lo dijo prácticamente sin ganas, como algo automático, de lo poco que pronunciaba medio bien puesto que era una de las frases más requeridas. No tenía intención de prestar más atención a la chica y tampoco robar su tiempo, puesto que tenía un pequeño conjunto de cartas que leer, por esa misma razón no se esperaba el ofrecimiento. Al principio, no tuvo muy claro que se dirigiera a él y siguió a lo suyo, hasta que un silencio incómodo de apenas unos segundos empezó a llenarle los oídos, entonces entrecerró los ojos sopesando la idea de que tal vez la pregunta fuera para él. Giró la cabeza, perdiendo de vista los postres para mirar en su lugar a la muchacha de cabello azul...Cabello azul. Al parecer no era el único tarado que se teñía el pelo. Se quedó unos segundos más mirando a la chica porque no sabía muy bien qué hacer. No era precisamente un tipo social, educado, cuando no había más remedio pero no suponía que devolver una carta a su legítimo dueño le haría entrar en esta situación. No sabía si en europa era más típico que una chica invitase a un chico, pero desde luego en japón era comunmente al contrario, así que le resultó raro el comentario, pero más raro estaba pareciendo él, plantado delante de la barra, con sus postres, su café enfriándose y mirando a la chica de azul como si no entendiera una palabra.

Al fin reaccionó...Más por la incomodidad de no saber exactamente cómo había llegado a ser invitado por una desconocida que por las ganas de sentarse.- ..De acuerdo.- Cogió los platos que había sobre la mesa con su pedido, cuatro platos en total, se colocó uno en cada antebrazo y los otros dos los cogió con la mano llevándolos de una vez hasta la mesa donde empezó a repartir las cosas, intentando no invadir el espacio que se suponía debía ser de la chica. Retiró la silla hacia atrás y entonces se percató de algo a lo que ya debería de estar acostumbrado. Ahí otro inconveniente de ser inmenso. Sus piernas no cabían debajo de las mesas corrientes y molientes como las que tenían los bares, simple y llanamente, algo de lo que la gente ni se preocupaba, ni se había parado a pensar, pero para él, un tipo de dos metros, era una mierda como un piano de grande. Cogió aire y suspiró, calmándose y pensó rápido. Sacó la silla de su sitio original y la colocó en una esquina, de modo que al sentarse pudo colocar una pierna a cada lado de la esquina y así no chocarse con la mesa, medianamente cómodo. Ridículo otra vez, pero no se podía evitar, tal vez si lo hubiera pensado antes le habría dicho a la chica directamente que no, pero era ya tarde y ahora estaba obligado a estar en esa postura incómoda, sentado como un sapo, igualito que los adultos cuando se sentaban en sillas tamaño niño. Qué humillante.

Volvió a coger aire e intentó no pensar más en cómo estaba ni cómo se vería desde fuera. Se quitó la chaqueta la cual dejó caer en el respaldo de la silla y se remangó el jersey de lana mirando los bocados de dulces. Por suerte el azúcar era algo que siempre conseguía calmarle, así que se acercó uno de los cupcakes, ya que tenía dos, lo mejor sería eliminar uno de ellos cuanto antes. El tenedor de postre que le habían puesto le parecía ofensivamente diminuto, así que no quería ni pensar en cómo se vería en sus gigantescas manos, por lo que cogió el pastel entre los dedos y le quitó el plástico antes de morder un cacho. Luego levantó la mirada, dándose cuenta de que se había olvidado de que se había sentado allí por la chica. Masticó, saboreando la frambuesa, era de sus frutas favoritas, así que el cupcake estaba de muerte. Se pasó la lengua por los labios para deshacerse de posibles migas.-..¿Eres japonesa?- No tenía mucha pinta de ello, pero el nombre..Kyoka Fumiko..Era totalmente japonés.
avatar
Murasakibara Atsushi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 48
Monedas Monedas : 2334

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Mar Ene 19, 2016 9:00 pm

En el rostro de la muchacha se pudo observar una pequeña sonrisa, había conseguido que el muchacho se sentara con ella algo que no pensó que iba a logarlo, aquello hizo que la autoestima de la peliazul subiera un poco.  Quito la mochila de la mesa con todas las cartas excepto una, la última que no sabía de quien era, de momento. Guardo las cartas dentro de la mochila y la dejo sobre el suelo apoyándola a la silla para que no estuviera tirada de además así no se ensuciaría. Movió un poco el plato hacia un lado con la taza de chocolate para dejar espacio al muchacho peli-morado, era la primera vez que pudo ver a un hombre con el cabello morado de además nunca había visto a una persona con tal color en el pelo, aquello le parecía bonito y diferente.

Se quedó callada durante un largo tiempo viendo como el muchacho no podía entrar dentro al ser tan alto, aunque por lo visto actuó con rapidez y tranquilidad cogiendo una silla colocándose en la esquina de la mesa teniendo las piernas hacia los lados.  Pieprzyć… Estará incómodo…  Se preocupó por la postura en la que se encontraba el muchacho, aquella postura con las piernas hacia los lados de la silla tendría que ser incómodo pero a la vez era un poco gracioso ya que la traía recuerdos de cuando era pequeña. -¿Quieres cambiar de sitio para estar más cómodo? No quiero que estés mal por mi culpa… -Rompió el silencio con una pregunta teniendo la taza entre sus manos mirando en la situación que se encontraba la persona. No estaba acostumbrada a preocuparse por las personas pero algo que la enseñaron es preguntar siempre que se esté mal alguien aunque no le conocieras de nada, simplemente era educación.

Bebió un poco de chocolate mirando de reojo el trozo de tarta de manzana una de sus frutas favoritas exactamente era la manzana y seguramente tuviera una en la mochila. Después vio como el hombre comenzó a comer uno de sus cupcakes los cuales tenían una pinta deliciosa como la tarta de manzana, generalmente todo lo que se encontraba sobre la mesa se encontraba apetecible. Volvió a mirar su plato el cual aún quedaba la mitad del bizcocho el cual comenzó a disfrutar de el como hizo anteriormente comiéndolo entre pequeños bocados. Miro de reojo los platos y vio como poco a poco los dulces iban desapareciendo aunque quedaban las migas. Dejo el bizcocho dejándolo en su respectivo plato para acto seguido tomar una servilleta para limpiarse las manos para poder abrir la siguiente carta la cual rápidamente pudo saber que era de su abuela por los pequeños dibujos que se encontraba en las esquinas del papel, bueno, de los papeles ya que había unas cuantas hojas exactamente cinco.

-No…. No soy japonesa, realmente soy polaca… Mucha gente me pregunta lo mismo pero es porque mi familia tiene mucho cariño a la cultura asiática. Por cierto soy Kyoka… Aunque supongo que ya lo sabes… - Contestó intentando hablar en francés estuvo un año en Francia para mejorar con ayuda de su abuela por parte paterna y en el fondo aquello estaba dando sus frutos, es decir estaba mejorando con su forma de escritura, el acento, la forma de hablar en francés.
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Mar Ene 19, 2016 9:38 pm

El color de pelo del chico era básicamente una apuesta que salió por la culata al entrar en el instituto, la mala suerte le había perseguido desde que nació, así que cuando se hizo el gallito cuando se burlaron de él por ser un gigante él no fue capaz de tener el pico cerrado y se lanzó a la aventura, aseguró que podría conseguir una cita con la chica más bonita del curso y ahí estaba él, tiñéndose el pelo de morado una semana después. Eso le enseñó a cerrar la boca. Acción reacción, el psicólogo se lo había explicado muchas veces. Pero al final, después de un tiempo, se había dado cuenta que daba igual el color del pelo que llevase, podía teñirse a cachos o raparse al cero y seguramente nadie se fijaría en eso, la mayoría solo veían a un adolescente que medía dos metros y eso que la mayoría no sabía ni que tenía 18. Generalmente, le echaban por encima de 25, no porque tuviera una cara madura o algo por el estilo, simplemente por la altura suponían que era ya alguien sin posibilidad de crecer más, pero no, por desgracia le quedaban algunos centímetros más y Murasakibara esperaba que no fueran muchos. Así que se había acostumbrado a verse morado, podía haber cambiado al mudarse pero..Para qué. Hacía tantos años que se veía con ese color que ya no se imaginaba con ningún otro.

Nuevamente, la chica le sorprendió con esa pregunta tan..Amable. Era raro, pero sabía que la chica estaba siendo muy considerada teniendo en cuenta que generalmente todo el mundo miraba hacia otro lado y hacía como que no se percataba de lo idiota que él parecía sentado así, sin embargo, Atsushi era de los que prefería ser ignorado. Era consciente de que ella lo estaba haciendo por educación, pero con ese comentario solo le hizo sentir más monstruo y más fuera de lugar. Miró hacia otro lado durante unos segundos y se encogió de hombros, sin darle importancia a todo ese asunto, como siempre ocultando lo que realmente pensaba sobre el tema, le habían dado ganas de contestarle que podía haber hecho como que no destaca y así por lo menos habría salvado la poca dignidad que le quedaba allí sentado. Pero en vez de eso, contestó con tranquilidad, sin inmutarse. - No hay ningún otro sitio en el que me vaya a sentir mejor, así que está bien.- No iba a explicarle que normalmente se quedaba en pie, a no ser que tuviera la suerte de encontrar algún lugar con decoración moderna y unos asientos ofensivamente altos y nunca tenía tanta suerte.

Se fijó en cómo miraba sus postres, aunque Murasakibara estaba tan acostumbrado a fingir que no se enteraba de nada que seguramente sería un actor brillante, porque si no conociera a las mujeres diría que la que tenía delante estaba deseando robarle su azúcar y Atsushi lo sentía mucho, pero con los dulces no se jugaba. Seguramente, los chicos populares le estarían soltando unas cuantas collejas, lo suyo sería ofrecerle uno de los postres a Kyoka, el de tarta de manzana que ella estaba mirando con ojos golosos. Pero no le daba la gana. Él no era un chico popular, ni tenía intención de serlo, bastante que se había sentado a pesar de perder el orgullo, Kyoko podía sentirse agradecida con eso, los postres eran suyos, si quería otros estaba a tiempo de pedirlos, igual que había hecho él.

Se puso a comer el resto del cupcake mientras observaba a la chica. Inconscientemente, empezó a preguntarse de quién serían las cartas que devoraba con la mirada. Si a él le llegase una con cinco hojas seguramente la tiraría a la basura después de leer dos líneas. Le gustaba saber de su familia, pero eso con una llamada una vez al mes cubría completamente el cupo de su interés y de todas maneras él no tenía mucho que contar. Se fijó en la mancha de chocolate que Kyoka arrastraba desde antes de preguntarle si quería sentarse con ella, imaginaba que no se había dado cuenta y francamente era algo violento decirle que estaba sucia...Y no iba a soltarle un beso para limpiarle la mancha por muy de chocolate que fuese, solo de pensar en los mangas y animes de chicas en los que los chicos hacían justamente eso le daban ganas de vomitar. Suerte que su estómago era duro. En Japón, pensaría que la chica lo estaba haciendo a posta, claro que podría ser ese el motivo de su descuido siempre y cuando no quisiera un beso suyo, si él estuviera contemplando la escena en tercera persona, lo primero que se le pasaría por la cabeza sería que esa chica estaba pidiendo un beso a gritos, pero siendo él parte de la fórmula era sencillamente imposible y eso sin contar que acababan de conocerse. Al ver que finalmente la chica cogía una servilleta, se sintió algo alivio, así se ahorraba el bochorno de tener que decírselo...Pero cuando vio que solamente se limpió las manos puso los ojos en blanco: Su gozo en un pozo.

Cogió aire..Y miró a otro lado. Disimuló empezando a comer el siguiente dulce, el de tarta de manzana, decidió que sería el siguiente sacrificio para evitar cuanto antes que ella le pidiera un trozo, solo por si acaso. Había oido hablar que la gente tenía un extraño fetiche con las culturas asiáticas, al parecer los padres de Kyoka eran un claro ejemplo. Se sintió incómodo con la última frase, porque había invadido completamente su privacidad al leer el destinatario de las cartas, pero teniendo en cuenta que la había encontrado en el suelo no había tenido otro remedio. No era tan culpable como parecía.- Murasakibara..- Dijo, a modo de defensa, una especie de..Ojo por ojo, como ofrenda de paz. Todavía no entendía esa costumbre extraña de los europeos de presentarse por el nombre, era como una especie de...Ir directo al grano, que siempre le había confundido. No tenía tanta confianza como para decirle su nombre, no sabía si ella era consciente de ello pero..Al diablo, tampoco le iba a decir su nombre así como así, se sentía incómodo.

-.......-Suspiró..Y se llevó la mano derecha a un lado de su cabeza echado el cabello hacia atrás, en un gesto claramente nervioso. No quería decírselo, pero estaba poniéndole de los nervios verle el labio superior manchado de chocolate, era como estar hablando con una especie de travesti azulado.-...Estás manchada...Justo aquí.- Se señaló su propio labio superior.
avatar
Murasakibara Atsushi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 48
Monedas Monedas : 2334

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Mar Ene 19, 2016 10:45 pm

Comenzó a leer la carta de su abuela tranquilamente de que los recuerdos de cuando ella era pequeña y jugaba con familia en la nieve haciendo muñecos de nieve o la típica guerra de bolas de nieve la cual siempre la peliazul acababa llena de nieve hasta las botas, aunque él mejor recuerdo que tenia era cuando iba en trineo, aquello siempre la hacia feliz ya que era su única manera de distraerse cuando estaba sola y no quería estar con alguien de su familia. Justamente dentro del sobre se podía encontrar la imagen de cuando Kyoka era pequeña y se iba a tirar por una colina con su trineo de madera, el cual aún tenía en Polonia.  Leer cartas la gustaba bastante ya que podía expresarse de manera libre de además seguir practicando algunos idiomas, no la gustaba hablar con el móvil con su familia ya que sus padres estaban ocupados y su abuela prefería escribir cartas aunque muchas veces hablaban por el teléfono. Continuo leyendo tranquilamente la carta la cual contaba pequeñas historias de la infancia de su abuela de como tenía que ir al pueblo del al lado a por leche o ir a por madera, típicas historias de las abuelas de la infancia. Muchas veces Kyoka no llegaba a entenderlas pero igualmente hacia el esfuerzo de leerlas varias veces hasta que se hiciera una pequeña idea, la abuela escribía un polaco un poco peculiar una mezcla entre pueblerino y de ciudad mezclando palabras, por eso la costaba muchas veces comprender las cartas.

Alzo la vista hacia arriba durante unos segundos mirando al muchacho un poco seria ya que estaba concentrada en su lectura aunque cierto fue ella quien le invito a estar con ella. – Bueno…Si así usted está bien… No preguntare de nuevo para no ser una pesada.-  Sinceramente la peli-azul no se lo creía aquello, era una posición incomoda… Ni ella misma quisiera estar en aquella situación pero si el muchacho estaba bien no iba a insistir. Coloco una pierna debajo de la otra estando a medias en una posición de “indio”, aquella postura significaba que estaba cómoda para leer y un poco concentrada aunque un poco pendiente de su alrededor. Cogió el tenedor y partió en trozos pequeños el bizcocho de limón, esta vez no iba a comerlo con las manos ya que no quería mancharse, entonces comenzó a comer el dulce con el tenedor poco a poco intentado acabar lo antes posible la carta de su abuela, no quería ser una mal educada dejando de lado al muchacho que se llamaba Murasakibara. Se percató que pregunto el nombre en vez del apellido entonces se puso un poco nerviosa aunque no lo mostraba…Exactamente no sabía que hacer la peli-azul si pedir disculpas por el error que cometió o simplemente dejarlo pasar… Lo dejaría pasar pero a la próxima tendría que ser más rápida y pedir disculpas por el error que cometió, no sabía si al muchacho le molesto que le preguntaran el nombre aunque realmente el sabia el nombre de la muchacha asi que, sería justo que Kyoka lo supiera.

-Encantada de conocerte Murasakibara… ¿Eres nuevo por aquí?- Pregunto la muchacha para no hacer la situación incómoda, intentaba no tener una mala comunicación con el peli-morado. Termino de leer la carta de su abuela que finalizaba con algunos libros interesantes para leer, sobretodo filósofos. Metió la carta dentro del sobre con la imagen con cuidado. Termino de comer el bizcocho de limón con el tenedor aunque se dio cuenta que Murasakibara comenzaba  a comer el pastel de manzana, el cual en un futuro pediría en la pastelería o simplemente se comería la manzana que tenia guardada en la mochila tarde o temprano iba a comer algo de manzana, aquel era el principal objetivo.  Al escuchar que tenía una mancha de chocolate en el labio superior no era consciente de aquello entonces cogió otra servilleta e acto seguido se limpió el labio superior de chocolate. Kyoka era muy torpe con las cosas de además despistada muchas veces por lo que estaba acostumbrada a que la gente la dijera que tiene manchas en la sudadera, en los pantalones o incluso en el rostro. –Gracias, no me había dado cuenta. -  Contesto en un tono de agradecimiento, no estaba avergonzada y mucho menos sonrojada por aquel imprevisto simplemente era algo común que la ocurría a menudo a la muchacha.
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Miér Ene 20, 2016 1:50 am

Se sentía un poco pegote mientras ella estaba leyendo, no esperaba una cordial conversación como podría tener con un amigo de hacía tiempo o al menos eso suponía que hacían los amigos, porque no tenía precisamente un historial muy largo de personas con la que podía mantener una charla amena, pero de ahí a ignorarle abiertamente después de invitarle a sentarse con ella rallaba lo absurdo. ¿Le estaba tomando el pelo? Tal vez era eso, que se estaba burlando de él y lo peor era que no se había percatado o pudiera ser que había preguntado si quería acompañarle por simple educación, esperando que él respondiera que no..A saber..No entendía demasiado bien a las mujeres..Quién lo hacía después de todo. Esta era rara, eso desde luego..pero él no era nadie para echarle en cara algo como eso. Siendo ignorado se sentía mejor que siendo el objeto de las burlas o de las miradas curiosas o asombradas, así que mejor eso que cualquiera de las anteriores. Se quedó callado para no molestar a Kyoko mientras probaba los diferentes trozos de tarta, desde luego el que más le gustó fue el de queso, se esperaba menos de él pero estaba francamente bueno, mejor que el de manzana, para su gusto. Seguramente, la chica tenía muchas ganas de saber lo que su familia tenía que decirle, no era tan raro que estuviera más centrada en esa carta, seguro que era de alguien importante que tenía muchas cosas que decir, cinco hojas enteras, nada más y nada menos. Aun le parecía una locura. Pensándolo fríamente, ella estaría emocionada y nostálgica, no era tan raro que no le prestara atención, así que dejó de preocuparse por ella, era perfectamente entendible que ella escogiera a alguien de su familia por encima de un desconocido.

No comentó nada sobre ser pesada con el tema, después de todo estaba en lo cierto, prefería que dejara de preguntar y de recordarle cómo estaba sentado, en la ignorancia estaba mucho más tranquilo. Por otro lado, le pareció raro que ahora le tratara de usted, después de haberle dado su nombre...Los europeos eran raros...Con costumbres raras, pero era él el que no estaba dentro de su cultura así que tenía que ir acomodándose a donde estaba, después de todo le quedaban al menos dos años para salir de allí y no tenía muy claro cuál iba a ser su siguiente destino.

Esta vez, no fue tan descarado o curioso como para mirar por encima de los brazos de Kyoko y ver qué le habían enviado, sabía que tenía una foto pero tampoco intentó descubrir su contenido, eran cosas privadas y desde luego a él no le gustaría tener a alguien fisgoneando en sus cartas, si las tuviera. levantó la mirada del café, al que le estaba dando un sorbo en ese mismo instante.- Si..Bueno, más o menos. Llevo parte del curso académico aquí.- Aunque era difícil adaptarse, no solo por el idioma sencillamente porque..Porque no era del tipo de personas que hacía migas con cualquiera. Ni siquiera con el club de baloncesto y eso que se encontraba con ellos casi cada tarde para los entrenamientos, pero no se podía decir que eran cercanos, solo compañeros, igual que con el resto del instituto. No era muy raro para él, pero en definitiva pensaba que al venir a Francia podía ser recibido de forma algo diferente...Había cosas que no cambiaban y no era la gente la que era poco amistosa, Murasakibara no era de los que caían bien y punto. No había nada que nadie pudiera hacer, ni él mismo, porque se había pasado tanto tiempo alejando a las personas que ya se había olvidado de cuáles eran las pautas para acercarse. - He venido hace unos pocos meses.- No le preguntó si ella también era nueva porque no se lo parecía, el francés que la chica utilizaba le parecía muy bueno, así que o bien tenía talento para los idiomas o había estado allí durante mucho tiempo.

Le sorprendió que la chica no se sonrojara ni un poco, ni que se sintiera incómoda. Era sorprendente, otra seguro que no habría sabido ni dónde meterse. Él sintiéndose incómodo y violento cuando ella trataba el tema como pan de cada día. Mancharse de chocolate no era tan malo..Pero vamos, no era la reacción que Murasakibara hubiera esperado de una chica, tal vez por eso no encontraba novia ni regalada, porque no entendía a las mujeres, a ninguna.- ¿Vienes a menudo?
avatar
Murasakibara Atsushi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 48
Monedas Monedas : 2334

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Miér Ene 20, 2016 7:24 pm

Al terminar de leer la carta de su abuela la metió de nuevo dentro del sobre, estaba siendo un poco maleducada pasando del muchacho peli-morado pero Kyoka necesitaba leer la carta aunque fuera un rato incómodo para las dos personas presentes. Al meterla dentro se dio cuenta que había unas cuantas fotos más, una de ella la cual ya la había visto pero la otra era de su respectivo abuelo, la supo rápidamente al poder ver  un violín entonces la metió rápidamente arrugándola un poco, aquella foto sinceramente la peli-azul ni la quería ver, por el gesto que hizo se podía fácilmente dar cuenta cualquiera persona que aquello que vio la enfado un poco, mejor dicho la molesto. Respiro para olvidarse lo que vio y miro hacia adelante entonces cogió  una de las servilletas que había utilizado para así poder comenzar hacer una pequeña bolita, se relajaba haciendo pequeñas tonterías como aquella, pero quedo redonda, al quedarse de tal forma la dejo sobre el plato.  La carta de su abuela era bonita y la traía bonitos recuerdos hasta que en un parte nombro a su respectivo abuelo materno, el cual murió hace varios años. No tenían una buena relación ya que de pequeña era obligada a tocar horas el violín lo que hizo obtener un pequeño odio hacia la música clásica pero más al violín haciendo todo lo posible para evitarlo.  Miro de reojo a los platos dándose cuenta que el peli-morado había comido casi todo, era demasiado dulce pero claro era un chico bastante alto, probablemente Kyoka si tuviera que comer todo aquello tendría que dárselo a alguien o comérselo el día siguiente o algo peor simplemente tirarlo. -¿Te han gustado los dulces? Si quieres te invito a uno por las molestias… - Pregunto con educación, quería ser amable con una persona que encontró una de sus cartas, es algo que agradece y quería demostrárselo, aunque fuera invitándole a un dulce más.

No sabía exactamente como tratar al peli-morado, para comenzar no sabia como llamarle por eso le llamo de “usted” una forma educada de llamar a alguien, aunque sabía perfectamente su nombre, pero a lo mejor le era molesto que una persona que no conociera de nada le llamara por su nombre. Kyoka no hablaba con muchas personas, la costaba mucho mantener una conversación o un pequeño dialogo con alguien pero algo que se le daba bien era escuchar a las personas cuando hablaban. – Perdona… ¿Pero quieres que te llame por tu nombre? A lo mejor te molesto que te lo preguntara… - Finalmente la peli-azul se atrevió a preguntar como le gustaría que a Murasakibara le fuera llamado ya que normalmente en Europa se llama a las personas por su nombre pero en otros países por el apellido.

Se sorprendió un poco aunque no lo mostraba como el muchacho la contesto, estaba obteniendo un poco de confianza ya que se estaba manteniendo una pequeña conversación entre Kyoka y Murasakibara algo que era bastante bueno. -¿Estudias aquí? A lo mejor incluso coincidimos…-Contestó acomodándose en la silla mirando con interés al peli-morado, tenia ganas de obtener un amigo con quien hablar de asuntos del instituto, de la vida o de cosas en común pero lo mejor sería conocer cosas nuevas y aprender.  – Sinceramente yo estoy aquí casi un año… Pero empezare este año el curso. Pero seguro que te ira bien… Normalmente las personas de por aquí son un poco más amables que las que están actualmente en esta cafetería.– Contestó diciendo algo sobre ella, no era muy abierta con las personas pero quería obtener confianza con el muchacho aunque fuera una pequeña. Sobre las personas de la cafetería a las que se refería era el pequeño grupo que se rio cuando el peli-morado entro al local y obtuvo un pequeño problema con las campanillas de la entrada.

Agarro la mochila colocándola entre las piernas de Kyoka para así poder abrirla cómodamente y guardar la carta que arrugo un poco por culpa de una dichosa imagen. La dejó caer dentro de la mochila, exactamente esa carta la daba un poco igual aunque igualmente la tendría cariño en un futuro. – Mmm… Normalmente vengo todos los domingos sobre esta hora… ¿Y usted?- Volvió a repetir el usted ya que quería ser educada y no faltar el respeto al muchacho.
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Jue Ene 21, 2016 2:59 pm

Murasakibara estaba intentando descifrar a la chica, sinceramente. No perdía ni un solo gesto de Kyoka mientras esta estaba leyendo, ni al más despistado se le hubiera escapado el gesto de presura que tuvo al guardar la otra foto, pero para alguien tan atento a los detalles como era Atsushi se fijó en que además ella no se había ni parado a contemplarla. Lo normal era lo contrario, la gente miraba las fotos con nostalgia recordando alguna anécdota sobre el momento que capturaba la imagen o bien algún otro momento pasado con la persona que estaba en ella, Kyoka no se detuvo ni cinco segundos, se percató de lo que había en la foto y la guardó acto seguido. O no lo gustaba lo que había visto o lo que causaba demasiado dolor, en este caso, por la expresión en el rostro de la polaca Murasakibara podría jurar que había visto las dos cosas. Alguien más cordial o más considerado hubiera preguntado a la chica si se encontraba bien, pero Atsushi no lo hizo, en cuanto vio que la muchacha soltaba un suspiro él bajó la mirada al café, disimuladamente, como si no se hubiera percatado de nada hasta tal punto de parecer idiota. A muchos se lo parecía, en esencia Atsushi parecía un chico lento en todos los sentidos, grande, pesado y aburrido, en algunos casos no se equivocaban, pero era bastante atento a lo que sucedía a su alrededor, pocas cosas se le escapaban.

Levantó la vista del café hacia ella, pensando si la pregunta iba en serio. Miró hacia los diferentes platos donde antes habían estado los postres, ahora solo quedaban migajas aquí y allá. Se quedó pensativo, un buen rato, porque no solía decir que no a los dulces pero..Ya había comido cuatro y aunque era capaz de comer muchos más, sabía que eso repercutiría en su rendimiento físico, no sólo en su salud y para alguien dedicado al deporte desde luego que tenía que vigilar lo que comía, lo que era capaz de desgastar haciendo deporte y lo que no, aunque odiara con todo su ser tener que calcular esas cosas. Miró a la chica, tranquilamente, como si no se estuviera conteniendo para decirle que si.- Estoy bien servido..Y estaban ricos..El de manzana estaba bastante bueno.- Comentó sin más, imaginándose que la chica preguntaba por educación o bien por curiosidad, para pedirlo ella la próxima vez y dado que había mostrado interés por ese postre en particular dejó el detalle en el aire sin darse cuenta.

Se quedó en silencio nuevamente mientras se daba cuenta en cómo sus dedos jugaban con una masilla de papel que moldeó hasta darle forma circular, desde luego era curioso cómo cada persona exteriorizaba los nervios: Mordiéndose las uñas, retorciendo las manos, con tick en las piernas, comiéndose las uñas...Esta hacía bolas de papel perfectas. Él llevaba la tensión por dentro, enjaulada y muteada. Sin embargo, por muy tranquilo que pareciese a Murasakibara le sorprendió la pregunta sobre su nombre..Desde luego tampoco se la esperaba, no era nada expresivo, había mantenido la misma cara de indiferencia desde que había entrado por la puerta, pero esta vez una de sus cejas se levantó moviéndose de su posición original.-....Mmh..Mi nombre es Murasakib..Mi nombre es Atsushi, lo que aquí llaman..Apellido o segundo nombre es Murasakibara. Puedes llamarme Murasakibara.- De lo contrario se iba a sentir terriblemente incómodo, ni siquiera su familia le llamaba Atsushi, utilizaban un término que sus hermanos mayores inventaron para tomarle el pelo, nadie que pudiera recordar utilizaba su nombre y no tenía ninguna gana de que eso cambiara.

No sabía qué edad tenía esa chica, pero imaginaba que ella supondría que él era universitario como mínimo, pero no..Era una persona de instituto aunque aparentase tener bastante más edad de la que tenía, era un fallo muy típico que le pasaba a casi todo el mundo que le veía. No tenía cara de niño y cuerpo tampoco, así que era un error común. - Estudio en el instituto Sweet Amoris.- Los términos en inglés los pronunciaba mucho mejor que el francés, pero seguía teniendo ese acento japonés que era tan difícil de disimular. De todas maneras decidió aclarar que seguía en el instituto, solo por si acaso, aunque ahora que lo pensaba tal vez tendría que haberse callado y no decir nada respecto a su margen de edad, las chicas eran atraídas por chicos con más años que ellas, en su mayoría y no era tan optimista como para suponer que Kyoka y él llegarían a esos términos pero...No le gustaba cerrarse puertas a la primera de cambio. Tendría que recordarlo para la próxima.

Hasta ese momento, Murasakibara había mantenido una postura cómoda, ligeramente inclinado sobre la mesa por haber estado comiendo y por la terrible postura, pero en cuanto Kyoka pareció repentinamente emocionada e interesada, hasta el punto de acomodarse mejor en su silla, él se echó inmediatamente hacia atrás poniendo la espalda recta y sorprendiéndose una vez más de la reacción de la chica. Ella era bastante expresiva y eso le descolocó un poco, pero nada le sorprendió más que el comentario sobre la educación de los que se rieron a su costa, eso provocó que nuevamente una de sus cejas se elevara, más alucinado imposible. A nadie le importaba si se reían de él o no, generalmente siempre se unían al equipo contrario, nunca al de Murasakibara..Pero esta chica acababa de hacerlo...Definitivamente era la chica más rara que había visto hasta ahora, eso se lo concedía. Era difícil sorprender a Atsushi, pero Kyoka lo había hecho no una ni dos veces, ya iban tres..En cuestión de unos cuantos minutos.- Estoy..Acostumbrado..-Intentó explicar mientras ella seguía hablando, al parecer el tema de los estudios a ella le interesaba, sería una estudiante aplicada, no como él que era demasiado mediocre en la mayoría de las asignaturas. Francamente estaba acostumbrado a destacar entre la gente, que le mirasen descaradamente, señalasen o que incluso hicieran en voz alta comentarios despectivos sobre él, pero le daba totalmente igual el resto del mundo, así que nunca se había imaginado que a alguien si le indignara, aunque fuera por educación.- Es la primera vez que vengo...Pero desde el exterior parecía que los dulces estaban bien y era un lugar cálido..Así que..Casualidad.

Se humedeció los labios antes de beber otro trago de café, pensativo. No había forma humana de mantener una conversación con él y lo sabía, para una conversación se necesitaba interacción por las dos partes y él no era precisamente hablador...No sabía qué decir.-....¿En qué curso estás tú?- Le importaba un comino, para qué mentir..Y se le notaba terriblemente torpe a la hora de hacer preguntas, parecía más bien una especie de cita a ciegas donde se le preguntaba a la otra persona las cosas típicas: De dónde eres, qué edad tienes, a qué te dedicas, cuáles son tus aficiones...Totalmente las mismas preguntas, intentando así buscar algo común de lo que hablar..Pero él no tenía ni esas habilidades, por lo que cada vez que abría la boca parecía totalmente fuera de honda, perdido.
avatar
Murasakibara Atsushi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 48
Monedas Monedas : 2334

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Jue Ene 21, 2016 9:44 pm

Las dos fotos que tenía dentro del sobre simplemente quería olvidarse de ellas, mejor dicho quería olvidarse de las cartas, no tenía ganas de leer cartas que finalmente le trajeran malos recuerdos. De reojo se miró la mano izquierda, exactamente a los dedos recordando los recuerdos de cuanto tocaba el violín, un instrumento que prefería mantener la distancia. Se percató de que ya no tenía en la taza chocolate, finalmente se lo había acabado. ¿Tanto rápido? Pues eso, parecía se lo bebió rápido pero por lo visto el peli-morado aun seguía bebiendo su café  tranquilamente, le parecía un muchacho un poco diferente a los de más le desprendía una tranquilidad y comodidad ya que no hablaba mucho, bueno hablaba lo justo pero la hizo un poco de gracia la manera de mover las cejas hacia arriba, aquella risa era bastante disimulada sinceramente era interior ya que no la mostraba al público para que el peli-morado no la viera, aquel gesto de las cejas supuso que era de impresión o de interés ella no lo sabía perfectamente. Al tener la mochila entre sus piernas y abierta aprovecho para sacar el termo que tenía y la manzana de esta mañana. La muchacha pensó varias veces que al ser un hombre tan alto y de apariencia un poco fuerte a lo mejor hacia deporte, seguramente baloncesto por ser tan alto, simplemente estaba dudando. Al escuchar que estaba bien servido y que la tarta de manzana le gusto cogió el cuchillo que no utilizo durante el bizcocho, estaba limpio entonces aprovecho y partió la manzana por la mitad con cuidado de no cortarse.  -¿Quieres la mitad de mi manzana? Me alegro que el de manzana te gustase… – La dejo sobre la mesa para que el muchacho pudiera coger el trozo de manzana, dio un pequeño bocado a la manzana que era de ella mientras miraba de reojo el otro trozo de servilleta que aún estaba lisa.

Abrió el termo donde contenía el café que hizo esta mañana, tuvo suerte ya que aún estaba un poco caliente, bebió un poco de este dejando el trozo sobre el plato, donde antes estaba su bizcocho donde actualmente solo quedaban unas pequeñas migas aparto la bolita dejándola encima de la servilleta usada ya que en un futuro iba a lo mejor hacer otra bola sobre la que estaba realizada.  Escuchaba con atención como le gustaría que al peli-morado le llamasen, la hizo un pequeño lio ya que por lo visto dijo Murasakibara y Atsushi pero finalmente por lo visto prefirió que le llamaran por el primero, se sintió un poco aliviada ya que pensaba que el peli-morado se iba a enfadar o a molestar. –Supongo que estará bien que te llame Murasakibara… - Seguramente a Kyoka recordaría aquel nombre, principalmente por el cabello que tenía ya que le llamo mucho la atención desde un principio.

Al principio pensaba la muchacha que Murasakibara tendría la edad aproximadamente al igual que ella puede que la misma, uno o dos más pero como mínimo uno menos , aunque no sabia la edad que tenía solo sabia que era alto, muy alto y de cabello largo morado. Daba pequeños trozos a la manzana disfrutando de la fruta ya que era su favorita y nunca paraba de comerla. –Estudias en el mismo lugar que yo… - Aquello rápidamente hizo que no tuviera más edad que ella simplemente igual o uno menos porque no se imaginaba que el muchacho fuera a segundo curso.  El acento que el japonés que tenía en ingles le parecía diferente cuando hablaba en francés, se notaba que intentaba dar lo mejor o eso pensaba Kyoka, ella sabe perfectamente lo que costaba aprender un idioma o varios a la vez.

Aun teniendo la mochila entre las piernas simplemente la cerro para acto seguido dejarla en el suelo con las cartas y sus respectivos sobres dentro de este aunque había sacado la manzana y el termo de lo que estaba disfrutando. La muchacha no la gustaba que la gente se riera de los demás y mucho menos por el aspecto de una persona aquello sinceramente la molestaba un poco. -¿Acostumbrado? Sinceramente es mala educación lo que hicieron… Espero que no te pase más veces o al menos en el instituto tengas más tranquilidad.- Kyoka simplemente era una muchacha simple al menos ella se describía con esa palabra. Aunque muchas personas la llamaran de otras maneras como “inteligente” o “sabelotodo” o cosas por estilo ya que de pequeña obtuvo educación en casa y la enseñaban bastantes cosas, incluso más que en un colegio pero Kyoka finalmente quiso atreverse a ir a un instituto por eso comenzó a ir y conocer a personas. –Mmm… Pues un día te puedo dar un papel donde hay mejores lugares con dulces que esta cafetería. –  

Seguía en aquella posición, bastante cómoda y un poco alegre mejor dicho satisfecha ya que estaba manteniendo una conversación con el peli-morado algo que no imaginaba que iba a conseguir. Bebia un poco del termo saboreando el café el cual se encontraba templado veía de reojo como Murasakibara como aún tenía en su taza su respectiva bebida. No se imaginaba que le hiciera una pregunta probablemente era para continuar con algo o hablar sobre algo aunque fuera una  simple tontería. –Voy a cuarto… ¿Y tú? – Se atrevió a decir “tú” en vez de “usted” aquello no supo si hizo lo correcto pero quiso atreverse, si molesto al muchacho rápidamente pediría perdón.
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Murasakibara Atsushi el Dom Ene 31, 2016 10:45 pm

No dijo nada cuando la muchacha sacó aquel termo y rellenó su taza con chocolate, no se esperaba que alguien pudiera llevar algo como eso en una mochila. La suya estaba llena de comida, también llevaba los auriculares para el ipod y el propio cacharro, pero normalmente lo llevaba todo encima, como hoy, que tenía en el bolsillo trasero la cartera con las llaves atadas al cinturón a través de una cadena y el móvil en el bolsillo delantero. No llevaba nada más, pero si lo hacía generalmente era por la necesidad de meter cosas para después de hacer deporte o los propios libros para el instituto..No un termo con chocolate. O una manzana. Desde luego la chica era de costumbres extrañas. Se quedó mirando cómo cortaba la fruta por la mitad, al parecer, el tema de ofrecerle algo a cambio de aquella carta era importante para ella, porque se había pasado media conversación intentando invitarle a algo, así que, a pesar de que en principio no tenía intención de aceptar, suspiró y alargó un brazo, que sacó de debajo de la mesa puesto que las tenía apoyadas en su regazo. Alcanzó la fruta en mitad de la mesa sin apenas esfuerzo y sin extender del todo el codo, puesto que tenía un brazo largo y fuerte, proporcional al resto de su cuerpo y si quisiera, seguramente sería capaz de alcanzar el rostro de la chica si se lo propusiera. Era un detalle sin importancia de su anatomía que, generalmente, sorprendía a muchos.

Mordió la manzana, distraídamente, porque ya habían establecido que Murasakibara era el nombre por el que le llamaban y con el que sentía más cómodo, así que no tenía nada más que añadir a eso, sin embargo, cuando escuchó que estaban en el mismo instituto levantó la mirada de la manzana hacia la chica. Se fijó en ella de nuevo, pero no le sonaba o no se acordaba de ella, no coincidirían en ningún horario. En el instituto, generalmente, había de todo, pero entre chavales de esa edad, adolescentes, era difícil no escuchar burlas o ver caras de sorpresa, pero decidió no darle mayor importancia ni decírselo a Kyoka, porque al parecer, tenía una imagen del instituto bastante diferente a la que él tenía, seguramente por las circunstancias. Además, tampoco era un estudiante modelo, aprobaba casi todo por los pelos y no le interesaba nada realmente, estudiaba porque no tenía más remedio y ahora tenía que empezar a ponerse las pilas, si realmente quería entrar en la universidad con una beca deportiva, necesitaba tener una nota media en los exámenes de ingreso y lo último que había oído eran un 7 de media. Un 7...Estaba francamente jodido si esa iba a ser la nota con la que él tuviera que hacer los exámenes. Claro que necesitaba una recomendación del profesor de educación física y del propio presidente del club de baloncesto, precisamente para que pudiera lo típico, que había participado y que no se había perdido las prácticas. Además, con suerte su equipo llegaría lejos en los partidos inter-escolares y se fijarían en él los reclutadores de las universidades, aunque eso solo ocurría cuando se estaban en las finales o cuando se destacaba mucho en los partidos. Era bueno en baloncesto, era consciente de que tenía un talento innato para ello, pero eso no le aseguraba una plaza y mucho menos una beca. Tal vez debería empezar a echar unas cuantas horas a la biblioteca..

- Estaría bien conocer algún otro sitio. Puedes marcármelos en un mapa..O puedes llevarme tú directamente. Otro día.- Era como quedar, pero no quería que sonara tan invasivo, podía llevarle a otras tiendas si quería y si no siempre le quedaba la opción del mapa. Se terminó la mitad de la manzana, en apenas dos mordiscos y luego se limpió con una servilleta, mientras masticaba, asegurándose de que no se le quedaban restos por la cara.- Yo soy de tercero. Igual por eso no hemos coincidido antes..No te había visto nunca.- Admitió, porque de todas formas era la verdad.
avatar
Murasakibara Atsushi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 48
Monedas Monedas : 2334

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Kyoka Fumiko el Lun Feb 15, 2016 7:28 am

Una vez termino de cortar la manzana lo dejo sobre la mesa observando como el peli morado alcanzaba sin ninguna dificultad la manzana, la mitad de la manzana.  Era un poco sorprendente ya que normalmente las personas tendrían que estirar el brazo o hacer un poco de esfuerzo para agarrar algún objeto pero en cambio el muchacho no hizo ni el mínimo esfuerzo para alcanzar. Kyoka ni si quiera se fijaba en esas cosas, en general no se fijaba en las personas como son de estatura, fuerza o alguna característica física, mas bien le daba igual como era cada persona pero siempre había algo en lo que se fijaba y era en los dedos de las personas. Normalmente le gusta comparar los dedos de las peliazul con el resto de además queriendo averiguar como poder cuidárselos mejor ya que tenia pequeñas cicatrices en casi todos los dedos y era algo que no le gustaba enseñar a menudo por esa razón llevaba sudaderas o jerséis largos donde podría esconder sus manos y no ser vistas por nadie. Miro de reojo los dedos del muchacho cogiendo el trozo de manzana mientras que Kyoka partía en trozos más pequeños su trozo obteniendo cinco trozos pequeños los cuales se los comería con el tenedor.

Comenzó a comer los trozos pequeños de la manzana poco a poco no tenia prisa en comérselos quería disfrutar de cada bocado como normalmente hacia con toda la comida. El termo se encontraba un poco frio aunque la bebida se encontraba a una temperatura perfectamente como a Kyoka le gustaba ni muy frio ni muy caliente aunque muchas veces deseaba que la bebida se encontraba un poco caliente. Termino de beber el termo, no había mucho capuchino ya que se lo tomo anteriormente mientras caminaba a la oficina de coreos. – Un día te podría dar un poco de mi capuchino… Realmente lo hace mi abuela y está muy rico.-  Le dijo al muchacho intentado que la situación fuera un poco más acogedora, no era muy buena la muchacha hablando con personas y mucho menos hablando en un idioma el cual a veces tenia pequeños accidentes en entonación.  
La peli-azul era una estudiante que estudiaba en casa, bastante preparada para comenzar sus estudios estaba preparada gracias a la ayuda de su familia de Polonia ya que nunca fue a la escuela después del incidente que tuvo en la escuela de pequeña, este iba a ser su primer instituto y se iba a esforzar bastante en sacar notas buenas aunque probablemente no tendría problemas ya que se encontraba preparada pero mejor estudiar para asegurarse de no suspender y poder ir en un futuro a la universidad. Aunque aún no sabía que le gustaría hacer, probablemente filosofía o historia de arte o a lo mejor cambiaría su rumbo a las ciencias para estudiar arquitectura, de momento la muchacha no sabía que hacer en su futuro simplemente tenía claro una cosa, estudiar para sacar buenas notas.

- Como a ti te sea más cómodo… Pero el mejor capuchino lo hace mi abuela, eso te lo aseguro.- Kyoka estaba orgullosa de si misma ya que estaba conociendo a personas y que no son malos con ella, eso era bueno para ella porque estaba cogiendo un poco de confianza aunque aún la quedara un largo camino.  Comió tres trozos de su manzana sin darse cuenta de que el muchacho termino su manzana en un par de segundos. –Supongo será porque estamos en diferentes cursos. - Contestó mirando de reojo los dedos del muchacho otra vez pero de manera disimulada para que no la pillara.-
avatar
Kyoka Fumiko
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 30
Monedas Monedas : 1277

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Mayo 08, 2016 3:03 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19459

Volver arriba Ir abajo

Re: Un chocolate.~ ◕‿◕ (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.