Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Lycoris Radiata. 「Private」

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lycoris Radiata. 「Private」

Mensaje por Shuu Tsukiyama el Jue Dic 24, 2015 11:15 am


Consideraba ser un Gourmet no sólo un trabajo, también era una de sus pasiones. Había tantos sabores en el mundo, tantas cosas deliciosas que degustar y él era el sujeto dispuesto a hacerlo, pero tener lo mejor de lo mejor debía incluir sacrificios; uno de ellos sería el ir a barrios peligrosos a conseguir lo que deseaba, por supuesto que no era necesario que él se presentara allí a manchar su "respetable imagen" innecesariamente. Mandar a algún sirviente a cumplir aquello o pedir al mismo vendedor que enviase a algún esbirro suyo siempre estaba como una opción viable y segura. Sí, eso sería sensato y el camino sencillo, pero a veces le gustaba adentrarse a esos lugares, quién sabe, quizá terminaba encontrando algo más que a por lo que venía en un inicio. Ése era el pensamiento optimista que a poco se transformaba en ideas fantasiosas acerca de lo que sería descubrir una nueva especie y probarla, no, no una nueva especie, ya que las posibilidades de que fuera desagradable eran altas… Que existieran aquellas criaturas fantásticas des las que tenía conocimiento por tantos libros que las mencionaban, ¿no sería extraordinario probar la carne de un unicornio? Está en la cultura popular pintar a ese ser como una criatura bella y pura, quién sabe, quizá al comerlo tuviera un sabor sorpresivamente dulce, o, ¿qué tal la de un dragón? ¿Seria picante acaso?

Su chófer no se había quedado estacionado ni siquiera cercas de la zona, Tsukiyama había decidido que mejor se fuera a dar una vuelta por lugares más agradables hasta que le contactará y lo recogiera en tal punto, sabiendo dónde estaba tratando no era la mejor idea del mundo tener tu vehículo aparcado por allí durante mucho rato, aún cuando una persona estaría adentro. Sería fácilmente reemplazado de ocurrir un siniestro, pero eso no solucionaría el cómo ir de regreso a su acogedora mansión. También pedir un taxi allí le obligaría a caminar un poco para alejarse tal zona. Las personas solían estar preocupadas de que les quitasen un órgano, como si el mismo ambiente fuera ilegal, pero la pinta no ayudaba demasiado que inmediatamente parecía crearse un aire de oscuridad alrededor aún cuando estuviera a la luz del día, que por cierto, ahora estaba nublado. Quizá sólo eran los prejuicios.

Bajaba por uno de los escalones hasta los callejones, que por allí se encontraban varias tiendas que si viniera la policía ni una sola quedaría con el letrero de abierto. Era como entrar al callejón ¿Diagon? en Harry Potter, pero sin la magia y más cutre, posiblemente por el simple hecho de que no había nada mágico o algo que sucediera en el libro bastaba para decir que era peor. Le sumabas el hecho de que si allí morías no habría hechizo que te salvará. En fin, a pesar de que había dejado su transporte atrás, eso no cambió nada que su vestimenta fuese impecable. Perfectamente vestido atraía muchas miradas maliciosas, a diferencia de las maravilladas por su presencia en un escenario normal, esas sin lugar a dudas poseían intenciones nada agradables, podía saberlo sin necesidad de preguntar al ver de reojo, y claro que no mostraba debilidad, caminaba con buen porte, seguro en sí.

Al ir curioseando por el lugar se encontró que uno de los puestos era particular, ¿el motivo? Estaban vendiendo flores, pero no de cualquier tipo. Tenían algunas que con una equivocación te causarían la muerte o malestar de algún tipo, se sintió fascinado y cauteloso al mismo tiempo. Era bueno saber del tema, no quedaba en duda, pero no se llevaría de momento algo así a casa. En cambio le llamó su atención otra que no era nada más a la que llamaban: La flor del infierno. —Lycoris radiata… —Dijo en voz alta y justo al momento en que desenfoco a ésta, se encontró que había una chica de lo más llamativa detrás, curiosamente tenía los mismos cabellos purpura que él.
avatar
Shuu Tsukiyama



Mensajes Mensajes : 1752
Monedas Monedas : 1237

Volver arriba Ir abajo

Re: Lycoris Radiata. 「Private」

Mensaje por Rize Kamishiro el Dom Abr 03, 2016 12:44 am


Sonrisa de satisfacción se dibuja en su rostro blanquecí, una decisión que le fue fácil seleccionar. ¿Su plan? Demasiado pronto para hablar. Aun así, una hermosa dama se refleja entre el vidrio impecable de la decadente puerta de aquel local. Vestido negro como su propia alma suele llevar, alimañas debe pisotear con elegantes zapatillas de bajo tacón. Colores que contrastan con su piel pálida, labios carmesí se ligan con orbes escarlata que a cualquiera pueden hipnotizar. — Hermosas. ¿Verdad? — Dulce voz ante una joven pareja. Sin embargo, son más que palabras pasajeras.

Campanilla se escucha sonar a las cercanías, comensales ingresan a un modesto restaurante. Incluso, en la más nefasta zona existe un poco de tranquilidad. No falta el hombre que posa su mirada en ella. ¿Qué hace tan hermosa criatura vendiendo flores? La respuesta no ha de importar, tan humilde puestecillo ambulante. Nada más. Silbido o un piropo nunca están de más. Pero, no hace que voltease a ver quién ha dedicado dichas palabras, continua realizando un delicado ademán a cualquier persona que camina por el lugar. Flores hermosas debe vender.

Mas el efímero caminar de los demás, la incita a caer en el fastidio. Debe suceder un acontecimiento interesante. Bastante interesante. De lo contrario, terminara buscando la diversión por sus propias manos. Inclinó hacía un costado su mejilla, apoyándose con la palma de su mano que conducía hasta su codo sobre la superficie del mostrador. Dedos diestros comienzan a ser levantados de manera sincronizada en la superficie de la mesilla, uñas perfectamente arregladas golpean con fuerza. Es evidente que no es una mujer que suele esperar demasiado.

Oteó a su alrededor mientras espera, pero no había más que un lugar desértico. Pero, tan pronto parpadeó, el cuerpo femenino da en evidencia su atractivo. — Las conoce demasiado bien, caballero. — Por un momento creyó que su respuesta no era del todo cierta, pero la lentitud se encuentra al orden del día. Más un suspiro cualquiera deja de manera inútil la respuesta recibida. — Una flor bastante, interesante… — La comisura de sus labios elevó de manera provocativa, sus ojos sugieren el posible significado.  


avatar
Rize Kamishiro



Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 2197

Volver arriba Ir abajo

Re: Lycoris Radiata. 「Private」

Mensaje por Shuu Tsukiyama el Mar Mayo 03, 2016 9:51 am

La mujer de notorio buen gusto le había hablado refiriéndose a aquél comentario que hizo en voz alta sin siquiera haberlo notado. No era una pregunta la que efectuó hace unos momentos, así que recibir una respuesta a modo de charla seria inusual, inusual si no fuera porque probablemente las estaría vendiendo—. Vulgarmente conocida como la flor del infierno —alentó a que la conversación siguiera, la señorita había alabado el hecho de que él supiera siquiera el nombre de aquella flor, ¿era acaso una burla sutil? Eso le dejaba a entender que por lo tanto ella debería de saber más o por lo menos estar al nivel, ¿no es así? Era un mero razonamiento lógico, ponerla a prueba le resultaba un tanto entretenido—. Suele significar la sangre, el amor no correspondido, cambiando el significado dependiendo la leyenda que la tenga implicada, pero siempre relacionadose con la tragedia... Y usted, ¿por cuál historia la ha conocido? —era una pacifica conversación, sólo eso, sin embargo la expectativa de tener a cambio una respuesta interesante le causaba cierta emoción, emoción que por supuesto no dejaba ver reflejada en su porte total de caballero. Lo único que descolocaría seria esa sonrisa que no borraba de su rostro, incluso cuando no quería, aquella expresión natural siempre daba la sospecha que algo tramaba. ¿Cuándo es que Tsukiyama no quería, y cuándo es que no estaba tramando algo?

Resulta bastante irónico como algo de color tan potente y llamativo prefiera estar en zonas oscuras —su mirada se posó inmediatamente en los ojos ajenos al terminar de decir aquello, parecía haber encontrado algo aún más cautivador que aquella planta—. Es un presentimiento, no... —se detuvo al pensar que era más bien lógico que tuviera razón a que fuera intuición, menos mal que notó su error a tiempo—. Debe ser casi un hecho que usted sea casi el reflejo de la misma, ¿no es así? —por supuesto que se refería al tema de conversación que estaban tocado, no había más. Podría haber sido algo brusco salir con esa declaración, pero no era descuidada, la manera en la que había dicho parecía como si estuviera sugiriendo algo más, y de hecho quería hacerlo, pero sabía que era muy pronto. Pocas palabras eran las que habían intercambiado aún como para proponer hacerle vivir una experiencia como pocas.

Entendía que debía de seguir con esto en alguna otra parte, la fémina era un buen objetivo y por suerte no era nada gorda, lo único que le parecía un desperdicio era que llevaba el mismo tono de cabello que él. Terminar con la vida de una persona que iba así por el mundo hasta debía ser motivo para cometer el sepukku, aunque por eso mismo era una oportunidad excepcional, ¿no es así? Ya que si es que acaso tenía algún tipo de parecido consigo mismo debía saber exquisito—. Parece que te estoy entreteniendo mucho cuando supongo que debes estar en horas de trabajo —era una clase de disculpa, disculpa bastante innecesaria, si era su trabajo era normal que intentase enganchar al cliente, la cosa era que él intentaba engancharla a ella, lo divertido seria que ambos tuvieran el mismo objetivo fuera de ese aparentemente inofensivo—. Claro que no dejaré que esto sea una completa perdida de tiempo, seria lindo llevarme al menos una conmigo —mencionar una podía tomarse a la interpretación errónea, eso era perfecto. Realmente el plan no era ir allí a comprar eso, el plan parecía haber cambiado. Y si esa mujer estaba allí seguro que a la sociedad no le importaba si desaparecía o por lo menos se veía llegar si ocurría.

El día completamente nublado comenzaba a explicar que estaba así por una razón, ya que unas cuantas chispas rápidamente comenzaban a ser molestas a cada rato que pasaba sin protección alguna, lo adecuado seria pagar e irse de una vez por todas, sin embargo considero esto una nueva oportunidad—. He cometido un error, debí haberme traído una sombrilla conmigo pero de verdad pensé que pronto saldría el sol. ¡Vaya! Qué ingenuo que he sido —la expresión lastimera, no podías saber si estaba fingiendo o lo decía en serio porque él solía ser de esa forma, para la ajena posiblemente estaba de "payaso"—. Quizá sea cosa del destino que quiere que continuemos charlando, ¿está dispuesta a llevarle la contraria, señorita? —alzó la voz con tono teatral y su mano diestra que no supo quedarse quieta hizo un movimiento de muñeca exagerado para terminar posada en el pecho del modelo, era más que obvio que esperaba que le diera el pase, claro que si demoraba mucho no perdería tanto el tiempo y con la pena del mundo (si es que esa emoción existía en el Gourmet), entraría con una excusa bien justificada.
avatar
Shuu Tsukiyama



Mensajes Mensajes : 1752
Monedas Monedas : 1237

Volver arriba Ir abajo

Re: Lycoris Radiata. 「Private」

Mensaje por Rize Kamishiro el Lun Jun 06, 2016 12:06 am

¿Es posible fingir la apariencia eterna? Es decir, debes ser la más hermosa flor del jardín con, exquisita textura, color y embriagante aroma. Pero, cada flor posee un mecanismo de defensa, único. Por ejemplo, las rosas mantienen las espinas y la flor del infierno su nombre. ¿Por alguna razón fue bautizada como tal? ¿O no? Aun así, miserable insecto se acercó bastante a delicada flor… — ¿Yo? Es una pregunta bastante interesante, posiblemente compartamos la misma leyenda. ¿Amor no correspondido? Quizá, hasta la historia de un monje enamorado. — ¿Quién será en realidad? El asemejar a un insecto molesto no es del todo apropiado, es diferente…

Todavía el trato fue de lo más fino, un punto más a favor, deseando indagar más ante su persona. Aunque no es que fuese a demostrar a la primera tal reacción causada. No, ella prefiere recorrer cada centímetro de todo ser al mínimo cuidado.  Quizá, ha de exagerar. — Pienso que, tal vez… se oculta de algo o alguien, no necesariamente por temor. Incluso suelen decir que, una dama jamás debe olvidar sus guantes blancos, pues oculta su mejor arma. —  Sonrió con ligera delicadeza y misterio al caballero. — Un arma que debe ser cuidada al son de las manos… tan suaves al roce de la seda, blancas como la nieve. — Suspiró, si algo no había cambiado en ella, era la necesidad de terminar en pecado. ¿Pero qué puede hacer? Bendito sea el hombre que soporta la tentación…

Prestó atención a tan insólito comentario, después de ello parpadeo ante el intercambio de miradas entre el caballero y su persona. — Y, ¿Por qué lo dice?, Acaso… ¿Mi belleza lo ha cautivado? — Añade en son de broma. Pero, existe algo intrigante. Aunque por un momento negó con la cabeza. — ¿Trabajar? ¿Quién considera trabajo a alguien que sobrevive vendiendo florecillas en la calle?  — De nuevo comienza con su pequeño pasatiempo infantil, sus ojos carmesí se fijan en los suyos, aquella sonrisa cínica ha de mostrar.

— Aunque prefiero que lleve una consigo, digamos que es un obsequio por tal… conversación fascinante. — Aprovecho el momento para alejarse del mostrador e inclusive, intentó arreglar su largo cabello, puesto que le irritaba que tal escenario le hubiese desordenado hasta lo más mínimo de su apariencia. — Justo en el bolsillo de su traje. — Para entonces realizó un sutil ademán cuyo propósito es acercarse lo suficiente al individuo y dejar tan peligrosa flor dentro de su bolsillo. — Sólo un insignificante obsequio. — Su acercamiento no deja de imponer miedo, el peor de todas las pesadillas. ¿Cínica? A consecuencia de, el aroma que emana el contrario se apoderó de su ser, quién diría que al que llamase basura pudiese oler tan exquisito.

Sin embargo, fácil es percibir aquel ambiente denso que emana a su alrededor, tan espero que puede ser cortado con facilidad al son de un cuchillo. Y si, fueses capaz de mantener la atención en atrayentes ojos carmín, la seriedad y el tono de su voz no serán del todo agradable. Para entonces pequeñas gotas de lluvia intervinieron entre las penumbras, Kamishiro se limitó acomodar su delicado vestido al tiempo en que escuchó el guión teatral del otro. ¿Su nombre? Es momento de preguntar más adelante.— Por supuesto, no queremos que se arruine tan hermosa flor e incluso, su traje. — Sutil mirada se mantenía fija en él, viéndole con sumo y fingida incertidumbre por el trágico e inevitable final por costosas prendas de vestir.  


Última edición por Rize Kamishiro el Dom Oct 09, 2016 8:17 am, editado 6 veces (Razón : Pero que exagerado. D:<)
avatar
Rize Kamishiro



Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 2197

Volver arriba Ir abajo

Re: Lycoris Radiata. 「Private」

Mensaje por Shuu Tsukiyama el Mar Oct 25, 2016 1:23 am

¿Conversación? Por alguna razón le sonaba bastante común para las palabras que expresaban ambos, que más que nada parecían estar recitando poesía, ya sea por el intercambio de información, las palabras que escogían y el cómo las decían. Era excesivamente grato escucharlos hablar, un deleite para los oídos o una plática pedante si es que un cualquiera se atrevía a ponerse atento a lo que decían mientras recorría su propio camino. No cabía duda de que la mujer era interesante y para ser sincero eso era un total alivio, porque sería una verdadera calamidad y un desperdicio si alguien que parece ser su versión femenina no fuera más que un bello rostro y una figura despampanante—. Estoy de acuerdo, no creo que una flor como ésta se ocultaría por temor, aunque en ese caso la palabra "ocultar" podría descartarse, o ser sustituida... Quizá simplemente se está camuflando, no siempre la impulsividad funciona y los planes metódicos pueden llevarte al resultado que esperas, pero debe ser una verdadera molestia si no terminan como deseas y más sí te esforzaste en ellos, ¿no? —lo que había iniciado con un pequeño comentario sobre la flor se transformo en puntos de opinión, pero las palabras cada vez parecían decir más de los participantes que de la flor en cuestión—. En esos casos piensas; "hubiera sido mejor haber hecho todo por impulso".

Las sonrisas cautivadores de la chica eran eso, atrayentes y no dudaba que cualquier cretino ya habría caído en sus garras, ¿sería apresurado decir que sentía el peligro? Debería ser normal aquello, después de todo sabía los trucos y muchas veces también los utilizaba, sólo que no exactamente de esa misma manera, a menos de que supiera que a su víctima le gustaba, obviamente. Entre bestias deberían poder entenderse, ¿acaso ella ya se habría dado cuenta de que el sujeto que tenía frente suyo tampoco era como cualquier otro borrego indefenso con el que se habría topado?—. Por desgracia, las mujeres suelen ser más débiles físicamente que los hombres, y no lo digo por machista ni mucho menos. No sería capaz. Es un hecho —no estaba mintiendo, Tsukiyama no representaba por ninguna parte el típico estereotipo de macho que piensa que su sexo es más. Incluso podría decirse que él tenía bastante feminidad en su ser, ya sea por los cuidados que poseía y gustos que libremente aceptaba. No le importaba qué se comenzará o dejase de decir de él ya que tenía suficiente seguridad en quién era y qué quería—... Es por eso que, tener un mecanismo de defensa en caso de percibir el peligro no debería ser algo incorrecto, pero, ¿qué tal si la artimaña es usada para la diversión propia? ¿Eso no le haría inmediatamente impura? —se sonrió, pensando que quizá no se estaba dando a entender o que la platica estaba tomando ya rumbos bastante profundos, estarían indagando demasiado, pero le era entretenido.

Seria un mentiroso si dijera que no puedo apreciar el hecho de que una mujer tuviera el mismo gusto que yo en cuanto al color de cabello y ojos —por si no se había dado cuenta, allí estaba el comentario obvio del día, que si esos fueran colores que existen en la naturaleza ellos podrían ser considerados hermanos por esa clase de similitudes—. Disculpe usted, después de intercambiar palabras me ha quedado claro que no lo ve como una labor. Algo que debe de hacerse para subsistir y ya... Parece que lo disfruta, más no creo que a todos les hable con el ánimo que usó conmigo. No serían aptos —dijo descarado y no le importaba. Inclusive la primera vez que conoció a Kaneki dijo un montón de comentarios despectivos acerca de lo desagradable y poca clase que tenían los demás—. Pero su comentario me causa intriga, diría que al menos el tema de las flores le gusta, no en sí el tener que venderlas. Si es solamente un pasatiempo o un trabajo no creo que esté mal. No hasta que lo desprecies.

No hizo por alejarse, ni por alejarla. Era verdad que había invadido su espacio vital y su benevolencia le hacía sospechar. Sentía que de cierta forma le había marcado como objetivo y que la flor era su manera de hacerlo constatar, ¿debería temer por su vida de que lo que ahora se había convertido en un adorno en su traje tuviera algún tipo de aroma que hiciera efecto en su sistema de manera paulatina? No percibía ningún aroma extraño además de lo que debía oler por inercia—. Si es ése su deseo, no seré yo quién niegue tal obsequió —ahora lucía más extravagante que antes. Lo normal sería traer una rosa, pero, ¿la Lycoris Radiata como prendedor? Debía ser la insignia de que ya habías pecado y te lo habían reconocido—. ¿Insignificante? No lo creo, flores, libros, el buen gusto nunca será un regalo insignificante, Mon Cherí —le miró directamente a los ojos con agudeza en su mirada, tal parecía que le estaba diciendo algo que no podía estar a discusión, pero ridículamente aún sonaba seductor cuando él lo decía y más de esa forma más seria que a lo teatral que acostumbraba—. Entonces si me permite escoltarla, estaría más que encantado —le tendió el brazo para que se tomará de él y se fueran rápidamente de allí hacía su auto, antes de que la tormenta les alcanzara. Definitivamente M.M. había conseguido un nuevo nivel, ya había secuestrado a la cena de unos cuantos días... ¿Realmente lo había hecho? Tal parecía que ambos creían tenerse en las palmas de sus manos.




When Rize doesn't respond in time:
“Ni siquiera me he tomado la molestia de leerla, Miss Kamishiro” son esas las exactas palabras las que estaban dando vueltas en la cabeza del Gourmet, porque claro, él había venido la mar de alegre pensando que cubriría su cuota y además respondería algo que necesita de más avance, pero para su no grata sorpresa: ¿O no sorpresa? ¡Porque de Rize esto ya se lo espera! Vamos, que mejor nos damos un giro de 180 grados y nos vamos de una vez a otro lado, que de esta forma nunca creo que lleguemos. En efecto el pelimorado tiene bastante razón, pero no tiene a nadie a quien culpar, no tiene el placer de haber tenido una plática con la señorita “Scarlett Drachenblut”, que traducido vendría a ser “Rojo Dragón Sangre”, ¿El Dragón Rojo de Sangre? No mencionara que suena sacado de aquél juego de cartas para niños, Yu-Gi-Oh! probablemente sea el nombre… En fin, pero sí que recuerda a una despistada que llevaba el nombre de “Scarlett”, es una fortuna que no la haya visto otra vez ya que ella era todo un desastre, más sin embargo ahora tenía que lidiar con “esto”. Esto = Rize Kamishiro. ¡Mon Dieu, Kamishiro-san! Termine ya este terrible sin sentido y deje que continuemos, luego por eso se queda sin compatriotas de su mismo género.

¿Pero qué más podía hacer? Como cualquier caballero que se respeta, prometía ir personalmente y hacerle saber a qué se refiere cuando habla de su kagune. Y no, no en el sentido sexual, que ésa es otra de las cosas con la que se emociona la mujer… Y pensar que tenemos una apariencia sumamente similar, ah. ~ Fue así como el modelo desilusionado posó cuatro de sus dedos en su propia frente con suma delicadeza y se resignó a que la solución llegaría, más, no tan pronto como él quisiera.


¡Ya nadie te cree nada! D:

¡Puras mentiras cochinas! I SWEAR, RIZE, EVERY GODDAMN TIME! -wtf-. Aah, ah. ~ ¡Qué me viene dando algo! ¡Mira con qué fachas me he tenido que presentar por tu causa! ¡Esta es la última vez! A la siguiente vamos por el cafésito y probamos la comida que yo quiera, ¿okay? e_é (??)
avatar
Shuu Tsukiyama



Mensajes Mensajes : 1752
Monedas Monedas : 1237

Volver arriba Ir abajo

Re: Lycoris Radiata. 「Private」

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.