Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Dom Dic 13, 2015 4:21 pm

Mi hombre y yo estabamos de celebración. No, no era nuestro aniversario, mi nuestro cumpleaños... Habíamos destripado la reputación de nuestro enemigo, el dueño más fuerte de los bares de la competencia. Y que mejor que como celebración tener casi toda la noche sexo salvaje al enterarnos de que la policía le había detenido por delito de acoso a una menor. Para recuperar fuerzas hicimos tortitas por la mañana temprano acompañadas con chocolate caliente. A medio día preparamos una comida ligera y para entretenernos nos acostamos en el sofá para ver una película, yo encima de él tapaditos con una manta por el clima frío. Me abracé a él apoyando la cabeza en su pecho y me quedé rendida sin poder remediarlo en cuanto me acurruqué un poco. Cuando me desperté ya estaba atardeciendo y obviamente la película se terminó hacia rato. Sonreí al levantar la cabeza y ver a Hiroshi dormir, tan tranquilo y sereno. Le desperté dulcemente entre besos y caricias tiernas, siendo correspondida cuando se despertó del todo.

- Cariño, ¿Te apetece ir a la bolera esta noche? Para celebrar por segunda vez que destruimos a la competencia. Porfaaaa.

Le pedí entre mimos cariñosos aceptó la propuesta. Hacía mucho frío fuera y no ganas había de salir... Pero yo tenía pensado un plan que estuve maquinando desde hacía días sin que nadie lo supiera. Escuché a Natzumi la semana pasada decirle a Ed por teléfono que si quería ir a jugar una partida de bolos en el centro comercial el sábado de la semana próxima, osea hoy. Incluso la escuché decir la hora en la que se reunirian. ¿Y porqué hacia todo eso? Los hermanos Anzai llevaban meses peleados y ya estaba harta de que pusieran cara de pedo cada vez que escuchaban el nombre del otro. No sabía como lo iba a hacer pero el plan tenía que funcionar para que se hablaran por lo menos un poco. Como estábamos aún en pijama mi novio quiso ser solidario para ayudarme a quitar el mio, e hice lo mismo con el de él. Ya son pijama me puse la misma ropa del día anterior, que solo la use para venir hasta la casa de Hiro y no la tuve ni media hora puesta al llegar, un suéter negro y unos pantalones verdes oscuros. Me calcé mis botas y cuando él se vistió cogí mi bolso, me puse los guantes y un gorro y salimos. Le sabrosee el trasero en el ascensor mientras reía pícara y casi nos pilla una ancianita al llegar a la planta baja. Por el camino hasta el aparcamiento fuimos dándonos besos de vez en cuando. Quería mantenerle de muy buen humor todo el rato. Nos montamos en Steve y nos abrochamos los cinturones de seguridad.

- Te dejo elegir todas las canciones del coche hoy. Y para que veas cuanto te amo puse más canciones que te gustan en el USB que hay conectado a la radio.

Eso era como un milagro. Bromeó con ello y entre mis risas puso la primera canción que quiso. Eché por los caminos más largos para no encontrar tráfico aunque tardaramos un poco más. Todo iba perfecto, por ahora. Canciones chulas, casi sin tráfico y sin conductores que manejan coches como el culo. Al llegar aparqué en la aparcamientos del centro comercial, pues si lo dejaba en los aparcamientos de fuera seguro se congelaría. Nos bajamos, cerré a Steve y fuimos a la bolera agarrándome de su brazo con frío. Al entrar al local de ocio el aire calentito de la calefacción nos envolvió y me quité en abrigo, guardé los guantes y el gorro en mi bolso y nos acercamos al mostrador. Miré disimuladamente a la pista de bolos y en la pista número diez pude leer "Umi" y "Ed" en el marcador. Volví mi vista a mi chico y le robé un beso.

- Mira los premios de los tickets, cariño. Los han cambiado ¡Hasta hay una Go Pro!

Mientras estaba entretenido viendo que premios nuevos se podían conseguir en los tickets que se podían ganar jugando a los arcades y demás jueguitos de la bolera, yo aproveché para pagar. Le hable al muchacho en voz bastante baja para que Hiro no me escuchara.

- Oye venimos con los de la pista diez, ¿Nos puede agregar a la partida? Creo que desde aquí he visto que aún no han empezado a jugar

El chico asintió y cuando pidió los nombres le dije que pusiera "Hiro" y "Clay". Pagué y se puso a atender a un grupo de amigos que llegaron después de nosotros. Pudimos escuchar que el  propio dependiente dijo en voz alta que se llevarían la última pista libre.

- El dependiente que nos atendió nos dijo que fueramos a la pista número diez.

Y caminamos haya la pista diez, encontrándonos con Ed y Natzu con bolas ya en la mano. La rubia miraba con rostro confuso el marcador recién reiniciado con nuestros nombres, mientras Ed parecía que entendió que todo fue parte de una sorpresa y nos saludó. Yo saludé también con una sonrisa al chico de ojos verdes pero... A Natzu no le hizo tanta gracia, y me miró. Preguntó que qué hacía allí con voz jovial, pero en el fondo seguro estaría enfadada.

- ¡Vaya, menuda sorpresa encontrarles aquí! -Dije como si en verdad creyera que fue una casualidad nuestro encuentro- Hemos venido a jugar a los bolos. -Dije lo obvio, haciendo que ella enarcara levemente una ceja- Parece que se han equivocado y nos han puesto juntos en la pista... Que mal, y todas las pistas están ocupadas... Espero no estemos molestando, o mejor si quereis esperaremos a que alguien acabe con su partida para ponernos... -Miré a Edward y Natzumi con una sonrisa ilusionada- ¡Aunque si queréis podemos jugar todos juntos o incluso en parejas! ¿No sería genial, Huskyto? Así tendremos el, doble de diversión. No hay ningún problema, es solo un juego ¿No?

¿Qué vas a hacer Natzu? ¿Nos vas a echar delante de Ed? ¡Oh vamos, no podía negarse! Bueno, el único que podría negarse como cabezota sería Hiroshi...


ropa:




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Dic 22, 2015 11:23 pm

Hacer una llamada telefónica anónima a la policía: veinte céntimos de euro; fingir un poco la voz de una chica menor de edad con un nuevo pañuelo: cincuenta céntimos de euro; gasolina utilizada para ir hasta el bar de la competencia a ver como arrestan al dueño por acoso sexual: cinco euros; tener sexo salvaje de celebración toda la noche por la aplastante victoria: ¡No tiene precio! ¡Y demonios, si que era divertido!. Y para cerrar con broche de oro, ¡tortitas en la mañana de desayuno!. Todos los putos días de la vida deberían de ser así de increíbles, en mi opinión… El comienzo de ese día fue solo una señal de algo tranquilo y sin preocupaciones, tan solo allí, calmado totalmente mientras compartía momentos relajantes con mi novia hermosa, preparando un almuerzo ligero, conversando de todo un poco, viendo una película en la TV. Quién diría que esta nueva vida que había forjado a través del último año y medio sería tan agradable y alegre…

– ¿A qué al final son alienígenas con forma de trompos los están provocando todo esto? – mencioné divertido mientras veía los primeros minutos de la película, aunque no recibí respuesta de pare de Clay a mi afirmación alocada. Cuando bajé la mirada noté que se había quedado dormida, cosa que no me extrañaba. – Y luego dice que yo no tengo resistencia… – me dije a mi mismo en voz baja mientras sonreía con la escena. Se veía toda apacible durmiendo. Si tan solo se quedara así de adorable el resto del tiempo… Continué viendo la TV, pero a medida que iba avanzando la historia, se me hacía cada vez más aburrida la misma, y terminé cerrando los ojos y perdiendo la consciencia sin intención de mi parte…

No supe nada más hasta el momento que me despertaron a base de besos y me metían mano aprovechando que estaba dormido. No era una mala forma de despertar, si me lo preguntan a mí… Sonreí con picardía al ver sus ojos cafés, regresándole el favor de los besos y caricias, por supuesto. Y para cuando terminamos de darnos cariño, ella mencionó que tenía ganas de ir a la bolera. – La bolera, ¿eh?. La verdad es que hace tiempo que no voy a jugar un poco de bolos... – mencioné con tono algo dudoso, lo que provocó que mi novia comenzara a hacerme mimos hasta que acepté la propuesta – Vale, vayamos a los bolos esta noche. Seguro te sorprenderás con lo buen jugador que soy – afirmé con una sonrisa tranquila en los labios. Después de un divertido juego de quitarnos las pijamas, nos vestimos entonces para salir y pasarla bien fuera esa noche. Una camiseta blanca algo gruesa, unos vaqueros, botas cómodas, y una chaqueta de cuero para protegerme del frío exterior. Finalmente salimos del apartamento y entramos al ascensor, en donde sentí como me sabroseó el trasero sin contemplación alguna, hasta que la vieja local del primer piso mostró su rostro repelente cuando se abrió la puerta, y nos dio una mirada de “estos chiquillos indecentes”…

Curiosamente hoy Clay estaba más cariñosa que de costumbre, pero no es como si me molestara aquello. Pero la cosa se volvió un poco más extraña al momento de subir a su coche azul y escuchar que podía elegir la canción que yo quisiera durante todo el camino. – ¿Quién eres tú, alienígena? ¿Y qué has hecho con Clay, mi novia sensual? – lo dije con tono bromista mientras le sonreía divertido, observando la picardía en sus labios. Dejé que condujera tranquila, ya que andaba muy entretenido con la libertad musical que me dio. Puse todo lo que se me antojó y no dijo nada… Así debe sentirse el paraíso…

Cuando tomé consciencia del tiempo, ya habíamos llegado al centro comercial, y nos bajamos del coche que había sido estacionado en la parte interna del mismo. No tardamos demasiado en llegar al local de bolos, lugar que conocía bien de mi época como trabajador de la tienda de videojuegos, pues de vez en cuando me escapaba del empleo para jugar una línea o dos en los días aburridos… Nos acercamos al mostrador, y había un chico que nunca antes conocí allí. Bueno, tenía varios años que dejé de laborar en vendiendo videojuegos, así que no me extrañaba ver a alguien nuevo aquí… Mi novia mencionó la máquina de tickets y los premios que ofrecían, y joder, esa Go Pro estaba a una cantidad imposible de tickets… – Oh vamos, Clay. A esa cantidad de tickets, tendría que ser el maestro de las maquinas o un tramposo habilidoso para ganarlo. Mejor es robarlo y listo – mencioné mientras observaba los premios en el aparador. Algunas cosas nunca cambian, sobre todo cuando se trata de intentar ganar dinero a costilla de los idiotas…

Al retornar mi atención a la situación de la pista, ya Clay se había encargado de todo el proceso, cosa que me pareció encantador de su parte. Y vaya suerte que tuvimos, pues la última disponible se la habían acabado de llevar un grupo de chiquillos locos… Caminamos hacia nuestra zona de juego y… Espera un momento, ¿son esos Natzumi y su amigo, el limpiabotas?. Miré de inmediato a Clay con una ceja erguida, pero me ignoró totalmente. Eso explicaba el porqué de todo lo cariñosa y amable que estuvo hoy… ¿¡Por qué demonios no me extraña!?

Saludé con un apretón de manos al chiquillo rubio que acompañaba a mi hermana. Creo que se llamaba Edward o algo así… Lo conocí en el bar meses atrás al verle conversar con Clay acerca de limpiar sus miles de zapatos, y luego lo vi con Natzumi una noche de fiesta un tiempo después. No lo había tratado casi nada, pero a pesar de lo que todos seguramente creen, no le tengo ira ni rencor al chiquillo de ojos verdes… – ¿Cómo estás, Edward? – pregunté con tono tranquilo. Luego de su respuesta, observé a mi hermana menor, quien claramente se veía molesta por la jugarreta que mi novia castaña le había hecho. Me parece muy gracioso eso, considerando todo lo ocurrido en el pasado… – Me parece una idea fantástica la de competir un poco en parejas. Un poco de diversión competitiva no le hace mal a nadie, ¡eh! – respondí al planteamiento de Clay, apoyando la idea descabellada de jugar todos juntos de esa manera. Sabía que eso le molestaría aún más a Natzumi... – Y hola, hermanita. Te ves muy bonita hoy – le saludé con una sonrisa traviesa en los labios… No tengo ningún rencor hacia mi hermana, pero es divertido hacerle chinchar…

Vestimenta:



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4196
Monedas Monedas : 27720

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Vie Ene 01, 2016 8:23 pm

¡Estaba muy contenta! ¡Llegó el día en que había una oferta genial en la bolera del centro comercial y eso solo significaba que Ed y yo por fin ibamos a ir a jugar! Aunque iba alguna vez con amigas, seguro que sería muy especial ir con el chico rubio. En cuanto me enteré y estaba en casa para tomar Wifi, llamé por teléfono por la aplicación en la que nos escribíamos para contarle las buenas noticias. Gracias a que en ese momento estuviera conectado al Wifi de un bar al que le di la contraseña, en el que daban el acceso si te tomabas algo. Quedamos tal hora a tal día y que nos subiriamos en el bus de la tarde-noche. Después de ese bus habían dos más para regresar, pero no habría problema con eso, terminaríamos seguramente antes del último bus.

Cuando llegó el día me vestí con mil y un conjuntos hasta dejar la habitación hecha una leonera con toda las ropas tiradas por el suelo, la cama e incluso en la mesita de noche. Suspiré y me conjunté finalmente. Como hacía frío me puse una camiseta blanca debajo de una rosita melocotón. Pantalones vaqueros, unos zapatos negros de marca, varias pulseras en mi brazo izquierdo y un bolso negro. Me dejé el pelo suelto y ondulé las puntas, cosa que nunca hice pero... Hoy me apetecía ir más bonita... Me perfumé bien rico, le di un beso a Caramelo y otro a Cheshire, que andaban dormidos en un rincón de mi cuarto en sus camitas. Cogí mi abrigo y me lo puse, junto con una bufanda y unos guantes. Tomé una bolsa de papel de la biblioteca con un regalo para Ed y salí de mi cuarto, encontrándome a Kenichi de camino a la puerta.

- ¡Hola! ¿Te gusta como voy vestida?

Me giré para que me viera entera y me dijo que iba muy hermosa. Me despedí de él con una sonrisa animada y salí a paso ligero, feliz de poder encontrarme con el italiano. Fui al parque donde siempre nos encontrábamos. Fui por detrás y no me fue difícil ponerle las manos suavemente sobre los ojos para taparselos.

- ¡Cucú! ¿Quién soy? -Su respuesta me hizo reir mucho- Eres bien travieso cuando te lo propones.

Aparté las manos y se giró hacia mi. Entonces le tendí la bolsa de papel con el logo de la biblioteca pública.

- ¿La puedes abrir? -Dije simplemente entregándole la bolsa. Cuando abrió la bolsa se encontró con un paquetito con papel de motivos navideños. - ¡Sorpresa! Es para ti. Iba a dartelo para el 24 pero... ¡No podía esperar! Feliz navidad un poco adelantada, Ed.

Cuando rompió el papel descubrió una bufanda que le prometí hace unos meses via móvil. Me esforcé mucho en hacerla, era roja, blanca y verde, de un material muy calentito pero no picoso. Tuve que comprar muchos ovillos para practicar y sinceramente después de mi octavo intento y muchísima paciencia me salió perfecta.

- A ver, que te la pongo para que no pases frío. -Tomé la bufanda y se la puse en el cuello cuidadosamente para no despeinarle. Luego saqué un espejito de mano que llevaba siempre en el bolso para verme, y se lo pasé para que viera el resultado de mi gran trabajo- ¡Te queda perfecta! ¿Te gusta a ti?

Él me respondió y dio un beso en la mejilla, yo sonreí dulcemente a mi amigo. Fuimos hacia la parada de bus más cercana y tuvimos que correr, porque casi se nos escapa. Cuando subimos al bus pagamos y nos sentamos juntos en unos asientos cerca de la puerta de la salida. Me fijé por primera vez que no llevaba guantes. Le tomé sus manos entre las mias que estaban enguantadas y pude notar que estaban frías.

- Tienes las manos heladas, deja que las caliente un poco con las mias. Debes de conseguirte unos guantes cuanto antes o se te congelarán los dedos y se estropeará la piel...
Charlamos tranquilamente hasta que llegamos a la parada correspondiente y nos bajamos. Sus manos quedaron cálidas por el calor de las mías y mis guantes. Bajamos del vehículo y fuimos directos a la bolera, que estaba casi llena. Se sintió el calorcito de la calefacción nada más entrar al local de ocio. Pagamos entre los dos la oferta del día para jugar y nos asignaron la última con los nombres "Umi" y "Ed". Fuimos hacia allí y me quité la bufanda, los guantes, el bolso y el abrigo dejándolos en uno de los asientos de nuestra mesa de la bolera. Tomé una bola violeta que tenía justo mi talla de dedos.

- ¡Te voy a patear el trasero y te voy a ganar!

Le dije bromeando a Ed, sacandole la lengua. Miré los bolos perfectamente alineados al fondo de la pista y cuando iba a tirar... Una voz muy familiar me quitó la concentración. Incluso el juego se "reinició", pues cuando miré el marcador habían aparecido dos nombres más... Empezó a crecer un cabreo en mi interior que trataría de disimular a toda costa. No iba a darles el capricho de verme enfadada. Sobre todo al desconsiderado ese. Sin siquiera saludarles, le hablé directamente al cerebro de la operación. Seguro me escuchó hablando con Ed por teléfono...

- ¡Hola Clay! Que casualidad, ¿No? ¿Qué haceis aquí? -Arquee levemente una ceja ante su descarada afirmación. Ya me quedó claro que habían venido a joder. Incluso dijo que fue un error- Que error tan acertado ¿Eh? ¡Ni que hubiese sido aposta!

Solté una risita risueña, pero en casa me las iba a pagar. Hiroshi se atrevió a dirigirme la palabra diciéndome que iba bonita. Obvio, no hacía falta que me lo dijera para yo saberlo.

- Gracias. Pues tu te ves igual de greñudo que siempre

Le doje en tono amable, pero se entreveía la maldad de la frase. Pasé de él de ahí en adelante solo prestando atención a las mentiras que soltaba Claire por la boca. Mencionó sobre competir en pareja, y como había mejorado bastante, me pareció bien la idea de derrotar a los dos y que Ed y yo salieramos victoriosos. Y sería muy divertido restregarselo por la cara. Pero cuando iba a aceptar e ir con Ed, Clay tuvo una MAGNIFICA idea. Que mi hermano y yo fueramos juntos contra ella y Ed. ¿Excusa? Ella quería jugar contra Hiro y él podría competir conmigo, como venimos a hacer. Asique hicieron equipo, y yo tuve que joderme y quedarme con Hiro. ¡Oh, y para motivarnos a todos más propuso que los perdedores pagarían una bebida a los vencedores! Preguntó si estábamos de acuerdo, obvio Ed dijo que sí. Quería bebida gratis. Y yo no iba a pagarle a Clay una bebida, no señor. Ni iba a darle el gusto de ganar.

- ¡Pues lo siento Ed, pero vamos a ganar nosotros, que lo sepais ambos!

Como aún tenía la bola en la mano, me acerqué a la pista, concentrándome en un punto en concreto de los bolos blancos. Lancé y... Strike!

- ¡Wiiii! ¡En tu cara! ¡A ver si sabeis jugar!

Di un saltito de alegría y le saqué la lengua a mi cuñadita, que no le gustó mi puntuación... Ahora le tocaba a Ed y de mientras era mi turno me senté en al lado del asiento donde dejé mis cosas.

ropita:
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Miér Ene 06, 2016 5:09 pm

Uno de esos días en el que me encontraba trabajando en mi calle preferida, justo atendiendo a uno de mis clientes favoritos, repentinamente empecé a escuchar un sonido extraño pero familiar que provenía de muy cerca… ¡Por supuesto, era mi teléfono móvil!. Sonaba tan poco que hasta se me había olvidado que ringtone tenía en su época… Solo una persona era capaz de contactarme a través de ese aparato, así que no fue sorpresa alguna escuchar su voz del otro lado de la llamada tras tomarla. Una invitación a jugar a los bolos fue el tema de conversación, cosa que me hizo sonreír de inmediato, pues en Italia era muy bueno en ese deporte. Acordamos entonces el día y la hora, y al terminar la llamada regresé a atender a mi cliente, aunque solo podía pensar en lo genial que sería volver a jugar a los bolos después de años sin hacerlo…

Sin ser perezoso, los días pasaron con rapidez hasta aquel que habíamos acordado. Gracias al trabajo adicional que hice con anticipación, tenía dinero extra que podría utilizar para pagar la ronda de bolos y comprar alguna cosilla adicional para comer, siempre y cuando no quisieran robarme con precios descarados, por supuesto… Caminé entonces hasta el parque en donde siempre nos reuníamos para este tipo de eventos, y al parecer una vez más llegué antes que la hermosa rubia a la cita impuesta. Me quedé junto a la entrada por donde acostumbraba a aparecer siempre.

Después de unos minutos, siento que me tapan los ojos con un par de manos, y entonces escuché la peculiar voz que tanto conocía. – Una bella bambina que quiere tener un juego interesante conmigo – dije en tono coqueto esas palabras, lo que provocó una risilla en la dama que estaba esperando. – ¿Yo? ¿Travieso? ¡Qué va! ¡Te estás imaginando cosas! – respondí divertido a su comentario sobre mí, con una sonrisa traviesa en los labios que denotaba picardía pura.

Y de repente me dio una bolsa de la biblioteca pública, cosa que me descolocó de buenas a primeras, pues no tenía ni idea de que podría haber dentro. Igual la tomé y la abrí como ella me lo pidió, encontrando un paquete envuelto con papel navideño, y las nuevas palabras de Umi al respecto. Rompí el papel con ciertas expectativas y una sonrisa de chiquillo alegre en mañana de navidad, y para mi sorpresa era una bufanda muy bonita con los colores de Italia. Parecía estar hecha a mano y no haber sido comprada en alguna tienda. – Grazie, bella bambina! ¡Está muy bonito el regalo! – agradecí mientras observaba los ojos azules de la rubia. Ella entonces se ofreció a colocarme la bufanda , dándome un espejo al terminar de ponérmela para que pudiera ver el resultado por mí mismo.

A su pregunta, respondí con una voz alegre – No me gusta… ¡Me encanta! –, y un beso en la mejilla como parte del agradecimiento. Claro que, luego de eso tuvimos que salir corriendo a tomar el autobús que nos llevaría hacia el centro comercial, porque lo vimos pasar por una esquina y si no estábamos en la parada no se detendría. Por suerte le alcanzamos a tiempo, y tras pagar tan solo nos sentamos en un par de asientos a conversar el resto del camino. En uno de esos momentos ella colocó sus manos sobre las mías, con la excusa de que no quería que me diera frío, pero esa táctica ya la conocía yo de mi época en Italia, ¡si yo mismo la aplicaba!. – ¿Estás segura que solo lo haces por cuidar la piel de mis manos, eh? – mencioné con tono pícaro y confiado, dejando entrever que pensaba que había algo escondido detrás del gesto.

Al ver una gran edificación mi amiga dijo que era hora de bajarnos, y para que negar que esta era la primera vez que venía al centro comercial de esta ciudad, así que durante nuestro recorrido por los largos pasillos mi mirada fue hacia todas las tiendas lujosas que habían allí… Finalmente llegamos al salón de bolos y un calorcito agradable fue lo primero que sentí, pues al parecer tenían calefacción en este lugar. En poco tiempo pagamos la pista entre ambos y nos dirigimos hacia la misma, y observé durante el camino las demás canchas que estaban ocupadas. La gente parecía estar divirtiéndose mucho en ese sitio, y con un ambiente muy agradable. ¡No podía esperar para hacer mi primer lanzamiento!

Nos acomodamos en el lugar que nos correspondía, y entonces me quité la chaqueta y la bufanda para dejarla en uno de los asientos. Me hizo mucha gracia las palabras de Umi sobre “patearme el trasero”. Ella no sabía de mi experiencia previa en el deporte… – ¡Tenme piedad! – respondí con una sonrisilla traviesa, mientras revisaba las bolas que habían cerca para elegir la que mejor me sirviera. Y en eso escucho la voz de una signorina que conocía muy bien, la cual atrajo mi atención con su saludo. – Claire, ¡que sorpresa verte por aquí! – mencioné con una sonrisa amigable en los labios. Luego de eso, el hermano mayor de Umi y novio de la castaña se me acercó a saludarme, ofreciéndome un apretón de manos. A pesar de ser la primera vez que ocurría un gesto así, lo correspondí de inmediato sonriente – Estoy bien, gracias por preguntar – dije alegre.

No me imaginé que Umi les hubiese dicho que íbamos a jugar hoy, y entonces ellos aparecieron para hacernos compañía y pasar un rato todos juntos. ¡Eran todos personas geniales!... Espera, ¿dijo de jugar en parejas como competencia? ¿Qué yo hacía equipo con ella para luchar contra los hermanos? ¿Y que el ganador recibe una bebida gratis?. – ¡Estoy de acuerdo! ¡La signorina Claire y yo contra ustedes dos! – dije de inmediato, acercándome al lado en donde se encontraba la castaña para tomar asiento. Los hermanos terminaron quedándose del lado opuesto, y Umi me dedicó unas palabras antes de lanzar un strike en su primer intento.

– Buen comienzo, Umi – le dije con una sonrisa en los labios, levantándome para tomar mi propio turno. Revisé las bolas de boliche, y encontré una verde con la talla perfecta para mí. Me acerqué entonces a la pista y dije en tono divertido – Espero recordar bien como era esto, que estoy un poco oxidado –. Y luego realicé mi lanzamiento con una bonita curva que terminó convirtiéndose en un strike, lo que provocó que hiciera una señal de victoria junto con una risilla traviesa en mis labios. – Nada mal para un primer tiro de calentamiento… Ah, me olvidé de decirte que jugaba mucho con mis amigos en Italia, Umi. Y era muy bueno – mencioné a mi amiga rubia mientras pasaba junto a ella de camino a mi lugar.

Según la pizarra electrónica, era el turno de mi compañera Claire para hacer su lanzamiento, así que le animé un poco – Signorina Claire, recuerde que si ganamos, esos dos nos tendrán que brindar una sabrosa bebida… ¡La bebida de la victoria! – y gratis, por supuesto…

Vestimenta:
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 339
Monedas Monedas : 5518

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Vie Ene 08, 2016 5:00 pm

Estaba feliz de que Hiro aceptara jugar en pareja, que Edward nos recibiera tan bien y bueno... Natzumi se tuvo que morder la lengua para no enfurruñarse conmigo delante de todo el mundo. Incluso tuvo una pequeña conversión con su hermano y eso ya era un gran avance, aunque fuera para lanzarle un dardo afilado y básicamente decirle que iba con pelos de loco. Pensaba en como unir un poco más a los hermanos, y eso solo se podría hacer si trabajaban en equipo. Dejé mi abrigo y mi bolso en el asiento donde me iría a sentar y volví a donde estaban los tres, poniéndome al lado del amigo de la rubia.

- Entonces propongo algo. Como yo quiero competir contra Hiro y vosotros supongo que contra ustedes, ¿Porqué no hacemos pareja Edward y yo? Así los cuatro ganamos. ¿Qué me dices Ed? ¡Oh, y para hacer todo más emocionante propongo que los que pierdan tienen que pegarle una bebida a los ganadores!

Ed aceptó gustoso mi propuesta y los hermanos no tuvieron más remedio que aceptar. Por supuesto eso último de la bebida gratis picó a Natzu y aceptó también la propuesta. Cuando todos dimos el visto bueno al asunto, la rubia que era la primera de la lista tiró, y la muy desgraciada hizo un strike. Achiqué un poco los ojos cuando nos restregó en la cara que tiró de un golpe todos los bolos de la pista. Ya se iba a enterar ella, ya iba a ver. El segundo turno fue para mi pareja de equipo, que fácilmente hizo otro strike. Nunca pensé que Ed pudiera ser tan bueno en los bolos como para tirarlos todos de un golpe, la verdad.

- ¡Muy bien Edward, así se hace! -Asentí risueña a sus palabras de aliento, me hacía mucha gracia que tratara de alentarme con el premio impuesto en las condiciones de juego- ¡Sí, las bebidas serán nuestras!

Exclamé animada yendo hacia donde estaban las bolas. Escogí una bola de color naranja chillón, sus agujeros entraba perfectamente en mis dedos. Fui hacia la pista y me quedé un tiempo calculando como iba a tirar para hacer strike. ¡Y lo hice!

- Strike, strike, striiiike! -Canturreé contenta, yendo hacia la mesa para sentarme- ¡Esto va a estar reñido! -Choqué las palmas de las manos con Edward de felicidad ¡Si que era divertido aquello! Natzu me dijo que el que reía el último reía mejor- ¡No vais a ganar! Nos vais a tener que invitar si o sí.

Lo más divertido sería que Hiro tirara un gran Strike, y no me extrañaría que lo hiciera como todos nosotros. Era bastante bueno en los bolos y no tenía que bajar la guardia .

- ¡Suerte Huskyto hermoso! La vas a necesitar en toda la partida.

Le lancé un beso a mi novio riendo después con travesura para crear más rivalidad entre nosotros. No lo podía evitar, y así sería siempre. Me acomodé en el asiento, mirando a nuestra pista para no perder detalle del lanzamiento de mi amado y sensual hombre.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Jue Ene 14, 2016 12:47 am

Por supuesto que a mi hermana no le agradaba para nada verme, cosa curiosa porque ella fue la causante de toda su molestia actual conmigo y no al contrario… Parece que aún no ha comprendido lo que hizo en el pasado o no lo reconoce como su acto personal, y yo ya decidí no entrometerme más en su vida, así que se quedará todo igual hasta que reaccione… Cada persona debe encontrar su propio camino, y aunque me ignore por terquedad, no soy yo el causante de su problema existencial…

Espera, ¿acaso Clay acaba de decir que quiere jugar con Edward y no conmigo en su equipo?. ¡Demonios! ¡Ese era su plan todo este jodido tiempo!... Le di una mirada de “sabes que tendrás que pagarme en grande por esta traición descarada” casi al instante, y como el rubio limpiabotas se sumó de inmediato al reto, no me quedó otra que jugar con la chiquilla malcriada en esta ocasión. – Tendrás que comprarme un vaso de whisky, Clay. ¡Y esos no salen baratos! – declaré soberbio con una sonrisa de medio lado. Aceptaba su desafío, y le ganaría para darle un buen merecido…

Tomé asiento al lado opuesto de mis rivales en la partida, aunque al final también tuviera otro más en mi propio equipo… Quien por cierto lanzó primero e hizo un strike sin mucho esfuerzo. Vaya, parece que la mocosa a mejorado bastante… – Buen tiro – le dije cuando regresó a sentarse en su lugar. El siguiente en pasar fue el limpiabotas, y vaya que tenía una buena técnica escondida el chiquillo rubio por hacer un strike tan sencillamente. Me daba curiosidad saber en donde había aprendido a jugar así… ¿¡Pero qué demonios!? ¿¡Esos dos estaban on fire solo por las bebidas gratuitas!? Estaba rodeado de locos…

Pasó entonces mi novia para hacer su lanzamiento, y vaya que me sorprendió al hacer un strike en su primer lanzamiento. Todos estaban muy competitivos en esa línea, e incluso utilizando la táctica “verbal” para hacer más candente el encuentro deportivo… Ahora era mi turno de lanzar, y me levanté de mi asiento para ir a buscar una buena bola de boliche. Tomé una de color amarillo, pues era la única en la que mis dedos entraban sin problemas, y me acerqué hasta la sección de lanzamiento. Esto sería sencillo, considerando todo el tiempo que invertí al escaparme del trabajo para venir a jugar aquí… – Vean, y aprendan – dije soberbio mientras tomaba carrera y soltaba la bola en la superficie de madera… ¡¡¡Demonios!!! ¡¡¡Tumbé solo ocho pines, y quedaron los bolos siete y diez en pie!!! ¡¡¡Me cago en todo!!!

La risa de mi mujer castaña se escuchó de fondo de inmediato, una carcajada que muy bien conocía… Ignoré aquel sonido y fui por la desgraciada bola amarilla, y al cogerla noté que se sentía muy rara la muy puta… – ¡Me cago en todo! ¡Esta bola amarilla es una puta mierda! – me quejé en voz alta, pues no me di cuenta antes que estaba toda desbalanceada y por eso me arruinó el tiro. Lo peor es que no había ninguna otra bola de mi talla de dedo en nuestro sitio… Así que solo hice lo único que quedaba: Fui a donde estaban nuestros vecinos de boliche y les cambiaría la bola mierda por una mejor.

Caminé a donde estaban cuatro personas jugando muy divertidos y risueños, y me acerqué hacia la mesa de bolas para notar que había una de color rojo que me venía como anillo al dedo. Le examiné en detalle y esta sí que estaba perfecta para mí en todo sentido. Dejé la asquerosa amarilla allí, y fue entonces que uno de los sujetos mencionó que estaban jugando con la bola que tenía entre manos. – Pues, allí les dejo la otra a cambio – mencioné tranquilo para luego irme con mi botín. Ahora si verían los chiquillos estos quien era Hiroshi, el experto de los bolos…

Me paré en el lugar adecuado, lancé la bola hacia el lado derecho con tal fuerza que el bolo diez fue tocado por ese mismo punto y voló al lado contrario para tumbar el pin siete, completando así el spare. Recibiría menos puntos en comparación al resto, pero no me quedaría tan atrás… – Hubiese hecho un strike si no fuera por esa endemoniada bola amarilla… – me quejé de camino hacia mi asiento. Claro que, antes tuve que pasar delante de mi hermana menor, y solo le dije firme – Ni una palabra –

Distribución y posición de los bolos:



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4196
Monedas Monedas : 27720

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Mar Ene 19, 2016 3:39 pm

Casi se me abre la boca de par en par cuando sin problemas Ed tiró todos los bolos de golpe. Le miré y se le ocurre decirme ahí mismo que precisamente practicaba mucho con amigos en Italia.

- Pero... Pero... ¡Nunca dijiste que fueses tan bueno! ¡Trampa, trampa!

Quiza solo fuera la suerte del principiante nada más. Reí contenta, aunque fuera bueno, no iba a ser mala con él o le iba a retar. En fin, fue su estrategia de la sorpresa, pero seguramente no eran más buenos que yo y Hiroshi. De Claire no había mucho que decir, dio strike y se sentó frente a mi. Me sacó la lengua divertida, y yo se la saqué de vuelta. Fue el turno de mi hermano. Como no, Hiroshi no perdió el tiempo en hacerse el chulo delante de nosotros tres y me llevé la mano a la cabeza cuando quedó en ridículo al no tirar nada y empezó a chillar como verdulero. Obvio no se iba a echar la culpa, echó la culpa a la bola y fue a cambiarla en la pista de al lado el muy descarado. Logró hacer spare, pero a él le jodió no hacer un strike como los demás. Clay se andaba riendo y yo tan solo quedé cob rostro neutro cuando se me acerca para sentarse a mi lado me dice que no diga nada ¿Y a este que le pica? ¿De pronto me habla después de meses y me manda a callar? Que no me toque las narices este, que yo no le he dicho nada pista que me trate así...

- Aunque ganemos, ¿Sabes que?  De los dos voy a hacer más puntos que tú. -Le solté junto con una risilla y mirada retadora, justo después de que me ordenara no decir ni una palabra. A mi no me mandaba a callar ni él ni nadie- Ya lo verás.

Claire se me quedó mirando casi riéndose por mi respuesta. Ahora me tocaba a mi, tomé la bolsa que escogí al principio y juntos los dos tiros sumé ocho bolos a mi marcador, pues los dos que quedaron se tambalearon pero no cayeron. El número estaba bien, todavía quedaba partida y no siempre se podía hacer strike o spare a no ser que fueras muy bueno. Volví a la mesa y me senté reposando las manos en ella. Miré el marcador, ahora me tocaba a Ed.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Miér Ene 27, 2016 5:06 pm

Me parecieron muy divertidas las palabras de mi amiga, y de hecho, reí un poco antes de responderle – No es trampa, es una estrategia famosa: La “estrategia de la sorpresa” – mencioné alegre, culminando aquello con una risilla traviesa. Después de animar a mi compañera de equipo, esta salió a la pista y asesinó esos bolos con estilo. ¡Genial!. Levanté mi mano al aire, mostrándole la palma para que la chocara como celebración. – No te preocupes. Este juego apenas empieza, ¡y esas bebidas serán nuestras! – afirmé una vez más con toda la seguridad del mundo.

Fue entonces el turno del hermano mayor de Umi, quien parecía estar muy confiado en que tiraría un strike como lo hicimos nosotros… Y falló de manera muy graciosa. Entre las risas de la signorina Claire y la escena que hacía el castaño me estaba divirtiendo mucho. – ¡Qué gracioso es tu hermano, Umi! – le dije a mi amiga desde el otro lado de nuestra cancha. El tipo loco va y le roba una bola a los vecinos porque “la amarilla era mala”, según sus palabras… ¡Oh, espera! ¡Hizo un tiro muy difícil! ¿Sería por pura suerte?

Pasó entonces la hermosa rubia a la cancha, y esta vez solo hizo ocho puntos en sus dos turnos. Pero graciosamente tenía una rivalidad fraternal con su hermano mayor que se me hizo entretenida. – ¡Ah, la rivalidad entre hermanos! Es algo que no falta nunca – le dije divertido a mi compañera de equipo, justo antes de levantarme para tomar mi turno de nuevo. Con la bola verde en mano, me dispuse a analizar la línea según los lanzamientos que hicimos antes. Quizás pudiera darle un poco de giro para concentrar la fuerza del tiro… Lancé la bola luego de unos pasos de impulso, y conseguir el efecto que quería… Un hermoso strike de un solo golpe.

– Perfetto! – declaré sonriente en italiano, mientras bajaba la mano en gesto de victoria. Regresé entonces a mi puesto, pero antes aproveché la oportunidad para provocar un poco a los hermanos Anzai durante el camino – Si no se esfuerzan lo suficiente, no será divertido ganarles, bambinos – la confianza en mi voz solo indicaba que estaba muy seguro de nuestra victoria final y contundente, y ahora era el turno de mi compañera de continuar la racha ganadora. – Molto successo! – le dije antes de sentarme.
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 339
Monedas Monedas : 5518

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Miér Feb 10, 2016 5:17 pm

Puse mucha atención al lanzamiento de Hiro por el "Vean, y aprendan". Sabía que Hiro había jugado bolos más que yo, y puse mucha atención al que seguro sería un strike. Pero sorprendió con que tumbó ocho de diez. Empezó su ataque de histeria, asique no pude evitar reir a carcajadas al escuchar que dijo que la bola era una "puta mierda". Me dio tal ataque de risa de verle enfadado y cuando le robó una bola del tamaño de sus dedos sensuales a los de la pista de al lado casi me ahogo porque me faltaba el aire de la risa. Estuve a punto de llorar de risa si no llega a ser porque tumbó los dos bolos que le quedaban de un solo golpe. Mm, buena técnica. Cuando se sentó hubo rivalidad entre hermanos fue palpable aunque estuvieran en el mismo equipo, me reí por la contestación de la rubia, que ser levantó después de eso para tirar - Ven acá, te daré un beso de consolación por lo de la "puta mierda de bola"-Dije echando mi cuerpo hacia delante, pues estaba al otro lado de la mesa, apoyando el tronco hasta la mitad de la mesa. Le di un besito tierno, pero ya que estaba ahí nos besamos varias veces más, siendo esta vez más románticos, casi perdiéndome el strike que hizo Edward. Casi mi turno, asi que terminé por morderle el labio inferior suavemente a mi chico sensual y volví a mi lugar. Reí - ¡Me toca!

Desde allí escuché a Natzumi darme ánimos y después empezó a contar una historia desafortunada que me pasó el la semana pasada en casa, que tenía que ver con que el vecino. Vino a quejarse porque estabamos discutiendo ella y yo a gritos a la una de la madrugada sobre los fantasmas de los Lumiere y el wifi, y habíamos despertado a toda su familia. Y ella sabía que me sentó mal eso, la desgraciada. Achiqué los ojos volteándome.

- ¡Natzu, para! ¡Me estás desconcentrando! -La regañé desde el principio de la pista y ella soltó una risilla inocente y dijo que ya paraba, que solo estaba intentando sacar conversación- ¡Como me gafes las tiradas te mato!

Después de las dos tiradas, solo logré tumbar cinco y quedé como tonta. Ah no, a mi no me jode de nuevo la muy tramposa. Me acerqué a la mesa y me senté, enfadada. ¡Esto se suponía que iba a ser entretenido para los dos hermanos, no un campo de batalla!

- Esto es la guerra -Sentencié con seriedad mirando a Natzu y a mi novio, luego dirigí mi vista al otro rubio- ¡Edward! ¡Esfuérzate al 200%, quieren ganarnos haciendo trampa! ¡Piensa en la bebida gratis fresquita o calentita que te vas a pedir y del precio que quieras!

Ya me había enfadado, si ella iba a jugar sucio, yo también. En la guerra y en el amor todo valía... Sobre todo en la guerra. Tenía un plan en mente para chafarles la partida a esos dos...




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Feb 26, 2016 9:47 pm

¡Pero qué demonios! ¡Ahora la chiquilla se volvió altanera e incluso me reta a mí, el mejor jugador de los dos! Ya veo que sigue siendo una malcriada, y no ha aprendido nada en lo absoluto… Iba a responderle a la bocona cuando la voz de Clay se ganó mi atención, y para que negar que los besos que me dio me pusieron de buen humor de nuevo… – Igual cobraré mi bebida cuando pierdas, Gatita – le dije cuando mencionó que era su turno y finalmente se alejó para hacer su tiro. Fue entonces que el enano importado se atrevió a retarme a “jugar mejor, o no sería divertido ganarnos”. ¿¡Pero qué mierda se cree este presumido!?

Para rematar, ahora Clay le incitaba al limpiabotas a jugar mejor, solo porque Natzumi la estuvo fastidiando durante su tiro y la desconcentró. “Esta debe ser la peor de las ideas en la historia de malas ideas” me dije a mi mismo mientras me llevaba la mano a la frente. Esta competencia “amistosa” era todo menos eso… Oh bueno, solo quedaba una cosa por hacer: Quemar la casa entera.

Era mi turno, y no dudé en levantarme de mi asiento e ir por mi preciosa bola roja. Como no era la mierda de bola amarilla, estaba seguro que haría un strike en esta ocasión. Me concentré en el lanzamiento, y restringí de mis sentidos todo sonido molesto proveniente del equipo contrario y el propio, y solté la bella esfera en la pista de madera. Una hermosa curva y directo en los diez jodidos pines, que sonaron como si les hubiese disparado un misil. ¡Objetivo logrado!.

Me giré y los observé a todos con una sonrisa confiada. – Y eso, estimados colegas, es un perfecto lanzamiento profesional… ¡Y les dije que la puta bola amarilla me cagó el primer tiro! – exclamé en un comienzo tranquilo, aunque el recuerdo de la asquerosa esfera de color nauseabundo solo hizo que me cabreara de nuevo por joderme mi hermoso tiro inicial. Tomé asiento de nuevo, y esta vez con una sonrisa ladina le dije a mi “compañera de equipo” – Intenta hacer un tiro tan perfecto como ese, novata… ¡Suerte! –

No importaba que me dijera de vuelta, nunca haría algo tan hermoso como eso. Me tomó muchos “descansos” de la tienda de videojuegos aprender a hacerlos. No fueron simples horas, ¡no!. Me llevé entonces las manos detrás de la cabeza, observando la actuación de la rubia en la pista.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4196
Monedas Monedas : 27720

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Sáb Feb 27, 2016 4:41 pm

Ellos dos parecían rivales fuertes, tenía que desconcentrar a alguno de los dos, y qué mejor manera de hacer trampas desconcentrando a mi compañera de piso. Empecé a contarles una historia a los chicos de lo que ocurrió el otro día con un vecino, y ella me amenazó con matarme si fallaba... Y logré mi cometido. Solté una risita traviesa cuando nos declaró la guerra.

- Ay que pesado, ya deja tu blablabla. A mi que me interesa si tiras los bolos con "técnica de perfecto lanzamiento profesional" igual te voy a ganar.


Me levanté de mi asiebto dirigiéndome a la pista, giré mi cabeza hacia atrás para verles y pude observar cómo de nuevo el par de locos se estaban dando otro beso más. Sonreí de lado a lado trazando un plan malvado, cogiendo la bola roja. Me la llevé a la pista donde originariamente perteneció. Con amabilidad le tendí la bola robada a uno de los miembros del grupo, que la recibió gustoso.

- Oigan espero que no les haya molestado que mi hermano tomara prestada su bola, os la podéis quedar si queréis. Nos pueden devolver la bola amarilla...

Me dieron de vuelta la bola amarilla y antes de que Hiroshi me pillara, puse la bola mala en nuestro compartimento, camuflada entre otras para que no se notara la ausencia y la colorada y la aparición de la amarilla. Hum... ¿Era mi imaginación o Clay se dio cuenta de mi travesura y estaba entreteniendo a Hiroshi con besos para que no me cazara con las manos en la masa? Era perfectamente lógico, ella quería ganar... Cuando dejaron por fin de darse besitos ya tenía mi bola violeta preparada en la mano y escuché un inicio de conversación entre Clay y Ed. Ella le preguntaba que seguro que un chico tan guapeton como él tenía alguna chica en la mira, y si ligaba mucho por Sweet Valley por ser un atractivo italiano. Seguro esa era una de las tácticas para desconcentrarme, pero no me puso nerviosa. Me puso de mal humor. Tiré la bola con tanta fuerza hacia el centro de la pista que todos los bolos salieron desperdigados haciendo así un strike.

- Strike!   -Exclamé victoriosa- Strike strike strike strike strike!

Vitoree felizmente sentándome en mi lugar. Le saqué la lengua a mi compañero de equipo para burlarme de él. Meh ya casi  que me importaba la bebida gratis o que fueramos en equipos, yo quería sacar de quicio a Hiroshi. Bueno, también había una guerra con Clay, que me estaba clavando bien las uñas con su conversación sobre chicas con Edward. Esos dos locos estan hechos el uno para el otro... Pero para que negar que me interesaba un poco escuchar algo de esa charla.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Mar 01, 2016 11:32 pm

Esta competencia cada momento se ponía mejor, aunque creo que lo más entretenido de todo fue el comienzo de las estrategias de saboteo de parte de Umi hacia mi compañera de equipo Claire. Lo que sea que fuera la historia que estaba insinuando contar, le afectó lo suficiente a la castaña y la hizo fallar casi totalmente… Cuando regresó a nuestros asientos, me dio ánimos recordándome el grandioso premio para el ganador de esta lucha… ¡¡Y por la bella Italia, tendría mi bebida gratis!! – No habrá trampa alguna que me separe de mi bebida gratis, ¡aprende eso, bella bambina! – le grité a la rubia que era mi amiga con toda la confianza del mundo, sacándole la lengua al terminar.

Pero, su hermano mayor sería un problema para nuestro equipo. A diferencia de Umi, él parecía saber jugar bien. ¿Cómo me las arreglaba para ganarle mi bebida?... Espera, ¿qué hace la rubia? Me tapé la boca para no soltar una carcajada que hubiese resonado en todo el lugar: Por cualquier razón rara, Umi se hizo con la bola que Hiroshi trajo de otro grupo y la regresó a sus dueños… ¡Regresando con la bola amarilla en mano! ¡Es como si me regalaran la bebida gratis desde ese momento!

Durante el turno de la menor de los Anzai, Claire me preguntó un poco acerca de mis conquistas, mencionando que al ser alguien atractivo seguramente tendría muchas de esas. – No es por presumir, pero en realidad más de una anda loquita por mi… Soy un galán muy codiciado, después de todo – respondí con suma confianza. No solo mi físico era envidiable, sino que era para nada mal parecido. – De hecho, el otro día conocí a una holandesa… – empezaba a narrar cuando de repente escuché los gritos de celebración de mi amiga. Eso solo quería decir que era mi turno de nuevo…

Me levanté de mi asiento, tomé mi bola verde, y me concentré tanto en mi objetivo que dejé de escuchar todos los sonidos a mi alrededor. Di unos pasos de preparación, giré un poco la muñeca, y una curva perfecta que se estrelló con los bolos para darme mi tercer strike seguido. – Eccellente! ¡Otro strike! – celebré con la mano en alto, para luego girarme hacia los hermanos Anzai y decirles directamente – Y con eso llevamos más puntos que ustedes dos. ¡No me decepcionen y aunque sea pongan algo de empeño, eh! –. Una sonrisa enorme adornaba mi rostro en ese instante, y comenzaba a preguntarme qué tipo de bebida me pediría tras ganar esta competencia. Quizás un batido de alguna fruta exótica… ¡Eso estaría bien!

Llegaba el turno de Claire, y solo le dije con confianza – Signorina Claire, no piense en las palabras tramposas de Umi. ¡Piense en que los bolos son su cabeza y le dará un golpe con la bola como castigo! ¡Oh, y su rostro de humillación cuando nos tengan que pagar las bebidas! –. Ahora que lo pienso, sería un coach genial si me dedicara a eso…
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 339
Monedas Monedas : 5518

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Lun Abr 04, 2016 11:34 pm

Miré con picardía a Edward, pues estos dos estaban peleando entre ellos. Eso solo tendría como resultado que nosotros ganáramos, pues Natzu se propuso el joder a Hiro cogiendo la bola que les robó a los de la pista vecina. Se dispuso a llevársela de allí y fue directa disimuladamente a la pista vecina y antes de que su hermano se diera cuenta de la maldad de su hermana, me apresuré a entretenerle.

-¿Sabías que cuando competimos te ves bien sexy?
Le dije risueña, y le di besitos en los labios típicos de una pareja empalagosa que avergüenza a sus acompañantes en lugares públicos por andar de acaramelados. Hice una pequeña muequita cuando de reojo vi a Natzumi regresando con la bola defectuosa. Eso sí que era una maldad bieeeen fea que enfadaría a Hiro. Estuve atenta después de eso a la conversación de Ed, era divertido hablar con él. Solo después de que regresara Natzu a la mesa proseguí a contestar al rubio todo lo que habíamos hablado.

- ¡No me extraña que tengas muchas admiradoras, eres todo un galán y parece que tienes muchas habilidades ocultas! Quién me iba a decir que sabías jugar tan bien a los bolos ¡Tanto que ganaremos una bebida gratis cada uno! Y upaa las holandesas son muy bonitas ¿No crees Umicita?

Me levanté riendo picaramente pues era mi turno, y tomé mi bola haciendo un strike que casi no se caen dos bolos, pero milagrosamente cayeron después de tambalearse.

- ¡Otro más! Vaaaamos a ganar~

Hice un pequeño baile feliz, y me volví a sentar en mi sitio. Miré a Natzu que parecía desconcentrada mirando a otro lugar por alguna razón.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Lun Abr 04, 2016 11:56 pm

La muy cínica me pide opinión sobre como de guapas son las holandesas. Puse buena cara pero por dentro la estrangularía por querer picarme a costa de las palabras de mi amigo. Cuando llegara a casa me iba a oir.

- Pues pienso que hay algunas chicas guapas y otras menos guapas, como en todos los países. Pero lo importante es el interior, no hay que ser superficial.

Y se va tan campante riéndose. Y encima hace un strike. Queeeeeeee odiosa estaba siendo esta noche, por dios. Hablando de odiosas, me sentía extrañamente observada desde que me senté. Busqué por todos lados con la mirada el porque de esa sensación, dejando de prestar atención a como Clay hacia otro strike… y vi a una tipa pelirroja mirándome fijamente desde el otro lado de pista, en la parte de arriba. Achiqué los ojos porque me sonaba su cara pero no ubicaba quien era esa persona que tanto me miraba y miraba. Para ir y conforntrarla tenia que tener alguna excusa lógica para levantarme de allí, pues no me gustaba que me mirara así. Justo cuando vino Claire, me levanté para ir allí poniendo la excusa de ir al aseo.

- Aprovechando que no me toca aún, voy al aseo rápidamente. No tiren la bola en mi turno eh.

Claire aparentemente también le dio gana de ir al aseo, asique me siguió. Sabía que ella sabía que yo estaba mintiendo para escabuyirme de allí. De camino al aseo, no dudé en decirle que se largara porque me estaba molestando ya seriamente. Pasamos por al lado de la chica, que me seguía con la mirada pero tuve que disimular porque estaba Clay delante.

- Tss, vete. No molestes aquí también, pesada.

Le dije cuando entramos al aseo de chicas, que menos mal estaba vacío... La tipa que me miraba mal entró a los aseos, y me quedé mirándola con una ceja inclinada. Una pelirroja con pechos voluptuosos se acercó a mi, la muy guarra un poco más y la camiseta le explota, se le veía todo el escote.  Apostaba todas mis pertenencias a que era la típica tipa que se echa fotos desde arriba con escote hasta el ombligo para ponerlas en facebook y que le den like y me digan que está buenísima. Se puso muy cerca, como queriendo intimidarme. La miré directamente a los ojos, con asco y sin titubear. Un poco más y saltaban chispas.

- ¿Se puede saber qué tanto me miras de lejos desde hace un buen rato? ¿Que te crees que no lo he notado?

- ¿No te acuerdas de mi? Yo estaba en el "Fusión Eléctrica" cuando la inauguración y me acerqué a Edward en la pista de baile. Si no llega a ser porque eres una metiche me lo hubiera ligado en un segundo.

Me quedé pensativa, rememorando ese momento en concreto y me vino a la mente una tipa coquetona que intentó ligarse a Edward. Dijo que le conocía y los dejé solos para no molestar, pero después recapacité, fui y le paré los pies a los pocos minutos, llevándome a Ed a bailar una sensual canción de bachata. Porque esa noche él era mi acompañante, no el de ella. Y esta noche, también era mi acompañante y no iba a dejar que se quedase con Edward. Ya le veía las intenciones.

- Sí, me acuerdo de ti. Apareciste justo antes de que Edward y yo bailaramos una canción bien sensual juntos... No se si nos viste, pero cada vez nos poníamos más y más pegados y le dejé con gusto poner sus manos sobre mi abdomen, contorneó con sus manos mi cuerpo de mujer... Se notaba por encima de la ropa que tuvimos una conexión especial.

Clay exclamó un "¡UUPAAA! ¡Eso no me lo habías contado! " y yo sonreí de medio lado, apoyandome en los lavabos del lugar. Se la notaba cabreada con mi provocación, y es que le di una buena patada en donde más le dolía.

- Claro, ¿Y quién no se va a aprovechar si le pasabas el culo por el muslo y por su cintura mientras bailabais? Contigo y con cualquiera, no serías la única con la que Ed "sentiría una conexión especial" -Solté una risilla ¡Si que nos espió! ¿Era una stalker de Ed o algo así? Se recompuso y abrió mucho las fosas nasales, me recordó a un rinoceronte enfadado. Luego sonrió. - ¿Sabías que antes de eso me prometió un baile para la próxima vez que nos veríamos? Solo fue contigo porque íbais juntos, no porque le intereses. No me rechazó, solo quería ser cortés contigo y por eso me prometió un baile para otro día.

Si las miradas matasen esa tipa estaría muerta. Pero no me iba a dejar pisotear por nadie, y menos por esa. Clay estaba toda intrigada a mi lado para ver quién de las dos ganaba la ronda.

- Ay, que decirte... ¡Adelante! Que te aproveche, será un momento efímero. Yo al contrario que tú, soy su amiga y puedo bailar con él como y cuantas veces quiera. No vales nada para nadie, porque eres una cualquiera. -Se me ocurrió una idea genial- ¡De hecho, le invitaré a un gran batido de leche con poco chocolate para ponerle contento, porque yo además de ser su amiga se lo que le gusta! ¡Y luego iremos a la pizzería y le invitaré a una pizza con piña, que es su favorita! ¡No te metas en mi vida ni en mi camino!


- Gracias por los consejos. Ed es mio, nos vemos en un rato~

Puta. Se fue riendo malvada, y cuando ya no se escucharon sus pasos empecé a reirme como loca. Clay me preguntó que pasaba, y yo proseguí a explicarle.

- Ed odia la leche con toda su alma y la piña en la pizza.-Me dijo que era una demonio, y yo le contesté sin pelos en la lengua- Y vengo del mismo infierno del que viniste tú.

Salimos del baño riendo juntas como si nuestra rivalidad de hace un rato hubiera desaparecido... estaba deseando que viniera esa tipeja. Fuimos hasta la pista sin parar de reír.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Miér Abr 27, 2016 12:07 am

Me quedé con la mosca detrás de la oreja por alguna extraña razón. Por lo que aprendí de sus expresiones a lo largo del tiempo que vivimos juntas, es que se cuál es su gesto de desagrado, y ese es el que estaba poniendo. Pero no desagrado sobre mi o sobre su hermano, sino por alguien más.

-¡Te acompaño1 yo también necesito ir al baño. Nos vemos ahora mi cielo.

Besé brevemente lo labios de mi chico y me despedí con Ed sonriéndole. Alcancé a Natzumi que de camino al aseo, no dudó en decirme que se largara, visiblemente molesta conmigo. Yo reí, ni de broma iba a dejarla sola. ¿Y perderme saber que le pasaba? Naaah. Pasé olímpicamente de su comentario y ambas entramos al baño. Una pelirroja tetona se acercó a nosotras y por la cara de Natzu, no le agradaba para nada que esa chica estuviera ahí. Hubo un pique bien horrible entre ellas, y la rubia la provocó restregándole en toda la cara a la tipa que Ed la rechazó para ir a bailar una canción bien sensual con ella. Abrí la boca de par en par, orgullosa de que le devolvió la bofetada verbalmente a la tipeja esa.

-¡UUPAAA! ¡Eso no me lo habías contado! ¿Y qué pasó después de eso?

¡¡¡Necesito unas palomitas!!! ¡Aquello estaba subiendo de nivel y ya me las veía peleando en medio de la bolera como gatas por Edward! Apostaba 50 euros a que Natzu se iba a salir con la suya. Y DING DING DING, la ganó con matrícula de honor haciendo una excelente actuación de telenovela, mintiendo sobre los gustos del italiano para sacar ventaja. Remató la jugada con un " Y vengo del mismo infierno del que viniste tú."

-TURN DOWN FOR WHAT!!!!!!!!!!!!!!!!!

Estaba bien orgullosa de mi cuñadita. Salimos juntas bromeando sobre eso, por dios… fue buenísimo.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Mayo 24, 2016 11:38 pm

“¡Pero qué mierda se cree esta chiquilla pretenciosa! ¡Ese tiro fue perfecto como solo un dios lo puede haber logrado!” pensé mientras miraba achicando los ojos a la chica rubia que no sabía apreciar la belleza de la vida, ni un puto lanzamiento inigualable en un deporte que apenas puede jugar… Al menos la ira se me pasó gracias a que mi sensual novia supo halagar a un jugador tan talentoso como yo, y como negar que los besos que me ofreció eran una deliciosa recompensa a una jugada que se los merecía todos. – Y todavía no has visto nada, Gatita – le dije sensualmente al terminar, guiñándole un ojo pícaramente para insinuar muchas cosas que solo ella interpretaría… Igual no me dejaría ganar por nada del mundo.

Vaya sorpresa, la chiquilla malcriada hizo un strike más. Eso sí que era una casualidad de la vida… Y la muy atrevida me saca la lengua. – Sabes que fue pura suerte, ¿verdad? – le dije con una sonrisa traviesa en los labios. Ella quería picarme, pero vi su plan desde un kilómetro de distancia. Fue el turno entonces del rubio precoz, que por alguna razón también hizo strike. ¿¡Pero qué demonios pasa aquí!? ¿Acaso la diosa de la suerte estaba a favor de estos jugadores novatos?... Y va el muy desgraciado y me dice que me esfuerce más… – Ya verás cómo me esfuerzo, tu pedazo de… – murmuré para mí mismo.

Llegó el turno de la castaña sexy, y cuando pasó frente a mí camino hacia su lanzamiento, le toqué con picardía el trasero, y al girarse le guiñé un ojo y le rugí lujurioso – Rawr –. Pero tras ver el lanzamiento impactar con los pinos y hacerlos volar a todos, me quedé boquiabierto. – ¡Pero qué demonios! ¿¡Acaso está línea está trucada o qué carajo!? – me quejé abiertamente mientras me levantaba de mi silla. No era posible que todos estos novatos estuvieran haciendo strike con tal facilidad…

Para rematar todo el ambiente extraño, va Natzumi y dice que se va al baño, exigiendo que no lancemos su turno si le llega a tocar. – No tardes demasiado en el baño, o si no tendré que lanzar tu bola también… Pensándolo mejor, tarda todo lo que quieras, así al menos podremos ganar si hago los dos tiros – mencioné en tono divertido y muy sonriente. Lo extraño fue que poco después Clay también se fue al mismo lugar, y eso si que llamó mi atención…

– Bueno, supongo que solo tú Edward podrás contemplar mi siguiente hermoso lanzamiento – le dije al muchacho rubio mientras me levantaba de mi asiento y me diría al sitio donde estaban todas las bolas… Y allí estaba, la asquerosidad de la cual me deshice antes, la imperfecta que me arruinó el primer lanzamiento de la velada, ¡la bola amarilla de mierda!. – ¡¡Pero qué demonios hace esta mierda aquí!! – grité de inmediato totalmente cabreado. Sin pensarlo demasiado, giré hacia la línea en donde había dejado aquel pedazo de estorbo antes, y noté como entre las manos del hombre estaba mi preciosa bola roja… – ¡Tú! ¿¡Cómo te atreves a robarme la bola de boliche perfecta para mí!? – exclamé como una bestia salvaje mientras paso a paso me acercaba al tío cojonudo que se atrevió a retarme.

Tomé su camiseta con mi mano izquierda, y estuve a punto de golpearle con la derecha si no fuera porque la mujer dijo algo que me hizo detener. – ¿Qué la chica rubia se las dio de vuelta? – pregunté mientras soltaba al hombre… – ¡¡Chiquilla malcriada del demonio!! – me quejé apretando los dientes. Me regresé a nuestra línea con fuego en la mirada, y entonces vi la bola violeta de la inmadura de mi hermana… Retorné la mirada a la línea de la pareja asustada, y noté que tenía un vaso de refresco. Corrí hacia allí y saqué un billete de cinco euros, poniéndolos sobre la mesa de ambos. – Me llevo esto. Compren otro – dije y me giré de inmediato para regresar a donde estaba la bola. Llené los agujeros de los dedos con el pegajoso líquido, y mi risa macabra empezó a resonar en el lugar. – No importa cuánto lo intente, nunca limpiará eso – me dije satisfecho a mí mismo, escondiendo el vaso de plástico bajo mi asiento.

Fue entonces que noté que el amigo de Natzu seguía allí, mirándome atentamente todo ese tiempo mientras preparaba mi regalito. – Si no le dices nada a Natzumi, te brindaré unas patatas fritas, gane o pierda la competencia – le soborné sonriendo de medio lado, y no tardó ni dos segundos en pensarlo cuando me respondió que teníamos un trato. Nos estrechamos la mano y dije contento – Tu y yo seremos buenos amigos –

Bueno, supongo que después de todo, tendré que jugar con la bola amarilla de mierda. Me lo tomaré como un reto personal, además de que tengo que darles ventaja a los pobres novatos… Tomé la asquerosidad y la lancé, tumbando nueve bolos en el primer lanzamiento. “Está desviándose hacia la izquierda. Tengo que apuntar un poco hacia la derecha…” me dije a mi mismo antes de hacer el segundo lanzamiento, el cual dio efectivamente en el pin que quedaba parado. – Un spare no está mal… El siguiente lanzamiento será un strike con esta bola, y demostraré mi maestría – declaré abiertamente a quien lo escuchara, y tomé asiento. Ahora a esperar que la rubia inesperadamente meta sus manos en la bola violeta que tanto adora… Jajajaja….



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4196
Monedas Monedas : 27720

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Dom Mayo 29, 2016 7:35 pm

Ya de buen humor las dos, salimos de los aseos de chicas muy contentas como si entre nosotras no hubiera ningún resentimiento por que se hubiera metido a jugar con Ed y conmigo por toda su caradura. Al llegar a la zona vi que mi compañero de equipo hizo un spare con lo que parecía ser la bola amarilla, porque la roja no estaba entre nuestras bolas... Que desgraciado. Como era mi turno de tirar fui directa al inicio de la pista y metí los dedos en la bola violeta... ¿Y que siento al meter los dedos y levantarla? Una sensación bien desagradable que me hizo poner cara de asco. Los tres dedos de la mano derecha se me quedaron bien pegajosos.

- ¡Eeeugh...! -Exclamé con algo tomando con la otra mano la bola desde un punto en el que no me manchaba la palma al sujetarla. miré hacia la mesa y todo calzaba. Hijo de tu madre... El muy desgraciado aprovechó que me fui para joderme- Te vas a enterar tú por intentar sacarme de quicio...

Mascullé entre dientes eso último para mi misma, y sin ningún tipo de disimulo volqué lo que quedaba de líquido en la bola amarilla esparciendolo, y después con una gran sonrisa metí los dedos pegajosos refregandolos bien en la susodicha para así joderle la única bola que teníamos de su talla. Canturreando una cancióncita y sin ningún tipo de cara de asco, tomé la mia y la tiré haciendo un gran y biscoso strike. Regresé a mi asiento y me senté al lado del que es de mi sangre y con la mano sucia le di unos toquecitos en la espalda con la excusa de que me prestara atención.

- Heeey ¿Viste eso? Hice otro strike ¿Te gustó ese? ¡A mi si! ❤

Dije con una voz tierna, totalmente fingida. Le pedí a Clay que sacara de mi bolso una toallita húmeda con olor a vainilla que tenía dentro en un pequeño paquetito para comenzar a quitarme lo que el tonto me hizo. Justo cuando me dio la toallita se apareció la chica guarra escotada de antes, la acosadora de Edward. Miré a Clay de soslayo intentando no reír, ella estaba igual.

- ¡Hola! Disculpad, no he podido evitar acercarme... ¡Creo que os conozco! Del Fusión Eléctrica ¿Me equivoco?

La muy perra sonreía con ilusión. Hice como si estuviera pensativa emitiendo un sonido de duda. Luego chasqueé los dedos como si me hubiera acordado de algo.

- ¡Cierto! tu eres aquella chica que se acercó a nosotros porque dijiste conocer a Ed... y luego nos despedimos porque nos fuimos él y yo a bailar.

Asintió como si no le importara, pero seguro por dentro se moría de rabia de que le recordara eso nuevamente. Dios, Clay casi no se podía aguantar la risa y yo tuve que dejar de mirarla porque si no iba a empezar a reírme.

- ¡Oh! no quiero molestarles la partida. Si van a quedarse más tiempo aquí después del juego ¿Les gustaría que me uniera a vosotros? ¡Seguro la pasamos bien, porfa! Además Ed, me debes un baile... Podemos jugar en el juego de las recreativas que esta en la zona de juegos.

-¡Por mi no hay problema! Aunque aun no nos has dicho cómo te llamas. -La tetona guarrona dijo que sus amigos le decían "Amour" y me ofreció la mano a mi primero para escrecharla- Natzumi, encantada Amour

Y nos estrechamos la mano de forma amistosa... Con mi mano pringosa. Puso una cara de asco tremenda y entonces Claire se empezó a partir de risa de manera muy contagiosa, tanto que a mi se me pegó y nos fulminó con la mirada por un breve instante. No podía hablar casi del ataque de risa que teníamos.

- L-lo si-ent-o, no mme di cuen-ta-Trataba de decir entre el ataque de risa que teníamos mi cuñada y yo- ¡E-es culp-a de ell-a! No me estoy riendo de.. Ti...

Me empecé a quitar lo sucio con la toallita húmeda de antes, ya que ella nos interrumpió y no tuve tiempo a limpiar la cagada que me hizo Hiroshi... Bueno, por lo menos sirvió para echarnos unas risas.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Mar Mayo 31, 2016 11:22 pm

Me hacía mucha gracia la mirada de ambos hermanos Anzai, pues parecía que no se esperaban mi completo dominio del juego que estábamos disputando actualmente. Especialmente la mirada de Umi me hacía sonreír, incluso más cuando dijo que había hecho trampa al no decirle lo buen jugador de bolos que era. Pero lo que más esperaba de todo ello era aquella deliciosa bebida gratuita que me estaría esperando como premio por mi victoria, y la pude saborear aún más al ver como mi compañera de equipo agregaba un strike más a nuestra puntuación. – Che bellezza! Signorina Claire, ¡eso fue un lanzamiento magnífico! ¡Felicitaciones! – dije con una enorme sonrisa en los labios, y como no, dándole crédito a mi compañera de equipo. Con esto nos íbamos a la cabeza en la competencia.

Claro que luego pude ver como la hermana rubia le jugaba una broma a su mayor al cambiar las bolas de boliche que estaba utilizando por la que rechazó antes. Me puse la mano en la boca para no soltar una carcajada ante la acción… Pero por supuesto que, una vez que se ausentaron las damiselas para ir al tocador, el hombre notó el cambio y le jugó una broma divertida a su menor en venganza. Ahora si no pude evitar reír alegremente al ver el refresco vertido en los huecos de la bola morada… Fue entonces que notó que le miraba y me ofreció unas patatas fritas por mi silencio, a lo que rápidamente le di la mano – ¡Trato hecho! ¡Y no te vayas a olvidar, eh! Tengo buena memoria… – respondí con una sonrisa cómplice a todo.

Cuando las mujeres regresaron del tocador, y vi que Umi metió los dedos en la bola, tuve que poner mi mano en la boca de nuevo para evitar que aquella carcajada sonora se escapara al mundo, pero me partía de la risa por dentro al punto que empecé a patalear como loco en mi asiento.

La escena entre los hermanos se convirtió en una de las cosas más divertidas que vi en mi vida, con la rubia dándole palmadas en la espalda al castaño y este cabreado por ello, pues sabía que la mano estaba toda asquerosa por el refresco. Ya ahora no pude contener la risa y la carcajada salió a todo pulmón de mi boca… Y en eso de repente apareció una tipa frente a mí, y luego me llamó por mi nombre como si nos conociéramos. ¿Quién rayos era esta?... – ¿Fusión eléctrica? ¿Te refieres a la discoteca de mala muerte en el centro? – mencioné mientras ponía un dedo sobre mi mentón. ¡Oh, ya sé quien es! ¡La que me ofreció un baile erótico esa noche que Umi y yo fuimos a esa discoteca!... Aunque, ahora que la veo, no es tan bella como pensaba que era esa noche. Igual no me molestaba su presencia…

– Bel fiore, si los demás no tienen objeción, por mi eres bienvenida a esta fiesta divertida – mencioné con una sonrisa pícara en los labios. Quizás podría recibir el “baile” que me había prometido, después de todo… Y al parecer, ella y Umi hicieron las paces por algún malentendido de esa noche… O al menos eso pensé hasta que noté que le dio la mano llena de refresco en señal de amistad. La cara de asco que puso “Amour” fue tan graciosa que no pude evitar reírme una vez más sin contemplaciones. Me empezaba a doler la barriga, así que me llevé las manos allí mientras intentaba no morir de la risa en la bolera.

Después de un enojo inicial de la pelirroja, todo volvió a la normalidad, y era mi turno para lanzar los pines. Tomé aire pausadamente para calmar la locura previa, y tomé mi bola como si nada y lancé otro perfecto strike al primer intento. – Grazie! Grazie! Sé que soy todo un experto y los aplausos son merecidos – mencioné mientras escuchaba las palmas de la mujer francesa chocando en celebración por mi tiro. Pero al regresar a mi asiento, encontré un desagradable momento que no esperaba…

Al parecer mientras estaba lanzando la bola, un mesonero trajo a la mesa un batido de chocolate con leche, y un trozo de pizza con piña. Escuché las palabras de la mujer, diciendo que aquellos alimentos horripilantes eran para mi… – No me gusta la leche, es más, la detesto. Aunque lo único que odio más en este mundo es la pizza con piña… ¡Es un invento maldito de los inútiles de los estadounidenses que no saben lo que es una verdadera pizza! ¿¡Cómo quieres que me coma esa porquería!? ¡Retira esa cochinada de mi vista! – declaré tranquilo al comienzo, aunque con cada palabra la ira iba aflorando más y más, y al final terminé gritando cabreado por la jodida insinuación de que aquello era “especialmente para mí”. ¿Qué rayos le pasa a esta francesa de mierda?
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 339
Monedas Monedas : 5518

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Jun 01, 2016 12:57 pm

¡Fue buenísimo! Clay y yo no podíamos parar de reír por mi mano asquerosa estrechando la de la perra. Ella y yo paramos poco a poco de reirnos como loca, incluso tuvimos que limpiarnos las lágrimas porque ambas lloramos de risa por la pequeña trastada que hice caso sin querer. No nos dio demasiado tiempo a ver como fue el tiro de Edward, porque un camarero llegó a nuestra mesa con una pizza llenita de piña y un batido de chocolate enorme, que se notaba que era más leche con un toque de chocolate.Clay y yo no nos podíamos mirar a la cara, porque si no nos empezaríamos a descoñar de nuevo como locas.

- ¿Viste asquerosa? Voy a conquistar a Edward y tendremos muchos hijos juntos en unos años

Clay tuvo que taparse la boca para no soltar sonoras carcajadas descontroladas. Yo me relamia por dentro, deseando disfrutar el momento.

- Ay querida... ¿Batido y pizza con piña... ? ¡Porras! Estoy segura de que le encantará.

El momento más esperado en ese momento era el regreso del rubio y cuando volvió... ¡Diversión asegurada! La perra se atrevió a ponerle ojitos y a decirle que todo eso eran obsequios para él. Su respuesta fue épica, siendo tranquila al principio prro con forme hablaba se notaba más el enfado por la falta de respeto. Sin llevarse nada se fue corriendo la muy boba.

- Que escena se montó aquí, madre mia...

Ahora le tocaba a mi cuñada tirar la bola y nos hicimos como si no tuviéramos nada que ver con lo que acababa de pasar. Lo próximo que vi fue a Clay tirando y si bola de desvió a trompicones directa al hueco del game over, y lentamente se perdió en lo lejano. Resulta que una parte de la bolsa de llenó de refresco al  estar junto a la de Hiro, y me dio otro ataque de risa ahí mismo. ¡Mi barriga me dolía!

- ¡Espera, no te enfades, te ayudaré a escoger otra!

Me levanté y fui a pedirle amablemente a los de la pista de al lado una bola que no estaban usando y me dieron una color marrón. Fui a donde estaba Clay y se la entregué, en eso que vemos como vuelve la tipa, va hasta nuestra mesa y toma el batido de leche con chocolate. Vi a cámara lenta como nos tiraba la bebida, pues estaba al lado de Clay. Como estaba de espaldas no se dio cuenta, por eso la tuve que empujar para que no le diera el líquido... Y falló el tiro, siendo definitivamente 0 como resultado final. El chocolate cayó todo en el suelo, sin tocarnos no una gota.

- ¿¡Estás demente!? ¡Vuelve al manicomio del que saliste! [/color]

Ayudé a levantarse a mi compañera de casa, que había caido de culo al suelo por mi empujón. La loca siguió hablando... Siendo una loca.

- ¡¿Muchas risitas eh?! ¿¿Acaso les gusta mi futuro marido perras, es eso?? ¿Se lo quieren violar verdad? ¡De mi no se burlan putas!

Y lo próximo que vi fue que tenía un cubo en sus pies, lo cogió y tomó impulso hacia mi. Exclamé un grito al sentir un frío horrible que me hizo estremecer de cabeza a los pies... Me acababa de tirar por el cuerpo un cubo de agua helada con hielo. Se llenó todo el suelo de agua y hielitos, toda la gente cercana estaba mirando sorprendida, cuchicheando. Va a morir. Tenía muuuuuuucha ira contenida desde hace meses. Me quité el jersey temblando de frío, pues iría a pillar un tremendo señor resfriado. Se empezó a reir ¡A la mierda, que me vea todo el mundo el sujetador, que les den! ¡Y bien bonito que me quedaba! Y se me cruzaron los cables. Lo próximo que hice con el jersey fue ponerlo al rededor de su cuello, darle una vuelta y tirar de los extremos, dejando sin aire a la perra esa. Su cara se volvió totalmente roja, alguien me tomó de los brazos pero al estar mojados se le escurrieron y no logró atraparme. La solté y salió corriendo.

-¡¡Corre todo lo que puedas, porque si te pillo te asesino!!

Solo pudo correr como 5 segundos, porque se quedó sin aire. Y la escuché que me llamó puta. Toda la jodida ira contenida que me quedaba iba a salir.

- ¡¡A la mierda la partida, la mato!!

Alguien de la mesa de al lado me silbó, me quité los zapatos tirandolos por ahí y de paso uno de ellos se lo tiré a la cara del tipo que me silbó. Me los quité para ir detrás de ella, porque tenía las suelas mojadas, echó acorrer de nuevo y yo detrás. Logró salir de la bolera. Igual la perseguí y la muy escurridiza se metió en un ascensor que se estaba cerrando y no logré cogerla.

- ¡MIERDAAAAAA! ¡Vuelve aquí! -grité con todas mis fuerzas entre jadeos, apoyándo la espalda en las puertas del ascensor. Todos y cada uno de los presentes me estaban mirando-¿¡Que estáis mirando!?

Me empezó a entrar un frío que me cortaba la piel. Me abracé a mi misma, recordando que me quité el jersey... E iba en ropa interior...

...

Bueno, al menos el sujetador de hoy era bonito...

...

Emh... Me vio toda la bolera. Incluso Ed...

...

MIERDA...
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Miér Jun 01, 2016 3:26 pm

Al principio me dejó confundida el hecho de que Natzu exclamara un gritillo de asco al meter los dedos en los agujeros de su bola porque no sabía lo que estaba pasando. Pero después me di cuenta de que los sacó llenos de algo pringoso... ¡Mira que Hiro era malo! Reí por la cara de la rubia y el gritillo de asco que dio al verse la mano.

- Pero mira que te gusta hacer travesuras-Le di repetidos besos en la mejilla. Luego vi como Natzu saboteó la bola amarilla, pero igual no serviría de nada- Parece mentira que Natzu no sepa después de eso que vas a ir a quitarle la bola a los de la pista de al lado.

Natzu antes de sentarse le pasó "disimuladamente" con la mano manchada por la espalda de Hiro para pegarle a la ropa la suciedad, haciendo que tuvieran una pequeña discusión que me hizo sonreir. Cuando ella se sentó y le tocó el turno a Ed aproveché para levantarme del asiento, ir hacia Hiro y sentarme en sus piernas para tener mejor acceso a esos labios de los que era adicta.

- Hola tio bueno~ ¿Qué fue eso de sabrosearme antes?

Le dije justo, antes de darle tremendo morreo. Cuando abrí los ojos me vi a un camarero dejando pizza y un vaso con batido en la mesa. ¡Que empiece la acción! Creo que Ed no sabía de lo malvados que podiamos llegar a ser jodiendo a alguien alguno de los tres... Y la rubia aunque pareciera una mosquita inocente, era casi peor que yo. En cuanto vino la tipa a intentar ligar con Ed no pude evitar una sonrisa pícara malvadosa y dándole un último besito a mi hombre me volví a sentar en mi lugar.

- ¡Hola! -Sonreí. Ni de coña le daba mi nombre a la obsesionada esta. Cuando dijo su apodo, quedó claro que era bien guarra ¿Quién tiene ese nombrecito si no es una guarrilla? - Que bonito nickname.

Si antes estaba casi riéndome, ahora exploté en carcajadas junto con Edward porque Natzu le estrechó la mano con la mano sucia. Luego se unió la culpable chica de ojos azules al coro de las risas, pidiéndole disculpas a la perrita faldera.

- Tiene razón ¡Es totalmente mi culpa! ¡No puedo evitar reir de estas situaciones tan graciosas!

Seguimos riendonos como locas incluso después de que se fuera, cuabdo recuperé la compostura fui a la pista, cogí rápidamente mi bola y la tiré para ¡Seguro! Hacer strike. Pero mi confusión y sorpresa llegó cuando la pista emitió un "clc clac clac" extraño. Resulta que se fue fuera de la pista yéndose lejos hasta el final y no tiré ni uno, dejando un rasto como los caracoles... Solo que esta vez de cochineria. Me giré hacia mis compañeros toda picada.

- ¡Cabrona, me jodiste la bola! ¡Estaba pringada como la de Hiro!

Las risas que se estaba echabdo Natzu hoy eran impresionantes. La miré con reproche pero luego sonreí al ver que fue a pedirle amablemente a los de al lado alguna bola que no estuvieran usando y me la trajo. Exclamé un grito cuando sentí como me empujaron hasta el suelo y me caí de culo ¡y menos mal que no me caí de cara! La bola se fue a la mierda y mi marcador quedó a cero patatero ¡Ahora iban ganando ellos seguramente!

- ¡Trampa! ¡No se vale! -Grité ahí tirada, y cuando me levanté pude ver a la verdulera esa con un vaso vacío y todo el suelo lleno de batido. Ya comprendí que Natzumi me salvó de ser bañada en dulce. Luego se puso a decir nosequecosa de que queríamos violarnos a Edward- What the fuck?! ¡Vete de aquí antes de que te arrepientas, acosadora!

No me había dado cuenta hasta ese mismo instante de que la tipa había traido consigo un cubo, que si adivinaba bien nos iba a echar completo encima. No me dio tiempo ni a quitar a Natzumi del objetivo de la demente esa y le cayó agua con hielos por el torso y parte del pantalón. Abrí bien los ojos poniéndome las manos en la cara, pues los cubos de hielo saltaron por todos lados y al estar cerca también me cayeron a mi. Menos mal uo no me mojé.

Al destaparme los ojos lo primero que vi fue a Natzumi aproximándose a la culpable del desastre. Pasó su propio jersey por el cuelo de a la tal Amour, lo envolvió en el cuello de ella y tiró de los extremos. Al apretar su nuez impedía pasar el aire y la estaba asfixiado. Abrí la boca de par en par por la escena tan surrealista que pasaba ante mis ojos.

- ¡Hiroshi!

Lo próximo que vieron ocurrió fue que su hermano intentó pararla, pero al estar su piel totalmente mojada se le escurrieron las manos hacia abajo y no pudo agarrarla. Pero la dejó marchar, lo más sensato. Suspiré aliviada por el hecho de que no iba a ir a la cárcel por asesinato. Pero escuché un "Eres una jodida puta" y me llevé la mano a la frente. Los zapatos de la rubia volaron y se puso a perseguirla hasta salir de la bolera.

Rápidamente sin decir no una palabra cogí mi abrigo y mi bolso, poniendomelos y también cogí su bolso y su abrigo. A paso ligero para no tropezarme pues mis zapatos estaban mojados y no quería caerme de boca, salí de la bolera justo cuando un gerente iba a donde estaban Hiro y Ed. Busqué a Natzu y cuabdo la hallé estaba jadeando mientras le gritaba a la gente que se quedaba mirándola por el hecho de que iba sin camiseta y quedó en ropa interior. Tenía los labios ya morados del frío que estaba pasando. Avancé hasta ella y la abracé sintiéndola totalmente congelada. Le hice que se pusiera su abrigo y la tomé de la mano.

- Vamos a un lugar calentito ¿Si? -Ella asintió y le acomodé bien el cabello con la mano libre- Un lugar donde nos puedas invitarnos a algo a Ed y a mi ¡Habeis perdido!

Por lo menos la hice sonreír con eso aunque luego me insultó. Buscamos el sitio que fuera más agradable para pasar una noche de invierno en compañía de unos amigos, y fue entonces cuando vimos un local nuevo que tenía una chimenea, y al ser recien estrenado tenían menus 2x1. La arrastre hasta allí y fuimos directas al lavabo de mujeres, donde me quité el abrigo que me protegía del frío, me saque mi jersey quedandome puesto una camiseta fina que me puse debajo para estar más calentita y la dejé encima del lavabo. Empezamos a secarle el cuerpo con papeles, se quitó el sostén, se puso mi camiseta y lo puso a secar en una de esos secadores calientes para las manos, callada como una tumba y roja como un tomate.

- Si estoy adivinando lo que estás pensando oh vamos, quizá a Ed no le incomodó para nada verte en sujetador... Y a las demás personas, bueno... Con suerte no las vas a volver a ver aunque piensen mucho en ti y "tus amigas" ¡Parecías sacada de un catálogo de lencería sensual para hombres! -le dije sin darle importancia al asunto y como regalo me pellizcó en el brazo. Ok, me lo merecía con creces- Bueno si te sirve de consuelo, de hecho ibas super sexy en sostén y toda mojada, seguro le encantó a más de uno... ¡Y a Ed!

Me reí como loca por su reacción y tomé mi móvil que estaba dentro de mi bolso. Le mandé un mensaje instantáneo a Hiro diciéndole el nombre del local en el que estábamos, y que se pusieran en una mesa cerca de la chimenea.

- Cuando se seque te lo pones debajo de mi jersey y salimos, que se supone que los chicos vienen para acá. Te pides una tila o un chocolate caliente y cenas algo eh. Tu me invitas a mi bebida y yo te doy mi menú extra.

A Bambi quería que se la tragara la tierra, y no era para menos. Por un lado me daba pena pero por el otro... El karma le dio en todo su esplendor.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Miér Jun 08, 2016 12:19 am

Por dentro me estaba muriendo de la risa mientras vi como la “inocente” rubia iba por su preciada bola de boliche, y solté una carcajada poco disimulada el preciso instante en que los dedos de mi hermana menor hicieron contacto con el viscoso líquido dulce, y el rostro que puso no tuvo precio, jamás olvidaría esa maldad que le hice. Joder, me arrepiento de no haberle tomado una foto con mi móvil para capturar el momento… Todos nos divertimos con la broma, aunque Natzumi tuvo la tonta idea de echar lo que quedaba del refresco en la bola amarilla, como si eso fuera a molestarme en lo más mínimo. Clay de inmediato pilló mi tranquilidad, y es que al conocerme como pocos lo hacían, ya vio en mis ojos que solo había utilizado la bola de color pollito para despistar a la joven malcriada… – Por supuesto que iré por la bola roja… Y soy el maestro de las travesuras. Esa lección la aprenderá Natzu… – respondí a sus palabras con un guiño de ojo cómplice.

Fue entonces que sentí la mano de una persona en mi hombro, y al girar noté a mi hermana allí. – ¿Pero qué demonios haces? ¡No ensucies mi camiseta con tus cochinas manos! – le dije de inmediato con tono serio. – Pagarás la lavandería con tu dinero – finiquité mientras ella estuvo satisfecha con su mal juego. Y hubiese seguido de mal humor si no fuera porque la Gatita se sentó en mis piernas y me habló en tono sensual, acompañado de tremendo beso apasionado. Al terminar, solo agregué pícaro – Creo que a partir de ahora te sabrosearé más seguido –

Repentinamente llegó un servicio de pizza y una malteada, expresamente para Edward. Me extrañó un poco aquello, considerando que no le vi pedir aquellas cosas para empezar; pero la aparición de una mujer bastante vulgar me dejó en claro la situación. Al parecer, esta chica llamada “Amour” estuvo intentando conquistar al rubio en un bar de la competencia… O algo así. Pero al parecer el tiro le salió por la culata y todo se fue a la mierda porque el italiano “detestaba la leche” y “odiaba la pizza con piña”. ¡Vaya sorpresa! Esa tipa lo que tiene de vulgar lo tiene de idiota, considerando que el chico es enano y la pizza hawaiana es aborrecida en Italia…

Los siguientes acontecimientos ocurrieron tan rápido que ni tiempo de reaccionar tuve. El vaso de malteada volando por los aires, Clay y Natzu en el suelo, y un balde de agua que terminó vacio encima de mi hermana menor. – ¡Pero qué demonios! – exclamé sorprendido, y estuve a punto de darle una jodida bofetada a la mujer zorra cuando una fiera le saltó encima y la intentó estrangular… – ¡Natzumi Anzai! – grité con autoridad mientras me acerqué a ella sujetándola de las manos para evitar que cometiera un asesinato, pero estaba tan mojada que se me resbalaba, y no quería que hacerle daño si apretaba demasiado el agarre… Por suerte, mi intervención evitó la muerte de la pendeja que le hizo enfurecer, y suspiré aliviado de que saliera corriendo…

– Mierda – dije haciendo un facepalm después de que la zorra le llamara “puta” a mi hermana, activando de nuevo el modo salvaje Anzai. Ambas desquiciadas salieron corriendo, y Claire no perdió el tiempo para ir detrás de Natzu. Iba a correr detrás de ella cuando el gerente del local se nos acercó a Edward y a mí para preguntar qué había pasado. – Pues, honestamente, que dejan entrar a cualquiera a esta bolera. No es nuestro culpa que la pelirroja loca provocara un desastre con un cubo de agua y la locura de lanzar la malteada al piso – declaré con seriedad mientras alzaba los hombros en reclamo. Obviamente el pendejo no lo vio de esa manera, y nos dijo que nos fuéramos de allí. – De mejores lugares me han echado – declaré burlón y altanero, tomando mis cosas y haciéndole una seña al rubio para que me siguiera.

Claro que, entonces recordé el zapato de mi hermana menor en el carril vecino, y fui a buscarlo para llevármelo. Me acerqué al hombre y le dije – Sé que tienes el zapato de mi hermana, dámelo –. La seriedad fue tal que solo respondió con un “si señor” y me lo puso en la mano en dos segundos. Caminé entonces hacia la salida, y fue entonces que escuché a tres idiotas hablar de unas fotos y la chica en sujetador… Me detuve en seco, giré la cabeza hacia ellos y los vi concentrados en uno de los móviles. – Ed, sostenme esto – pedí mientras le daba mi chaqueta y el zapato de Natzu. Me acerqué a los susodichos, y les pregunté amable y sonriente – Hola. ¿De qué están hablando? ¿Me perdí de algo? –

El que tenía el móvil se acercó y me mostró las imágenes que capturó de la joven rubia, y por supuesto, hizo unos comentarios pervertidos que de inmediato la vena de mi frente empezó a hincharse. – ¡Oh! ¿Y sabes quién era la chica? – pregunté intentando mantener la calma, y la respuesta fue un simple “no tengo ni idea, pero me encantaría saberlo”. – Pues… – tomé de forma sorpresiva el teléfono del hombre con mi mano derecha y lo estrellé contra el suelo, rompiéndolo gracias a la fuerza bestial con la que lo lancé. – …Soy el hermano mayor de esa “chica que te quieres follar”, ¡hijo de puta! – grité furioso mientras le lanzaba un puñetazo a la cara, destrozándole la nariz de un solo golpe. Pero no me quedaría con esa... Le di un segundo puño en el mismo sitio, y al suelo se fue.

Su amigo me tomó del brazo, y por gracioso recibió un rodillazo en la boca del estómago. – Y tú, ¿no dijiste que le darías la mejor noche de su vida si pudieras? ¡Porque no lo intentas, maldito descerebrado! – gruñí mientras lo tomaba por la cabeza y lo estrellaba contra la mesa de su carril. El último que quedaba me golpeó en la cara lo más fuerte que pudo, pero a lo mucho llegué a sentir un ligero sabor a sangre en la boca. – ¡A ti te golpeo porque me da la gana, pervertido del demonio! – una patada en los testículos, un codazo en la espada, y un lanzamiento del hombre para que cayera encima del que golpeé primero. Allí quedaron los bastardos, todos semi inconscientes solo porque les tuve piedad… – Como me entere de que han siquiera pensado en mi hermana, ¡los mataré a ustedes y a su puta familia con un bate con clavos! – grité furioso como última advertencia para los malnacidos.

Tomé lo que quedaba del móvil roto, y me lo llevé conmigo. – Vamos – le dije a Edward después de pasar por su lado y salir de aquel lugar. Fue entonces que recibí un mensaje de Clay, en donde me decía donde estaban ella y Natzu. – Las chicas nos están esperando en un bar. Supongo que, como mi compañera dejó el juego, te debo una bebida gratis… – mencioné al amigo de la rubia con tranquilidad, aunque luego agregué en tono serio una advertencia – Y como te atrevas a aprovecharte de mi hermana, quedarás peor que esos desgraciados, te lo garantizo… –

Nos fuimos caminando hacia el local en donde estaban ellas, con la esperanza de que mi hermana estuviera ya más tranquila. Comenzaba a pensar que todos los Anzai éramos entidades llenas de odio a este punto… El hijo de puta de nuestro progenitor nos jodía la vida sin siquiera estar presente aquí… ¡Bastardo!



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4196
Monedas Monedas : 27720

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Jun 08, 2016 3:25 pm

Tiritaba de frío mientras los transeúntes me miraban. Alguna chica tuvo que taparle los ojos a su novio que se me quedaba mirando, o incluso esposas a sus maridos. ¿Pero qué tenía de malo el cuerpo de mujer? Me quité los brazos del torso, dejando ver el sujetador granate con una pequeña franja de encaje negro que tanta polémica estaba causando.

- ¡Si quieren les doy una clase de anatomía! ¿Qué miran? ¿¡Acaso no han visto alguna vez a una chica en sujetador o qué!? ¡Lo que una mujer tiene se llama peeechos! ¿Qué tiene de extraño eh?

En ese momento Clay me encontró me abrazó sintiendo el calorcito que emanaba de su cuerpo contra el mio semi desnudo. Me puse mi chaqueta y asentí a la idea de buscar un lugar donde poder entrar en calor. Encontramos un lugar de su agrado y antes de nada entramos al aseo de señoras, donde rápidamente me quité el abrigo.

- ¡Joder que frío, mierda!

Comenzamos entre las dos a secarme lo poco mojado que tenía por el torso mientras tiritaba, ya que casi todo se había consumido por el frío invernal de la calle. ¡Incluso parecía que algunas partes me las había congelado! Pero menos mal que la calefacción y el aparato para secar las manos de aire caliente me ayudó a entrar en calor poco a poco. Tuve que quitarme la polémica prenda para así no llevarla toda mojada. Para animarme, Clay me dedicó unas palabras de según ella, ánimo.

- ¿Y tú qué sabes? A lo mejor a Edward no le gustó mi cuerpo. Seguro ha estado con chicas con mejor cuerpo que yo. -Dije cuando mencionó que seguro a Ed le habría gustado ver el torso semi desnudo de su amiga vuelta loca. Eso hizo que se ganara un pellizco en el brazo y bien merecido que lo tenía por burlarse. Después me dijo que parecía sacada de un catálogo de revista sexy para hombres - Oye, que los catálogos de lencería no son sólo para hombres, se hacen para que las mujeres puedan elegir determinados modelos de ropa interior normal o lencería. De hecho más de una vez he tenido alguno para mirarlo, ¡Y las modelos son guapísimas! Aunque claro, pagan poco por ello según he oido.

Comencé a secar el sujetador en el bendito aparato de aire caliente y cuando se secó me lo puse, pues el jersey de Clay y salimos ambas de allí. Como tardamos demasiado en que la prenda quedara seca, seguro estaban ya allí. Claire se adelantó, pero yo me tuve que pararme, ya que un hombre moreno de muy buen ver se me acercó como una centella.

- ¡Tu eres la chica, la que estaba en el ascensor! La del discurso sobre las mujeres. -Yo asentí con vergüenza sin decir nada, dirigiendo mi mirada al suelo... ¡Tierra trágarme! - Soy fotógrafo en una agencia de modelos. Estábamos intentando captar caras nuevas y tu a parte de parecer un ángel tienes un carácter determinado y una muy buena figura. Quizá te gustaría participar en el catálogo de verano 2016. Seguro que reconocerás la marca en cuanto te de mi tarjeta. -Me la entregó en la mano y yo me quedé super sorprendida, pues era una marca de ropa de baño y lencería muy conocida con sede principal en Francia-Piénsatelo antes de Abril y llámame si quieres probar. Y una cosa más... Tu rostro siempre arriba, no abajo. No tengas reparo en que te juzguen. Eres hermosa.

Y justo antes de entrar a los baños de caballero me tomó del mentón subiéndome la cabeza. Yo me quedé helada viendo la tarjeta que tenía en la mano. Iba a romperla pero ¿Y si alguna vez me hacía falta el dinero? Aggh. La guardé en el bolsillo de la chaqueta y con la cabeza bien alta y no queriendo ni un poquito el que me tragara la tierra, me senté en la mesa donde me estaban esperando los tres,justo al lado de mi cuñada quedando frente a Ed.

- Hola de nuevo -Les dije a los dos chicos con los que compartía mesa. Luego solo miré a mi hermano- Aunque hayamos perdido, igual te gané en el recuento de nuestro resultado. Asique... Soy mejor que tú en los bolos.

Le dije a Hiroshi justo antes de que viniera un camarero a darnos el menú del lugar. Lo primero que hice fue pedirme un chocolate calentito.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1081
Monedas Monedas : 8174

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Edward Bertinelli el Jue Jun 30, 2016 6:57 pm

¡Qué cabreo de porquería llevaba encima! ¿¡Cómo rayos se atreve esta francesa loca a traerme puras mierdas!? Mi rostro reflejaba toda la ira y asco que me generó, y me importaba un carajo si se iba llorando o que… – Prostituta disgustoso, mi quanto cazzo ti azzardare a dare quella merda? – profané en mi idioma nativo, mientras hacía gestos de cabreo con las manos y me sentaba todo furioso en mi silla. Todo deseo de siquiera considerar algo con ella se había esfumado con ese presente de mierda…

Pero para mi desgracia, no sería la última vez que la vería, pues a los minutos se volvió a aparecer en nuestra línea de bolos – Che cazzo vuoi adesso? – le pregunté con tono lleno de asco, pero ella no estaba allí por mí. Estaba de vuelta para tener una venganza con Umi, por alguna razón particular… ¿Pero qué carajo hizo? Acababa de lanzarle a mi amiga rubia un balde de agua en pleno invierno, dejándole la ropa empapada… Espera, ¿acaso se quitó el jersey delante de todas estas personas? Oh, se lo quitó para ahorcar a la francesa… La bella bambina estaba totalmente loca y cometería un asesinato…

Por suerte su hermano intervino y no acabo cometiendo un delito, pero la cosa no acabaría allí y de hecho terminaría con Umi corriendo detrás de la pelirroja artificial en ropa interior. – Hmm… Sabía que la bella bambina tenía buena figura, pero mamma mia! – me dije a mi mismo en voz baja, quizás con una sonrisa traviesa que intenté disimular. No estaba para nada mal… En eso me acerqué a Hiroshi y dejé que hablara en paz con el gerente, quien terminó echándonos del lugar por alguna razón. Tomé todas mis cosas y seguí al mayor, aunque antes hicimos un par de paradas forzadas dentro de la misma boleta… ¿Y qué carajo pasa con la familia Anzai que es tan violenta? Pedazo de paliza que le dio el castaño a tres chicos solo porque se enteró que le tomaron fotos a su hermana… Bueno, no es que sea mala idea protegerla, pero la violencia no es la solución a todos… Nah, a quien engaño, fue divertido verle pelear… Y me dio cierto miedo, para que negarlo…

Solo le seguí al castaño una vez que salió de la boleta, y dijo entonces me debía una bebida gratis porque Umi dejó la partida y su equipo perdió por default. – Y no te olvides de las patatas fritas que me prometiste para cubrirte en tu broma, ¡eh! – le recordé sin pensarlo dos veces. Tenía ganas de comerlas ya… Espera, ¿me acababa de amenazar con descuartizarme si me aprovechaba de Umi?. – Bueno, no creo que me puedas atrapar… – susurré entre los dientes con una sonrisa traviesa en los labios. Pero él se volteó y me preguntó si había dicho algo. Me miró con una cara de cabreo que mataría a cualquiera solo con la mirada… – Solo dije que entendía. Si me “pillas” aprovechándome de tu hermana, me matarás. Lo tengo claro – respondí en tono tranquilo, haciendo énfasis en “pillas” a propósito. Sería un buen reto intentar escapar de este tío salvaje, para que negarlo…

Llegamos a un lugar bastante chévere, y tomé asiento gustoso en una de las mesas elegidas por el hermano mayor de Umi. Él se sentó de un lado de la mesa, y yo en el lado opuesto al suyo, quedando de frente. Mientras observaba el sitio, que estaba decorado de forma muy interesante, llegó la señorita Claire y tomó asiento junto a su novio. Poco después, fue Natzumi la que llegó y se sentó junto a mí. – Ciao di nuovo – respondí a su saludo, alzando la mano de forma amistosa. Y claro, no tardaron demasiado tiempo en empezar los piques entre hermanos de nuevo. En verdad me recordaba mucho a mi familia…

– Bueno, lo importante de todo esto es que la signorina Claire y este servidor han ganado la apuesta, ¡así que es hora de las bebidas gratis! – declaré totalmente victorioso a toda la mesa, sin importar todo lo que ocurrió. Bueno, dicen que en la guerra y el amor todo se vale… Observé a Umi, y le pregunté curioso – ¿Cómo te sientes, Umi? Espero no pilles un resfriado, que esa agua se veía muy fría –

Llegó de repente la camarera y entonces nos preguntó que queríamos tomar. Hiroshi dijo que pidiera lo que quisiera, y por supuesto que solicité mi bebida y la comida que me debía – Quiero un caffé espresso, pero que sea italiano. Y un servicio de patatas fritas, per favore! – indiqué a la agradable mesera que nos atendía. Me hizo un poco de gracia las palabras de Hiroshi sobre mi pedido, y más aún que solicitara exactamente lo mismo por curiosidad. Faltaban por pedir las chicas, ¡y la verdad es que me impacientaba un poco por tener ya mis cosas!
avatar
Edward Bertinelli



Mensajes Mensajes : 339
Monedas Monedas : 5518

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Claire Black el Jue Jul 14, 2016 10:14 pm

Salí del aseo y allí estaban mi hombre y Edward, en el que parecía la mejor mesa para este caso. Fui hacia ellos y me senté al lado de Hiro, dándole un beso en los labios en cuanto lo tuve cerca. Parecía haber pasado algo allí fuera, seguro consecuencias por las acciones de Natzu. Para animarle un poco el momento le picaría resaltando mi victoria y la del italiano.

-¡Hola Ed! –Saludé al chico de ojos verdes y luego miré a mi amado mientras sonreía con picardía- ¿Cómo está el hombre más sensual de la Vía láctea? ¿Asimilando la derrota todavía?

Me entró la risita con su respuesta y le besé de nuevo, esta vez con más intensidad, sin importar que estuviéramos en un lugar público y que hubiera gente mirando. Terminé por morderle el labio inferior y en ese momento apareció su hermana, que se sentó al lado de su amigo y comenzaron a hablar, y también a picar a Hiro. La camarera llegó y todos pidieron su comida.

-Un chocolate caliente y un menú 2x1, por favor.

Charlábamos entre los cuatro con normalidad y al rato nos trajeron nuestros pedidos, no tardaron demasiado y eso estaba muy bien. Como el chocolate estaba ardiendo lo dejé para después y comencé con mi menú bebiendo refresco. Miré la hora de mi móvil que lo había sacado para mirar si tenía mensajes de mi padre, y me di cuenta de que el último bus saldría dentro de un cuarto de hora y es ahí donde Edward y Natzumi habían llegado aquí.

- Chicos el último autobús sale en quince minutos. Podríamos volver en mi coche los cuatro para que no cenéis a contra reloj en diez minutos… y os ahorráis el dinero del bus. No me importa desviarme de dirección si vives lejos Ed.

Les expuse a los dos. Cogí una patata con queso derretido y se la ofrecí a Hiro para que la probara. Eran deliciosas, visitaría este sitio alguna otra vez si venia al centro comercial.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:

:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10488
Monedas Monedas : 50683

Volver arriba Ir abajo

Re: Strike! Hermanos Anzai VS El Limpiabotas y La Loquilla [Privado]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Dom Jul 31, 2016 10:37 am

Escuché un leve susurro de parte del enano rubio una vez que terminé mi amenaza, y de inmediato me giré y dije con cara de cabreo – ¿Dijiste algo, chiquillo? –. Y esa respuesta de mierda que me dio no me gustó para nada… Tenía ganas de partirle la cara allí mismo por hacerle el listillo conmigo, pero por desgracia ya habíamos llegado al lugar de encuentro y no quería que me echaran de nuevo, porque andaba más pendiente de lo que le pasó a mi hermana. Espero que la chiquilla no se fuera a enfermar de pulmonía o algo así, porque esa puta agua se veía congelada…

Elegí personalmente la mesa, y le hice señas a la gamba para que me siguiera. Tomé asiento primero, y luego el mocoso se sentó frente a mí del otro lado. Al poco rato llegó Clay, saludándome con un beso en los labios que al menos me alegró un poco el momento… Pero la muy desgraciada obviamente no me dejaría con esa felicidad y de inmediato intentó picarme con su “victoria”. – Primero que nada, yo no perdí. Natzumi botó la partida al irse… Segundo, todavía podíamos ganar, de no ser por la perra francesa que le echó el agua encima a mi hermana… Tercero, cuando quieras, te demuestro que sigo siendo el mejor – mencioné con una cara de fastidio sobre la situación, pero sin malas intenciones a mi novia. Ella se rió de mi respuesta, pero al menos me regaló otro beso para que me calmara, como esos que me gustan mucho.

Al poco rato legó Natzu, y esta también decidió picarme con respecto a la jodida partida. ¿¡Pero qué demonios le pasa a todo el mundo hoy!? ¿¡Por qué carajo tienen ganas de verme enojado!? – Primero, fuiste tú la que se fue de la partida cuando apenas íbamos en el cuarto turno. Segundo, no me habrías superado al final ni aunque quisieras, así que resérvate tu “mejor que tú en los bolos” para la futura revancha – respondí con todo tranquilo pero con una ceja erguida. Al menos la rubia parecía estar bien, lo cual era un alivio para mí.

Entre la fiesta que tenían el limpiabotas y la loca declarando su victoria, y la llegada de una camarera que juraría que alguna vez salí con ella, el ambiente en la mesa se sentía suficientemente alegre como para que dejara de sentir molestia por todo lo ocurrido. Eso sí, cuando el chiquillo pidió un café expreso y especificó que fuera italiano, supe que el desgraciado tenía buen gusto en el famoso líquido que era mi vicio. – ¡Demonios, al fin alguien que sabe de café!. Quiero uno igual para mí – declaré como mi pedido apenas él terminó de hablar.

Pasó el rato mientras disfrutaba de la taza de buen café que había pedido antes. La verdad, no me molestaría tener una vida así, aunque si soy honesto, la gamba se me hacía uno de esos tipejos que se divertía demasiado coqueteando con todas las chicas y al final no se quedaba con ninguna… No era el tipo de chico que me gustara como “novio” para mi hermana menor, y es que era obvio que la tonta se babeaba por el limpiabotas, aunque no lo reconociera… Y si, era irónico que yo, con el pasado que tuve, pensara de esa manera. Pero era Natzu de quien estaba hablando, y no una chica cualquiera. Sin importar cuánto me odie, sigue siendo mi única familia en Francia y no la voy a dejar de querer jamás.

Cuando Clay les propuso lo de llevarlos a casa para que no perdieran el autobús, de inmediato me sumé yo a la conversación con un simple – En realidad, no es una mala idea. Pero el asiento de co-piloto es mío, chiquillos – con una sonrisa traviesa en los labios. Si, la sonrisa iba en parte por la frase, pero por otra porque así sabría donde vive la gamba y lo atormentaría si se atrevía a meterse con mi hermana menor…

Clay me ofreció una de sus patatas con queso, ¡y joder que estaban buenas las desgraciadas!. – Deberíamos de ofrecer unas patatas así en el bar, además de las que ya tenemos con chili. Nunca se me había ocurrido usar este tipo de queso fundido, si soy honesto… – mencioné con picardía y una media sonrisa. Siempre andábamos buscando cosas nuevas que agregar al menú del bar, que lo hicieran más atractivo e interesante para todos. Después de todo, era nuestro modo de vida fuera de los estudios universitarios… Y aunque sabía que no le agradaba demasiado el café, le ofrecí un poco del mío para que lo probara.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4196
Monedas Monedas : 27720

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.