Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Porcelain Dolls.「Private」

Ir abajo

Porcelain Dolls.「Private」

Mensaje por Killua Zoldyck el Sáb Nov 21, 2015 9:28 am

—Descuida, encontraremos tu casa —Palabras de ánimo, era lo que podía hacer además de ayudarla a regresar, o por lo menos dejarla en alguna guardería o algo. Claro que antes no saldría de allí sin las manos vacías, ya encontraría cómo esconderla mientras resolvía sus propios asuntos. Aún se preguntaba cómo es que había llegado a esos lares, pero lo mejor seria comenzar la historia por el principio.

Todo empezó cuando su familia le contacto para deshacerse de tal persona que se encontraba localizada en alguna parte del Sweet Valley y como al parecer los "villanos" no tienen mucha imaginación, por supuesto que iba a ser en los barrios en los que personas comunes prefieren evitar y con mucha razón, se respiraba peligro, era como si estuvieras con un sentimiento constante de que alguien se iba a acercar para asaltarte y vete tú a saber de qué manera y si saldrías a salvo de aquello. Claro que al ser un niño tenía que ser más cauteloso aún, no era como que querría encontrarse con una pandilla de gorilas que no se apiadarían de alguien con sólo catorce años de edad y que muy seguramente está por debajo de su estatura, ¡Rayos! Eran esa clase de cosas que le molestaba cuando se trataba de esos trabajos, pero por lo menos, en general era más rápido y sus huidas eran efectivas puesto solía poder entrar en cualquier sitio gracias a su anatomía.

Fue cuando avanzaba por arriba de los techos planos de una casa de dos pisos que vio a una niña con ropas alegres, sinceramente tuvo que echar dos vistazos, ya que a lo lejos creía que era una muñeca de esas de porcelana que estaba maldita o algo así. « Qué miedo » Divertido que esa fuera la frase que llegará a su cabeza sabiendo para lo que había venido aquí, que le sorprendiera una chiquilla debía ser una broma, de hecho, la broma era ella, ¿qué hacía allí? ¿Acaso ya traficaban con menores? ¿Se abría escapado? ¿Era la hija? Quizá una espía, o la teoría más paranoica de todas: "Que sea lo mismo que yo".

De todos modos no podía dejarla allí sin más viendo el camino que estaba tomando, además daba señales de que estaba perdida, cosa que de alguna manera era peor, ya que si ese resultaba ser el caso tendría que hacerse responsable y no estaba para ser niñera de nadie. Bajo de la casa como si de una de esas paredes para escalar se tratará, la labor era más sencilla cuando eran tan viejas y se encontraba con grietas o tubos que sobresalían. Estuvo un rato siguiéndola; detrás y tan cercas que parecía que estaban jugando, en serio, ¿cómo no se había dado cuenta aún? Miaw. ~ El intento de un sonido gatuno salió de su boca para llamar su atención, sólo por si las dudas no quería hablar aún, hacer mucho ruido no sonaba nada conveniente. Quizá había pensado que un gato le estaba siguiendo, pero en cuanto se dio de vuelta, le cubrió la boca para que no hiciera revuelo —¿Estás perdida? Puedo ayudarte, pero promete que no vas a ser escandalosa... —En un susurro y casi una amenaza, no podía ser delicado del todo en esos momentos y menos cuando era una completa desconocida en un sitio así.
avatar
Killua Zoldyck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2728
Monedas Monedas : 329

Volver arriba Ir abajo

Re: Porcelain Dolls.「Private」

Mensaje por Alessia Balistreri el Sáb Nov 28, 2015 1:50 am

Con un lindo vestido rosa pastel y su típico moño de la misma tonalidad, la pequeña alemana corre feliz por una calle cualquiera, pero para otros ojos la calle se asemeja al mismísimo infierno. ¿Qué hace una pequeña niña corriendo por esos lares? Simple, el padre de Felicia fue a visitar a un viejo amigo por lo tanto el negocio del susodicho se encontraba en las llamadas ¨Peores calles de la ciudad¨ Pero el señor Edmund Rosler no tiene en cuenta ese rumor, nada impedirá que visite a su amigo en su tienda de instrumentos musicales. Después del encuentro, la pequeña Felicia comienza a explorar de un lugar a otro en la modesta tienda, pero en ocasiones su padre le llama la atención contra cualquier acción imprudente.

— Tengo hambre. — Parsimonia se acerca a su padre para después atraer su atención con simples tirones de su saco negro, pero es inútil, inmediatamente le ordenan que debe esperar y no interrumpir a los adultos en medio de una conversación.  — Quiero jugar… — Realiza un puchero mientras cruza sus brazos y se aleja de su padre. Ahora Felicia se dirige hacia una de las ventanas del local, basta apoyarse con sus manos para observar el ambiente a través del vidrio de cristal. ¨Desolado¨ No había nada interesante que mirar afueras del local. No obstante, un pequeño felino se encontraba sentado en la acera, por ende atrajo su atención. La pequeña realiza un suave salto en su lugar y sin permiso alguno, se da el lujo de salir de la tienda.

— ¡Gatito! — Corre hasta el felino pero el animal se aleja despavorido de ella. — No corras. — Impulsiva; la pequeña se va detrás del gato hasta el punto de alejarse demasiado de la ubicación de la tienda. — Gatito, gatito, gatito. — Ella no se percata de la situación y continúa con su búsqueda.  — ¡Ya te vi! — Realizó un pequeño salto y sin perder tiempo corrió hacia el lado derecho de la próxima calle, y más tarde a la derecha, tomando un atajo de callejones desconocidos. Se detiene en seco por un momento, debía localizar al felino, pero no era posible.

— ¡Te encontré! — Entusiasmada voltea hacia sus lados tras escuchar el maullido de un gato, sin embargo todo cambia al momento de que alguien la sujeta. Felicia es devorada por el temor y en un intento de salir huyendo, procede a morder la mano del individuo. Sin embargo detiene cualquier acción próxima al escuchar las palabras ajenas. — Suéltame, suéltame. — Responde tajante. — ¿Quién eres tú? — Pregunta temerosa, después de todo no se trataba de esos malhechores de las películas.

Alessia Balistreri
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 249
Monedas Monedas : 703

Volver arriba Ir abajo

Re: Porcelain Dolls.「Private」

Mensaje por Killua Zoldyck el Sáb Nov 28, 2015 9:48 am

El hecho de que mencionara haberlo encontrado le había descolocado un poco sus pensamientos, aún así prosiguió con su rescate, sin embargo la chiquilla se atrevió a morderlo, ¡Morderlo! —¡Tsh! —Entrecerró un poco sus ojos en expresión más que de dolor, molestia. Triste fuera si no pudiera soportar algo así. Por lo menos parecía que la niña había entendido después de que le dijo tales palabras, ya que parecía más calmada —¿Yo quién soy? Tú quién eres. No pintas nada por aquí. —Aparta su mano de la boca ajena deseoso de que no cometiera una estupidez —Además, ¿qué pasa con eso de "te encontré"? ¿Me estabas buscando? —El tonó con el que empezó a hablarle fue más seco, comenzaba a desconfiar de que una de las opciones paranoicas que había formulado fuera la correcta y tuviera que deshacerse de ella, no, se supone que sólo tenía que encargarse del objetivo y ya está, no les pagaban para matar niñas random bañadas en color rosa... Aunque no seria la primera vez que lo hace por el mero capricho, por el simple desagrado que le causo la existencia de la otra persona.

Su localización no debía ser tan sencilla de visualizar. Aunque bien a simple vista, seguían en un callejón de mala muerte y todo podría pasar, incluso él hace un rato puso la mira en la chica al estar localizado desde el techo. Es que también sus colores, toda ella gritaba que la vieran, era un: ¡Mírame, aquí estoy! Hacía ver el panorama gris, Killua se vería más descolorido ya por su simple tez y cabello, también cabía destacar que el cielo estaba nublado, no tardaría mucho en caer lluvia. Aaah. ~ Y él que quería acabar con todo eso de manera efectiva. —¿Cómo llegaste hasta aquí? ¿Te enojaste con tus padres o algo? —Preguntó, algo de pesadez en sus palabras, en serio, no le interesaba ser un niñero. Igual podría decirse que ahora que ya sabía que era inofensiva podría actuar más relajado ante su presencia, quizá, de todos modos el momento que iba a llegar: la presentación oficial de ambos donde dicen sus nombres, fue abruptamente omitida cuando el peliblanco escuchó pasos a lo lejos que parecían acercarse cada vez más, automáticamente eso causo que tomara de la muñeca a la "muñeca", vaya broma y le obligase a ponerse en cuclillas.

Avanzaron en esa posición hasta unos escombros que se encontraban relativamente cercas, eran lo suficientemente amplios para que sus pequeños cuerpos pudieran ocultarse, claro que para un adulto la hazaña seria más complicada. —No hagas ningún sonido, ningún movimiento, ni siquiera respires —Tuvo que medir el tono de su voz, por supuesto que lo de respirar era una broma, no creía que se lo tomará literal, ¿verdad? Fue entonces cuando varios hombres vestidos de traje que no sólo pasaron terriblemente cercas de ellos, si no que hasta se atrevieron a quedarse allí un rato a comentar asuntos entre ellos, parecían hablar del objetivo. « ¡Bingo! » Ahora sólo quedaba ver qué hacía con su compañera.

El aroma que desprendía el tabaco de uno de los cuatro sujetos era repugnante, era una lastima que fueran tantos, la situación no estaba a su favor, sin comentar que bien estarían armados por lo menos quizá una pistola o arma blanca. Francamente deseaba que fuera la segunda por si las dudas. Mientras el asesino hacía sus propias estrategias, bien estaba olvidando lentamente el detalle de que la otra no sabría nada, incluso había soltado ya su muñeca, estaba en "libertad", era un grave error. Los sujetos ya se iban, pero fue cuando llegó, el gato original al que perseguía la chica hizo un sonido que indicaba directamente hacía los escombros donde se escondían, « Jäklar! Jäklar! Jäklar! ».
avatar
Killua Zoldyck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2728
Monedas Monedas : 329

Volver arriba Ir abajo

Re: Porcelain Dolls.「Private」

Mensaje por Alessia Balistreri el Dom Dic 20, 2015 2:41 am

Quién iba a pensar que morder a un temible rufián iba a servir, un nuevo punto se suma a las hazañas de la hermosa Felicia. Incluso, una pequeña estrella dorada merece ser decorada en su frente, después de todo, los programas acerca de princesas secuestradas y el acontecimiento vivido en el parque de la ciudad, dieron frutos. — Mi papá dice que no debo decir mi nombre a extraños. — Un paso tímido hacia atrás le entrega la oportunidad de salir corriendo de aquel jovencito, pero no lo hace. Aun así, se mantiene atenta de cualquier cosa. Sin embargo, al escuchar la pregunta del contrario no evita llevar ambas manos hacia su rostro, todo para tapar su boca. Rosler se encontraba totalmente sorprendida, y si no fuese por el cielo nublado, sería fácil ver el brillo de sus ojos que resaltarían con la luz de la luna.  

— ¡Eres el gato! — Retira sus manos para poder gritar a los cuatro vientos que aquel joven se puede transformar en un minino. ¡Lo sabía! No cualquier gato comienza a escabullirse entre contenedores de basura y de la nada, aparece un chico enfrente de ella. — ¡Sí! ¡Y te encontré en forma de niño! — Basta un leve salto en su lugar para demostrar su infantil teoría. — ¿C-cómo haces eso? — Se dirige a él con plena confianza de su descubrimiento, hasta se da el permiso de dar leves golpecitos con su dedo índice justo en el abdomen del susodicho. — Uunyuu... Eres mágico… — Examina con atención el cuerpo del ahora niño gato. — Di… ¡Miauuu! — Alzó sus brazos de forma sorpresiva por el gran acontecimiento que la esperaba.

De momento se muestra confundida por las continuas preguntas ajenas. — No. ¡Yo quería atraparte! ¿No recuerdas lindo gatito? Te encontrabas dormido en la acera, justo afuera de la tienda del amigo de papá. — Risa discreta en respuesta al cuestionamiento excesivo. Seguido, lo abraza con fuerza, si de un peluche de felpa se tratara. — Me duele. — Lo mucho que pudo decir respecto a la acción próxima, no entendía la razón de esconderse entre escombros. Incluso se vuelve a tapar la boca con sus manos, todo para cumplir la orden del chico.

Tenía muchas cosas que decir, entre ellas la más obvia de todas, no le gustaba el olor que desprendía los cigarrillos, hasta deseaba toser pero la orden del niño gato hizo que mantuviera en pie su promesa. Muda como muñequita. No obstante, no puede evitar alegrarse por el minino. — ¡Gatito! — Exclamó retirando sus manos pero al percatarse de que había roto la orden, ya era demasiado tarde, y sin olvidar que el felino terminó huyendo de la escena. Aquellos hombres se acercan a su posición, por su parte Felicia comienza sollozar por el gato que huyó que en sí, de los hombres presentes. — ¡Hombres malos! ¡Se fue el gatito! —  La pequeña deseaba un gato.

Alessia Balistreri
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 249
Monedas Monedas : 703

Volver arriba Ir abajo

Re: Porcelain Dolls.「Private」

Mensaje por Killua Zoldyck el Mar Ago 30, 2016 8:19 am

Por alguna razón no se esperaba la respuesta acerca de que no le dejaban hablar con extraños, era tan ridículo considerando la ubicación, definitivamente la niña debía ser menor que él, bueno, no es como si no lo hubiese notado de antes. Iba a preguntarle entonces cómo debería dirigirse a ella aún cuando no era esencial pero para pronto saltó con una idea salida de un mundo de colores y fantasía. —¿... El gato? —Estaba diciendo locuras, ¡¿cómo sería eso posible?! Incluso confianzudamente fue y lo tocó, menos mal que no se puso a comprobar “por qué sus orejas felinas habían desaparecido” o algo similar. —¡N-no voy a decir miaw! —Demonios, ya había elevado la voz y dicho miaw, todo al mismo tiempo, sin duda su gesto era de desaprobación y desconcierto, no iba para nada con el ambiente.

—¿Dormido en la acera? —Respondió con otra pregunta a su confirmación. De verdad creía que era aquél gato aleatorio que vio por casualidad y mira a donde la llevo a traer, al menos eso respondía una de las tantas dudas que tenía, con eso podría bastar, estaba perdida… ¿Eso significaba que en efecto sí tendría que hacerse cargo? —¿Eres idiota acaso? Obviamente no so-.... —Calló su boca por el factor del ruido ajeno y pasaron a estar en la incómoda situación de no tener más remedio que esconderse y esperar.

Afortunadamente la muñeca de porcelana había decidido hacer caso y guardar silencio, demasiado, pero en esos momentos de tensión no se estaba preguntando si acaso seguía respirando. Hubiera sido mejor que permaneciera de ese modo, volteo en reflejo a verla en cuando gritó “gatito”, era desagradable aceptar que pensaba que estaba intentando de llamarlo de una manera muy exagerada, pero no, era un gato real el que había causado que todo se viniese abajo, no podía empeorar; mal pensamiento, como era de esperar, los hombres se acercaron veloces sin darles tiempo siquiera para salir de allí, la niña sollozaba y él realmente estaba confuso de cómo debería calificar esa situación, ¿frustrante?

Los sujetos se pusieron un rato a discutir entre ellos de por qué había dos niños rondando en el área, uno pidió que salieran ambos de su escondite a lo que no quedaba más que acatar, no era como si tuvieran elección y aparte adentro no podría manejarse para poder salir corriendo. Sólo dos se habían acercado, el del cigarrillo y un sujeto bastante robusto, la otra mitad al ver que el peliblanco y la rubia no eran una amenaza comentaron irse adelantando, ¡Perfecto! Esa podría ser su oportunidad… Miró de reojo a la chica, haciéndose nuevamente a la idea de que no estaba solo, pero aún así iba a efectuarlo, de alguna manera se las iba a ingeniar. El hombre del tabaco se exaspero con los lloriqueos y pidió al albino que hiciese algo al respecto o iba a matarla, ahora tenía que abogar, tsk. —No es su culpa, después de todo ustedes son los que espantaron al gato… Además, nosotros estábamos respirando aquí antes de que llegases a contaminar el aire. —No era momento de ser temerario, sólo lo cabreo más y en el momento en que volteo a su compañero para hacer comentario mezquino acerca de los jóvenes, fue cuando Killua vio eso como una oportunidad. Sacó una navaja militar que tenía guardada y cometió un corte preciso en los tobillos de los sujetos. —¡Vamos! —La jalo una vez más pero al notar su lentitud decidió llevarla cargando en la espalda. Iba lo más rápido que podía aún cuando tenía un peso extra encima, por lo menos tenían esa ventaja de que al estar más pequeños podrían esconderse o perderse más fácil entre la multitud... Si es que lograba salir de esos callejones y encontrar la dicha.

Un camino difícil le esperó, era como poner en modo "profesional" a el vídeojuego donde aparece Solid Snake, ya estaba pensando seriamente en trasladarse usando cajas como camuflaje, pero seguro que eso sería más llamativo que ir como uno mismo, "juegos que te mienten". No se iba a dar por vencido, esto era todo un reto, aún cuando tenía a esa niña rosadita para cuidar, la cual seguía creyéndolo un gato, no pensaba discutir más aquello, quizá era menos perturbador para ella si creía que eso era un sueño y él era un tipo de gato mágico que había venido a su rescate, ¿qué era esto? ¿algún film de Ghilbi (o como se escriba)? ¡Tsk! Luego de pasar por muchos obstáculos y tener una paciencia que le costaría al menos golpear la pared por cinco horas para desestrezarse luego, lo habían conseguido. Salieron de esa peliaguda situación (por el momento), lo que le importaba era deshacerse de la niña, pero no la fue y dejo en la comisaría sin más... Sí fue hasta con la persona que vendría a ser su padre, pero nunca se presentó formalmente con él, peligro que hasta lo acusase de haber secuestrado a su pequeña, no, no, que el se piraba de todas esas cosas, ya había hecho su labor de buen ciudadano, ya que esto no era responsabilidad suya. El final provisional pintaba perfecto para contar una bonita historia, pero ése sólo había sido el final de la niña en su viaje turbio por el bajo mundo, por parte del albino, debía de volver allí.. Más le valía a esa tonta que él no volviera a saber que ella estaba rondando por allí.
avatar
Killua Zoldyck
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2728
Monedas Monedas : 329

Volver arriba Ir abajo

Re: Porcelain Dolls.「Private」

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.