Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Ir abajo

¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Jue Sep 24, 2015 3:08 am

Después de estar esperando un jodido fin de semana que ambos tuviéramos totalmente libres de trabajo en el bar, pues en verano nuestro negocio estaba totalmente lleno de clientes, finalmente durante la quincena de Septiembre encontramos un tiempo para nosotros solos. Aquel Martes a partir de la tarde nos reuniríamos en mi apartamento para entonces decidir de una buena vez que película iríamos a ver al cine. Toda la cartelera era una mierda, y terminamos eligiendo la única cosa que parecía decente, o al menos lo suficientemente asquerosa para burlarnos de ello. – Cómo ya elegimos la película, vamos en mi moto de una vez al cine – mencioné mientras cogía las llaves de casa y mi motocicleta, pero claro que la mujer de cabello castaño se quejó de inmediato de mi propuesta. – Joder, ¡pero siempre vamos en Steve a todos lados!. Ya ni puedo darte un paseo en la moto porque sacas al Steve en cara… – me quejé mientras torcía los labios y le miraba a los ojos a mi novia. Pero como siempre, tenía la forma perfecta de convencerme… – ¡Haberlo dicho antes!. Pero yo conduzco a Steve… – agregué mientras dejaba las llaves de mi vehículo sobre el mesón de la cocina, pero claro, ella no dejaría que eso ocurriera…

Salimos de mi apartamento y bajamos hasta el estacionamiento que me correspondía. Allí dejaba siempre mi moto, y también a Steve cuando Clay me venía a visitar y pasaba la noche en casa. Subimos a su coche azul y tomamos el rumbo hacia el centro comercial, el lugar en donde tenían los mejores cines de la ciudad. ¿Qué era un poco costoso para ir a ver una película que tal vez no nos interesaba?. Es cierto que sí, pero de alguna manera haría valer ese dinero invertido para pasarlo divertido con la castaña… – Oye Clay, ¿por qué tenemos que escuchar siempre la misma jodida canción?. Al menos déjame elegir una mejor – me quejé de inmediato sobre la música que había escogido mientras conducía. Siempre hacia lo mismo… Espera, ¡qué demonios dijo!... – No te atrevas a poner la canción que… – le advertí con una ceja erguida, pero fue demasiado tarde. Y para rematar, ¡empezó a cantarla!. – ¡Me cago en todo! – declaré de inmediato… Y ahora tenía que aguantar aquel show desastroso…

No tardamos demasiado en llegar a nuestro destino, después de todo, mi casa estaba bien ubicada. Menos mal que era Martes y fue súper sencillo encontrar un sitio para el coche de mi novia… Caminamos entonces directamente hasta el cine, y en poco tiempo estábamos frente a la taquilla de venta de entradas. Una chica ciertamente guapa estaba atendiendo la caja, claro que desde hace tiempo no acostumbraba a coquetear con nadie más que con Clay, un cambio muy positivo respecto a mi relación anterior… Me acerqué a la ventanilla y dije tranquilo – Hola. Quiero dos entradas para “La visita”, función de las siete y media de la noche –. Y la tía va y me guiña un ojo de repente como respuesta a mi petición. No sé porque pero sentí que tal vez moriría pronto la chica del cine…

Tomé las entradas cuando me las ofreció y le pagué con un billete de veinte euros, esperando el cambio. Tomé la única moneda que quedaba y entonces solo me fui de allí antes de que Clay le pegara un tiro o algo parecido. Sabía lo territorial que era mi novia, y no es como si yo me quedara atrás, pero era un corderito a su lado… A veces… Me acerqué a la chica guapa y le di su billete – Yo estoy pagando las entradas, pero me brindas las palomitas y un refresco, ¡eh! – mencioné con una sonrisa traviesa y divertida. – Y por cierto, te queda muy bien esa falda. Me da muchas buenas ideas… – agregué con tono pícaro y un guiño de ojo coqueto. Darle cumplidos a la castaña era divertido, y porque no, mostrar un poco de perversión seguro le encantaba también…



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Claire Black el Vie Sep 25, 2015 1:25 am

¡Finde libre para mi chico y para mí! Era casi mágico encontrar un fin de semana totalmente libre para los dos, y debíamos de aprovecharlo bien. Me preparé con una camisa de color azul cielo y una falda ni corta ni larga azul marino, solo deleite de mi chico, que le gustaba verme con falditas cuando estaba con él. Me alisé con la plancha de pelo bien las puntas de mi cabello para que se vieran perfectas y salí de casa conduciendo a mi lindo Steve. Aparqué en el aparcamiento privado del edificio de Hiroshi, ya que me dio una copia de la llave electrónica para que pudiera entrar y no andar por ahí buscando aparcamiento en la calle. Tenía esa llave y la del apartamento de Hiro, asique éramos ya totalmente una pareja más que 100% formal, porque yo hace unos meses le di una copia de la llave de mi casa para que la usara cuando Kenichi estuviera fuera. Subí en el ascensor hasta el número de piso donde vivía Hiro y pasamos unas horas los dos solos tranquilitos. Quedamos en ir al cine para disfrutar la noche juntitos con una película que en vez de miedo, parecía de película de humor mala. Con esa al menos nos reiríamos un buen rato con los viejos locos… Mencionó que fuéramos en la moto, pero yo me negué.

- ¿Cómo que en tu moto? Vamos en Steve -Él se quejó y yo me quejé de vuelta- ¡Pero en tu moto me despeino, en Steve vamos más cómodos! Ah… ya sé, no quieres hacer lo que te prometí el otro día por móvil eh… -Y con eso último ya lo convencí, aunque me pidió conducirlo él- No, pero quizá a la vuelta si te deje hacerlo.

Bese a mi chico hermoso y bajamos a montarnos en mi coche para ir al centro comercial. Cuando me puse el cinturón y arranqué, busqué una canción en especial que ponía si me encontraba de buen humor. Comencé a cantarla toda emocionada mientras conducía tranquilamente, pues como era fin de semana había más tráfico que por ejemplo un día en horario laboral.

- Wake me up before you go-go, don't leave me hanging on like a yo-yo, wake me up before you go-go I don't want to miss it when you hit that high~ Wake me up before you g…-Y va y me dice que porqué teníamos que escuchar esta canción. Nadie se metía con las canciones de mi coche. Nadie. – Ok la cambiaré mi vida, te pondré una que te 'gusta' mucho –Mientras estábamos parados en un semáforo en rojo, busqué una canción que Hiro odiaba, mientras reía traviesa. Con tan solo escuchar la primera nota de la canción, mi novio se quejó de inmediato y yo reía y cantaba como loquilla- Shut up and sleep with me come on, why don't you sleep with me, shut up and sleep with me come on, aha and sleep with me~

Reí por un buen rato de la reacción de mi Huskyto y cambié a una canción que nos gustaba mucho a los dos. Al llegar aparqué en un buen sitio y al bajar cogi mi bolso del asiento de atrás y cerré con el mando eléctrico. Tomé el brazo izquierdo de Hiro para caminar juntos y fuimos hasta la taquilla para pedir nuestras entradas, que pagó mi chico. No pude evitar notar que la perra de las entradas le guiñó el ojo y le sonrió a mi novio viendo que yo estaba con él agarrada de su brazo. Tampoco pude evitar fijarme en que la tipa de la pareja de atrás nos estaba mirando con cierto odio que no entendí, pero bueno, será porque era una malfollada o algo. Dejé de ponerle atención, pues no se la merecía. Justo cuando nos dio las entradas y la zorra me miró, con mi mano libre hice un gesto con los dedos como si fuera una pistola y susurré un ‘pum’. Se le quitó la sonrisa de la cara a la desgraciada. En fin, fuera de eso caminamos hacia dentro para pedir nuestras palomitas. Comenzó a hablar de lo que le gustaba mi falda, yo sonreí satisfecha. Nos pusimos a la cola, había bastantes familias asique tardaría un poco en llegar nuestro turno.

- Me puse faldita a propósito, así hago que tu imaginación fluya por un buen rato con ideas de como meterme mano sin que se den cuenta, pervertido –solté una ligera risita pícara y luego miré los tamaños de palomitas y refrescos- Vale, yo invito. Mm… creo que pediré todo en tamaño grande, que luego nos quedamos sin palomitas y sin refresco en menos de la mitad de la película y no tiene gracia… Me las pediré con caramelo de colores, aquí ponen mucho y están muy ricas, y un refresco Sprite para acompañar ¿Y tú?

Comentamos varias cosas y sentí unos ojos en la nuca, giré mi cabeza y ahí estaba la tipa difícil de ver de la cola de las entradas, mirándome con odio… ¿Y tal vez envidia? ¿Conocería a Hiro? Por cómo nos miraba no me extrañaba que eso fuera así, dado su pasado de tipas fáciles… y esa parecía que con una copa ya la tenías en el bote. Pues se iba a enterar de quien era ahora la única mujer de Hiroshi Anzai. En vez de mantenerme al lado de mi novio tomándole del brazo, me puse frente a mi chico, pasándole los brazos por el cuello, acariciando su cabello.

- Cariño... ¿Sabes qué?-Le di un breve beso. Me separé solo un poco de sus labios para seguir hablándole- Quizá en algún momento de la película si nos aburrimos te deje averiguar una cosa...-Le di otro beso, pero esta vez más sensual y lento-... Por ejemplo, qué tipo de ropa interior llevo debajo de la falda que tanto te ha gustado... -Un lento pero apasionado beso nació de nuestro momento coqueto- ¿Te gustaría?

Su respuesta me hizo sonreír justo antes de seguir con el baile suave y lento de sus labios con los míos. Que me importaba que la gente se quedara mirando ante nuestra muestra de amor. Yo era feliz besándome con mi novio en público. De cualquier forma siempre había asquerosos o envidiosos que nos miraban mal. La tipa difícil de ver carraspeó para interrumpirnos, pero solo logró que nuestras lenguas se unieran a nuestros besos lentos. Me pegué más a Hiro y baje las manos, una hasta su abdomen marcado y la otra a su lindo traseros para que quedara más que claro que era mi hombre, y que si quería le iba a comer la boquita y tocarle el trasero allí mismo. Reí pícaramente ante su comentario sobre mi última acción y le fui a dar un besitos, fue la envidiosa de atrás nos paró, dándole a Hiro en el hombro ante la atenta mirada de su novio o lo que fuera el chico que estaba a su lado. Eso no me gustó nada.  

- ¡Hiroshi Anzai nos volvemos a encontrar después de años! ¿Te acuerdas de mi? Vaya ¿Vaya, con una nueva chica de usar y tirar? Das mucho asco...  

Eso ya confirmó mis sospechas. La miré con asco por dirigirse hacia nosotros así. Yo ya le dije a Hiro que no quería saber quiénes eran las furcias facilonas con las que se había liado en el pasado ni quería saber absolutamente nada de lo que habían hecho, pues no me agradaba en absoluto el tema, lo que importaba era nuestro presente. Asique miré hacia adelante para no ver su cara fea ni un segundo más. Una pareja con su hijo de unos seis años pedían palomitas y refrescos para ver la película, asique nos tocaría en poco tiempo. Para incentivar la rapidez con la que él mandaría a la mierda a la virulosa esa, dije en voz alta para que me escucharan mi novio, la asquerosa esa y su acompañante. Le dediqué una sonrisa con socarronería a la buscona repulsiva que se atrevió a tocarle el hombro a Hiro y por último miré a mi chico.  

- Cariño, si haces que se vaya de aquí la fulana repugnante con el ego hundido en menos de 60 segundos solo con palabras y sin moverte de aquí, te prometo que hoy te haré eso que tanto te gusta, con matrícula de honor ¿Quieres que te refresque la memoria...?

Me acerqué a su oído y le susurré eso que le volvía loco con todo lujo de detalles, con tono sensual. Después de eso le mordisqueé el lóbulo de la oreja y le empecé a dar besos por el cuello para animarle a echarla más rápido de aquí, junto al individuo que la acompañaba.

ropa:




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65183

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Dom Oct 11, 2015 11:53 pm

¡Por un demonio! ¡Si que me conocía bien mi novia!. Así que la faldita me daba libre albedrio para encontrar una manera de meterle mano en medio de la película, y agradecido estaba por ello… – ¡Demonios!, ¿¡por qué eres tan perfecta!? – le respondí mientras le daba un beso sensual en el cuello. Mi perversión no tenía límites, y ella era feliz conmigo a pesar de ello… Pensé un poco acerca del pedido que haría, aunque al final me decidí por la clásica combinación que adoraba mucho – Creo que yo pediré palomitas con mantequilla y un refresco de naranja, tamaño grande por supuesto… Eso sí, a media película te robaré unas palomitas dulces de tu envase grande – lo último lo mencioné con una sonrisa traviesa mientras miraba esos hermosos ojos cafés que me derretían el alma.

Mientras esperábamos nuestro turno, Clay repentinamente se puso cariñosa y rodeó con sus brazos mi cuello, cosa que adoraba mucho de ella. De inmediato mis manos fueron a su cintura, tomándola con firmeza y acercándola un poco más a mi cuerpo. Y entre un par de deliciosos besos, me propuso algo que me interesó muchísimo, la idea de jugar un poco entre nosotros durante la función cinematográfica que estábamos a punto de ver. – ¿Qué si me gustaría, dices? – le susurré sonriendo con coquetería, para luego rodear su cintura con mi brazo derecho mientras mi mano izquierda empezaba a acariciar su espalda sensual y dulcemente. – Me encanta la idea, Gatita. Incluso, creo que podría hacer que tengas tanta diversión como yo si nos aburrimos de la película – respondí en tono sensual, guiñándole un ojo coqueto y cómplice justo al terminar.

Un beso apasionado dio a lugar allí mismo, empezando suave y lento para luego aumentar en intensidad y pasión poco después. Me importaba una mierda que pensaran de nosotros los demás, tan solo la felicidad que sentíamos era relevante, y nada más. Y justo en eso la mano de mi novia fue a mi trasero, uno de sus lugares favoritos cuando quería que las cosas se pusieran más interesantes. – Yo sé que te gusta mucho, y es todo tuyo. Pero recuerda que hay niños presentes… Aunque a mí no me molesta, Gatita – mencioné con una sonrisa pícara, haciendo mención del único infante en la fila, y la razón por la que no estaba con una mano debajo de la falda de mi novia en ese instante. Algunos besos más, y culminamos esa sección divertida…

Pero siempre había alguien que quería joder la diversión, y en este caso una chica pendeja que decidió tocar mi hombro y decirme no se qué carajo. La verdad es que no le puse mucha atención luego de no reconocerla… – Mira, no sé quien carajo eres, pero no me interrumpas cuando estoy con mi novia, ¿si?. Buena charla… – fue todo lo que le dije mientras regresaba a mirar a la hermosa castaña que todavía estaba en mis brazos. Pero obvio que la pendeja no se callaría pronto… – ¿¡Cómo no te puedes acordar de mí!?. Soy Susan, y me dijiste que me llamarías después de nuestra cita… – se quejó conmigo de inmediato, como fuera tan importante para que yo la tuviera que recordar. Pero honestamente, casi ninguna de las mujeres con las que salí en época de Don Juan valía la pena mantener en mis recuerdos…

Claro que en ese momento la Gatita estaba juguetona y me propuso algo que sin lugar a dudas era la mejor idea del mundo. De solo escucharlo de su boquita sensual no pude evitar emocionarme y sonreír como un tonto ante ello. Y además un poco de incentivo adicional con ese mordisquito en el lóbulo y los besos en el cuello… – Gatita, no me estás engañando esta vez, ¿no? – pregunté para asegurarme de que no estaba jugando con mis sentimientos, y respondió que era en serio y pasaron cinco segundos ya. ¡Mierda!

Intenté concentrarme todo lo que pude en la cara de la tía putona, aunque los besos ardientes en el cuello mantenían mi nivel de atención en ellos, y entonces solté implacable – Mira tía, si bien fui importante en tu vida, la verdad es que debiste ser un polvo de una sola noche para mí, porque ni me acuerdo tuyo. De hecho, tuviste que ser uno bien malo, porque ni tu cara me suena… –. Una vez más se quejó de mi, pero esta vez la detuve y me dirigí al tío que estaba junto con ella – Hombre, te daré un consejo: Si quieres follártela esta noche, solo invítale una copa de vino, que seguro se le aflojan las bragas. Tiene cara de aguantar poco el alcohol –  mencioné con una sonrisa ladina. Después de ese último comentario, la loca gruñó y tomó la mano del tipo que le acompañaba. Supongo que se había cansado de escucharme… Aunque bien que me reí cuando el chico literalmente le invitó a dejar el cine e ir a un bar…

–  Listo, ¡antes de los sesenta segundos!. Así que reclamaré mi premio más tarde – mencioné victorioso con una sonrisa satisfecha en los labios, dándole un beso suave a mi hermosa castaña mientras le abrazaba… ¿Pero qué demonios dijo? – ¿¡Qué demonios!?. ¡Esos no fueron sesenta y un segundos ni de broma! – me quejé de inmediato, y ella agregó que estaba en lo correcto, que eran sesenta y dos. – ¡No me jodas, Claire! ¡Sabes que lo hice a tiempo! ¡Me lo debes, eh! – agregué haciendo una mueca con la boca en clara señal de cuestionamiento. ¡No podía negar mi éxito rotundo!

Ropa de Hiro:



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Claire Black el Miér Oct 21, 2015 11:54 am

El incrédulo de mi chico casi no se creía lo que le dije al oído, pues una vez aunque le prometí lo mismo y no lo hice... Pero fue porque cuando volvimos a su casa estaba super cansada y para llevar a cabo ese acto que tanto le encantaba y descubrimos entre los dos se necesita tener energía física excelente. Al final cuando toqué la cama acabé al segundo dormida profundamente. Era lo bueno de que Hiro viviera solo, podía quedarme a dormir allí siempre que quisiera. Adoraba que al despertar por las mañanas pudiera verlo dormido a mi lado con carita de ángel, también cuando me levantaba tomar una de sus camisetas que me venían grandes y preparar el desayuno con esa prenda puesta. Quizá por su olor era por lo que me gustaban tanto...

- Cariño, es en serio. Y por cierto, ya han pasado cinco minutos. ¡Tic tac!

Aquella sucia basura que solo era las sobras de los hombres se atrevía a hablarle así con tantas confíanzas a mi chico... Si yo fuera una persona violenta ya le hubiera partido la cara por tal descaro. Pero no haría falta, Hiro podía encargarse de ese asunto y la verdad tampoco quería escuchar ningún detalle que tenían que ver con su pasado. Puse toda mi atención en su cuello, contando mentalmente los segundos y por cada uno le daba un beso en el cuello. Muy pronto y superando el reto de los sesenta segundos la tipeja abandonó el cine. Me abrazó victorioso y me dio un breve beso.

- En total hiciste sesenta y un segundos, Huskyto. -Mentí para torturarle un poquito. Y funcionó mi conejitos cometido, pues se quejó de inmediato- Tienes razón, te mentí. Hiciste sesenta y dos segundos.

Reí divertida cuando montó rabieta por mi pequeña travesura, y le abracé sonriendo, robándole un beso lento y sensual dándole a entender que eso era solo un adelanto de lo que sería esta noche, pues a veces las palabras no hacían falta para entendernos el uno al otro. Escuché un carraspeo y un "Siguiente, por favor". Dejé los labios de Hiro para prestarle atención a la dependienta.

- Buenas, quisiera unas palomitas con mantequilla y unas palomitas dulces de colores, ambas del tamaño más grande que tengas. Para beber un refresco de cola y un sprite, también en tamaño grande, por favor.

La muchacha atendió mi orden y yo saqué de mi monedero el importe de las cuatro cosas. Volví a meter mi billetera en mi bolso y puso las palomitas y las bebidas en el mostrador. El paquete era gigante, estaban calentitas recién hechas y el caramelo de colores se esparcía deliciosamente por todas ellas. La boca se me hizo agua al ver eso y me comí un par de ellas. Con mucho cuidado de que no se cayera al suelo ninguna, cogí con una mano el paquete de palomitas y el refresco con la otra.

- A ver... si no recuerdo mal era la sala uno y las butacas ocho y siete de la fila seis.

Fuimos para allá y al entrar en la sala la gente ya estaba posicionándose en sus respectivas butacas. Buscamos las nuestras y al encontrar la fila pasamos nos sentamos. Dejé el refresco en el agujero para meterlos que se encontraba en todas las butacas y el cartucho de palomitas en mis rodillas. No pude evitar coger varias y comerlas automáticamente después de sentarme, y después de eso le ofrecí a mi chico para que las probara. Al poco las luces de la sala se apagaron para dar paso a los trailers, le di un breve beso en los labios a mi sensual novio y seguí comiendo palomitas con gula. Ñam.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65183

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Sáb Oct 24, 2015 10:16 pm

Carajo, ahora se reía a costilla mía después de hacerme rabiar con su broma de mal gusto. ¡Eso era inconcebible!. Si no fuera porque luego me recompensó con un beso apasionado, que básicamente era un indicativo de que al final había cumplido mi cometido, hubiese continuado cabreado el resto del día… Claro que la tía que atendía tuvo que interrumpirnos, pero no importaba demasiado si luego continuaría aquel juego interesante entre ambos. Dejé que mi novia hiciera nuestro pedido, aunque al terminar de hablarla a la empleada, me acerqué por la espalda y la abracé por la cintura, acercando mi boca a su oreja para susurrarle pícaramente – Espero no te olvides de tu promesa… Tenemos mi apartamento a nuestro servicio –. Para provocarle un poco, le mordisqueé un poco el lóbulo de forma sensual. Era mi venganza por hacerme rabiar, porque pararía después de algunos segundos y la dejaría sin ese placer por un rato…

Para ese momento apareció la encargada con las palomitas, y solté a la castaña para tomar el envase de palomitas con mantequilla, cogiendo algunas entre los dedos para llevarlas a mi boca. Ni siquiera las había pagado mi Gatita y ya estaba encima del entremés adictivo… Por suerte todo terminó sin problema alguno y en poco tiempo nos dieron nuestros refrescos y el vuelto, por lo que nos dirigimos hacia la sala de cine que nos correspondía. Con el vaso en una mano y las palomitas en el otro, seguí a Clay hacia el lugar en donde creía que era la película. – No sé cómo demonios te acuerdas de tal detalle… Mi cabeza todavía está rondando con la idea de lo que vamos a hacer luego – mencioné con picardía y alegría mientras entrabamos a la sala en busca de nuestros asientos.

Los encontramos en poco tiempo y nos sentamos. Acomodé de inmediato el refresco en la ranura disponible, y coloqué las palomitas en mis piernas, empezando así la maratón de comer aquel delicioso alimento un segundo después. Tan solo me paré para comer de las palomitas dulces de Clay y para recibir el beso de parte de mi novia, de resto estaba devorando los granos de maíz explotados. – Oh, ya empiezan los trailers – declaré con voz un poco más bajo de lo normal para mí, lo que se clasificaría como “normal” en otras personas… Pasaron el trailer de una película en donde unos chiquillos vestidos como maricos andaban por allí muy tranquilos, cuando de pronto entraron a un club de striptease y se encuentran a una bailarina zombie… – ¡Pero qué demonios! – me quejé de inmediato al ver eso, y por supuesto que se trataba de una comedia de “terror”, esas mierdas que hacen ahora para ganar dinero de los tontos… – ¡Qué demonios! ¡El gato era zombie! – segunda queja en un minuto. Y cuando por fin iba a terminar todo, hacen un chiste de tetas zombies… Y de pronto siento un par de manos cubriéndome los ojos para que no viera nada – ¡Qué carajo! – exclamé a la culpable, solo para escuchar la voz de mi novia de vuelta.

Cuando todo terminó el espectáculo, quitó sus manos y mi mirada fue directamente a su rostro. – ¡Carajo, era lo único bueno del trailer! ¡Y me lo perdí! – le dije de inmediato. Y poco después mostraron el siguiente corto de promoción, el cual se trataba de una película de mierda de la que no entendí un carajo… ¡El perro era su hermano! ¡Tenía que conquistar a alguien en 44 días! ¡Quería ser una langosta! ¿¡Qué carajo estaba viendo!?. – ¿¡Pero qué mierda es esa!? – grité sin pensarlo demasiado, provocando que buena parte de los presentes me mandara a callar con el típico “shhh”. – Que mal gusto tiene esta gente, por un demonio – le señalé a mi novia hermosa.

Y justo empezaba el siguiente trailer cuando de repente siento una patada en el espaldar de mi asiento. Al principio lo ignoré para continuar viendo la pantalla grande, pero a la segunda vez supe que no había sido un accidente, sino una acción premeditada de un hijo de puta, cosa que de inmediato me hizo girar con mirada asesina y decir furioso – ¡Qué mierda te pasa! ¿¡Quieres que te reviente la cara a puñetazos!? –, y para cuando me di cuenta de quien carajo era, se trataba de la desgraciada que no recordé antes… ¡Mierda! ¡No se había ido! ¡¡¡Ahora me quedo sin el trato especial!!!. – Carajo, ¿no te habías ido con el rabo entre las piernas, puta barata? – me quejé de inmediato, ganándome otro regaño de las personas que me chistaban. – ¡Eres un atrevido, Hiroshi Anzai!. Deberías sentir vergüenza… – me dijo la muy desgraciada. Como me quede sin mi premio, me tendrán que llevar preso, ¡¡¡porque la MATO!!!



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Claire Black el Mar Oct 27, 2015 9:09 pm

¿Sabéis el típico desgraciado que mientras estás viendo una película en el cine se pone a molestar hablando, gritando o riendo? ¿Si? Bueno, pues la mayoría de las veces era mi novio. Estaba más pendiente de como mi novio clamaba su típico "¿Qué demonios?" cuando veía algo fuera de lo normal en los trailers, que en verlos. Comía sin parar palomitas dulces visualizando la película malisima de zombies en la pantalla grande hasta que salieron una zombie con pechos exageradamente grandes y podridos. Saqué la mano que tenía dentro delcartón gigante de palomitas y se la puse frente a los ojos a Hiro para que no los viera. ¡Y se atreve a decir que las tetas eran lo mejor del trailer!

- ¡No es lo mejor, es una cochinada! además, solo puedes mirar los mios. Si vuelves a mirar los de otra y dices que es lo mejor... Ya vas a ver ¡y me da igual que sean los pechos de una modelo explosiva eh!

Le regañé pero seguí comiendo palomitas despreocupada mientras mi chico comenzó a gritar de nuevo insultando una película de nosequé de una langosta y un perro. La gente a pedió que se callara, como era natural. Pero su siguiente alarido no fue por el siguiente trailer, sino porque la putona había vuelto. No me lo puedo creer... ¿Aún sigue la puta esta aquí? Rodé los ojos sin volver la cabeza para no tener que mirar su cara de adefesio. ¿Cómo pudo tirarse a esa? Uugh... Por eso entre otras cosas no quería saber nada de las mujeres con las que se acostó hace años.

- Creo que da más repugnancia esa tía que las tetas podridas de la zombie del trailer...-Se ve que me escuchó, porque mi esta vez fue mi asiento el que rebotó por una patada recibida de esa furcia. Toqué el hombro de mi novio para llamar su atención- Mírame.

Sonreí cuando puso sus ojos en mi. Le robé un pequeño beso tierno. Otra patada a mi asiento... Bueno, si tanto le molestaba que besara a MI novio se iba a enterar esa ramera de quién era dueña de Hiroshi Anzai. Para restregarselo más en la cara me levanté dejando mi paquete de palomitas en mi asiento y le quité el suyo, poniéndolo al lado del mio. Me senté en sus rodillas abierta de piernas, poniéndolas en los costados exteriores de las suyas. Junté mi frente contra la suya poniendo las manos en sus hombros.

- Si quieres tener lo que te prometí ahí afuera tienes que convencerme con un delicioso beso ahora mismo, Huskyto... Si te apetece puedes usar tus manos para ayudarte a que te apruebe con mejor nota...

Nos besamos lento pero placentero, recorriendo la boca del otro hasta que bajé las manos hasta su torso pausando mis dedos pulgar e índice de la mano derecha en el primer botón de su camisa como si fuera a desabrocharlo de un momento a otro. Ya nos daba todo igual, cine o no cine y se desató nuestra pasión con un beso tan apasionado que casi me quita la respiración. Solté un gemidito suave y sensual para que me escuchara esa escoria que teníamos sentada atrás. Me cago en todo, hasta logró excitarme un poco. Por desgracia tendría que aguantar hasta más de noventa y cuatro minutos a que acabara la película y regresaramos a casa para tenerlo de nuevo entre las piernas... Me separé de sus labios y me acerqué a su oido izquierdo para provocarle. Pero no fue un susurro, sino que lo dije en tono normal para que pudieran escucharme las personas más cercanas. Mi tono de voz sonó demasiado sensual, tocando lo erótico.

- Estás tan aprobado que si pudiéramos te dejaría que me lo hicieras aquí mismo... Por desgracia aunque nos fueramos a la última fila nos pillarían porque como sabes... Me complace que hagas que grite tu nombre entre gemidos desesperados.

Acabé la frase y miré hacia atrás. Todos los de esa fila estaban con la boca abierta mirándonos. Incluso me di cuenta que el tipo que acompañaba a la fulana se quitó la chaqueta disimuladamente y se la puso en las rodillas... Creo que me pasé con el erotismo. Por la mirada de mi chico y su respuesta supe que no ibamos a ir a ningún sitio cercano a cenar después de salir del cine. Ibamos a ir directos a casa... O si la calentura nos traicionaba quizá y hasta nos quedamos en el asiento trasero de mi coche un rato...

Escuché por las filas mucho más alante alguien decir "¡¡Los que quieren follar por allí atrás, vayanse a un jodido hotel!!" Entre risas por la sugerencia me levanté, le entregué sus palomitas a Hiro y cogí las mías, sentándome en mi butaca con las palomitas en las rodillas. De pronto escuché justo detrás de nosotros que alguien se peleaba con la asquerosa y si acompañante por una simple razón... Le robaron los asientos. Ya decía yo que era demasiada casualidad que justo les tocó ahí. Con mucho trabajo lograron que se fueran de allí al enseñarlea sus entradas como prueba de que les quitaron, su asiento. Tuvieron que irse a otro lado. Me reí suave por la pillada que tuvieron esos dos imbéciles, ya podíamos ver la película tranquilamente sin interrupciones. Ya se acabaron los trailers y comenzó la peli, volviendo así a comer las palomitas dulces.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65183

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Dom Nov 15, 2015 9:17 pm

¿¡Pero qué mierda se cree esta puta barata!? ¡¡Nadie le patea el asiento a mi novia!!. Estaba a punto de levantarme y darle un solo puñetazo en la cara, cuando sentí la mano de Clay tocar mi hombro, y su voz hizo que dejara de concentrarme en la mujerzuela para centrar la vista totalmente en ella. La sonrisa que me regaló y el tierno beso en los labios fueron suficientes para calmar completamente mi alma en llamas, aunque la desgraciada que teníamos en el fondo intentaba repetidamente hacerme cabrear… Y solo sentí cuando me quitaron mi envase de cartón con las palomitas, y el preciso momento en que la hermosa castaña se sentó en mis piernas de manera sensual… Espera, ¿dijo que podía convencerla para que cumpliera su palabra?. ¡Demonios, lo haré con todo el placer del mundo!

Sonreí pícaramente, y de inmediato respondí a su petición con suma confianza – Te convenceré indudablemente, Gatita –. Y empezamos un beso lento, que iba ganando pasión con cada segundo que los labios rozaban con su contraparte, y al sentir sus manos cerca de los botones de mi camisa, mis brazos fueron directamente a su espalda, regalando caricias con los dedos y apretando su cuerpo al mío mientras las lenguas ofrecían el placer emocionante de la lujuria. Una mano traviesa fue debajo de su falda y terminó acariciando suavemente ese hermoso trasero que tanto me encanta. Y cuando todo indicaba que iba a terminar explosivamente, la castaña se detuvo y me soltó aquel comentario que me hizo sonreír de oreja a oreja de inmediato. – Te prometo que la espera valdrá la pena, y nos divertiremos mucho tú y yo – declaré alegremente, para luego mordisquear un poco su oreja como preámbulo anticipado a mis acciones futuras.

En eso escuché a un tío gritar más abajo que nos fuéramos a un hotel a follar, o algo así, pero obviamente le hice ver la realidad que tenía – ¡Estás envidioso porque solo tienes a Manuela para la ducha fría, hijo de puta! – respondí riendo de lo lindo con el “forever alone” que hizo el comentario. Clay volvió a su asiento, para mi desagrado personal, entregándome mis palomitas con mantequilla de vuelta… Claro que poco después escuché detrás de nosotros que la puta barata se había robado los asientos en donde estuvo pateándonos desde hace rato. – Al fin se irán las polillas que me molestaban… – comenté mientras comía mi entremés y observaba como se largaban los dos idiotas que casi me fastidiaron la felicidad. Además de todo, finalmente la jodida película empezó…

El largometraje comenzó con un par de chiquillos que iban a ir con sus abuelos, que vivían en no sé donde carajo, mientras la madre se iba de fiesta y a chingar con su novio en un crucero. – Debe ser genial tener un viaje en crucero, ¿no lo crees Gatita? – le dije a la castaña guapa mientras le acariciaba suavemente el muslo descubierto. Por supuesto que ella sabía por dónde venía el asunto, así que no hubo necesidad de lanzar más insinuaciones. Me robé entonces un par de sus palomitas dulces, y continué escuchando el desastre que estaban haciendo en la película… ¿Cómo carajo la tía manda a sus hijos con sus padres cuando ni siquiera les habla por quince años?. Obvio que los chiquillos no saben ni mierda de sus abuelos, pero seguro los viejos están todos zafados y más locos que el puto de mi progenitor… – Espera, si los niños estos no saben quiénes son los padres de su madre, ¿cómo mierda saben que son ellos? – pregunté a Clay en tono curioso, aunque me imaginaba ahora que todo el desastre empezaría por allí…

Va, los niños tontos se van con quienes supuestamente eran sus abuelos y ahora se los llevan a una granja en medio de la nada… ¿Por qué me suena que los chiquillos tendrán una situación jodida estando tan aislados?. – Clay, ¿qué te apuestas a que sus abuelos no son sus abuelos?. Seguro son extraterrestres, están poseídos, o algo así… – le dije a mi novia de forma muy normal, lo que obviamente me ganó un nuevo “shhh” de algún imbécil de la sala. Claro que, me daba lo mismo que carajo opinaran los idiotas… Los viejos le dieron un tour a los chiquillos, y en ese momento aburrido de la película aproveché para darle un par de besos sensuales en el cuello a mi novia…

Referencia:



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Claire Black el Dom Nov 29, 2015 1:22 pm

Una madre que manda a sus hijos con sus abuelos que ni siquiera han visto ni una vez. La razón era porque se iban de crucero, y no tuvieron ni ganas de pagar dos pasajes más para sus hijos. Cuando van a la granja de sus abuelos alejada de la mano de dios. Se inventaron una excusa de que había humo tóxico en el sótano y que no bajaran... Pff ¿Quién se creía eso? Llegó la noche y la chica mayor sale del cuarto porque no tiene ganas de dormir y se encuentra a la vieja vomitando en el salón. Al día siguiente y después de varias escenas el chico encuentra en el granero muchos pañales con caca... Del viejo, que tiene incontinencia. En momento estaba bebiendo, puse cara de asco dejando por un momento de beber de mi refresco. Luego hay una escena de los niños hablando por Skype con su madre. Entre tanto mi chico estaba muy cariñoso conmigo, y por eso era el único por lo que me quedaba en la sala.

- Ciertamente lo del crucero suena interesante... -Respondí su insinuación dejando que el castaño me metiera mano, hablando en todo momento en voz baja - ¿Qué mierda estoy viendo...? -Dije sin poder creerme esa gilipollez de película- ¿Me están diciendo que unos niños de avanzada edad no conocen a sus abuelos, tienen cosas tóxicas en el sótano y encima son unos ratitos que dejan pañales sucios en el granero? ¿Llega el wifi a una granja remota? Menudo milagro...

Le robé un puñado de palomitas a Hiro y después seguía con las mias mirando la porquería de película. Devorabamos palomitas como, si no hubiera un mañana, no lo podíamos evitar. No podía creer la sarta de tonterías que había una detras de otra. En las partes más aburridas, como las de que visitan la casa unos tipos de un hospital buscando a los viejos, en vez de prestar atención a la pantalla grande, mi novio aprovechaba para besar mis labios y yo le dejaba gustosa con la condición de no ponernos muy apasionados pues no quería molestar a nadie más. Ya estaba deseando que termina esa bazofia.

- Al final vas a tener razón y no son en verdad sus abuelos... -Y justo eso pasó, no eran sus abuelos, eran unos locos que cagaban en pañales, vomitivan, corrian por las paredes, reían como locos en una necesita y muchas paranoias más... Y encima parecía que hicieron que la tipa del hospital de colgara en un árbol- Esto cada vez es más subrrealista, pero no surrealista bien, sino surrealista pésimo.

Acabé mis palomitas y dejé el cartón que las contenía en el suelo. Bebí refresco y después de esto aproveché mi mano libre para acariciar la pierna de Hiro, concretamente por la parte del muslo... Sonreí por la travesura y aunque la película era una caca pinchada en un palo, esos momentos en pareja eran los más bonitos y que recordaría con mucho gusto.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65183

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Sáb Dic 05, 2015 4:06 pm

Al final, la hermosa castaña tuvo los mismos cuestionamientos acerca de la ridícula trama que estábamos presenciando, especialmente al momento de ver que los viejos “extraterrestres” tenían pañales de adulto llenos de mierda en el cobertizo alejado de la casa. ¿Pero qué demonios es esta bazofia?... Empezaba a arrepentirme por haber pagado para ver esta porquería de película, y ni siquiera habíamos pasado la mitad del tiempo que decía que duraba… ¡Me cago en todo y su puta madre!

Al final encontramos nuestro entretenimiento entre besos divertidos que nos dábamos cada momento que el largometraje se ponía extremadamente aburrido, aunque por supuesto que nos ganábamos las miradas de varios de los presentes justamente por no ponerle atención a la desgraciada película. Pero, ¿quién carajo en su sano juicio quiere ver esa basura para empezar?. Al menos Clay y yo nos estábamos divirtiendo de otra manera… O al menos lo hacíamos hasta que la jodida pantalla distrajo a mi novia con viejos de manicomio corriendo por las paredes como putas ardillas, vomitando como si estuviesen poseídos, y cagando en pañales porque lo encontraban divertido. – ¡Te lo dije!. Es tan predecible que hasta un niño de siete años lo veía venir… ¿Acaso el director cree que somos idiotas o que mierda? – me quejé en un tono de voz bastante potente, lo que hizo que de nuevo alguien intentara chistarme para que me callara. Igual ignoré al desgraciado, por su propio bien…

Acabé mis palomitas, y dejé el cartón vacio en el asiento junto al mío, pues estaba libre y nadie se quejaría por ello. Justo durante la escena en la que la anciana desquiciada anda haciendo un número de Chucky, el muñeco diabólico, sentí la mano de Clay tocar mi muslo. Adoraba esas insinuaciones de parte de la hermosa castaña, y si por mí fuera, me la estuviera comiendo en pleno cine de estar más solos… De hecho, ¿qué carajo estamos haciendo aquí?

Entonces, literalmente todo se fue al carajo cuando los chiquillos descubrieron los cadáveres de sus verdaderos abuelos, y de allí, la película fue todo un puto asco: La vieja golpeó a la chica en el espejo para estrangularla mientras le vomitaba encima, el viejo se llevó al chico a no sé donde carajo para embarrarle los pañales llenos de mierda en la cara, los putos padres y la jodida policía llegaron tan tarde que los niños idiotas mataron a los viejos…

– ¿¡Pero qué clase de mierda es esta!? ¡¡Es la puta película más horrible que he visto en mi vida!! ¡A ese director tienen que amarrarlo por una pierna, y meterlo en aceite hirviendo para que sufra lo mismo que nosotros! ¡Mi jodido dinero es mejor gastado en un alcohólico y un fumador que en esta bazofia! – me había levantado todo cabreado de mi asiento solo para decir todo aquello en voz alta, incluso evitando que la sala escuchara la basura de dialogo que ocurría en la secuencia final, y creando un caos porque todos empezaron a gritar también como consecuencia de ello. Y no solo a mí, sino que otros también se unieron en la queja general que había hecho, por lo que la sala estaba dividida en dos bandos que empezaron a lanzarse cosas unos a los otros. Me agaché para evitar ser golpeado por algún objeto, y solo miré a Clay diciéndole con cierta preocupación – Creo que mejor nos vamos, Gatita. No quiero que te peguen con algo, o mataré a alguien hoy –

Poco a poco nos acercamos a las escaleras, y solo empezamos a bajar cuando los encargados del cine llegaron para intentar calmar la situación. Por desgracia, no fueron para nada efectivos. De hecho, apenas aparecieron se convirtieron en blancos fáciles para los que seguían tirando cosas en la sala. Nos escabullimos con otras personas que también huyeron, y tras salir por la puerta nos tranquilizamos finalmente. – A veces la gente es demasiado salvaje, ¿no te parece, sensual? – mencioné con tono divertido y una sonrisa traviesa. Había iniciado una revuelta y me sentía orgulloso de ello…



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Claire Black el Mar Dic 08, 2015 11:13 am

Ya que había pagado, quería ver la peli hasta el final aunque fuera una porquería. Seguro que luego nos reiriamos comentandola... Pero mi chico no pensaba lo mismo. En vez de ver la pantalla grande prefería gritar su opinión como energúmeno. Alguno se iba a enfadar con razón...

- Hiro, deberías bajar la voz. Se que la película es horrible pero no tienes por qué gritar -insinué de que bajara la voz o directamente que viera la película en silencio, pero siguió gritando... Hasta a mi me estaban dando ganas de estrangularle por andar de molestoso. Incluso se levantó del asiento para que todo el mundo escuchara sus quejas... Que alguien me recuerde no ir jamás al cine con Hiroshi- Hiroshi cálmate y siéntate...

Me llevé la mano a la cara con vergüenza, pues ni me escuchó entre tanto grito y provocó un cabreo generalizado en toda la sala. Acabé con el pelo lleno de palomitas de otras personas y mi cara no auguraba que estuviera de buen humor precisamente. "No quiero que te peguen con algo o mataré a alguien hoy". Achiqué los ojos al escuchar esa frase salir de la boca de mi novio. No quise ni mirar como se lanzaban cosas, salimos de la primeros y comencé a quitarme palomitas del pelo... Arreglarme tanto y ponerme bonita para acabar con el pelo lleno de comida. Ya más calmada, mi chico dijo algo que dio a entender que se sentía super orgulloso de haber provocado el caos.

- Hiroshi... ¡Pero si fuiste tu el que buscaste el pleito gritando en la sala! Normal que la gente nos quisiera tirar cosas y hayamos tenido que salir del cine antes de que acabara la peli. -Pero cuando iba a regañarle más me calló con un beso que correspondí feliz- Eres malo conmigo, si haces eso no podré regañarte nunca.

Reí suavemente tomando su brazo para caminar juntitos. Escuché a la puta fea esa de antes detrás de nosotros, muy cerca. Apreté el paso y salimos del cine, comenzamos a caminar hacia las escaleras mecánicas para bajar a la otra planta. Escuchaba a la tipa cualquiera insultar a mi chico. De pronto me dieron unas ganas inmensas de asesinar a alguien y sentía como mi ira aumentaba a niveles que nadie me hizo llegar antes. Un aura oscura inundó mi mirada y ya no podía escuchar a mi novio ni a nadie más, solo a ella. Nos montamos en las escaleras mecánicas y al bajar hasta llegar al suelo me paré a esperarla. Solté a Hiro. Cuando llegó hasta abajo pudo notar la ira inmensa en mi expresión. Se dio cuenta enseguida que iba a por ella.

- ¿Tienes algo que decirme?

- Pues la verdad se me ocurren muchas cosas que decirte. Y todas empiezan por "hija de puta" porque desgraciadamente a ti no te puedo llamar puta precisamente porque no cobras, pedazo de basura. Insulta de nuevo a mi hombre y juro por lo que mas quiero que te parto la cara. ¡No! Es más, ni se te ocurra nombrarle jamás. Si lo haces te vas a arrepentir.

- ¿Quieres saber lo que me hizo mi noviecito Hiroshi? Pues...

Y comenzó a explicarme la noche que se acostó con mi novio hace años, como la empezó a desnudar. Los puños me temblaban, y sentía como recorría adrenalina por todo mi cuerpo. Me quité el bolso tranquilamente dándoselo a Hiroshi y cuando estaba a punto de decirme con una sonrisa cínica en los labios dónde la tocaba, le di un puñetazo en la nariz con todas mis fuerzas. Como la parte central la nariz y los lados son muy sensibles, al golpearla con tal fuerza comenzó a sangrar levemente. No estaba contenta solo con eso, pues me tocó bien los ovarios entre los insultos hacia Hiroshi desde que nos la encontramos en el cine, las patadas a mi asiento y encima se atrevió a mencionar detalles de cuando se acostaron. Se iba a arrepentir de haberse cruzado en mi camino. El tipo que iba con ella me intentó parar poniéndose detrás de mi con una mano en mi hombro derecho diciendo que era una gata salvaje.

- ¡Aparta, imbécil! ¿¿Tú también quieres probar??

Y se llevó un codazo en la cara y después una cachetada bien fuerte en el lado derecho de la cara, quedándose con la boca abierta por la violencia. Volví a lo que estaba antes, mientras trataba de zafarse, sujeté a la tipa por la camiseta en el centro del pecho justo bajo el cuello. Empujé con todo el peso de mi cuerpo, perdió el equilibrio y la volví a atraer hacia mi bajé la parte superior de mi cabeza para que se estrellara contra su nariz. Le di tal cabezazo con la coronilla en la cara que se tambaleó. No contenta con haberle roto la nariz, le hice un placaje tan salvaje que las dos caimos al suelo, yo encima. En un descuido me agarró un mechón de pelo y tiró, de tanta ira no sentía dolor. ¿Quería así? Pues se iba a quedar calva. Tomé del pelo a la tipa esa y tiré tan fuerte que bastantes de sus cabellos se los arranqué de cuajo, manchándolos de la sangre de su nariz que tenía en uno de mis puños. Los tiré con asco e intentó provocarme más.

- ¿¿Y sabes que más me hizo??

¡Y la muy cochina a pesar de estar adolorida quiso contarme donde la besaba y como mi novio se la empezó a...! Esta no sale de aquí viva. Le pegué otro puñetazo más que hizo que llorara y su cara se manchara más de la sangre que le salía de la nariz. Le arañé la cara cuando ella trató de tomarme del cuello y tuvimos un forcejeo en el que todo era violencia, puños, guantazos, arañazos, tirones de pelo, apretones. Aún así, intentó decirme todo de foema muy descriptiva.

- ¡¡TE VOY A MATAR, SUCIA RATA DE BASURERO!! ¡¿CÓMO TE ATREVES A HABLAR ASÍ DE MI HOMBRE?! ¡A MI HOMBRE ME LO RESPETAS, QUIÉN TE CREES QUE ERES! ¡MISERABLE ZORRA ARRASTRADA! -Y me tomaron por la cintura, me zafé con fuerza y escapé, intenté ir de nuevo hacia ella pero de nuevo me atraparon. Me revolví furiosa entre esos brazos- ¡¡¡¡SUÉLTAME, VOY A MATAR A ESA MUGROSA MUJERZUELA MALNACIDA!!!!

Me di cuenta de que era Hiro el que estaba tirando de mi, y mis gritos estaban atrayendo a los que paseaban por toda esa planta del centro comercial. Pataleaba sin descanso revolviendome como una gata salvaje sin hacer caso a los que me decían que me calmara. Otro fue a llamar a seguridad pero a mi me importaba tres rábanos todo, que esa si salía de allí iba a tener que pasar por el hospital. Tuvo la mala suerte de que al levantarse con ayuda de su cita fue a por mi y yo le pegué tremendas dos patadas en alguna parte del cuerpo que no logré ver, pues las lanzaba al aire tratando de soltarme. Me mofé de ella gritándole tantos insultos venenosos que cualquiera no podría creer que salieran de mi boca. Al ser más pequeña que Hiro y hacía mucha fuerza para soltarme me escurría todo el rato del agarre de mi hombre hasta que pareció que alguien llamó a seguridad y vendría en unos segundos. Fue entonces cuando me dejó en el suelo y fui a por ella de nuevo pero cuando iba a engancharla Hiro me tomó de tal manera que me quedé medio inmovilizada y como ya me empecé a sentir cansada aprovechó para cargarme e irnos de la escena.

- ¡COMO TE ENCUENTRE DE NUEVO TE JURO QUE TE MATO! maldita perra... ¡¡Voy a darle tu cadáver despedazado a Satanás, trepadora mugrosa!! ¡Te lo mereces por insultar a mi hombre, perra del demonio!

Ya no había nada que hacer, jadeante de cansancio me dejé cargar quietecita, le saqué el dedo anular haciéndole una peineta dejando por fin de patalear resignada a que me llevara a los aparcamientos.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65183

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Miér Dic 09, 2015 11:48 pm

Espera, ¿acaso me está regañando por hermosa revuelta que creé en la sala del cine?. Ni que la película hubiese valido la pena como para quedarse a ver la mierda de final que seguro iba a ocurrir… Así que solo sonreí con picardía y le callé con uno de esos besos apasionados que tanto le encantaban. Reí travieso ante sus nuevas palabras – Pues eso no lo sabía yo… Las cosas que se aprenden cada día – respondí divertido, como si esa arma tan deliciosa no hubiese sido utilizado a propósito para escaparme del regaño por mis acciones anteriores.

Cuando mi novia tomó mi brazo, le sonreí con alegría, y empezamos a caminar hacia la salida del cine. Tan solo le seguía el paso a Clay mientras bromeaba con lo genial que era su novio para crear un motín en pleno cine… Pero cuando subimos a las escaleras mecánicas, todo se fue al carajo gracias a la putilla que insistía en seguirnos. Y para colmo de males, le dio por insultarme porque tenía arena en la vagina… – Hiroshi Anzai, eres una bestia descerebrada y salvaje. Una rata inmunda que solo sirve para pelear, y que ni siquiera sabe follar como un hombre de verdad… Serás siempre un desecho de la vida, no lograrás nunca nada, y terminarás debajo de un puente viviendo con tus parientes peludos y asquerosos… Hasta el día que seas tan cobarde de quitarte la vida porque ni para alfombra servirás… –

¡Hija de su puta madre! ¡No la asesino porque unos pobres ancianos se encontraban entre ella y yo, porque si no, la tiraba por la puta escalera y le brincaba encima hasta que dejara de respirar la muy malnacida!... Tenía que calmarme, este no era un buen lugar para asesinarla, por mucho que quisiera hacerlo… Miré a Clay e intenté sacarle conversación para distraerme – Oye, hermosa. ¿Qué te gustaría cenar esta noche?. Si quieres te preparo un platillo especial “a la Hiroshi” – mencioné con tono juguetón, pero no recibí ninguna respuesta de parte de la castaña, cosa que me extrañó muchísimo. Sentí un mal augurio sobre aquello, y carajo que no me equivocaba al respecto…

Todo explotó el momento en el que nos bajamos de la escalera y mi novia se quedó esperando a la mujerzuela para confrontarla. ¡Oh demonios, si que estalló una bomba en ese instante! ¡La muy estúpida le provocó narrando la única noche que ella y yo tuvimos juntos!. No iba a salir viva de allí, y tendría que controlar a Clay para que no fuera presa por asesinato a sangre fría, quien incluso me dio su bolso en preparación a ello… ¡Carajo, le brincó encima como gata furiosa mientras estaba aquí pensando en un plan!. Las ostias empezaron violentas y certeras, rompiendo un par de narices de inmediato. – Debo recordar no hacer molestar a Clay muy seriamente – me dije a mi mismo mientras me llevaba una mano a la frente. Quizás le deje pelear un ratito a la castaña, no vaya a ser que me gane también una nariz rota… ¡Nah, a quien le miento! ¡Esto es divertido!

¡Uh! ¡Un cabezazo en la nariz rota!. Esa es una buena técnica… Para no saber nada de peleas callejeras, la verdad es que lo está haciendo muy bien… Ouch, ¡pedazo de mechón que le arrancó de la cabeza!... El pendejo de la nariz rota se me acercó y me dijo que parara a Clay de una buena vez. – ¿¡Estás loco!? ¿¡Y qué pasará con mi diversión!? ¡Lárgate antes de que te rompa una pierna! – le gruñí furioso, y el desgraciado cayó de trasero al suelo del grito que le di… Y entonces noté que muchas personas se empezaron a acercar a nosotros, y eso era una mala señal. Estábamos llamando demasiado la atención, ¡hora de irnos!.

Me acerqué de inmediato a mi novia y la tomé por la cintura – Es hora de irnos, Clay. Llamaran a los guardias – mencioné mientras la chica se revolvía entre mis brazos para escaparse, y de hecho se me escurrió entre los brazos. La pillé de nuevo antes de que volviera a brincarle encima a la perra desgraciada – ¡Que nos vamos, dije! – declaré seriamente, aunque de mucho no sirvió eso. Parecía una yegua loca dando tanta patada al aire, y de hecho le dio un par de buenos golpes a la pendeja que la retó.

Claro que, justo en ese momento noté a los guardias del centro comercial corriendo desde el gran pasillo, a unas diez tiendas de distancia. ¡Mierda, ahora sí que nos tenemos que ir!. La bajé por un solo momento para entonces cargarla en mis brazos, de manera que así quedara medio inmóvil y me facilitara la huida de allí. – Chao desgraciada. Espero aprendas la lección – le dije sonriente a la perra que provocó a mi mujer, pues se ganó la paliza merecidamente. Tal vez si hubiese mantenido su boca cerrada no tendría que ir al hospital… Y eché a correr como caballo endemoniado por el centro comercial. Esos guardias gordos no me iban a alcanzar…

Después de un par de minutos, llegué finalmente al aparcamiento, justo al puesto de estacionamiento en donde estaba Steve. Apenas en ese lugar y momento fue que me detuve para bajar suavemente a Clay al suelo, y quedé jadeando un poco por el ejercicio forzado. – Bueno, creo que es hora de ir a mi apartamento. Allí podremos descansar y ver alguna película mejor que la que vimos ahora – mencioné más sereno y ahora sonriente, mientras peinaba con suavidad el cabello de mi novia castaña, pues quedó todo alborotado después de la pelea. – Además… Me prometiste algo interesante en la sala del cine… – agregué pícaro, lo que me ganó un codazo en las costillas. Por suerte, estaba bastante cansada y no fue tan potente como en otras ocasiones.

Y entonces pasó el milagro del siglo: Clay me entregó las llaves de Steve sin que siquiera le dijera algo. ¡Pero qué demonios!. – Será un placer. Tomaré esa oferta antes de que te arrepientas – mencioné mientras tomaba las llaves de sus manos, y me dirigía al asiento del conductor. Entré al coche azul y encendí el motor, comenzando a dirigirlo a través del aparcamiento. Fue entonces que elegí una canción que me gustaba mucho y declaré sonriente – Como soy el conductor, escucharemos mi música esta vez –. Claro que, la castaña tenía planes… Y una jodida canción que detestaba… – ¡Me cago en todo lo cagable! ¿¡Por qué demonios tenemos que escuchar eso de nuevo!? – me quejé una vez más sobre esa “cosa”, pero así era Clay siempre. Igual no le cambiaria nada.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Claire Black el Jue Dic 10, 2015 7:10 pm

Cuando llegamos al aparcamiento ya estaba más tranquila, tomé mi bolso y lo colgué en mi hombro derecho. Apoyé mi espalda en Steve escuchando a mi hombre sensual hablarme y asentí con la cabeza a la idea de ver una mejor película en su apartamento... Que ya más que suyo parecía casi de los dos, de no ser porque yo tenía ya una casa con compañeros y mi gato gordo. Su gesto de peinarme el pelo con sus dedos me sacó una ligera sonrisa de ternura. Iba a decir algo cuando me recordó lo de la sala de cine ¿Cómo se le ocurre sacar ese tema ahora? Le di un pequeño codazo como regaño. Aún estaba bastante alterada por dentro aunque por fuera no se notara y sabía que si por el camino algún conductor hacia algo que no me gustara me pondría como una furia. Abrí mi bolso y saqué las llaves de mi coche, ofreciéndole el conducir a Hiro.

- Toma, lleva tú a Steve, Huskyto.

Le dije para su sorpresa. Abrió el coche con el mando y nos montamos, poniéndonos el cinturón de seguridad. Al arrancar puso una canción que le gustaba y yo por chinchar la cambié a la canción que más odiaba y se quejó mientras yo reía contenta. Cambié inmediatamente a la anterior y el resto de canciones las eligió él. Yo miraba por la ventanilla mientras charlabamos e incluso cantamos partes de canciones. Por suerte aparcó en el mismo lugar en donde lo dejé al llegar a la zona de aparcamiento más cercana a su casa. Llegamos al piso y abrió para mi alivio, quería sacarme los zapatos cuanto antes. Le besé lento y sabroso en cuanto entramos por la puerta y cerramos. No hacían falta palabras para decirle que lo amaba con locura, tan solo una mirada, un beso, un abrazo o incluso una simple sonrisa. Me aparté de sus labios sin dejar de abrazarlo, con una sonrisa feliz. Dejé el bolso en el sofá al separarnos del abrazo cariñoso. Después de esos mimos atentos fue a su cuarto y cuando volvió a la sala yo ni corta ni perezosa no sólo me quité también los zapatos delante de él, sino que bajé la cremallera de mi falda, haciendo que se resbalara al suelo y me desabroché la camiseta y me la saqué dejandola caer al lado de la falda. Me quedé en ropa interior de color azul cielo y blanco, pero aunque el color no era el más sexy, era lencería. Me puse frente a el, muy cerca apoyando mis manos en su torso con aire de inocencia.

- Creo que ahora mismo necesito más un baño relajante que una cena o una película... ¿Te gustaría tomarlo conmigo, Hiroshi...? -Le miré a los ojos con una sonrisa inocente, empezando a quitarle los primeros botones de su camisa con la mano derecha.- ¿O prefieres ir directo a eso que tanto te gusta...? Tu decides que hacer, mi hombre sensual.

Para seducirle aun mas le susurraba al oído el plan que sugerí en el cine, con la mano izquierda cogí una de sus manos llevándola a mi cadera izquierda parando sus dedos en el elástico de ese extremo de las braguitas de lencería, para darle total acceso a que me desnudara. Supuse que la fantasía sería mejor rexibida que un simple baño relajante de espuma...




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10826
Monedas Monedas : 65183

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Dic 11, 2015 10:12 pm

A pesar del inconveniente de la jodida canción que me sacaba de mis casillas, el resto del viaje a mi apartamento nos la pasamos conversando cosas divertidas, como cuando hice rabiar a una sala de cine entera, cosa que me hizo ganar otro regaño de la castaña, porque recordó las palomitas en su cabello… Y tras llegar a la calle de nuestro destino, aparqué el coche azul Opel justo en el mismo lugar en donde mi novia lo estacionó unas horas antes. Vaya suerte que tenía este “Steve”… En ese momento le devolví sus llaves, porque sabía lo paranoica que era con su primer automóvil.

Subimos a mi piso usando el ascensor, y no tardé mucho en abrir la puerta, entrando ambos a mi hogar. Un beso lento y sabroso fue el perfecto “saludo” para el momento, y por supuesto que lo correspondí con una sonrisa en los labios de esas pícaras. Era increíble esos momentos en los que simplemente nos abrazábamos y solo nos mirábamos sonrientes. Era una vida totalmente distinta a la que había llevado por muchos años, en donde los sentimientos de este tipo me importaban un demonio y solo me concentraba en mi satisfacción instantánea. Ese Hiroshi que todas esas chicas conocieron ya no era más que mi pasado, y allí se quedaría para siempre.

– Ya vengo, Gatita – mencioné suavemente mientras iba momentáneamente a mi habitación. Decidí quitarme los zapatos y buscar unas zapatillas de estar en casa, para sentirme más cómodo. Pero cuando regresé a la sala, Clay tenía un interesante plan para el resto de la noche. ¡Demonios, como me encantaba que hiciera cosas así!. Y después, la mejor provocación de todas las posibles… ¡El premio esperado!. Con mi mano en su cintura, con total acceso a las braguitas, tomé la ruta más satisfactoria para ambos. – Pues, vayamos directamente a la diversión, mi mujer sexy. Aunque… Necesitaré un poco de ayuda con estas prendas de ropa – mencioné todo en un tono coqueto y suave, guiando a mi novia hacia la habitación, y cerrado la puerta detrás de nosotros para enfocarnos en la pasión que nos unía con locura.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26007

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿¡Qué los viejos hicieron QUÉ!? (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.