Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Mika Pirlo el Lun Jul 13, 2015 11:08 am

Meses después del verano...


El curso escolar comenzaba con el verano dado a su fin, poniendo a los alumnos en cada curso que les tocaba. Algunos tenían la nueva experiencia de pasar a un nuevo centro educativo y vivir nuevas experiencias en lugares novedosos parar los adolescentes. Al entrar a ese nuevo establecimiento, todos los muchachos querían marcar nueva reputación, vivir nuevas experiencias y hacer amigos con sus gustos con los que pasar su vida de pubertad. La manera en la que entrabas es muy importante, así como la cara que dieses hacía los demás.... y nuestro amigo Mika, con un gran secreto ante él, ya lo había marcado.

A parte de los amigos que ya tenía, la clase de primero estaba encantado con él y sus bromas. Pero no solo su aula y sus compañeros, si no todos los que tenía en cada asignatura; a veces cambiaba por otros alumnos en materias diferentes a los que no daban sus compañeros. El castaño tenía encantado a la mayoría de gente y todo el mundo reía con sus chistes cuando cogió la confianza en la presentación. El muchacho estaba encantado con su nueva vida escolar debido a que cogió confianza tan pronto como los demás se mostraron amables. Por mala suerte para el italiano, no llevaba ni dos semanas de curso y ya hizo su primer estropicio. Pero, ¿como? Fácil... siendo idiota.


Resulta que era nuestra primera clase de química y el profesor nos quiso enseñar la aula que utilizaríamos en nuestros "experimentos" y pruebas, así como para hacer los exámenes y cosas así. Como el hombre mayor tenía la personalidad agradable y le encantaba su nuevo curso de primero, nos dejó un poco de libre albedrío con compuestos bajos de peligros y con pasos para hacer un agua con burbujas de colores según el colorante que quisesemos. Era fácil, ¿No? Lo parecía, pero para mi y mi nueva compañera era lo más complicado que nos podrían haber puesto.
Debido a que estaba distraído con ella presentándome y hablándole un poco de Italiano para sorprenderla, así como escuchando cosas sobre ella (su nombre y que era nueva, etc), no nos enteramos de lo que nuestro maestro nos dio y simplemente nos acercó los materiales, diciéndonos que tuviésemos cuidado con los compuestos. Nosotros nos miremos mutuamente y yo me encogí de hombros, dando por hecho de que seguramente sería fácil hacer esto. Intenté tranquilizar a mi nueva compañera de experimentos y de clase, y, tras la indicación del orgulloso maestro, comenzamos el experimento toda la clase como si fuese una prueba para ver quien hacía lo más bonito. Como ni mi compañera ni yo sabíamos que hacer, al principio nos miramos mutuamente. Tenía miedo de cagarla, pero di el primer paso, después el segundo y.... ya se comenzó a estropear todo.

No sé como pasó exactamente, pero acabemos con una pequeña explosión que reventó la tubeta de prácticas y hizo un surco en la pequeña mesa no de tan grandes dimensiones. Yo me asusté, poniéndome detrás de la peliverde. Aun no se había enterado nadie debido a que eramos los últimos y los que estábamos a una esquina de clase, pero no por eso seríamos librados. Miré a la muchacha y, con una sonrisa nerviosa, ladeé la cabeza, diciendo:

- Joder, joder, joder, joder... ¡la que nos va a caer! Tía, la hemos cagado, ¿que hacemos? ¿Qué hacemos? Mmm.. podría decirle que fui yo y tal, pero.. joder, ¿qué le decimos? En serio, lo siento, Gumi. Perdón, perdón.
avatar
Mika Pirlo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 71
Monedas Monedas : 1267

Volver arriba Ir abajo

Re: Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Gumi Megpoid el Dom Jul 19, 2015 9:43 am

Al contrario de muchos adolescentes que se quejarían por estar en una nueva escuela y tener pocos amigos y estar fastidiados con su situación, Gumi se sentía realmente feliz, como si el lugar en el mundo donde tuviera que estar en ese mismo instante no fuera nada más ni nada menos que Sweet Valley. No mentiría, al principio tenía miedo a lo que le esperaba, la incertidumbre la corroía, sin embargo cuando pisó por primera vez el colegió y tuvo que presentarse ante todos sus compañeros la confianza que ella tanto tenía había vuelto a su cuerpo permitiéndole volver a respirar con tranquilidad. Tener la suficiente confianza le había propiciado el valor suficiente para acercarse a un grupo de personas y entablar conversaciones con ellos y, al poco tiempo, Gumi era la chica con la que todos podían hablar.

En sus primeros días Gumi se encontraba realmente perdida, su formación durante su pre-adolescencia fue realmente buena y su francés era considerablemente bueno, no obstante ella se sentía algo confundida cuando los profesores hablaban tan rápido y a veces las palabras se le mezclaban. Además, no entendía por qué era que ahora mismo los separaban por grupos pequeños y los distribuían en diferentes clases con otros grados menores y mayores, ¿es qué era una actividad especial del Sweet Amoris? Era incomprensible, pero ella lo veía como una oportunidad para hacer más amigos. Y es que Gumi era así de hiperactiva, aspirando siempre en gran cantidad, teniendo como propósito ser la mejor persona jamás antes vista en el es instituto, no, en la ciudad, ¡No! En el planeta, –exagerando, por supuesto–.

Se encontraba en química, donde deberían hacer sustancias de bajo riesgo, con la consigna de hacer agua con burbujas de colores con los compuestos que les agradaran más. ¿Y es que acaso pensaron que Gumi, entre todas las personas, prestaría atención? ¡Vamos! Conocer al muchacho que sería su compañero era mucho más interesante que mezclar cosas raras con olores extraños. El chico a su lado –de nombre Mika– resultaba ser mucho más pequeño, de primero y tenía las mismas intenciones que ella de no hacer absolutamente nada. Su hora se había pasado exclusivamente conociéndose entre sí, se presentaron y cuando él le hablaba en italiano ella le respondía en japonés, porque no, Gumi no se quedaría atrás, ella destacaría tanto como lo hacía él. Sin embargo no todo era miel sobre hojuelas y al fin y al cabo terminaron haciendo el trabajo designado.

Ella no quiso hacer nada para comenzar, principalmente porque, al igual que su compañero, le daba miedo arruinar todo, y aquella fue la razón por la que delegó el turno y la responsabilidad al muchacho a su lado. Primero paso: completado con éxito, segundo paso: el tubo de ensayo explotó debido a la reacción de los químicos y la sustancia terminó por escurrirse por la mesada hasta el piso. Quiso reír, reír tan fuerte como se lo permitieron sus pulmones, porque la situación era de por sí hilarante, pero calló, y por un momento tapó con sus dos manos sus labios ahogando un suspiro y la carcajada. –No tienes que disculparte, Mika, ¡ya pensaré en algo! Uh… para empezar, hay que tirar esto. –tomó con las yemas de sus dedos el tubo roto y chorreante de algo que no sabía muy bien qué era y una vez que arrojó el cristal, volvió con su compañero y limpió la mesa se dirigió otra vez a él. –Y ahora… ¡Escapemos! –Oh, sí, ésa era su gran idea, escapar de los problemas como quizá siempre hizo. –Debemos ser muy silenciosos, ven, debemos ser sigilosos como gatos. –y luego de advertir su plan, sostuvo efímeramente la mano de su compañero y –casi– lo arrojó al suelo con ella, gateando entre los demás alumnos para llegar a la salida.
avatar
Gumi Megpoid



Mensajes Mensajes : 308
Monedas Monedas : 723

Volver arriba Ir abajo

Re: Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Mika Pirlo el Lun Jul 20, 2015 11:39 pm

En ningún momento quiso fastidiarla tanto como lo que hizo hace unos minutos, pero era inevitable, ¿No? No habían prestado ninguno de los dos atención a nada de lo que el profesor de química pedía, por esos tanto la peliverde mayor -la senpai, en su cultura- como yo la habíamos estropeado. Bueno, técnicamente fue una mala intención mía, pero era por no haber estado atento a las indicaciones. ¡Argh! ¿Por qué me perderán las chicas tan exóticas como Gumi? Sí, era eso. Me quedé fascinado por su aspecto, su nombre y esa manera que tenía tan sociable de ser. Con esa personalidad tan dulce, su forma de hablar japonés y de tratarme con el típico "-kun" o lo amable que era... ¡al final pasé de la explicación! No quería montar un lío mis primeros días de clase, y más sabiendo que tenía que quedar bien ante los delegados del colegio para montar el club de fútbol, pero... un día de mala suerte lo tiene cualquiera, ¿No?

Como si pareciese una comedia, la mayor tiró el frasco con total confianza y me propuso el huir, zafándose de mi para bajar al suelo y querer gatear hasta la puerta. Me parecía muy arriesgado y demasiado peligroso, pero... ya no podía decir que no. No era momento de dudar, pues en esa basura de detrás mía estaba la porquería más asquerosa que cualquier científico loco podría haber creado (¿por qué me da que si fuese científico sería igual de loco?). Y es por eso que, siguiendo los pasos de la mayor, me puse a gatear detrás de ella. Era de decir que estaba nervioso por el simple hecho de que parecíamos espías o algo así, pero no era eso lo que me ponía los pelos de punta. Como si tuviese de verdad instintos de hombre, estaba demasiado atento al trasero de la chica de delante. Hipnotizando mi visión, miraba el trasero de la chica de cabello verde con una risita pervertida. Estaba tan rojo en mis mejillas y tan nervioso que me despisté por un momento, sin mirar el camino, y puse la mano donde el pie de una alumna. Casualidad, ¿verdad? Pero eso no fue lo peor, no. Lo más grave fue que esta grito como una loca y tiró su móvil a mi cabeza, haciéndome dar un leve grito al mismo tiempo que me asustaba por el impacto. Después, todos miraron hacía ella y los de detrás nos vieron. No es torpeza, sino que el destino ya me quiso fastidiar.

- ¡Lo siento! -Murmuré por lo bajo a la peliverde, con el corazón a tope.- Ssssh, por favor. Queremos irn.. -Avisaba a los compañeros que nos habían visto a que no se chivasen al profesor que estaba haciendo su ronda por los pasillos que habían entre las largas mesas, pero no todo iba a salir bien.
- No hace falta que avises, señorito Pirlo. Ya os he visto a los dos desde el principio. -La voz del maestro de química me dejó los pelos de punta, haciendo que me quedase sentado en el suelo delante de la peliverde con el corazón completamente parado con lo que dijo. No podía respirar con la presión que hacía la presencia de aquel hombre entrado en años y ese rostro disgustado, con las arrugas de su cara apretadas y sus grandes cejas fruncidas.- ¡Levantaos de una vez los dos!

Le hicimos caso, como si fuesemos perritos, pero no nos dio tiempo ni tan siquiera ha hablar porque el dueño del lugar ya nos estaba echando la bronca.

- ¡Estabais toda la clase hablando y no os disteis cuenta de las instrucciones tan básicas que di y lo estropeásteis! Y no me escondáis la probeta porque me he dado cuenta que la tirábais desde el principio. -Nos regañaba mientras se ponía delante nuestra con los brazos cruzados.- ¿Ahora qué...?
- He sido yo, profe. -Le dije, interrumpiendo.- Gumi no fue. Osea, ella estaba atendiendo, a pesar de que estaba hablando conmigo, y yo le dije que me dejase a mi para hacerlo. Yo lo estropeé desde el primer momento y...-Hablaba nervioso e intercalado, intentando hacer que pareciese creíble cuando estaba cagado de miedo por la situación. En momentos así no podía ser bueno mintiendo ni protegiendo a la gente, pues en el fondo era demasiado introvertido y con poco coraje, aunque intentase parecer tener valentía.
- ¿Te piensas que te voy a creer? Chico, os he estado viendo de risitas y todo. -Frunció el ceño, pero después al ver nuestros rostros suspiró.- Argh... me dais dolor de cabeza. Mejor salir fuera, ya hablaremos después. ¡Ya!

Aun no sé como el destino estaba siendo medianamente bueno con mi situación actual o como había llegado este momento, pero seguramente tenía dos cosas aseguradas: una de ellas era que la peliverde estaría harto de mi por haber hecho que nos pillasen; la segunda de ellas era todo lo contrario... que podría haber empezado una relación con una hermosa chica y, seguramente, jamás me olvidaría de lo que había pasado hoy. Jamás.
avatar
Mika Pirlo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 71
Monedas Monedas : 1267

Volver arriba Ir abajo

Re: Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Gumi Megpoid el Sáb Jul 25, 2015 8:11 am

Ella no ere del tipo de chica que mantenía la concentración por bastante tiempo, perdía el interés en las cosas repetitivas o esas que tenían poca relevancia para ella. Y una de ellas era claramente la clase de química. No era como si le desagradara en su totalidad, le agradaban algunas cosas, incluso tiempo atrás, en Japón, había hecho cristales y había quedado tan fascinada con ellos que hasta había ido a un lugar especial para comprar sulfato de cobre y poder hacerlos ella misma en su casa. Pero a pesar de que el tema le había agrado, no había oportunidad de que lo vieran otra vez en esa materia, por lo que perdía el interés en ella. Al principio, la idea de hacer burbujas de colores le llamó la atención, los colores eran algo que le fascinaba y no perdería la oportunidad de hacer un experimento con ellos.

¡Pero Kamisama debía volver a castigarla por sus malas acciones! No debería haber gastado ese dinero que su hermano tenía reservado en la remera de conejitos que había visto hace poco, no, ¡ah, Kamisama es tan cruel! Sin embargo todo estaba solucionado –o eso creía ella–, el tubo de ensayo ya se encontraba desechado, la sustancia que escurría había desaparecido, y el plan de caminar gateando hasta la puerta era el plan perfecto. ¡Es que los planes de Gumi no podían fallar! Pero el hecho se derrumbó cuando escuchó a la muchacha justo a su lado gritar de susto, y el menor mismo había soltado un chillido, ¿qué había pasado? Volteó la mirada hacia atrás para ver a Mika buscando explicaciones, pero ver la mano del menor en el pie de chica chillona había sido suficiente para determinar que el problema allí fue ni nada más ni nada menos un fallo de su compañero, ¡ahora su plan se arruinaría! ¡Oh, la mala suerte, el karma y todas esas cosas malas estaban en su contra!

No habló, sólo negó con la cabeza dando alusión a que no importaba, que no pasaba nada, pero sus ojos llenos de terror decían otra cosa. No sólo la alumna que gritó los había visto, varios otros los estaban mirando, inclusive sus compañeros del mismo curso. Sus orbes expresaban que necesitaba ayuda, pedían a gritos que fueran sus cómplices, no obstante antes de que ellos miraran a otro lado, ignorándolos, siendo secuaces del escape, el profesor llegó a su lado para regañarlos. ¿Es que habían sido tan obvios? Su plan parecía tener muchos huecos sin rellenar. Intentó protestar cuando Mika dijo que era su culpa pero ni él ni el profesor dejaban espacios para que ella replicara. Finalmente acabaron fuera del salón, regañados como niños pequeños. Ella, por su parte, se encontraba totalmente molesta, ¡ella fue más que sigilosa! Sí, estaba segura de eso, el profesor estaba en lo contrario.

Apoyó su espalda en la pared y luego de tomar su falda –para que no se arrugara– se deslizó por la pared hasta el suelo, soltando un largo suspiro. Ah, las cosas habían salido de forma pésima, ahora sólo quedaba resignarse, y agradecía, de cierta forma, que no había pasado a mayores consecuencias y sólo haya ordenado que salgan del aula. Miró al menor que aún seguía parado a su lado, y con una sonrisa palmeó el suelo justo a su costado. –Ven, Mika-kun, siéntate conmigo aquí, no te quedes parado. –esperó a que el muchacho se sentara, y una vez que estuvieron a la misma altura ella estiró sus piernas y sus bracos lo más que pudo para luego volver su atención a él. –No podemos hacer nada aquí, así que supongo que sólo podemos seguir hablando de nosotros. –propuso, implícitamente, soltando una risita en el proceso.
avatar
Gumi Megpoid



Mensajes Mensajes : 308
Monedas Monedas : 723

Volver arriba Ir abajo

Re: Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Mika Pirlo el Mar Ago 04, 2015 3:03 pm

No es por la mala suerte que yo podía tener o que casi siempre me solía tocar por ser tan despistado, no. Esta vez había sido por mi corazón y mis gustos. A veces no controlaba ese lado mío tan sobre-exaltado y me controlaban mis impulsos hacía lo que me gustaba y lo que amaba. Hoy mismo la peliverde me había llevado ha perder toda mi atención hacía lo que me rodeaba, perdiendo el mínimo interés a esa asignatura que no me gustaba. Al principio me llamó la atención su cabello, pero cuando me sentaron a su lado y descubrí su origen y su amabilidad... empecé a perderme entre mis fantasías, acabando por ser el típico chico alucinado por una chica guapa. Puede que pareciese algo excesivo, pero adoraba demasiado como era la peliverde de nombre Gumi. Esa japonesa llevo mi atención solo a ella, ignorando todo lo demás y obedeciendo todo lo que ella decía por su edad y porque parecía tener más idea que yo para escapar.


Y la mala suerte nos hizo una visita.


Tras la regañina de ese cascarrabias, al cual comprendía un poco, salimos a la calle como dos niños echados de la clase por mala conducta. Si fuésemos infantes solamente estaríamos sentados en el banco hasta la próxima clase donde entraríamos y ya, pero no confiaba que fuese así. Vamos, estábamos en un instituto y teníamos que ser corregidos, por eso seguramente nos echarían una bronca de las lindas y nos castigarián, llegando a sanción o algo.
Estaba tan preocupado por que no me dejasen después hacer el club deportivo que tenía en mente que no me podía quedar quieto. Mi corazón latía acelerado mientras caminaba de un lado a otro delante de la peliverde, la cual estaba sentada en el banco con una expresión fastidiada. Por mi culpa había hecho que una hermosa japonesa fuese castigada y, para más inri, hacer que nos preocupasemos por una tontería. ¡Si yo no me hubiese distraído con mis instintos...!

- ¿U-huh? -Ladeé la cabeza cuando noté la mano de la chica agarrar mi brazo musculado y me sentó a su lado, pidiéndome que me tranquilizase. Mi mirada se centró en ella, haciendo que mis ojos miel mirase sus ojos y aquella sonrisa que me puso después de ese buen humor y nervios a la vez. Por mi nerviosismo, llevé mi mano a acariciar mi cabello y agachar la mirada con una sonrisa completamente abierta.- S-si... es verdad... -Murmuraba ante la proposición que hizo sobre hablar de nosotros y olvidar todo lo que nos había pasado en la clase.- ¡Pasado, pasado esta! No podemos hacer nada, pero al menos espero que no nos sancionen o algo.. ¡no quiero tener bronca de los profesores el primer día y que me dejen sin poder abrir el club de fútbol! -Confesé mi preocupación hacía la chica y hacía el aire, con ese pasillo vacío y las aulas ocupadas por los alumnos y profesores. Por ahora no pasaba ningún docente en ese largo pasillo de instituto, por lo que estábamos tranquilos... o, bueno, eso pensaba. Yo seguía nervioso al estar a su lado, pero aparenté que solo era ilusión y seguí hablando lo más que pude para no cortar el flujo de nuestra conversación.- ¿Y de qué quieres que te hable, senpai? ¡Puedo hablarte en Italiano! P-pero la verdad es que se me olvidó un poco, porque como mis padres hablan mucho inglés... y tal. Aunque, también, podemos hablar de lo precioso que es tu pelo. ¡Me encanta el color verde! ¡Es mi favorito después del azul! Y.... -Dejé esa emoción de niño pequeño que había cogido al levantarme de el banco, mientras la miraba con esos ojos emocionados. Con una carcajada, suspiré al sentarme con los pies estirados.- Y acabo de quedar como un niño pequeño, ¿a que si? ¡Hahaha! En fin... Gumi-chan, por cierto.. -Ahora miré hacía el frente con mi mirada perdida pero seguía hablando de cosas que me interesaban con las mejillas coloradas y mi cuerpo temblando por los nervios.- ¿Como te mudaste de un país genial hacía aquí, a Francia? Si fuese tu, me hubiese quedado allí porque adoro Japón. Ay... quien pudiera vivir allí...
avatar
Mika Pirlo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 71
Monedas Monedas : 1267

Volver arriba Ir abajo

Re: Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Gumi Megpoid el Vie Ago 14, 2015 7:24 am

No iba a negar que fue una sorpresa que la “castigaran” en una de sus primeras semanas de clases en Sweet Valley. Pero no era nada nuevo en su vida, Gumi era del tipo de chicas que se metía en esos problemas por el simple hecho de que era bastante despistada y siempre era acusada de cosas que hacía sin querer. Quizá ésa era la razón por la que realmente no estaba enfadada, sin embargo, estaba molesta porque ella deducido que su plan era perfecto, sin ningún tipo de error o espacio en blanco donde el profesor pudiera descubrirlos. ¡Ella era la Diosa del Sistema Solar después de todo! No podían tratarla como una pequeña adolescente porque ellos se creían superiores, estaba segurísima que todos los pequeños y disfuncionales humanos caerían bajo su poder cuando se proclamara diosa suprema del universo, era un hecho.

Pero por el momento, estaba en el papel de ser una simple humana como todos los demás y resignarse que su castigo había sido ser echados de la clase por el momento. Conservaba la esperanza que sólo se comieran la reprimenda y no pasará a mayores consecuencias, puesto que si su hermano se enteraba de que casi explota el laboratorio sus dulces desaparecerían y estaría obligada a comer comida que no le gustaba, ¡y sin zanahoria! Aquello sonaba como el infierno. —Tranquilo, Mika-kun, no pasará nada más que esto, nosotros simplemente no prestamos atención clase, no es como si hubiéramos explotado el laboratorio entero. —intentó calmarlo, con la voz ausente u posando una de sus manos en el hombro del ajeno. Pero al instante la sacó y la llevó al aire imitando a una explosión sin sonido. —Aunque eso hubiera sido genial, ¡BOOM!, todo el laboratorio, ¿no lo crees? —comentó completamente emocionada, llenado en segundos los pasillos silenciosos en unos llenos de sonido.

¿D-de mi cabello? No creo que sea algo especial, ¡aunque es muy llamativo! —observó cómo el contrario se había levantado del banco con tanta emoción. Tal tema de conversación le había parecido extraño, nunca antes le habían dicho que su cabello era hermoso, ni mucho menos había sido el tópico de conversación. En cambio, a ella le parecía totalmente normal y no por el sólo hecho de que era su propio cabello, conocía a personas con colores como el violeta, rosa, incluso multicolor. Su círculo estaba rodeado de personas que al igual que ella tintaban su cabello de colores para hacer un poco más interesante su apariencia. —No negaré que eso fue adorable, gracias por los cumplidos. —bromeó, guiñando uno de sus ojos, sintiéndose un poco adulada. Sin embargo el juego acabó cuando la siguiente pregunta salió de la boca de su compañero. El siguiente tema de conversación se había tornado un poco complicado para ella, porque a pesar de ya ha pasado tiempo le costaba un poco hablar sobre lo sucedido. —Pues… Me mudé a Sweet Valley porque necesitaba un lugar tranquilo para rehabilitarme… —su sonrisa se había apagado, su voz se había vuelto más baja, sin duda alguna los recuerdos comenzaban a aflorar lentamente. —¡Ah! Eso suena como a una especie de adicción. —rio fuerte, de nuevo, borrando así cualquier rastro de melancolía de su rostro. A ella no le gustaba cuando las personas la veían triste, porque solían entrar en el mismo estado, procuraba mantener la sonrisa. —No es como si soy adicta a algo, eh, no te confundas, Mika-kun. He sufrido un accidente. —contestó sin dejar a sus comisuras descansar.

Pero, ¿y tú? ¿Qué me cuentas acerca de tu llegada a la ciudad? —indagó con curiosidad. De repente sintió hambre, una que la atacaba fuertemente. No podían culparla, había desayunado tan poco que su estómago ahora reclamaba más y más comida. Se lamentó internamente por no tener un banquete servido frente a sus ojos, e incluso estaba a punto de entrar al salón de clases para buscar el dinero que tenía en su mochila para comprar algún alimento que la sacie. No obstante, al tantear los coloridos bolsillos de su falda, encontró algo sólido, en forma de barra, ¡era chocolate! De nuevo, sus plegarías eran escuchadas. Sacó la barra de su bolsillo y mientras esperaba la respuesta del ajeno desenvolvió el alimento y le dio un mordisco. Sus tripas que rugían con furia ahora estaban siendo calmadas por el delicioso sabor del chocolate. Entonces, miró al contrario y le extendió el dulce —: ¿Quieres? Creo que tiene maní o castañas, pero está bueno, toma un poco, sin miedo. —sonrió para entregarle más confianza. Gumi suele compartir, pero cuando tiene hambre y un dulce en la mano es muy difícil que ella entregue un poco de su comida, el muchacho debía considerarse afortunado.
avatar
Gumi Megpoid



Mensajes Mensajes : 308
Monedas Monedas : 723

Volver arriba Ir abajo

Re: Una química muy peligrosa, con física muy pegajosa. {Priv. Gumi]

Mensaje por Tema Cerrado el Lun Sep 07, 2015 5:14 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1674
Monedas Monedas : 19618

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.