Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Dulces vistas [Priv. Lian Merkel - Tory Sorlet]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dulces vistas [Priv. Lian Merkel - Tory Sorlet]

Mensaje por Lyan Merkel el Mar Jun 23, 2015 4:41 am

A pesar de que hacía una cantidad muy ínfimas de horas que habían pasado después del medio día, el sol continuaba alzado en la punta más elevada del cielo, bañando a todos en sus calurosos rayos de sol que a más de uno lo ponían a sudar al cabo de los pocos minutos. La campana que indicaba el fin del periodo escolar diario en el instituto fue activada y su ensordecedor sonido corrió instantáneamente por todos los oídos del lugar, aunque su duración fue bien escasa. Los alumnos, tan acelerados como sus cuerpos les permitían, guardaban rápidamente sus pertenencias en las mochilas, colgándoselas a sus respectivas espaldas y saliendo de las aulas a toda velocidad, impacientes por hacer sus planes o llenar sus estómagos aprovechando que era la hora del almuerzo. La hora del almuerzo ¿Eh? Era extraño, pero aunque Lyan hubiera probado tan solo unos pequeños bocados en la cafetería, su estómago no parecía rogar por demasiada comida. Independientemente de sus pensamientos sobre la alimentación, con mochila en espalda y cuerpo fuera de la clase, puso rumbo escaleras abajo colocando la mano derecha sobre la barandilla por precaución, ya que al haber bastantes personas no quería correr el riesgo de sufrir un accidente indeseado.

Una vez abajo, el camino hacia la salida se hizo relativamente fácil. En sí el interior del instituto no era muy complicado y además Lyan había tenido un tiempo más que suficiente para aprenderse de memoria los caminos más básicos, por lo menos. Fuera del edificio podía notarse todavía de forma más intensa el calor que había llegado a la ciudad debido a la época veraniega. Sentir tanto calor hacía que tal solo la intención de andar ya llenara tu cuerpo de pura pereza, sin duda alguna era un fastidio. El muchacho pelirojo resopló utilizando solo su nariz y comenzó a andar por el patio externo, lugar ya visto y visitado con anterioridad. Era cierto, no se había fijado al llegar pero la entrada era sin duda amplia y espaciosa, con un gran portón que indicaba donde comenzaba el recinto escolar pero por la desgastada pintura que cubría esta, se hacía algo simple de ignorar. Las calles estaban casi totalmente desiertas a excepción de algunas personas y muchos alumnos saliendo del instituto. Por otro lado las carreteras estaban abarrotadas de vehículos que se acumulaban en los semáforos señalados con luz roja para ellos. Los más impacientes tocaban el claxon del vehículo sin parar. Seguramente se trataban de aquellas personas con un puesto de trabajo a tiempo parcial, que deseaban llegar a sus casas con sus familias y desquitarse de todo. Era comprensible pero a la par que molesto para los alrededores.

A partir de determinado punto todos los alumnos que formaban grupos grandes comenzaron a separarse tomando calles completamente diferentes, en dirección hacia sus respectivos hogares como era lo más lógico de pensar. A raíz de esto, surgía cierto problema para el joven de cabellos rojizos. Resulta que él había sido capaz en la mañana de llegar al instituto guiándose por la enorme cantidad de alumnos que caminaban hacia una misma dirección, pero no había tenido tiempo de memorizar el trayecto exacto que había desde el recinto escolar hasta su casa. ¿Qué debería hacer? ¿Probar a caminar en una dirección completamente al azar a ver si había algo de suerte, quizá? Supongo que no quedaba muchas más opciones al alcance del adolescente. En el primer giro a la derecha que visualizó, optó por tirar su caminata a esa calle, comenzando a andar sin conocimiento alguno sobre la dirección que andaba tomando. El instituto andaba cerca todavía y él recordaba que estuvo andando por un rato, así que al menos podría guiarse de eso para saber aproximadamente cuánta distancia había recorrido en el trayecto. No se sabría decir si se trataba porque Lyan era muy malo orientándose o porque la ciudad podría ser bastante grande, pero de alguna manera el adolescente acabó a pies de un camino donde parecía llevar a una colina. Si de algo podía estar seguro él, es que cerca de su casa no se encontraba nada similar y de haberlo estaba seguro que lo recordaría, quizá no con todo lujo de detalles, pero lo recordaría.

Sin nada que lo retuviera en un lugar donde no tenía nada que ver, volteó su cuerpo media vuelta con intención de regresar sobre sus pasos, pero algo se lo impidió. Una brisa de lo más agradable acarició de frente a Lyan, despertando un gran sentimiento de alivio y bienestar en mitad de tanto calor. Fue algo que no pudo ignorar en lo absoluto, y como si estuviese hipnotizado por la fragancia de aquel pequeño espacio natural, se adentró en el camino subiendo por la colina. El leve esfuerzo colocado en sus piernas valió la pena en cuanto llegó a la cima. Un hermoso campo con escasas pero muy bonitas flores descansaba en lo alto de la colina, desde allí se podía visualizar casi toda la ciudad viendo desde la lejanía los edificios más altos que ocupaban en esta. La brisa que corría por ahí también era muy agradable. Caminó rápidamente hacia un árbol con intención de buscar refugio entre los terribles rayos del sol, y posteriormente tomó asiento en sus raíces, quedando maravillado por la vista que se apreciaba desde ahí. Contando con que apenas había pasado el mediodía, aquel lugar por la noche debía ser algo extraordinario de presenciar.
avatar
Lyan Merkel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1345

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulces vistas [Priv. Lian Merkel - Tory Sorlet]

Mensaje por Tory Sorlet el Miér Jul 01, 2015 5:28 am

Me había quedado pérdida en mis pensamientos, hasta que el timbre de salida resonó, provocando la alegría de la mayoría de los alumnos, solté un suspiro, a diferencia de mis compañeros guarde mis cosas de forma lenta, total ninguno de ellos me esperaba para ir juntos a casa, levante la cabeza observando a los pocos que quedaban, gire sobre mis talones caminando hacia la salida del mismo, recorriendo de forma monótona el largo pasillo que separaba las aulas de la puerta de salida del instituto.

Puse la mano sobre mis ojos cubriendo los rayos de sol que a un azotaban la ciudad, provocando un sofocante calor veraniego. Una vez que mis ojos se acostumbraron a la luz seguí el camino, eliminando la distancia del portón de entrada del instituto, con el de salida de las aulas apresure el paso apretando el haza de mi morral el cual colgaba de un costado, nunca eh usado mochila y los morrales tejidos son mucho más duradero que esas cosas, Tamy solía decir que nunca dejaría el pueblo atrás y talvez tenia razón, pues prefiero la vida tranquila del pueblo a la ajetreada de la ciudad y los constantes bocinazos de los autos, pensado que con ello el semáforo en rojo cambiara más rápido, los cuerpos en masa desplazándose de un lugar a otro donde no te dejaban moverte con libertad, siempre con sus teléfonos sin prestar a atención a nada, solté un suspiro, llevaba los ojos cerrados a sí que solo me guiaba por instinto.

La suave caricia por el viento en mi rostro me hizo abrir los ojos sonriendo,  ese pequeño viento me recordó un poco mi pueblo natal, la danza de unas pequeñas hojas llamaron mi atención y las seguí con la mirada, se movían al ritmo del viento, sin perder el paso ningún solo momento. Gire el cuerpo cuando estas pasaron por un lado mío e intente atraparlas, sin conseguirlo, quedo de frente a una colina, la cual están a cubierta de verde, abrí los ojos con emoción y sin pensar lo subí corriendo, al llegar a la cima extendí los brazos respirando el olor de la naturaleza, abrí los ojos los cuales había cerrado, mirando por primera vez la ciudad, no era tan horrible como pensaba, tal vez sólo debía darle una oportunidad, escuche un sonido a mis espaldas volteando medio cuerpo, fijando la mirada en la silueta de alguien que ya se encontraba ahí, el viento soplo, meciendo mis cabello y ropa, creando un ambiente un poco tenso, pero aun así sonreí levantando una de mis manos -hola- hable con mi característico acento campesino -espero no interrumpir tu descanso- seguí hablando al momento que me acerca a la silueta -pero el estar aquí y ver la ciudad desde este lugar, te hace cambiar el concepto que tenías de ella- comente deteniéndome unos pasos -soy tory, mucho gusto- me presente al momento que sonreía un poco, el estar en la naturaleza me hacía sentir mejor.
off:
lamento la tardanza, espero no vuelva a pasar u.u
avatar
Tory Sorlet
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 38
Monedas Monedas : 1330

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulces vistas [Priv. Lian Merkel - Tory Sorlet]

Mensaje por Lyan Merkel el Jue Jul 09, 2015 4:43 am

Una vez más la brisa sopló haciendo que los rojizos cabellos del adolescente comenzaran a danzar al son del viento, con su propio ritmo. Sentía cada ráfaga de frescor en los poros de su piel y escuchaba como el árbol que se mostraba a sus espaldas movía sus hojas como si también fuesen sus propios cabellos. Una de las hojas que se encontraba más débil se desplomó de una de las ramas del árbol, cayendo sobre la cabeza del muchacho, que a su vez no se había dado cuenta en absoluto. Su atención en ese momento se limitaba a mirar más allá de las cercanías, a la ciudad en general vista desde un lugar el cual teóricamente no estaba siendo utilizado como sitio público para personas. Era cierto. Por el sitio no había ningún cartel con las típicas palabras de “No arrojar basura”, los árboles no parecían podados, ni el césped cortado. Todas sus plantas recibían su sustento para sobrevivir de la naturaleza, y horas después devolverían el favor al propio mundo. Lyan tenía mucha suerte de poder disfrutar esos pequeños placeres de la vida sin poseer tales molestias como alergias, fobias o incluso discapacidades físicas. Eso en ocasiones incitaba a uno mismo a reflexionar sobre esos temas.

Algo completamente inesperado lo alejó de sus íntimos pensamientos como si de un empujón se tratase, de vuelta a la realidad. Una voz femenina se hizo notar desde la distancia.
—“Hola”— Se escuchó. De manera instintiva desvió su mirada y giró su cabeza hacia la derecha, pensando que le llamaban la atención a él pues que no había nadie más cuando llegó a lo alto de la colina. Su mirada se detuvo por defecto en la silueta de lo que parecía ser una chica joven aunque podría jurar que no la reconocía de nada. La chica fue acercándose hacia su posición con pasitos asegurados. —“Espero no interrumpir tu descanso”— Aquello le sorprendió un poco e inmediatamente después negó con la cabeza.No te preocupes. Acabo de llegar prácticamente.Sin simpatía pero con educación le respondió a la chica que, al poder verla mejor aprovechando el acortamiento de distancia, se dio cuenta de que era bastante más bajita que él. ¿Una niña perdida, quizá? No, era imposible eso. No parecía tan pequeña como para ser un infante, más bien parecía que iba al instituto pues a su espalda llevaba una ¿Mochila? ¿Saco? ¿Qué demonios era eso? ¡Bueno! Sea como fuere, había cosas que destacaban aún más en ella además de su diadema con orejitas de gato y se trataba de su forma de hablar. Nunca antes había escuchado un acento tan… Peculiar. Aunque por educación hizo todo lo posible por no arquear una ceja producto de lo inusual.

Como Lyan no quería acabar cayendo en un pozo del silencio sin posibilidad alguna de retorno, desvió su mirada nuevamente hacia el paisaje dispuesto a soltar alguna especie de comentario que posiblemente caería en lo cliché. Pero antes de que el chico pelirojo pudiera tan siquiera abrir la boca para pronunciar su primera palabra, la joven de cabellos castaños habló.
—“Pero el estar aquí y ver la ciudad desde este lugar, te hace cambiar el concepto que tenías de ella.”— Sin realizar ningún tipo de acción que pudiese ser considerado como algo sobrante, el muchacho esbozó una ligera sonrisa en confirmación. Estaba cien por ciento de acuerdo con esas palabras, pues aquello que expresó fue lo primero que sintió en su interior al colocar un pie sobre el sitio.Aunque es la primera vez que vengo aquí, siento que tienes razón.Respondió con la intención de no dejar la frase de la joven al aire libre.

—“Soy Tory, mucho gusto.”— Volvió a desviar la mirada hacia la chica en cuanto se presentó, sonriendo esta con simpatía. La primera impresión que daba era la de no parecer una joven con intenciones impuras, más bien lo contrario, parecía una persona que solo había venido a disfrutar de las agradables vistas que ofrecía el lugar.Lyan.Su respuesta había sido probablemente la más corta del planeta, pero había dicho su nombre ¿Verdad? Así que en teoría la presentación estaba bien realizada. Aunque no podía mentir, una parte de él se sentía bastante seco por aquello, aunque la otra por el contrario se sentía muy conforme.Dime, ¿Es la primera vez que vienes por aquí?Un ligero ánimo por iniciar un tema de conversación parecía haber brotado en él.

Off rol:
¡No te preocupes! Como puedes ver yo también me he demorado un poco en la respuesta. ¡No hay drama por ello! Yo también debo una disculpa~
avatar
Lyan Merkel
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 143
Monedas Monedas : 1345

Volver arriba Ir abajo

Re: Dulces vistas [Priv. Lian Merkel - Tory Sorlet]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.