Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Fornarina Sanzio el Miér Jun 17, 2015 6:44 pm

Todo…
Todo se había vuelto del revés…
No quedaba una piedra en su sitio…
Mi pequeño ecosistema, mi burbuja de seguridad…
Todo al traste…

Siempre pensé que cuando llegase el momento sería el fin. El cataclismo me arrollaría atronador y me arrastraría con él a las profundidades de la tierra atravesando los 7 pisos del infierno de Dante, regodeándose el tiempo de mi infortunio y mi desgracia dilatando cada segundo al máximo.
Pero no… Algo hizo clic y el dolor se acabó…
Se abre el telón y todo comienza de nuevo…

*****

El primer año de carrera a punto de acabar y los dos meses de vivir sola en casa también. Bueno, sola, lo que se dice sola, no, pero bueno, sin mis padres.

La exposición sobre Tiziano era algo demasiado suculento como para decirle que no, y como era obvio, mi madre no dijo que no. Iba a ser la comisaria de una de las mayores exposiciones sobre el magnífico Tiziano Vecellio, y eso es un honor inmenso, terriblemente inmenso. Aunque la exposición partiese organizada desde el museo de esta ciudad, la sede iba a ser Roma, mi hogar, mi dulce y caótico hogar, con piezas de todo el mundo. Mi padre insistía en que no quería dejarme sola durante dos meses pues aunque la exposición fuese a durar 4 meses, esos dos últimos eran Julio y Agosto y volvería a nuestra casa, en Roma a pasar con ellos las vacaciones (cosa por la que me moría de ganas).

Mi padre, como buen escritor, se montó 3 millones de películas de todo lo que podía pasar dejándome sola. Mi madre le insistió que ya soy mayorcita, eso uno, y dos, que Derek vive a 30 minutos andando y 5 en coche, que para cualquier cosa que necesitase estaba él. Y que tenía un montón de amigos que podían venir a estarse conmigo.

Siendo sincera, me hubiese ido con ellos, me moría de ganas de pasar una temporada en mi casa, pero claro… EXÁMENES… esa terrible palabra que odiamos todos los estudiantes del universo… Y si no fuera poco, como estoy en Arte Dramático, el montaje de final de curso, con las horas que conlleva también…

Hacía tiempo que habíamos abandonado aquel ático y regresado a tiempo completo a nuestros hogares. Aunque Zero se había convertido en un visitante frecuente de mi casa. Mis padres le habían cogido cariño y sabían lo muchísimo que cuida siempre de mí. Al menos, todos los domingos comía en casa, para que tuviese algo así como una familia a pesar de que no la tenía, ya que para mí era parte de la familia… No será por las veces que mi madre me ha preguntado si me gusta Zero, y yo decirle que simplemente es el mejor amigo que pudiese desear, con el que compartir todo… A lo que siempre mi madre masculla en gaélico que a eso toda la vida se le ha llamado amor. Le doy un codazo y volvemos a la mesa con los demás (mi padre, mi primo Derek y mi Zero).

Como era de suponer, Zero se había venido a casa conmigo. Al principio fue un día a la semana y durmió en la habitación de invitados… Luego dos días seguidos que como estábamos hasta las mil jugando a la play en mi cuarto se acababa quedando dormido en el sofá con una manta y un montón de cojines. A la semana siguiente ya no le consentí que durmiese en el sofá porque se levantaba con la espalda retorcida a más no poder, cosa que no me extraña, es demasiado largo para ese sofá… Así que comenzamos a dormir los dos en mi cama. Siempre nos quedábamos hasta tarde hablando y al apagar la luz me deseaba buenas noches con beso en la frente.



Sábado, 8.00 a.m. BIP-BIP! BIP-BIP!

- Apágalo… - Refunfuñé acurrucándome más… ¡¿Cómo?! ¡Espera! ¡¿Cómo que “acurrucándome más”?! No me había dado cuenta que había estado durmiendo acurrucada sobre el pecho de Zero, con una mano en su torso y el rodeándome con sus brazos. Me levante de un brinco y empecé a buscar el despertador como si fuese una bomba a desconectar. - ¡Apágalo! ¡Apágalo! – Estaba de rodillas en la cama buscando el maldito trasto en la oscuridad. – Mierda! Lo dejamos en tu lado para que… -  Me quedé parada de rodillas hasta desplomarme sentada sobre la cama con la sábana revuelta y sacada por todas partes de la cama, mientras él tenía ya el aparatejo del demonio ya desconectado mirándome con cara de “para que pasase esto”. Con esto me refiero a que me levantase frenética y no me quedase dormida otra vez, porque no teníamos tiempo de “5 minutitos más porfi”.

Había que levantarse ya de ya para empezar a arreglarnos. Hoy es el concurso de cosplay del Salón del Manga de Sweet Valley y nos íbamos a presentar. Llevábamos como un mes preparándolo todo. Justo habíamos terminado de ver Gurren Lagann cuando miré la fecha del concurso. Le hice ojitos, y no me pudo decir que no a hacer el cosplay de Yoko y Kamina. Siempre había querido tener una pareja masculina de Cosplay, y que fuese Zero ya era un sueño hecho realidad. Así que los ratos libres entre exámenes y ensayos cosía los trajes y hacíamos las pruebas de maquillaje, porque pintarlo entero era un poco odisea dados mis escasos conocimientos de bodypainting. Y gracias a dios las pelucas habían llegado a tiempo, la mía con retraso pero a tiempo, que llegó ayer… Por suerte Zero entendía más de herramientas que yo así que entre los dos, un porrón de tutoriales, y los tropecientos cacharros que todo el mundo diría que son de mi padre, pero en realidad son de mi madre (es lo que tiene que la restauradora de arte y la manitas sea ella), logramos sacar mi rifle con decencia.
avatar
Fornarina Sanzio
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1335
Monedas Monedas : 24592

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Zero Hibari el Jue Jun 18, 2015 9:50 am

Había sido algo duro, al principio lo tomé con muchas ganas pero a lo largo del curso me veía que me faltaban horas para todo, por suerte Fornarina siempre estaba ahí para darme el empujón que necesitaba. Al fin abandonamos el ático, puesto que ya no pintábamos nada en aquel lugar abandonado, yo había vuelto a mi casucha solo y ella con sus padres, pero poco duro todo aquello puesto que me fui convirtiendo en uno más de su familia, por no decir que no faltaba a las comidas del domingo, la madre y el padre de Fornarina insistían para que me quedara y al principio me daba un poco de apuro, pero a la larga no hacía falta ni que me lo pidieran.

En una ocasión me morí de vergüenza, puesto que el padre de ella me preguntó cuándo empezaríamos a ir enserio, por suerte ni ella ni su madre estaban presentes ya había esperado el momento de decírmelo cuando no nos molestara nadie, entre balbuceos y sonrojos terminé por decirle que tan solo éramos muy buenos amigos, pero estaba claro que no era así, al menos para mí. Lo que había sentido por ella siempre estaba presente en mi corazón en todo momento: cuando me abraza, nos rozamos sin querer, cuando la veo reírse… Fornarina fue y siempre será mi primer gran amor y por más que pasara un hombre por mi vida y por más mujeres que pasaran, ella seguiría siendo la más importante, perdí mi oportunidad para llevarme a otro mundo equivocado y ahora no tenía marcha atrás y, me aterraba pensar, que si me declaraba a ella nuestra amistad, esto que tenemos tan único y especial se rompa.

Los días de por sí eran largos, pero nosotros los hacíamos más, después de que sus padres se fueran por dos meses empecé a vivir en su casa, en un principio educadamente me iba a la habitación de invitados pero a la larga terminé en su habitación, en su cama… se me hacía bastante difícil tenerla acurrucada contra mi cuerpo semidesnudo, por no hablar de la poca ropa que llevaba ella. Pero me resistí una y otra vez y simplemente le deseaba dulces sueños con aquel beso en la frente, que siempre le había dado, de forma que supiera cuanto la quiero.

Hoy al fin había llegado uno de los días que más andábamos esperando ambos, el salón del Manga en la ciudad, hacía como mucho un par de años que lo hacían pero ninguno de los dos nos habíamos enterado, puesto que empezó con un evento pequeño en el que asistían algunos y muy pocos con cosplay, pero el año pasado fue tanta gente que apenas podían entrar en el recinto, por lo que a día de hoy se había convertido en uno de los eventos más importantes de la zona, con grandes cosplayers como invitados, concursos importantes, etc. Y así el despertador empezó a sonar, abrí los ojos, sí ambos, el parche me lo quitaba para dormir y aunque mi ojo no lo tuviera muy dañado si era más sensible a la luz, por no hablar de la horrible cicatriz que tenía, ese era el motivo por el que lo llevaba tapado de cara a todo el mundo. Enseguida Fornarina, que la tenía por encima abrazándome y acurrucada pidiéndome que lo apagara con intención de seguir un rato más, simplemente reí “3… 2… 1…” efectivamente se levantó de un brinco y buscaba alocadamente el reloj mientras que yo lo cogía tranquilamente y lo apagaba. – apagado~ - comenté después de que me viera.
Teníamos mucho jaleo por hacer y yo todavía quería hacer un repaso a la actuación con todo puesto antes de salir, ya que, llevaba unos días elaborando un plan que tenía que salirme bien sí o sí, para ser exactos lo tenía pensado des del momento que me pidió que la acompañara con el cosplay. Había accedido por varias razones, la primera porque era ella y no podía negarle nada, soy así de huevon, la segunda era que me encantaría verla en sujetador todo el día pero debía controlar mi impulso de observárselos… si no aun me llevaría un bofetón, y finalmente por la genial idea que me vino en mente, iba a declararme a ella, me había decidido.

Empezamos a ponernos todos los ropajes, bueno todos… a cada cual más despelotado que íbamos, pero estaba todo bien, hoy iba a ser el día que cambiaría de color totalmente mi pelo (con una peluca) pero pasaría del pelirrojo al peliazul. Me cambié en la habitación mientras ella se maquillaba en el baño de su cuarto, enseguida estuve pues tan solo tuve que rodear mi vientre con una venda y colocarme el pantalón, aun sufría por las marcas azules que tendría que hacerme por los brazos pero seguro lo conseguiría. – Fornarina! – dije des de la habitación para que me escuchara. - ¿Dónde están las redes para el pelo? – mientras me contestaba rebuscaba entre  las cosas, en un momento lo habíamos puesto todo patas arriba. - ¡La tengo! – me la puse mirando mi reflejo en el espejo que tenía en su habitación y seguido la peluca me vi totalmente caracterizado y sonreí satisfecho, habíamos tenido que estilizar las pelucas y no fue tarea fácil pero el resultado fue impresionante. – Vale, cuando estés lista, ya me puedes maquillar el cuerpo, son un trabajo los tatuajes azules estos... – dije mientras abría la puerta del baño, por suerte mi tono de piel y el de Kamina eran el mismo, suerte que no me puse tan moreno este verano como los de hace unos años. Abrí la puerta y me quedé mirando a Fornarina, no había llamado ni esperado respuesta.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1535

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Fornarina Sanzio el Jue Jul 02, 2015 1:02 pm

Me tiré en la cama y pataleé al aire antes de levantarme refunfuñando. Me fui arrastrando los pies hasta la ducha. Necesitaba agua fría para despejarme y poderme poner a maquillarme con decencia…

Fui rápida, no tenía tiempo a regodearme en la ducha… Me sequé con el albornoz me puse el tanga (era inviable llevar bragas con ese pantalón tan escueto, realmente mis bragas tapan más). En la actualidad tengo un pecho aceptable, una 90B no es nada desdeñable, pero las superpechuga de Yoko es difícil de alcanzar, así que tuve que destripar varios sujetadores con relleno, coserlos entre sí y de ahí ya hacer el bikini que lleva… Pero aún así había que darles más volumen. Así que en que me recogí el pelo con horquillas.

- Te la he defado encima de mi mefilla… - Grité como puede para indicarle donde estaba su redecilla, aunque dudo que entendiese una mierda de lo que dije siendo que llevaba la boca llena de horquillas. En que todo el pelo rizado acabó bien sujeto con horquillas me coloqué la redecilla y ya me dispuse al tajo.

- Vamos allá... - Dispuse la sombra marrón sobre la encimera que sobresale del lavabo y comencé a maquillarme las tetas. Con el pincel fino hice las rallas marrones y llevaba la brocha gorda en la boca para empezar a difuminar. Iba alternando las brochas entre mi boca y mis manos hasta que quedé satisfecha. Di los últimos retoques con el iluminador. Me habían quedado realmente bien.

Coloqué mis manos en sendos pechos, los apreté y los meneé para ver como quedaba el efecto del maquillaje y el sujetador. Mientras miraba con media sonrisa y cara de aprobación. Di unos saltitos para comprobar que no se me salían las tetas. Y volví a menearlas para cerciorarme de que se quedaban en su sitio y no tendríamos un incidente en mitad del salón y mucho menos en mitad de la actuación. Aunque con los momentos “rotura de bikini” que tiene en la serie tampoco sería de extrañar, pero bueno…

Ahí seguía yo sobándome las tetas con algo de inseguridad… No es que me diese vergüenza que se me pudiese salir la teta, si no que me podían echar del recinto sin contemplaciones… No sé en qué momento decidí mirar hacia el lateral y vi a Zero en el marco de la puerta de brazos cruzados observando el espectáculo de mi persona en tanga y sujetador sobándome unas exuberantes tetas.

- ¿Cuánto rato llevas ahí? – Estaba tan enfrascada con mi lucha tetil que no me había ni percatado. Me entró semejante ataque de risa de pensar el numerito que debía haber montado visto desde fuera que no podía parar, y acabé escurriéndome hasta el suelo tirada con la espalda contra las baldosas del suelo. Me empezaba a faltar el aire, pero no me importaba… Con el tiempo, recordaría este como uno de esos momentos que sólo te pueden pasar cuando tienes como pareja de cosplay a la persona a la que más quieres.

Cuando logré recuperar la compostura, me senté de piernas cruzadas en el suelo, hice un par de respiraciones y ya procedí a hablar.

- A ver. ¿Te he dicho que te pongas la peluca? No, ¿verdad? – Sonreí para no parecer una rancia. - ¿Cómo quieres que te maquille con todos los pelos por la cara? – Reí levemente. – Anda, ve y quítatela y trae un taburete o una silla para que te maquille. Y mientras me termino de maquillar yo… - En realidad iba a tener que esperar el pobre de brazos cruzados un rato porque aún tenía que maquillarme toda la cara, pero así por lo menos se entretenía haciendo cosicas mientras. Porque me tenía que ponerlas lentillas y luchar con las pestañas postizas… Y todas esas mierdas varias… Aunque juro que intenté ir lo más deprisa posible dentro de lo que mi falta de práctica me permitió.
avatar
Fornarina Sanzio
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1335
Monedas Monedas : 24592

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Zero Hibari el Miér Jul 29, 2015 11:46 am

Después de escuchar las palabras inentendibles de Fornarina des de el cuarto de baño encontré la redecilla y me la puse seguido de la peluca, estuve poco rato pero seguido me dirigí al baño para poder empezar con mi maquillaje, así que abrí la puerta para encontrarme uno de los mejores espectáculos que había visto hasta ahora, ese momento clave que hizo que mi corazón diera un brinco de alegría al verla toquetearse los pechos, apretarlos moverlos… hacer que botaran… pero mientras ella jugueteaba sin percatarse de mi presencia en el baño me dediqué a reseguir con la mirada esas curvas que tenia, sus pechos, bueno no parecían los suyos habían crecido muchísimo pero seguí bajando la vista hacia su cintura y despacio me deleité a verle el trasero, torciendo levemente la cabeza para verlo aun mejor. Perfección en un cuerpo de mujer, demasiado tentador y estaba demasiado cerca.

Tomé aire tranquilamente y cerré los ojos (si, ambos, iba sin el parche puesto que tendría que maquillarme y eso molestaría, lo más seguro es que por primera vez Fornarina me convencería de ir sin él) por un momento antes de volver a abrirlos ya con la vista en su rostro y entonces al fin se dio cuenta que ahí estaba. – El suficiente como para saber que ahora mismo te devoraría. – lo dije con cierto tono picarón y aunque sonase a broma en el fondo lo estaba diciendo enserio, estaba demasiado sexy como para poder resistirse. Ella empezó a reírse con aquellos ataques que le daban a menudo conmigo, la primera vez me asusté puesto que llega un momento que incluso parece que le falta el aire, pero finalmente se recupera y ahora me la estaba contagiando. – Basta… - dije entre risas arrodillándome cerca de ella y secándome una lagrima que me caía de tanto reír.

Cuando ya paramos ella quedó sentada en frente de mí y me observó y me “regañó” por haberme puesto la peluca, volteé los ojos y esperé que terminara para sonreírle. – Tus deseos son ordenes para mi… aunque espera, era una orden ya, no? – me reí y salí del cuarto de baño dejándola para que terminara muy a mi pesar, pues me pasaría horas contemplándola y más tan ligerita de ropa. Dejé la peluca en su cabeza de maniquí hecha de espuma, al lado de la de Yoko y seguido eché un vistazo a la habitación y sorprendentemente no había ningún taburete ni nada. Sin decir nada salí de la habitación y fui en busca de uno, suponía donde estaría así que fui directo a la habitación de los padres de ella. – Con permiso… - dije en la entrada dando un paso hacia dentro de la habitación, y aunque pareciera una tontería me sentía más cómodo de ese modo. Fui hasta el baño de la habitación y ahí estaba lo que andaba buscando, lo cogí con una mano y regresé al cuarto de Fornarina.

Entré y volví al baño donde se encontraba, alterando de nuevo mis hormonas me senté detrás de ella y me dediqué a observar cómo se maquillaba, se ponía las pestañas y las lentillas. – Vaya cambio. – le dije ya con todo puesto, realmente se veía diferente pero aun así seguía siendo igual de hermosa. – Sabes? – me levanté y tomé su barbilla haciendo que me observara. – Me apetece hacer un montón de cosas ahora mismo… - estaba siendo bastante directo, por un lado por diversión y por el otro… pues porque no podía contenerme, había vuelto el Zero ligón de siempre y tenía en frente la mujer más sexy del mundo, no podía contenerme. Pero finalmente sonreí sincero y besé su frente con delicadeza para no fastidiarle nada del maquillaje. Finalmente volví a sentarme en el taburete.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1535

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Fornarina Sanzio el Jue Sep 03, 2015 2:59 pm

Reímos. Reímos como si no hubiese un mañana. Los dos. Él porque se la contagié yo. Mi característica risa de demente, y de persona que puede morir en cualquier instante, ya que al fin y al cabo dejo de respirar y sólo hago que emitir sonidos similares a un chirrido. Yo no podía parar, sobre todo me decía que me iba a devorar, no podía evitar reír. Para frenarme se agachó a mi lado y eso sí que me hizo parar. Sentir su presencia tan cerca siempre me desestabilizaba, después de tanto tiempo seguía ejerciendo el mismo magnetismo sobre mi persona que el primer día…

Quedamos los dos en el suelo sentados frente por frente, en el suelo aún con la sonrisa en la cara a pesar de la regañina.

- Llegas a decir “Como desees” y ya te ganas el cielo, Zero. – Siempre ha habido un par de frases de películas que siempre he soñado que me las digan, y ésta de “La Princesa Prometida” era una de ellas. Si me la llega a decir, ya hubiese sido la enésima señal de que me tengo que casar con Zero.

Deje que se fuese y seguí luchando, esta vez con mi cara. Las lentillas no eran un problema, llevaba muchos años poniéndomelas… En cambio las pestañas fue un cisco absoluto, al cuarto intento parecía que logré que se quedasen aunque me llevaría el pegamento y cosas en el bolso por si acaso, no me fiaba un pelo de que se quedasen… Y el maquillaje también me iba a llevar un tiempo… Sobre todo porque tenía la cabeza en otro sitio y no donde debía… Seguía pensando en Zero… Fuiste tan tonta dejándolo escapar… Al menos le tienes como mejor amigo, tienes al hombre de tus sueños como mejor amigo… Not bad… Bueno, sí, muy BAD, que eso implica que estoy en la Friendzone, aunque mejor eso que no tenerle… AAARRRRGGGG! ¡Céntrate! ¡¿Pero tú has visto el estropicio de raya que te has hecho?! Solté las pinturas y agarré el lavabo con ambas manos para ver si lograba tranquilizarme… ¿Qué me pasa…? No puede estar volviendo este sentimiento… No… Sería un desastre… Cogí aire profundamente 3 veces y volví a la marcha solo pensando en maquillarme, centrándome en los pequeños detalles dejando fuera los sentimientos de la batalla campal que se libraba en mi párpado derecho. En que me tranquilice fue todo rodado y acabé con el gloss rosa para darle un poco de brillo a los labios y me giré para que me viese, no tenía claro cuando había vuelto, pero ahí estaba mirándome otra vez.

- ¿Qué? – Pregunté dulce a su “¿Sabes?”, dejando que me tomase de la barbilla y que se aproximase a mí. Con esa última frase mi mente se nublo y no hacía más que pensar mal, entiéndase por perversidades y obscenidades que le haría a Zero. Mis hormonas empezaban a estar demasiado traicioneras y reconozco que me levantaba un tanto “tontorrona” a su lado los fines de semana… Siempre me había podido este chico, y siempre me podría, tenía algo especial que me rindiese ante él… Como el aroma de una canción que embriaga hasta por los ojos… Esos mismos ojos que cerré por un instante soñando con que me besase… Que me besase como lo hacía entonces, como lo seguía haciendo en mis sueños que nunca reconocía, y cómo nunca nadie más me había besado…

Pero como no era un sueño, él, siempre tan pudoroso y candoroso conmigo, me besó; sí, pero no en los labios con furia y pasión, sino en la frente, con dulzura y ternura… Sonreí, pues no podía evitar sonreírle, pero en parte amargaba la falta de su sabor en los mío…

- Anda, sienta. – Y una vez sentó en el taburete, tomé mi asiento, sobre sus rodillas. Me abstraje de mis pensamientos lujuriosos y me dediqué a maquillarle la cara. Comenzando por besarle la cicatriz. – Cierra los ojos que voy a maquillarte los parpados, disimularé la cicatriz y con la peluca, te lo tapará como acordamos, así no tienes que llevar el parche. -  Sonreí y me puse a darle la base. Continué pero no me di cuenta que cada vez que me echaba para delante para aproximarme al lavabo para coger los pinceles o restos de maquillajes le ponía las tetas en la cara. No estaba acostumbrada a semejante tamaño de tetas, así que no medía las distancias…
avatar
Fornarina Sanzio
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1335
Monedas Monedas : 24592

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Zero Hibari el Dom Sep 06, 2015 12:47 pm

Después del ataque de risa que un poco más y nos ahoga a los dos quedamos sentados uno en frente del otro cuando me ha sugerido una frase para ganarme el cielo, pensé por un momento en mis adentros y no supe de donde salía esa frase pero no le di importancia pues me levanté con intención de ir a buscar el taburete, en la puerta por eso me giré y sonriendo la observé. – Como desees… - susurré con una voz un tanto sensual y me fui con una sonrisa.

Después de dejar la peluca e ir al cuarto de baño de la habitación de sus padres me detuve un momento en la entrada del cuarto de Fornarina, apoyándome en el marco de la puerta observando todo el caos que habíamos hecho, me estaban entrando dudas pues la veía tan a gusto conmigo como amiga que quizá declarándome de esa manera solo conseguiría que se distanciara de mí por vergüenza o cualquier cosa así. Pero por otra parte me daban… como decirlo… “ataques de hombría” diciéndome a mí mismo que era imposible que me rechazara. Pero lo que sí que fue seguro es que des del día que esta chica me cayó encima, literalmente pues cayó des de un árbol y la recogí, sé que estoy enamorado de ella, y no me ha importado cuanta gente ha pasado des de entonces en mi vida y que tan importante hayan podido llegar a ser pues mis sentimientos han sido, son y serán siempre para ella.

Dejé el taburete fuera de el cuarto de baño con intención de cogerlo luego si nos hacia realmente falta y me fui a sentar en el inodoro a observarla nuevamente embobado de lo que me gustaba, claro que lo disimulaba pues quedaría muy feo que se cayera la babilla… le comenté que había hecho un cambio bastante radical y cuando le hice la pregunta me respondió con un qué bastante inocente, así que me levanté confesándole que me apetecía hacer un montón de cosas mientras me acercaba a ella tomándole la barbilla, pensaba en comérmela a besos, saborear cada rincón de su cuerpo, arrancarle la poca ropa que llevaba y… un sinfín de cosas que deseaba en lo más profundo, pero me aserené y respiré hondo antes de besarle la frente tiernamente controlando todos mis sentidos. Después de un silencio el cual no tenía claro cómo interpretar me mandó sentarme, acerqué el taburete y me senté en el. Pero lo curioso es que ella se sentó encima de mí y de nuevo volví a alterarme, como siguiera así mi plan de declararme en el escenario se iría al traste pues me la comería antes de declararme. Dejé que me besara la cicatriz del ojo y suspiré, siempre había hecho que lo peor de mi formara parte de mi encanto. – Vale, a ver qué tal se ve. – cerré un poco los ojos y enseguida noté como me esparcía base por toda la cara, y de pronto algo blandito, seguido otra vez la esponja por mi rostro y cuando paró abrí los ojos para encontrarme sus, ahora gigantescos pechos, en mi rostro. Se me escapó un poco la risa y la próxima vez que volvió con la esponjita, con un ligero rojizo en mis mejillas alcé la vista para verla. – El testeo de tus pechos queda aprobado con un excelente. – subí las manos por su cuerpo despacio y le aguanté los pechos con ambas manos sin apartar la mirada de sus ojos. – Tienen un tacto impresionante. – los apreté levemente, se los subí y los volví a dejar en su lugar. – son suaves y blanditas. – dije al apretarlas un poco. – oh! Y el peso es proporcional al tamaño, has hecho un gran trabajo Fornarina. – seguía con mi sonrisa pilla, aun y mi palabrerío le estaba metiendo mano en toda regla. – después de esta evaluación puedes continuar.

Reí un poco por lo bajini de verla después de eso y nos centramos un poco en terminar de maquillarnos y arreglarnos pues a este paso nos tiraríamos toda la mañana en casa haciendo el tonto. Ya cuando por fin estuvimos los dos listos nos plantamos delante del espejo y nos miramos el uno al otro y asentimos satisfechos con los resultados, siendo sinceros ella era la Yoko más sexy que había visto y yo el kamina más sexy, aunque tampoco era muy difícil eso pues todos los que había visto eran bastante desastrosos… recogimos todo un poco por encima y cogimos las cosas para llevarlas al coche que tenía en la puerta aparcado. – Lo llevas todo no? O al menos lo más importante el dinerillo. – reí ya des de el coche viendo como Fornarina cerraba la puerta de su casa. – Vamos! A impresionar a todo el mundo. – en cuanto subió nos fuimos al evento.
avatar
Zero Hibari
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 426
Monedas Monedas : 1535

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Tema Cerrado el Vie Oct 02, 2015 6:39 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1643
Monedas Monedas : 19308

Volver arriba Ir abajo

Re: Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.