Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

#TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

#TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Sáb Jun 13, 2015 8:46 pm

¡El gran día había llegado! ¡Avengers: Age of Ultron estaba disponible en calidad y audio dvd en internet! Era raro, porque el dvd salía en septiembre de 2015 y aun estabamos a junio, pero bueno Internet era así de especial. La descargué y la guardé en un pendrive para llevarla a casa de Hiro, pues le había dicho en enero que veríamos juntos todas las películas de marvel. Como esa era la última que nos quedaba y no la habíamos visto en el cine por falta de dinero, decidimos verla cuando estuviera en buena calidad, porque verla en calidad pésima era una tontería. Me arreglé bien bonita, una camiseta color salmón, unos shorts negros y unas sandalias de tacón alto. Me hice un peinado a un lado dejando un lado de mi cuello descubierto, unos pequeños pendientes, un pulsera y me maquille muy muy poco, solo un poco los ojos y los labios, pues no solía pintarme como una puerta. También era una tontería pintarmelos labios porque unos segundos después de que me los pintara Hiroshi me quitaría el color con un beso de esos que me quitaban el aliento.

Cuando estuve lista le mandé un mensaje a mi chico preguntándole si estaba solo en su departamento, él me preguntó el porqué y respondió de forma afirmativa. Natzu se fue a un concierto de piano en una ciudad vecina con una amiga e iba a quedarse a dormir en su casa. Me puse muy contenta y le dije que tenía una sorpresita para él. Me respondió que me esperaría allí gustoso. Antes de salir me topé con Kenichi por el salón y le dije que no hiciera cena para mi, que seguramente no vendría a dormir. No quise darle explicaciones de con quién me quedaría a dormir, pues me daba algo de vergüenza que se imaginara... Bueno... Lo que hacía una pareja que se amaba con locura en la intimidad... En fin, eso... Eche el pendrive en el bolso, tomé las llaves del coche y lo colgué al hombro. Salí de casa abriendo a Steve con el mando y me monté en el. Dejé el bolso en el asiento del copiloto y me puse el cinturón de seguridad. No me llevé ropa pues no hacía falta, Hiro me "regaló un cajón" en su cómoda para que metiera algo de ropa mía y demás... Claro que yo también le di un cajón en mi cuarto a él, así cuando se quedara en mi casa no tenía que llevarse ropa para el día siguiente, ahí tenía sus cositas. Toda feliz aparqué a Steve a unas calles del piso de Hiro, pues no encontré aparcamiento más cerca y fui caminando hasta allá. Pité al interfono y me abrio la puerta. Subí por las escaleras y ahí estaba mi chico esperándome con la puerta abierta.

-Hola Huskyto -Y solo me dio tiempo a decir eso, pues capturó mis labios y nos dimos unos besos bien deliciosos que me encendieron hasta el alma- buenas tardes para ti también, cariño. -Entramos adentro, cerrando la puerta tras nosotros y apoye la espalda en la puerta sonriendo feliz a mi chico. Le pasé los brazos por el cuello para darle pequeños besos en los labios, mientras él me los correspondía, acabando intensificandose poco a poco, incluso llegué a pensar que en un momento a otro llegarían los besos franceses, pues todo era muy lento y sensual... Uff... ya empezaba a hacer algo calor ahí- Tengo una sorpresa para ti...¿Quieres... que te la enseñe ahora mismo? Quería dejarlo para después... pero no puedo esperar más... estoy deseando pedirtelo ya... -Alcancé a decir cortadamente entre beso y beso, de forma suave y pausada, embaucada por sus labios. Me dio la impresión de que sus manos iban a mis caderas y bajaban hacia mis shorts muy poco a poco- Traigo un pendrive con la última peli de Los Vengadores, la encontré en internet en excelente calidad ¿Podemos verla ya, porfi?-Y noté como sus manos se paraban y se quejaba de que eso le cortó todo el rollo de golpe... Espera ¿estaba pensando que le estaba pidiendo desesperadamente...? Comencé a regañarle- ¡Hiroshi Anzai eres un pervertido, no estaba insinuando nada sexual! Anda porfa veamosla...

Le puse carita de cachorrito y decidimos verla ya, no sin antes hacer lo más importante antes de ver una peli: preparar palomitas. Comiamos palomitas como si no hubiera un mañana y con un bol normal no bastaba, pues lo acabaríamos en menos de cinco minutos... Teníamos que hacer uno extra grande. Para ahorrar tiempo él fue a poner la película cuando le entregué el pendrive y yo fui a hacer el bol gigante con las palomitas. Apagamos la luz, nos sentamos ambos en el sofá, yo a su derecha y cuando estabamos preparados puse el bol de las palomitas de maiz entre su pierna derecha y mi pierna izquierda para que sin problemas pudieramos comerlas los dos.

- ¡Dale play!

Dije animada y casi se me iluminan los ojos de la emoción que sentí al escuchar el inicio de la bands sonora. Parecía una niña con una piruleta gigante.


ropa:




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Jun 19, 2015 9:05 pm

Esa tarde calurosa estaba tirado en mi cama, escuchando música tranquila y relajada mientras sentía la brisa fresca del aire acondicionado de mi habitación, el cual estaba a unos agradables veinte grados. Tenía el apartamento para mí solo, pues Natzu se fue ese día a una ciudad vecina con una amiga, con quien pasaría la noche. Claro que me aseguré antes de que esa amiga fuera real, y no un posible engaño para que se fuera con algún chico a quien sabe dónde demonios. Era cierto que la rubia se había convertido en una mujer, pero de todas maneras le protegería de los desgraciados aprovechados, especialmente si eran limpiabotas Don Juanes…

Mi móvil repentinamente sonó con una canción peculiar que reconocí de inmediato, y tomé el aparato para leer un mensaje que había llegado. Era mi hermosa novia Claire, quien me estaba preguntando si estaba en mi casa. Le conté la situación con Natzu y le pregunté el porqué de su duda, a lo que me respondió que me tenía una sorpresa. “¡Hiroshi, bastardo afortunado! ¡Hoy tienes una noche romántica con tu novia!” pensé para mi mismo con una sonrisa alegre en los labios, y le escribí que viniera cuando quisiera… Carajo, necesito un baño, ¡pero ya!.

Salté de la cama y fui directamente a mi baño personal a darme una ducha rápida. Después de eso fui a mi cuarto y elegí ropa casual pero perfecta para la ocasión: Una camisa celeste, la cual tan solo abotoné los tres botones de la sección media; unos vaqueros lo suficientemente ajustados para mostrar mis “atributos”; y unos zapatos cómodos. Me peiné hacia atrás y me miré al espejo. – Seguro quedará fascinada contigo hoy, galán. Y tendremos una noche divertida – me dije a mi mismo, guiñándome un ojo de manera pícara.

No tardó demasiado en sonar el intercomunicador del apartamento, y al tomarlo escuché la voz de mi Clay, así que le abrí la puerta del edificio, para entonces irme a mi propia puerta a esperarla. Apenas apareció en frente a la entrada abierta, me acerqué y la atrapé en mis brazos para darle un beso apasionado y lento para darle la bienvenida. El momento que nos detuvimos para tomar de vuelta nuestro aliento, le sonreí con picardía y le saludé con palabras – Buenas tardes, Gatita –. La tarde ya se hacía más interesante, y fue entonces que cerramos la puerta para empezar la verdadera diversión, pues aquel beso solo había sido únicamente la entrada…

Mis manos instintivamente fueron a su cintura, y mis labios se comieron poco a poco esa boquita deliciosa, con besos suaves pero bien condimentados, y comencé a ponerle atención a sus palabras, aunque no podía detenerme una vez que estaba en ritmo sensual. Me encantaba lo que estaba oyendo en ese instante, y sonreí alegremente para demostrarlo entre beso y beso. Mis manos bajaban lentamente de esa cintura envidiable a sus piernas, un área que le enloquecía que acariciara en nuestros juegos de pasión. – ¿Qué? – me detuve en seco, como si no pudiera creer lo que estaba escuchando. ¿Tan solo quería ver la desgraciada película de los Vengadores esa tarde?. ¡Pero qué demonios!. – Acabas de hacer desaparecer toda la magia con la película corta rollos de los Vengadores… – me quejé de inmediato haciendo un puchero de niño al que no le dan el dulce que quiere… Por supuesto, ella tenía que llamarme “pervertido”, aunque le encantara aquello cuando estaba de ánimo para tener sexo… – No debería aceptarte la película después de llamarme pervertido… Pero, joder que no aguanto esos ojos de cachorrito tuyos… Vale, veamos los Vengadores… Por un demonio… – terminé cediendo a su petición al final, especialmente porque ya me había echado el cubo de agua fría en la cabeza, así que perdí la inspiración pervertida…

Resignado, tomé el pendrive en mis manos mientras mi embaucadora favorita iba por las palomitas de maíz. No me tomó demasiado tiempo colocar la memoria USB en mi equipo de Blu-Ray, pues venia con el puerto y la programación necesaria para cargar la película desde el dispositivo, así que solo me senté en el sofá a esperar a Clay. No era precisamente lo que tenía en mente cuando me escribió ese mensaje más temprano, pero bueno, no todo estaba perdido en ese tema…

La hermosa castaña se acercó al sofá y tomó asiento a mi lado, dejando las palomitas entre ambos, finalmente le di play a la película para comenzar a verla. Todo iba de maravilla en la velada de cine en casa hasta el momento que se acabaron las palomitas de maíz, como treinta minutos después del comienzo del largometraje. Tomé el bol de cristal y lo coloqué sobre la mesa, para después pasar mi brazo por detrás de mi novia, descansándola sobre su cadera. Allí fue donde me traicionaron mis sentidos de manera imprevista… Culpo al olor de su perfume de ello, y a ese cuello apetecible que estaba totalmente descubierto del lado en donde me encontraba… “Mierda, Hiroshi. Ten autocontrol” me quejé mentalmente de mi distracción, pero era inevitable…

Cediendo ante toda lógica y racionalización, me acerqué lentamente a esa suave piel, y suavemente empecé a darle besos dulces, que poco a poco se fueron calentando hasta que ya no había marcha atrás. Mis brazos solo la atraían a mi cuerpo, en busca de sus caricias. Los besos subían por el cuello, encontrando su camino hacia esos labios deliciosos que enseguida reclamé como míos. Mi mano libre se posó sobre su pierna desnuda, creando un placer pícaro para mi novia, y todo estaba encajando en su lugar, me preparaba para dejar salir toda la lujuria… Cuando sonó el maldito timbre del apartamento una y otra vez de manera insistente…

– ¡Me cago en todo y en su madre! – dije cabreado después de parar porque el desgraciado detrás en la entrada seguía dándole al puto timbre. Me paré del sofá y fui a la puerta, y al abrirla me encontré al hijo de puta de Dimitry frente a mí. – Hola… Vecino… Necesito azúcar con urgencia, que estoy haciendo un postre… – ¿Este hijo de perra me interrumpe la diversión por desgraciada azúcar?. ¡Lo voy a matar de una puñalada!. – Lárgate Dimitry, o juro que te lanzaré por el balcón… – fue una orden directa y agresiva, y con solo verme la cara de cabreo que tenía supo que no le daría la puta azúcar. – Le pediré a nuestro otro vecino… Adiós… – y se fue el muy malnacido corriendo por el pasillo…

Carajo, había perdido la inspiración del momento, y ahora con cabreo encima, solo cerré la puerta y regresé al sofá a sentarme junto a Clay, quien me pidió que retrocediera la película para ver los últimos diez minutos que nos habíamos perdido por mi culpa. Suspiré pesadamente, y tan solo regresé la película al punto en donde quedó cuando nos terminamos las palomitas de maíz…

Ropa:



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Sáb Jun 20, 2015 7:35 pm

Estaba muy contenta de que Hiro accediera a ver la peli a pesar de los besos iniciales. Yo no tenía la culpa de que fuera un mal pensado... Igual me olvidé de eso en cuanto empezó el film. Estaba tan entretenida con la película que ni me di cuenta cuando se acabaron las palomitas de maiz, solo lo noté al sentir el brazo de mi chico por la cintura. Sin perder en ningún momento contacto visual con la televisión, por instinto me acerqué un poco a su cuerpo para que pudiera pasar el brazo con más facilidad por mi espalda. Pero el mundo pícaro no pudo estarse quietecito viendo la película, tenía que besarme el cuello que prácticamente tenía a su total alcance. Estaba a la merced de sus deliciosos besos, que quemaban mi piel poco a poco. Trataba de no prestarle ninguna atención pero esos besos eran una lenta y cruel tortura... Cuando el camino candente se acercó arrasando mis labios no me dejé llevar, dan solo le xorrespodí levemente, pero cuando rozó mi pierna con una de sus manos... no dudé en incendiar su boca con un beso que no era precisamente para nada frío. Justo cuando ya me estaba dejando llevar poco a poco a su terreno sonó el timbre de la puerta, despertándome del trance que me esyaba haciendo perder la cabeza por él. Se cagó básicamente en todo lo cagable mientras el timbre no paraba de sonar y sonar todo el rato. Como fueran esos tipos religiosos que iban de puerta en puerta repartiendo folletos... Ni su dios/persona/cosa en la que creían no les podría salvar, porque Hiroshi les mataría o les mandaría a la mierda a gritos, pero no, era el vecino de arriba que una vez me echó los tejos en el ascensor. Le dije que era la novia de su vecino de abajo y le noté como algo nervioso, y con razón. No era un tipo muy listo, parecía de esos que en un apocalipsis zombie moriría el primero. El tal Dimitri había venido a por algo de azúcar, pero lo que se iba a llevar sería una golpiza si no se iba rápido. Y eso es lo que hizo por su bien. Como ya no apetecía después de eso ponernos románticos, sugerí lo más obvio.

- Pon la peli por donde nos quedamos, que iba interesante, porfa. Y ahora quietecito y a ver la tele.

Y eso hizo, nos pusimos a ver la peli por el punto en donde Hiro empezó con su camino de besos condentes por mi cuello. Tal como estabamos sentados antes yo apoyé mi cabeza en su hombro para que así no volviera a hacer un movimiento de chico malo. Todo transcurría normal hasta que llegó una escena donde Hulk y Black Widow parece que les shippean... Espera... Primero la tratan de emparejar con Hawkeye, luego se da un beso con el Capitán América... ¿Y ahora con Hulk? No puede ser. Resoplé algo enfadada y rodé los ojos. ¿Quién sería el próximo, se traerían a Spiderman para shippearles juntos o qué? Ya me amargaron la peli. Miré a mi chico levantando un poco la cabeza y él parecía que se dio cuenta que le miraba, obvio porque me moví. Le di un beso en la barbilla mientras le hablaba dulcemente.

- Cariño... ¿Me traes algo de beber, porfi? -Como se andaba haciendo el ofendido le de un beso en la mejilla- Anda por favor, mi vida... -Le di otra y última oportunidad para que me trajera por lo menos un vasito de agua, pero me respondió que quietecita y que viera la tele, justo las palabras que yo le había dicho hace un rato, y volvió a mirar el film. ¡No había que ser tan borde tan solo le pedí un vaso de agua! Se iba a enterar de lo que era para mi "quedarse quietecita". Me reincorporé levemente y con un dedo apreté el botón de pausa del control remoto, poniendo la imagen congelada. Acerqué mi boca a su cuello para que notara la presencia de mi aliento, tentándole, le comencé a susurrar- ¿En verdad eso es lo que quieres...? ¿Que me quede quietecita? ¿Estás seguro, cariño?

Le mordisqueé el lóbulo de la oreja varias veces, le tomé de la barbilla y giré su cara hacia mí con delicadeza. Le iba a dar un beso suave pero en cambio nuestros cuerpos de atraían tanto y la química entre ambos era tan inmensa que solo con mirarnos sabíamos que no iba ser un beso suave. Comenzó inocentemente pero pronto nuestro amor y pasión hicieron acto de presencia... Y decir que nos besamos apasionadamente era quedarse corto. Me senté en sus piernas para que tuvieramos acceso a nuestros torsos más fácilmente y cómo no, tentarle a quererme sin pantalones. Intuía que primero en cualquier momento la camiseta color melocotón iba a estar fuera de mi cuerpo, dejando mi torso femenino al descubierto para que pudiera pasar sus manos por mi delicada piel tanto como quisiera... y precisamente fue lo que pasó. Me quitó lentamente la prenda y paseó sus manos por mi piel desnuda. Entre más besos y las caricias el calor iba en aumento y ahora solo quedaba el rojo sujetador incordioso para que pudiera navegar por mi cuerpo. Me aparté de sus labios para comenzar a desabrocharle los botones de la camisa solo para decirle algo obvio.

- Me haces perder completamente la cabeza...-Dije con voz agitada, extasiada por sus caricias y sus besos- Hace unos meses era solo una chiquilla inocente y en la actualidad me muero porque me quites toda la ropa ahora mismo y me hagas el amor... Eres un pervertidor, Hiroshi Anzai.

Acabé por quitarle todos los botones de la camisa sonriendo pícara, y cuando estaba sacándosela... sonó mi móvil, y por el tono de llamada, era Silvano. Cierto, quedó en llamarme hoy para contarme algo sobre unos pedido para el bar o no se qué... ¿Porqué Hiro tenía un torso tan perfecto? Ya ni me acordaba qué quería Silvano, solo tenía en la cabeza al hombre al que amaba y tenía enfrente. Alcé un dedo a mi chico para que esperara un segundo y sin bajarme de sus piernas giré mi cuerpo hacia atrás y tomé mi bolso que estaba encima de la mesita, al lado del cuenco de palomitas vacío. Saqué el móvil y cogí la llamada.

- Silvano ahora no puedo hablar, estoy ocupada, adiós.

Le contesté sin siquiera escucharle hablar, guardé el móvil en el bolso y lo dejé en el suelo. Iba a gastarle una pequeña bromita cruel a mi chico. Tome el mando a distancia y me puse recta mirándole.

- Bueno... Pongamos la peli por donde nos quedamos -Por la mirada que me echó reí divertida- Es broma... Cómeme enterita.

Lancé el mando a distancia hacia donde yo estaba sentada anteriormente y me dejé llevar.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Jul 07, 2015 7:42 pm

“Maldito Dimitry, ¡hijo de su puta madre!... ¿¡Cómo demonios se atrevió a joderme la diversión!?...” pensaba totalmente resignado a regresar a ver la película, pues todo el ambiente se fue a la mierda por culpa del ruso bastardo, y lo mismo le pasó a mi humor. Para rematar, mi novia tomó una posición clara de “no podrás besarme el cuello de nuevo porque tengo mi cabeza recostada a tu hombro” que terminó de minar mis esfuerzos románticos y pícaros. Solo me quedaba una cosa por hacer: Mirar la película sin rechistar…

Bueno, al final de todo el asunto, terminé concentrándome en la película, y justo después de una escena entre Bruce Banner y Black Widow. ¿Qué clase de mierda era esa?. Si en todas las demás películas tenían la química de baba de un mongólico… Y en eso sentí que Clay se movió, a lo que le miré de reojo para saber que ocurría. Ignoré el beso en la barbilla y la petición inicial, concentrándome de vuelta en el largometraje. Pero obvio que siguió insistiendo, incluyendo un nuevo beso… – Shhh… Quietecita y a ver la tele… – respondí mientras le miraba a los ojos por un segundo, para regresar luego a los vengadores. Pero claro, ella no sabía que era la palabra “ceder”…

– ¡Oye!, ¿Por qué le…? – fue lo único que llegué a decir en queja, justo antes de sentir su aliento en mi cuello. ¡Por un demonio, eso era irresistible!. Para cuando comenzó a mordisquear mi lóbulo ya estaba entregado a su merced.  Nos miramos luego por algunos segundos, pero el fuego de nuestros ojos ya anunciaba la conclusión de aquel contacto visual, y tan solo dejamos escapar aquella pasión que consumía las almas. El beso ni siquiera empezó suave, no… Fue directamente fogoso y ardiente, al punto que mi corazón se aceleró de inmediato al mismo ritmo frenético de nuestros labios. Cuando se subió a mis piernas, mis brazos la rodearon, y las manos buscaban repartir caricias en esa suave piel que me enloquecía cada instante que la tocaba. Pero la estúpida ropa estorbaba, y no soporté la idea de que estuviera más allí, así que mis manos fueron hasta abajo y encontraron el borde de la camiseta, y lentamente la subí para descubrir aquel  torso que adoraba con locura. Su espalda ahora era mi lugar de juego, y como me encantaba rodear cada centímetro de ella con la yema de mis dedos.

Ella se separó de mis labios después de uno de los besos más apasionados que tuvimos, pero para mi alegría y felicidad, ella quería llegar al clímax de aquel fuego, y el que desabrochara tan sensualmente mi camisa me tenia sonriendo con picardía. Mi alma pervertida se alimentaba de sus palabras, y aún así la seguía tentando una y otra vez para continuar ese camino divertido en el que la instruí. – Es solo porque te encanta ser pervertida por mí, Claire Black. Y eso hace todo más emocionante para mí – respondí mientras le daba besos en la barbilla, solo para desconcentrarla un poco de la tarea de quitarme la camisa, pero lo suficiente para volverla a enloquecer y darle apresuro.

La camisa finalmente voló por los aires, y ahora mi torso quedó al desnudo. Joder, esa sonrisa pícara en sus labios solo hacia más deliciosa la provocación y el deseo de comérmela entera… Y entonces sonó su móvil por primera vez desde que llegó aquí, cosa que la distrajo por algunos segundos. Para mi alegría, la llamada no duró ni cinco segundos, y podríamos continuar con… ¿Qué demonios? ¿Qué ahora quería ver la película?... Le miré confundido, y cuando dijo que era una broma, declaré sonriendo con maldad – Con qué una broma, ¿eh? –, y entonces no le tuve piedad alguna y me acerqué a su lóbulo, mordiéndolo suavemente mientras mi brazo derecho apretaba nuestros cuerpos, y la mano izquierda recorría su pierna con una caricia que subía desde la rodilla hacia su cadera…

Mis labios recorrieron el camino hacia su boca, y comencé a respirar su delicioso aliento en un beso que quemó todo a su paso. No sé cuantos minutos pasaron desde el inicio de aquel contacto, pero si sé que ya no había marcha atrás y la pasión se había desatado. Fue entonces que escuché un sonido raro proveniente de algún lugar, pero mi cabeza ya no razonaba, era como un animal con puro instinto sensual corriendo por mis venas… El sujetador empezaba a estorbar, y mis manos fueron hacia la única prenda que cubría aquel pecho glorioso que con lujuria deseaba. Y en eso volvió a sonar aquella tonadita que por alguna razón se me hacia familiar…



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Miér Jul 08, 2015 5:57 pm

Emití un suave sonido placentero cuando sus dientes rozaron mi oreja y después mordisquearon mi lóbulo. La cosa se calentaba cada vez más, nuestros cuerpos juntos eran pura dinamita y tan solo quería sentir sus manos traviesas navegando por cada milímetro de mi piel. Estaba convirtiendo cada movimiento de sus dedos sobre mi cuerpo en suspiros que ahogaba entre nuestros besos pausados pero ardientes, que me estaban volviendo poco a poco totalmente loca, pues Hiro conocía exactamente todos mis puntos débiles, como si tuviera un mapa de todo mi ser en la cabeza para que enloqueciera lentamente ante sus acciones.

- Me atraes tanto que hasta tu sonrisita pícara me enciende... ¿Y sabes qué me enciende mucho más? -Me acerqué a su oreja derecha para susurrarle con voz sensual mi respuesta, acariciando su espalda y su nuca con mis manos- Mirarte a los ojos y ver tu deseo, sabiendo que estás deseando hacerme una vez más sola y completamente tuya.

¿Y quién no le dice palabras picantes así a su novio para calentar más el asunto? Nos besamos hambrientos el uno del otro, en ese momento nuestras lenguas hicieron acto de presencia y yo solo quería quedarme libre de las tres prendas que me quedaban por quitar. Cuando llevé mis manos hasta el cierre de su pantalón en ese momento mi oido captó que mi móvil estaba sonando con una música bien conocida... Y era mi padre. Mierda. Abrí los ojos y tomé el móvil rápido, tenía que cogerlo o llamaría mil veces. Supuse que Hiroshi había notado que cogí mi móvil, no le dije nada para no fastidiar el ambiente, tan solo me fui a su habitación. Me tumbé en su cama apoyando la cabeza en la almohada dejando las piernas flexionadas hasta arriba y los pies tocando el colchón. Cogí la llamada y mi padre me saludó preguntándome que porque no cogí la llamada antes. Carraspee, hablando en voz muy baja mirando el techo.

- Perdona, no estoy en casa ahora mismo.

- ¿Dónde estás niñita mía? ¿Porqué hablas tan bajo?

¿+18?:
En ese mismo momento sentí como me separaban las piernas muy despacio y estas cedían ante las ordenes ajenas. Miré hacia el frente y mi lobo feroz precedió a tocarme el trasero, y acto seguido me empezó a dar besos por los muslos hacia arriba, ignorando la zona intima. Yo me quedé con la boca abierta y tuve que taparme fuertemente la boca con la mano libre para no "ronronear". Al ver que no le seguía el juego y me estaba reprimiendo se dio cuenta de que estaba hablando por teléfono. Quizá se pensaba que estaba hablando con Silvano...

- ¿¿Cielito??

Mi chico, al ver que no le hacia caso ni correspondía a sus cariciar y mimos, me iba a obligar a colgar. Subió desde mis muslos hasta vientre dando besos con esos labios sensuales que me quemaban la piel. Se posicionó encima de mi y me lamió el cuello, yo negué con la cabeza para que parara pero habló. "Cuelga eso o..." dijo él con las manos en el botón de mis shorts, amenazando con abrirlos.


- ¿¿Estás con HIROSHI??

Adivinó al escuchar la voz de mi chico. Mi padre gritó tan fuerte el nombre del culpable que paró de inmediato su juego malvado. Ahora pensaría que no le tomé antes la llamada porque estabamos haciendo cochinadas, bueno, que eso es lo que estabamos haciendo, pero él no lo sabía... Tuve que destaparme la boca porque ya no podía aguantarme más, y en vez soltar un gemidito no se como hice para reprimirme y decir una frase atropellada.

- Gloria bendita, Santa María madre de Dios...

Fue lo que salió de mi boca. Me la volví a tapar con la sangre ahora totalmente helada. Sí, estaba hablando con mi padre mientras mi novio me estaba llenando de besos todo el cuerpo.

- Oh ¿Estás en la iglesia, mi niña pura e inocente?

Sí, purísima e inocente... Si se entera de lo que estabamos haciendo a Hiroshi le corta los huevos y a mi me mete a un monasterio alejado de la mano de Dios donde me haría monja de clausura no sin antes bañarme con agua bendita por, según ellos, haber pecado. Debía aprovechar la oportunidad...

- Sí, le estoy enseñando las oraciones básicas de la Virgen María a Hiroshi...

- ¡Que orgulloso estoy de vosotros! Dile a Hiroshi que el próximo domingo le invito a que venga a la iglesia con nosotros.

¡Una excusa, rápido!

- Pero papi, le da vergüenza ir a misa sin saber casi oraciones... Cuando aprenda más de memoria sin equivocarse ni una vez podemos ir a misa todos juntos ¿Si?

Pareció satisfecho y emocionado y noa despedimos. Tiré el movil a un lado de la cama y suspiré aliviada llevándome una mano al corazón, mirando a mi chico, que ahora estaba acostado a mi lado... Y me empecé a reir a carcajadas por la situación de la iglesia, olvidándome que mi padre casi nos pilla en medio de nuestro acto de amor.

- ¿Te imaginas entrando a una iglesia, chico sexy y lujurioso?

Casi me muero de risa allí mismo teniendo esa conversación tan bizarra, y después paseé las yemas de los dedos por su torso varonil. Le di un suave beso en los labios.

- Oye mi cielo... ¿Y por que no empezamos de nuevo por donde lo dejamos, cuando esté animada de nuevo vas a poner un cd de música sensual, vuelves a la cama dónde te espero impaciente para quitarte ese pantalón y tu ropa interior que tanto me molestan verte puestos y me llevas al paraiso? ¿Qué te parece mi plan?

Pregunté con voz sugerente subiéndome encima de él para convencerle, dándole besos en el cuello, recorriendo después este con la lengua. Mis manos viajaron desde sus hombros hasta su torso, mientras nos fundiamos en besos tiernos que más pronto que tarde se volverían fogosos.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Dom Jul 12, 2015 12:17 am

¡Me cago en todo!. Clay se levantó de mis piernas para atender la llamada telefónica, pero en ese instante noté que fue directamente a mi cuarto, y eso solo quería decir una cosa: Venía la parte interesante de aquel juego divertido y emocionante. Me levanté del sofá y sin perder tiempo caminé hacia mi habitación, abriendo la puerta lentamente para encontrar a aquella bella mujer acostada en mi cama. Sonreí de oreja a oreja y entre silencioso, acercándome suavemente hacia ella y entonces ataqué sin piedad alguna.

+18 (?):
Coloqué las manos en sus piernas, y las abrí poco a poco para tener acceso al interior de las mismas, una de las áreas más eróticas del cuerpo. Pero antes no pude evitar tocar ese trasero tan firme que me enloquecía en todo momento. Empecé a besar sus muslos desde la rodilla hasta el límite de su pantaloncillo corto, acariciando la otra cara de la misma con mis dos manos lentamente. Eso le encantaba a la castaña, y sabía que de inmediato la pondría en ánimo para el juego previo… Sin embargo, aún no escuchaba su clásico ronroneo al sentir mis caricias, lo que me hizo cuestionar la razón de ello, y al notar que tenía el teléfono móvil en la oreja, solo se me ocurrió una cosa: Subir el calor.

Ignoré el área bajo y fui directamente a su vientre descubierto, besando con picardía y un poco de lengua cada rincón del mismo, encendiendo cada trozo de su blanca piel mientras mis manos la sujetaban firme para que no escapara de mi castigo divino. Subí poco a poco por aquel torso, incluso deteniéndome un poco en los pechos que aún seguían cubiertos por el sujetador, cosa que no me detuvo de regalarle algunas caricias con la yema de mis dedos y mi boca; y continué mi camino hacia aquel suave y lujurioso cuello, el cual mimé suavemente con movimientos de mi lengua, un estimulante irresistible que era infalible con mi novia.

– Claire, cuelga eso ya, o… – le advertí con una sonrisa pícara mientras mis manos iban directamente hacia su pantalón corto, jugando con el botón que ajustaba aquella prenda a su cuerpo sensual… ¡Pero qué demonios! ¡Es el padre de Clay al teléfono!. Mierda, su grito salvaje de asesinato premeditado me detuvo en seco por algunos segundos. Resultaba que ella estaba hablando con su viejo loco… “¡A la mierda!, si voy a morir, me iré disfrutando de la vida” pensé con una sonrisa pervertida, y tan solo regresé a besar aquel cuello delicioso de mi novia. Mis manos subieron desde su pantalón hasta su abdomen, pero ese no era su destino final… No, eran aquellos pechos firmes que tanto adoraba los que terminaría abrazando con ellas, mimándolos a medida que la intensidad de mis labios en su piel aumentaba…

Pero aquello pareció llevar a nada, y la conversación con su padre continuó de forma extraña, así que tan solo me detuve y me eché en la cama a su lado, totalmente frustrado por culpa del viejo loco pata de palo, a quien se le ocurrió llamar en el peor de los momentos… – Si entro a una iglesia, arderé en llamas por lo pecador que soy… Y si no, tu padre me clavará una cruz en el corazón… De una manera u otra, moriré de manera desagradable… – respondí suspirando de frustración. Al final, era claro que no llegaríamos a algo…

Sin embargo, no contaba con que mi chica tenía otros planes en mente, justamente para encaminar todo aquello de vuelta a un sitio divertido para ambos. No podía resistirme a sus encantos cuando se ponía tierna y cariñosa, además de que su voz me hipnotizaba poco a poco, logrando doblegar mi frustración y trayéndome de vuelta al ánimo perfecto para el juego. – Tu plan me encanta… – solo alcancé a decir suavemente antes de que sus labios tocaran los míos de nuevo. Ahora aquella sensual mujer estaba sobre mí, y mis manos fueron directamente a ese firme trasero para masajearlo mientras ella pasaba con sus manos por mi torso.

No pasó demasiado tiempo antes de que el beso se convirtiera en un huracán de pasión, comiéndonos los labios e incluso la lengua del otro con gran placer y deseo. Mis manos subieron a su espalda, dominando cada centímetro de su piel con los dedos, y cuando estás fueron al broche de su sujetador, Clay me detuvo al dejar de besarnos y poner sus manos sobre mi pecho, alejando su torso del mío mientras una sonrisa pícara aparecía en sus labios. Me dijo que fuera a poner un CD de música, y supe que el juego había cumplido su cometido. Sonreí de la misma manera, y entonces me levanté de la cama para caminar los cortos pasos hacia el equipo de sonido en mi cuarto, colocando uno de nuestros CDs favoritos en él.

Cuando sonó esa canción sensual de Careless Whisper, le hice un pequeño striptease a mi novia, jugando con el botón de mi vaquero hasta sacarlo de su lugar, y entonces revelé mi ropa interior negra, muy ajustada a mi cuerpo. Pero el placer de quitarme esa prenda se lo dejaría a Clay… Volví entonces a la cama y me coloqué encima de mi diosa bella, acomodándonos ambos para poder comenzar a besarnos de nuevo… Y de repente sonó mi teléfono móvil para joder todo el ambiente.

Me eché sobre la cama y tomé el móvil de la mesita de noche, cogiendo la llamada para ver quien mierda era y mandarlo al carajo. – ¿Qué quieres? – respondí el saludo inicial con ira, y resulta que era una tía de la operadora de mi teléfono, ofreciéndome no se qué mierda a precio de no sé qué carajo… Claro, que atención le iba a poner si Clay se me puso encima y comenzó a quitarse los pantalones cortos, revelando su ropa interior roja y sensual. – Sabe que, váyase a la mierda, que estoy en este momento con mi diosa bella y sensual a punto de tener sexo salvaje. ¡Envídieme y no me llame más, hija de puta! – me apresuré a terminar aquella llamada chistosa, y colgué de inmediato. Claire me sugirió apagar el teléfono, y era algo que ya estaba pensando, así que solo lo hice y lo coloqué de vuelta en la mesa.

– Ven aquí, mi diosa – dije con picardía mientras la llamaba con mi dedo, para que se acercara a mis labios y así volver a comérmela, con ánimos de llegar hasta el clímax…



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Dom Jul 12, 2015 7:53 pm

¿+18?:
Un gran pecado eran sus besos, y aún así yo quería pecar una y otra vez. No podía parar de besarle, sus caricias eran mortales para mi cordura y solo quería más y más, dando rienda suelta a nuestra pasión desmedida. Justo en ese momento las furtivas manos de mi chico recorrieron mi espalda para quitarme el sujetador y dejar mi pecho al descubierto, pero ese no fue el trato. Me aparté suavemente de él apoyando mis manos sobre su torso desnudo.

- ¿Y la música que ibas a poner?

Le recordé antes de que pudiera quitarme la prenda de encaje. Se levantó enseguida y puso el CD de música que a veces poníamos de fondo para que tuvieramos un ambiente perfecto para nuestro tiempo en pareja, y otras veces un tiempo más o menos corto pero bien intenso y placentero. Volvió a la cama, no sin antes quitarse los pantalones para mi deleite personal. Se puso sobre mi y volvimos a besarnos, pero sólo ocurrió por unos segundos, pues el teléfono de Hiro sonó. Miré hacia la dirección donde se encontraba si móvil y fue cuando se quitó de encima de mi, tumbándose en la cama. Se me ocurrió la "inocente" idea de disuadir a mi chico para que colgara de una vez, de quitarme los shorts delante de él descaradamente y cuando estuvieron fuera los tiré hacia atrás, cayendo encima de los de Hiroshi. Verme mi ropa interior roja fue más que un incentivo para que le colgara a insultos a la persona al otro lado de la linea, e incluso le contó que iba a tener sexo. Me empecé a reír por su reacción a todo.

- Apaga el teléfono  de una vez, malhablado.

Y eso hizo, así no nos molestaría nadie. Me pidió todo travieso con movimiento de dedo incluido, que fuera hasta él. Y yo muy obediente me abalancé sobre él para robarle uno de esos besos que me derretian hasta el alma. Intentó quitarme de nuevo el sujetador, pero le aparté las manos al notar que todo estaba yendo demasiado rápido, porque nosotros eramos así de apasionados y ardientes el uno con el otro. Iba a decir algo, pero le callé con un beso muy lento, recorriendo cada rincón de nuestras bocas. También trató de ponerme las manos en el trasero, pero tampoco le dejé. Me separé de su labios con la respiración entrecortada.

- Tranquilo mi amor, tenemos tiempo de sobra para ir tan despacio como queramos... Déjame hacer algo...

Me quité de encima e hice que se reincorporara un poco quedandose sentado en la cama con las piernas extendidas. Su mirada me decía todo lo que quería hacerme en ese momento, y yo estaba deseando que lo hiciera, pero no le iba a dejar. Le tomé de la barbilla e hice que mirara al espejo que tenía al lado de la cama, donde ambos nos reflejabamos.

- No puedes tocarme, ni besarme, ni sacarme la ropa aunque estés deseando hacerlo, y tampoco puedes mirarme o habrá castigo. Tan solo para tu entretenimiento, te dejaré mirar en el espejo todas las cosas que voy a hacerte... Si incumples las reglas te castigaré un poquito ¿Cuanto tiempo podrás autocontrolarte, cariño?

Recorrí con la lengua lentamente desde su cuello, torso, abdomen y finalmente acabé hasta la linea que tenía los bóxer, pero ni se los quité ni pasé más allá. Me senté encima de él, pasándole mis piernas por la cintura, quedando en una postura muy sensual en la que podía tocarme perfectamente todo el cuerpo... Pero como le dije, no podía. No se cuantas pistas de audio habían sonado ya, pero comenzó a sonar una canción demasiado picante como para cantarla a mi chico en el oido con tono sensual mientras me miraba atentamente desde el espejo. Moondance de Michael Bublé.

- Well I wanna make love to you tonight, I can't wait till the morning has come -Le cantaba mientras le acariciaba el torso con las yemas de los dedos-And I know now the time is just right, and straight into my arms you will run, and when you come my heart will be waiting, to make sure you're never alone. -Me dediqué ahora a saltarme dos frases solo para darle besos humedos por el cuello. Llevé mis manos a la espalda aún besando su cuello y desabroché el cierre del sostén.  - And everytime I touch you, you just tremble inside...
And I know how much you want me that you can't hide~... Eso es todo lo que vamos a hacer ahora, por la mañana y si aguantas, tómame de postre para después de la cena.


Me lo quité, sonriendo picaramente al dejar al descubierto mis atributos. Me junté un poco más con él, haciendo que mis pezones rozaran levemente su torso musculoso. Y yo que quería encenderle solo a él y me estaba encendiendo yo misma... Dios que ganas tenía de besar esos labios de nuevo... Como acto instintivo me acerqué a sus labios y él se giró para recibir lo que iba a ser un beso, pero tan solo apoyé mi frente en la suya dejando nuestras bocas a pocos centímetros, rozando nuestro aliento caliente. Me aparté de su boca, girandole de nuevo la cara al espejo.

- Te dije que no miraras.

Le recordé, mordiendole el lóbulo de la oreja. Me junté todo lo que pude y muy muy lentamente moví mis caderas, haciendo fricción en nuestras intimidades sobre nuestra ropa interior por primera vez en el día. Sin poder evitarlo gemí por la obvia excitación que ambos sentíamos en esos instantes. Le tomé una mano y la llevé a mi pecho, justo encima del corazón, que me funcionaba a mil por hora.

- Va muy rápido ¿Lo sientes? -Pregunté llevando su mano ahora a mi pecho izquierdo con "disimulo", luego bajandola hasta mi vientre para que notara que mi piel estaba ardiendo, y finalmente la puse en el monte de venus... Uff...- Si mi corazón está así, imagina como esta esto... -Hice la pregunta que tanto estaba esperando...-¿Quieres averiguarlo, Hiroshi?

Eso último lo dije mirándole picaramente,con voz excitante. Le solté la mano, hice que me mirara y busqué sus labios, besándole con toda la  pasión contenida durante todos esos minutos que parecieron horas.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Jue Jul 16, 2015 3:43 am

¿+18?:

Mi Gatita se acercó sensual, y comenzamos aquel beso que derretiría hasta el polo norte. Las manos de ambos recorrían el cuerpo ajeno en busca de placer, y aquello solo aceleraba más y más el ritmo del ya frenético contacto de nuestros labios. La pasión florecía con locura en aquella habitación, y tan solo unas pocas prendas de ropa se interponían entre la emoción más intensa y nosotros. Mis manos naturalmente fueron hacia la primera de ellas, el sujetador rojo que cubría aquel perfecto pecho… Sin embargo, la ama de mi pasión detuvo aquel instinto salvaje en seco. Quedé confundido, y justo el momento en que iba a quejarme por ello, ella regresó a mis labios como la abeja a la miel. Me enloquecía totalmente con cada segundo que vivía de su aliento, y de nuevo aquel animal en mi fue dueño de mis manos, recorriendo el camino de su suave espalda hacia ese trasero dulce que me encantaba acariciar… Pero de nueva cuenta me detuvo, esta vez explicándome la razón de ello.

Asentí dándole la razón esta vez. No teníamos porque apresurar aquel momento íntimo y único en esta ocasión. Sí, mi cabeza comprendía aquel mensaje muy bien… Pero la lujuria que cursaba mis venas no lo hacía, el deseo incontrolable de hacerla mía era más fuerte por momentos que mi propia consciencia. Tenía que obligarme a racionalizar, a tomarme con calma ese instante y disfrutarlo como al gran postre de maestros que simbolizaba. Ella siempre lo valía, esa mujer castaña que me hace sentir como nadie en este mundo…

Seguí sus instrucciones al pie de la letra, y ahora me propuso un juego sensual y afrodisiaco que mi perversión aceptó gustosamente. Sería un buen niño y le dejaría a ella jugar conmigo como quisiera… – No tengo ni idea de cuánto tiempo, Gatita. Pero suena delicioso su plan – respondí a su pregunta retórica. Por supuesto que mi cuerpo salvaje me traicionaría, y era obvio que después de un poco de tentación caería en la trampa de querer satisfacerla de la misma manera erótica… Era un juego perverso, y aún así me encantaba la idea…

Casi pierdo la cabeza con solo la primera caricia con su lengua. Fue muy lenta y provocativa con el contacto de su lengua con mi piel, al punto que mis manos temblaron levemente por tener que contener mis deseos de hacerle sentir lo mismo… Y verla en el espejo, tan sensual y tan pícara solo me emocionaba más y más, al punto que solté algunos gemidos de placer solo para ella…

¡Por un demonio!, de repente empezó a cantar esa canción tan pícara que nos encantaba escuchar en medio de toda la diversión, y para hacerlo más cruel lo hizo mediante susurros a mi oído… Las caricias con las yemas de sus dedos a mi pecho… Los besos ardientes en mi cuello… El sujetador que voló hacia otra zona de la cama… Mi cabeza estaba perdida entre tanta tentación, y el sentir sus pechos suaves rozando mi torso solo empeoraba mi aguante personal…

No aguanté más, y al primer ademán de acercar de nuevo esos labios sucumbí totalmente. Obviamente ella lo descubrió a tiempo y me hizo una advertencia sobre mi castigo de la forma más cruel: Negándome esos ricos labios que quería comerme en ese momento… Pero al sentir el “pequeño” castigo en la oreja, tuve que hablar o me volvería loco – Eres cruel, Gatita… – fue lo único que solté antes de sentir como nuestras intimidades se tocaban a través de las dos fibras de algodón que las separaban. Mi respiración, que antes era agitada, empezó a volverse frenética… Y los gemidos de la bella diosa que me provocaba solo hizo que me uniera en la expresión de locura y excitación conjunta…

Mi mano en su pecho, no solo noté la velocidad con la que latía su corazón, sino la suavidad de aquel seno perfecto… – Va a mil – respondí con aliento entrecortado a su pregunta, solo para encontrar que bajaba mi mano hacia un lugar especial. Así que quería que averiguara como estaba después de tanta provocación… Después de lo que pareció una eternidad me besó furiosa y pasional, un ritmo loco que acepté con gusto. Entre aquel beso, mi mano encontró su camino dentro de la ropa interior, y comenzó a jugar suavemente con una amiga conocida. Era el turno de satisfacer la lujuria de mi amada…

Tras terminar el beso, nos separamos tan solo unos centímetros, y por algunos segundos pude observar el fuego en los ojos de Claire. Continuaba con mi juego de dedos, acercando luego mi boca a su oreja, mordisqueando suavemente el lóbulo. Mi otra mano rodeó su espalda, pegando nuestros cuerpos para sentir el calor ajeno, y no pude evitar tentarla un poco más – Dime cuanto te gusta, y si quieres que lo haga aún más divertido – le dije con picardía y emoción al oído, susurrando sonriente.

Mis labios fueron directamente a su cuello, y allí mi lengua hizo caricias traviesas sobre esa piel deliciosa. Quería escuchar sus gemidos, deseaba complacer su locura, que clamara mi nombre como el culpable de su lujuria. Lento y con paciencia insólita, continué en su cuello mientras el juego de dedos continuaba en el jardín de Venus. Se aferró a mi espalda con sus manos, clavando un poco las yemas de sus dedos en mi piel… Podía sentir como vivía con intensidad mis caricias, como se derretía por dentro de pasión, pero quería llevarla más lejos, más alto. Aumenté el frenetismo de mis besos, moviéndome desde su cuello hacia sus labios. Luchábamos por mantener la cordura, pero el instinto era demasiado poderoso. Cada rincón de nuestras bocas era territorio de ambos, respirábamos el mismo aliento agitado y sensual, tocando la gloria con cada segundo que pasábamos juntos… Y aún así era solo el juego preliminar, sin importar los gemidos de emoción de ambos, la respiración agitada, los corazones a mil kilómetros por hora…

Nos separamos un breve instante, lo suficiente para que le propusiera dejar los juegos atrás con voz entrecortada… – Sabes, creo que cierta prenda impide que haga bien mi trabajo… Si quieres te la puedo quitar, o paro lo que estoy haciendo… –. Mi sonrisa traviesa lo decía todo, estaba listo para el momento de la verdad... Aunque, debo confesar que esto de jugar pícaramente ciertamente era divertido, y muy entretenido… – Tengo una idea divertida. Vuelvo enseguida – agregué poco antes de detener mi juego de dedos, y dejarle con ganas de más en la cama – Prometo que valdrá la pena – fue lo último que dije antes de perderme en el cuarto de baño para lavarme las manos e ir a la cocina en busca de ciertas cosas…

No tardé demasiado en regresar a la habitación, con un cuenco con cuatro cubos de hielo, una caja con fresas, y un envase de chocolate líquido a temperatura ambiente. Dejé todo sobre la mesa de noche, y sonreí con travesura a mi novia – Ahora, acuéstate boca arriba sobre la cama, y deja que te complazca un ratito. Pero cierra los ojos, ¡eh! – agregué con tono sensual, y ella obediente siguió mis instrucciones. Me senté a su lado, tomando una de las fresas y se la acerqué a los labios con suavidad, rodeando la dulce piel que me regalaba besos enloquecedores. Luego se la acerqué para que la comiera, procurando que el tallo quedara en mis dedos…

La siguiente fresa la bañé con syrup de chocolate, y repetí el mismo juego que antes, solo que esta vez le quedaron los labios achocolatados a mi novia después de comer la fresa. Y por un demonio, comenzó a limpiarse los labios sacando la lengua como un gato, sonriendo como ella sola lo podía hacer. – ¡Te lo advertí! – declaré sonriente, y me acerqué para comerme sus labios con sabor a chocolate, muy pero muy lentamente. Claro que eso solo hizo que quisiera probar algo…

Me separé lentamente de ella y le guiñé un ojo coqueto para que volviera a cerrar los suyos. Tomé una tercera fresa y la cubrí de chocolate, pero esta vez no se la llevaría directamente a la boca. La fruta achocolatada tocó primero su vientre, y fue subiendo sensual por toda la piel de mi diosa, recorriendo el pecho y cuello hasta llegar a su boca. Pero eso no era todo… Empecé a comerme el chocolate en su piel utilizando solo mi lengua, y poco a poco escalé aquel monumento perfecto, entre besos y caricias de lengua, limpiándola del dulce pecado. Y al llegar a sus labios, esta vez le di un potente beso apasionado, que estaba seguro recordaría por mucho.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Vie Jul 17, 2015 5:18 pm

¿+18?:
Mis deseos fueron ordenes para él, y procedió a cumplirlo con nota excelente. Una de sus manos se introdujo suavemente en la única prenda que vestía y sus dedos juguetones empezaron a hacer de las suyas. Dios, que sensaciones tan deliciosas me provocaba... y eso no era todo, aún iría eventualmente a más, y lo deseaba con ansia desmedida. Tan cerca, besos en mi cuellos, mordisquitos en mi oreja, susurros con frases subidas de tono...

- No tienes ni idea de cuanto me gusta que hagas eso... Y muchas cosas más. -Le contesté con la respiración entrecortada- Hazlo tan divertido como quieras, tenemos tiempo...

Tube que agarrarme de las sábanas, tensandome entera al sentir como su lengua de paseaba desde mi cielo hacia abajo de manera lenta. Gemía y suspiraba al sentir sus dedos expertos entre mis piernas y sus labios recorriendo todo mi ser. Ya no sabía lo que hacer para resistirme al deseo de pedirle a gritos que parara y que me hiciera suya en ese mismo momento. Solté las sabanas y ahora me aferré a su espalda, clavando las yemas de los dedos en su piel. Mi boca devorando la suya hacía que mis gemidos se desaparecieran tenuemente, escuchandose ahogados, pero excitantes. Luego se separó de mis labios para que eligiera si quitarme las braguitas

- Me da igual lo que hagas, pero hazlo lento o no podré soportarlo... -Me sinceré  formando la frase de manera entrecortada, porque casi no podía hablar, tan solo gemir. Espera... ¿Cómo que volvia enseguida? Y fue en serio. El desgraciado va y se levanta dejandome allí toda caliente- ¡Oye! ¿Dónde vas? -Pregunté, claramente confundida... ¿Cómo se atrevía a dejarme así? Dijo que sería bueno y valdría la pena. - ¡Más te vale, porque si no me daré placer yo misma! Y por ser tan cruel conmigo dejándome aquí solita te obligaré que mires todo pero que no toques... Y luego de acabar de darme mimos te pediría que jugaras conmigo lentamente entera y luego me poseyeras hasta el amanecer, porque tú ya sabes que si le pones mimo y dedicación soy bien multiorgásmica...

Le explicaba desde allí, alzando la voz para que me escuchara bien. Después volvió con un juego completo de diversión ¿Quién no quería chocolate y fresas justo antes de tener sexo? Hice lo que me pidió sin rechistar, me recosté y cerré los ojos esperando que viniera la primera fresa. No tardó mucho en ponerla cerca de mis labios para que la mordiera hasta comerla entera. La siguiente que llegó tenía chocolate por encima, saboree ambas cosas con gusto, quedando restos de sirope en mis labios... Y como siempre que quería que me comiera la boca me limpié el labio superior con la lengua muy sensualmente con una sonrisa pícara. Como era natural mi chico no tardó en probar el chocolate de mis labios acompañándolo con un beso intenso y lento. Me pidió de nuevo que cerrara los ojos y repetí la misma acción. Esperé nuevamente comer otra fresa, pero ese no era su plan... Su plan era hacer un camino desde mi vientre hasta mi cuello de sirope de chocolate, y la fruta terminó en mi boca, que la comí obediente. Notaba como mi excitación comenzaba a aumentar de nuevo con cada leve contacto de su lengua en mi cuerpo... Me agarré de nuevo a las sábanas y entre susurros y ronroneos susurré su nombre con claro tono excitado que a él le encantaba escuchar, que me derritiera entera repitiendo su nombre entre gemidos de excitación mientras le pedía más. Correspondí su beso ardiente que cayó mis suspiros. Nos fundimos en un beso que me estremeció, de esos que quitan la respiración y quieres que duren eternamente, me mataban esos besos tan nuestros. Nos besamos largo rato, hasta que ya no pude soportarlo, quería que mi amiguita también recibiera algo de mimos... Me separé de sus labios y le miré a los ojos. Solté la sabana con una de mis manos y recorrí su torso perfecto con las yemas de mis dedos.

- Hiroshi...-Le nombré suavemente, y eso era como música para sus oidos. Estuve a punto de decirle que me comiera no sólo la boca, sino el cuerpo entero, cuando recordé que teníamos que ir tan lento- Túmbate, es mi turno... Y cierra tus ojitos preciosos.

Y eso hizo, se tumbó ocupando mi lugar. Tomé el cuenco de hielos y tomé uno entre mis dedos, ¡auh que frío! Me senté en su pelvis poniendo las piernas por sus costados y comencé a pasarle el hielo por ambos lados del cuello. Y luego paré y pasé mi lengua cálida por el mismo sitio exactamente que pasó el cubo de hielo. Vaya, parecía que el sensual cambio de temperatura le gustó a mi chico, asique no dejé de hacerlo, y seguí muy lentamente desde su cuello y  pectorales. Bajé por todo el camino helado con mi lengua y tuve que echar mi cuerpo hacia atrás para poder lamer lo siguiente, apoyandome ahora en vez de en su pelvis muy levemente en su virilidad, y no mucho, pues si no podría hacerle daño. Un sonido placentero salió de mis labios al sentir nuestros sexos casi rozándose y aún no poder hacer nada con él, tan solo esperar. Moví suave mis caderas hacia delante y hacia atrás, provocando una deliciosa tortura, haciendo la fricción más intensa soltando una risita traviesa, mientras pasaba el hielito por su barriga, rodeando su ombligo. Tuve que ahora tumbarme a un lado para poder calentar con mi lengua todo lo que el hielo tocaba. Cuando terminé de lamer su vientre bajé el hielo hasta el elástico de su ropa interior, pasándolo justo por arriba, en su piel. Lamí esa zona helada, ahora bien caliente ¿Estaba siendo malvada? Tal vez... Pasé el hielito cada vez más pequeño por sus muslos y repetí con mi lengua la misma acción, irremediablemente posicionando mi cabeza entre sus piernas para calentar el camino frío. Cuando acabé con mi plan del hielo, y vi que mi cara estaba en una posición muy apetecible para mi chico, sonreí tranquila. No era mi plan utilizar mi lengua en esa parte tan sensible, pues le pondría al borde de la locura muy rápido, y ese era el plan... Ponerle al borde poco a poco.

- Hello big boy~

Dije con voz sensual justo antes de apartarme de allí, hasta ponerme acostada encima de él y acariciar con la mano izquierda su miembro por encima de la tela que tanto desearía sacar en ese instante y los siguientes. Seguí acariciando sin parar ni un solo momento, ahora tumbandome encima de él. Me metí el cubito de hielo medio derretido a la boca y le besé pasándonos el hielo el uno al otro, aumentando la presión de mis caricias entre su deseo, metiendo ahora poco a poco mi mano juguetona en su ropa interior y jugara arriba y a abajo con su chico grande, besándonos como si fuera de vida o muerte. Pero tuve que parar antes de que llegara a más.

Rodamos por la cama, abrazados como si estuvieramos luchando por quién iba a ir arriba esta vez, pero yo no le iba a dejar... Aún. Logré ponerme encima y arqueé una ceja mirándole con una sonrisa.

- ¿Quién te ha ordenado que puedes moverte, mi amor? Quieto ahí y cierra los ojos o voy a tener que castigarte como antes.

Me bajé de encima de él y tomé el bote de sirope, haciéndole el favor de hacer el siguiente movimiento. Me llené varias zonas del cuerpo como las piernas, musclos, pecho, senos, algunos bajo el pecho, costillas, uno encima de ambas caderas y hombros con chocolate... Y arriba del ombligo "Eat" y abajo "me". Tenía que estaa bien quieta, o si no marcharía todo de chocolate... Creo que el mensaje quedaba bastante claro lo que quería que hiciera.

- Ponte de lado con mucho cuidado y abre los ojos. -Él se movió con un poquito de mala suerte, pues tocó con una de sus manos uno de los corazones que había en cada hombro. Observó la obra de arte que había hecho en el lienzo que fue mi piel. - Y no te dejes ni una gota...

Le ordené, tomando la mano que borró un poco el corazón de mi hombro derecho y me metí los dedos achocolatados en mi boca, mirandole provocativa. Mi lengua trabajó en el proceso cuando creí que ya no quedaba nada, los saqué despacio. Me mordí el labio inferior sonriendo como diablilla por ser tan lanzada y sugerente.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Ago 14, 2015 11:07 pm

+18:

Vaya, esto de ir lento era más emocionante de lo que había pensado, disfrutando juntos de cada caricia y de cada divertido segundo en que la perversión ocupaba el alma apasionada, creando un juego sin igual en esos instantes. Si, podría acostumbrarme a este juego de tentaciones fácilmente… Terminamos aquel beso intenso y quedamos mirándonos directamente a los ojos, mientras su mano recorría mi pecho de manera muy sensual. Aún podía observar el fuego en sus pupilas, hambrienta de más placer, y por supuesto que no le negaría aquella petición silenciosa. Claro que, ella tenía sus propios planes para continuar aquel encuentro tan vivaz…

Me pidió que me acostara a su lado, justo como ella lo estuvo cuando jugué con la fresa y el chocolate. Sonreí pícaro ante sus palabras, y obedecí pacientemente su orden, quedando ahora con mi espalda sobre el colchón y cerrando los ojos a la espera de alguna acción de su parte. La impaciencia intentaba dominar mis ojos, pero sabía que sería recompensado si me quedaba tranquilito en la camita. Y de repente siento como uno de los hielos tocan la piel de mi cuello, una sensación demasiado fría como para ser cualquier otro objeto el culpable, aunque lo delicioso vino después al notar la cálida caricia que me regaló mi novia con la punta de su lengua, tan ardiente que me hizo olvidar completamente el trozo de agua helada y me sacó un gemido de satisfacción junto con una media sonrisa.

Ella continuó aquel juego mientras bajaba por mi pecho, aunque lo más ardiente de todo fue el sentir como nuestros genitales se rozaron a través de la ropa interior, y es que los gemidos de mi hermosa diosa eran tan afrodisiacos que tan solo elevaban mi nivel de locura con más facilidad. Pero ella continuó con el hielo hasta que alcanzar mis muslos, aunque tenía otros planes la sensual castaña por lo que pude sentir. Las caricias a mi miembro se hacía más y más intensas, incluso haciendo el contacto más personal al sentir su mano caliente directamente en la piel, y el beso apasionado con un trozo de hielo tan solo aceleraba el frenetismo entre ambos. Una de mis manos fue hacia sus firmes glúteos, y la apreté a mí mientras acariciaba poco a poco su escultural trasero por debajo de su propia ropa interior…

No estoy seguro de que pasó después, pero tan solo rodamos por la cama intentando dominar al otro mientras el beso continuaba lujurioso y caliente. Pero la diosa de piel color nieve terminó ganándome, y por un leve instante abrí los ojos mientras le veía quejarse. – Está bien, no quiero un castigo… A menos que sea uno interesante para ambos... – mencioné con tono travieso y pícaro, haciendo referencia al juego que habíamos estado creando juntos esa tarde. Pero tuve que obedecer y quedarme tranquilo con los ojos cerrados una vez más…

Esta vez pasó más tiempo hasta volver a escuchar la voz de Clay, pero cuando me dijo que me colocara de lado y abriera los ojos, supe que algo interesante iba a ocurrir, y carajo sí que era apetitoso e interesante aquel panorama. Incluso tomó mi mano llena de chocolate, pues por error la pasé por uno de sus hombros, y la limpió con su propia lengua… ¡Por un demonio! ¡Ya tenía ganas de llegar al clímax de este juego!. – Como eres mi postre, te comeré lento y silencioso – declaré mientras me acomodaba para empezar por las piernas. Con tan solo hacer contacto con mi lengua sentí como la piel de la mujer hermosa estaba caliente, quizás deseosa de ser comida entera, y poco a poco fui lamiendo cada sección llena de chocolate… Acariciando además su muslo con la yema de los dedos de tal forma que el efecto de mí lengua se multiplicara en placer…

Avanzando lenta pero sensual, acabé con ambas piernas entre gemidos de placer de mi pareja, y era hora de subir a su abdomen para continuar el juego. Pero al mismo tiempo se me ocurrió jugar un poco con una amiga que aún no había visto, así que mi mano le hicieron una caricia por encima de la ropa interior sensual, mientras mi lengua y boca continuaban limpiando la piel tersa y blanca. Ella se movió un poco y entonces le dije con tono sexy – Es tu turno de quedarte quietecita mientras de cómo entera –. Y continué con mi labor de lamer todo el chocolate completamente de mi novia…

Terminé limpiando todo el abdomen, los hombros, parte del pecho, y las costillas. Sin embargo, dejé los senos para lo último, y vaya que sería la parte más emocionante que comer. Fui al primero de sus lindos senos y empecé a lamer con la misma calma que antes, pero esta vez tenia cierto objetivo apetitoso en mente. Limpiando y besando toda la firme piel, me enfoqué ahora en su lindo y redondo pezón, el cual acaricié dulcemente con la lengua de la manera que ella tanto adoraba. Pero allí solo empezaba mi juego, pues la mano que jugaba con su zona íntima desde afuera de la tela que la cubría simplemente saltó la barrera y ahora se encontraba directamente sobre ella, tocando con la yema de los dedos la zona erótica. Con movimientos circulares suaves y rítmicos fui estimulando más y más a mi hermosa mujer, y sentí como se estremeció ante la sorpresa de mis toques, pero entre aquella caricia y la ejecución de mi sensual juego de lengua estaba seguro que la llama de su interior estaba totalmente viva, lista para alcanzar el siguiente nivel de emoción…

– ¿Quieres que siga jugando contigo? – pregunté con travesura justo antes de ir al otro pecho y repetir la limpieza del chocolate que hice con su gemelo, incluyendo las caricias de lengua sobre el pezón. Las manos de la castaña se empezaban a aferrar a mi cuerpo, y entonces los movimientos de mano sobre su clítoris se aceleraban más y más. Pero la ropa interior estaba estorbando demasiado… – Creo que esta prenda ya está entrometiéndose demasiado en nuestro juego, ¿no te parece? – le dije mientras pasaba de besar su seno a estar comiéndome su cuello a besos. Y entonces le quité las braguitas con su total cooperación, teniendo acceso total para continuar con el juego de dedos en toda la zona íntima, tal y como le encantaba a ella.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Sáb Ago 15, 2015 5:44 pm

¿+18? No, pero la cosa está bien hot...:
Ser un postre no estaba mal... Sobre todo siendo un delicioso postre para mi sensual novio. Recorrió mis piernas con la lengua y estas temblaron ligeramente con el roce tan delicioso.

- Cómeme como tu quieras, amor... Soy toda para ti ahora y siempre...

Respondí a su comentario de que me comería lento y silencioso. Un sonido placentero salió de mi boca al notar sus dedos acariciandome la zona íntima por encima de la tela de mi ropa interior... Era electrizante. Ya no solo estaba excitada por lengua recorriendo todo mi cuerpo, ahora llevó una mano a mi feminidad el muy descarado. Me dijo que me estuviera quietecita, pero a estas alturas no podía. Me mordí el labio inferior para reprimir un gemido de placer, pero no podía acallarlos si me estaba excitando.

- Dios mio Hiroshi... No se si voy a poder estarme quieta mucho tiempo...

Murmuré entre suspiros cuando sentí que sus labios acercandose a mis senos para reclamarlo y recorrerlos con la lengua y una mano, mientras que con la otra me daba placer por dentro de mi braguitas. Intentaba controlar los pequeños espasmos que mi cuerpo emitía como respuesta a la excitación, pero no podría por mucho más.

Sentía la presión que mi intimidad hacía a sus dedos juguetones que salían y entraban de mi húmeda cavidad. Húmeda a tal punto que sentía como me estaba muriendo de placer, me faltaba el aliento y mis caderas ya querían moverse al ritmo de sus dedos expertos. Peo lo hacía todo muy lento y ya estaba al borde de la locura, aferrándome fuerte a las sábanas para evitar la tentación de desobedecer la norma de estarme quieta. Me preguntó que si quería que jugara más conmigo... Un suspiro placentero fue mi primera respuesta, ¿Cuánto iba a durar esa deliciosa tortura?

- Creo que con que notes lo mojados que tienes lo dedos ahora mismo, sobran las palabras.

Ni quietecita ni nada, no podía contenerme más. Solté las sábanas y me aferré a su cuerpo, mientras aún jugaba con mis pechos. Le susurré al oído este suspiros todo lo que iba a hacerle esa noche y como le despertaría de una forma especialmente placentera por la mañana, pues yo siempre me despertaba primero. Obvio con palabras sugerentes y sensuales, pero sin ser ordinara. Ante todo era una señorita y no usaba palabras vulgares. Dejó mis dos suaves atributos y empezó a matarme con besos en el cuello. Levanté levemente mi cuerpo de cintura para abajo para que pudiera quitarme la última prenda que protegía mi feminidad y así tuvo más libertar para acariciarte. Colé mi mano por su boxer para darle también placer, de forma calmada para no hcerle daño  pero de manera intensa. Me sorprendía cada vez más de la capacidad de aguante que tenía, pues estaba retorciéndome de placer con cada caricia que me dedicaba mi novio, pero me mentalizaba de no llegar al cielo todavía... Pero poco faltaba y todavía teníamos noche por delante.

- Hiro, ya para...voy a... Mmmh... Hiro... No pares... No, para...  Hiro... no sigas... - A ver, cabeza loca... ¿No pares o no sigas? Mi mente se negaba a llegar ahora, pero mi cuerpo le contradecía completamente. Abrí las piernas ligeramente poco a poco para que tuviera acceso completo a mi interior... Santa madre de Dios, no quería que parara aquel movimiento glorioso que me hacía morir de placer. El muy desgraciado tenía total control ahora sobre mi, asique aumentó para mi satisfacción y desespero el ritmo de sus dedos y el roce de mi punto clave, haciendo que gimiera tan intensamente que superaba el sonido de la música de fondo pues en ese momento estaba sonando una canción mas bien suave. La mano con la que me aferraba a su espalda terminó arañandola, y luego la puse en su nuca enredando sus cabellos castaños, mientras que con la otra dejé de darle placer a él, ahora intentantaba bajarle lentamente el bóxer, aguantando todo lo que podría aquella gloriosa agonía, no podía ni hablar, todo lo que salía de mi boca eran gemidos y más gemidos para su deleite. Encorvé la espalda sintiendo como se contraía un poco mi sexo y un calor placentero recorría mi vientre. La recta final comenzaba, pero tenía que resistir- N-no pue... ¡Para para, te lo suplico, no aguanto más!

Le supliqué, y cuando ya estaba a punto de dejar salir toda mi pasión contenida... Paró suavemente dejándome con unas ganas que casi me moría ahí mismo... Dejé caer mi espalda encorvada de placer en la cama respirando entrecortada mientras me iba calmando mi respiración, pues no podía ni hablar. Cuando recuperé fuerzas para hablar le dije sutilmente que fueramos ya de una vez al siguiente nivel.

- Amor... Quiero gemir y gritar tu nombre hasta que me dejes completamente sin aliento... pero no así. Necesito más de ti, ahora mismo.

Le decía mientras le liberaba por fin con su cooperación de su ropa interior. Nos besamos hambrientos de los labios del otro, y cuando se levantó le di una palmada en el trasero, riendo de forma traviesa mordiéndome suavemente el labio inferior. Le esperé en la cama pensando que postura haríamos, pues sí o sí la iba a elegir yo esta vez por torturarme de esa manera hace un rato. Recordé alguna de ellas y me decanté por una llamada "La unión de la Diosa" o algo así. Sonaba bien y curiosamente nunca la hicimos. Me reincorporé un poco, siguiendo con la mirada a mi chico de nalgas sexys, sonriendo divertida.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Ago 18, 2015 11:12 pm

¿+18?:

Por supuesto que su respuesta obvia no hizo falta para nada, pues con tan solo retirar la prenda faltante pude tener acceso entero a su feminidad, y los dedos juguetones no perdieron el tiempo de notar cierta calidez que solo me dibujó aún más grande la sonrisa pícara en los labios. Los suaves movimientos la zona íntima hicieron que mi novia se arqueara de placer, y por supuesto que sentí su mano en mi miembro, quien respondió de inmediato a placentero cariño que la hermosa mujer me regalaba. Aún así continué comiéndome su cuello a veces mientras mis dedos realizan su trabajo mágico en el lugar más erótico de la dama. Su voz y gemidos solo me provocaban más emoción, y continué inmerso en la divertida actividad mientras yo mismo empezaba a soltar sonidos de puro placer. Se aferró a mi espalda y por poco pierdo la cabeza completamente al sentir esa sensación de aruño en conjunto con el desespero de mi novia de quitarme la ropa interior, y obediente le facilité la tarea… Pero no me detuve mis caricias en ningún instante, pues sabía que ella estaba cerca del punto de clímax, al mismo que yo también empezaba a acceder… El placer final estaba allí cerca, y podía disfrutarlo en su preámbulo…

Cuando me lo pidió, me detuve poco a poco hasta que ella se acomodó en la cama con la respiración entrecortada. ¡Demonios, era tan excitante verla así!. – ¿Te gustó el juego?. Me esmeré mucho en hacerlo divertido, ¡eh! – le dije con picardía mientras le miraba entretenido. Pero cuando finalmente pudo hablar, aquellas palabras sonaron como música para mis oídos, y tan solo sonreí conforme con ello, agregando únicamente – Pues tengo la solución para ello. Déjame buscarla en la gaveta –. Rápido como una gacela me levanté de la cama y me paré junto a la mesa de noche para abrir la primera de las gavetas en busca de los preservativos. Estaba seguro que allí los dejé la última vez… “¿Eh?” pensé para mi mismo al no encontrar un puto condón en todo el compartimento. Así que fui al siguiente cajón debajo de ese, y nada de nada. “¡Eh!” me repetí más ansioso que antes, y abrí el último de los lugares en esa mesa para terminar de buscar el “santo grial” de mi existencia… – ¡Eeeeeehhhh! – se me salió de los labios aquel sonido, y de inmediato mi novia me preguntó algo que no escuché la verdad, pero me imaginé de que se trataba… – No pasa nada, gatita – y reí un poco al final, intentando pensar en donde demonios dejé los putos preservativos.

Caminé hacia el armario y empecé a revolver las gavetas en busca del preciado objeto, pero no encontré nada. “¡Me cago en todo y en su madre!” quería gritar de frustración, pero no valía la pena hacerlo. Estaba a punto de empezar a tirar la ropa por todos lados, cuando se me ocurrió ir a revisar el gabinete del baño… Ni siquiera me inventé una excusa para desaparecer de la habitación, tan solo estaba rogando que allí dentro hubiese algo de utilidad, o estaba sentenciado a solo una manita de ayuda para alcanzar el placer… Abrí el compartimento y… – ¡Por fin te encuentro, hijo de tu puta madre! – grité de alegría mientras tomaba el único de los sobrevivientes de nuestras pasiones incontrolables.

Regresé a la habitación con una sonrisa victoriosa y el preservativo en mano, aunque las palabras de mi gatita por poco y me desaniman. ¡No llegué tan lejos para no hacer nada!. La tomé por el brazo y suavemente la levanté de la cama, dando ambos una media vuelta, para sentarme al borde la misma y halar a mi hermosa diosa para que quedara sentada en mis piernas. La apreté a mi cuerpo en un abrazo y me acerqué a su oído para decirle coquetamente – Estoy aquí para animarte, gatita –, mordiéndole el lóbulo de la oreja con picardía para comenzar a emocionarla de nuevo. Sentí como ella me arrebató el empaque del condón, y con una sonrisa empecé a comerme de nuevo su cuello, haciéndole caricias en la suave espalda con la yema de los dedos. La encendería poco a poco hasta llegar al juego final.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Miér Sep 02, 2015 3:29 am

¿+18?:
Yo pensé que sería levantarse, ir a la mesita de noche, coger la protección y volver a la cama... Pero no. Supuse que no encontró ninguna unidad del producto íntimo en ese lugar. Jugué con un mechón de mi cabello mientras seguía con la mirada a mi chico, que revoloteaba por todos los muebles de la habitación buscando lo obvio. Quizá los gastamos todos, o quizá los movió de sitio haciendo limpieza. O se olvidaron en mi casa. Esas podían ser las tres respuestas más lógicas. Ya se estaba frustrando y se notaba en el ambiente la tensión por la ausencia de los pequeños globitos de latex.

- ¿Todo va bien, cielo? -Le pregunté a mi hombre sensual pero dijo que no pasaba nada- Ok cariño...

Se fue de la habitación hacia el baño y suspiré mirando al techo... Creo que algo de mí por ahí abajito se estaba empezando a impacientar y ya no estaba tan deseosa como antes. Escuché un grito de victoria del malhablado de mi novio sensual y reí suavemente por ello, el muy loquillo seguro que se preocupó mucho al no encontrar el objeto clave de todo el asunto que decidiría sí teníamos la primera sesión placentera de la noche. Cuando volvió de su interminable misión me enseñó su botín, y yo me puse a hacerme la difícil por haber tardado tanto y dejarme ahí solita y excitada por segunda vez en el día.

- No se Hiro… Ya no me siento con mucho ánimo para que me hagas tuya, mejor lo dejamos para otro día … –Le dije soltando después un pequeño suspiro como si estuviera pensando en serio que mis palabras se iban a cumplir. Pero el asunto no se iba a quedar así, reí divertida cuando me tomó de la mano y me atrajo hacia él, haciendo que me sentara en sus rodillas Aunque si era verdad que se me había pasado solo un poco la calentura, me la recuperó en su segundo tan solo con que me abrazara contra él y me rozara la lengua en el cuello y mordisqueara el lóbulo de mi oreja. – Y yo recibiré los ánimos totalmente gustosa –le contesté a su provocación quitándole el preservativo sin siquiera preguntar, comenzando de nuevo a dedicarnos caricias, frases subidas de tono entre suaves susurros, suspiros y gemidos deliciosos y placenteros, besos apasionados, deleitándonos el uno con el otro hasta que el deseo llegó demasiado lejos. Abrí la funda del preservativo lentamente con los dientes, pues no podía hacerlo con las dos manos dado que una de ellas estaba en la virilidad de mi chico dándole placer para que en cuestión de segundos le pusiera la funda de latex. Escuché unos ruidos que veían desde fuera de la habitación, pues la música ya había acabado. Ya estaba acostumbrada a estar alerta en situaciones así, pues nunca se sabía si Kenichi o Natzumi iban a regresar y nos pillaban en pleno acto. Quería asegurarme de si él también lo había escuchado y entonces le pregunté.

- ¿Escuchaste algo…? -Él creería que le estaba retando a hacerme gritar de placer y no como una pregunta seria, porque joder si lo logró, empezó a tocarme en mi zona íntima con una de sus manos expertas y yo casi me retuerzo de placer ahí mismo. Serían imaginaciones mías, igual si estaba alguien ahí fuera no podía escucharle a causa de mis propios gemidos que parecían contentar a mi novio cada vez que los escuchaba. No me anduve con delicadezas ya y coloqué la protección en su deseo- Te lo voy a hacer pagar, ya vas a ver.

Ya iba a ver lo que sería capaz de hacer cuando entrara en mí. Ya me estaba poniendo encima de él para que fuéramos uno y justo cuando nuestras intimidades se estaban rozando para comenzar nuestra danza de amor, desenfreno y placer, miré a la puerta y me quedé quieta.

- ¿Eh… ? N-no… ¿Qué…?

Miré a Hiroshi altamente desconcertada al realizar y procesar en mi cabeza que yo tuve razón desde el principio y desafortunadamente los ruidos que escuché hace un rato afuera de la habitación eran reales... Me cago en TODO lo cagable.




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Sep 02, 2015 4:33 pm

No puede ser, ya habíamos llegado al auditorio y... ¡Se canceló el concierto al que iba a ir con mi amiga! Tenía muchas ganas de disfrutar de ese momento pero no pudo ser y tuvimos que irnos de allí. Al final no pude quedarme en su casa a dormir por lo obvio, no tenía excusa y sus padres eran muy estrictos... Total que tuve que tomar un taxi de vuelta a casa con mi pequeña maleta, pues sus padres no podían llevarme con su coche poniendo una excusa algo tonta. Como su casa estaba retirada de la mia, el taxista me cobró un ojo de la cara cuando llegamos al portón de mi casa. Saqué mi bolso, renegando y me bajé tomando mi maleta. Mi monedero quedó casi en números rojos después de aquello y me puse de mal humor. Abrí el portón, subí al ascensor pulsando el número de la planta y por último cuando llegué me dirigí a la puerta de mi casa y la abrí pasando dentro. No fui cuidadosa en cerrar la puerta, de hecho di un pequeño portazo por el enfado de ir a la casa de mi amiga y a las horas tener que volver en taxi que me costó casi lo que vale un abrigo de marca. Arrastré la maleta, pues tenía ruedas que hacían un ruido tenue al rodar por el suelo y me paré en seco sin hacer ruido al ver tirada en el suelo una camiseta color salmón y una camisa de mi hermano. Poco después de quedarme quieta mirando la ropa achicando los ojos, escuché unos  gemidos demasiado potentes.

- Por Dios, pero que asquerosidad...

Susurré al estar en presencia de un encuentro sexual entre mi hermano y su novia, que por cierto no paraba de gritar. Se me pasó por la cabeza de irme, pero no lo haría. Lo primero que estaba en mi casa y tenía derecho a quedarme si quería. Lo segundo, si me quedaba no quería estar escuchando como gemía por no se cuanto tiempo. Tercero, estaba cansada y ni de broma iba a salir de casa por culpa de ellos. Iugh solo de pensar que tenía que aguantar eso... Me puse al lado de la puerta y la toqué suavemente con los nudillos para hacerme notar.

- ¡Hola hermanito, ya estoy en casa! Al final el evento se canceló y he vuelto a casa. Voy a quedarme aquí, ando algo cansada de todo el día y el camino. Tuve que volver en taxi -Y ni un gemidito se escuchó a partir de ahí, la estrategia funcionó... Y bueno ya que me iba a quedar en casa mejor les diría que no hicieran ni un ruido para no molestarme, ¡Era lo mínimo que podían hacer para no incomodarme a mi! - Ah por cierto ¿Si van a seguir pueden bajar la voz? Gracias.

Incluso di las gracias, siendo educada en todo momento con ellos. También iba a preguntar si se iba a quedar a cenar, pero mejor no dije nada más y me fui a la cocina a prepararme un par de sandwiches para cenar.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1126
Monedas Monedas : 12400

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Mar Sep 08, 2015 11:34 pm

¿+18 hasta donde se pudo?:
La táctica funcionó y la mujer castaña estaba ya en llamas, deseosa alcanzar el clímax que tanto habíamos trabajo con caricias y besos apasionados. Estábamos cerca de nuestro objetivo, podía saborear la victoria inminente. Mis manos manchando de pecado su piel blanca y tersa, esos contactos entre nuestros labios que ardían con intensidad, las palabras provocativas que solo electrizaban más el momento, la locura que subía a nuestras cabezas para dejar salir esos instintos animales que nos atraían magnéticamente. Había llegado el momento, y lo supe tras saborear la caricia en mi fiel compañero, quien esperaba su propio traje para participar en la celebración del día. La sonrisa en mis labios interrumpió momentáneamente los gemidos de placer, y estaba seguro que eso solo animaría a Clay aún más…

Pero de repente se detuvo para mencionar si había escuchado algo. Seguro se estaba inventando para hacerme sufrir un poco antes del placer final, así que solo le incité a continuar de la forma en la que siempre lo hacía… – No escuché nada, Gatita… Aunque quiero oírte decir mi nombre entre todo el placer que te voy a dar – mencioné con picardía y lujuria, mientras llevaba mi mano hacia la zona erótica preferida de las mujeres, utilizando los dedos con experticia para regalarle un shock eléctrico que la devolvería al buen camino del placer.

Si, el traje estaba ahora en su lugar, y el roce entre los genitales empezaba a ponerse interesante, cuando de repente escuché la puta puerta y luego la voz que menos quería oír en ese jodido instante…

– ¡¿Qué demonios?! – grité confundido y totalmente cabreado por la repentina llegada de la rubia que se supone estaba con su amiga en otra puta ciudad. Y claro, Clay se bajó inmediatamente de mis piernas y se comenzó a poner su ropa interior de vuelta con cara de molestia. Me paré furioso de la cama y tomé el pantalón para ponérmelo, saliendo de la habitación y cerrando detrás de mí la puerta. Busqué con la mirada a la rubia, y estaba en la sección de la cocina – ¿¡Se puede saber qué carajo haces aquí!? – pregunté cabreado, y la niña me respondió de mala gana. – Natzumi, si sabes que estamos ocupados, ¿por qué no te has ido? – dije de inmediato y sin cortarme la lengua ni un segundo para ello. Claro que la respuesta que dio no me gustó para nada… ¡Me había jodido la tarde y se hacía la inocente!

– ¡No te hagas la jodida inocente! ¡Tú sabes de qué carajo te estoy hablando! – sentencié perdiendo un poco el control y golpeando el mesón de la cocina con la mano derecha las dos veces. Pero eso no ayudó en nada, y ya estaba jodido: ni alcancé a terminar la tarde apasionada ni estaba feliz por la porquería que acaba de ocurrir… ¡¡¡Que me parta un puto rayo!!!



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Claire Black el Miér Sep 09, 2015 4:54 pm

¿Pero como podía alguien ser tan subnormal? Las palabras de Natzumi desde el otro lado de la puerta hicieron que Hiroshi gritara un "Que demonios" y ya supe que no tenía nada más que hacer ahí. Me quité de encima y busqué mi ropa interior por toda la habitación. Era incómodo vestirse en ese estado de excitación, aunque ya estaba desapareciendo poco a poco, evidentemente. Hiroshi salió mientras yo me ponía los pantalones. Empezó a reñagarla con violencia y ella a responderle con respuestas estúpidas. Iba a estar así todo el rato. Tarde o temprano la tipa se saldría con la suya, asique salí fuera a preguntarle a mi "amiga" que cual era su problema. En ningún momento alzaría la voz por respeto a mi novio... Por la conversación que estaban teniendo Natzumi no iba a admitir que hizo mal.

- A ver, explícame una cosa ¿Se puede saber que pasa contigo Natzumi? ¿Hasta cuando vas a hacerte la niña buena? Lo has hecho aposta, no mientas -Parecía que le daba igual todo, repitiendo otra vez más que ella no quería molestar y el cuentico de estaba siendo injusta- A mi no me vengas con esos cuentos. Vuelves a poner esa excusa de nuevo y...

Hiroshi me cortó en seco diciendo que él se encargaba y que no me metiera porque era su hermana, y mis palabras quedaron a la mitad. Fruncí el ceño claramente disgustada. Ah no, eso si que no ¿A mi me iba a mandar a callar como si no tuviera nada que ver? Parecía que hoy querían verme enfadada, y yo estaba encantada de dejar salir una pequeña parte de la bestia que llevaba dentro. Relajé el rostro, pero ahora estaba bien seria.

- A ver si he entendido bien... No la puedo regañar porque es tu hermana, aha... ¿Acaso a ti se te ha olvidado que no has sido el único al que ha molestado con su presencia malintencionada? Entonces ¿Porqué no tengo nada que ver en esta conversación? ¿Debo recordarte otra vez que yo estaba también ahí en esa habitación al igual que tú? No has sido el único al que le han arruinado el día, sabes. -me crucé de brazos, sonriendo con cierto toque de ira, harta de esa situación tan desagradable- ¡Ah no, claro, que tonta soy! ¡No puedo regañarla porque mi derecho de libertad de expresión es anulado cuando se trata de tu hermanita pequeña! Y aunque me haya jodido el día y yo esté involucrada en esta situación ¡Me mandas a callar! ¿Pero que mierda es esta Hiroshi? Estoy ya harta de que no pueda ponerle las cosas claras a Natzumi. Pero claro ¡Es tu hermanita y yo solo soy a la que jode cada vez que quiere con sus tonterías! No me voy a callar, sea tu hermana o el papa de Roma.

Mi nivel de enfado y de la ironía iban en aumento con cada palabra que salía de mis labios. Y no había terminado, oh no y ni de coña me iban a callar a este paso. Se iban a arrepentir ambos de haberme hecho enfadar. Ya estaba cansada de que Natzumi a veces me tratara como una amiga y otras no tanto, y ya estaba cansada de que Hiroshi no se diera cuenta de que ella ya no era una niña y la pusiera antes que yo .

- Mmm... Ahora que se me viene a la mente... es la misma  hermanita preciosa que cuando empecé a salir contigo no terminaba de aceptarme porque decidiste acabar con tu anterior relación, en la que por cierto si no me equivoco, no estabas seguro de tus sentimientos hacia ella. Apuesto a que eso le dio igual y que no le gustó que cortaras con tu ex porque era amiguita suya y yo una desconocida que quería robar la atención de su hermanito mayor ¿Porqué estoy tan segura? Porque no se molestó en ocultar por varios meses que estaba disgustada con tu elección, y aparte de eso, sentía celos de mi ¡Dios sabe por qué! Intenté llevarme bien con ella por ti,  y aún así ni siquiera nos dejaba estar a solas en esta casa hasta inicios de este año. Que por cierto, se que no fue precisamente queriendo, pues hizo el "trato" de dejarnos tener intimidad aquí por circunstancias que no me quiso explicar. ¡Ah! Que por cierto como has podido comprobar, ni siquiera cumple el absurdo "trato" que arreglaron entre ustedes dos para que YO pudiera pisar este suelo para estar CONTIGO, mi querido novio, a solas. Y yo me callé todo esto desde el principio y aguanté sus celos, sus puyas contra mi y sus niñerias. Me callé porque te respeto y porque se que quieres que no tenga problemas con tu hermana. Pero ya no, ya no le paso más, ya estoy harta. Aquí hay más de un problema y no solo es conmigo. -Ya nada me podía parar de decir todo lo que pensaba y tenía acumulado dentro desde el principio de nuestra relación sobre lo que opinaba del comportamiento de Natzumi hacia mi y hacia nuestra relación. Si fuera una buena hermana debía respetar sus decisiones, respetar a su pareja y dejarles tener tiempo a solas. - No se como te mangonea, pero lo hace. Si no te dejaras mangonear por sus niñerias, le hubieses dicho desde el principio que no me tratara mal y que no me tuviera celos absurdos. Oh, y un "Esta casa es tan mia como tuya, asique si quiero traer aquí a mi novia para tener unos momentos en privacidad, la traigo. Y me tienes que respetar eso como yo respeto tu privacidad." ¿Que mierda es esa de que la casa es de los dos si siempre se tiene  que hacer lo que ella diga y todo se arregla con "tratos" absurdos que ni se cumplen? Piensa que si tu hermana hubiera comprendido de que yo soy importante para ti, ni siquiera habría puesto objeciones en nuestra relación desde que empezamos a salir juntos. Si hubieras dejado esos puntos en claro desde el principio esto NO estaría pasando ahora.

Hubo un silencio muy tenso entre los tres, creo que ninguno se esperaba mi reacción. Fui hacia el sofá de la casa, tomando mi camiseta color melocotón, poniendomela. Lo mismo hice con los zapatos, encajandolos bien para que quedaran perfectos en mis pies. Mi giré hacia ellos, mirando solamente a mi novio.

- ¿Pero sabes qué, cariño? Me voy. Como me pides, ya no me meto. Que me joda la tarde, no es motivo suficiente para que esté molesta. Supuestamente tu te encargarás.... Y digo SUPUESTAMENTE porque tu hermanita va poner una excusa estúpida del porque se quedó en casa cuando sabía perfectamente que debía irse para respetar la privacidad que te prometió, te va a sonreír, os vais a dar un abrazo y un beso, te va a decir lo mucho que te quiere y después tu vas a ir a la pastelería a por un puto pastel de chocolate y os vais a comer un par de trozos como si no hubiera ocurrido nada. Pues date cuenta de que este tipo de cosas están ocurriendo desde hace tiempo y va a pasar una y otra vez si no pones remedio YA. -Cogí mi móvil, echándolo a mi bolso de mala gana, me lo colgué en el hombro derecho y después les miré a ambos desde donde estaba para dedicarles a ambos unas últimas palabras- Y como has dicho que tu arreglas este problema, hasta que no te encargues como se debe de esta situación y me lo demuestres, ni te molestes en contactarme porque no tendré nada más que decirte hasta entonces. -Y miré a la menor de los Anzai, con una de esas miradas que fulminan en un solo instante- Y tú, "amiga", ya tienes diecinueve años ¿Te crees que eres una niña de guardería para hacer lo que se te de la gana? Hazle un favor a tu hermano y deja de comportarte como una niñata repelente y malcriada. Te va a ir mal en la vida si sigues por ese camino.

Y con la cabeza bien alta me fui de allí dando un portazo bien fuerte demostrado un poco la rabia que sentía por dentro. Eso hizo que retumbara la pared. Bajé por las escaleras hasta la calle, fui al aparcamiento y antes de llegar a mi coche saqué las llaves, abriendolo apretando el botón del mando. Entré cerrando la puerta y como aún seguía nerviosa esperé a que se me pasara, pues no quería tener ningún percance de camino a casa. Apoyé la frente sobre el volante, para calmarme... Había tenido una discusión muy fuerte con mi novio por culpa de su hermana. Aunque supongo que tarde o temprano iba a estallar, dado su comportamiento desde hacía tiempo... No tenía pensado hacerlo, por respeto a Hiroshi... Pero que me excluyera de todo cuando yo también estaba afectada, eso si que no. Si ella no fuera así de estúpida todo esto no hubiese pasado. Suspiré pesadamente y conduje a casa. Cuando llegué le dije a Kenichi que si por un casual Hiro le preguntaba por mi, le ignorara. Fui a mi cuarto y me tumbé en mi cama, abrazando un cojin... Ya le estaba echando de menos...




                                 

    ●FichaCronologíaRelacionesVoz●                  

:All of me loves all of you:
:Cositas lindas:

avatar
Claire Black



Mensajes Mensajes : 10660
Monedas Monedas : 56187

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Natzumi Anzai el Miér Sep 09, 2015 10:39 pm

Saqué la bolsa de pan de molde de uno de los armarios de la cocina y lo puse en la encimera, junto con un plato. Abrí el frigorífico y saqué dos lochas de queso para sándwich y el paquete con las rodajas de jamón york. En eso que sale Hiroshi, mientras comenzaba a hacer poner una locha de queso encima de un pan. Se puso agresivo y yo le miré confusa.

- Ay no tienes por qué ser tan grosero conmigo –respondí de mala gana, poniendo una rodaja de jamón york encima- ya te dije que al final el evento se canceló y he vuelto a casa ¿No me escuchaste?–pero el desconsiderado me preguntó que por qué no me fui- pero si no les estaba molestando, estoy haciéndome un par de sándwiches, podían haber seguido sin ningún problema.

Se cabreó con mi respuesta, dijo algunas tonterías como que me hacia la inocente y golpeó la encimera de la cocina, haciendo que el plato diera un pequeño saltito. Rodé los ojos por la muestra de violencia y puse el segundo pan, terminando así el primer sanwich. Puse otro pan de molde en el plato y mientras lo hacía salió Claire con ropa interior pero sin camiseta y como no, empezó también a atacarme.

- Ay ya, que exagerados sois. ¡No lo hice con mala intención, como dije antes llegue a casa y estaba cansada y con hambre, ni siquiera les dije que pararan! Tampoco empieces a comportarte como una reina del drama… déjenme cenar tranquila…

Y empezó a formular lo que parecía ser una amenaza, pero mi hermano la calló. Sonreí satisfecha, dándole un mordisco al  primer sandwich. ¡Y se puso como loca porque mi hermano le calló el hocico! Las cosas que dijo me dejaron perpleja, parecía que su discursito no tenía fin, y cuanto más hablaba más locuras soltaba sobre mi comportamiento. Bueno vale, admito que cuando empezó a salir con mi hermano no me gustó, pero fue hace mucho y no tenía por qué sacar ese tema tan olvidado. ¡Ah y lo del trato sí que fue un golpe bajo de su parte! Me quería hacer quedar como la mala y no era así el asunto. Pare de tomar el sándwich porque ya la ‘conversación’ estaba al rojo vivo. Se puso la camiseta, horrible por cierto, y los zapatos y de nuevo fue a la carga diciendo que se iba y otra vez intentando que mi hermano me viera con otros ojos. ¡Por fin, dijo que se iba! Pues vete ya, anda… Cuando dirigió su mirada a la mía creo que dejé de respirar inconscientemente por unos segundos. Por dios, sí que se había enojado por nada, y sus palabras hacia mí no fueron nada respetuosas. Después de desahogarse, se fue pegando un gran portazo que hizo retumbar toda la pared y hasta un cuadro que había cercano a la puerta se movió de su lugar.

- Y vas a dejar que se vaya así como así, dando un portazo y siendo tan ruda… –Puse los brazos en jarra, enfadada- está loca, me ha estado insultando todo lo que ha querido ¿Y no le dices nada? ¡Me ha faltado al respeto y yo no he hecho nada malo! Tu noviecita sí que te está manipulando contra mí, date cuenta… ¿Quién se cree que es para hablarnos así? –Le di otro bocado al sándwich- por cierto, lo del pastel de chocolate sería buena idea para postre cuando los dos se disculpen conmigo ¿No crees? Pero bueno, no te lo tendré en cuenta a ti porque te quiero mucho hermanito. En fin, después de este desagradable incidente será mejor que no pensemos más en ello ¿Quieres cenar? Puedo hacerte sándwiches como los míos.

Le dije con una sonrisa, pero parecía no estar muy feliz con mi buen humor… ya le había influenciado con su discurso de novia ofendida. No podía competir con el amor de un hermano y lo sabía.
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1126
Monedas Monedas : 12400

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Hiroshi Anzai el Miér Sep 16, 2015 11:40 pm

Que excusa más ridícula me dio Natzumi del porqué decidió entrar a la casa e interrumpir todo el momento íntimo entre mi novia y yo. ¡Pero qué demonios se creía que era yo!. ¿Algún inepto que se iba a comer esa tontería con buena cara? ¿¡Me veía cara de idiota o qué carajo!?. Empezaba a sentir la cara ardiente de la ira…

Y obviamente ocurrió lo único que me faltaba: Claire salió cabreada de la habitación y empezó a echarle en cara a Natzumi lo que era totalmente obvio. Pero si bien la chiquilla se había portado como una malcriada, tampoco dejaría que Clay la fuera matar por todo esto. Después de todo, por muy cabreado que esté con ella, seguía siendo mi hermana menor… – Espera un momento, Claire. Estas hablando de mi hermana, así que yo me encargaré de solucionar este asunto y de darle su reprimenda. Déjamelo a mí… – dije de forma seria y seca mientras alzaba mi mano para hacer que se detuviera. Y por supuesto, el volcán hizo erupción en mi desgraciada cara…

Las palabras de Claire fueron duras y contundentes, y me dieron directo en la puta alma. Ese tema me sonaba jodidamente familiar, y al mismo tiempo igual de doloroso que aquello que pasó por mi mente en los últimos meses, cosa que descarté por considerarlo un efecto de la ira que tuve gracias a lo ocurrido a principios de Enero… Era una putada el tener que escuchar a la chica que tanto quería echarme en cara semejantes palabras, y aún así no dije nada en lo absoluto. Solo me quedé allí, mirándola fijamente mientras cada oración se quedaba grabada en mi mente a fuego vivo… Y entonces la dejé ir, sin decir nada, ni hacer más movimiento que seguirla con la vista y observar como partía de mi hogar totalmente cabreada. Fue entonces que Natzumi abrió la boca y me trajo de nuevo a todo este desastre que ella creó…

– ¡No! ¡No quiero nada de comida, ni que olvidemos un carajo! ¡Quiero que me escuches de una buena vez! – respondí a su pregunta acerca de la cena, mirándola directamente a los ojos con toda la seriedad que había en mi. Seguía cabreado, mucho más que antes, pero intenté conservar el control para terminar lo que empecé sin matar a nadie en el proceso... – ¡Claire tiene tanto derecho como yo de estar cabreada por lo que hiciste, y te disculparás con ambos por interrumpirnos a propósito con malicia!. No lo repetiré una vez más… – golpeé la mesa con la palma de la mano una vez más. – ¡Discúlpate ya con nosotros! – sentencié con mucho cabreo en mi voz.

¡Me cago en toda la puta vida!. La malcriada pasó de mi y le quitó importancia a todo lo que le había dicho… Sentí temblores en todo el cuerpo, e intentaba no hacer algo de lo que me arrepentiría toda la vida. Respiraba de forma irregular, y apreté los puños tan fuertemente que sentí como me clavé las uñas en la palma de la mano. Solo sé que Natzumi desapareció de la cocina, y ahora estaba ahí como un idiota comiéndome mi ira sin poder hacer nada al respecto… – ¡¡¡Que me lleven los cien mil demonios!!! – grité violentamente, girándome para darle una patada al puto sofá, que se dio la vuelta de inmediato sin poner oposición. En ese instante rememoré la sensación de querer partirle la cara a alguien para ventilar mi furia, justo como en los viejos tiempos…

Fui a mi habitación y me cambié de ropa, notando en ese momento que incluso aún llevaba el jodido preservativo puesto en mi muchacho. – ¡Mierda! ¡Se supone que hoy iba a tener una noche de sexo! ¡Me cago en todo! ¡¡¡Me cago en todo!!! – grité frustrado, quitándole el puto plástico de allí. Me coloqué una camiseta negra, unos vaqueros viejos y desgastados, y mis zapatillas deportivas, mi típico atuendo para las peleas callejeras. Dejé todo lo demás, y solo me fui de allí, dando un portazo seco al salir de mi cuarto, y otro al dejar atrás mi apartamento. El último fue incluso más violento que el que hizo mi novia, pero no me importaba un carajo en este punto…

Me las arreglé para llegar a la zona peligrosa, y allí pillé al primer pandillero que encontré, pegándole un par de buenos puñetazos para dejarle ver quien mandaba allí. – ¡Busca a tu maldita pandilla! ¡Les partiré la madre a todos ustedes! – le dije sabiondo y altanero, para luego soltarlo y permitirle pedir refuerzos. A los veinte minutos apareció con once personas más, y sonreí con malicia ante la situación, crujiendo una mano a la vez en preparación a la pelea. – Esto será muy divertido… ¡Vengan, hijos de puta! – grité antes de lanzarme hacia ellos. El dios de la guerra y la ira estará orgulloso de mí…



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

avatar
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4325
Monedas Monedas : 16692

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Natzumi Anzai el Sáb Sep 19, 2015 1:48 am

¡Ahora él se ponía también como basilisco conmigo! Fruncí el ceño visiblemente ofendida por el comportamiento de Hiroshi, que me andaba gritando y golpeando la mesa y exigía que me disculpara con los dos. ¿Qué tontería era esa? ¡Yo era la afectada!

-¡No me voy a disculpar con ninguno de los dos! ¿Por qué debería de hacerlo? ¡No he hecho nada para que se me tenga que tratar así de mal, hermano! Hacen drama por todo ustedes… ni que fuera tan importante lo que quiera que estuvieran haciendo,…

Se puso a temblar de arriba a abajo y respirar entrecortadamente de la ira que le produjeron mis palabras y mientras yo me servía un vaso de zumo de melocotón, apretó los puños con fuerza. Guardé las cosas, cogí el plato con mis dos sandwich y el vaso de zumo y entré a mi cuarto cerrando la puerta suavemente tras de mi con el pie, pues tenía las manos ocupadas. Puse los dos objetos encima de mi mesita de noche y me senté en la cama. Mientras cenaba tranquilamente, escuchaba a mi hermano nombrar a los demonios mientras daba golpes por el salón… a saber que estaría haciendo el loquillo. Menuda ira, y luego decía de que si nuestro papá nosequé cosa… él se estaba comportando ahora mismo como un animal de bellota. Me hizo gracia que mencionara que iba a tener sexo esta noche, como si eso fuera vital en su vida diaria. Solté una carcajada ahogada por una de mis manos. Luego de eso hubo un medio silencio, y pude comer tranquila durante unos segundos, hasta que escuche un portazo violento que me asusto, e hizo que diera un brinco de la cama y el zumo que estaba tomando en ese momento se me derramara encima de la ropa.

- ¡Ala, pero que bestia! -Exclamé en voz alta, dejé el vaso ahora medio vacio encima de la mesita de noche y salí enojada toda manchada de zumo. Eche un vistazo a toda la sala y del portazo un cuadro que estaba puesto cerca de la puerta se habia caído al suelo, el sofá estaba todo desastrado y tirado por el suelo- ¡No pienso recoger este desastre!

Grité aunque estuviera sola en casa y nadie me pudiera oír. Suspiré exasperada, regrese a tomarme el poco sándwich que me quedaba  y fui directa a la ducha. Menuda noche tan mala estaba siendo por culpa de esos dos con su capricho de no querer dejarme estar en mi casa para descansar…
avatar
Natzumi Anzai



Mensajes Mensajes : 1126
Monedas Monedas : 12400

Volver arriba Ir abajo

Re: #TurnOff Contagia el amor [Privado] [¿+18?]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.