Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

The Suspended Doll — Privado

Ir abajo

The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Seth Rockefeller el Sáb Mayo 30, 2015 4:52 pm

The Suspended Doll9 pm ● Cine ● Electra LeonheartHabía tenido un día algo saturado. El instituto, tareas, trabajo. Era aburrido pero lo único que le alegraba el día era lo que tenía en mente. Algo ya planeado y muy bien ocupado en su agenda hasta incluso lo había anotado con un bolígrafo rojo para resaltar su tarea más importante del día. Era su segunda cita con Electra. Mientras que observaba su móvil donde ahí tenía otra agenda y su alarma de acontecimientos que a veces se le olvida. Aunque imposible que se olvidara de su segunda cita como si se tratara de un niño esperando navidad, el día para abrir el regalo. Es la misma sensación que é sentía en estos momentos. Echado boca arriba en su cama doble o a lo mejor parecía triple, el rubio se encontraba ahora mismo en su habitación descansando luego de un día pesadísimo. El acolchonado catre casi lo hizo dormir por ser extremadamente cómodo. Ya casi era la hora de su encuentro y Seth es muy puntual y además detesta hacer esperar a las damas. Suspiró aliviado ahora que tenía el día libre y que estaba muy seguro que no habrá interrupciones. Nada que desatara la ira de Seth, espero.

Se levantó de su cama y se dirigió al baño para darse otra ducha. El calor era algo insoportable que esta vez no controlaba su sudor como suele hacer cuando está nervioso. Ahora que era primavera, el saco de hormonas iba andando por toda la ciudad de Sweet Valley. Quería quedar impecable y no oler mal para Electra. Era la primera vez que hacía esto. Las citas, los amoríos y melosidades de esas no eran lo suyo. Pero algo en él había cambiado. Raro porque estaba realmente entusiasmado con salir con Electra y esas cosas si son paranormales como si se tratara de un certero flechazo muy bien clavado en su trasero. Lo dicho, no eran propio de Seth si no, eran sólo encuentros casuales. Había algo en ella que Seth no lograba descifrar. Era lo que su padre le explicaba a Seth cuando él era un adolescente. Era algo sobre las chicas y la historia de cómo conoció a su madre, la última princesa de Báthory. Algo que se había olvidado por completo y sólo tenía unos vagos recuerdos sobre “la charla”. El rubio no era como su padre, enamoradizo, y desde que había dado “la charla” con él, simplemente se dio cuenta que era totalmente lo contrario. Un canalla libertino machista aunque letrado, cortés, fuerte e inteligente por mera educación por ser simplemente ser de la clase que es él. Y también con educación especial con respecto a defensa personal y todas esas cosas que ahora parecen no importarle.

En la ducha intentaba aclarar sus ideas — No es una cita — es sólo un pasa tiempo… dijo una vez cuando salió de la ducha — no hay nada de malo conocer a tu futura compañera de una banda — y pensando bien. Las mujeres siempre han sido complicadas y más emocionales que los hombres prácticamente — Cosas que deberían mantenerse fuera de lo que es el trabajo… o sea la banda… — se seguía hablando solo, pensando en voz alta. Siendo un hombre de pocas palabras, suele hablar más cuando está solo. Se perfumó con productos caros, lociones, pulcritud, desodorante que duraría lo suficiente para “la cita”. John VII no suele arreglarse tanto como lo hizo ahora mismo, tanto que no era el estilo que suele tener. Luego negó con la cabeza y se desarregló aunque aún así se veía genial. El mismo peinado que tanto lo caracteriza. El traje formal que tenía pensado usar no se veía tan mal pero no iba a un restaurante fino. Entonces probó otro traje que no es tan formal. Vaqueros, unos zapatos deportivos, una camisa y una chaqueta. Como un chico normal.

Suspiró pesadamente. — hahaha — Estaba raro y lo admitía y negando la cabeza con incredulidad. Se rió como un puto payaso porque se había dado cuenta que estaba nervioso. — ¿nervioso? ¿nervioso yo? pufff — ya estaba muy listo, no estaba sobre la hora, es más, faltaba una media hora. Tiempo suficiente para esperar a su “niña de sus ojos”, llevando las entradas pero también había otras entradas que eran VIP. Seth sólo quería ser como un chico normal así que no llevó las entradas VIP. Llevó su móvil y cogió uno de sus coches, uno de los más normales que tenía. Al parecer un mercedes antiguo, era negro, elegante. Estaba dispuesto a cortejar a la dama recogiéndola de donde ella quiera donde esté en esos momentos pero ella al parecer prefería que se encontraran en el cine. Llevó directamente el mercedes al parqueo subterráneo del cine, luego se dio todo el tiempo para caminar y esperar en la entrada del cine mientras que jugaba Geometry Dash de su celular. Cada tanto miraba el reloj del celular, faltaban unos diez minutos para que empezara la película.
avatar
Seth Rockefeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 353
Monedas Monedas : 1668

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Electra Leonheart el Sáb Mayo 30, 2015 6:48 pm

La verdad es que por muy poco que quiera admitirlo estos últimos días estaba algo emocionada por el simple hecho de ir a ver una película al cine junto a Set, me encontraba demasiado feliz, tanto que no acababa de creerlo, incluso tenía más energías en la universidad, tener un descanso después de tantos trabajos y exámenes no estaba mal de vez en cuando de tener un día lejos de eso para poder aislarme un poco del estrés me encontraba feliz, eso no solía ser tan habitual como puede parecer a simple vista desde fuera, porque aunque ocasionalmente era amable son dos cosas muy distintas el “buen humor” y el ser amable, no me gusta pagarlo con la gente que no tiene nada que ver, no sería bonito que cuando estuviese enfadada gritase a alguien sin venir a cuento… la simple idea es… algo que no iba conmigo.

Pese a que siempre solía quedarme un rato más a ayudar con algunos trabajos o cualquier cosa en el día de hoy simplemente salí corriendo cuando sonó el último timbre de las clases de hoy, ni yo misma sabía porque estaba tan entusiasmada con eso, es decir no era nada especial ¿verdad? Sólo… sólo había quedado con Seth para ver una película porque la última vez por la hora no pude quedarme más tiempo pese a que tenía ganas de estar a su lado un rato más… pero no es lo que puede parecer es decir me gustaba pasar tiempo con él porque era algo de lo más divertido, sólo eso, en el tiempo que estuve al lado de Seth el otro día puedo decir con tranquilidad que no me pude aburrir en ningún momento, eso simplemente había resultado como algo completamente imposible, y sé bien de lo que hablo, porque eso no era un decir, lo había pasado bien, por eso tenía tantas ganas de repetirlo.

No vayamos a mentir… no sabía que ponerme porque por algún motivo buscaba algo “perfecto” y no creo tener tal cosa en mi armario… pero claro, tampoco debía ir demasiado arreglada, ¿no es así?, es decir sólo íbamos al cine, por lo que debía tranquilizarme con la elección de ropa, bueno de cualquier modo me di una ducha antes de vestirme como es obvio, terminé con una camiseta de un color índigo la cual iba atada al cuello con un fino lazo, en la parte inferior llevaba una falda algo corta de color negro y unas sandalias negras con la decoración de unas rosas negras, cómo extra sólo llevaba un guante de red en la mano izquierda, nunca era de llevar un millón de complementos, los guantes de red es que me gustaban nada más, de cualquier forma una vez lista y con aquella colonia echada me dirigí hacia el punto de encuentro la verdad es que estaba feliz por todo esto… es raro ¿verdad?

Definitivamente estaba impaciente… o nerviosa, no sabría como catalogarlo, la cuestión es que tenía ganas que llegase el momento de ver la película y la verdad, aunque llevase el móvil encima creo que ni miré la hora porque si lo hice no me acuerdo para nada, de una u otra forma hoy sólo quería ir a ver la película incógnita con Seth, no tengo idea de qué tipo de película era pero sólo estoy segura de algo, si iba con él de cualquier forma iba a ser divertido, confiaba en él pese a todo después de todo él es mi ángel guardián ¿no es así? Sólo esperaba no llegar tarde, porque esa indecisión de verdad me ha consumido más tiempo del que creía, y como todo iba a mi favor un lindo semáforo en rojo por lo que tuve que esperar más de lo estrictamente necesario para ir al cine, pero de lo malo no llegue tres horas tarde… cuando miré el móvil me sorprendí la verdad, había llegado justo a la hora acordada, creo que mis nervios me habían jugado una muy mala pasada con esto.

Comencé a buscar por los alrededores un rato antes de poder visualizar aquellos cabellos rubios, no sé como lo hacía pero estaba condenadamente feliz al verlo, simplemente me acerqué a él, la verdad es que estaba realmente espectacular pero ¿yo decir al como eso en voz alta? Quita, quita que soy demasiado vergonzosa para ello… -Hola Seth- dije dedicándole una sonrisa al joven de cabellos rubios -¿Sabes? Creí que iba a llegar tarde al comienzo, pero no ha sido así, creo que tuve una mala reacción con el tiempo- dije con una pequeña risa -Por cierto… ¿me dirás ya que película es o lo vas a seguir dejando en un misterio hasta el final?- pregunté guiñando un ojo mientras le miraba, de algún modo me tranquilicé un poco al verlo por estos malditos nervios… para comenzar no sé ni tan siquiera el porqué quisieron aparecer hoy, los anteriores días sólo estaba feliz…

-En realidad tenía ganas de venir contigo a ver esa película- confesé con amabilidad, no sería de otro modo, la verdad es que no sabía que pudiese tener tantas ganas de ver a Seth pero era así aunque no lo quisiese admitir con facilidad -Pero bueno dime ¿Qué ha sido mientras tanto de mi vocalista preferido?- pregunté con una sonrisa… es cierto tenía que hablarle de Nao, no había tenido demasiado tiempo libre como para poder llamarle, porque paso de decírselo en un simple mensaje de texto la verdad.
avatar
Electra Leonheart
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 1363

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Seth Rockefeller el Miér Jun 10, 2015 10:02 pm

No reaccionaba negativamente cuando moría unas cinco veces en el Geometry Dash, simplemente seguía intentándolo pero era un auténtico noob, o al menos eso pensaba, que ni pasaba la primera parte del primer nivel. Lo jugaba sin audio a lo mejor era por eso. Tiene unos nervios de acero si se trata de video juegos pero también en la vida real si se trata de armas y situaciones peligrosas en la que raras veces el rubio se mete. Suspiró pero ese suspiro no era porque el juego intentaba acabar con la paciencia de Seth si no que era extraño que siguiera pensando en Electra, se sentía tan … — tan estúpido… — cerró el juego y guardó su celular y observa su alrededor por si la encontraba cerca. Luego se rió de su misma prevención. Seguía nervioso y eso que aún ella no había llegado. — Esto si que es extraño… — dijo para sí mismo entre dientes y caminaba cada lado intentado aclarar sus ideas. Iba a darse una buena bofetada a sí mismo como si se tratara de un sueño pero eso sería más raro de lo que ya es — ¿es demasiado pronto? — y preguntas similares dependiendo de la situación esta que al final se detuvo a pensar claramente y se apoyó en la pared cruzando los brazos — pero todo va a salir bien… — suele hablar solo y pensar en voz alta como ahora mismo.

Las personas que pasaban por su lado lo miraban como un bicho raro como si fuese de otro planeta y no deberían faltar las miradas femeninas que siempre están puestas sobre el rubio cosa que él está muy acostumbrado, las ignoraba. Sólo sus ojos buscaban a la albina, a la que espera con mucha paciencia aunque parezca que no puede esperar más para verla. Estaba entusiasmado y a la vez que los nervios lo carcomían. Hasta que finalmente ella apareció y es como si su corazón saltara de emoción y eso que era la primera vez en mucho tiempo que su corazón se agitaba como si hubiera saltado desde un edificio con una altura de dieciséis metros o más. — ¡Electra! Hola… — los orbes azulados del rubio bajaron automáticamente, involuntariamente y a la distancia que estaba él podía contemplarla ampliamente. La fémina tenía una falta algo corta y el rubio podía observar con claridad sus hermosas piernas esbeltas pero rápidamente había subido la vista. Ella ya había hablado, y Seth se había perdido la primera parte de lo que ella había dicho. Lo que suele pasar cuando se distrae. Tampoco iba a preguntar porque la dama podría ofenderse y eso es lo que Rockefeller no quiere. Sólo prefirió escucharla y ponerle más atención sin distraerse tanto. La muchacha siempre le ponía atención, y a veces él sentía que no comprendía lo que decía Seth pero sólo bastaba con su atención y ama tener atención y ahora especialmente necesita de la atención de la albina — ¿Tiempo? El tiempo siempre jugándola hehe — replicó a lo que ella había tocado el tema ese del tiempo, lo que el rubio escuchó su agradable risa.

Quedó algo aturdido por eso — Te voy a dar una pista no pista, es una de mis géneros preferidos en literatura y… juegos. — luego de decir eso, se dio cuenta que eso no tenía sentido porque acababan de conocerse hace días y ni habían tocado el tema de los “gustos” del todo. — Lo sé, eso lo que acabo de decir no tiene sentido así que… mejor prefiero no arruinar la sorpresa — le guiñó un ojo y la guió a por esos pasillos antes de encontrar una de las salas en la que están designados para ver la película. — todavía hay tiempo y puede que esté dando los avances… — sincronizó sus pasos con las de ella par quedar a par y sea más cómodo para ambos conversar. Los pasillos parecían largos — aunque tengo el presentimiento de que la película será algo aburrida — últimamente las películas de terror son más aburridas que las anteriores. Pero en general a Seth nunca le han asustado esas películas de “terror” pero esperaba disfrutar de la trama. Una vez llegado a la sala, ambos se encontraban en una gran sala oscura, ruidos extremadamente fuertes para él. Ahora recordó porqué el no suele ir al cine. Eso que tiene un muy buen oído y se podría catalogarse como oído hipersensible tipo “Daredevil”. Ahora sólo tocaba buscar unos asientos y él siempre escoge los asientos de arriba pero esta vez que ha elegido los tickets que no son vip, tendría que sentarse abajo. Dejó que ella escogiera un asiento aunque él camino hacia la fila del medio, tampoco quería quedar muy adelante porque ahí habían niños y él detesta los niños ¿Porqué traen niños para ver una película de terror?
avatar
Seth Rockefeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 353
Monedas Monedas : 1668

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Electra Leonheart el Jue Jun 11, 2015 2:30 pm

Realmente estaba feliz de volverlo a ver, pese a que había hablado con él los días anteriores antes del cine no había podido verle solo hablamos un poco a través de móvil y sinceramente no puedo decir que alguna de nuestras conversaciones fuese desagradable, me resultaba fácil divertirme cuando hablaba con Seth, desde ese peculiar encuentro hasta esas simples conversaciones por teléfono, era obvio que habíamos hablado tanto para lo de ir al cine como para cosas del grupo, sinceramente estaba emocionada con todo esto de ir al cine, en realidad hace años que no voy, últimamente era más de quedar con amigos y peli en casa aunque si era una de miedo… Já~ quien estuviese a mi lado se iba a acordar de mí y no, no es ningún tipo de amenaza sino que soy demasiado asustadiza con esas cosas he visto pocas personas más asustadiza que yo con esas cosas, rara vez gritaba, yo era más de abrazarme a gente cuando tenía miedo, aunque a mis hermanos siempre acababa lanzándole todo tipo de cosas, eso les pasaba por jugar con mi miedo cuando sabían de sobra que yo no puedo con esas cosas, creo que acababa lanzándole cosas a ellos solo por represalia, la verdad es que no estoy para nada segura del motivo, pero cuando estaba con mis estúpidos hermanos solía tirarles cosas a la cabeza, era como un acto reflejo, ellos reían y yo lanzaba cosas, no había otra cosa que hacer que ponerse en modo francotiradora de lo que tenga a mano, por ello una vez me quedé sin móvil.

Sonreí sin poder reprimir aquella sonrisa, quería escuchar su voz y ver aquellos ojos azules que no me costaba trabajo de mirar en ningún momento, de hecho lo que me costaba era apartarla vista de ellos, eran tan perfectos, que simplemente era como si no pudiese ver nada más, no dudé en asentir al escuchar cada una de sus palabras -Sip, el tiempo me odia me tiene un profundo odio y le encanta hacer que llegue tarde, es mi archienemigo- dije con seguridad antes de comenzar a reír lo cierto es que me gustaba estar a su lado se sentía como algo cómodo en todo momento -Y bueno ¿cómo has estado mientras no te podía echar el ojo?- pregunté con una sonrisa, obviamente mi trabajo era amable y me secuestraba pero además buscaba mientras tanto a futuros miembros para la banda, no sería de otra forma, debía encontrar a todos los miembros restantes -Una chica me llamó hace poco para el puesto de guitarrista- dije con tranquilidad antes de dedicarle una sonrisa -Espero que cuando vaya a verla todo vaya bien- pero de cualquier manera conseguiría que todo comience a ir de viento en popa de un momento a otro este grupo iba a ser algo cálido lo presiento.

Parpadeé un par de veces de ese tipo de cosas no habíamos hablado mucho por lo que desconocía el que decir, asentí poco después -Muy bien, que sea una sorpresa entonces, me gustan las sorpresas de todas formas, son emocionantes, lo malo es que soy demasiado impaciente, pero toca aguantarse- dije antes de comenzar a reír de nuevo, había echado en falta de algún modo el poder reír y sonreír de esta manera -Ya veo, entonces no he llegado tan tarde al parecer, así entramos directamente en la película que odio a publicidad, habrase visto que hasta el youtube tiene anuncios- dije con una suave carcajada, de verdad la primera vez me ofendí por ello -Bueno al menos en buena compañía se hará algo más amena ¿no te parece?- me gustaba estar a su lado, era una persona la mar de interesante, era agradable estar a su lado, de algún modo su compañía me era algo que me agradaba.

Como de costumbre en el cine no se ve ni un pimiento por lo que estuve murando lugares hasta dar con algunos que estaba por la parte medio alta, pero eso si no demasiado cerca de los altavoces, que no quiero que nos vibre la cabeza, una vez sentado miré a Seth un momento antes de poner e móvil en vibración -En realidad estoy impaciente por ver la película- dije con una pequeña risa -Que voy a estar en ascuas hasta que empiece- dije con una sonrisa antes de guardar el móvil.
avatar
Electra Leonheart
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 1363

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Seth Rockefeller el Sáb Jun 13, 2015 2:14 pm

Después de haber sentido un doloroso vacío en su estómago, sintió que ese dolor se había esfumado muy rápido, tan pronto cuando escuchó a Electra hablar. Su voz es amena y melodiosa que sanaba sus sentidos. Lo mismo pasa cuando hablaban por el móvil y cuando justo el día anterior estaba muy estresado luego con una discusión con su maestro que lo había dejado muy alterado, pero cuando le había llamado a la albina y se quedó tranquilizado. Tenía que admitirlo, estaba loquito por ella pero le costaba el hecho de que por primera vez en su vida había caído en los pies de una hermosa fémina.
Le ardía el estómago, en el buen sentido, era como si le comieran hormigas dentro del mismo. No era hambre, era algo más que Seth no estaba muy seguro de lo que era. Algo que jamás había sentido. Sonrió entre dientes, quedando muy embobado al ver la hermosa sonrisa de Electra. Es que ella tiene una luz única y lo había dejado ciego. Como de un ángel se tratara o una auténtica diosa que pisa por primera vez la tierra — Mi querida, eres como una Diosa gatuna, y su archienemigo Chronos haha — era un chiste algo improvisado aunque é mismo no lo calificaría como chiste porque estaba incompleto pero bueno. Sentía que era muy malo la verdad aunque si tenía sentido lo que decía. La vacilación de sí mismo en quedar en ridículo ante ella sería algo que nunca se perdonaría a sí mismo. — Si, un mal chiste emh…

Había quedado algo tonto que antes le había dicho la misma pregunta. Rockefeller había quedado muy embobado con la presencia de Electra que tal vez él no había tomado mucha atención a su chica favorita — He estado en el trabajo, nada interesante y es mejor hablar sobre el asunto ese de la banda — sonrprendido se alegró con lo que dijo que ya tienen una guitarrista — Una guitarrista, eso si son buenas noticias. Espero que no hayan malas. — pero entusiasmado — ¡También quiero ir a conocerla! Pero al salir de la sala hablaremos más del tema, preciosa — lo de la preciosa se le había salido y conscientemente se había dado cuenta que eso les decía a sus rollos de una noche y Electra no era cualquier rollo, se sentía más estúpido de lo que estaba ya ahora. Mucho peor. Aunque bajó el tono antes de entrar a la sala pero los altavoces eran muy fuertes. También Seth había tomado que hablaban poco del tema de la banda y para Seth eso es importante como para pasar tiempo con ella.

Carraspeó ya que tocaron otro tema — Me alegra que te gustaran las sorpresas. Espero que te guste, me urge ver la película ya, contigo… — le dio un codazo muy ligero y simpático. Su leve carcajada femenina lo dejaba más tonto de lo que está. — … a no ser que… me decepcione y pasemos a otra sala — luego refunfuñó luego con un gruñido — ¡si! ¡lo sé! Detesto esas publicidades que ahora ya dan en youtube como videos en los videos… es fastidioso. — luego se quería dar una buena paliza a sí miso por olvidarse de las palomitas de maíz. Antes de sentarse. Ambos ya se habían quedado entre los asientos, ella había tomado asiento pero Seth no — Emhh… sorry que me olvidé de las palomitas de maíz… ahora vuelvo — de todas maneras se había dado prisa antes que la película empezara. A ese paso ya debería ahber dado unos dos avances.

Entonces Seth salió de la sala para ir a ese puesto no tan lejos quedaba, para comprar un gran bote de palomitas de maíz, era el más caro del lugar comunitario pero no lo suficiente para Seth. Seguro que duraría toda la película que incluso podría durar para otra. Luego de comprar ese bote y dos gaseosas cualquiera menos coca-cola que Seth detesta la coca-cola. Luego se dirigió a la sala nuevamente y a ese paso ya hubiera empezado ya con la película. Había llegado justo cuando daba el título y la introducción que era algo así como suspenso. Buscó la fila de asientos en la que está sentada Electra, Seth se sentó junto a ella entregándola la gaseosa y puso las palomitas de maíz en medio de ambos. La escena de la película terminó con un susto de muerte para el público. Excepto para Seth y eso que Seth estaba muy atento observando qué pasaba. No hacía falta sangre para atormentar, si no había una especie de screamer o algo que a la gente asustó.
avatar
Seth Rockefeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 353
Monedas Monedas : 1668

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Electra Leonheart el Sáb Jun 13, 2015 7:57 pm

Como había supuesto hace poco la voz de Seth sonaba mejor en teléfono, desde luego el móvil no le hacía justicia, me gustaba más oír su voz en persona, además a través del móvil no puedo ver sus ojos, sinceramente, eso no es algo que me haga particular ilusión, me gustaba tanto el poder ver esos cristalinos ojos que podría estar gritando de alegría, pero no, no lo pensaba hacer, “Electra, no seas infantil y tranquilízate” de verdad que me gustaba estar cerca de él, pero… pero ¿por qué estaba tan nerviosa a su lado, de verdad que no lo entiendo, esto era realmente confuso, de verdad, no tenía idea de qué hacer con todo esto, era… la primera vez… la primera vez que me sentía de esta forma cuando estaba simplemente al lado de alguien esto era nuevo a la par que extraño para mí, pero por nada del mundo me iría de aquí, “Quizás los nervios me estén atacando, pero estaba deseando que llegase este día así que nada de echarse a atrás Electra, respira hondo y sigue con este gran día” eso es, nada impedirá que me aleje de él hoy, seguro que pase lo que pase íbamos a pasarlo bien, no lo dudaba nunca lo pasé mal a su lado.

De algún modo hoy mi pulso no quería calmarse, simplemente miré a Seth con cariño, pese a que estaba a punto de darme un infarto a su lado me sentía relajada, era una sensación cálida si soy honesta, no sentía para nada que algo fuese mal, más bien al contrario, era una persona con la que honestamente creía que nunca nada iba a salir mal ya sea de forma abrupta o de lo que sea, confiaba en él pese a hacer tan poco que nos conocíamos ¿es raro? Me comencé a reír de alguna manera al escuchar a Seth -¿Entonces soy Bastet?- pregunté con una pequeña risa, bueno era una de las diosas egipcias que más me gustaba pero no esperaba para nada ese tipo de comentario, se sentía bien el estar a su lado, sí definitiva mente él era una persona cálida en la que no costaba mucho confiar, al menos a mi no me costaba trabajo. Negué varias veces con la cabeza, no creo que se tuviese que preocupar por eso -Tranquilo, no pasa nada, de verdad~ además la diosa Bastet es de mis preferidas de la mitología egipcia- dije con sinceridad, de algún modo era realmente algo especial el que estuviese aquí conmigo, con eso era suficiente.

Uhg… trabajo… recordar que en unos días tendré que hacer ronda doble me quitaba las ganas de hablar de todo el asunto del trabajo, me gustaba la tienda de música, pero a veces el trabajo era demasiado exasperante, no era algo que me hiciese demasiada ilusión hablar es este momento -Ya veo… no te preocupes que te hablaré todo lo que quieras de la banda- dije con sinceridad antes de retirar un mechón del pelo de mi rostro -En un principio no hay malas noticias, aunque me cuesta un poco hablar con ella, es una chica complicada- dije dejando escapar un suspiro, no creo que fuese mala chica, pero el tiempo lo diría -Claro sin problemas…- dije pensativa, desde luego era la primera vez que usaban este tipo de frases conmigo, era extraño, pero aún así no era algo molesto a menos no en exceso, lo del asunto “conejita” me molestó más y creo que todo el mundo sobrevivió a eso.

-¿Y a quién no?- siempre me habían agradado las sorpresas y solo había tenido una mala sorpresa a lo largo de mi vida, lo del trabajo de mi padre, pero ahora ya no existía ese problema por lo que no iba a darle vueltas a ese asunto, ahora debía pasarlo bien junto a Seth, no lo dudaba en lo más mínimo -Así se vuelven más interesantes algunas cosas, ¿no crees?- pregunté con calidez, antes de comenzar a reír -Claro, si no te agrada nos iremos de sala, y nos colamos en otra que la entrada está pagada, así que sin quejarse- dije con una pequeña carcajada. Sinceramente la publicidades de Youtube eran odiosas, normalmente aparecían al comienzo de los videos, pero en los videos largos se reproducían más veces, era demasiado molesto intentar ver algo tranquilo sin que te salten anuncios porque sí -¡Sip! Sobre todo cuando cuelan veinte mil anuncios en los videos que exceden los veinte minutos, ¿de verdad creen que alguien se pone a mirar las publicidades de los videos?- sinceramente yo no lo hacía nunca, era algo demasiado irritante. Asentí, realmente no me molestaba pues esa clase de despistes los podía tener cualquiera -Claro te esperaré- dije con seguridad antes de poner el bolso en el lugar de Seth, pasaba de que algún idiota se sentase sin pedir permiso ni nada.

Los anuncios siempre habían sido aburridos, por lo que comencé a verlos en realidad como quien no quiere la cosa, no era algo por lo que estuviese ansiosa, no hubo ni una película que me llamase la atención esta vez, quizás para la próxima ocasión haya suerte, sí, puede ser. Al poco de comenzar Seth vino, al parecer era una película de intriga, bueno~ ese género me gusta… pero me lleve una sorpresa al final de esa linda introducción, no era de suspense, era de terror, cómo un acto reflejo agarré la camisa de Seth… le miré unos instantes antes de notar como mi cara comenzaba a ponerse roja no, lo siguiente, de verdad ahora mismo agradecía la oscuridad del cine -Lo… lo siento- dije con dificultad antes de separar poco a poco mi mano de él, pero por mis costumbres de no gritar y agarrarme a la gente iba a acabar esto así durante mucho tiempo… creo que debería haber avisado de mi pánico a las películas de terror.
avatar
Electra Leonheart
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 1363

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Seth Rockefeller el Dom Jun 28, 2015 10:17 pm

Empezaba a sentir algo muy fuerte en sus adentros estando a lado de ella. Era la primera vez que siente aquello. En parte odiaba hablar por móvil a aquella hermosa albina que se encuentra a su lado, es que estaba lejos de ella y ahora se siente muy aliviado aunque un poco ansioso. Amaba hablar con ella al móvil porque adora su voz. ¿Porqué simplemente no hablaban por Skype? Últimamente Rockefeller estaba muy ocupado y además es un poco distraído y ahora que se le ocurre eso. Ahora que estaba en un momento de hacer memoria sus ideas para mejorar la relación con ella, él tenía pensado llevarla a una fiesta que en uno de estos días será. Seth es de los que se enteran primero de las fiestas pero no es para nada puntual. Supuestamente algunos que otros estudiantes de Sweet Amoris piensan que lo conocen y concluyen que es para que el Señor Rockefeller llame la atención porque simplemente le gusta. Es verdad que le encanta llamar la atención pero no a ese extremo, es más, le basta con la atención de Electra. Caminar a su lado procuraba no chocar con nadie porque era evidente que estaba embobado con su presencia sin que se notara. O al menos pensaba que su aturdimiento no se notaba. Intentaba actuar como realmente es él.

Electra había mencionado a Bastet, Seth estaba seguro que conocía ese nombre pero por el momento no se le ocurría nada y simplemente el rubio asintió con la cabeza a pesar que no tenía muy clara la idea de quién era Bastet aunque el concepto lo tenía en la punta de la lengua — “Estoy seguro que lo había escuchado antes” — pero como si fuese una campana que lo salvó y ella misma había dicho que era y el joven se ha acordado rápidamente. Nunca le había pasado eso, por poco pregntaba y no quería quedar en ridículo con ella. — “Como supuse, es una Diosa” — sonrió de una forma muy diferente como suele sonreír — “A este paso esta gatita albina me atrapará… o… ¿ya lo hizo?…” — liberó una risa y luego carraspeó como si la divina presencia de la albina no le afectara en nada — Sabía que eres una Diosa atrapada en una vasija terrenal hahaha — dijo en plan de broma. De todos modos él no cree al cien por cien el asunto ese de los dioses, seres divinos, pero sólo ese tipo de entes sobrenaturales podrían mutar a aquel rubio. Y no es que esté desesperado con el asunto de la Banda, claro que da tiempo al tiempo que incluso este muchacho deja las cosas a medias, las cosas a medio hacer por su despiste y raras veces acaba las cosas como deben ser las cosas. Y fue desde ese momento que estaba muy seguro que ella podría ser la indicada, no es una muchacha simple como la mayoría de las chicas, y el vocabulario no es suficiente para definir a aquella hermosa dama.

Todas las chicas son problemáticas… — soltó como si nada pero luego carraspeó y ladeó la cabeza. — Es decir, tu eres diferente, eres… — no era muy bueno expresarse y siempre dejaba la frialdad en al que tanto está acostumbrado — tu me entiendes — le sonrió ladino dándole ligeros codazos. — De hecho tu me entiendes mejor que nadie…. Déjame decirte que… me hace muy feliz — desvía la mirada con un muy tenue rubor en la mejilla izquierda, el lado contrario para que ella lo notara. — Eres una persona muy genial… — sonrió con tranquilidad al soltar eso pero luego había cambiado de tema. El tema ese de la sorpresa, ella lo ha tomado con tanta tranquilidad — grrr como me pone esta muchachita — susurró sin que ella le atrapara una vez que hayan entrado al cine. Estaba completamente de acuerdo con ella, las sorpresas le dan sabor las cosas — esa es la idea, tampoco quiero que te aburras de mí haha — como siempre, bromeando. A Seth le gusta bromear ya sea cueles o no, su humor siempre está abierto y más si se trataba estar en compañía de la albina. Adora la compañía de Electra, por primera vez sentía que alguien le comprendía muy bien y eso que él pensaba que nunca encontrará a alguien así en su vida. L agradó el detalle que ela ocupó e asiento por él con el bolso que ella llevaba. Eso que acabó de notar que ella llevaba uno.

Esos despistes, él mismo se quería darse una bofetada, empezaba a actuar como un completo idiota. Estaba muy inspirado, y con ella al parecer le daba grandes ideas para la banda y a la vez puede quedar en modo somnoliento. Ha estado así hasta cuando se ha propuesto a comprar las palomitas de maíz y las gaseosas para los dos. En la oscuridad con leve brillo del reflejo de la pantalla, ya sea en la luz , ella aún se veía muy perfecta haciendo enamorar más a Seth. Una vez que él se dirigió hacia los asientos que ambos escogieron, se confundió porqué ella había saltado como si de un gato a punto de mojarse se tratara y por reflejo Seth sin premeditárselo puso una mano en sima en la “retaguardia” de la albina — ¿Qué pasó? hermosa~ — un leve sonrojo se apoderó en sus mejillas. Su modo pervertido se apoderó de él y aprovechó el pánico de meterle mano un poquito, sólo un poco. En ese modo pervertido no pensaba en las consecuencias si a caso la fémina le diera un buen golpe y se largara del lugar dejándolo a Seth solo. Nunca se había sonrojado tanto al estar cerca de una hermosa fémina mientras que metía mano. Ella se había disculpado pero Seth negó y haciéndola tomar el asiento de nuevo junto a él — Tranquila, no pasa nada… — e iba a decir algo más, lo dijo susurrando. Estaban en el cine y la película ya había empezado. Él le entregó la gaseosa y el barril mediado en medio de ambos. Estaba muy atento sin percatarse que Electra se comportaba extraño, después de todo Seth no es de los que conocen al cien por cien el miedo, cosa que no entendía el por qué de la reacción de la gente en el cine. Apoyó su espalda en suu mismo asiento, relajado, lentamente apoyó su brazo detrás de la fémina mientras que con la otra mano tomaba un poco de gaseosa.
avatar
Seth Rockefeller
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 353
Monedas Monedas : 1668

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Electra Leonheart el Lun Jun 29, 2015 2:36 pm

Estaba… nerviosa de eso no había duda todo esto era extraño, no soy de esas personas que se ponía nerviosa con facilidad, pero últimamente eso de ponerme nerviosa me pasaba con demasiada facilidad, era extraño, pero de todas formas ni loca me cambiaría por nadie del mundo en estos momentos, es decir, estaba deseando que este día llegase sólo por poder verle de nuevo, era algo que me gustaba, no sé expresarme bien pero el poder verle y escuchar su voz en persona era tan distinto a hablar por el móvil, cada simple sonido de su voz me resultaba perfecto, no podía ser nadie más que él el vocalista de la banda, pero en estos momentos eso no me importaba demasiado, lo que me importaba era pasar algo de tiempo con él, no creo que fuese a pasarme nada malo con él, después de todo Seth era mi ángel guardián ¿cierto? Así que no podría estar más segura, creo que si dijese que me fío más de él que de mi hermano no mentiría en lo más mínimo, digamos que mis hermanos son un poco… especiales, lo mismo se ponen en modo sobreprotector que en modo échate novio, son bipolares, eso desde luego, además de momento estaba bien así, sobre todo porque me gusta pasar tiempo junto a Seth.

Comencé a reír sin dudarlo solo un momento, era agradable este tipo de conversaciones con él, quizás no solían ser conversaciones lo que se dice “serias” pero con eso yo estaba conforme, con verle a mi lado era más que suficiente, además estar con él… o tan solo hablar con él era algo agradable, no tenía dudas en eso -Pero que sea nuestro secreto, nadie más puede enterarse de que estoy aquí como mortal- bromee antes de comenzar a reír -Aunque por otra parte es una buena forma de hacer publicidad al grupo- dije con sinceridad antes de seguir hablando -Pero con que lo sepas tú es más que suficiente- si fuese una diosa de verdad seguramente también se lo diría solo a él aunque bueno no es que yo crea en esas cosas, aunque algo de mitología si sé, de las únicas que me llaman la atención por contar con algo de fantasía, el resto siempre me había dado completamente igual, creo que de mi familia era la única atea porque tanto mis hermanos como mis padres creían en ello, en eso yo acompañaba al abuelo por lo de no creer en esas cosas, siempre lo vi como una idiotez.

En eso no le faltaba razón yo personalmente no había tenido mucha suerte con las chicas que conocí a todas le daban por traicionar, vamos lo típico -¿Eh? No te falta razón con eso en realidad- dije entre risas, no iba a tomármelo a mal, realmente comprendía su forma de ver las cosas, de algún modo los chicos son más sinceros, con eso nadie va a ser engañado, pero de un momento a otro la situación cambió, noté como un ardor subía a mis mejillas dibujando en ellas un fuerte rubor, no estaba acostumbrada a cosas como esas, no sabía cómo reaccionar en realidad -Yo… esto… gra… gracias- no sabía que decir o como ordenar las palabras estaba demasiado nerviosa de un momento a otro podría caer desmayada al suelo sin demasiado problema, desconocía como actuar… respiré hondo unos momentos antes de decir nada -Me gusta pasar tiempo contigo Seth… realmente siento que eres una persona fantástica- dije con calidez antes de dedicarle una sonrisa aún con ese marcado rubor. ¿Dijo algo? No sé la verdad con tanto alboroto por el cine no sabía si fue solo una impresión así que lo mejor era simplemente ir a lo que había oído con seguridad -¿Aburrirme de ti? ¡Eso es totalmente imposible! No puedo decir que en algún momento me haya aburrido cuando estábamos hablando o simplemente a mi lado cuando di contigo en el centro comercial- aseguré, en ningún momento había sentido una pizca de aburrimiento cuando estaba al lado de Seth desde que le conocí, eso era completamente cierto.

Estaba asustada, no sé como acabé agarrada a él por ese pequeño susto, pero es algo que simplemente no podía evitar hacer en estos momentos, miré hacia él, definitivamente tendríamos que haber hablado un poco sobre mi terror, al notar su mano sonreí parece que quería reconfortare de algún modo, creo que era demasiado dulce, no me importaba aguantar un poco por él -Bueno… digamos que no lo esperaba- dije con seguridad antes de elevar mi vista hacia él, ahora que lo pienso… quizás estaba demasiado cerca pero con este miedo no podía evitar algo como eso, quizás no le dije lo de mi miedo pero… no quería hacerle sentir mal por ello. Le sonreí al escuchar su voz, su voz tenía un poder extraño en mí de verás podía calmarme con solo escucharle -Sí… después de todo eres mi ángel de la guarda- dije antes de sonreírle.

Prometo que intenté no asustarme, pero recalquemos lo de intentar, sin embargo la película continúo con tranquilidad durante un rato, aunque sinceramente, no pude evitar mirar un par de veces a Seth, la verdad es que parecía que poco a poca esto iba tranquilizándose, pero en un momento otro susto pareció atacar, en ese momento no pude hacer nada para evitarlo, simplemente me abracé a Seth sin pensarlo un solo instante, claro que cuando me di cuenta de lo que acababa de hacer noté como el calor comenzaba a emanar de mis mejillas, te prometo que hoy me da algo con los nervios.
avatar
Electra Leonheart
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 74
Monedas Monedas : 1363

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Tema Cerrado el Miér Ago 05, 2015 6:21 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19456

Volver arriba Ir abajo

Re: The Suspended Doll — Privado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.