Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Ir abajo

La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Elliot Rousseau el Dom Mayo 17, 2015 6:23 pm

Parecía ser que a mi hermana menor, Jeannie, le dolía la garganta desde hacía días y tenía algo de fiebre. Camus se ofreció a llevarla esa mañana al pediatra, y cumplió su palabra al pie de la letra. Hasta que al regresar a casa de mi madre, a mi hermano le surgió un asunto urgente y como el instituto le tomaba menos tiempo en llegar, se le ocurrió la maravillosa idea de traer a nuestra traviesa hermana a mi trabajo, pues la casa de nuestra madre estaba bastante lejos y tenía mucha prisa. Obviamente me alegre de que estuviera allí, pero no podía estar con ella porque tenía que dar clases y me puso en un compromiso. La llevé de la mano hasta mi despacho y le dije que se sentara en una de las sillas del despacho. Me arrodille frente a ella para hablarle seriamente.

- Jeannie, no toques nada. Lo que hay en mi despacho son cosas muy importantes y puedes romperlas o perderlas ¿Entiendes? Y si viene alguien le dices que se vaya –Ella asintió y dijo algo sobre que quizá le daba ganas de hacer sus necesidades- Te dejaré la llave del despacho, pues esta habitación no se debe dejar abierta si no hay nadie dentro. No la pierdas y si vas a salir, cierrala.

Mi hermana asintió y saqué la llave metálica del bolsillo de mi chaqueta y se la entregué. Ella la agarró bien entre sus manitas y la guardó en un pequeño bolsillo del pantalón que llevaba puesto. Dejó su mochila de Hello Kitty al lado de la cómoda silla donde estaba sentada, quizá luego empezara a dibujar con las hojas de papel y los colores que tenía dentro.

- Y no toques nada. –Ella se quejó porque se lo repetí un vez más- Vuelvo en una hora, pequeñaja. Si necesitas algo urgente estaré en la clase de segundo curso, avisa al conserje o la secretaria para que te lleve allí.

Le di par de besos cariñosos en la mejilla, cogí el maletín con mis libros y útiles de clase y fui a darles la clase a los alumnos de segundo curso, no sin antes darle un beso en la frente.



Elliot+Annete= Leo y Emma Rousseau
avatar
Elliot Rousseau



Mensajes Mensajes : 2344
Monedas Monedas : 26388

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Vie Mayo 22, 2015 2:05 am

Me había puesto malita ¡y eso no me gustaba porque tenía que tomar jarabes que saben muy muy mal! Mi hermanito Camus me llevó al médico ¡y como temí me mandó unos sobres y un jarabe que seguro sabía horribleeee! Aunque el medico dijo que era de sabor naranja yo no me lo creía porque ya me lo había dicho más de una vez. Ya iba a devolverme a mi casita y cuando salimos a la calle le agarré de la mano como siempre íbamos cuando paseaba con mis hermanitos. Metió las recetas de las medicinas en mi mochila y continuamos hablando, y al ver mi carita de enojo me dijo que la naranja estaba muy rica.

- ¡¡¡No es jarabe de sabor a naranja, sabe muy feeeeeeeoo!!! –Me quejé a mi hermano de pelo azul verdoso- ¡¡¡apuesto a que tú tampoco te lo querrías tomar si te lo dieran a tomar Camuuuuuuchi!!!  

Dijo que si se lo tomaría porque se pondría bueno en unos días. Y si sabía mal me tenía que aguantar. Inflé los cachetes porque no me daba la razón y me hice la enfadada por un rato, hasta que me dijo que si me los tomaba me compraría un helado cuando me pusiera buena. Me puse contenta y llamaron a mi hermanito y nos paramos para que él pudiera hablar tranquilo. Cuando terminó dijo que no podía llevarme a casa y que llamaría a mi hermano Elliot para dejarme con él. A mí me gustaba estar con mi hermanito mayor asique me puse muy contenta. Donde mi hermano trabajaba era un sitio muy grande y había muchos chicos y chicas grandes. Mi hermano Elliot salió afuera a recogerme y entonces Camus se fue con su urgencia.

- Hola hermanito  –me dio un abrazo y yo le di muchos besos en la mejilla- he ido al doctor porque estoy enfermita y me ha dicho que me tome un jarabe malo que diga lo que diga no es de naranja.

Me tomó de la mano y me llevó a su despacho, él también se tenía que ir con urgencia.

- Vaale… no codo nada… -Dije obediente, que aburrimiento- ¿Y si tengo que ir al baño?  –Mi hermanito me dio la llave de su despacho- No toco nada, si viene alguien le digo que se vaya, y que si me voy a hacer pipí cierre la puerta con llave y que no se me pierda.

Repetí sus instrucciones lentamente para que supiera que las había entendido enteras y al pie de la letra. Inflé los cachetes cuando me repitió una vez más que me estuviera quieta.

- ¡Que sí, que no toco nada!  –Me crucé de brazos torciendo los labios con reproche- No toco nada de nada, si viene alguien le digo que se vaya y que no estás, y que si me voy a hacer pipí cierre la puerta con llave y que no se me pierda por nada del mundo. Estaré bien ahora ve a darle clase a los chicos y chicas grandes no vayas tarde eres un profe importantisisisisisisisisisisimo para que te estén esperando.

Me despedí de mi hermano con la mano después de darle muchos besos y cerró la puerta. Resoplé aburrida cruzándome de brazos y así estaría por una hora entera. Cuando pasaron tres rallitas del reloj de pared del despacho me levanté de la silla en la que estaba sentada y salí del despacho para investigar el cole de los niños grandes. Mi hermanito me había dicho que no tocara nada… pero si investigaba sin tocar nada estaba bien entonces. Salí y cerré la puerta con llave y comprobé como tres veces que estaba cerrada. Caminaba con sigilo por los pasillos del sitio y me asusté  al escuchar que alguien con voz muy grave me preguntaba que hacía. Salí corriendo hasta el patio del cole grande como si me persiguieran con una pistola de agua y cuando salí suspiré aliviada llevándome la mano al pecho. Mejor inspeccionaría las plantitas y las florecitas.

En eso que voy caminando que veo a un chico grande y feo con cara de malo que intenta saltar la valla para salir fuera sin que lo vieran ¡Ah no eso no!

- ¡Oye tú el que se quiere salir! ¡¡Eso es de niño malo, bájate!!

De los gritos se asustó y cayó de espaldas hacia el suelo y se pegó un gran golpe, y así fue como evité que el niño se escapara del cole. Me llevé las manos a la boca y eché a correr por la mirada de enfado que me echó. Me empezó a perseguir.

- ¡¡¡DESGRACIADA NIÑATA DE MIERDA, VOY A MATARTE POR HACERME CAER!!!!

Pegué un grito muy fuerte y giré hacia la derecha todo lo rápido que pudieron mis piecitos. Estuvieron a punto de fallarme por un momento, y quería refugiarme en algún lugar porque él era más rápido. Un hombre de pelo rubio iba acercándose hacia mí, y seguro que pudo escuchar lo que ese niño malo me gritó. Me escondí detrás de él para sentirme más segura y que el que me perseguía no me hiciera daño. El hombre de pelo rubio se paró y miró hacia atrás para verme y el que me perseguía se paró al ver al hombre.


- ¡Ese niño grande se quería salir del cole, me ha dicho que me va a matar y ha dicho una palabrota!

Le acusé ante el hombre alto, señalando al culpable. Me encogí y escondí tras el adulto aun más porque me fulminó con la mirada aquel chico malvado...
avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 489
Monedas Monedas : 5904

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Shaka Kandhari el Vie Mayo 22, 2015 10:35 pm

Era una mañana fantástica en la ciudad del dulce valle, donde el canto alegre de las aves y el tierno color del manto celestial inspiraban mi alma para escribir poesías dedicadas a las grandes bellezas de la naturaleza. Para mi fortuna, no tenía ninguna obligación laboral durante esos instantes tan preciados, debido a que mis clases se encontraban lejos en el tiempo, y todo el trabajo de escritorio estaba al día. Decidí entonces dar un paseo por los hermosos jardines, que eran impresionantemente cuidados por el joven Stanheight, un monumento a la flora local que me maravillaba los sentidos y elevaba mi espiritualidad a un nuevo nivel.

Me senté en una de las bancas especialmente preparadas para disfrutar del colorido ambiente, y saqué mi libreta personal para comenzar a plasmar mis ideas poéticas en sus conocidas páginas. Sin embargo, a mitad de mi primer escrito redactado, escuché dos gritos muy fuertes que provenían del otro lado del jardín, posiblemente desde el patio del instituto. Seguido de ello, una voz grave amenazó de muerte a quien seguramente era la segunda persona en el lugar, por lo que decidí investigar la situación y así evitar una posible pelea.

Bastó que caminara algunos segundos para divisar a una pequeña niña de cabello plateado como una estrella, y a un alumno problemático que conocía muy bien y que parecía perseguirle. La pobre damita se tambaleaba de tal manera que casi se tropieza un par de ocasiones en su huida, y por supuesto que intervine en el asunto con decisión. La estrellita se escondió detrás de mí, y de inmediato alcé la mano para detener al bravucón del instituto, quien de inmediato siguió mi instrucción silenciosa al notar mi presencia. Miré a la pequeña y le pregunté con serenidad – ¿Por qué te persigue ese chico tan malo, damita? –. Y ella mencionó que le descubrió intentando huir del edificio de manera furtiva. Mi mirada fue al joven alumno y sin titubear le dije serio – Señor Allamand‎, ¿se puede saber que hacía fuera de su aula en hora de clase?. Se regresará en este mismo instante a su salón, y lo espero al final del día en mi despacho, sin falta –. El joven solo asentía, aunque sabía que estaba mirando a la niña que lo delató, por lo que chasqueé los dedos de mi mano derecha dos veces como señal de apresuro – Al instante, por favor – agregué con voz de mando, y finalmente se despabiló, desapareciendo por la entrada al edificio a nuestra vista.

Me giré de nuevo para ver a la pequeña dama, y me agaché para estar a su misma altura, sonriéndole con serenidad y alegría. – El niño grande ya se fue, así que no tienes nada que temer. No te hizo daño, ¿verdad?. Porque si lo hizo, lo castigaré mucho – le hablé con calma y simpatía, a lo que ella negó que el señor Allamand le hiciese algo, lo cual me alivió muchísimo. – ¿Cuál es tu nombre, pequeña estrella? – pregunté de inmediato para intentar saber quién era la damita, pues era muy extraño ver niños dentro del instituto. Sin embargo, había algo sobre ella que me era extrañamente familiar…

Y apenas mencionó su nombre supe con exactitud de que se trataba. Era la hermana menor de Elliot y Camus Rousseau, mis amigos cercanos y muy apreciados. – Hola Jeannie, mi nombre es Shaka. Te pareces mucho a tu hermano Elliot, incluso en el color de tu cabello. Pero tus ojos son como los de tu hermano Camus, un azul profundo – mencioné con soltura y alegría, y me pareció que el rostro de la pequeña se iluminó al saber que conocía a sus familiares. Sin embargo, aún estaba la pregunta acerca de que hacia la pequeña en el instituto, y lo mejor era contactar a uno de sus hermanos para saber la situación.

– Llamaré a tu hermano Camus para preguntarle algo, ¿si?. No te muevas mientras le hablo – le dije con suavidad mientras tomaba el teléfono móvil y seleccionaba su número de contacto. Era mi apuesta más segura, pues según mis cálculos, Elliot debía estar dando clases en este instante. Tardó un poco pero me respondió, y entonces le saludé como siempre lo hacía. Me disculpé por interrumpirle y entonces le pregunté acerca de su hermana, y me confirmó que se la dejó a Elliot para que la cuidara. De inmediato le expliqué que la encontré en el jardín, y le pedí que le hablara a Jeannie para que le mencionara que era su amigo. Le di el móvil a la joven estrella y dije – Tu hermano Camus quiere decirte algo –

Al parecer el hombre de cabello aguamarina le dijo que podía confiar en mí, y la niña me lo señaló diciendo que como ya no era un extraño. Me regresó el móvil y lo tomé para guardarlo en mi bolsillo. De allí le miré con una sonrisa tranquila y le sugerí amablemente – ¿Quieres dar un paseo para ver las bonitas flores?. Así nos divertimos mientras tu hermano Elliot sale de sus clases –. Le ofrecí tomar mi mano para dar aquel paseo por el cálido ambiente floral. Supongo que es lo mínimo que podía hacer para ayudar a mi amigo albino ese día…
avatar
Shaka Kandhari



Mensajes Mensajes : 251
Monedas Monedas : 9083

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Sáb Mayo 23, 2015 5:29 pm

El señor de pelo rubio andó dentro al chico malo que me quería pegar,como yo mandaba a Kiki a casa cuando se portaba mal. Me quedé mirando con curiosidad como reaccionó el malvado y no lo hizo muy contento para adentro. Se acuclilló para hablar conmigo y negué con la cabeza cuando el señor me preguntó si me golpeó ese chico,

- Pero si me hizo correr bien rapidito, casi me caigo en dos veces-Luego preguntó mi nombre- Me llamo Jeane pero todos me dicen Jeannie porque dicen que todavía soy peque para que me digan por mi nombre de verdad. -Me dijo su nombre y mencionó a mis hermanitos y dijo que tenía los ojos azul pronfundo... ¿Qué color es ese? ¡Pero lo más importante era que sabía quién eran mis hermanos! Eso me puso contenta- Camuchi es mi hermano de enmedio y mi hermano grande es Elliot.

Luego dijo de llamar a Camus y yo asentí con la cabeza pero no sabía si iba a molestarle porque estaba con urgencia. Yo pensaba que siempre andaba a todos lado con "Urgencia", yo pensaba que era su novia pero me dijo que no era una persona, era que tenía mucha mucha prisa y ya entendí. El rubio llamó a mi hermano y al ratito me pasó el móvil y me lo puse en la oreja. La voz de mi hermano sonó en el altavoz.

- Hola hermanito...  Aha... ¿Y cómo se que es tu amigo? Mi mamá dice que no me acerque a desconocidos y que no acepte caramelos de extraños. -Camus se rió al otro lado del teléfono y me describió al señor Shaka como "Un hombre que parece una barbie y tiene un punto rojo en la frente".  Miré al señor Shaka y reí de forma pilla-Entonces si que es tu amiguito... Oye Camuchi estoy preocupada porque el hermano mayor me ha dicho que no toque nada pero él me ha dado una llave para cerrar la  puerta de su habitación de hombre serio... Pero he tocado la puerta y la llave ¿No? ¿No me van a castigar cierto? Yo solo toqué eso no toqué nada más.   -Dijo que no, y que podía tocar lo que Shaka me diera permiso- Vaaale, hasta luego hermano

Le devolví el móvil a Shaka y me aparté el pelo de la cara porque si no se me metía en los ojos.

- Mi hermano del medio me ha dicho que puedo tocar lo que usted me de permiso-Le tomé de la mano y nos pusimos a pasear. Pero como si no hablaba me aburría me puse a contarle cosas. - Sabes, tengo diez años y los cumplí en febrero el día de San Valentín y yo de regalo siempre les pido chocolate porque los juguetes tengo muchos y no quiero más entonces como me gustan mucho los chocolates me la regalan y luego mi mamá me los quita y me dice que me coma uno por día o me salen lombrices en la barriga y eso es mentira porque cuando no está me subo a una silla y los encuentro en un mueble de la cocina muy alto y me escondo una caja en mi cuarto y como como tres al día y no me salen bichos en la barriga. Es una mentirosa-Le explicaba a Shaka mientras mirabamos florecitas de muchos colores bonitos- El Ratoncito Pérez tampoco existe porque un día se me cayó un diente lo dejé debajo de la almohada y me quedé toda la noche despierta para verlo y ¡luego era mi mamá la que ponía las monedas! Que manera más feeeeea de engañar a los niños.

Me paré de golpe y con un gesto con la mal le dije a Shaka que se bajara como hizo antes. Me acerqué mucho a él para contarle un secreto secretisimo.

- Pero ¿Sabes lo que si existe? No hace falta que respondas a eso porque es una enterrigación retórica, me lo contó mi hermano Camus y él es muy listo así que será verdad... Bueno, el que si existe es Papá Noel. Lo se porque mi papá esta trabajando como los gnomos haciendo regalos para todos los niños del mundo... Bueno menos a los malos, a esos les traen carbón. Al niño grande que se escapó seguro le trae carbón Papá Noel. Yo siempre le pongo en la carta de regalos que venga a visitarme pero nunca viene... Seguro siempre esta de urgencia con los gnomos como mi hermano Camus. A todos los que se lo digo me dicen es mentira que mi papá esté en el polo norte... pero es verdad, ¿Tu me crees? Esa no es una enterrigación retórica asi que puedes contestar. Pero claro tú seguro que sabes lo que es porque tienes cara de persona entilegente.

Le tomé de las dos manos sonriendo ilusionada. Si me decía que no, me creía me pondría muy triste... Pero si me dice que si me creía le abrazaría fuertote por creerme...
avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 489
Monedas Monedas : 5904

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Shaka Kandhari el Mar Jun 09, 2015 3:15 am

Noté la dulzura de aquella pequeña flor al momento de conversar con su hermano mayor Camus, y podía sentir en mi corazón que era una niña inocente y pura, quizás un poco traviesa pero nunca maligna. Siempre era refrescante conocer a seres de corazón brillante, y supe desde el primer instante que me encariñaría con su ternura mientras le hacía compañía a la espera del retorno de su hermano mayor Elliot. Y para que negar que el comentario acerca de “no poder tocar nada” por orden del hombre albino me hizo reír suavemente. Supuse que la había dejado en su oficina mientras trabajaba en el aula que le correspondía, así que le pidió a la pequeña damita que se portara bien en su ausencia.

Una vez que me tomó de la mano en señal de aceptación de mi propuesta de paseo, le sonreí con alegría mientras empezamos a caminar por las rutas construidas para observar tan bello paisaje natural, un interminable campo de flores de todos los colores que emanaba paz y calma con tan solo observarle. Aunque, la damita de cabello plateado parecía preferir tener una conversación a solo pasear en silencio, por lo cual le puse mi atención a sus palabras con una sonrisa tranquila en los labios. Pero sinceramente me fue inevitable soltar una risa al momento que la joven flor menciona que su madre es una mentirosa, y como la descubrió en un par de esas mentiras piadosas que normalmente se le hacen a los niños para mantener su inocencia. “Es una niña muy inteligente, sin lugar a dudas” pensé para mi mismo al escuchar su soltura y frescura.

Entonces se detuvo por un instante, y me hizo señas para que me acercara a ella. Por instinto me agaché frente a la pequeña, y entonces me confesó su secreto acerca de su padre y su trabajo “para Papá Noel”. En el pasado, Elliot me contó la historia de cómo su padre y él dejaron atrás Francia para perseguir una vida distinta en Estados Unidos, y la mala relación que tenían ambos hombres con la mujer principal de la familia. Sin embargo, desde el punto de vista de la damita la situación era otra, una elaborada ilusión que le evitaba ver la verdad. Su inocencia quizás le hizo malinterpretar la situación o tal vez había sido engañada por su madre al respecto; pero no sería yo la persona que le partiría el corazón a tan hermosa flor de primavera, muy a pesar de mi desagrado por las mentiras… Sonreí dulcemente mientras la pequeña tomaba mi mano entre las suyas, y le miré a los ojos para decirle con serenidad – Te creo, Jeannie. Estoy seguro que tu padre hace todo lo que puede para llevar felicidad a los niños del mundo, junto con Papá Noel –

Y la pequeña albina me regaló un cálido abrazo, uno que sinceramente no esperaba, pero me hizo sentir mucho mejor respecto a mi mentira piadosa. Solo por esta ocasión, valió la pena romper mis creencias por el bien de aquel corazón puro… Correspondí con cariño el gesto, y luego al separarnos le miré a los ojos y le dije una media sonrisa – ¿Te gustan las flores de este jardín?. Te mostraré cuales son mis preferidas y luego me dices cuales son las tuyas, ¿vale? –. Me levanté y de nueva cuenta le ofrecí mi mano para que la tomara, llevándola entonces hacia un pasillo muy especial en ese jardín. Apenas llegamos, la blanca luz de los jazmines nos dio la bienvenida, un santuario que me hacia rememorar mi querida India. – Estás flores son llamadas “Jazmines”. Tienen un dulce olor suave, y son de las flores favoritas de mi país natal, La India. Si te acercas a ellas, podrás oler su tierno perfume – reí suavemente ante la última afirmación, y esperaba que la pequeña se animara a acercarse para sentir el perfume sutil y primaveral de tan hermosa flora. Muchas veces le di mis felicitaciones al joven Stanheight por el grandioso cuidado del delicado y perfecto espécimen.

Un par de segundos después, saqué el móvil de mi bolsillo, y agachándome junto a la niña de preciosos ojos azules, le mostré una de las imágenes que tenía en este. – Y si miras aquí, verás una flor muy bonita llamada “flor de loto”. Es una planta muy especial, porque crece en el agua en lugar de la tierra. Nace en el fondo del río, y cuando quiere está lista, flota hasta lo más alto del agua, y allí se abre mostrando sus bellos pétalos al mundo – le expliqué con alegría y calma, mirándole de reojo para ir notando su reacción a mis palabras. – ¿Te parece hermosa esta flor? – pregunté con cierta curiosidad.

Si bien era cierto que aquel encuentro no había sido planificado por mi parte, el hecho de que esa joven damita me acompañara esa mañana simplemente no era casualidad. El Buda nos puso en el mismo camino, quizás para que pudiera hacerme cargo de cuidarla en ausencia de su hermano, o tal vez para que comprobara que un alma pura existía aún en este mundo tan extraño de hoy en día…
avatar
Shaka Kandhari



Mensajes Mensajes : 251
Monedas Monedas : 9083

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Sáb Jun 27, 2015 5:03 pm



Me puse muy contenta porque Shaka me dijera que creía en que mi papá estuviera en el Polo Norte. Se lo diría a mis hermanitos para que supieran lo bueno que fue el señor Shaka conmigo. Luego el hombre rubio me quiso enseñar el jardín del instituto, le cogí de la mano y paseamos hasta allí. Los niños de mi cole ya habrían arrancado todas casi todas las plantas... Me las quedé mirando a todas y nunca vi tantas flores juntas en la realidad, todas eran bien bonitas.

¿De la India? Eso esta más lejos de aquí que la torre eiffel... Seguro que hay que coger un avión para llegar, yo nunca me he montado en uno, seguro que da miedo...

Recordé uno de esos dibujos que nos enseñaban en el cole donde salían niños de todo el mundo, y la niña de la India era de piel morena y pelo negro. Me quedé viéndolo curiosa porque el señor Shaka no era así... Aunque sí que tenía el puntito rojo en la frente. Y ya me olvidé de preguntarle porqué él no era como en los dibujos, cambianmos de tema y ahora era de flores, me enseñó unos jazmines y como dijo los olí acercándome a la flor para captar mejor su aroma.

- Huelen muy rico... A mi mamá le gusta mucho el olor a ambientador de lavanda pero a mi no ¡huele feo! A mi me gusta el que huele a orquídea. Las orquideas sin bonitas pero son violetas... ¿Tú crees que habrá orquideas o jazmines azul profundo como mis ojos? Mi color favorito es el azul pero a las niñas de mi clase solo les gusta el rosa pero a mi no.

El señor Shaka sacó su móvil y me enseñó una flor que se veía muy bonita y delicada que estaba flotando en el agua. Me acordaba de esa flor pero se me olvidó el nombre, el señor rubio me lo recordó. También contó una historia muy bonita de cómo esas florecitas llegaban a la superficie del agua.

- ¡Claro que la conozco! Pero no sabía que la flor era tan lista. ¡Yo tengo un libro de naturaleza y me gustan mucho! Pero no salen todas las flores del mundo y yo quiero uno más grande con muuchas más. Y que tengan dibujos o fotos de las florecitas, porque sino el libro sería para gente seria como los hace mi hermano Camuchi. -Sonreí mirando esa preciosidad de flor, me dieron ganas de toser porque estaba malita y volví la cabeza hacia atrás antes que nada porque yo era una dama y las damas no tosen en la cara de la gente.- Si quieres la próxima vez que venga me traigo mi libro y lo vemos juntos.

Me senté con las piernas cruzadas en el césped, cerca de los jazmines que antes estaba oliendo. Para que se sentara a mi lado palmee varias veces con la mano el suelo y despues puse mis manos en las piernas. Cuando se sentó le miré la cara y no pude evitar fijarme de nuevo en el puntito rojo en su frente.

- En los dibujos que nos dan en cole para que coloreemos sobre la igualdad los niños hindúes tienen piel morena y un pañuelo en la cabeza... ¿Porqué tu te vistes de modelo señor serio? Y ¿Qué significa el puntito de la frente? ¿Puedo tener yo uno? ¡Porfa! -Me toqué la frente riendo divertida, disfrutando de la pequeña charla- ¿Y solo existen los puntos rojos? ¿No puedo ponerme uno azul? ¿Y porque solo uno?

Miraba atentamente las explicaciones del hombre para mantenerlas grabadas en mi cabeza y comprender todo lo que decía y luego contarle a mis hermanitos lo que había aprendido hoy.

avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 489
Monedas Monedas : 5904

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Shaka Kandhari el Sáb Jul 04, 2015 8:57 pm

El dulce paseo con la damita de cabello plateado como la luna, era simplemente encantador. La pequeña Jeannie me recordaba a Mallika cuando era una niña, pues mi hermana menor también poseía bellos ojos azules con un mundo de inocencia y ternura que podían derretir hasta al corazón más duro. Incluso cuando le comenté que venía de La India, su joven mente comparó con ocurrencia la distancia a mi país natal con la propia torre Eiffel en Paris. Reí suavemente, pero de forma discreta para que no creyera que me burlaba de ella. Tan solo me enterneció mucho su personalidad extrovertida y alegre.

Paseamos juntos por el hermoso jardín, observando las flores que con delicadeza cultivo el joven Stanheight, una verdadera obra maestra de la mano de Buda; y poco a poco instruí a la pequeña luna acerca de la belleza natural. Mientras conversábamos, la damita tocó un tema bastante curioso al nombrar los ambientadores con olor a flores, en donde ella misma afirmó que prefería el olor a orquídeas sobre el de lavanda. Aunque lo verdaderamente interesante fue la pregunta acerca de la existencia de sus flores favoritas en el color que más adoraba. – Aunque no lo creas, existen las orquídeas y los jazmines de color azul profundo, tal y como tus lindos ojos. Son flores muy especiales que solo los expertos pueden sembrar y cuidar, pero también son de las más hermosas plantas de este mundo – afirmé con suavidad y ternura a la pequeña niña.

Se impresionó mucho cuando le mostré una imagen del loto, y tras contarle la historia sobre su nacimiento y como flotaba en el agua con gracia divina, la pequeña afirmó que era una flor muy inteligente, además de mencionar su deseo de tener más libros de flores. Creía tener algún ejemplar en casa, sobre todo si se trataba de dibujos famosos de flores. Debí confesar que me encantó la idea de poder mostrarle tan bonita obra a la joven Jeannie, así que asentí ante su proposición de intentar ver los libros juntos en el futuro. – Me parece perfecto, Jeannie. La próxima vez que vengas podremos ver tu libro juntos. Es más, prometo que traeré también un libro con dibujos de flores para que lo veas conmigo – aseguré con confianza ante sus ojos azules y curiosos.

Observé como tomó asiento en el césped, y sonreí ante su invitación a sentarme a su lado. Una vez que me acomodé en mi sitio, una nueva pregunta curiosa nació en la linda flor plateada, una que en realidad era muy válida, y que de hecho su hermano mayor también me hizo el primer día que nos conocimos en Nueva Delhi. Claro que allí no se detuvo su curiosidad, sino que realizó cerca de cuatro preguntas adicionales a la inicial, detalle que me tomó por sorpresa totalmente, y terminé riendo suavemente por su actitud extrovertida. – Si no te molesta, te contestaré todo poco a poco – respondí con gran paciencia y dulzura. – Aunque nací en La India, mi madre es de otro país distinto, y terminé pareciéndome mucho a ella. Por eso tengo el cabello rubio y los ojos azules – mencioné primeramente sobre el tema de mi falta de piel tostada y cabello oscuro. – No acostumbro a utilizar turbantes o pañuelos en la cabeza, pues no me gustan, porque me dan calor en la cabeza – mentí respecto a mi falta de turbante, ya que no quería que la jovencita pensara en los hindúes como racistas irracionales. Me bastaba ya con que no me consideraran uno de ellos, aunque estaba en paz con esa situación…

– Este puntito es tradición de mi país, y ayuda a concentrarte y hacerte un poco más listo – señalé con mi dedo índice el famoso bindi por el cual preguntaba la flor plateada. – Si quieres un punto rojo en la frente, te lo puedo hacer… No creo que Elliot se moleste por eso – aseguré con una sonrisa tranquila. – Pero solo pueden ser de color rojo, porque es la única pintura especial que hacen en mi país para eso – respondí respecto al color de la misma. – Y solo es uno porque es muy importante – terminé de explicarle a la joven damita.

Y como me dio permiso para pintarle su propio bindi, le sonreí tranquilo y saqué de mi bolsillo un pequeño estuche de madera clásica, en el cual tenía un poco de mezcla de polvo rojo y agua, abriéndolo para dejar que sus curiosos ojos lo observaran. – Esta es la pintura especial. Ahora te pintaré tu puntito rojo, y no te dolerá ni un poquito – mencioné con ternura, mientras manchaba mi dedo índice en la mezcla y acercaba dulcemente la mano a su frente. Aparte un mechón plateado rebelde, y con movimientos circulares suaves dibujé un bindi justo en el centro de la frente. – Está terminado. Ya tienes tu puntito rojo en la frente, y te sentirás muy bien con él – afirmé tranquilamente mientras le sonreía con alegría.

Guardé el estuche de madera en mi bolsillo, y retorné la mirada hacia la joven damita. Parecía muy alegre con su nuevo bindi, aunque sabía de antemano por las historias de Elliot que era un niña muy inteligente, y que en más de una ocasión lo llegó a sorprender con su astucia. – Jeannie, tu hermano Elliot me contó que eres muy buena dibujando, y que has hecho muchos dibujos bonitos. ¿Te gusta mucho pintar?. ¿Y qué es lo que más te gusta dibujar? – pregunté con cierta curiosidad acerca de la pequeña. Camus también me comentó en alguna de nuestras reuniones personales que veía talento en su hermanita menor para la pintura, y que estaba algo indeciso en si animarla a seguir ese camino o evitar intervenir en esa situación.
avatar
Shaka Kandhari



Mensajes Mensajes : 251
Monedas Monedas : 9083

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Miér Ago 05, 2015 10:02 pm

Shaka me dijo que si existían los jazmines y las orquídeas azules ¡Yo quería ver eso tan bonito en persona!

- ¿Conoces a algún experto sobre flores? ¡Yo quiero ver una! Pero solo verla porque no soy una experta entonces no podré curarla si se pone malita… mi mama no me compra plantas porque dice que soy demasiado pequeñita para cuidarlas, por eso solo tengo plantas de judías en mi ventanita con botes de yogur vacíos ¿Sabes cómo se hace? Primero hay que humedecer un trocito de algodón, pones en medio una judía y después pones el bote en la ventanita. Debes fijarte que el algodón este húmedo si no no sale la planta eh. Y pum a los pocos días va creciendo la plantita. ¿A que es muy chuli?

Pero seguro él lo sabía porque es un hombre listo, sobre todo porque dijo que él tenía más libros de flores y prometió que los veríamos juntos a la próxima que viniera al instituto de los mayores. Asentí sonriente y empezó a responder a todas mis preguntas. Sus dos primeras respuestas tenían mucha lógica porque cada hijo se parece a un papá o a una mamá o a un abuelo o eran una mezcla. Por ejemplo mi hermanito Camus tenía el pelo pelirrojo y mi hermano mayor y yo lo teníamos plateado… ¡Lo más gracioso es que mi hermano me dijo un día que nació con el pelo amarillo muy muy muy muy claro y con los años se le volvió blanco como a mí! A esas cosas se les llamaba ginetica o algo así leí en un libro… dejé de pensar en la ginetica cuando me explicó lo del punto que se llamaba bindi… ¡Oh asique se usaba para ser más listo!

- Oooh es como un superpoder… Creo que a más de una persona le hace falta un bindi pues… -Dije sorprendida mientras me pintaba el circulito en la frente. ¿Y si me picaba la frente como me rascaba? Porque si me rascaba se te emborronaría el puntito y dejaría de ser lista. Miré como mezclaba todo para hacer el puntito y me lo dibujó- ¿Me queda bien? ¡Yo no me veo pero seguro me queda bien!

Reí emocionada y el señor Shaka me dijo que mi hermano mayor andaba contándole a la gente que era muy buena dibujando y me preguntó que me gustaba más dibujar. Me quedé pensando que era lo que más me gustaba dibujar y la verdad no super que decir porque dibujaba todo...

- A mi me gusta mucho dibujar todo y colorear. La esposa de mi hermano mayor, Annete, era profe de este cole de los mayores pero ahora ya no. Cuando voy siempre me ayuda a mejorar mis dibujos y ahora son más lindos que antes. Tengo una carpeta llena de dibujitos que he hecho para mí pero lo que más hago es dibujar para regalarle a la gente porque así todo el mundo ve lo que dibujo. Yo quiero ser artista como ella y de mayor pintar cuadros pero mi mamá dice que eso es un trabajo de vagos y lo que tengo que hacer es estudiar otra cosa y no hacer el vago.

¡Ya se! Le haría muchos dibujos para él y se los daría otro día. ¿Qué le podría dibujar a Shaka? Flores segurito… pero la flor de loto parecía muy difícil de dibujar… ya lo pensaría y le haría muchos.

avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 489
Monedas Monedas : 5904

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Shaka Kandhari el Dom Sep 27, 2015 1:42 am

La damita de ojos azules como el océano ciertamente tenía conocimiento acerca de las plantas y flores, incluso logró sacarme una sonrisa enternecida al momento de mencionar el típico experimento de la planta de judías, uno de los momentos más especiales de la vida en el que los niños aprendían acerca del nacimiento de una planta. Asentí de inmediato a su afirmación sobre ello, confirmándole que era increíble presenciar tan bonito espectáculo de la naturaleza. Y como negar que cada ser de este mundo, sea animal o vegetal, era asombroso a su propia manera…

Tras la promesa de ver libros de flores juntos en el futuro, pasamos a conversar un poco sobre mi apariencia. Noté que no puso objeción alguna acerca de la explicación sobre mi físico atípico para un hindú, más sin embargo, se concentró en el tema que acaparó su atención con mayor curiosidad: El bindi. Reí suavemente al escuchar su afirmación de lo parecido que era a un súper poder y que hacían falta personas con ellos. No estoy seguro que estaría pensando su inocente mente, pero tampoco creía que fuera algo malo… – Si, te quedó muy bien. Pareces una princesa de La India – mencioné con una sonrisa tranquila en los labios.

Tras mi comentario acerca de sus habilidades de dibujo, un tema del cual tuve conocimiento gracias a su propio hermano mayor Elliot, esperé con paciencia su respuesta al respecto. La mención de Annete me trajo a la memoria el recuerdo de la primera vez que mi amigo me la presentó como su esposa. Era una dama muy distinguida y de personalidad serena, con quien tuve una conversación muy agradable, pues además de tener belleza contaba con inteligencia y culto… Pero lo que más resaltó de las palabras de la pequeña Rousseau fue la negativa de su madre por dejarle seguir el camino del arte por imponer su propia opinión al respecto… Negué con la cabeza suavemente en desaprobación, y agregué de inmediato con tono calmado – El ser un artista no es un trabajo de vagos. Todo lo contrario, muchas de las personas más importantes de nuestra historia en el mundo han sido artistas reconocidos. Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Vincent van Gogh, Pablo Picasso. Todos ellos dejaron al mundo regalos tan hermosos en sus pinturas que son recordados con mucho afecto y cariño –. Quizás mis palabras fueron un tanto complicadas en esta ocasión, y a pesar de que era muy inteligente, la damita Jeannie no las comprendiera del todo.

Reí suavemente por un par de segundos, y añadí más divertido y menos poético – Si quieres ser una artista, no hay nada de malo con eso. Puedes estudiar mucho y convertirte en una gran pintora, para hacer muchos dibujos bonitos –. Era cruel que la propia madre de esta criatura, que solo buscaba su rumbo por la vida, le estuviera reteniendo en contra de su voluntad, sobre todo después de que descubriera un posible camino que deseaba tomar por su propia cuenta. Y hasta cierto punto, me preguntaba que otras restricciones le había impuesto acerca del tema… Dejé los recovecos de mi mente en el pasado y le miré una vez más a los ojos, añadiendo con tranquilidad – Aunque no sé dibujar muy bien, puedo escribir poemas muy bonitos. Incluso he redactado libros de ese estilo, para que todos pudieran leerlos. Y es que me gusta mucho la poesía y la quiero compartir con todos. Y a ti, ¿te gustan los poemas? –. El mencionar una de mis pasiones quizás le demostrara que no tenía que tomar el camino profesional que otros consideraran correcto, sino aquel que su corazón le dictara.

Era agradable poder conversar con la pequeña Jeannie, aunque la verdad es que no me detuve a pensar en que consecuencias tendrían mis palabras en la joven criatura. Solo buscaba iluminar un poco su camino, hacerle ver que no existen paredes que detuvieran su sueño de convertirse en una artista profesional, y que siempre tenía que seguir su propio corazón antes que el capricho de otras personas.
avatar
Shaka Kandhari



Mensajes Mensajes : 251
Monedas Monedas : 9083

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Jeannie Rousseau el Lun Sep 28, 2015 3:13 pm


¡Ya quería ver mi bindi en el espejo! Le haría después uno a mi hermano mayor, así él también parecería un hombre de la India! Bueno, no un príncipe porque ya estaba mayor, seguro él parería un rey. Ahora que me acordaba... Ellos llevaban turbante, pero yo no quería, igual que el señor Shaka.

- ¿Las princesas de la India llevan turbante? Si es así yo no quiero llevar, no no. Seguro daría mucho calor. -me quedé pensativa... Yo quería saber más sobre la India. - Le pediré a mi hermano Camuchi que me lea cuentos de la India ¡quiero aprender y ver como es!

Escuché atentamente las palabras del señor Shaka sobre que mi mamá estaba siendo mala conmigo porque no me dejaba hacer lo que quería... Mencionó que no todos los artistas eran vagos... Miré sorprendida al amigo de mis hermanos y luego me quedé pensativa.

- Oh ya veo...Entonces... Seré pintora de mayor, y no seré vaga, me pareceré a Miguel Picaso, a Pablo Da Vinci, a Vincent Angel o a Leonardo Van Gogh mmm... Aunque no se quienes son... Nunca los vi en la televisión... Pero si tu dices que existen seguro que será verdad ¡Gracias señor Shaka!  

De tanta emoción me di la vuelta y empecé a toser, cierto que estaba algo malita de la garganta... me decía estar en reposo un momento o me dolería más tarde mucho. Me quedé en silencio escuchando qué decía sobre que también escribía libros como mi hermano Camuchi, pero de poesía. Abrí la boca mucho.

- ¡Sí, yo se mucho de poesía! Mi profe nos hace recordar algunas y luego al día siguiente nos dice que la recitemos y si la recito bien sin olvidarme de ninguna palabra me da una pegatina de una estrella pequeñita amarilla. ¡Yo las colecciono para que mi mamá y mis hermanos vean cuantas tengo! Cuando llega diciembre se las pega todas las estrellitas en la carta a Papá Noel para que mi papá vea lo buena que soy en clase. Luego me manda una postal muy bonita diciéndome lo mucho que le gustaron. -cuando me di cuenta que estaba hablando de otra cosa diferente sacudí la cabeza como para soltar la nueva idea- Bueno ¿Quieres que te recite un poema? Es mi favorito del mundo entero. Se llama "Pegasos, lindos pegasos".

Me levanté sonriente de oreja a oreja y me aclaré la garganta. Me eché el cabello hacia atrás que se me había quedado hacia alante y me sacudí el vestido para quitar los restos de césped y sucio.

- Pegasos, lindos pegasos,
caballitos de madera…

Yo conocí siendo niño,
la alegría de dar vueltas
sobre un corcel colorado,
en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento
chispeaban las candelas,
y la noche azul ardía
toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles
que cuestan una moneda
de cobre, lindos pegasos,
caballitos de madera!


Hice una reverencia al terminar y me volví a sentar donde antes. Esperando a que me dijera si le gustó o no. Despuésde eso y muy feliz, hablé de su libro.

- ¡Yo quiero su libro! Le pediré a mi mamá que me lo compre, y si no quiere, sacaré euros de mi hucha de cerdito para comprarlo yo. A mi no me importa gastarlo, llevo muchas monedas ahorradas y ¿para que quiero tanto dinero si no lo gasto nunca? Segurito y soy trillonaria con tanta moneda... -Y de pronto el timbre de clases sonó. ¡Aaaah! - ¡Señor Shaka, me tengo que ir! ¡Mi hermano mayor me espera en su despacho! Nos vemos otro día y vemos libros juntos.

Le di un abrazo y le besé en una de sus mejillas. Me despedí con la mano muchas veces mientras corría hacia dentro del cole de los mayores. Saqué la llave que me dio Elliot y abrí la puerta, encerrandome en el despacho de mi hermano con llave de nuevo. Me senté en la silla y me puse justo en la misma postura que cuando se fue mi hermano Elliot. Tomaba aliento por la carrera, tosí nuevamente, ay ay después me iba a doler de tantos esfuerzos.
avatar
Jeannie Rousseau



Mensajes Mensajes : 489
Monedas Monedas : 5904

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Shaka Kandhari el Lun Oct 05, 2015 12:07 am

A pesar de complicarse un poco al recordar los nombres de los famosos artistas que mencioné antes, la pequeña flor comprendió perfectamente el mensaje que le había ofrecido. De hecho, aseguró que al ser mayor se convertiría en una artista de la misma categoría que ellos. Nadie, ni siquiera su propia madre, tenía el derecho de elegir el camino de la damita Jeannie. Sonreí dulcemente al recibir su agradecimiento, y ello fue suficiente recompensa por el consejo que le di para mejorar su vida. Seguramente esta pequeña llegaría lejos en su camino, y le estaré apoyando en todo momento…

Me preocupé un poco por su salud al ver como tosía, más sin embargo, continué la conversación al notar que la tos se calmó rápidamente. Fue entonces que le mencioné acerca de mi gusto por la poesía y mi trabajo como escritor de poemas a nivel profesional. Al parecer le encantaban tanto que incluso se propuso recitarme su favorito en ese instante… Claro que, antes de ello narró un poco sobre la experiencia que tenía en clase y como ponía dedicación para ganar estrellas de aprobación para “Papá Noel”. Seguramente mi amigo tenía algo que ver con ello…

– ¡Por supuesto!. Será un placer escuchar tu poema favorito – respondí sonriendo amigable a la pregunta de la blanca flor, y ella se dispuso a preparar su “presentación” con cierto nivel de meticulosidad. Fue un poema sencillo pero muy bonito, y cada palabra recitada por la pequeña dama estuvo acompañada de la entonación perfecta. Se notaba claramente que ella adoraba aquel escrito tan especial, y no pude más que aplaudir tan hermosa presentación mientras le sonreía con alegría. – Bravo, bravo – dije para darle mi agradecimiento por el lindo poema.

Cuando tomó asiento, me miró con esos ojos azules tan inocentes, quizás esperando una opinión sobre su poema favorito. – Ha sido un poema muy bonito, Jeannie. Y me gustó mucho como lo recitaste para mí – mencioné de inmediato, colocando mi mano dulcemente en su cabeza por algunos segundos mientras le sonreía serenamente. Era simple ver que no se trataba una niña cualquiera, y que es una pequeña muy especial…

Continuamos conversando, y ella trajo de vuelta el tema de mi propio libro de poemas. Su entusiasmo acerca de la obra me hice reír suavemente, aunque me sentía enternecido por su enorme deseo de poseerlo. Y justo cuando le iba a mencionar que podría regalarle una copia, para que así no gastara su dinero, sonó el timbre que marcaba el receso de media mañana. Mencionó que Elliot la esperaba en su oficina y se despidió con rapidez pero mucho cariño, incluso abrazándome y regalándome un suave beso en la mejilla, para luego alejarse apresuradamente hacia el pasillo. – Hasta luego, Jeannie – me despedí con una curva alegre en los labios y moviendo la mano lentamente al aire. La verdad, había sido un encuentro ciertamente divertido e interesante. Aunque…

– Cuando Elliot vea el bindi pintado en la frente de Jeannie, lo sabrá todo… – me dije a mi mismo en tono divertido, mientras me levantaba del césped y limpiaba un poco el traje con mis manos. A mi amigo no se le escaparía ese detalle, y sabría de inmediato que estuve haciéndome cargo de cuidar a su hermana menor. Claro que, no estaba seguro de que le diría la pequeña flor cuando el albino le pregunte al respecto… Era hora de mi clase de filosofía para los alumnos del tercer curso, así que iría a la sala de profesores a prepararme para ello…
avatar
Shaka Kandhari



Mensajes Mensajes : 251
Monedas Monedas : 9083

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Elliot Rousseau el Miér Oct 14, 2015 2:06 pm

El que mi hermana estuviera en el instituto no influyó en mi plan de clases. Todo fue como normalmente. Cuando sonó la campana que daba por finalizado el horario de clases esperé en la clase hasta que salieran todos y cada uno de los alumnos para cerrar la puerta con llave. Salí tomando mi maletín y cerré para que nadie pudiera entrar sin que yo me enterara. Fui directo hasta mi despacho y al llegar me posicioné frente a la puerta de madera y toqué la suavemente con mis nudillos para que la niña me escuchara.

- Jeannie soy yo, ábreme por favor

En pocos segundos escuché como la llave entraba en la cerradura del pomo y esta hizo click, quitándole así el seguro. Abrí la puerta y sonreí al verla allí tan formal. Al posar mis ojos en su rostro fueron hacia su frente, donde se encontraba pintado un punto de color rojo y en sus labios una enorme sonrisa divertida. Además, su vestido blanco estaba manchado ligeramente con tierra y rastos verdes, que sería cesped. Eso me recordó a cierto rubio, profesor, jefe de estudios, budista, poeta, escritor y buen amigo.

- ¿Saliste a la calle, Jeannie? -Ella negó verbalmente, además que con la cabeza y con las manos- Qué curioso... Me parecía que antes ese Ojo Espiritual que llevas en el centro de la frente no lo tenías... -Ella se llevó sus pequeñas manos a la frente, y montó una excusa muy original para explicarme cómo llegó ese punto rojo a su piel. Saqué mi móvil y le envié un mensaje a Shaka "Gracias por cuidar de mi hermana, aunque ella diga que no salió del instituto. Nos vemos mañana en el instituto, amigo". Normalmente cuando llevaban a la pequeña al médico echaban en su bolsa varias cosas para cuidarla si se empeoraba en la calle. Saqué un termómetro y se lo puse bajo la axila a la enfermita- No te muevas del asiento no un centimetro o la temperatura saldrá mal, quédate sentada. Le dejaré un mensaje a Camus para decirle que estaremos en mi casa y cuando esté disponible nuevamente te llevará a tu casa ¿Vale?

Mensajeé a nuestro hermano y esperé a que el termómetro pitara para comprobar la temperatura. Solo tenía unas pequeñas décimas. Jeannie se puso la mochila en los hombros y al acabar de hacer todo, guardé el iPhone en el maletín, preparando también el control y la llave de mi coche, poniéndolas en mi bolsillo derecho del pantalón. Mi hermana me entregó la llave del despacho y cerré la puerta con ella cuando ambos salimos. Me agarró de la mano y fuimos juntos hacia mi coche para irnos a casa.



Elliot+Annete= Leo y Emma Rousseau
avatar
Elliot Rousseau



Mensajes Mensajes : 2344
Monedas Monedas : 26388

Volver arriba Ir abajo

Re: La pequeña y curiosa flor de luna [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.