Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Que faire si je veux vous revoir de nouveau? //Priv. Ken Kaneki♥//

Ir abajo

Que faire si je veux vous revoir de nouveau? //Priv. Ken Kaneki♥//

Mensaje por Dark Necrofear el Vie Mar 13, 2015 9:49 am

El día había transcurrido de lo mejor para el joven emprendedor. Lograr un nuevo trato que beneficiaría aún más a su ya envidiada vida y poder haber ido a su sesión fotográfica a completar algo para una revista muy reconocida sobre todo por las personas que saben de moda era algo de lo que podía contarse, aunque como siempre, todo era de lo más normal para él, puesto que aunque lograse cosas nuevas y las disfrutara aún seguía sin encontrar aquello que buscaba. Eso lo hacía sentir ansioso algunas veces, creía que aquello que lo iba a satisfacer plenamente siendo un gourmet sería algún platillo en específico, podría resultar lógico, es por eso y por su otro trabajo que le daba por visitar restaurantes diferentes, muchas veces los visitaba con motivos profesionales únicamente, por lo que los establecimientos solían ser por consiguiente de cinco estrellas, pulcros, con una servicio excelente y más aparte seguros, le gustaban, pero sabía que no podía cerrarse el mundo solamente a aquellos lugares finos, así que por cuenta propia visitaba a los que no se necesitaba gastar una gran fortuna, a los que casi cualquier mortal podría entrar y quedar contento, vaya.

Fue entonces que caminaba tranquilo por la ciudad, a pesar de que se encontraba en Francia donde la moda es pan de cada día seguía llamando la atención, hubo algunas personas que lo reconocían y se acercaron a pedirle su autógrafo y por supuesto que él no se los negó, era encantador aquello y no era tan agotador a cuando solían ser un puñado de personas. Al finalizar con una sonrisa, además de tomarse una foto de mala calidad por parte de uno de los celulares de las señoritas siguió en su camino, aunque actualmente se dirigía hacía su automóvil todo cambió cuando tuvo la mala suerte de que en la calle estaban esos molestos sujetos que se dedican a hacer programas de chismes y no quería ser grosero, pero no le apetecía para nada ser parte de aquellos programas y menos aún si la información la tenía que dar él, sabía que aunque dijera algo no le valdrían nada. Aunque se apresuró a caminar deprisa era demasiado tarde puesto que aquellos le habían visto y ahora se encontraban en una persecución de lo más ridícula, tenía que despistarlos ¿Pero cómo? Fue entonces que visualizó que en cierta parte había mucha más gente concentrada, era perfecto, por lo menos eso los desalentaría y quizá les quitaría esas ganas de querer hacerle una “entrevista” o como sea que ellos lo llamasen.

Al pasar entre la gente bajo el rostro hacia abajo sólo por si acaso, no fuera a haber otro que le reconociera en esos momentos, pero se sintió aliviado al lograrlo y encontrar una cafetería que se veía bastante pintoresca, no se lo pensó dos veces y entró al lugar seguido de sentarse en el primer sitio libre que observo. El pelimorado miraba por la ventana intentado ver si por fin les había perdido, por lo menos ahora se encontraba en un lugar tranquilo y de paso realizaría uno de sus tantos pasatiempos. « Veamos si este lugar tiene algo que valga la pena » Cruzó por su mente mientras sus ojos estaban cerrados con una sonrisa de total satisfacción en sus labios y su mentón apoyado en su mano, no noto hasta abrirlos que enfrente de él se encontraba un chico de cabello blanco, se sorprendió un poco y quizá aquél lo haya notado. —Disculpe, no me había dado cuenta de que este lugar estaba ocupado— Mencionó totalmente tranquilo, incorporándose, sin lugar a duda el día no sólo estaba plagado de éxito, también de sorpresas, ¿Quién lo diría?

Sin esperar que el sujeto le respondiera se puso a ver el menú que estaba ya en la mesa, buscando por lo menos algo que probar en su pequeña estadía en lo que terminaba la agitación de afuera.—Nuevamente he sido descortés, ¿Está mal si te acompaño?— Le pregunto dirigiendo su mirada hacía el rostro ajeno aunque realmente no tenía las intenciones de cambiarse de lugar.


Tskiyama's Outfit:
avatar
Dark Necrofear
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1755
Monedas Monedas : 277

Volver arriba Ir abajo

Re: Que faire si je veux vous revoir de nouveau? //Priv. Ken Kaneki♥//

Mensaje por Ken Kaneki el Lun Mar 23, 2015 3:21 am

Hasta ese momento, no iba a quejarse de su día. Un tanto aburrido como todos, sí, pero eso era algo a lo que acababa acostumbrándose, y que en el Sweet Valley pasaba prácticamente desapercibido luego de un tiempo, como parte de una rutina cercana a ser placentera. De todas maneras, el consuelo de una caliente taza de café era todo lo que necesitaba para mejorar sus ánimos, aunque fuera sólo un poco. Quizá la añoranza de un libro nuevo también, si se permitía ser sincero consigo mismo. Por mucho que no tuviera expectativas de pasar por una librería diferente esa ocasión, probablemente terminaría visitando la misma de siempre. A esa altura, debería ya haber considerado preguntar por una tarjeta de membresía, eso le facilitaría la vida tanto a él como al encargado, que lo saludaba con una cordial inclinación de cabeza al reconocerlo cruzar por la puerta.

Cada quien conocía el trámite de memoria. Primero rozó con la punta de los dedos el borde de algunos libros, probando suerte y leyendo los títulos con rapidez, sin decidirse por alguno en específico. Había pasado tantas veces por allí que ya tenía un perfecto mapa mental de las secciones de literatura en sí, tal vez debería intentar alejarse unos pasos del pasillo. Incluso consideró un breve momento pedir una recomendación, pero desechó la idea tan veloz como vino, no dejaría en manos de otra persona algo tan importante como su adquisición de un libro nuevo. Por lo menos, no salió de allí con las manos vacías, no se permitiría tal deshonra. En una bolsa de plástico, que estaría pronta a desechar, estaba un ejemplar tamaño mediano de un texto sobre demonios y criaturas de diferentes folklores, leer algo de mitología siempre resultaba interesante, ¿no? Aunque difícilmente se igualaría a una de las obras de Takatsuki Sen, era bueno variar de vez en cuando.

Cuando se dio cuenta, había caminado hasta una cafetería casi por inercia. No le molestaba, pero estaba cumpliendo con su rutina casi al pie de la letra, y ni siquiera tenía humor suficiente para tratar de evitarlo. Su vestimenta debía ser la cosa más típica del mundo, además. Una camisa gris, con tres botones en el cuello, sin ningún tipo de adorno o marca visible en la tela. Sus pantalones eran oscuros, lo mismo que sus zapatos. Lo único que llegaría mínimamente a destacar de él eran quizá su cabello teñido de blanco y el parche de color negro que cubría su ojo izquierdo. Nunca faltaba alguien con la pregunta indiscreta. Distinguió una masa de gente no lejos de allí, pero no le interesaba y siguió de largo hasta entrar a la cafetería. Una vez allí, hizo lo que cualquiera y tomó asiento en una mesa solitaria de dos personas, que daba una conveniente vista hacia el vidrio de una ventana. Aunque la ventana le tenía sin cuidado, se dedicó a abrir el envase de su libro recién comprado en lo que algún camarero se acercaba a atenderle.

Leyó lo que correspondería a la primera criatura nombrada. Pronunció en voz baja su nombre como estaba escrito allí, ghoul. Demonios necrófagos pertenecientes al folklore árabe habitada en lugares deshabitados o inhóspitos. Frecuentaban cementerios para robar los cadáveres de los muertos y alimentarse de su carne. Casi parecía una extraña historia de terror, y comer carne humana se le hizo una idea entre curioso y un tanto repulsiva. No despejó la vista del libro, hasta que la presencia de otra persona sentándose en su mesa le desconcentró de la lectura. Le llamó la atención el hecho que dicho extraño, además de peculiar forma de vestir y color de cabello, no parecía notar que estaba en presencia de otro ser humano, justo al frente de él. Aunque por suerte, antes que le espetara algo, el hombre en cuestión reaccionó disculpándose. Como si nada, el sujeto empezó a hojear superficialmente le menú antes de volver a hablarle.

Embozó una sonrisa que se notaba un poco forzada, sin demasiado ánimo—. Adelante, no sería agradable de mi parte si te pidiera que te cambiaras de lugar ahora —le respondió, como si hablara de alguna cosa evidente, e incluso soltó al final una risa sin humor. Aunque no pudo evitar fijarse en la apariencia de aquel extraño, y pensar que se veía verdaderamente como un modelo. Lo que por supuesto, era algo que no le diría en voz alta a un completo desconocido. Iba a continuar su lectura, pero al momento de azomar sus dedos y acariciar la punta de la página en el libro, un camarero apareció para preguntar en voz alta por sus pedidos. Casi quiso refunfuñar en silencio, pero en su lugar, apenas soltó un suspiro—. Yo quiero sólo un café. Pagaremos por separado, no venimos juntos —se sintió en la necesidad de aclarar, viendo por el rabillo del ojo al hombre de cabello púrpura. No creía que tendría algo que objetar a eso.
avatar
Ken Kaneki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2512
Monedas Monedas : 225

Volver arriba Ir abajo

Re: Que faire si je veux vous revoir de nouveau? //Priv. Ken Kaneki♥//

Mensaje por Dark Necrofear el Vie Mar 27, 2015 10:02 am

« Buena respuesta, chico albino » Sonrío ampliamente al escuchar las palabras del otro que por cierto no parecía muy contento con su presencia, al parecer no sabe que tenía la dicha de estar acompañando a una celebridad y era algo extraño porque aunque la ropa del sujeto era bastante simple, aquél poseía no sólo ese tono en su cabello, también tenía un parche y vaya, ¿Se pintaba las uñas? Un estilo bastante extravagante de cierta manera, si no quería llamar la atención no estaba haciendo un buen trabajo.

Apenas volvió a checar el menú de una manera desinteresada, en vez de perder su tiempo fue directo al grano, si tenían algo especial que lo sorprendieran —Para mí que sea lo mismo que él y lo más costoso y exquisito que tengan para ofrecer... Oh, en cuanto a la cuenta, yo pago por los dos— Le guiñó el ojo al chico al ver como le había mirado de manera tan acusadora luego de las palabras que le había mencionado al trabajador.

Al retirarse el tercero realmente no tenía nada mejor que hacer en esos momentos, así que viendo que el extraño poseía un libro se digno a hablarle una vez más, después de todo hasta podría querer una explicación de la interminable bondad de parte del modelo. —Descuida, ahora va por mi cuenta— Daba a entender que esa no sería la última vez que se verían las caras y aunque no fuera enserio, probablemente eso no le hacía bastante gracia a su acompañante de mesa. —¿Puedo?— Señaló el libro del peliblanco con su dedo indicie y nuevamente como si con sólo hacer la pregunta de cortesía ya fuera suficiente como para tomarlo enseguida. Leyó algunas palabras y pudo percatarse más o menos de qué iba. —Bastante interesante— Lo dejó en la mesa dándose por ser servido— Así que... ¿Te gustan ese tipo de cosas?— El hecho de que el tema fuera sobré "ghouls" era bastante sugestivo, ¿Qué mejor tema pudo haber seleccionado aquél individuo? Incluso el mismo Tsukiyama podría considerarse como uno al ya haber probado el sabor de la carne humana. « ¿Qué sabor posees tú? », no pudo evitar pensar aquello luego de recordar todas las atrocidades que había hecho y de las que además se sentía orgulloso.

Al cabo de unos instantes el camarero regreso con lo que habían ordenado sus singulares clientes, dejó las tazas de café en la mesa, cada una cercas a su respectivo consumidor y por último dejo una tarta que a simple vista se veía apetitosa. —Que lo disfruten— Fueron las últimas palabras que les dijo antes de volver a retirarse. Tsukiyama para pronto ya había tomado el cubierto para probar su tentempié. Su expresión no cambio para nada luego de semejante acción, vaya que estaba buena pero seguía sin ser lo que él esperaba. —¿Lo quieres?— Se lo ofreció amablemente imaginando que no era el tipo de personas que solían pedir lo mejor que tenía el lugar y sobre todo porque más que hambre, el pelimorado sólo quería probar, satisfecho ese punto no era necesario que ingiriera todo.

Todo parecía ir muy tranquilo sin haber planeado su escape de aquellos paparazzis, pero su alivió había sido muy apresurado, puesto que no le había dado ni tres sorbos a su café cuando pudo distinguir la voz de algunas cuantas de esas molestias que estaba evitando al entrar a la cafetería. Rápidamente todos fueron sobré el gourmet y quedaron extrañados al ver la otra persona que le acompañaba. Comenzaron a hacer preguntas bastante incomodas y no sólo hacía la celebridad, sino también para el joven que realmente sólo había tenido el infortunio de haber estado allí en el momento equivocado. Entre las preguntas destaco una; preguntaban si el chico era algo de el pelimorado, a lo que él en vez de aclarar la situación quizá simplemente metió más leña al fuego. Sabía que esas palabras eran bastante como para colmar la paciencia del parchado, pero al parecer el clima estaba de su parte, que no sólo ya se había visto nublado, por fin estaba lloviendo afuera, esa era una oportunidad de oro que no iba a dejar pasar. —Si me permites remendar mis errores podría sacarnos de está situación. Mi automóvil no está muy lejos y puedo llevarte a tu casa. ¿Podrías hacerme ese favor?— Se lo comento en el oído creando confidencia entre ambos, más aparte su expresión parecía la de alguien que sí estaba profundamente arrepentido.
avatar
Dark Necrofear
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1755
Monedas Monedas : 277

Volver arriba Ir abajo

Re: Que faire si je veux vous revoir de nouveau? //Priv. Ken Kaneki♥//

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.