Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Ir abajo

Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Valeria Caprice el Vie Feb 27, 2015 1:56 am

Tras el curioso incidente por el que habían pasado hacia unos minutos, se trasladaron a un lugar para comer algo y conversar un rato, de modo que ahora se encontraban ambas jóvenes en una linda cafetería que no se encontraba muy llena, donde acababan de ubicarse por uno de los costados centrado a un lindo ventanal que daba visión hacia la calle, ahí continuaron su conversación.

-¿Qué me dices de ti? ¿Vives hace mucho en Sweet Valley?-preguntó animada justo cuando les traían una pequeña carta con el menú del lugar. Val recibió la suya y pidió lo primero que le apeteció, un pastel de chocolate y almendras acompañado de un sencillo té de naranja, de sus favoritos. En cuanto su acompañante pidió lo suyo siguieron con la conversación mientras esperaban.-Esta ciudad es muy mona, aunque no se tan grande tiene prácticamente de todo y es muy bonita. ¿Á que lo es?-acotó animada y sonriente, tras esto recordó algo y miró a Brooke-¡Oh! ¿Qué edad tienes? Yo 18, este año cumplo 19-comentó sonriente al preguntar por la joven-De paso, me encanta tu color de cabello, es precioso el color y el cabello ¿Te lo cuidas mucho o es solo un don?-preguntaba curiosa y animada.

Tras unos minutos de conversar llegaron sus pedidos. Valeria abrió los ojos un segundo, como emocionada ante lo que veía y tras colocar un poco de azúcar a su té dijo un animado “que aproveche” para comenzar a demostrar por inercia su señorita interna, pues ni bien tomar la taza de té se notaba la delicadeza con la cual lo hacía, comiendo todo con cuidado y degustando cada parte de su aperitivo, frenando antes de responder o preguntar algo en lo que veía un gatito pasar corriendo por una calle y recordar, mirando a Brooke nuevamente animada y con una sonrisa, para variar.

-¡Hey! ¿Tienes mascotas? Yo tengo 5-comentó animada, usando su mano para enseñar los 5 dedos a modo “explicativo” aunque fue un simple gesto pues sabía que no hacía falta hacerlo. Tras esto y escuchar que la joven tenía un gatito asintió animada-los míos son 5 perros, todos se portan bien menos uno que es medio rebelde. ¿Cómo es tu pequeño?-acotó riendo un poco, más bien por la broma interna pues esta quinta mascota no era nada más ni nada menos que Damon, su, hasta ahora, más íntimo amigo. Aunque claro, no es como si hasta el momento hubiera conocido a demasiadas personas en el lugar más que sus compañeros de clase, además de Damon, Tobio y Jeremy. Sin embargo por alguna razón Damon le parecía especial de algún modo, no sabía por qué pero realmente le quería mucho y le había extrañado en su tiempo en Italia, claramente no se sentía completa sin sus 5 mascotas con ella. El solo pensamiento de Damon viajando con ella, pero en una jaula para perros grandes junto a sus mascotas y llegando a su mansión para dormir en la habitación de sus perros le hizo demasiada gracia, tanto que no pudo evitar comenzar a reírse de la nada, tapando su boca mientras intentaba detener la breve carcajada.
avatar
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2151
Monedas Monedas : 271

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Feb 28, 2015 6:18 pm

Una vez dentro de la cafetería, Val y yo ocupamos una mesa mientras esperábamos a que nos trajeran la carta del menú. Ante su pregunta esbocé una pequeña sonrisa asintiendo levemente con la cabeza. – Sí, bueno… Vine hace un año y medio de Estados Unidos. Así que se puede decir que soy algo nueva también. – comenté riendo un poco al mismo momento en que miraba el menú que nos habían ofrecido. Ordené una tarta de chocolate con fresas pues se veía demasiado apetecible y un Nestea para complementar. Tras eso continuamos nuestra charla mientras esperábamos a que nos trajeran nuestros pedidos. – Concuerdo contigo, Sweet Valley tiene sitios muy interesantes y bonitos. A veces ni me importa perderme porque siempre encuentro algo con qué entretenerme. – hablé relajada mientras apoyaba mi barbilla sobre los nudillos de mi mano izquierda. – Ah, ¿18? Ya veo… Yo ya tengo 19, en marzo cumpliré 20. – comenté inclinando mi cabeza hacia un lado mientras esbozaba una sonrisa ladina. Cuando escuché su frase sobre mi cabello alcé ambas cejas soltando una pequeña risa y cogí uno de los mechones de mi pelo entre mis dedos. – Oh, gracias… La verdad es que me lo lavo con acondicionador y tal pero no me hago ningún trato especial, un simple champú con acondicionador de naranja y listo. – solté el mechón, desviando mi mirada hacia la morena y le sonreí cálidamente. – Tu cabello igual es precioso. ¿También te lo cuidas no? –

Trajeron nuestros pedidos y no pude evitar fijarme en la delicadeza con la que comía Val. ¿Sería de alguna familia educada y tal? Bueno por su manera hablar también se veía pero creo que no me equivocaba. Por mí parte, miré el postre que había enfrente mío mientras esbozaba una sonrisa un tanto infantil; parecía una de estas niñas de cinco años a las que les acababan de dar una piruleta. Probé un trozo de tarta, sintiendo su dulce sabor en mis papilas gustativas. Oh dios, en estos momentos me encontraba en el cielo. – Delicioso. – di un sorbo a mi bebida y al escuchar a Val tragué para luego reír divertida. – Aws, ¿cinco mascotas? Debe de ser genial. Yo de momento solo tengo un gatito. – comenté animada y seguí escuchando a la morena.
– Vaya, rebelde… Debe de morder mucho. – bromeé para luego comer otro trozo de pastel. Alcé levemente una ceja al ver como la muchacha comenzaba a reírse de la nada. El primer pensamiento que pasó por mi cabeza fue un “¿Habré dicho algo gracioso?” Pero descarté la idea pues me parecía que la morena se reía de algo que había pasado por su mente, aunque no podía asegurarlo claro está.

– Pues es un gato bastante activo, qué puedo decir… – esbocé una sonrisa, desviando mi mirada hacia arriba como si estuviera pensando. – Se llama Luke y es todo un tifón. Cuando termina de comer no para de correr por toda la casa y lo único que ves es una mancha negra que pasa a toda velocidad a tu lado sin detenerse. – reí divertida y negué con la cabeza volviendo a bajar mis orbes hacia Val. – Y le encanta destrozar mi sofá… Creo que a este paso tendré que comprar uno nuevo. – bebí un sorbo de Nestea y continué hablando relajadamente. – A veces me enoja pero debo admitir que es toda una ternura… Mi novio y yo lo encontramos por allí en Junio abandonado en una caja y al verle simplemente se me derritió el corazón y me lo quedé. – esbocé una cálida sonrisa cortando otro trozo de pastel con el pequeño tenedor mientras recordaba aquél día. Damon y yo justo veníamos de la piscina y él escuchó su maullido, así que en parte fue el pelirrojo quién lo había encontrado. Y al verle… ¿Cómo negarme a quedarme con un pequeñín cuando lo abandonaron a su suerte? No podía hacer eso… – ¿Y los tuyos? Dices que uno es medio rebelde pero, ¿cómo puede ser eso? – pregunté curiosa mientras me metía el trocito de postre en la boca y miraba pestañeando a Val. – Yo solo he tenido un perro pero fue cuando era muy pequeña…  Me gustaría tener uno por la casa aunque bueno, con Luke por allí se me hace algo imposible y el Tomate con el que salgo tiene dos perritos y a veces le pido sacarlos de paseo. – comenté divertida mientras sonreía a mi acompañante.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10792

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Valeria Caprice el Sáb Feb 28, 2015 9:43 pm

Sonrió con un breve “genial” a la edad de la pelimorada, era solo un año mayor que ella asique pensar que tenían alrededor de la misma edad no había sido errado, luego de su pregunta sonrió y asintió pues en su caso cuidar su cabello era algo primordial, no pudo evitar tomar una hebra de cabello al comenzar a hablar.

-Pues en mi caso sí, uso un shampoo y acondicionador especiales y cremas para el cabello, aunque tampoco abuso me gusta cuidarlo-respondió animada.

Justamente trajeron sus postres en eso y comenzaron a comer entretenidas mientras volvían a conversar pero esta vez sobre mascotas, a lo que Valeria no pudo evitar reír otro poco al imaginar a Damon mordiendo a alguien, eso sería sincera y totalmente demasiado gracioso, pero pronto se acalló ante la extrañada mirada de la contraria con un pequeño “disculpa, solo recordé algo" antes de cambiar el tema y escuchar el comentario sobre como era su gato, riendo ante lo que decía la joven pues casi podía imaginar al gatito haciendo destrozos. Tras esto cambió su expresión a una curiosa ladeando el rostro.

-¿Tienes novio, Brooke?-preguntó curiosa mientras se apoyaba en la mesa demostrando interés-¿Hace cuánto? ¿Y cómo es?-preguntó casi como una niña pequeña. Tras unos segundos el tema volvió a ser sobre mascotas cuando la pelimorada preguntó por el cachorro que Valeria había mencionado antes-¿Tomate? ¿Así es cómo llamas a tu novio?-volvió a consultar curiosa por el tema, aunque ahora con una sonrisa más amplia y riendo un poco de manera risueña aprovechó de comentar-Tengo una confesión que hacer-agregó con expresión bromista-La verdad ése cachorro del que hablé no es un perro, es un amigo al que molesto con ser uno de mis perros-y tras decir esto sacó un poco la lengua mostrando una expresión torpe-Los otros 4 si son perros reales-agregó por si la pelimorada tenía dudas respecto a ello-Es por eso que me reía hace un rato, imaginé a mi amigo viajando conmigo pero en una jaula para perros gigante-comentó sus pensamientos anteriores-pero dime, ¿por qué le llamas Tomate a tu novio? ¿Es alguna broma entre ustedes? No me digas que él también te llama como alguna fruta o verdura-En lo que hablaba imaginaba la posible interacción de la joven que la acompañaba y su, al parecer, novio verdurero, con mucha gracia.
avatar
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2151
Monedas Monedas : 271

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Feb 28, 2015 11:17 pm

Tras contarle a la morena sobre mi gato, reímos un poco y justo cuando le daba un sorbo a mi bebida Val me preguntó por Damon. – Ohm… – bajé el vaso de la bebida, un poco sorprendida por la pregunta de la chica y coloqué dos dedos sobre mi boca mientras me recostaba en la silla riendo un poco. – Sí… Empezamos hace poco, en junio, justo cuando se terminaban las clases. Realmente pasó tan rápido que ni yo me lo esperé pero así es. Y bueno, realmente creo que nunca he conocido a alguien como él. – comenté esbozando una leve sonrisa. – A primera vista puede parecer algo malhumorado pero en el fondo es divertido y muy buena persona. Imposible no reírme cuando estoy a su lado y como ambos a veces somos un tanto infantiles en algunas ocasiones siempre sabemos con qué entretenernos. – dije con un tono de voz suave mientras miraba a la ojiverde. Tras eso la charla volvió a ser de las mascotas y después de preguntarle sobre aquél cachorro rebelde mencionando otros detalles escuché otra pregunta de parte de la muchacha. No pude evitar soltar una leve carcajada mientras asentía con la cabeza. – Ehm, sí así lo llamo. Si lo conocieras creo que lo comprenderías. – esbocé amplia sonrisa mientras seguía comiendo mi tarta y escuchando a Val. No pude evitar alzar ambas cejas tras su comentario y comencé a reírme por la broma de la muchacha. – ¿Una jaula para perros gigantes? Me imaginé a ese amigo tuyo allá dentro lamiéndose la mano como todo un buen cachorro. – hablé aún riéndome un poco.

Aunque debo decir que por un momento me quedé algo pensativa pues esta situación me sonaba  bastante y otra vez no podía recordar de dónde… Justo como me pasó con el nombre de Val. ¿A caso había visto alguna película donde una chica trataba a su amigo como un perro? Creo que no… Pero preferí apartar aquellos pensamientos de mi mente pues creí que solo eran imaginaciones mías. Juraría que la morena me sonaba de algo ligado a eso pero era imposible que la hubiera conocido antes porque sin duda la recordaría. Luego de eso la chica me preguntó por el apodo que le había dado a Damon y di un suspiro aún sin dejar de sonreír. – Bueno verás, es que él es pelirrojo. Su cabello es como un rojo caoba y no puedo evitar pensar en un tomate cuando le veo, simplemente no puedo evitarlo. – dije enseñando la forma de la dicha verdura con mis manos, aunque igual sabía que no hacía falta; solo lo hice porque me daba demasiada gracia. – Y sí, la verdad es que me llama de muchas formas. Creo que este chico se ha aficionado a ponerme motes… Aunque el más corriente es Berenjena. – comenté alzando una ceja mientras señalaba con el dedo índice mi cabello. – Sí, también por mi pelo. – solté una risa, quizás algo tonta comenzando a negar con la cabeza. – La verdad es que por el poco tiempo que llevamos juntos siento que le conozco de toda la vida. – dije con una leve curva en mis labios. No solía hablar de estas cosas con nadie ciertamente, Damon y yo tampoco llevábamos mucho tiempo juntos y realmente muy pocas personas saben sobre nuestra relación. Quizás unas seis incluyendo a mis padres quienes por cierto, aún no le conocían en persona, y Lilianne, la abuela de Damon. Oh, y la Chihuahua por supuesto. Quien lleva pensando que salimos desde que nos encerró en aquella azotea. La verdad aún me cuesta creer que se lo tragara… Pero bueno, ahora que somos pareja de verdad ni hace falta fingir vamos.

Mi tarta se estaba acabando poco a poco, mientras seguíamos con aquella charla y tras unos segundos alcé ambas cejas, como si hubiera recordado algo y miré a Val. – ¿Y ese amigo tuyo cómo es? ¿Cómo es que le tratas como perro? Después de oír eso la verdad es que me entró algo de curiosidad. – sonreí levemente apoyando mi cabeza sobre mi mano. – Oh y otra cosa… ¿Empezaste a estudiar en Sweet Valley verdad? ¿A qué instituto vas? Yo estoy en cuarto de Sweet Amoris. – comenté señalándome con un dedo mientras sonreía ladina. – Se supone que acababa este año pero por culpa de unas cosas y otras debo repetirlo. – dije sacando la lengua divertida mientras cerraba un ojo y me frotaba la nuca, como si aquello se tratase de algo mínimo aunque en el fondo sabía que debía aprender a controlarme. Decir “unas cosas y otras” era mucho mejor que “por contestona a los profesores e innumerables expulsiones con castigos”. Sí, no era una estudiante ejemplar que digamos pero bueno… Este año había decidido que cambiaría esta faceta de mi misma.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10792

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Valeria Caprice el Sáb Feb 28, 2015 11:57 pm

Sonrió enternecida con la explicación de la pelimorada y su expresión al hablar pues se notaba que estaba bastante encariñada y enamorada de éste tal Tomate. No podía evitar pensar brevemente en cierto profesor que le había revolucionado un poco, pero no se permitió meditar más de un segundo en ello pues estaba más al pendiente de su conversación con la chica frente a ella. Tras esto, a su risa se sumó la joven pues al parecer también le había hecho gracia el asunto de la jaula, sumado a eso de ir lamiendo su mano, no podía evitar reír más. Seguro que luego utilizaría eso mismo para fastidiar al pelirrojo, o a lo menos, molestarlo un poco en su reencuentro.

-Seguro que le agradará la idea de viajar así, hasta le compraré una jaula a su medida y de su color favorito, seguro me termina amando, dirá que soy l mejor dueña de todas ¡Si hasta le doy de sus comidas favoritas a diario!- acotó animada y risueña mientras pensaba sobre las anteriores interacciones que había tenido con su amigo.

Tras esto y su pregunta sobre los apodos, escuchó atenta a la explicación de la contraria, sintiéndose en un pequeño déjà vu, aunque no recordaba realmente de donde le sonaba, sin embargo no le dio demasiadas vueltas al asunto pues ella sabía claramente que nunca se había encontrado antes con esa chica. Después de esto escuchó la siguiente pregunta atenta y sonriente para responder emocionada.

-¡Genial! Yo también asisto al Sweet Amoris, acabo de pasar a Cuarto-explicó animada-Así que seremos compañeras entrando a clases, ojalá estemos en el mismo salón, sería una divertida coincidencia-acotó pensando en la agradable casualidad que eso significaría-Ah, y sobre mi cachorro-retomó a la pregunta hecha-no hay ninguna razón en particular, es que cuando le conocí me agradó de buenas a primeras, entonces hablamos un buen rato y al poco descubrimos que éramos vecinos-explicó animada ante el recuerdo-El tema es que con su forma de ser y modales, aparte de que siempre anda desaliñado y no le importa, me da la sensación de necesidad de cuidarle, no sé si me entiendes-comentó sacando un momento la lengua en expresión despistada-y pues, como tengo 4 mascotas que cuido constantemente… terminé por asimilarlo como uno de ellos-Terminó de explicar, aunque pareció recordar algo y sonrió-Aunque también le digo que es mi angelito-bromeó riendo un poco ante el recuerdo, hace tiempo no le llamaba así pues aún no se encontraban desde su vuelta a la ciudad-Caído del cielo y expulsado del infierno, demasiado malo para subir y demasiado bueno para bajar-acotó bromista y animada ante el recuerdo de ese apodo, si mal no recordaba se lo había puesto el mismísimo primer día en que se conocieron. -¡Por cierto! También es pelirrojo, mi angelito se cree rebelde-acotó bromista ante la coincidencia, viéndose más como una hermana que le gustaba fastidiar y chantajear al hermano que le gustaba parecer malo con los secretos que tenía en casa-¿Y cómo conociste a tu novio? Tienes pinta de meterte en buenos problemas así que no me sorprendería que fuera así, ¿Te ayudó con unos matones o gastando una broma acaso?-preguntó risueña y alegre antes de dar ya el siguiente bocado a tu pastelillo.
avatar
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2151
Monedas Monedas : 271

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Mar 07, 2015 6:32 pm

Al escuchar a Valeria decir que ella también asistiría a cuarto curso de Sweet Amoris no pude evitar abrir mis ojos con sorpresa esbozando una sonrisa ilusionada. – ¡Oh genial! Si estamos en el mismo salón sin lugar a dudas será divertido. – comenté animada comiéndome otro trozo del pastel, del cual realmente quedaba muy poca cosa. ¿Tanta hambre tenía? Seguí escuchándola, siempre con una leve sonrisa en la cara pues se notaba que la chica apreciaba mucho a ese cachorro suyo, aunque cuando dijo que tenía pocos modales y era desaliñado no pude evitar soltar una pequeña carcajada; en este sentido me recordaba bastante a Damon y mi pensamiento no se desvió para nada de su persona cuando la ojiverde mencionó que su amigo también era pelirrojo. Por un momento me extrañó tal coincidencia y es que aparte de eso lo que me contaba la muchacha me era demasiado familiar… Pero aquello no era posible, ¿verdad? Vamos, creo que me habría acordado de esta chica llena de energía si la habría conocido en otro sitio. Tampoco tenía tan mala memoria y las caras de las personas suelen quedárseme demasiado bien. – Comprendo, creo que debes de meterte mucho con él, ¿no? – pregunté divertida para luego solo sonreírle suavemente. – Aunque se nota que le tienes cariño. –  tras eso me recosté sobre el respaldo del asiento y di un pequeño suspiro mientras dirigía mi mirada hacia el ventanal, observando cómo pasaban algunas personas acompañadas de sus familiares o mascotas.

Volví mis orbes hacia Val, dejando escapar una risa y asentí levemente con la cabeza. – Bueno en eso razón no te falta… Suelo meterme en muchos líos aunque aquella vez fue un poco diferente. – sonreí un momento ante el recuerdo de aquél día… Pasaron tantas cosas que no sabía por dónde comenzar. – El caso es que aquél día tuve que quedarme unas horas más en el instituto para cumplir el castigo que me puso el profesor de mates. Después de eso, para despejarme y “desahogarme” subí a la azotea del instituto donde por casualidad estaba él. Diría que no nos caímos demasiado bien al principio porque ambos fuimos un tanto desagradables el uno con el otro… Por nuestra parte un tanto arrogante con quienes no conocemos demasiado, diría yo, no sé si me explico. – comenté pausando un momento mientras alzaba una ceja y negaba con la cabeza. – Pero después de enterarnos de que una Chihuahua que me odia y quiere ligárselo nos encerró en la azotea comenzamos a hablar y bueno… Cuando logramos salir pasamos todo el día juntos en la ciudad, arrastrándonos de un lugar para otro. – expliqué divertida ante aquél recuerdo, sin duda había sido un gran día aunque al final me había subido la fiebre y todo. – ¡Oh! – exclamé recordando algo mientras miraba a mi acompañante. – Esa Chihuahua, es una tipa que también asiste al Sweet Amoris, si un día te topas con ella ignórala que le dolerá más. El tomate y yo hasta pretendimos ser pareja al principio para joderla… Pero bueno, luego de unos acontecimientos que pasaron entre ambos días después y de un pequeño viaje que hicimos juntos comenzamos a salir… – mencioné algo avergonzada mientras desviaba mi mirada hacia un lado y me rascaba la mejilla con el dedo índice. – Joder Brooke ya hablaste demasiado. – sacudí mi cabeza y di un suspiro volviendo mi mirada hacia Valeria.

– Y bueno, este es un pequeño resumen… Lo he soltado todo tan de una, lo siento. Es que no suelo hablar de estas cosas. – comenté algo apenada frotándome la nuca. – ¡Ah! Por cierto… Él también tiene que repetir cuarto curso en el instituto así que puede que lo llegues a conocer. – finalicé esbozando una pequeña sonrisa.
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10792

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Damon Hudson el Dom Mar 08, 2015 1:07 am

Odiaba el verano, lo juro. ¿Por qué debía de existir? Tanto calor no podía ser bueno. Encima aquel día no tenía nada que hacer. Vamos, me había pasado el día entre la cama y la ducha, en pos de quitarme tanto calor. ¡Ojalá simplemente pudiera hibernar!
En fin, como para mi desgracia yo no era un oso, lo único que podía hacer era dar pequeñas cabezadas, ni siquiera era capaz de dormir de un tirón. Y, para cuando parecía que lo iba a conseguir, una bola de pelo se me abalanzó.
-Oh, ¡No, Sid! Te lo suplico, no me hagas de salir- Intenté darme la vuelta y seguir durmiendo, pero el perro no parecía dispuesto a renunciar a su paseo por nada. Por si fuera poco Kaiser pareció corroborar a su compañero con un ladrido.
-Ay... Con este calor... ¿Cuándo aprenderan a pasearse el uno al otro?- Me incorporé soñoliento. ¡Solo quería dormir! ¿Tanto pedía? -Esta os la guardaré~- Me levanté perezosamente de la cama, me daba tanta pereza vestirme... Miré la hora y ya era considerablemente tarde ¿Por qué no...? Decidido, iría en pijama. No era tan raro que un tio saliera en pijama a pasear a sus perros ¿No? Además, ya ni habría demasiada gente por la calle.

Diría que almenos me peiné y adecenté un poco, pero si dijera eso mentiría. Lo único que hice fue ponerme unas deportivas. ¡Que le den a las apariencias! Yo solo quería pasear pronto a estos dos para dormir dos días seguidos como mínimo.
Salí de la casa con mi pijama de cuadros verdes y con ambos perros atados a una correa. Por suerte les había enseñado desde pequeños a no tirar de mí, porque de haberlo hecho estoy seguro de que me hubieran paseado ellos a mí en lugar de yo a ellos.

A pesar de mis pocas ganas dimos una vuelta bastante extensa, sin embargo Kaiser parecía haberse propuesto aguantar hasta llegar a casa. Creo que opinaba que dejarme el regalito en el salón era mucho más divertido.

-Eres casi tan cabrón como tu dueño- Comenté mirando hacia él, casi me daba la impresión de que me entendía.

Seguí caminando distraidamente, nuestro paseo ya llegaba a nuestro fin pues no quedaba demasiado para llegar a casa. Llegamos a un árbol situado justo frente a la cristalera de una pastelería, y entonces por fin Kaiser se deció a hacer lo que un perro debe de hacer en un momento como aquel.

-Eres un maldito excivicionista. ¿No sabes que estas cosas se hacen en la intimidad? Encima esas personas estan comiendo ¡Guarro!- Oh, cuánto les envidiaba... Ellos no tenías que limpiar aquello. -También deberíais aprender a hacer esto- Comenté soltando un momento las correas de los perros para recoger el regalito y tirarlo a la basura. Justo cuando lo tiré el destino quiso jugarmela y un gato hizo acto de presencia. ¿Adivinan la reacción de Sid? Exacto... Echó a correr tras él. Menos mal que Kaiser era mucho más tranquilo.
-¡Eh! ¡Vicioso! ¡Para!- Tuve que echar a correr tras de él ¡Maldito perro! Encima el jodido pijama ya había dado algo de si, por lo que se caia, así que debía de correr mientras me sujetaba los pantalones con una mano.

Varias personas se quedaban mirandome, riendose. Solo esperaba que nadie grabara o seguro acabaría en Youtube con miles de visitas.
Por fin el gato decidió subirse a un árbol, bufando a Sid mientras este le ladraba. Aproveché entonces para agarrar la correa. -¿Y yo ahora qué hago contigo?- pregunté entre cansado y enfadado. Si antes ya me veia desaliñado... diría que ahora estaba mucho peor. Me dirigí hacia Kaiser, justo a tiempo para ver que arañaba el cristal de la pastelería ¿Ahora qué le había dado a este perro? Agarré su correa y miré dentro de la cafetería. ¿Qué demonios hacían Val y Brookie allí juntas?... Pensaba que no se conocían.. Pero lo importante era: ¡¿Habían visto todo aquel numerito?! "Oh, creo que esto no se me olvidará en mucho tiempo" me dije a mí mismo, atando un segundo a los perros a un poste para poder entrar a la cafetería.
-Ni se os ocurra moveros ¿Eh? ¡Y mucho menos tú, Pequeño Vicioso!- Tras estas palabras entré como tal cosa. Ya había olvidado que estaba en pijama, así que ni siquiera entendía por qué la gente me miraba tan raro. "Será por lo de anres..." pensé

-Hey ¿Que haceis vosotras juntas? Creia que no os conocíais- Comenté una vez estaba cerca de las dos. Saludé a Valeria con un movimiento de mano para luego saludar a la Berenjena con un pequeño beso, sin vergüenza alguna. Total, después de lo de antes...
-Tengo a los perros fuera, voy a casa, los dejo, vuelvo y me contais ¿Eh?- Y sin esperar a una respuesta hice lo que acababa de decir. Unos minutos después reaparecí en la cafetería. Y sí, seguía en pijama.
-¿Y bien?- pregunté sentándome con ellas en una silla.

avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6224

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Valeria Caprice el Miér Abr 08, 2015 8:47 am

Rió por la insinuación de Brooke y luego puso cara de ofendida. – ¿Meterme con él? ¡Pero si lo adoro! ¿Por qué molestaría a mi sucio perrito mimado? –preguntó en igual tono de fingida ofensa antes de volver a reír animada. – Para qué te digo que no, si hasta comida de perro le he ofrecido al pobre –comentó animada y sonriente, tras esto cambió un poco el tema, curiosa por el novio de la pelimorada y esperó por su respuesta comiendo otro bocado de pastelito, ya le quedaba 1/3 de este. Comenzó a escuchar animada, pero luego se extrañó un poco con lo de ser “arrogantes con quienes no conocen”, ladeando la cabeza luego de asentir para seguirla escuchando. Abrió un poco los ojos, “chihuahua”… tomó té mientras la escuchaba, la chica dijo que iba al Sweet ¿no? ¿Cuántos pelirrojos desaliñados había allí? Y luego de escuchar sobre lo que hicieron para molestar a Deborah, porque ¿Quién más podía ser llamada así, sino ella? Sonrió algo enternecida por la manera de hablar que tenía la joven, ¿Cómo dijo que se llamaba? Su nombre le había estado molestando un poco desde que lo escuchó pero apenas ahora recordaba donde lo había escuchado antes.

Y claro, lo lógico, la chica/chico Ian, la que lo había tenido como idiota mientras esperaba el viaje donde su abuela y de donde volvió ya siendo su novio, ¿Cómo no lo recordó antes? Aunque bueno, más que el nombre y apodo no tenía muchos datos de la chica pero ¿Qué más daba? El destino al parecer no había querido que ella odiara a la susodicha novia, pues se la había presentado sin saber quién era para que no le tuviera mala espina por ser quien le robaba tiempo con su cachorro. ¿Celos? Claro, si lo veía como el hermano que siempre quiso tener, de más estaba decir que tenía uno consanguíneo, pero nunca pudo llevar la relación que deseaba con él y por eso Damon era lo más cercano que tenía a un hermano, debía estar celosa por derecho, pero ¿Cómo seguir con ello? Si apenas acababa de enterarse y antes había ya comprobado que la chica lo adoraba, sin ella tampoco saber que Valeria lo conocía y todo.

Pronto la pelimorada pareció avergonzarse un poco debido a todo lo revelado con una completa extraña aunque no tanto, Valeria sonrió algo enternecida por el gesto, la chica era ruda con los chicos malos pero al hablar de amor… y luego salió con algo que hizo a la morena enarcar un ceja. – ¿Así que repetiste, angelito? – Se preguntó a sí misma, ya luego lo jodería, pero debía admitir que de algún modo le agradaba pues también cabía la posibilidad de que fueran compañeros de curso, por otro lado, ahora que sabía que esta chica era esa Brooke, quizás podría aprovecharse un poco. – Seguro será un placer –dijo con una inocente sonrisa, dando un nuevo mordisco a su pastelito, ya quedaba poco. – Oh, ¿Quieres pedir otro pastel o algo? Ya invito yo –comentó animada, esperando que ella aceptara. – a mi cachorro siempre lo invito a comer, así que no estaría mal salir un día todos y conocernos, seguro que el angelito te adora –bromeó animada. Luego miró por el ventanal hacia afuera, tomando un sorbito de té con relajo mientras pensaba en cómo podría molestarla un poco.

Y como si hubiera sido llamado por el destino, ahí estaba, paseando a Kaiser y Sid en pijama y con pintas de vagabundo. – Oh, mira, hablando del cachorro, por ahí anda tu novio –comentó señalando al joven que estaba en la otra acera, aparentemente hablándole a su perro que estaba haciendo sus gracias como todo can. Tomó otro poco de té mientras sacaba por inercia su móvil y Brooke se volteaba a mirar pero ni bien haber puesto la cámara para grabar al pelirrojo casi fue a escupir su té pues vio como Sid se escapaba para perseguir un gato y Damon comenzaba a perseguirlo, muerta de risa por si no fuera obvio grabó todo lo hecho, suerte la suya de tener la manía de grabar a Damon todo el tiempo a sabiendas de que siempre terminaba haciendo tonterías como aquella. Y cuando terminaba la persecución un poco más allá, dejó de grabar para escuchar un ruidito en la ventana, volviendo a sentarse para notar que era Kaiser quien arañaba la puerta. – Uhh, Kai, cosita, no puedes entrar –le dijo con cierta ternura y algo de pena al mismo tiempo en lo que posaba su mano en el vidrio como para tomar la patita del perro, hubiera salido a mimarlo para que no se metiera a la pastelería, pero entonces Damon llegó y los ató a un árbol de la acera, dándoles un regañito que ellas no alcanzaban a escuchar para meterse a la pastelería, seguro que las había visto gracias a Kaiser y sino, ni se entera.

El pelirrojo demostró su usual confianza al pararse a preguntarles a ellas que hacían ahí sin siquiera fijarse en sus pintas. Valeria le saludó con una sonrisa animada y un gesto sutil de mano para dar un mordisco a su pastelito mientras veía a Damon besar brevemente a Brooke y esta ponerse algo roja, quizás de sorpresa, quizás vergüenza por la demostración en público, a saber. Pero antes de que ninguna pudiera decir nada en respuesta, el ojiverde avisó que volvía a casa para dejar a los perros y volver, a lo que la morena solo asintió y sonrió con una despedida de mano, volviéndose nuevamente a Brooke con una sonrisa y la ceja enarcada. – Te apuesto 10 euros que vuelve en pijama y con las mismas pintas –Declaró confiada. – Es más, otros 5 a que hasta se olvida que anda en pijama –acotó animada para dar de una vez el último mordisco a su pastelillo. – Por cierto, vaya coincidencia que tengas por novio a mi perro, gustos curiosos supongo –bromeó para reír un poco, con la aparición de Damon había perdido oportunidad de meterse un poco con Brooke pero no perdería oportunidad de molestar con lo que pudiera.

Hablaron unos minutos del tema y pronto volvieron a ver a Damon llegar, en pijama. En cuanto se sentó, Valeria se apoyó en el asiento cruzándose de brazos y frunciendo el ceño en gesto enfadado para con el pelirrojo. – ¿Y bien? –preguntó repitiendo la pregunta del contrario. – ¿Es así como saludas a tu dueña luego de no verla por mes y medio? ¿Te tengo que adiestrar de nuevo o algo así, cachorro? –se quejó fingiendo molestia, aunque de algún modo si le molestaba un poco pero no lo suficiente como para hacer una escena, después de todo sabía que el chico era un despistado certificado. Tras esto simplemente rodó los ojos bufando exageradamente y miró a Brooke. – ¿Ves cómo es un cachorro maleducado? – le preguntó buscando simpatía antes de reír un poco. – Y bueno, ya en serio – Dijo cambiando el tema para mirar nuevamente al ojiverde. – al menos haberte puesto unos jeans – le bromeó, acercando su mano para acomodarle el cabello como solía hacer todas las mañanas. – o mirarte al espejo, que no te matará una vez al mes – se quejó como solía hacer cada día antes de terminar las clases e irse a Italia.

¿Sabes? Brooky es una chica muy linda, hasta me ayudó con unos matones hace rato –comentó con una sonrisa sincera, aunque de algún modo no podía evitar querer ser un tanto posesiva con el que era su mejor amigo por la simple inercia de serlo, sin mencionar que era de por sí naturalmente celosa y, vamos, que le había extrañado, aunque no lo diría en voz alta pero aun así. – Pide algo para comer, que seguro tienes hambre –Porque él SIEMPRE tenía hambre, como un pozo sin fondo, por lo que tampoco podía negarlo y sin esperar respuesta pues más que pregunta había sido una exigencia, levantó su mano en un gesto de llamado mientras miraba a una mesera que pronto se acercó, también miró a Brooke para esperar a que pidiera algo más y ella se pidió unas galletitas con otro té para seguir un rato más con la nueva compañía, aunque como iba el caso seguro terminarían saliendo del lugar para pasar un rato conversando en casa, es más, seguro que si la conversación iba bien terminaría por invitarlos a su casa a ver una peli, después de todo estaban aun de vacaciones ¿no? Y no había pasado aun nada de tiempo con Damon, por no mencionar que Brooke le había caído realmente bien y no le molestaba invitarla a casa.
avatar
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2151
Monedas Monedas : 271

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Brooke Lewis el Sáb Abr 11, 2015 7:59 pm

Miré mi plato, negando levemente con la cabeza acto seguido. – De momento no, esperaré un poco hasta que me baje este. Entre comidas siempre hay que tener una pequeña pausa, dicen que así puedes comer más. – dije divertida mientras bebía un sorbo de mi bebida y seguía escuchándola. Aunque debía admitir que su último comentario me extrañó un poco. Pero en fin, dejé aquello como si fueran imaginaciones mías. Me comí el último trozo de pastel y cuando Valeria volvió a hablar, alcé una ceja y aún con el tenedor en la boca volteé mi cabeza hacia el ventanal.

– ¿Pero qué…? – no logré a terminar la frase, automáticamente dejé caer el tenedor en el plato mientras ponía ambas manos en mi boca para no escupir todo el pastel por la risa. Cuando tragué comencé a reírme. ¿Qué demonios? ¡Encima se le caía el pantalón! Este idiota no tenía remedio… Pero luego de un par de segundos mi risa se cortó al mirar nuevamente a mi acompañante. Esperen… ¿Conocía a Damon? Pero entonces volví a voltear mi cabeza al escuchar unos pequeños arañazos en el cristal. – ¡Ah, Kaiser! – me levanté de la silla, inclinándome hacia el ventanal y vamos, al parecer no fui la única en reconocer al dóberman pues la reacción de Valeria no se hizo esperar, llamando al perro con un diminutivo mientras se acercaba al cristal igual que yo. Me quedé viéndola un par de segundos, aún un tanto sorprendida. Así que, el cachorro del que estaba hablando antes… ¿Era Damon? Bueno la verdad es que tenía sentido… Ahora comprendía porque su nombre me había estado molestando un poco desde que nos habíamos presentado. Pero sin duda no esperaba conocer a esta chica en las condiciones en las que lo hicimos. Vaya, sin duda alguna el mundo puede llegar a ser un pañuelo. Volví mi mirada hacia afuera, viendo como el pelirrojo ataba a los dos perros y luego entraba dentro de la pastelería. Saludó a Valeria y luego a mí, dándome un beso a lo que reaccioné ruborizándome un poco pues no esperaba que lo hiciera delante de la morena. Luego volvió a salir y di un suspiro negando con la cabeza y volviendo mis orbes hacia la ojiverde. – Oh, yo podría apostar 50 por ambas cosas. No es demasiado difícil de adivinar viniendo de él. – respondí riéndome un poco para luego alzar una ceja. – Bueno sí… Tengo buen gusto eligiendo razas de perros, supongo. – comenté relajada mientras soltaba una risa y luego acababa de beberme el Nestea.

Minutos después Damon volvió a la cafetería y Valeria comenzó a hablar, provocándome bastante gracia. Observé a ambos ladeando mi cabeza algo curiosa. Realmente parecía como si fueran familia o algo así. ¿Me molestaba? Bueno… Lo cierto es que me sorprendía un poco toda aquella situación. Alguna vez durante las vacaciones Damon me habló de Valeria, ahora podía recordarlo bien; pero sinceramente nunca esperé que se llevaran tan bien. Y respondiendo a la pregunta de antes… No me molestaba en absoluto. No soy el tipo de chica que se vuelve loca solo porque su novio tenga una buena amiga. Es más, creo que me alegraba que al fin y al cabo Damon pudiera llevarse bien con alguien más a pesar de ser un tanto arrogante al principio, eso me hacía feliz. Y de alguna forma ellos dos me recordaban bastante a un par de hermanos que se suelen pelear pero al fin y al cabo se quieren. Asentí ante el comentario que me dedicó Valeria, esbozando una sonrisa ladina y luego seguí escuchando.

– Oye ella tiene razón… Seguro que estuviste todo el día tirado en la cama y ni te molestaste en mirarte antes de salir. ¿Acaso te crees oso en hibernación? – comenté divertida con cierto toque de burla frunciendo un poco mi ceño mientras apoyaba mi cabeza sobre el dorso de la mano y estiraba la oreja de Damon para luego soltarla. Luego de eso miré a Valeria y negué con la cabeza esbozando una leve sonrisa. – Estoy segura que aunque no me hubieran metido a mí también en el asunto saldrías bien. Desde hacía bastante tiempo no veía a alguien meter la cabeza de un borracho dentro de un bote de basura. – comenté cómplice mientras guiñaba un ojo a la ojiverde. Por cierto… ¿Me había llamado “Brooky”? Ese sí era un apodo peculiar, era la primera vez que alguien me llamaba con este apodo y se me hacía gracioso. Acto seguido Valeria llamó a la mesera y yo pedí otro pastel de chocolate junto con un neastea. Tomó las órdenes de los demás y no tardó en retirarse.

Me quedé un rato pensativa, observando tanto a Damon como a Valeria para luego comenzar a reírme de la nada. Me apoyé en el respaldo de la silla, dando un suspiro y segundos después comencé a hablar. – Aish, sorry es que esta situación se me hace demasiado divertida… – miré a Damon, alzando una ceja y luego le di un golpecito detrás de la cabeza. – ¡No puedo creer que no me hayas contado que alguien te ha ofrecido pienso de perro! Para la próxima quiero verlo, si es que Val y yo estábamos destinadas a conocernos. Además… Creo que necesitas una goma en los pantalones del pijama. Ya sabes…– miré hacia su cintura y luego le dediqué una sonrisa burlona. – Se te iban cayendo. – me reí un poco dirigiendo mis orbes hacia Valeria para luego levantarme de la silla e inclinarme hacia ella. – Necesito que me pases este vídeo. Es demasiado buen material. – susurré guiñándole un ojo divertida, volviendo a sentarme en mi puesto.

Tras unos minutos la mesera trajo nuestros pedidos y yo volví a comer de aquél pastel tan delicioso. – Maldición, esta pastelería no está nada mal. ¿Verdad? Creo que me llevaré unas cuantas delicias a casa~. – mencioné completamente satisfecha mientras comía otro trozo de pastel. Parecía una niña devorando dulces pero sinceramente no me importaba. Era un pozo sin fondo y no lo negaba. Pinché otro trocito pero antes de metérmelo en la boca me acordé de algo y miré tanto a Damon como a Val. – Por cierto… ¿Vosotros dos como os conocisteis? – acto seguido miré únicamente a Valeria, un tanto apenada. – Joder, es una pena que no nos hayamos visto cuando aún íbamos a clases. –comenté sincera; la verdad es que a pesar del poco tiempo que llevaba hablando con ella me había caído realmente bien y aunque normalmente no suelo tener interés en llevarme bien con alguien, esta chica me transmitía cierta confianza, además de que me fiaba de alguien en quien Damon también confiaba.
Después de charlar un poco entre los tres, nos acabamos los pasteles y yo me recosté sobre la silla estirándome como cual gato. – ¡Santa vaca que bien he comido! Algún día tenemos que volver los tres. – esbocé una sonrisa y luego me levanté poniendo las manos sobre mi cintura. – ¡Bien! ¿Os apetece que demos una vuelta por allí? – inmediatamente fulminé con la mirada a Damon, apuntándole con el tenedor y le dije: – Y no, no puedes irte a tu casa a seguir flojeando. Como buen caballero acompañarás a estas bellas damas mientras estas charlan amistosamente. – sonreí dulce mientras bajaba el tenedor, como si lo que hubiera dicho fuera completamente normal y acto seguido nos dirigimos a pagar la cuenta. Antes de irnos, cogí unos cuantos pasteles para llevar y finalmente salimos de la pastelería.

Menos mal que ya era de noche y no hacía tanta calor, así los tres estaríamos más relajados. Pero entonces, unas voces llamaron mi atención y no pude evitar voltearme a ver de qué se trataba. – Oh, no me jodas~. – acoté irónicamente mientras veía como un tipo molestaba a una chica en una esquina justo al lado de la cafetería, que vamos ni quince años tendría. – Estos imbéciles sin cerebro no tienen remedio. – mascullé. – Sujétame esto. – le di la bolsa de los pasteles y mi cartera a Damon y comencé a acercarme relajadamente hacia donde estaban el tipo y la chica. Y el tipo tampoco es que fuera gran cosa vamos, solo un tanto altote y ya. Aún así me daba rabia que intentara aprovecharse de una niña. ¡Una niña!
Le di un par de palmaditas en el hombro y este se giró abriendo su boca en el mismo momento. Uh… Creo que andaba borracho. – Oh joder… ¿A caso se volvió de moda emborracharse a las 10 pm? Tío al menos lávate los dientes. – solté tapándome la nariz. Este pareció enfadarse y se giró hacia mí levantando el brazo. – ¿Haa? ¿Qué dices mal… – pero no terminó la frase, pues aproveché su brazo levantado para sujetarle y luego colocar mi avambrazo en su estómago para alzarlo, literalmente en el aire y luego dejarlo caer en un lado como si fuera un simple saco de patatas. Inmediatamente me acerqué hacia la chica, quién me miraba algo… ¿Impactada? Y la cogí de una mano acercándola a mí. – ¿Te encuentras bien linda? ¿No te llegó a hacer nada no? – ella negó con la cabeza y tras agradecerme agachando su cabeza, salió corriendo como si tuviera un turbo en las piernas. Miré algo extrañada la dirección en la que se había ido, encogiéndome de hombros y luego miré al tipo quien seguía tirado en el suelo y murmuraba algo de “Bestia… Era un oso, un oso.” Lo miré un tanto molesta mientras inflaba mis mejillas y luego resoplé volviendo con Damon y Valeria.

– Oso, oso… Qué gente tan mal educada tsk. – tomé las cosas que estaba aguantando Damon y los miré normal como si no hubiera pasado nada. – ¿Vamos? – comencé a caminar relajada y tras unos minutos de caminata y charla entre los tres, Valeria ofreció ir a su casa. ¿Por qué no? ¿Así podía conocerla un poquito más, no?
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10792

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Damon Hudson el Sáb Mayo 02, 2015 3:59 pm

-¿Oh? ¿Cómo quieres que te salude? Te daría un beso como a Brooke, pero dudo que le hiciera especial ilusión- Bromeé recostándome relajadamente en la silla. -Y no hagais un complot contra mí ¿Eh? No me hace falta arreglarme demasiado para estar increiblemente guapo y sexy- Añadí. Después de eso pedí algo para comer, tal y como dijo Valeria me moría de hambre. -Y no he estado flojeando todo el día. Justo hoy fue un día muy productivo. Subí 7 niveles en el Final Fantasy- Alcé 7 dedos, mosttando una sonrisa traviesa. -Además aprendí una canción nueva con la guitarra y enseñé a Kaiser un nuevo truco.- Dije dándome un golpecito en el pecho, con un tono orgulloso.

Después pagamos la cuenta y fuimos a dar una vuelta, encontrándonos con un tipo que molestaba a una niña. Como suponía, Brooke no tardó en ir y espantar al hombre. Diría que me sorprendí... Pero no. Ya la había visto hacer cosas como esa en otras ocasiones, así que simplemente le di sus cosas y seguí caminando. Valeria propuso ir a su casa y ¿Por qué no? Pusimos rumbo hacia allá, pero por el camino nos encontramos cn una saa de juegos y... ¿Por qué no?

-¡Uh! ¡Vayamos allí!- Señalé el cartel luminoso y sin esperar respuesta cogí la mano de ambas y entramos en el local. Prácticamete todo el mundo se nos quedó mirando, pero este fue un hecho que siquiera noté.
-¡Probaré suerte en las tragaperras! Afortunadamente seme había pasado por la cabeza coger algo de dinero antes de volver ala cafetería, así que tenía para un par de partidas sin tener que mendigar dinero a Valeria o Brooke. Eché la moneda y...

¡¡No jodas!! ¡SOY RICO!- ¡El jodido premio gordo a la primera! Iba a comenzar a sonar la cancioncilla que lo indicaba pero apenas al segundo se fue la luz de todo el maldito local.
-¿¡Qué?! ¡No!- Volvió la luz y la máquina estaba como si nunca hubiera pasado nada... Ni mi premio. -¡Tiene que ser coña!- Di un par de golpes a la máquina, pero antes de quepudiera decir mucho más un par de guardias me sujetaron.
-Pero... ¡Mi premio!- Intenté soltarme, dispuesto a ir a hablar con el encargado, pero algo me decía que el local sealegraba bastante de que se fuera la maldita luz. -Brooke, Valeria ¡Lo visteis!- Los guardias seguian intentando echarme del local, y yo casi por acto reflejo metí un puñetazo en la nariz a uno de ellos. Al final, hablamos los tres con el encargado, un hombre deunos 30 años bajito y de voz chillona. ¿Qué nos dijo? Básicamente nos prohibieron la entrada al local.

-Iba a ser rico- ¡Estuve ta cerca! -No volveré a venir a este sitio, son unos malditos estafadores- Me crucé de brazos enfadado, ignorando el hecho de que nos acababan prohibir volver. Mejor vayamos ya a tu casa, antes de que entre de nuevo y ¡Ags! ¡QUE RABIA!- Apoyé la frente en un muro un segundo y miré hacia abajo, viendo los pantalones de mi pijama. -Uh, se me olvidaba que sigo en pijama- Comenté algo sorprendido. -Bueno, no merece la pena. ¿Qué son unas cuantas monedas? Solo podría haberme comprado un nuevo juego, o incluso una guitarra o... ¡Maldito enano!- Di una patada a la pare, haciendome algo de daño incluso. Comencé a caminar aún algo enfurruñado hacia casa de la morena, hasta que cai en la cuenta de algo. -Ey... Me quedé un segundo pensativo. -El premio gordo...- Creo que desfiguré por completo la cara. ¡No me había tocado nada en verdad! No recordé que en aquellas máquinas el premio lo marcaban los diamantes, y no los 7. "Mejor no digo nada, luego de este espectáculo..." Pensé caminando como si nada.
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6224

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Valeria Caprice el Mar Mayo 19, 2015 7:07 pm

Sonrió asintiendo a lo de la apuesta, al parecer no era la única que conocía bien al pelirrojo, lo cual, de algún modo, le hacía sentir ligeramente molesta, después de todo había extrañado al ojiverde en sus vacaciones y mientras tanto el no parecía haberla extrañado mucho, y bueno,  parecía haber estado ocupado con otras cosas, sin embargo no podía sentirse del todo molesta ya que había conocido a la chica, sin saber quién era para Damon, y se había dado cuenta de cuanto lo quería sin saber que hablaban de él, de algún modo no podía sentirse del todo molesta o celosa, aunque claro, cierta molestia en su pecho quedaba, pero porque sentía que alejaban un poco a su cachorro de ella. ¿En serio verlo como uno de sus perros? Para nada. El hecho fue cuando Damon volvió, Valeria comenzó a reclamar lo suyo, exigiendo cierta atención del pelirrojo que no veía hace ¿Dos meses? Aproximadamente, sintiendo como el malestar se iba al ver que todo seguía siendo igual que cuando se fue de Sweet Valley, Damon seguía siendo Damon y Valeria no podía estar más feliz de ello, aunque claro, tampoco podía evitar ser Valeria y reñirle por ser tan vago y todo lo demás, pero pronto su discusión fue cortada por una risa ajena, y es que Brooke acababa de comenzar a reírse de ellos y ambos la miraron extrañados hasta que habló. La ojiverde no pudo evitar sonreír animada, Brooke era realmente una chica linda, la morena no estaba del todo acostumbrada a tratar con personas como ella, agradables, inocentes, simpáticas, por favor, ya estaban pasando por su mente maneras de meterse con ella, aunque claro, en el buen sentido pues no podía negarlo, la chica le había caído endemoniadamente bien –. Suerte que la encontraste a ella, cachorro. De ser otra creo que tú y yo estaríamos ya volviendo a casa, solo los dos –. Pensaba sin dejar de sonreír, y es que Valeria no era precisamente permisiva, de haberle caído mal, seguramente habría buscado la forma de alejarla de Damon pues debía cuidar a los suyos.

Cuando Brooke pasó a acercarse y pedir el video, Valeria guiñó un ojo en aceptación cómplice, vaya que se lo pasaría, eso y otro par de cositas que tenía guardadas. Luego salió el nuevo tema “¿Cómo os conocisteis?”, uh, eso había sido bueno, pero primero respondería al comentario de la pelimorada con una gran sonrisa –. Es lo de menos, ya nos conocimos y en unos días estaremos en clases, todos juntos –. Agregó remarcando levemente el “todos” al girar la vista hacia Damon, ya luego le preguntaría por qué había repetido, por ahora se concentraría en su linda novia. Por tanto, volvió a mirar a Brooke quitando levemente la sonrisa aunque sin alejar la expresión relajada justo cuando apuntaba con su tenedor al pelirrojo –. Este chico es un despistado irresponsable –. Comentó como si dijera “hoy hace buen clima”, aunque claro, esa obviedad todos la sabían –. Lo conocí por Sid y Kai, los había perdido en el parque y se fueron a jugar con mis chicas –. Delató divertida al recordar el hecho –. Recuerdo que ese día hasta se peleó con un sujeto, nuestro Dei es todo un personaje ¿Verdad? Y luego resultó que éramos vecinos –. Finalizó guardándose los detalles, después de todo probablemente Damon tampoco se acordaba mucho de ello.

Cuando el tema cambió y siguieron conversando, se quedaron un buen rato entre risas y comida, mientras más pasaba a Valeria más le agradaba la presencia de Brooke, más cuando ofreció salir a pasear un rato al terminar de comer, realmente a la ojiverde le encantó la idea y más cuando le dio la graciosa advertencia a su novio. Pronto estaban fuera del lugar y la pelimorada pareció divisar algo, Valeria notó luego la escena y enarcó un poco una ceja, había algo mal con esa situación, pero no tenía que ver con la edad aparente de esa chica sino por cómo había echado a correr hacia el centro, de todos modos no le dio muchas vueltas al asunto, bien que podían ser imaginaciones suyas, el hecho es que Brooke acababa de salvar a la chica y, de algún modo, no le sorprendía el cómo lo había hecho pues ella misma había presenciado como se deshizo antes de varios sujetos. Cuando Brooke llegó quejándose de que la llamaran oso, Valeria no pudo evitarlo, de verdad lo intentó, de verdad que sí, pero no puedo. Cuando la pareja avanzó un poco, la morena se quedó un par de pasos atrás y en seguida avanzó hasta la espalda de la chica ya frente a ella, abrazándola por la espalda sin necesidad de saltar como lo hacía con Damon pues era más bajita que ella. En cuanto la tuvo abrazada por el cuello apoyó la cabeza en su hombro y habló en tono meloso y dulce –. Osita. ¡Eres una osita! –. Dijo con dulzura, como si en realidad le hablara a una niña pequeña y le dijera lo linda que era, o sea, como un halago. Pronto le soltó con una sonrisa risueña y se puso junto a ambos –. ¿Qué tal si vamos a mi casa? Podemos ver una peli y comer chucherías, supongo que te gustan si eres novia de semejante bola de grasa –. Bromeó animada señalando a Damon y, en cuanto accedieron, desviaron el camino hacia su barrio.

Iban de camino cuando pasaron por una sala de juegos y el pelirrojo quiso entrar, Valeria iba a aceptar en todo caso, pero él no esperó por ninguna respuesta cuando ya las estaba arrastrando adentro, llamando un poco la atención de quienes estaban ahí, de todos modos lo que le sorprendió no fue eso sino que ¡Damon cargaba dinero! Eso había que documentarlo. Vale, se ahorraría molestarlo con ello por ahora pues parecía concentrado en el juego que comenzaba, por su parte no le interesaban mucho los juegos de azar pero seguro que pronto se animaría a probar suerte con uno, sin embargo no tuvo tiempo de ello cuando el ojiverde ya estaba gritando ser rico. Miró sorprendida los tres “7” alineados en la máquina y se sorprendió, pero entonces la luz de todo el lugar se cortó y las máquinas se reiniciaron, Valeria enarcó levemente una ceja. Oh, sí, un corte de luz en pleno centro a horario verano, justo cuando alguien grita “Soy rico” frente a una máquina, la morena miró  Brooke aun con una ceja enarcada, eso no podía ser coincidencia, y la pelimorada parecía tener la misma impresión que ella, sin embargo no alcanzaron a decir nada cuando Damon ya estaba haciendo su escándalo y por ello llegaron los guardias a sacarlo, la ojiverde se tapó un poco la boca para contener la risa que la escena le provocaba, pero entonces escuchó un ruido de otra máquina y notó como sonaba y brillaba entregando un montón de monedas al sujeto en ella, “Premio mayor” era lo más entendible en el alboroto de más allá y se podían ver tres diamantes alineados –. Hey, Brooky –. Llamó enseguida para que la pelimorada viera lo mismo –. Esperemos a ver cuánto demora Dei en enterarse de que no era rico –. Comentó en tono bajito, guiñándole un ojo cómplice antes de salir del lugar alejadas de la conmoción que Damon provocaba con los guardias.

Pero no iban a poder salir bien, oh, claro que no, después de todo estaban hablando de Damon. Se peleó con los guardias y nos prohibieron la entrada, a los 3, a ese lugar. Bueno, a Valeria no podía importarle menos pero –. Venga, que no puedes dejar de ladrarle a todo el mundo, tú nunca cambias cachorro –. Bromeó animada revolviendo el cabello del chico, y es que era una ocasión tan buena para fastidiarlo… Y entonces se fue contra una pared cual niño castigado con la frente apoyada en el muro antes de seguir con su berrinche –. Vamos Dei, de todos modos puedes ahorrar y comprarte algo… Oh, no, cierto que tú no sabes lo que significa ahorrar –. Dijo divertida, luego Damon pareció pensarse algo y habló bajo pero pudieron escucharlo y Valeria miró a Brooke con cierta complicidad, había demorado menos de lo esperado en notarlo –. ¿Qué pasa, Dei? ¿El premio gordo? –. Preguntó fingiendo inocencia, ladeando un poco la cabeza al mirarlo “curiosa” –. ¿Ese que te dan cuando sacas los 3 diamantes? –. Agregó en tono inocente y casual antes de largar a reír divertida, teniendo incluso que detenerse al caminar pues la risa se lo dificultaba.

Pasado el tema siguieron hasta llegar a su casa, donde abrió el enrejado y dejó pasar a Brooke antes de seguir sin esperar a Damon, él ya sabía que debía cerrar –. Espero que te gusten los perros –. Comentó con una sonrisa risueña para luego abrir la puerta y ambas entrar a la casa, nuevamente, sin esperar a Damon ya que él conocía su tarea, estaba bien entrenado. Valeria silbó levemente y pronto se escucharon los pasos a tropel, Canela apareció por las escaleras, Bella desde el salón, Yuuki de la cocina y Cher desde el jardín. Pronto se agachó y los recibió a todos con caricias y mimos dignos de una madre que no ha visto a sus hijos en días antes de levantarse –. Chicos, ella es Brooky, saluden –. Indicó y los perros se sentaron y ladraron a coro en forma de saludo, su dueña asintió satisfecha y los dio otro par de mimos –. Buenos chicos, buenos chicos –. Dijo en tono meloso antes de levantarse y que las mascotas se acercaran a conocer a la extraña amistosamente.

Valeria se levantó y miró a Damon –. Las cosas están algo cambiadas desde la última vez que viniste, pero de todos modos seguro que ni te acordabas bien como era todo. ¿Aun guaras la llave o tengo que darte unas cuantas copias? –. Preguntó divertida pues poco antes de irse había descubierto la “colección” de llaves en la cajonera de Damon, todas copias de su llave principal solo porque era despistado y solía perderlas –. Siéntete como en casa Brooky –. Dijo amigable y cordial hacia la nueva invitada –. ¿Se te da bien la cocina? ¿Me ayudas a preparar algo en lo que el vago va a quedarse dormido al sofá? –. “preguntó” pero antes de recibir respuesta ya estaba tomando la mano ajena para guiarla hasta su cocina –. Como me digas que también tu comida favorita es el pollo frito, listo, lo tendré claro. Son el uno para el otro –. Bromeé animada y comencé a sacar cosas del refrigerador –. De todos modos, quería cocinar eso, ¿Te parece? –. Preguntó curiosa y animada, si la pelimorada apetecía algo diferente igualmente podían prepararlo.
avatar
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2151
Monedas Monedas : 271

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Brooke Lewis el Dom Jun 28, 2015 2:05 pm

¿Osita? No pude evitar mirar a Valeria con cierta sorpresa en mi semblante. Aquél tipo me había llamado oso y ahora para ella era una osita. – Déjame adivinar… Todos tus amigos tienen el apodo de un animal, ¿verdad? – inquirí divertida mientras soltaba una risa. Sabiendo que a Damon lo denominaba como perro… Creo que ya no sería de extrañar. Propuso ir a su casa, a lo que respondí asintiendo con la cabeza mientras esbozaba una sonrisa. Pero antes de llegar nos pasamos por una sala de juegos que divisó Damon jalando a ambas dentro. No me resistí demasiado pues también era fan de los videojuegos y cuando entramos casi de inmediato encendí una máquina para ver si tenía suerte y ganaba alguna cosa. Pero entonces, escuché el “Soy rico” del pelirrojo y no pude evitar abrir los ojos como platos girándome hacia él. Justo cuando de mi boca iba a salir un “¡Imposible!” se apagaron todas las luces, cosa que me extrañó al mismo instante. Y Valeria parecía tener la misma idea. Como ya era de esperar, Damon comenzó a protestar y yo simplemente solté unas cuantas carcajadas y saqué el móvil comenzando a grabarle. – Damon el tomate-perro escandaloso haciendo el ridículo. Parte 2. Esto va directamente a Youtube. – entonces, la morena llamó mi atención y tras ver los diamantes de la otra máquina di un suspiro. – Pft… ¿Por qué no me extraña viniendo de él? Seguro que cuando se dé cuenta no dirá nada para no quedar mal. – reí negando con la cabeza y bueno… Al final acabaron por echarnos de la sala a los tres.

No pude evitar reír por el comentario de Valeria, acercándome a Damon para darle unas palmaditas en el hombro. – Pobre tomate idiota. Antes de pegar a uno de los guardias mira bien lo que te sale en la pantalla. – decía eso aunque… Lo más seguro es que habría hecho lo mismo en aquél momento pues impulsividad no me falta. Pero bueno, eso nos lo podíamos ahorrar. Después de eso por fin llegamos a casa de Valeria, donde nos recibieron sus adorables mascotas. – Aws, que lindos son~. – acoté acuclillándome enfrente de los cuatro perros para darles unos cuantos mimos. Luego de eso la morena me llevó hasta la cocina y juro que por poco mis orejas habían aplaudido al escuchar “Pollo frito”. – ¿POLLO? CLARO. Digo… O sea, sí. Me gusta mucho y te ayudaré encantada. – anuncié con cierto brillo en los ojos acercándome a la chica. Creo que hasta estaba levemente sonrojada. Y no os hagáis ninguna idea equivocada. El caso es que adoraba la comida y el pollo era simplemente sagrado. Pero antes de comenzar a ayudarla, una idea fugaz pasó por mi cabeza y dejé el cuchillo que había tomado para ayudar a cortar la verdura.

– Ya que estamos aquí podemos aprovechar y echar unas cuantas partidas en la Play. Como nos echaron del salón de juegos creo que ninguno se quedó a gusto. – le guiñé un ojo a la ojiverde y salí un momento de la cocina yendo hacia el salón. Como me imaginaba, Damon estaba tirado en el sofá, completamente relajado; y esbocé una sonrisa maliciosa acercándome lenta y silenciosamente para luego acuclillarme desde atrás y levantar un poco el sofá. No os equivoquéis, no tengo superfuerza o algo por el estilo, el dichoso sofá pesaba pero digamos que fue suficiente para que el pelirrojo cayera al suelo. Sin duda, hacerlo desde el sillón de mi casa era siempre mucho más fácil. – ¡Flojo, eso te pasa por hacer el vago y no ayudar! – exclamé empujando el sofá a su lugar mientras reía y me acercaba hacia él. – Y no te quejes, sabes que ataco en los momentos más inesperados. Venga, haz algo productivo y trae tu Play. Ya que sois vecinos no te morirás por caminar un poquito~. – lo ayudé a levantarse y le obligué a salir del salón con unos pequeños empujoncitos. Cuando salió de la casa, volví a la cocina con Valeria para seguir ayudándola. – Encargo hecho. – reí divertida y comencé a aliñar el pollo ya descongelado para luego ponerme con la ensalada, no sin meterme pequeños trocitos de pepino o tomate en la boca en algunas ocasiones, claro está. – ¡Por cierto! Ya que vas a llamarme osita, te nombraré la mamá osa. Creo que todos alrededor nuestro tendrán apodos muy divertidos. Ahora veo que repetir año no será tan malo. – comenté con una leve sonrisa.

Al pasar una media hora el pollo ya estaba casi listo además de unos cuantos aperitivos que se nos ocurrieron a Valeria y a mí. Damon también estaba de vuelta, aunque esta vez decidió molestar por la cocina. – Hey, cuando dije lo que “ayudar” no me refería a eso. Tira fuera. – cogí la mitad de un tomate y se lo puse en la boca para luego cogerle por los hombros dándole la vuelta  conduciéndole fuera de la cocina. – Mata el hambre con eso de momento. Val y yo estamos en mitad de un proceso muy importante, ¿verdad? – inquirí mirando a la morena con una leve sonrisa. Luego de otros cinco-diez minutos, pusimos el pollo con lo demás en la mesa y procedimos a comer mientras charlábamos de unas y otras cosas. Incluso la Chihuahua salió en el tema de conversación y por poco me salió la bebida por la nariz cuando, justamente la morena encendió la tele y daban “Un chihuahua en Beverly Hills”. No pude evitar reírme y antes de meterme otro trozo de pollo en la boca dije: – No sé vosotros, pero yo creo que hasta el perro de la película tiene un poquito más de dignidad. –

Y hablando del demonio… Cuando terminamos de comer y procedí a recoger los platos junto con Valeria, fuera se escucharon unas cuantas voces que me resultaron jodidamente familiares. Dejé los platos en la cocina y caminé hasta la ventana más cercana abriendo un poco las cortinas. – Hey… Hablando de la Reina de los Chihuahas. Mirad esto. – aparté un poco la cortina e hice un gesto con la mano para que tanto Damon como Valeria se acercaran. ¡La Chihuahua y las amigas idiotas! Al parecer la rubia andaba regañando a sus amigas porque estas habían tomado un camino equivocado y se habían perdido. – ¡IDIOTAS! Yo solo quería ir a la fiesta… ¡¿Cómo salimos de este barrio?! – vaya vaya… Al parecer las muy tontas se habían perdido. – Lo que yo decía… Ni dignidad, ni orientación. – acoté dando un suspiro. Entonces, una idea fugaz pasó por mi cabeza y cerré la cortina mientras me mordía el labio inferior y me giraba hacia Val y Damon. – Hey… ¿Qué os parece hacer una “pequeña” bromita nocturna? – pregunté esbozando una de mis típicas sonrisas burlonas. Aquella tipa se la pasaba intentando molestar siempre en el instituto... ¿Por qué perder la oportunidad de hacerlo nosotros?
avatar
Brooke Lewis
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1078
Monedas Monedas : 10792

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Damon Hudson el Sáb Jul 11, 2015 9:13 pm

Ups...Pues resultaba que me habían pillado en mi error. Pero bueno, un error lo comete cualquiera ¿Verdad? Aunque despues de ese numerito...

-¿Diamantes? No sé de qué me hablas- Bromeé siguiendo caminando como si nada, con las manos tras la espalda. Fuimos a casa de Valeria y pronto me encontré tumbado en el sofá, y que conste que en cierto modo me dieron permiso, sin embargo eso no era suficiente para Brooke. Literalmente levantó el sofá tirándome al suelo. 
-¿Alguna vez alguien te ha dicho que eres muy bestia?-  pregunté levantándome del suelo con el trasero algo dolorido.  -Pero bueno, igualmente iré a por la play-  y así hice. Fui hasta mi casa y cogí la consola con unos cuantos juegos y todos los cables. Iba tan cargado que ni sabía cómo narices conseguí regresar sin tirar nada al suelo. Una vez de regreso procedí a instalarlo todo. Cuando lo hice volví a la cocina y me puse detrás de las dos chicas, mirando qué hacían y molestándolas totalmente a propósito. 

-Uh... Esto tiene buena pinta. ¡Qué hambre!- Pero mi visita a la cocina no duró mucho, pues Brooke me echó de allí. -¡Ey! No puedo comerme ese tomate ¡Sería canivalismo!- Grité exageradamente, soltando una pequeña carcajada después.

Terminaron la cena y comenzamos a devorarlo todo ¡Estaba increíble!  -Podría comer un camión lleno de esto y no me cansaría ¡Lo juro!-  Comenté antes de que en la tele echaran "Un chihuahua en Beverly hills" y comenzara a reír con el comentario de Brooke. Por si fuera poco, dio la casualidad de que justo la Chihuahua pasaba por allí... 

-¿Una broma? Venga, eso sería muy cruel e inmaduro-  Respondí mientras me dirigía a la cocina y cogía un bote de salsa de tomate. lleno.  -Pero yo nunca dije ser maduro-  Añadí con una amplia sonrisa, mostrando el bote. -Vamos a reirnos un rato- Y con aquello comenzamos a tramar la broma, proporcionando ideas hasta que por fin llegamos a un acuerdo. Afortunadamente la Chihuahua se había puesto a discutir con sus amigas, asi que había tiempo.

-Muy bien, a sus puestos y... ¡Acción!- En ese momento salí por la puerta de la casa de Valeria, con la ropa llena de salsa de tomate y caminando como si me costara. Detrás de mí Brooke corría amenazadoramente con un cuchillo de la mano.

-Juro que solo era una broma Brooke, yo nunca saldría con Val. ¡Lo juro!- "Caí" al suelo y lleve una de mis manos por dentro de la ropa, donde tenia guardado la salsa de tomste, y saqué la mano totalmente manchada de rojo. Afortunadamente como era de noche apenas se notaba. En ese momento miré a la Chihuahua y sus amigas, quienes miraban la escena totalmente mudas.

-¡Ayudadme! Se ha vuelto loca- "Supliqué" arrastrándome hacia las chicas como si me estuviera costando un mundo hacerlo. La rubia inmediatamente se retiró y trató de huir, pero agarré su pierna y cayó de bruces. Entonced Valeria puso el sonido de una sirena de policía, y el rostro de la rubia se desfiguró completamente.

-Por... favor- Acabé la frase y me quedé "muerto" con los ojos bien abiertos. Aunque estaba haciendo un esfuerzo enorme por no comenzar a reirme. Como respuesta, la Chihuahua se levantó con los ojos llorosos y salió corriendo. Cuando se hubo alejado lo suficiente comencé a reirme como nunca.

-¿Nos habremos pasado? La pobre literalmente lloraba- Dije si poder parar de reir. -Por favor Val, dime que lo cogiste todo- Oh, eso sí era una buena broma pars subir a youtube. -Hay que grabar su cara cuando nos vea a Brooke o a mí por la calle. ¡Seguro sale corriendo otra vez!- Por culpa de la risa habia acabado sentado en el suelo, con las manos en el estomago. Juro que me dolia de tanto reir.

-Ags, ahora estoy lleno de la sangre de mis hermanos tomates, pero mereció la pena- levanté un poco mi camisets, mostrando mi estomsgo completamente manchado. Cogí un poco de salsa de tonste con el dedo y lo lleve ami boca. -Además, su sangre realmente sabe bien- Añadí. Entonces miré a Brooke sonriendo travieso y alzando ambas cejas. -Tendriamos que aprovechar que estoy cubierto de esta cosa ¿No crees?- Me iba a golpear, seguro. Asi que antes de que lo hiciera traté de levantarme del suelo, pero... ¡Maldito karma! justo cuando estaba incorporándome vi una enorme bola de pelo naranja acercándose a mí.

-¡Vicioso no!- Oh.. sí.. vicioso sí. Antes de que pudiera darme cuenta ya tenia a aquél oso sobre mi, lamiendo toda la salsa de tomate que podía. -¡Ags! ¡Quieto! ¡Dije quieto!- Pero Sid era un rebelde como su dueño, así que tuve que apartarle de mi a la fuerza, agarrandole por el collar. Con mucho esfuerzo conseguí levantarme. -I win!- pero canté victoris muy pronto. Yo traté de alejarme, Sid de volver a tirarme al suelo subiéndose sobre mí... Y bueno, yo permanecí en pie, pero el maldito consiguió bajarme los pantalones, no demasiado, pero sí lo suficiente como para que sellegsra a ver el logo de Spiderman. Sí, Spiderman. -¡Mira Sid!- Paré en deco y mostré mi mano como si tuviera algo escondido en ella. En ese momento el perro paró y me miró curioso, para después comenzar a mover el rabo. -¡Ves a por ello!- hice como di lanzara algo y Sid fue detrás a buscarlo. ¡Menos mal!

-Me sé de uno que tiene que ducharse. ¿Alguien que quiera acompañarme?- Sí. Estaba haciendo como si no hubiera pasado absolutsmente nada. Ahora tendría que ir a mi casa para cambiarme completamente y ducharme. Creo que incluso tenía tomate en mi ropa interior. Y no solo eso, también tenía baba de perro por todos lados. Vamos, daba asco y todo. -Ire antes de que Vicioso dedcubra que le engañé y trate de comerme de nuevo.- Apostaba a que eso también lo habían grabado...
avatar
Damon Hudson
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 493
Monedas Monedas : 6224

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Valeria Caprice el Vie Sep 04, 2015 10:32 pm

¿Mamá osa? Se le hacía gracioso y a la vez curioso que hubiera decidido llamarla así, ¿Por qué así? Pero no preguntó pues los apodos que ella entregaba también eran un tanto curiosos, simplemente asintió y sonrió –. De acuerdo, entonces manos a la obra, ostia. ~ – canturreó animada para comenzar a preparar todo, al parecer Brooke se manejaba así que no necesitaba indicarle mucho más que donde estaban las cosas y ya. Pronto estaba todo preparado y el pollo casi listo, aun cuando cierto pelirrojo se la pasaba metiendo mano en la comida a ver si podía picar algo antes de la cena, cosa que ninguna de las chicas permitió hasta que la pelimorada cortó por lo sano y le metió medio tomate en la boca a su novio, expulsándolo del lugar –. Claro. ~ Aunque, Brooky, ¿No pasa nada con que Dei se coma a su primo? Se me hace medio cruel – Bromeó mientras alzaba la otra mitad del tomate y pronto se escuchó la queja sobre canibalismo de Damon. En 10 minutos estaban ya sentados comiendo, vaya delicia la que estaba probando, y es que haber cocinado de la mano con Brooke le daba otro gusto a la comida, uno diferente pero igualmente delicioso.

Cuando la cena acabó, llegó la hora de recoger todo como usual, aunque esta vez con la ayuda de la pelimorada como variante, iba todo bien hasta que se escuchó una chillona voz afuera de la casa y cuando la ojiazul echó una mirada, vaya sorpresa se llevaron, ¡La habían invocado! Apostaría lo que fuera a que si no hubiera comenzado la película esa de la chihuahua, esta chica no hubiera aparecido ¡Es que era demasiada coincidencia! Pero bueno, parecía perdida, ¿Quizás deberían ayudarla a ubicarse? Sí, claro. Pero cuando Valeria se disponía a volver a lo suyo y meditar la mejor manera de alejar a la chihuahua de su casa sin que supiera que ella vivía ahí, ¡Paf! Brooke salió con una propuesta que la de ojos pardos no pudo rechazar, sonriendo cómplice en seguida mientras Damon decía algo y tomaba una salsa de tomate, las ideas comenzaban a formarse en su cabeza rápidamente. Y pronto discutieron el plan de acción hasta quedar de acuerdo, gracias al cielo la chica se había quedado discutiendo y regañando a su grupo pues eso les había dado tiempo de sobra.

La morena fue rápidamente por lo suyo y se posicionó oculta tras la muralla grabando la escena de “asesinato”, suerte que la chica y sus amigas estaban concentradas en su discusión pues no notaron de donde salieron Damon y Brooke, además ayudó a que se sorprendieran aún más pro las pintas que traía el pelirrojo. Valeria tenía que morder fuertemente el interior de sus mejillas para evitar reír hasta que llegó su turno y puso el sonido de una sirena policial, momento después el pelirrojo yacía “muerto” y la rubia escapaba como quien viera un fantasma horrendo. Ya no pudo contener más la risa y casi le cayeron lágrimas mientras sujetaba su estómago que comenzaba a doler de la risa, y es que, ¡Dios! No podía parar de reír, había sido demasiado bueno –. ¡Todo grabado! – Confirmó alejando la cámara de la muralla y acercándose, sin dejar de grabar aun, lo cual agradeció de sobremanera, y es que Sid acababa de lanzarse sobre su amo para comerse su “sangre”. Justo cuando logró alejar al perro, Valeria iba a dejar de grabar y… ¡Gracias a dios no lo hizo! Porque e Akita contraatacó y bajó un poco los pantalones de su dueño. La ojiverde intercambió una mirada de risa contenida con la pelimorada y luego señaló la cámara, en referencia a que todo estaba grabado y claro, se iría a YouTube –. Cuidado en el camino, Dei, no vayas a enredarte con la telaraña – Comentó con fingida preocupación antes de echar a reír.

Damon partió a ducharse y Valeria invitó de vuelta a casa a su nueva amiga –. Sé de buena Fuente que el cachorro va a querer comer algo cuando vuelva, ¿Qué hay de ti? Podemos hacer unas palomitas y algún bocadillo – Comentó mientras entraban, y es que el chico era un pozo sin fondo, o casi, pues las veces que había ido a su casa se llenaba de comida y luego seguía comiendo mientras veía la tv, no sabía cómo no engordaba. Ya dentro de casa hicieron un par de aperitivos y cuando acababan la faena llegó Damon con ropa cambiada –. ¿Ahora vienes con Ironman? – Consultó la italiana con inocencia antes de reír y cambiar la sintonía de la tv, para que pudieran jugar. Claro que Valeria no se manejaba con los videojuegos ni mucho menos, así que básicamente se dedicó a animar a Brooke y sabotear al novio de ésta, jugando una que otra vez pero alejándose casi de inmediato pues no tenía la experiencia y se le hacía muy difícil, y a ella no le gustaba perder, excepto por una vez en la que milagrosamente le ganó a su cachorro apretando sólo la “X” mientras él hacía 5382058 combos de acción, eso quedaría para la historia.

Cuando se cansaron de jugar pusieron una película que eligió Brooke por cortesía para con ella y se quedaron viendo el film por una hora y media. Para cuando se dieron cuenta ya pasaba de la 1 am, eso explicaba porqué a Valeria le había dado por casi dormirse en un momento de la peli, aunque hubiera pasado desapercibido por el bien de su dignidad y protección, pues no dudaba que Damon intentara hacerle alguna jugarreta si la atrapaba dormida y no estaba segura si su novia le seguiría el juego o se pondría de su lado –. Dios, cómo pasa la hora – comentó apuntando el rejos a un costado –. ¿Llamaste a tus padres, saben dónde estás? ¿Dónde vives, Brooky? Si quieres puedes quedarte aquí a dormir, el cachorro puede irse a su casa o quedarse en el jardín con los demás – esto último lo dijo a broma y guiñó un ojo, aunque lo anterior a eso lo dijo con cierto tono de preocupación. Así fue como Damon y Brooke terminaron quedándose a dormir en la casa de la morena, quien sabía que no harían “nada” porque conocía al chico pero aun así meramente por molestar al pelirrojo lo mandó a dormir al sofá, a sabiendas de que en cuanto cerrara la puerta de su cuarto él probablemente iría a una cama cómoda.
avatar
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2151
Monedas Monedas : 271

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Tema Cerrado el Dom Nov 01, 2015 11:32 pm

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1639
Monedas Monedas : 19396

Volver arriba Ir abajo

Re: Malos entendidos. ¿Ese es Damon?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.