Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Afiliados Vip
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. Sería tener muy poca verguenza copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Tengan originalidad y hagan sus cosas vosotros mismos.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Roleando | Top List de Foros de Rol Kuroi Bara Top List The Top 100 Dangerous Sites Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Fantasía de segunda mano [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 19, 2015 12:06 am

Eran habituales los días en que Tomoe acudía a la tranquilidad de la azotea para tomar el almuerzo. Como cada día, su atuendo era discreto y solemne. Una sencilla camisa negra y unos pantalones jeans oscuros. Pocas eran las veces que acudía al instituto con ropas llamativas. Mas una cosa llamaba la atención, una pequeña mancha de color verde se podía vislumbrar saliendo del bolsillo izquierdo de su pantalón. Realmente era un llavero. Uno pequeño hecho a mano, tallado en madera y pintado con delicadeza. Recordaba haberlo comprado en un mercadillo ambulante que a veces se establecía en la plaza de la ciudad. Daba pequeños brincos mientras Tomoe subía las escaleras hacia la azotea.

En una mano, sujetaba con el puño cerrado una bolsa de plástico blanco que en su interior había dos piezas de la misma fruta, peras. No solía tomar mucho almuerzo, ya que después seguía teniendo que dar clase y se sentía pesado si comía mucho. unas frutas, eran suficientes. Y en la otra mano llevaba con meticulosidad un libro de tapa desgastada y amarilleada por el tiempo. En ella se podía leer un título largo pero muy explicativo: "La leyenda de Baldr y el origen del Ragnarok". Era uno de los tantos libros que adornaban la estantería de su habitación. Entre aquellos que trataban de psicología había un gran número que se centraba en la mitología de todas partes del planeta. Su favorita sin duda era la de su país natal pero, la seguía muy de cerca la nórdica.

Abrió la puerta que daba a la azotea con sumo cuidado, pues era complicado con ambas manos ocupadas. Seguidamente, salió y notó el frío aire de Febrero en el rostro. Había olvidado el abrigo en el despacho, aún así, la temperatura aquella mañana no parecía demasiado baja. Podría aguantar la media hora del descanso. Caminó hasta la barandilla y se sentó en el suelo con las piernas en cruz, dejando la bolsa y el libro entre ellas. Quiso estirar la espalda antes de tomar su desayuno con tranquilidad y alzó los brazos provocando crujidos en todo su cuerpo.
El cielo nublado es lo mejor —dijo cuando terminó el estiramiento.
Bien era cierto que hacía buen día, no obstante el Sol estaba tapado a ratos tras unas nubes no muy espesas que dejaban filtrar la suficiente luz.

Fue a abrir la bolsa y sacar una de las piezas de fruta pero, antes, se percató de que había algo pegado en su mano. No recordaba que en la clase anterior había escrito en un post-it de color amarillo "Corregir examen 2º". Si no lo hubiera hecho se le hubiera olvidado por completo. Lo dejaría enganchado hasta llegar a casa aquella tarde para asegurarse de corregirlos. Debía entregarlos mañana sin falta. Dejando a un lado el tema de su mala memoria y el post-it, sacó una pera y le dio el primer mordisco.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Yuan Kaonashi el Jue Feb 19, 2015 5:35 am

Cuatro de la mañana, tiempo final que duró en aprenderse un guión completo, teniendo solo tres horas para dormir y alistarse al colegio. No era problema para él sacrificar horas de sueño, era demasiado natural en los meses donde las presentaciones de teatro se hacían cada vez más constantes y sus padres como desesperados por el gran éxito de todos proponían funciones cada tres días por medio. Lo único malo de no tener tiempo suficiente era que perdía la oportunidad de tatuarse las mejillas con maquillaje temporal y debía ir a piel desnuda.  

Sería mejor que Ernesto se quedara con Julia” Pensaba dirigiendo la mirada por la ventana y jugando con la lapicera entre los dedos haciéndolo girar hábilmente, era un hermoso reparto pero seguramente causaría desconsuelo con el final. Bueno, así es el drama en el mundo del teatro. Pasó toda la mañana aburrido, las clases le parecieron tediosas ya que no era nada nuevo y todo lo había visto por su cuenta. Estudiaba todos los días, una hora o dos, pero siempre tenía que repasar o perdería el ritmo en el colegio y no quería defraudar a la institución que confió en él. Ahora caminaba por el pasillo, mirando fijamente el celular y pensamientos negativos invadían su cabeza al creer que aquella persona en Canadá jamás lo llamaría.

En el pequeño descanso lo llevó hasta la azotea, creyendo que la señal dentro del reciento era la culpable de todo y que en lo alto podría al menos llegar un mensaje de texto. ¿Cuánto había pasado que no se comunicaban? ¿Veinte días o tal vez un mes? Era extraño, pero la fuerte idea de “olvidado” resonaba cada vez más. Abrió la puerta tras subir las escaleras, levantando el móvil a la altura de los ojos para verificar la cobertura. Perfecta. Caminó unos pasos sin apreciar el alrededor, solo atinó a posar sus ojos en una figura conocida cuando dejó caer abatidamente el brazo hacia un costado. – Uhm… – Musitó al ver al profesor de psicología comiendo tranquilamente. Era irónico, vino hasta arriba para pensar en algo completamente diferente y la educación lo seguía a pasos gigantesco sin darle ruta de escape.

Caminó hasta el profesional deteniéndose a su lado, no lo observó, ni siquiera de reojo,  puesto que cayó en la vista que se proyecta detrás de la barandilla. – El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos… donde quiera que estemos, está también nuestro aprendizaje – Citó a William Shakespeare, con el único motivo de recalcar para sí mismo que donde vaya hay profesores vigilantes que radian conocimientos, aunque el significado de la misma iba mucho más allá, pero fue la primera frase que vino a su mente cuando lo encontró ahí sentando con sus alimentos.
avatar
Yuan Kaonashi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 34
Monedas Monedas : 1300

Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 19, 2015 7:51 pm

Tenía la intención de dar un segundo mordisco a aquella fruta, cuando una sensación de decepción aparecía. Se detuvo y miró la puerta. Un agudo chirrido dejó paso a una figura alta y delgada con aspecto desgarbado. Suspiró nada más verlo. No tenía ganas de estar en compañía. Precisamente había ido a aquel lugar con la esperanza de poder comer tranquilamente. Parecía que el resto de profesores lo pasaban bien todos juntos en la sala, charlando, compartiendo comida y experiencias pero, Tomoe no. Era un poco arisco cuando se trataba de compartir espacio con mucha gente. Aun con los alumnos los soportaba, eran chiquillos, pero con otros adultos era incómodo.
Cuando se fijó, vio que aquella cara le resultaba familiar, le era conocido. Juraría que era un chico de cuarto. Si llevara la agenda de clases encima, podría repasar la lista y encontrar el nombre que no aparecía en su mente en ese momento. Todavía era demasiado pronto para habérselos aprendido todos.
Dio otro bocado algo menos cómodo que antes. Tampoco el agradaba el hecho de comer delante de la gente. Se sentía extraño. Miraba de reojo a aquel chico caminar. Parecía por su mirada que él tampoco estaba realmente contento de haber encontrado a Tomoe en la azotea. Bien era cierto que hacía poco que había llegado al instituto y quizá le había quitado el lugar a alguien. ¿Sería a él? En realidad, agradeció que no le dirigiera la palabra, al menos hasta que se situó más o menos cerca de él, en la barandilla.
Las palabras que pronunció le dejaron atontado. No entendía el motivo de decir aquello. Levantó la vista de su comida y le miró fijamente a pesar de que él no hacía lo mismo.
Ahora mismo no soy un profesor —levantó la pieza de fruta con una mano—, soy sólo alguien que te ofrece una pera si le das conversación más interesante que este libro.
La volvió a bajar y le dio otro mordisco. Ya iba por la mitad. En realidad, quiso pensar unos segundos lo que había dicho. Probablemente no era la manera más correcta de decirle que si quería, podrían charlar. La verdad, había sido una manera muy descortés.¿Si daba conversación más interesante que el libro? No era una buena manera, no.
Disculpa, no estoy de buen humor cuando tengo hambre —se excusó rápidamente aunque en realidad no era cierto, simplemente todavía le costaba adaptarse a tener que hablar cada día con gente prácticamente a cada momento. Era una tarea algo complicada para él todavía.

Miró al vacío sin mucha atención, sin fijarse realmente en nada en concreto. Quizá las nubes, el aire, los aviones... Pensaba en cómose sentirían los alumnos al verle. La sensación que tendrían al mirar a una figura de autoridad como un profesor. Él apenas lo recordaba, los años en los que tenía que ir a la escuela ya quedaron muy atrás y los cursos de psicología los impartían personas de más o menos su edad y era incapaz de verlos como si fuera un alumno de verdad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Yuan Kaonashi el Vie Feb 20, 2015 4:44 am

Acabó guardando el teléfono móvil dentro del bolsillo del pantalón, era inútil mantener la esperanza viva cuando los hechos hablaban por si solos, mejor pensar que todo estaba acabado. Sí, era lo mejor. Por lo mismo mantuvo la vista apartada del profesor, viendo lo poco interesante que había detrás de la barandilla y si no fuera por las palabras escuchadas ya estaría bostezando, porque éstas lo dejaron en un trance lento al no comprender a qué se refería exactamente y menos su ofrecimiento con la fruta. ¿Por qué ofrecer una pera media comida? Extraño, pero no lo iba a juzgar.

Se hincó solo reflexionando ambas piernas luego de la disculpa, misma que no entendía tampoco del todo, no estaba ofendido y mucho menos podría estarlo si no conocía el contenido de las hojas que estaba leyendo el ajeno, solo pudo ladear la cabeza hacia el presunto en busca del texto. – Con permiso – Pidió antes de sacar el libro de entre las piernas del otro y leer detenidamente la cubierta. “La leyenda de Baldr y el origen del Ragnarok”, ignoraba de qué podría tratar y no quería suponer con tal solo aquella frase.  – No creo poder ser más interesante que un libro… pero podría intentar – Agregó sentándose finalmente en el piso, dando la espalda a la baranda y ojeando algunas de las páginas de aquel librillo, nuevamente su contacto visual no era para el hombre.

Fue irrespetuoso al tomar algo que no le pertenecía, pero su actuar era netamente sano en relación a su gesto tan atrevido, quería entender los vocablos anteriormente escuchados por el platinado y si el contenido era tan grandioso entonces merecía ser nominado como aburrido. A estas alturas era una ofensa sin derecho a reclamo.

Seguido dejó escapar una pequeña sonrisa, recordando que la última vez que habló con un profesor a solas fue por un breve mensaje que había dejado en un examen de biología. ¿Todos los profesores pasan comiendo frutas? Aquella vez ese profesor también lo hacía, no, él se la había dado. – Ayer, no, hoy… terminé a las cuatro de la mañana aprendiendo líneas… cuando olor a gasolina entró por mi ventana inundando la habitación – Habló con expresión neutral teniendo una de las piernas dobladas, cerrando los ojos e inhalando aire por la nariz para soltarla lentamente por la boca. Simulaba lo que había hecho en ese instante. – Fue agradable – Agregó. Sonando demasiado drogadicto sin serlo, pero jamás iba a negar que el olor a gasolina era uno de sus más extraños gustos junto a otros y fue el recuerdo más presente que tuvo para contar.

– Pero no creo que sea interesante para tus oídos –  Finalizó negativamente, observándolo esta vez de manera más fija, no quería dar la impresión que rehuía de su mirada o algo por aquel estilo que se crea la gente al no crear contacto directo.
avatar
Yuan Kaonashi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 34
Monedas Monedas : 1300

Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 25, 2015 1:59 pm

Parecía que en esos momentos Tomoe no era el único que se sentía ligeramente extrañado. El joven parecía ausente, como si su alrededor no fuera más que otra dimensión que se ladeaba a su paso y no le afectaba en lo más mínimo, por eso, se sorprendió cuando vio que parecía haberle escuchado y tomó el libro. Parecía algo confuso al leer el titulo aunque no lo demostraba del todo en su rostro. Parecía inexpresivo y era complicado acertar en lo que estaría pensando. Se limitó a mirar como, finalmente, se sentaba a su costado y daba un rápido vistazo al interior del libro.

Tomoe terminó aquella pieza de fruta y dejó la fina estructura interna a un lado, en el suelo, más tarde la tiraría a la basura. Todavía quedaba otra pera pero, al fin y al cabo se la había ofrecido a aquel chico. Esperaría si su ofrecimiento sería aceptado o, por el contrario, rechazado.

Dejó descansar sus brazos sobre las rodillas dobladas. Miró al cielo esperando que aquel alumno hablara. Eran pocas las veces que se había quedado a solas con un alumno, realmente las únicas situaciones eran después de clase para solucionar cuestiones meramente educativas. Ese momento era diferente, ahora simplemente eran dos personas que iban a intentar pasar un rato lo más ameno posible.

Para nada —respondió cuando el chico terminó de hablar.

Tenía que aceptar que era la primera vez que veía a un actor cara a cara y se daba cuenta. Había escuchado por los pasillos que uno de los alumnos de cuarto trabajaba en una compañía de teatro y, tras escuchar aquello, parecía ser él. En realidad, más que parecer poco interesante, le daba curiosidad. Tomoe nunca fue capaz de aprender al dedillo lo que decían los libros, siempre debía darle su propio punto de vista y aprenderlo a su manera. Era incapaz de aprender una frase y recordarla tal que así, sin variaciones. En cierta medida por eso admiraba a los actores.

Además, parecía que el chico disfrutaba con aquello. ¿No era una sensación maravillosa disfrutar de lo que uno hace? Estiró uno de los brazos y tomó de vuelta el libro. Estaba seguro que aquella mañana no lo iba a necesitar. Se notaba a kilómetros de distancia que era esa clase de personas tan particular con una manera de ser única y, había que aceptar, que a Tomoe le fascinaba. No todo el mundo aceptaba que le gustaba el olor a gasolina y estudiar hasta la madrugada.

Entonces —añadió mientras dejaba el libro entre sus piernas otra vez—, creo que no lo voy a necesitar. Cuéntame, ¿de qué eran esas lineas que aprendías?

Le apetecía más escuchar que hablar de él mismo. Había pasado una noche aburrida y la mañana también lo estaba siendo. Así que tampoco habría gran cosa que explicar.
Spoiler:
Disculpa la demora y la respuesta tan cutre pero, la musa se me ha ido de vacaciones  Sad  
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Yuan Kaonashi el Jue Feb 26, 2015 6:38 am

Se quedó fijamente viendo al mayor, sin saber que decir ante sus monótonos vocablos y solo una pestañada lo llevó a centrar los ojos en el libro prestado para leer una frase más, pero fue tarde, de las manos fue arrebatado por el mismo dueño que lo ubicó entre las piernas, posición inicial que se encontraba. Ya con las manos vacías las dejó caer en el piso, mirando al cielo por unos escasos segundos. ¿Estaba incomodo? Para nada, solo que las palabras no fluían para una grata conversación entre profesor y alumno.

No obstante, el joven profesor de psicología estaba tocando un punto fuerte de Yuan, que era la actuación. Bajó el mentón, embozando una sonrisa. – Es una insolencia que tenga que compartir tus miradas, que cada palabra pronunciada sea escuchada por todos y que tus movimientos sean vistos por todos mis enemigos. ¿No lo entiendes aún? Si hago esto es para que me pertenezcas a mí y solo a mí – Mencionó en una mezcla de imponencia, irritabilidad y recelo. Era la única forma de exponerle un pequeño fragmento de sus diálogos aprendidos que dirá en escena, puesto que recitarlos todos sería una verdadera locura cuando el contrarío no tenía ni la mayor idea de cómo reaccionar ante ellos, necesitaba exponer el sentimiento, necesitaba actuarlo. Ya que aburrido y problemático es el tener que explicar cada acontecimiento cuando la pasión le brotaba de adentro. Tampoco había que preocuparse, no haría nada indebido y por lo mismo escogió las líneas más efímeras para personificar.  

– Puedes llamarme egoísta, pero hasta tus sentidos te quitaré si encuentro que son un impedimento para tenerte – Amenazó directamente al rostro del platinado agarrándolo del cuello de la prenda superior, invadiendo espacio personal para profundizar la mirada como un desquiciado en presencia de su presa, la cual contempló por unos segundo y contorneó el rostro con la mano más próxima sin intenciones de tocarlo, solo la distancia mínima para sentir el calor emanando de la piel. – Así que no trates de engañarme – Acotó  soltándolo y en un apartamiento rápido para volver a su compostura actual. Si no lo actuaba, no sería él y servía como practica antes del ensayo general.  – Es un personaje extremadamente celoso, casi enfermo diría yo… pero su trastorno se debe por culpa de una mujer – Aclaró, ahora completamente libre del personaje de hace un rato, debía ser el malo esta vez y el causante de varios estragos. Estaba encantado con el papel y su obsesión maldita.  

– Usted, profesor, ¿no está interesado en ver funciones dramáticas?  –  Preguntó viendo hacia la puerta de la azotea, nuevamente sus orbes claros escapaban de la figura masculina sin ningún pretexto y solo queriendo saciar una curiosidad generada por el segundo, nada parecido a una invitación indirecta de su parte.


Off:
Descuida y sin presiones para responder.
avatar
Yuan Kaonashi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 34
Monedas Monedas : 1300

Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 27, 2015 9:08 pm

Le miraba como quien observa una película que jamás ha visto con anterioridad y no quiere perderse ni un detalle. A pesar de no poder ubicar sus palabras ni encontrar el significado completo de ellas. Por el tono y la manera en que pronunciaba, sabía que debía estar muy curtido en el mundo del escenario. La naturalidad estaba presente y parecía que fuera su pan de cada día. Esa sonrisa lo decía todo. Le gustaba. Disfrutaba de aquello y, el profesor, también disfrutaba solo por ver a alguien haciendo algo que le gusta.

Prestaba atención. Le miraba con la cabeza ladeada y, ahora, con las piernas y los brazos cruzados. No podía pensar en otra cosa que no fuera lo que escuchaba de los labios del joven. Se percibía rabia, celos y resentimiento arrastrándose a cada vocablo. Sólo hacía falta mirarlo para saber que era bueno y que había nacido para interpretar. ¿Cómo podía ser que hubiera un chico así en un instituto normal y corriente? Esa clase de personas solían acudir a instituciones donde se daban expresamente clases de escenografía, interpretación, caracterización... No allí, donde lo más interesante que podía ocurrir era que usaran a un modelo humano en clase de arte.

No pudo evitar esbozar una enorme sonrisa cuando se dio cuenta que el papel le había absorbido. Conseguía meterse en la vida del personaje de tal manera que, cuando fue sujetado del cuello de la camisa y mirado directamente a los ojos, no vio a un alumno. Vio a un hombre perdido en la rabia y la desesperación. Por un momento se sintió incluso vulnerable ante tal actitud. Más aun cuando su mano parecía moverse tan cerca que juraría que le había tocado, aun sin ser cierto.

Era puro espectáculo.

Se hallaba fascinado en el momento que terminó su interpretación y volvió a ser el joven tranquilo que era siempre. No desvió la mirada del alumno, al contrario que hacía él, se quedó observándole por unos segundos, asimilando todavía que los actores de verdad tenían esa tremenda capacidad de adaptación.

Sería maravilloso —respondió con tranquilidad—. Siempre había pensado que nada podía superar a las películas de animación. No te equivoques, no me refiero a la de niños pequeños, sino a maravillas como las del Studio Ghibli o el arte 3D que está surgiendo en los últimos años —echó sus manos al cuello estirando un poco la columna y las vertebras en sí, estaba realmente agotado— pero, tengo que aceptar que el teatro siempre ha sido esa espinita clavada en mi que nunca he conseguido sacar.

Volvió la vista al frente, hacia la misma dirección donde apuntaba la de Yuan. Quizá iba a ser un poco extraño preguntar lo que tenía en mente y, siendo profesor, podría insinuarse que lo hacía para aprovecharse de dicha condición pero, aun así, lo intentó.

¿Sería posible ver algún ensayo? —preguntó con un ligero tono de timidez— Quiero decir... Por supuesto que iría a ver una obra de tuya pero, me fascinan los "Detrás de las cámaras", el típico "making off", no sé como explicarlo... A veces tiene más esencia observar como algo ha sido creado, que la pieza final. Suele ser demasiado perfecta para mi gusto, prefiero ver los fallos que se han asimilado antes de conseguir la perfección.

Quizá le había dado demasiadas vueltas a una simple petición que probablemente iba a ser rechazada. Los ensayos tenía entendido que siempre eran a puerta cerrada y jamás podía entrar nadie. Más todavía cuando la obra aún no había sido estrenada. No quería que el muchacho aceptara por temer por su nota si lo rechazaba. Al fin y al cabo, ya había dicho antes que no era un profesor en ese rato.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Yuan Kaonashi el Miér Mar 04, 2015 12:32 am

Prestó atención con tal solo los oídos, sin verlo y curvando lentamente los labios ante la respuesta inesperada. Nunca pensó que diría que el teatro superara las películas de animación o al menos eso le hizo entender con sus vocablos, quizás carecen de efectos especiales pero las tramas que se originan en los diálogos son realmente atrayentes para que toda la audiencia estuviera entusiasmada en cada acto. ¿Qué decir? Si adoró el comentario de que el propio profesor tuviera interés en aquel mundo donde participa casi todos los días de su existencia.

Pasó la mano por detrás de la nuca acariciando más la zona del cuello y cerrando los ojos apaciguadoramente. No quería responder precipitadamente ante su pedir de ir a ver un ensayo porque aunque fuera una petición simple tenía complicaciones para acceder en un abrir y cerrar de ojos. Aunque fuera parte de la familia que organiza todo, no tenía el poder suficiente para decir quiénes podrían entrar con libre acceso y por otro lado jamás lo había propuesto a sus padres. Podría ser hora de intentarlo. – Es imposible para este ensayo – Mencionó directamente buscando el rostro adulto, colocando una pizca de esperanza a su pedido en cuanto hacer observador. – Hablaré con mis padres para ver si estiman conveniente que vayas algún ensayo nuestro… pero conociéndolos creo que te harán firmar un contrato de silencio para no difundir rumores – Habló con la mano en el mentón, sujetándolo muy al estilo detectivesco por la deducción que había dado respecto a sus padres.  

– No te sientas mal, ellos no confían ni en su propia sombra – Agregó con una sonrisa suave, quitando peso a sus palabras a pesar de ser totalmente cierto. Ya recordaba cuando era más joven y sus progenitores no lo dejaban salir solo, todo porque no querían que su estrella se estropeara con vicios estúpidos de adolescencia.  Ridículo. Juntó las manos entrelazándolas entre sí y solo manteniendo los dedos índices levantados. – Mejor muéstrame una pequeña actuación tuya de aficionado – Pidió punzándole una sola vez la mejilla más próxima con las puntas de los dedos.

Ver como otros actuaban provocaba que su rostro se llenara de dicha y más poder decir uno que otro consejo de ayuda para que la personificación del personaje en un asenso de ser mejor cada vez.  ¿Aceptaría? ¿Qué interpretación haría si dijera que si?  Tiene un aspecto perfectamente natural para moldear escenas realmente interesantes si se llegara a pulir lo suficientemente bien.
avatar
Yuan Kaonashi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 34
Monedas Monedas : 1300

Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 11, 2015 4:00 am

Sabía perfectamente que la petición que había hecho a su alumno era imposible de conseguir incluso antes de formular la pregunta. No era algo que dependiera sólo de él y eso lo sabía muy bien. Aunque no era comparable, se podría decir que sería lo mismo que si Tomoe, sin consultar a nadie, decidiera dejar entrar a un amigo suyo al instituto a ver cómo da clase y como sus alumnos aprenden. Sí, es algo que a primera vista no es peligroso ni tampoco excesivamente irresponsable pero... ¿Quién dice que todo saldría bien? Exactamente igual en el teatro. Por eso no le sorprendió que le rechazara en una primera instancia, aunque lo que le asombró fue que aceptara hablar con sus progenitores sobre ello. Nunca habría imaginado que podría llegar a ver un ensayo, de la categoría de su compañía, desde dentro. Aún ni siquiera lo habían hablado ya podía notar el regusto del aroma de la madera del escenario en el paladar.

No sería ningún problema tener que firmar un contrato —respondió—. Mas aún, lo veo necesario. Entiendo perfectamente si decidieran hacerme firmar tantos contratos como quisieran o incluso denegar mi petición. Es un mundo que desconozco en absoluto, así que no importa seguir viéndolo desde fuera.

Concluyó con una ligera sonrisa que sabía que el joven en realidad no estaba mirando. Parecía tener la capacidad de concentrar su mirada en todo menos en el compañero de su conversación y era algo que en parte agradaba a Tomoe. No era muy fanático de mantener la mirada al hablar ni de tomar mucho contacto en una conversa. Mas, cuando escuchó de nuevo la voz del alumno se sorprendió. No podía ser que hubiera escuchado bien sus palabras. Quiso preguntar en seguida si lo que había oído era cierto pero, sería una pregunta absurda. Sí era cierto pero él no tenía ninguna clase de experiencia con el teatro. Ni siquiera se había unido a las obras de teatro en el colegio infantil. ¿Qué esperaba de él? No iba a ser más que pura bazofia a ojos de un profesional.

Rascó la mejilla que segundos antes había tocado con la punta de los dedos. No le gustaba ser retado, sobretodo en cosas que sabía que no podía ganar, por mucho que le doliera en el fondo del alma. Tenía que aceptar que admiraba a aquel muchacho pero, si resultara que no era más que un presumido, esa admiración se iría por el retrete. Esperaba que no fuera así.

A ver... —comenzó intentando pensar algún diálogo que conociera— va a ser muy corto —avisó antes de comenzar.

Recordaba una escena de una de las películas de Ghibli. Intentó meterse un poco en su personaje y hacer aquello de la forma más exacta posible. ¿Por qué? Porqué quizá quería demostrar a un actor de pura cepa que él también podía. Quizá orgullo, quizá... Sí, seguramente sería el orgullo. Por eso, carraspeó un poco la voz e intentó bajar el tono para aparentar una edad menor a la suya.

Yubaba domina a los demás robando sus nombres —afirmó con crudeza y decisión en la mirada— Aquí —remarcó— te llamas Sen, conserva tu verdadero nombre como un secreto —finalizó aquella frase como si de verdad intentara obligar a una niña a que hiciera lo que él decía pero, al contrario que en su imaginación, la niña no era una niña, sino un adolescente al que miraba fijamente a los ojos intentando enfundar valor— Si te roba tu nombre, jamás podrás regresar a casa. Yo... —hizo una pausa dramática— hace tiempo que no recuerdo el mío pero, lo curioso, es que sí recuerde el tuyo. Chihiro —concluyó con una sonrisa que mostraba sus blancos dientes y curvaba sus ojos demostrando ser sincera.

Tras aquello, dejó de mirar al joven y sacudió el rostro de lado a lado un par de veces. Aquella sonrisa no era ni medio normal en él. Incluso se le había hecho extraño e incómodo y, le daba rabia admitir, también vergonzoso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Yuan Kaonashi el Jue Abr 02, 2015 11:08 pm

Sonreír, fue lo único que provocaron las palabras del profesor al aceptar ser parte del juego de sus padres ante el anonimato de sus obras teatrales. Notando que realmente era un deseo ansioso de su parte por lograr, así que como lo había prometido hablaría con ellos acerca de la petición y tal vez persuadiría por él, no quería quedar con la sensación en el alma de que no pudo hacer nada. Extender tanto la curva en los labios parecería inapropiado, así que pasó a llevar la mano diestra hacia los mismos, donde con un simple roce de nudillos la transformó a una mucho más recatada.  

Ahora, esperaba ansioso la representación teatral que haría el mayor, ver como lo abordaba y qué expresiones dibujaba en su rostro, era una sensación de hormigueo en todo su ser, un ardor en el pecho que no se calmaría fácilmente y una explosión de pensares acerca de qué interpretaría. Guardó silencio para darle espacio para pensar, mirándolo fijamente como nunca antes lo había hecho en toda la conversación, asintiendo sutilmente con la cabeza ante su mención que sería algo breve. Daba igual la extensión de su párrafo, incluso si fueran dos líneas quedaría satisfecho.

Acomodó la espalda un tanto inclinada hacia adelante, iba a comenzar y merecía toda la atención del mundo. Sin embargo, ese primer vocablo lo dejó desconcertado, ¿a quién estaba personificando? No tenía la mayor idea y eso dificultaba su desear de darle un consejo para que fuera más idóneo, pero no sería necesario al parecer, quedó atrapado en la mirada ajena cuando le infundió  aquel coraje y la sonrisa final fue magistral, le dio una sensación de ternura. – Desconozco la escena que me mostraste… quisiera haberla conocido antes para tener una noción… –    Mencionó sujetándose el mentón y viendo hacia sus piernas. – Pero si creaste emociones en mí al verte actuar… dalo por logrado – Agregó colocándose la mano diestra a palma abierta sobre el pecho, levantando el rostro y regalando un gesto amable con los labios curvados.

Extraña forma de felicitarlo, pero tampoco podría criticarlo porque era ignorante a la escena que trató de imitar, podría darle consejos para enfatizar más las palabras, pero si en la película o dibujo lo decía tal cual como él se mostraba, entonces arruinaría un gran acto. Se mordió la punta del dedo pulgar, tomando una compostura callada y hasta intrigante, puesto que sus ojos estaban concentrados en un único punto fijo cualquiera meditando. – Quizás sí debería decirle algo negativo… es mi profesor y podría creer que lo ando alabando para conseguir algo a cambio – Volvían las ideas erróneas a su cabeza y por lo mismo no buscó su mirada. De pronto, como si fuera planeado para callar al platinado la puerta de la azotea comenzó abrirse y junto a ella voces de chicas.  ¿Qué significa esto? ¿Problemas?
avatar
Yuan Kaonashi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 34
Monedas Monedas : 1300

Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Invitado el Dom Abr 05, 2015 4:06 am

Le desanimó en gran parte descubrir que el chico frente a él al que estaba admirando por su gran capacidad teatral, no conocía una de sus películas favoritas. Bien era cierto que era algo lógico, pues era una película de animación y no había actores de carne y hueso. Quizá no era a lo que estaba acostumbrado. Aun así, le alegró que hubiera pasado esa prueba, aunque no supiera si con buena o mala nota. En realidad le habría gustado más descubrir una opinión algo más extensa sobre su actuación, era la primera vez que se atrevía a hacer algo así y era realmente vergonzoso. Sólo se había atrevido porque estaba actuando frente a alguien que no le iba a juzgar de mala manera, sino con conocimiento de causa. A su parecer, no lo había hecho demasiado mal, había visto tantas veces aquella película que se sabía numerosas partes del guión de memoria, incluso algunas veces lo recitaba mientras la veía. Sin embargo, nunca se había preocupado de actuar como Haku, el protagonista masculino que había interpretado, así que no estaba muy seguro de haberlo hecho bien. Al fin y al cabo, ese chico era un dios que aparentaba quince años mientras que, él era un profesor de psicología en un instituto.  No obstante, pensaba que para ser su primera actuación, no había estado mal.
Tienes razón, deberías decirme también cosas negativas aunque, no te preocupes por eso, no pensaría que precisamente tú me estuvieras alabando para conseguir buenas notas o algo por el estilo. Se nota que puedes conseguirlas tu mismo.
Estaba apoyando la espalda en la pared y mirando el cielo con la cabeza echada hacia atrás. No quedaba demasiado tiempo para que sonara la campana, había pasado el tiempo muy rápido entre actuación y actuación. Por eso, sacó apresuradamente la segunda pera de la bolsa para comérsela antes de que sonara el timbre. La verdad era que tenía hambre y ni siquiera se había dado cuenta, sus tripas rugían tan disimuladamente que ni tan siquiera él lo percibía. Comenzó a darle pequeños mordiscos mientras la sujetaba de los extremos con una sola mano. Fue en el tercer mordisco cuando escuchó la puerta abrirse. Tras ese sonido podía oír como algunas voces de chicas conversaban entre ellas, reían y se hacían bromas. No podía entender qué hacían allí, apenas quedarían cinco o diez minutos para volver a las clases. ¿Acaso habían subido ahí para librarse de la siguiente hora? Si era así, se encargaría de darles una buena reprimenda. Por eso, le indicó con un dedo que se mantuviera en silencio y que agudizara el oído. No iba con él lo de escuchar a escondidas pero le hacía gracia espiar un poco a sus alumnas a ver si eran capaces de saltarse las clases.
¿Crees que harán novillos? —le preguntó curioso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Fantasía de segunda mano [Priv]

Mensaje por Tema Cerrado el Lun Mayo 04, 2015 2:24 am

Tema cerrado
Se ha procedido a cerrar este tema por inactividad y/o pérdida de rango de uno o más participantes.

►Si quiere abrir el tema por inactividad debe ir a petición de reapertura de temas.

►Si quiere recuperar el rango debe pedirlo en petición de recuperación de rango
avatar
Tema Cerrado



Mensajes Mensajes : 1662
Monedas Monedas : 19411

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.