Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes cannon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Ir abajo

Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Dom Ene 11, 2015 4:41 pm

Normas del rol:
- Me gustaría que no tardaran demasiado en responderme, pues quiero que todos tengan la oportunidad de participar en el tema. Así que agradecería mucho que no pasaran más de tres días, por favor.
- En su primer mensaje deberán ser atendidos por la recepcionista Marie. Pueden controlar a este NPC con mi total permiso. Ella tiene que indicarles la sala de espera y darles un número de atención.
- Cumplan la norma de las 15 líneas mínimas ^^
- Diviértanse en el rol. Y gracias por rolear en mi tema de trabajo ^^

Lista de Clientes:
- Scarlett Rosenberg

El invierno había alcanzado a Sweet Valley, y a pesar de ser una ciudad al sur de Francia, el frío llegó implacable para marcar su territorio. El día, a pesar de contar con la presencia del sol brillante, alcanzaba la temperatura de cinco grados centígrados. La noche era un tema totalmente distinto, con momentos en donde los cero grados se hacían presentes ante los ciudadanos de la bella metrópolis. Sabía muy bien que este clima era uno de los más complicados para las mascotas, por lo que los casos de enfermedades aumentaban con la llegada de la época invernal, y los tres veterinarios de “Angel’s Heart” estábamos atentos a cualquier problema.

El día de hoy, en plena mitad de Diciembre, el turno de trabajo que me correspondía era el de la mañana, por lo que me levanté temprano, me preparé para ir a la clínica lo más abrigada posible con un suéter de lana color crema y un pantalón de jean con botas negras. Obviamente aquel atuendo no era suficiente para caminar por las calles de la ciudad, por lo que lo complementé con una chaqueta gruesa de color blanco, una bufanda y guantes rosado claro, y unas orejeras blancas. A pesar del frío exterior, siempre acostumbraba a caminar hasta el trabajo, y era una de mis actividades favoritas.

Le envié un mensaje de buenos días a Adam, la persona más cercana a mí en toda la ciudad. Era un hombre maravilloso con quien tenía siempre mucho contacto. No negaré que siento algo especial por él, pero no estoy segura de ser correspondida, así que solo somos buenos amigos que disfrutan mucho de la compañía del otro. Siempre me entretenía durante el camino al trabajo con los mensajes que nos enviábamos, y es que el apuesto hombre era tan interesante como  intelectual.

Llegué finalmente a la clínica y allí se encontraba Marie, mi asistente personal. Le di los buenos días y le mencioné que en cinco minutos estaría lista para abrir la veterinaria oficialmente. Entré al consultorio y dejé todos mis objetos personales en el armario con llave, incluidos la chaqueta, los guantes y las orejeras. Tomé mi bata blanca y me la coloqué encima, procurando dejar la bufanda sobre esta. Una vez cerrado el armario con su seguridad, fui hasta el estante de medicinas y revisé que todo estuviera en orden. Finalmente caminé hasta la puerta del consultorio y le indiqué a Marie que me llamara cuando viniera el primero de mis pacientes, ya que estaba lista para dar consultas médicas. Solo regresé al escritorio a revisar mis notas personales mientras esperaba la llegada de mi primer cliente del día.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12397

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Rize Kamishiro el Miér Ene 14, 2015 10:24 am

Desde la llegada de los vientos fríos de invierno, comenzó a preocuparse por sus mascotas. Se había percató la falta de ánimo de sus adorables canarios, y eso ya no le parecía nada normal. ¿Qué les sucedía a ambos? Hugin y Munin siempre la acompañaron desde que llego a Francia, ella se sentiría muy mal si fuese a perder a ambos, por una parte sentía culpa, ya que seguro no realizo los debidos cuidados de las aves. Pero antes que nada debía llevarlos con las personas especializadas en salud animal. Se levantó temprano, preparando todo lo necesario para ir a una clínica veterinaria, aunque desde un principio no poseía ni idea de que existiera una clínica veterinaria, cercas de la zona en la que vive, pero al menos desvelarse una noche anterior revisando un directorio pudo dar con la dirección correcta. Aparte de ser una persona recién llegada a Sweet Valley, se vuelve completamente una desventaja, no saber sobre los sitios cercanos.

— Hugin….. Munin….. No se preocupen, pronto los ayudaran.— Dijo apenas dibujando una sonrisa en sus labios, ante sus dos canarios que se encontraban sin animo alguno, en los diferentes saltadores de su jaula. Ella deseaba verlos como todos los días en la tienda de flores, saltando de un pequeño columpio a otro y sin olvidar escuchar los sonidos emitidos por ellos. Sin perder más tiempo sujetó la jaula de aves, sin antes colocar una delgada frazada, los sonidos exteriores podían alterarlos un poco. A pesar del frio que se podía sentir en el ambiente, la joven Alemana optó por llevar su clásico y sencillo vestido blanco, además de una simple chamarra que cubriría sus brazos desnudos de cualquier corriente de frio. Entre pasos tranquilos que se escuchaban forzados por el sonido de sus zapatillas en el piso cerámico, procedió a dirigirse inmediatamente a la clínica.

— Espero no equivocarme de lugar. — Se dijo para sí, una vez que llego al edificio mencionado por el directorio. Observó el exterior del local además del llamativo letrero de la clínica. — Qué lugar tan más encantador.— Añadió al notar las diferentes ilustraciones de animales. Con cuidado abrió la puerta del lugar y claro, sin golpear la jaula al realizar dicha acción. — ¡Buenos días! — Saludó dulcemente a la joven recepcionista del lugar. — Muchas gracias. — Finalizó ante ella, después que le mencionaran las indicaciones, de la cita con el doctor veterinario activo en el momento. Antes de entrar debía tomar asiento y esperar en el momento en la fuese llamada. — Pobre de mí Hugin y Munin.— Musitó mientras levantaba un poco la frazada y verificaba el ánimo de sus canarios.

Spoiler:

Canarios
Hugin
Munin

Rize Kamishiro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 169

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Jue Feb 26, 2015 10:25 pm

Después de revisar mis notas personales con sumo cuidado, recibí una llamada telefónica de Marie, indicándome que había llegado una cliente con dos pequeños canarios que debían ser atendidos. Fuera de ese detalle, no me dio más indicaciones al respecto, pero igual agradecí su llamado y le indiqué que saldría a atender a la mujer a mi espera. Me levanté de mi silla y caminé hasta la puerta del consultorio, abriéndola suavemente para revelar la sala de espera de la clínica. La mujer que me esperaba sentada en una de las sillas resaltaba por tres detalles particulares: Su piel blanca como la nieve, su cabello de tonalidad lila, y la gran jaula que sostenía, la cual debía ser el hogar de los pajaritos que trajo para que les hiciera su correspondiente chequeo médico. – Buenos días. Por favor, pase adelante a mi consultorio y tome asiento – le dije con una voz serena y suave, mientras le sonreía con delicadeza.

Una vez que la dama entró a la habitación, cerré la puerta y me dirigí hacia la silla de mi escritorio, realizando un gesto para que ella tomara asiento en la silla que se encontraba justo al frente de este. Tomé entre mis dedos el bolígrafo azul con imágenes de gatitos y perritos, un bonito detalle de Adam que me regaló una tarde hace dos semanas, y era mi favorito para utilizar en el trabajo. Observé a la cliente a los ojos y le hablé con calma y tranquilidad – Primero que nada, bienvenida a “Angel’s Heart”. Soy la veterinario Isabel, y el día de hoy le atenderé. Por favor, indíqueme que problema la ha traído a mi humilde clínica –

Estaba preparada para anotar todos los detalles que mencionara aquella joven mujer acerca de sus mascotas. Los canarios, por naturaleza, son animalitos muy resistentes, y cuando se les descubre una enfermedad, por lo general se encuentra en estado avanzado. Tal vez el problema fuera el fuerte invierno que estábamos viviendo, y eso solo lo podría confirmar con sus palabras.

Off-Rol:
Lamento mucho la tardanza. Me da vergüenza haberte hecho esperar tanto para continuar este tema (y el que tenemos entre Elise y Diana también). Creo que no tengo excusa alguna para esto, así que solo me disculpo contigo por esto u.u
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12397

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Rize Kamishiro el Dom Mar 01, 2015 3:45 am

Esperaba con tranquilidad el llamado de la joven recepcionista dando aquel permiso para que fuese ingresar al consultorio. Aunque por otra parte sentía aquella inquietud de no poder escuchar una respuesta positiva ante la salud de sus mascotas. No obstante desvió sus orbes violáceos al escuchar una voz femenina. — Buenos días. — Dijo mientras se levantaba inmediatamente de su asiento e ingresa al respectivo consultorio. Con sutileza sostenía la jaula y una vez adentro procedió a sentarse esperando alguna indicación de la pelinegra. Un lugar bastante agradable para su persona, seguro toda mascota que no se siente del todo bien, le gustaría ser tratado por tan fémina amable, se podía apreciar el amor que siente por su trabajo e inclusive, el bolígrafo sostenido entre sus manos era de lo más lindo.

— Es un placer, soy Scarlett. — Saludo complaciente y añadió. — No estoy segura del todo, pero últimamente mis mascotas no se encuentran con ánimo, además uno de ellos posee sus ojos un poco irritados. No tengo mucho tiempo que me mude a Sweet Valley y seguramente fue por los vientos fríos del invierno. — Intentaba explicar un posible problema. — Usted misma se puede dar cuenta. — Continuó mientras levantaba la frazada de la jaula y mostraba por un momento a sus canarios, aunque prefirió levantarse de su asiento. — ¿Puedo? — Inquirió hacia la pelinegra, refiriéndose al permiso de colocar la jaula en la superficie de la mesa de exploración. Procedió a retirar por completo la frazada para una mejor vista de la joven veterinaria. — Espero que no se trate de algo grave. — Llevó su mano hacia su mejilla diestra mostrándose algo preocupada.

—Hugin es el canario rojo y Munin el de color azul, y si puede ver. —
Mencionaba mientras se inclinaba un poco para ver mejor a sus canarios en la jaula. — Hugin tiene los ojos un poco irritados, es como le comentaba. Aunque del ánimo ya es de los dos. Siempre se encuentran brincando en sus columpios pero en estos días solo se la llevan en una esquina de la jaula. — Se incorporó esperando que la fémina se acercara a revisarlos con más tranquilidad.        

Rize Kamishiro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 169

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Sáb Mar 14, 2015 3:34 am

Atentamente escuché a Scarlett, la joven dama que era la dueña de los canarios. Rápidamente anoté los síntomas que la inteligente mujer había notado en sus pequeños pajaritos, y siempre era un detalle importante este tipo de observaciones de parte de los clientes, porque ellos conocían a las preciosas criaturitas mejor que nadie en este mundo. Al escuchar que venía de otra ciudad a Sweet Valley, y que ella creía que el frío invierno de estos días podía ser la causa, concordé con sus suposiciones y casi estaba segura de que los pobres chiquitos tenían un caso de pulmonía. – Creo que tener una sospecha en mente, Scarlett. Y lo comprobaremos con la revisión de sus hermosas mascotas – mencioné inicialmente. Le iba a pedir que llevara la jaula hacia la mesa de exploración, pero ella misma tuvo la iniciativa y de inmediato le di permiso, caminando justo detrás de ella.

Tras retirar la frazada que cubría la jaula, la dama mostró preocupación maternal en sus palabras, pero de inmediato intenté tranquilizarle con frases de ánimo – No se preocupe. Estoy aquí para mejorar la salud de sus bellos canarios, y regresarles la alegría que tenían. Con su permiso, empezaré el examen físico de ambos –. La mención de los nombres de cada uno de los pajaritos y los síntomas observados me hacía mucho más fácil el trabajo de revisión, ya que sabía exactamente que debía buscar fuera de los síntomas. Tomé un par de guantes de goma y me los coloqué en las manos desnudas, para así mantener la higiene de mis pacientes bajo control. Miré a la joven pelivioleta y le solicité permiso para abrir la jaula – ¿Puedo abrirla? –. Una vez obtenido el mismo, abrí con cuidado y tomé primero con sumo cuidado a Munin, el canario azul que tan solo padecía de falta de ánimo.

Con cuidado revisé su plumaje azul, solo para hacer un chequeo externo del mismo. Todas sus plumas y su piel estaban muy limpia y pulcra. Se notaba que Scarlett era muy cuidadosa con la higiene de sus canarios, pues la jaula además estaba impecable y la fuente de agua se veía perfectamente clara y pura. Observé el área del pico de Munin, y noté que tenía el mismo un poco abierto. Alcancé con una de mis manos un pequeño hisopo de algodón y se lo pasé delicadamente por los alrededores de las narinas. Al notar una pequeña mucosidad color clara, mis sospechas quedaron afirmadas. – He confirmado con exactitud que enfermedad tiene este pequeño azulado. Sufre de un ligero caso de pulmonía. Y para ser honesta, sospecho que su amigo plumirrojo también la posee – expliqué con calma una vez que dejé dentro de la jaula al pajarito azul, para así centrarme totalmente en poner mi atención en el rostro de mi cliente. – La buena noticia es que tan solo necesitaremos darles un antibiótico de amplio espectro y polivitamínicos para que se mejoren, lo cual se hace con tan solo agregarlos a su agua – sonreí tranquila y le mencioné cual era la solución más simple de aplicar.

Después de ello, era hora de revisar al pequeño que faltaba – Llegó el turno de Hugin para el examen físico – agregué serena, para entonces enfocarme en la preciosa ave rojiza. Del mismo modo que antes, lo tomé entre mis manos para poder revisarle el plumaje y la piel con sumo cuidado, y al igual que su compañero de casa, estaba en perfectas condiciones de salud. Con un hisopo de algodón repetí la prueba en las narinas y obtuve el mismo resultado de mucosidad clara, confirmando el diagnostico de pulmonía también. Sin embargo, este pequeño parecía no ver nada en lo absoluto, y al detallar el contorno de sus ojitos noté la irritación y un pequeño enrojecimiento de los mismos. – Parece que Hugin tiene conjuntivitis, además de la misma pulmonía que su amigo Munin – señalé mientras devolvía al pequeño parajito a su jaula. Una vez más miré a su dueña y le describí la solución con calma y serenidad – El antibiótico que les daremos para la pulmonía le ayudará a combatir la infección en el ojito, pero además, le recetaré una gotas de colirio especiales para ayudarle desde el exterior –

Tras quitarme los guantes y dejarlos en el tacho de basura, caminé hacia mi escritorio y comencé a escribir la receta médica para los pajaritos. – Tus pequeños y bellos canarios solo están un poco enfermos, por lo que tan solo necesitamos darles unas gotas de antibióticos y polivitamínicos en el agua por unos cuatro días, y mantener la jaula en una habitación cálida y libre de cualquier corriente de aire – mencioné a Scarlett mientras anotaba esas mismas instrucciones en el recetario, incluyendo los nombres de los medicamentos en detalle. – Además, necesitamos una solución con colirio que le ayudará al bonito Hugin a ver de nuevo, atacando la infección de sus ojitos desde afuera también. Tan solo una gotita en cada uno, tres veces al día, por tan solo dos días – añadí tanto a la conversación como a la hoja de papel.

Al terminar, arranqué la hoja y me levanté de mi silla, caminando hasta donde se encontraba la joven dama. Le ofrecí la receta médica, y comenté con dulzura y calma – En algunos días, ellos estarán cantando y brincando tan enérgicamente como siempre lo han hecho. Son un par de canarios hermosos y continuarán alegrando su vida muy pronto –. Sonreí con ternura y entonces añadí serena – ¿Tiene alguna pregunta, o duda que quiera consultarme? –
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12397

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Rize Kamishiro el Miér Abr 08, 2015 10:50 am

Un suave ademán hacia su pecho hizo que se tranquilizara un poco, y gracias a las palabras afables por parte de la pelinegra, entregaba con mayor razón toda su confianza. Permitiéndole continuar con su trabajo procedió a retroceder dos pasos hacia atrás, dejando la zona de inspección a merced de la profesional. — Claro. — Afirmó complaciente para la continuación de las acciones ajenas. Atenta; observaba con tranquilidad la inspección de sus aves e inclusive se sorprendió un poco al notar que tanto Hugin y Munin se encontraban tranquilos ante Isabel, por lo general tienden ser un poco asustadizos con las personas desconocidas, a pesar de estar la jaula en la tienda y ver personas todos los días, aun no se acostumbran a ese tipo de ambiente.  

De momento desvió sus orbes carmesí a la fémina y con atención escuchaba las indicaciones del tratamiento de sus niños. ¡Así era! Sus amigos plumíferos los consideraba más que unas simples mascotas, para ella son sus pequeños niños. — Me alegro que no ha sido algo peor, ahora estaré más tranquila y claro seguiré cualquier indicación. Por la mejoría de mis pequeños nenes…— Comentó mientras esperaba paciente los resultados de Hugin. — Pobrecito… Fue mi culpa, era mejor que no los trajera conmigo a la ciudad. — Se sentía culpable de cierta manera por traerlos en la época más fría del año, además ellos no se adaptan a ese tipo de clima con facilidad. No obstante, debía dar lo mejor de sí por la rápida recuperación de sus pequeñas aves.    

De momento siguió a la joven hasta el escritorio y esperó que terminara de anotar toda indicación. — Por supuesto, cumpliré todo al pie de la letra. Muchas gracias se lo agradezco profundamente. —  Agradecida sujetó con delicadeza la receta proporcionada por la contraria. — Ooh ninguna, todo lo contrario no me arrepiento de llagar a su consultorio, me encontraba un poco preocupada por elegir cualquier lugar, además que soy casi nueva en la ciudad no conozco del todo los lugares recomendados. — Comenzó a reír a lo bajo con sutileza y acto seguido guardo la receta entregada. Al revisar el directorio una noche antes se asombró de la cantidad de instituciones que se encargaban de la salud animal, pero no se encontraba segura del cual seleccionar. Además existen sitios que no atienden a las mascotas como se deben, dejando a un lado toda actitud profesional.    

Nuevamente se acercó a la mesa para terminar de cubrir la jaula de sus aves. Sin embargo, una mesa cercana atrajo su atención, no por el mueble en sí, más por el hecho que poseía un hermoso florero y por ende las rosas rojas apreciadas eran tan llamativas. — Sus rosas son hermosas, se nota que las ha cuidado bastante bien. — Halagó por tal detalle en su consultorio, las flores son su pasión y las rosas no las podía ignorar con facilidad. — Me alegra que existan personas que aun utilicen flores naturales, últimamente he visto que usan flores de plástico para adornar cualquier lugar. — Comentó mientras finalizaba de cubrir la jaula por completo.  


Rize Kamishiro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 169

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Vie Mayo 01, 2015 11:52 pm

Durante la examinación de las bellas criaturitas aladas, noté de inmediato el amor que le tenía a ambos pajarillos la señorita Scarlett. No se trataban de simples mascotas para ella, sino seres queridos por los que su preocupación era latente y a flor de piel. Ese aspecto decía mucho de la clase de persona que era la mujer de cabello oscuro, y me alegraba mucho que Hugin y Munin tuvieran a tan increíble persona a su cuidado. Incluso se echó la culpa por aquel pequeño problema de pulmonía de los canarios, a lo cual negué de inmediato y posé la vista en ella mientras le decía con serenidad – No ha sido culpa suya, Scarlett. Simplemente ocurrió que el clima de la ciudad cambió muy repentinamente y tus preciosos pajaritos no estaban preparados. Pero con mis instrucciones y los medicamentos estarán muy bien pronto –. También consideraba mi trabajo como veterinario el dejarle ver a los dueños de los animalitos sus errores y aciertos, y personalmente no consideré aquel hecho un error por parte de Scarlett, por mucho que a ella le pareciera que si lo fue.

Tras acabar con las revisiones físicas de ambos canarios coloridos, fui al escritorio para estampar con puño y letra los nombres de los medicamentos a utilizar y las instrucciones exactas de su aplicación. No dudé ni un segundo que Scarlett estaba calificada para llevar acabo aquel trabajo, en especial por tratarse de sus nenes emplumados. Sus palabras de agradecimiento me sorprendieron un poco, y me llenó de orgullo que notara la seriedad y compromiso que le dedicaba a mi trabajo con los animales, pues era mi sueño el poder ayudar a todas esas lindas criaturas para mejorar sus vidas y la de sus seres queridos. – Agradezco mucho el pequeño halago que me estás ofreciendo, Scarlett – mencioné con humildad mientras le sonreía dulcemente. – La política de esta pequeña empresa es siempre solucionar los problemas de nuestros pacientes, y ofrecerles la mejor vida de todas junto a sus queridos amigos humanos. Me alegra mucho que una dama tan educada como tú lo pudiera concluir con tan solo ver mi trabajo – añadí con soltura y calma, sin dejar de lado la humildad. – Comprendo además la sensación de sentirse perdida en la ciudad cuando se es un recién mudado, así que entiendo perfectamente tu situación. De hecho, pasé por una época similar hace poco más de medio año, cuando yo misma llegué a Sweet Valley – confesé con tono suave mientras me llevaba la mano derecha a la mejilla, y observaba el techo ligeramente al momento de rememorar mi propio pasado.

El comentario de Scarlett acerca de las rosas naturales sobre la mesa cercana al escritorio me sacó de mis propios recuerdos, y me dibujó una sonrisa alegre en los labios al agregar lo bien cuidadas que estaban. – Comprendo a que se refiere con las flores naturales. Estás rosas fueron un regalo de mis compañeros de trabajo por las fiestas cercanas, aunque deben tener cerca de una semana en el consultorio – comenté acerca de las preciosas flores en el fino florero de cerámica. – He aprendido algunas técnicas para su cuidado de una persona muy especial, quien de hecho me regaló un rosal entero y que cuido con mucho cariño en casa – añadí con un tono más dulce al recordar a Adam y su hermoso regalo el primer día que me ofrecí para trabajar voluntariamente en la protectora a las afueras de la ciudad. Pensar en ese hombre tan increíble siempre me hacia fantasear un poco, aunque no fuera una chica joven como antes…

Soltando una risilla divertida por mis pensamientos actuales, volví a la normalidad para observar a la mujer de cabello oscuro tapando con mucho cuidado la jaula. Sentí cierta curiosidad acerca de sus conocimientos sobre las flores, y pregunté con sutileza y delicadeza acerca de su profesión – Disculpa te moleste, pero noté que también tienes buen ojo para las flores, ya que sin siquiera acercarte determinaste que eran reales. ¿Por casualidad tu profesión está relacionada a ellas? –. Esperaba que un poco de conversación de mi parte no fuera una molestia para ella, y la verdad es que su naturaleza tranquila y dulce, en especial con sus amiguitos emplumados, dejaban ver una personalidad muy agradable.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12397

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Rize Kamishiro el Vie Jun 19, 2015 1:50 am

La dulzura en el hablar, en el obrar y en reprender, lo gana todo y a todos….

No había conocido a un persona con un semblante tan dulce, seguro sus cálidas palabras ofrecían confianza a todo ser viviente que recibía en sus manos y tal expresión se justificaba con la cuidadosa inspección de sus queridas aves. Sus palabras fueron recibidas con atención, pero aun así procuraría cuidar muy bien a Hugin y Munin. Además agradecía toda la ayuda brindada por las cálidas manos ajenas. Bien su persona puede ser un poco despistada en estos momentos, pero seguramente ya no había necesidad de preocuparse más. 

— Supongo que solo basta con acostumbrarse, pero aun así debo agregar que es una ciudad bastante agradable. No me arrepiento de mudarme aquí. — Palabras sinceras ante el cruce de palabras en el escritorio. Ahora se encontraba segura que fue una buena opción mudarse a Sweet Valley y a pesar de no conocer  mucha gente, seguramente en el trascurso del tiempo conocerá a tan agradables personas.

No obstante, al finalizar de cubrir por completo la jaula de sus aves, no pudo evitar enfocar su atención en las flores del consultorio.
— incluso, se ven hermosas aun con el tiempo transcurrido y debo admitir que su aroma aún no se esfuma. Pero por otra parte, estoy casi segura que usted ha realizado un estupendo trabajo con ellas, se dice que son difíciles de cuidar pero es un pensamiento totalmente erróneo. — Cuidar flores se trata de todo un arte y ella lo sabía muy bien. Incluso, el mínimo detalle necesita paciencia para obtener un resultado bastante gratificante.  

La joven alemana se percató de la efímera expresión ajena y por ende, la acompaño con una dulce sonrisa. Tal como si hubiese escuchado los pensamientos del susodicho, hasta pudiese presumir que su don es leer las expresiones faciales, al igual que una serie policiaca. ¡Aunque claro! Todo se trataba de un pensamiento fantasioso, pero aun así sus clientes pueden decir todo lo contrario, no necesita demasiada información para saber el tipo de flores que suelen solicitar. Se notaba que la joven veterinaria dejo un pedazo de su alma en aquel rosal. Sin embargo, ya no deseaba robar más de su tiempo, seguramente aun poseía más clientes que atender, además si continuaba conversando sobre flores nunca terminaría.

Procedería a rodear sus brazos en la jaula para salir del consultorio, aunque se detuvo al escuchar las palabras ajenas.
— Si… — Expuso mientras alejaba sus brazos del objeto y con tranquilidad las recorría hacia atrás de su espalda baja. — Soy Florista, una profesión bastante especial… — Recorrió sus orbes carmesí hacia un lado pensando que tal vez la joven pensaría que no fuese una gran profesión, pero con anterioridad ya había escuchado comentarios no tan positivos sobre su pasión.

— I-incluso mi tienda no se encuentra muy lejos de la zona, si en algún momento necesita un arreglo… — Mencionó después de buscar entre su bolsillo de sus prendas, una pequeña tarjeta albina en el que indicaba todo dato acerca de su tienda. — Me puedes llamar con gusto. — Añadió al momento de entregar la tarjeta a la joven veterinaria. — Con total confianza y el primer arreglo no tendrá precio alguno. — Finalizó con una risilla apenas audible.


Rize Kamishiro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 169

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Miér Jul 29, 2015 12:30 am

La joven dama, dueña de los hermosos pajaritos, parecía ser una mujer sensible y tierna. Bastaba con ver la preocupación en sus ojos carmesí por los pequeños Hugin y Munin, y podías sentir que ella tenía una conexión especial con sus acompañantes emplumados. Y por supuesto, aquella observación acerca de las rosas que con mucho esmero cuidé durante días, solo reforzaba mi primera impresión acerca de su personalidad y sus gustos. No pude evitar preguntarle si su profesión estaba relacionada al mundo de las flores, pues su ojo clínico ciertamente apuntaba a ello. Y para mi sorpresa, mi suposición había sido cercana a la realidad: Scarlett era un florista profesional.

En mi interior aquello me había alegrado mucho, pues significaba que esa dama de cabellos oscuros tan amable había seguido su propio camino en la vida, de manera similar a como lo había hecho yo misma al momento de elegir la veterinaria como mi carrera profesional. Me extendió entonces una tarjeta de su tienda, de diseño elegante y muy bonito, la cual tomé con mucho gusto entre mis manos. – Sería todo un placer ir a su tienda para comprar algún bonito arreglo, Scarlett. Aunque seguro le insistiré en pagarle el primero, por mucho que me lo ofrezca como cortesía – reí dulcemente ante el último comentario, pero era mi propia manera de reconocer su trabajo, que incluso sin haber visto aún, tenía el presentimiento que era espectacular con solo notar el tono de alegría en su voz.

– Disculpe que diga esto, pero tengo la sensación de que no solo adora mucho a sus pequeños amigos, sino también todo lo referente a su trabajo en la floristería… Es una impresión que me causó al momento de escucharle hablar sobre las rosas que estoy cuidando en la oficina… – mencioné quizás un poco avergonzada, aunque sincera totalmente. Ella poseía un aura tranquila me creaba cierta confianza, aunque temía ser demasiado directa… – Perdona si mi comentario estuvo fuera de lugar. Es que siempre es muy agradable conocer a una persona que siente placer por el trabajo que desempeña,  y es porque sientes que para ellos es más que un simple oficio. Es un modo de vida que trae felicidad… – agregué sonriente mientras llevaba las manos unidas a mi regazo.

Cada nuevo día sentía que el hacer mi trabajo era una de las razones por la que era tan feliz con mi vida actual. Desde que me convertí en veterinario, he luchado por ayudar a cada uno de mis pacientes, sin importar el problema que tuvieran. Eso me satisfacía la mayor parte del tiempo, salvo en los casos donde la situación era complicada… Pero ni un solo segundo elegiría otra profesión distinta a esta para mi, y nunca me arrepentí de haber seguido este camino, pues realmente encontré una razón para vivir.

Off-Rol:
Hola Scarlett. El mensaje me quedó un poco más corto que de costumbre, pero espero que te agrade el camino que intenté tomar para continuar la conversación. Cualquier cambio, solo avísame por MP.

Saludos.
-Isabel-
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12397

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Rize Kamishiro el Sáb Sep 05, 2015 9:40 am

Existían pocas cosas que caracterizaban a la joven Alemana, su largo y radiante cabello violáceo,  su elegancia al caminar, carácter tan suave que le es imposible hacerla irascible y que decir su pasión por los libros, además avergonzarse por todo, es el punto a destacar. Otro punto a señalar es que no posee demasiados amigos, tal vez en Alemania contaba con un par de amigas y la mejor, siempre fue su querida abuela, ahora en Sweet Valley sólo cruza palabras con sus clientes o incluso con una mujer mayor, dueña de un pequeño local de comida. Sin embargo, la joven azabache emanaba confianza en el lugar, seguridad que le permitía extender la conversación hasta el momento en que debe desalojar el lugar para que continuase con su apasionada labor.

Conversar con una nueva persona no venía nada mal para su vida cotidiana, tampoco es que fuese a hostigarla con tal confianza, pero por el momento disfrutaba hablar de temas ajenos a los que se trataba en ese momento, sus aves son todo para ella, pero las flores es otra pasión que no debe pasar desapercibido. — Me sentiré apenada para entonces, todo es agradecimiento por mis pequeños, aun así, espero que visite mi tienda cualquier día.  — Sonríe con toda dulzura, desliza de nueva cuenta sus manos entre sí, la pena no se hace esperar ante cualquier persona. De momento desvía sus orbes carmesí dirección a la jaula y seguido a la joven.

No existía palabra alguna que pudiese expresar con exactitud lo que siente por las flores, pequeños regalos de la naturaleza, y por ende, las estaciones del año resaltaban su exquisita belleza. Hasta el más crudo invierno no las puede derribar, pelean hasta la última gota de existencia. Ella había aprendido mucho gracias al crecimiento de la naturaleza, más que eso, por las mismas palabras de su abuela, tan sabía que se alegra de tenerla como tal, añoranza que poco a poco inunda su ser con recuerdos del pasado. — Así es… desde que tengo memoria siempre me han gustado las flores entre otras cosas. — Responde desviando sus orbes hacia las hermosas rosas, seguido se limité a sonreír con timidez.  
         
— No te preocupes, no es problema alguno. Hasta se podría decir que aguarda muchas anécdotas maravillosas de su profesión. Siempre ayudando a los pequeños animalitos, incluso me desagrada que exista mucha gente malvada que hace daño a los animales. Pero siempre existe una persona que realiza todo lo contrario. — Agrega con disgusto, pero aún así muestra curiosidad por cualquier posible historia por parte de Isabel.
 
 


Spoiler:
No te preocupes, todo bien. :3 Igual espero encaminar mis siguientes post a una conversación más profundo. xDU  

Rize Kamishiro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 169

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Isabel Rubio el Dom Sep 06, 2015 9:51 pm

Sentí alivio al escuchar que mis palabras no le habían molestado a la dama de cabello violáceo, especialmente porque sentía cierto nivel de confianza hacia ella, sin importar que fuera la primera vez que nos conocíamos. A veces en la vida te hallas frente a personas agradables con quienes simpatizas de inmediato, y tenía la corazonada que este encuentro terminó siendo uno de esos casos tan peculiares.

Scarlett mostró cierto conocimiento sobre mi propia profesión, e incluso mencionó la situación tan negativa que vivían muchos animalitos hermosos a manos de personas sin escrúpulos, quienes pensaban que por no tener una voz no sufrían. Se trataba de todo lo contrario, eran víctimas que sufrían en silencio… – Es una situación desafortunada para los animales, pero tienes razón en que existen muchas personas grandiosas que se preocupan por sus derechos, y luchamos en contra de esos inescrupulosos que intentan hacerles daño. No hace falta ser veterinario para ayudar, pero decidí desde muy joven que esa era la forma en la que podía aportar algo a este mundo, y soy completamente feliz de seguir este camino – mencioné serena mientras miraba el título universitario que estaba colgado, aunque se notaba que había visto muchos casos difíciles en ese camino… Retorné la mirada hacia la dama y agregué con una sonrisa tranquila – Pero ese momento de satisfacción cuando ayudas a un hermoso animalito, y ver en sus ojos una llama de alegría al saber que tendrá un mejor mañana, es suficiente recompensa por todo el esfuerzo y empeño que pones en tu vida –. No había nada mejor que sentir esa calidez que emanan tan preciosas criaturas como agradecimiento a tu ayuda. No hacían falta palabras ni gestos más allá de ese…

Después de una pequeña pausa, concluí el tema con un comentario que resaltaba también la calidez humana – Y por supuesto, tengo que señalar los esfuerzos de esas personas que se preocupan de ofrecer a sus compañeros animales la mejor vida que pueden. La felicidad y protección que le ofrecen a esos seres tan especiales, solo demuestra que son personas de gran corazón. He conocido muchas almas generosas en mi camino como veterinario, y he aprendido de ellos acerca del cariño y afecto hacia los animales –. Ciertamente Scarlett era un ejemplo de ese tipo de persona, pues se notaba que los canarios no eran simples mascotas para ella, sino parte de su vida como compañeros y amigos. Personas como ella hacían que mi trabajo fuera satisfactorio.

– Supongo que en ese sentido, yo también tengo mucha pasión por mi trabajo – reí suavemente, llevando mi mano derecha cerca de los labios en gesto tierno e involuntario. – Siempre he creído que es mi destino el ayudar a todos los pacientes posibles, para regalarles un futuro que quizás no tenían antes, y para protegerlos de la mala naturaleza que les rodea – confesé con un tono de voz más suave y dulce, y es que esas palabras me hacían rememorar mi infancia y todo lo que hice para cuidar a los pobres animalitos con los recursos limitados que tuve.
avatar
Isabel Rubio



Mensajes Mensajes : 351
Monedas Monedas : 12397

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Rize Kamishiro el Jue Oct 29, 2015 12:38 am

La conversación continua, toda una delicia para su persona y no era porque deseaba molestar a Isabel, claro que no, ante apenas el cruce de palabras sentía la necesidad de proseguir con la amena platica. El tema de los animales fue el platillo principal y por una parte le daba gusto que existirán personas que cuidasen de ellos después de ser abandonados por dueños sin escrúpulos, detestaba esas acciones inhumanas y no sólo contra los animales, con todo ser viviente. — Puedo comprender dicho sentimiento. En mi caso puede ser diferente pero siempre trato que las personas aprecien las maravillas de la naturaleza. — No puede evitar desviar sus orbes carmesí en dirección a las rosas de la oficina.

— Poco a poco las personas pierden el toque de regalar flores, ahora basta con regalar una tarjeta electrónica y ya. — Encoge los brazos por un momento y continúa. — No me gustaría que se pierda la importancia de regalar una flor, puede oírse simple pero cada flor posee un significado bastante interesante, no solo por el tipo de planta, también incluye su tonalidad y el mensaje que se desea trasmitir. — En la época victoriana fue un medio de comunicación bastante influyente, siempre los arreglos florales se usaban para enviar mensajes codificados, expresaban sentimientos que les era difícil de expresar, a lo mucho saben las personas que las rosas rojas implican amor romántico.

— ¿Cuánto tiempo lleva en el oficio? Me puedo imaginar las caras de las mascotas al sentirse mucho mejor y puedo asegurar que mis canarios se lo agradecerán con un dulce canto.  Incluso sería fantástico comenzar a participar en alguna campaña de protección.  — No estaría mal realizar actividades positivas, ella con gusto participaría en cualquier cosa con tal de ayudar a los demás.

— Supongo que existe un suceso que la encamino a elegir dicha profesión. — No deseaba molestar a Isabel con tal pregunta, pero sería interesante saber el origen de sus acciones bondadosas. — El cuidado de las flores nació gracias a mi abuela, yo soy de Alemania y debo agregar que gracias a su pequeña tienda de flores aprendí mucho de ella. — Añade información extra ante Isabel.  

Rize Kamishiro
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 757
Monedas Monedas : 169

Volver arriba Ir abajo

Re: Veterinaria “Angel’s Heart”: El frío del invierno [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.