Conectarse

Recuperar mi contraseña

Elliot Rousseau
Claire Black
Xion Mitai
Hiroshi Anzai
Eita Takahara
Reglas generales Reglas del chatboxGuía para principiantesPeticionesRegistrosPreguntas frecuentesCensos mensualesgossip amorisEventosZona Corazón de melónDatos para afiliación
Últimos temas
Afiliados Vip ◄
Ser Original es un mérito, querer serlo a costa de los demás un defecto. Las imagenes del contenido de este foro y personajes canon pertenecen a ChiNoMiko. Imagenes restantes son conetido de Tumblr y Zerochan. Diseños editador por Claire Black. Idea principal Xion Mitai. No copiar o plagiar imágenes de este foro para agregarlo a otro. Si ocurre eso será denunciado a la plataforma donde esté alojado ese foro, ya sea Foroactivo u otro sitio. Tampoco pongan el contenido de este sitio en sus webs/tumblrs/facebook o similares como si fuera vuestra. Template por Hitskin.
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Foros de Rol en español Roleando | Top List de Foros de Rol Shiki Topsite! Kuroi Bara Top List Sekai Anime Top List Roleplay Monster ROLTop4Us
Este foro se visualiza mejor con Google Chrome

Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Kai Aileen el Jue Dic 25, 2014 11:56 pm

Oh navidad, la época en la cual es para celebrar en familia, amigos sanamente disfrutando del todo el cariño posible y dando y recibiendo regalos tal vez te salga lo que querías o tal vez te salga un simple par de calcetines hechos a manos, sin pólvora, sin desastres, todo era amor y perfección…

¡Ay por favor! Eso ya paso de moda hace un buen tiempo creo yo, pero el regalo de navidad que tengo ahorita ¡por favor! Estoy bendecida carajo; el viejo había llegado a las tres de la mañana del casino gritando como loco por toda la casa

 “¡Soy rico! ¡Tengo una mansión! ¡Váyanse al carajo todos!”

Tenía que taparme los oídos por los gritos del anciano, pero admitía que era la primera vez que lo miraba de esa forma, después de que se calmara y se sentara, me explico que en la apuesta del casino un tipo de traje elegante había apostado una mansión con todo lo que tenía en ella y al parecer por primera vez había ganado algo en un casino que no eran deudas, pero me arrepentí de haberle preguntando ya que no dejaba de alardear como lora vieja por comida, hasta que soplo que había utilizado mi dinero de universidad en la apuesta, desde ahí… el dicho “quien ríe al ultimo ríe mejor” me favoreció más.

-Santa no sabes cuánto te amo-


Dije para mí misma, además la mansión no estaba nada mal desde mi punto de vista, una pantalla plana en la sala como unos para nada generosos componentes de sonido, una piscina aunque no estoy lo suficientemente loca para meterme con este maldito frio, dieciséis cuartos libres, una enorme cocina con una refrigeradora llena de bocadillos y cervezas y el premio mayor un sótano lleno de litros y litros de vodka, whisky, Ron… en fin…la vida de ricos era magnifica solo faltaba poner de mi parte.


después de unos arreglos y pequeños detalles ya estaba listo, sin nada de muérdago, no quería que la gente se estuviese parando bajo ese pedazo de hoja seca solo para besarse… bueno solo si estaban borrachos tal vez, aunque lo tenía guardado en unos cajones, en la mesas ya habían de todo un poco, galletas, bollos pasteles y sin olvidar los típicos vasos rojos para el ponche o las bebidas da lo mismo no creo que alguien se confunda, y si alguien lo hacía  pues… será divertido ver todo eso.

Ya estaba todo,  mire el reloj “8:00 pm”  hora perfecta para una “tranquila fiesta navideña”  todo listo,  menos las personas claro estaba, ya le había avisado a algunos pocos y hasta si un desconocido entraba ok no importaba, mi sueño en este día de navidad era igualar o superar a la película “Proyecto X” aunque solo eran sueños míos seguía con esperanzas ¿acaso Navidad no se trataba de eso?


Reglas:


  • No hay turnos de posteo
  • No se permire el 18+  se tendrá que hacer tema aparte
  • Todos pueden entrar (entre más destrucción mucho mejor xD)
  • Pueden estar en todas las zonas de la Masión 
Kai Aileen
Kai Aileen



Mensajes Mensajes : 1942
Monedas Monedas : 10737

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Kendall Köstem el Dom Dic 28, 2014 4:15 am

Era una noche muy fría para la fiesta que había planeado su nueva amiga Kai, realmente la conoció en una circunstancia muy particular afuera del colegio, cuando tres chicos de otra escuela estaban hostigándola para que los acompañara a un karaoke y ella ya no encontraba manera de decirles que no en buenas palabras, hasta que esa heroína apareció de la nada y los mandó a callar en un dos por tres, era admirable, bueno, su fuerza lo era porque los ahuyentó a mano limpia. Después de aquello hablaron un buen rato, la encontró muy simpática y linda, siendo así como acabó invitada a la fiesta. Le daba un poco de vergüenza ir, no conocería a nadie y a la vez le daba culpa por dejarla con la invitación en mano. Muchas cosas pasaban por su cabeza, pero tomó todas las fuerzas que poseía para ponerse linda e ir. ¡Fiesta allá iba!

Era una fiesta de navidad, entonces debía ir con la ocasión ¿Qué mejor forma de ir que con un lindo atuendo de viejita pascuera? Seguramente no sería la única. Se puso el traje junto con sus botas negras y el abrigo damasco encima,  ya que hacia un frio que congelaba la punta de su pequeña nariz. No demoró mucho en salir de su casa junto con un pequeño bolso negro cruzado por el pecho, ahí escondía el típico gorrito rojo de navidad, aparte de sus objetos personales. – ¡Oh! Lindo perrito ven aquí~  – Llamó alegremente a un cachorro de la calle al hincarse, porque se veía realmente tierno lamiéndose las patas, cuando de repente el perro se transformó y comenzó a ladrarse desenfrenadamente que cayó sentada al suelo por el susto. – Tran-quilo… tran... quilo… –  Decía con voz entrecortada, temblorosa y asustada viendo como el animal ladraba con más fuerza y se acercaba. – ¡Ahhh!  ¡Tranquilo perrito, tranquillo! ¡¡ahhhh!! – No esperó ni dos segundos más para comenzar a correr por su vida. No era un lindo perrito después de todo. ¡¿Por qué no aparece el príncipe?! ¡¿Dónde está?!

Dio una doblaba a la calle y divisó una figura familiar, su altura lo delataba bastante así que no lo pensó dos veces y se le lanzó por la espalda para escalar tan enorme poste humano. – ¡Sálvame Tobio! ¡Sálvame Tobio! ¡Soy muy linda y joven para morir! – Gritaba a plena voz sin importarle nada, abrazando al chico por la espalda tanto con brazos como con piernas. ¡Perro idiota! Ella solo quería ser buena y éste le salió persiguiendo para morderla, ni siquiera tenía intenciones crueles. – ¡Dile que se vaya! ¡Feo perro! ¡Feo Perro! – Gimoteaba en su agarre que terminó casi estrangulándole el cuello.

No supo bien como fueron las cosas porque entre tener los ojos cerrados, aferrándose con fuerza al otro y escuchando los ladridos del perro era un mismo infierno. Sin embargo, todo terminó en silencio y el cachorro no estaba ya ahí, pareciera que se había ido sin más. ¿Se había asustado de la cara de Tobio? Bueno, si, a veces daba miedo… ¿pero realmente pasó eso? Como hubiera ocurrido todo, agradecía que ya estuviera a salvo. – Menos mal que todo acabó… – Suspiró aliviada.  – ¡Ah! Pero no quiero pasar algo así de nuevo ¡Tobio acompáñame a una fiesta! – Insistió olvidándose completamente que lo tenía abrazado.  – ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favor! ¡Por favor! – Pidió volviéndolo a rodear con fuerza del cuello y no cedería hasta escuchar un "".
Kendall Köstem
Kendall Köstem
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 2796

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Lali Bullet el Lun Dic 29, 2014 2:07 am

Había sido una víspera navideña tranquila, ella sola en casa, disfrutando de las películas navideñas que repetían cada año sin falta, sin compañía, ¡era perfecto! ¡NO! ¿A quién quería engañar? Estaba demasiado aburrida y sería demasiado triste pasar la navidad sola en su departamento, pero no era porque así quisiera, si no que realmente no tenía nada que hacer, algunos de los amigos que tenía ya tenían sus planes, y ella ahora estaba sola y triste. Se abrigó bien con un gabán de cuero y decidió salir un rato a caminar, observar el alumbrado de la ciudad, antojarse de algo, comer una rica pizza en algún lugar... lo que fuera, menos quedarse en su casa aburrida y sola. Caminó algunas cuadras por las adoquinadas calles de Sweet Valley, cuando divisó a una simpática chica castaña que parecía invitar a algo. «Seguramente una obra navideña o algo... aunque no sería tan aburrido después de todo». No prestó demasiada atención hasta que aquella muchacha de largo cabello se acercó a ella. Al principio se iba a negar a lo que fuera que la iba a invitar, sin embargo escuchó con atención que aquella chica de nombre Kai, realizaría una fiesta de navidad que prometía ser buena, y bueno estaba invitando a media ciudad, la verdad parecía divertida. Lali aceptó la invitación, recibiendo la dirección, alentada y aliviada por tener un plan esa noche, regresó a su apartamento para arreglarse, no se hizo mayor cosa, dejó su cabello suelto sujetándolo al lado izquierdo con un botón rojo, y además de un vestido sencillo, con medias y un par de botas de tacón no muy alto. Agarró un gorro perfecto para el frío y con entusiasmo salió de su casa.

La zona adinerada de la ciudad no estaba muy lejos, caminó unas cuantas calles hasta encontrar la dirección que aquella castaña le había dado. ¿Debería llevar algo? Bueno, realmente no conocía a nadie allí, sin embargo ella estaba para eso, para conocer más personas. Aún no eran las ocho, por lo que alcanzaba a comprar algo que viera en el super, cualquier cosa. Rápidamente se dirigió a la tienda en donde compró una botella de vino con un par de bolsas grandes de galletas, pensando que quizá no haría falta, pero ella no deseaba llegar con las manos vacías. Regresó a la mansión que correspondía a la indicación de Kai, a simple vista se veía genial, lujosa con piscina y todo, era algo temprano y no había demasiada gente, ingresó por la entrada principal avisando su llegada. –Ehm... ¿Hola? ¿Hay alguien?–, pronunció en un tono de voz bajo, escaneando con la mirada la sala buscando a alguna persona presente.
Lali Bullet
Lali Bullet
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 338
Monedas Monedas : 3871

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Akiyama Nozomi el Mar Dic 30, 2014 3:42 am

Debía admitirlo, a pesar de no haber podido pasar la navidad con mi padre aun así había pasado un buen tiempo en los Alpes, además de eso, sobre el final del fin de semana… pues no tenía muchos comentarios, cuando vi a Nate con ese rostro enojado buscándome por el lugar casi me había asustado pero también me había sentido bien, de algún modo había sido un gesto “lindo” de su parte, al menos hasta que volvimos a la ciudad pues el viaje fue silencioso entre su rostro molesto y mi inexpresividad, el problema fue cuando llegamos pues pareció que se tomó su tiempo en el tren para luego volver a ser el mismo idiota de siempre, ese que me estresaba hasta de solo pensar en él, cada vez tenía peor humor cuando él me intentaba volver a tratar como su “perro” y eso fue lo que desencadenó que terminara por discutir con él e irme a casa sin terminar el tema, ¿qué más iba a hacer? No podía soportar que a pesar de los meses que llevábamos conociéndonos siguiera siendo tan idiota, con sus actos  siempre demostraba ser bueno pero también SIEMPRE terminaba por cagarla sin remedio al abrir su gran bocota, esta vez no había sido en absoluto la excepción.

Pronto vendría año nuevo, estábamos a solo 3 días de ello de hecho cuando recibí la llamada de Kai, mi querida y primera amiga al llegar a Sweet Valley, ella me ofreció ir a una fiesta de año nuevo y navidad atrasada que se celebraría en su nueva… ¿mansión? ¿Y aquello cuando había ocurrido? Pronto me explicó una cosa de azar que se había ganado el abuelo de la castaña y todo pronto tuvo sentido, al principio mientras escuchaba la historia sobre el cómo mi amiga ahora tenía una mansión pensaba en el rubio que me hacía siempre pasar por malos ratos, en lo que discutíamos el día anterior él había dicho algo sobre que no hiciera planes por año nuevo… y solo por la manera en que me lo había dicho decidí acceder ir a aquella fiesta, también me dijo que invitara a Nikolay asique eso hice, iríamos juntos a la fiesta de año nuevo en casa de Kai.

Pronto llegó el momento de ir, con el frío que hacía no me pude ni pensar en vestir nada raro y aunque había piscina ni de chiste me bañaría con ese clima. Cuando Nikolay y yo estuvimos listos partimos al supermercado para comprar botanas y cosas para tomar, después de todo la fiesta prometía ser grande y no estaría de más comprar algo para aportar, ninguno de los dos tenía problema con eso asique compramos unas cuantas bolsas de cosas y pedimos un taxi para poder llegar a la casa de Kai. En cuanto el taxi aparcó me dispuse a pagarle en lo que Nikolay descargaba lo que trajimos y pronto estuvimos en casa de la castaña, tocando el timbre en lo que mirábamos alrededor algo sorprendidos, ¿realmente era una mansión ganada en una apuesta? Vaya que había gente idiota que se desvivía en esas cosas, pero bueno, esta vez aquello había sido beneficioso para Kai por lo que no se quejaba.

En cuanto la castaña nos abrió partió directo a abrazarme, como era usual y yo respondí gustosa el gesto, era casi gracioso que ella y yo éramos usualmente cerradas e inexpresivas con otros, pero entre ambas de algún modo actuábamos diferente, con mimos, abrazos y risas, en parte porque nos entendíamos y llevábamos muy bien. En fin, entramos y ayudamos un poco a arreglar todo pues como Nikolay y yo éramos muy puntuales habíamos llegado demasiado temprano, al menos yo no tuve problemas con ello y pronto vimos a más gente llegar al lugar, esperaba que esto saliera bien, era la primera fiesta a la que iba y sinceramente no estaba muy segura de como saldría o que pasaría, tampoco podía dejar de preguntarme si Nate se enfadaría nuevamente por plantarle o si simplemente me ignoraría o si… bueno, ya, no era tiempo de estar desviviéndome y partiéndome la cabeza por pensar en aquel energúmeno, decidí simplemente calmarme y disfrutar con Kai y Nikolay.
Akiyama Nozomi
Akiyama Nozomi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 239
Monedas Monedas : 641

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Tobio Kageyama el Mar Dic 30, 2014 7:20 pm

Cuando llegaba la Navidad, Tobio inmediatamente sabía que sus planes usuales se verían arruinados. Y es que en estas clases de fiesta, su madre se volvía más insistente en que pasara la celebración en familia. Por lo que tuvo que disminuir su tiempo de práctica para llegar a la hora acordada por su progenitora, pero tan pronto como llegó a su casa, no faltaba mucho para que anocheciera, había que mencionar, le avisaron que faltaban algunos víveres para la comida y dado que el padre aún no había llegado, le tocaría a él comprarlos si es que quería ver alimentos en el plato.

Dado que estaba con ropas deportivas se fue a duchar primero antes de colocarse la ropa para poder salir a hacer el recado. Unos minutos después estaba acomodándose el abrigo cuando la mujer de la casa fue a su encuentro cuando éste estaba bajando por las escaleras para entregarle el dinero, diciéndole cuando Tobio saliera, que no se demorara mucho. Saliendo solamente con la billetera, el celular y las llaves sin olvidar el método de pago, es que se pone a caminar por las frías calles, dado que al primer lugar al que fue estaba cerrado, por las fechas obviamente, no le quedaba de otra que ir un poco más lejos a ver si podía comprar lo pedido. Estaba cerca de llegar, cuando no sabe cómo, está siendo estrangulado del cuello por detrás mientras escucha una voz femenina que fácilmente reconoce. Primero, no entendía lo que estaba pasando. Segundo…como que el aire le estaba empezando a faltar para poder respirar. Tercero, no, no existía un tercero.

Intentó ver  quien era el causante de que estuviera en semejante situación, no fue mucho tiempo el que tardó, porque rápidamente apareció el famoso perro que llegó ladrando, lo quedó mirando fijamente y frunció el seño, ¿Un cachorro fue el culpable? Aunque debía admitir que era pequeño, y eso hacía que se viera un poco, sólo un poco adorable mientras no paraba de ladrar. Pero el agarre fuerte alrededor de su cuello hacia su efecto, que provocó sin querer que la mirada que le dio en respuesta al animal cambiara, fue tanto  que éste dio un último ladrido antes de terminar corriendo en otra dirección. Oh mierda. El quería acariciarlo, y se fue, maldición—. No pedí nacer con esta cara .—Gruñó por lo bajo para después escuchar lo que Kendall había dicho sobre una fiesta, y cuando por fin el agarre en su cuello se había soltado, pasó lo contrario—. Debo... .—Pero no terminó de decir lo que tenía que hacer debido a que el aire le estaba faltando, de nuevo, así que tendría que decir algo más corto para ver si lo soltaba—. No puedo...ir .—Dijo, aunque no hizo efecto porque la petición reiterativa se fortalecía por el agarre.

Pasó poco tiempo antes de que por su mente cruzara que a este paso terminaría diciendo sus últimas palabras, porque el agarre seguía con la misma fuerza sin aminorar—. ¡Iré, Iré, Iré!.—Finalmente tuvo que ceder, mediante una de...derro...oh, no, era difícil de pensar—. Tendrás que decirme el camino .—Tuvo que esperar un poco para la indicación y empezar a caminar con Kendall en su espalda.

Quién iba a pensar que sus planes se vieron cambiados por la delegada. A la primera oportunidad de escape, la aprovecharía. Durante el camino, el chico sólo pedía por las direcciones, y de repente, le preguntaba por cualquier otra cosa pequeña.  Pero el problema fue cuando llegaron, al chico casi le dio un tic facial cuando vio el lugar de destino—. ¿En serio? Qué conocidos qué tienes, Kendall .—Dijo  claramente porque era una jodida, jodida mansión. Tosió notoriamente para que la contraria se bajara de su espalda, a ver si ahora podía escapar cuando ella se bajara.  
Tobio Kageyama
Tobio Kageyama
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 69
Monedas Monedas : 2526

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Nikolay Ivanovish el Vie Ene 02, 2015 4:33 pm

Cuando me lo contaron realmente no podía creerlo, luego de años de intentarlo, de retos y perdidas enormes al fin el viejo había ganado algo en el casino, realmente pensé que ya se abría cansado pero no, y al parecer al  fin le dio al gordo y de qué manera, hoy temprano Kim llamo a Nozomi para contarle que el viejo había ganado una mansión completa con todo incluido jugando en el casino de la ciudad  y que ella daría una fiesta de fin de año, a la cual claro nos invitaba, así que empezamos rápidamente a arreglarnos para poder ir a la fiesta, como nos contó que la casa tenía un sótano lleno de tope a tope  lleno de alcohol de distintos tipos en vez de llevar vodka preferí llevar un equipo de karaoke que hace poco había comprado, así podríamos reírnos o sorprendernos de como cantan unos u otros, además de eso tenía algo planeado, el otro día llego un chico a la casa preguntando donde estaba Nozomi, y le conté, ya que sé que entre esos dos hay más ondas que olas en el mar, así que mientras caminábamos y sin dejar que Nozomi se diera cuenta le mande un mensaje de texto al chico invitándolo a la fiesta, quería ver como reaccionara mi compañera de piso y creo que ya es hora que ese amor/odio, deje de ser solo de pasillo y se haga oficial, así que ya   hecha la “travesura” encaminamos sin problemas hasta la mansión del viejo y mi prima.

rayos que gran mansión ,pensé para mis adentros, al entrar Kim y  Nozomi se abrasaron y saludaron afectivamente, realmente raro en Nozomi y Kim pero bueno así son las mujeres cuando son amigas yo me acerque al viejo a saludarlo, al fin y al cabo es el abuelo, tal cual como lo recuero solo nos miramos y nos saludamos como es costumbre en nuestra tierras –felicidades pensé que ya te habías retirado de estas cosas viejo- le dije felicitándolo – esto no se deja Nikolay, aun no volverás al ejercito? – me pregunto inquisidor y serio, el realmente se había molestado que dejara mi carrera militar por venir a estudiar aquí – no viejo, aun no vuelvo y  no creo volver –le dije y eso fue nuestra gran conversación luego de 3 años, como sea nos despedimos con un gesto y me acerque a saludar  a Kim que al fin se había despegado de Nozomi – como estas primita –le dije abrasándola y dándole vueltas en el aire, sé que le molesta por eso lo hice- gran mansión y espero una gran fiesta , traje un equipo de karaoke pro tu dime donde lo instalo –y le susurre al oído- y prepárate que esta fiesta viene con grandes sorpresas –y me fui a dejar las cosas a algún lugar para no cargarlas todo el rato con esto cargándolo, luego hicimos un recorrido guiado por Kim quien los mostro toda la mansión hasta llegar a la gran bodega de alcoholes de la gran casa, y Dios mío, realmente era de cabo a rabo alcohol, si no tenemos cuidado terminaremos todos con una resaca que llegue de Moscú a Siberia, luego de eso llegamos al gran salón donde decidimos poner el equipo de karaoke, que constaba de equipo de audio y un equipo de data para imagen en grande, realmente lo pasaremos genial hoy, al rato veo que seremos muchísimos en la fiesta y hay muchas personas que no conozco, así que me puse a conectar todo rápido para luego empezar la fiesta  y saludar a todo los que lleguen
Nikolay Ivanovish
Nikolay Ivanovish
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 73
Monedas Monedas : 1579

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Hiroshi Anzai el Vie Ene 02, 2015 7:34 pm

Sanción

Nikolay Ivanovish, quedas sancionado por postear en un tema de rol sin tener rango alguno, rompiendo las reglas del foro. Por la falta, se te ha quitado una barra de karma.



:All of me loves All of you:



An Eternal Bond Between Hearts:

Hiroshi Anzai
Hiroshi Anzai



Mensajes Mensajes : 4471
Monedas Monedas : 26189

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Emmett Lambert el Dom Ene 04, 2015 4:13 am

“Oye emme tengo una gran sorpresa! Y un favor que pedirte… “Solo recordar las palabras de Kai me hacían repensar la situación y arrepentirme de aceptar participar en esto que parecía ser una muy mala idea.  Una llamada por teléfono ese mismo día fue la causante de todo, la cría metida… quiero decir, mi nueva media hermana. Joder, que mal que sonaba, siquiera el pensar que ella y yo teníamos la misma sangre corriendo por las venas era algo detestable. Ella era literalmente una cualquiera ante mí… todo su ser  y su familia me valían, pero debía llevarme bien e intentar conocerla por pura obligación después de todo, por más malo que sea, Kai resultaba ser lo más cercano a un familiar que podría tener con vida.  Esa misma mañana me despertó su llamada, con su tan aguda e irritable voz  invitándome a una fiesta navideña esa noche, y claro, acepte con tal de que me dejase en paz. ¿Qué demonios había hecho? Ahora no me quedaba más que prepararme e ir a su nueva “mansión”… me pregunto si será cierto eso de la propiedad, Kai no tenía ni un centavo desde donde podía recordar. Como sea, la curiosidad podía conmigo y así acabe metido en todo esto, y con un encargo muy especial para el gran cierre.
Navidad atrasada y año nuevo adelantado, esta chica sí que estaba loca, pero poco a poco fui acostumbrándome a su estilo como supongo ella al mío. Siempre acostumbre a festejar las fiestas en compañía de mi personal y de Hanna, pero este año le había dado unas pequeñas vacaciones en crucero, como regalo por todo lo que hacía por mí, ya que si no fuese por Hanna, Kai siquiera me hablaría. Tenía la opción de quedarme solo en la mansión, o ir a fiesta y divertirme como en los viejos tiempos, después de todo,  vamos… ¿Quién me reconocería? Seguramente estaría plagado de  críos de prepa y gente perteneciente a la clase baja, no habría necesidad de preocuparme mucho.

Solo necesite una tarjeta de crédito y un viaje al centro comercial para estar listo. Tenía un par de horas antes de que comenzaran, así que me apresure a comprar ropa  y fuegos artificiales, no sería navidad sin ellos  ¿verdad? Cargue todo en mi auto y volví a ducharme rápido. Helaba fuera, y no podía aparecer con traje y corbata o seria el bicho raro de la noche, por eso había optado por un conjunto de chaqueta y pantalones de cuero, con chaqueta morada simple, mas algunos accesorios que acababan mi imagen. No me veía tan mal, podría decirse que hasta me restaban algo de edad.

Al mirar la hora, ya se habían hecho las 8:00 p.m. de seguro ya habría comenzado y yo aun en casa mirándome al espejo. Tome las llaves del automóvil y me dirigí a la dirección que me había mandado por texto, no estaba muy lejos de mi residencia… al parecer realmente se realizaría en una mansión. Al llegar quede impactado ¿cómo era posible? Estacione el auto y baje con  una enorme caja plagada de fuegos artificiales entre las manos. La puesta parecía estar abierta, seguro se la habría olvidado algún otro invitado, así que solo empuje la puerta y entre como si fuese mi propia casa, aunque no sin antes echarle una mirada a todo el exterior, fue una lástima que el clima no colabore con la situación, de otro modo la piscina hubiese sido una gran fuente de diversión. En el gran salón ya había algunas personas reunidas, al menos me alegraba no haber llegado tan tarde como creía. Busque a mi media hermana entre la gente, hasta que por fin di con ella, sonriendo mientras caminaba hacia ella – Ey, Kai! – llame su atención haciéndome oír a pesar de la música. Se encontraba junto a un par de personas, las cuales no reconocía a ninguna…no, miento, sí que conocía a alguien, había una chica que me resultaba sumamente familiar. – tú… tú no eres…- sus ojos azules me resultaban sumamente familiares, hasta que por fin salí de la laguna mental que me invadía y recordé su rostro- ya te recuerdo, noki… nozi…-intentaba recuerda su nombre- nokomi?...bah, que importa – bufe con picarda. Después de todo solo era una pobretona más, amiga de mi media hermana y gracias a ella nos conocimos tiempo atrás, aunque jamás pensé volver a  verla. Volví a Kai , ignorando a la castaña ojiazul por completo – Traje lo que me pediste- en una mirada cómplice, sacudiendo la caja de fuegos- Felicidades por la nueva mansión, debes decirme como conseguirte este lugar. Es realmente enorme- sorprendido, no podía hacer mas que felicitar a la cría
Emmett Lambert
Emmett Lambert
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 47
Monedas Monedas : 2537

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Kendall Köstem el Dom Ene 04, 2015 5:03 am

Cuando escuchó que Tobio iba a ir a la fiesta con ella sus labios no pudieron más que sonreír de alegría, desasiendo el agarre tan fuerte que le había proporcionado al cuello y soltando un sutil y ligero “gracias”. Quería bajarse de la espalda del otro, pero si lo hacía seguramente se le escaparía, así que como no vio molestia por parte de su compañero siguió en esa posición, era grato, se sentía bien ser llevada por otra persona y no utilizar las piernas para cansarse, esperaba que no fuera tan pesada o se lamentaría después por ser un tanto aprovechada. ¿Por qué era tan cómoda? La espalda del chico provocaba un relajo total en todo su cuerpo, llevándola a cerrar los ojos durante todo el camino que guió y solo abriéndolos para ver si iban bien encaminados.

Bien sabía ella que no era muy lejos, porque en minutos encontraron la inmensa casona que dictaba la dirección que le había dado Kai. ¿Imposible verdad? ¡Kai era multimillonaria! Casi se le cayeron los ojos por enterarse que ahí iba ser la famosa fiesta. – ¿Me creerías si te digo que solo conozco a una persona? –  Rió nerviosa, ocultándose en el hombro diestro del ajeno, era vergonzoso reconocerlo, pero sería una completa extraña entre quizás cientos de personas  deambulando por el lugar y más por ello estaba tan agradecida con aquel por querer acompañarla. – Pero tú estás conmigo ahora… así que podemos decir que conozco a dos  – Agregó con una sonrisa nueva, bajándose esta vez del y arreglándose un poco la ropa, ya que había quedado algo doblada por estar tanto tiempo aferrada.  

– ¡Así que por favor te pido que no me dejes sola! – Pidió una vez más tomando una de las manos de Tobio con ambas manos de ella para hacer más intensa su petición, los ojos los tenía iluminados, radiantes en una espera de respuesta positiva. ¡Debía ir con ella como guardaespaldas! – Incluso, para no sentirte incomodo podrías usar esto – Agregó luego, rebuscando en su bolso negro aquel gorro de navidad que tría para combinar con su traje navideño, pero si a él le servía entonces mucho mejor. Se vería divino y no esperó más, se lo puso con total confianza a pesar de que tuvo que ponerse en puntillas para llegar hasta su cabeza.

Fue ahí mismo que vio como algunas personas entraban con total confianza al recinto, ¡Era su oportunidad! ¿Esperar respuesta? Que se la dijera cuando estuvieran adentro, ahora solo aprovechar el minuto y no dejarlo ir. Lo jaló al interior.
Kendall Köstem
Kendall Köstem
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 2796

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Nate Adams el Lun Ene 05, 2015 11:23 pm

El día de Navidad le había mandado un mensaje a Nozomi diciéndole que venga a mi casa, sin embargo nunca apareció cosa que me sorprendió un poco. ¿A caso a esta chica le gustaba provocarme? Me había molestado tanto que no dudé en ir a su casa al día siguiente, donde me encontré con su compañero de piso, Nikolay, quien me dijo que se había marchado a… ¿Los Alpes Franceses? Oh, sin duda esta chica tenía agallas. Creo que fue la segunda vez de toda mi vida que me había cabreado así. ¿Tanto quería evitarme? Y lo más jodido era que le había comprado un maldito regalo de Navidad. ¿Por qué haría una cosa tan patética? Bueno, el caso era que si creía que podría evitarme y largarse como si nada estaba equivocada, muy equivocada. Su compañero de piso me ofreció un número para avisarme cuando ella vuelva del viaje, no obstante yo era alguien demasiado impaciente por lo que fui directamente a los dichosos Alpes para buscarla. Y no me costó encontrarla pues digamos que “llamaba la atención” con tantos tíos a su alrededor y que al parecer habían sido sus compañeros de cabaña. ¿Ya os podéis imaginar cuanto aumentó mi enojo no? Cuando ambos volvimos a la ciudad como ya se puede predecir tuvimos una pelea y ella se largó a su casa, volviendo a provocarme aquella jodida frustración. Maldita sea… No entendía como esa chica podía sacarme tanto de mis casillas.

Justo el día de año nuevo recibí un mensaje del número que me había dado Nikolay avisándome sobre una fiesta que se haría en una especie de mansión e inmediatamente le respondí con un gracias y que sin duda iría. La verdad es que tenía planeado salir aquél día y secuestrar a Nozomi pero cuando me enteré que ella también iría no tardé en darme una ducha para luego comenzar a vestirme con ropa más o menos presentable. La castaña ya me había evitado en Navidad, esta vez no volvería a pasar y aprovecharía la fiesta para hablar y aclarar las cosas de una maldita vez.

Cerca de las 8 salí de mi apartamento, ya completamente listo y primeramente me dirigí hacia un súper pues tampoco quería presentarme con las manos vacías, aunque no sabía bien lo que debía comprar. Bueno… ¿Alcohol de más nunca está mal, no? Así que cargué una bolsa de botellas de J&B, Jack Daniels y unas patatas para complementar, y llamé a un taxi para que pudiera llegar a tiempo a la fiesta pues pensaba que estaba haciendo algo tarde. Al llegar al lugar no pude evitar sorprenderme un poco pues joder… ¡Era una auténtica mansión! Vamos, yo de pequeño había estado viviendo en una pero esto era completamente diferente, era muchísimo más grande y ni qué decir sobre la enorme entrada. “Bueno, allá vamos.” crucé la puerta, adentrándome en aquél sitio tan grande. No conocía a nadie por lo que lo primero que hice al entrar fue buscar a Nozomi con la mirada. Y no tardé en encontrarla pues su compañero de piso llamaba la atención a primera vista y ella estaba rodeada de un par de personas más, una de ellas seguramente sería la organizadora de la fiesta. Dejé mi chaqueta en una de las perchas de la entrada esbozando una sonrisa ladina y no tardé en acercarme hacia ellos, manteniendo mi vista fija en Nozomi en todo momento. Desvié mi vista un momento hacia la otra castaña y dije:  – ¿Tú debes de ser Kai no? Increíble sitio para celebrar una fiesta, muy bonito. Felicidades. – esbocé una leve sonrisa y tras eso me dirigí hacia Nikolay saludándole con un apretón de manos. – Gracias por invitarme a la fiesta hombre, ni siquiera estaba enterado. – reí de una forma normal girándome a continuación hacia Nozomi. – Hey… Mia. ¿No esperabas verme? – alcé una ceja relajando los hombros y tras eso dejé lo que había comprado encima de una mesa que vi por allí. Volví a acercarme hacia ellos, esta vez poniéndome al lado de Nozomi y me incliné un poco hacia ella. – Increíble fiesta. ¿Eh? ¿Querías volver a plantarme? Siento que no te haya funcionado esta vez. – le susurré de manera que solo ella pudiera escucharme. Tras eso me aparté de ella y con una sonrisa dije: – Bueno, divirtámonos esta noche. –


Ropa de Nate(?):
Nate Adams
Nate Adams
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 152
Monedas Monedas : 1326

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Kai Aileen el Vie Ene 09, 2015 8:10 am

Un suspiro se escapo de mi boca ¿Por qué? Bueno tenía hambre…. Si como ese montón de comida a mi alrededor ¿por qué no comer un poco? Iba a agarrar un bocadillo cuando escuche la puerta sonar, oh vaya que temprano… ni modo me dirigí corriendo a la puerta  como era de costumbre y casi me resbalo por el piso de cerámica, al llegar a al puerta mire a “Zomi” y Nikolay no dude ni un segundo en lanzarme en abrazar a la chica casi por un segundo sentí que nos iríamos a caer pero no , la verdad no me importaba era extraño la verdad que me comportara de esa manera con alguien y ella también por lo general éramos frías ante otras personas pero con ella podía incluso abrazarla como niña pequeña, era como recibir el regalo que siempre quise aunque a veces creo que yo exageraba y la abrazaba demasiado o le cuidaba sobreprotectoramente pero la verdad es que no quería verla triste o que le sucediera algo y si alguien le hacía algo que la incomodara… jojojo el hijo de su gran madre yo misma me encargaría de que este comiera un buen pedazo de mierda así de simple ella era mi protegida y no dejaría que otro tonto viniera de repente solo a molestarla ; de tanto abrazarla me había olvidado que estaba mi primo cerca ¡Nah!  Bueno de todas maneras a él casi siempre lo miro pero de improvisto este me abrazo para luego dar paso a girar como loco grite como estérica solo pudiendo pensar “¡¡Hijo de puta bájame!!” ya que no lo pude ni articular una vez abajo sentía que las estrellas me llamaban después de que este me susurrara algo que no entendí muy bien ya que sentía que vomitaría aire porque no eh comido nada  pasamos a dentro y estos me ayudaron a arreglar algunas que otras cosas después de eso lleve a Nikolay y Zomi al sótano podía jurar que al ruso le brillaban literalmente sus ojos ¡¿Y a quien no eh?! Volvimos otra vez a la cocina aún era muy temprano para que viniera alguien así que me puse a darle  cariñosas y “pequeñas mordidas” en el brazo izquierdo de la castaña quien solo reía pero de nuevo mi estomago gruño delatándome que no había comido nada en absoluto, deje de morderla y le sonreí como si no quebrara ni un plato…me iba a regañara de eso estaba segura completamente

-Z-Zomi si fueras comida ya te hubiera comido ¿sabes?-

Reí nerviosamente creí que con eso apaciguaría el regaño cuando esta iba a abrir la boca para darme su sermón escuche una voz en la entraba ¡¡Bendita campana!! ¡¡Bendita voz seas quien seas!!  Salí corriendo de ese lugar casi con desesperación para el lugar de donde provenía mi anterior salvación, era una chica rubia quien solo me quedo mirando por lo agitada que estaba

-Hola por los momentos… no hay muchas personas….pasa a la…cocina… todos los cuartos están abiertos al público….-

Sentí que el aire se me iba y tuve que arrecostarme en la pared, mire de nuevo a la rubia y esta parecía algo asustada por mi condición, una vez recuperando todo el aire perdido le explique que me había salvado de un regaño gracias a ella al parecer después de esto se tranquilizo un poco, de nuevo me dirigí a la cocina la castaña estaba cruzada de brazos ¡sabía que era muy bueno para ser cierto! Una vez recibido el sermón y comer algo a vigilancia de ella me fui a uno de los cuartos a cambiarme con la ropa verdadera aún no llegaban todos pero comenzaban a llegar así que sin vacilar me puse La ropa y Los zapatos burros no sabía cómo usas el cabello así que lo deje suelto aunque después sufriría con los nudos que se formaran, lo único nuevo de esto era solo la ropa ya que los zapatos eran mis preferidos y casi siempre los usaba, baje de nuevo y habían puesto la música mire a Nozomi un poco pensativa ¿Qué le pasara? Agarre un bote de crema batida y me puse un poco fingiendo un bigote mientras de improvisto me acerque a ella, afine mi garganta para que me viera

-Señorita Nozomi discúlpeme por mi atrevimiento- trate de fingir mi voz como la de un hombre “refinado” de esos que parecían “educados” – La eh visto preocupada y no me gusta que este de esa manera, dígame,  algún caballo ¡Digo! Caballero ¿le ha hecho algo mi querida niña? Infórmeme para yo gustosamente mandarlo a comer vomito de unicornio, claro todo con “elegancia”-

Cerré mis ojos para no tratar de reírme por la estupidez dicha, abrir un poco los ojos para ver si la chica al menos tenía una pequeña sonrisa en el rostro y, si había logrado mi cometido ¿Qué podría estarle molestando? Tampoco podía meterme mucho en su vida personal pero… si algo le estaba afectado le ayudaría en lo que pudiera, muy pronto escuche un grito mire para atrás y era Emmett podía insultarle como lo hacían los hermanos y decirle “¡Hey idiota al fin vienes!”  O “¡Rubia golosa pero aún no me sentía preparada para decirle así a veces parecíamos gato y perro peleando pero creo que eso hacen los hermanos…oh mierda que raro es decir eso….en fin este se acerco y al parecer logro reconocer a Zomi pero un tic apareció en mi ojo izquierdo al ver ni la gran chucha le recordaba el nombre

-Nozomi-

Dije por lo bajo casi entre dientes si es verdad a veces se pasaba volvió a dirigirme la atención de nuevo y me mostro una enorme caja

“-Traje lo que me pediste, Felicidades por la nueva mansión, debes decirme como conseguirte este lugar. Es realmente enorme-”

Mi sonrisa no se pudo hacer más grande porque realmente no podía estirar más la cara, era el pedido que le había hecho en la mañana creí que no lo iba a traer pero ¡si lo trajo! Luego recordé que aún estaba el bigote de crema batida en mi rostro y me limpie rápidamente es un milagro que no me haya dicho nada pero esos milagros tenía que agradecerlos en silencio

-Te diré todo cuando ponga este hermoso regalo en un lugar que nadie le encuentre, porque si no… podíamos tener problemas-

Una vez escondido pretendía volver a donde estaban reunidos todos pero mire a cierta chica peliblanca acompañada de un muchacho… ¿de dónde se me hacia conocida?..¡Ah cierto!... o diablos ya parezco Emmett, era la chica que había ayudado de unos tipejos iba a ir a saludarla pero… ¿Por qué no asustarla? Seria hermoso ver su expresión de terror y que salga corriendo mientras grita; sacudí mi cabeza rápidamente ¿de verdad estaba sobria? ¿Pero qué diablos pasa por mi mente? No leeré “El Psicoanalista” por unos cuantos días

-¡Kendall!- trate de llamar su atención y corrí hacia su dirección pero en el trayecto me pare mal y Salí “volando”  cayéndole encima al acompañante de esta para rematar en el suelo - ¡Maldito hijo de puta suelo de cerámica! –dije casi gritando espero que no digan que soy una asalta cunas o peor que sea el novio de ella y piense algo erróneo, me levante también ayudando al chico disculpándome por lo anterior, no era mi intención caerle encima al pobre muchacho…debería dejar de correr como loca…si eso hare- Gracias por haber venido pequeña Kendall y.. Perdón por aplastar a tu pareja tengo que dejar de correr de un lado para otro o terminare haciendo algún que otro desastre por cierto las habitaciones de la casa están abiertas al público- mire un gorrito navideño en el suelo, lo recogí mientras lo limpia un poco y se lo puse en la cabeza al chico de nuevo, si más tonto ese momento no podía hacer, Kendall como si le hubieran echado fuego arrastro consigo al muchacho hacia donde estaban los demás pero rápidamente le agarre del brazo a esta deteniéndola –Pueden comer todo lo que ustedes quieran y beber también ¡pero! Solo ponche de frutas… no confundas los vasos de cerveza con el de frutas...no quiero que ninguno de los dos se embriague y termine cantando Narco corridos y sean famosos por You Tube haciendo el ridículo ¿Ok? – Era verdad seria gracioso verlos pero la verdad no me gustaría que eso me pasara a mi peor a ellos, rápidamente le solté y di una pequeña tal vez diminuta sonrisa, estos inmediatamente se fueron a la habitación con ruido.

¿Desde cuando era tan cansado organizar una pequeña fiesta? Me fui a uno de las gavetas que había cerca y la abrir había una cámara de video ¿pensaban que no iba a gravar esto? Jajajaja ¡Claro que lo hare! Quiero ver lo que puede suceder… y lo que me puede o no suceder a mí ¡da igual! Quiero ver a alguien tan borracho tanto que se suban a las mesas y canten  “Pluma gay” juro que me tiraría al suelo por el dolor de estomago provocado por la risa de ver tal acto, con tal de que no sean los chicos de primero creo que no hay inconveniente alguno, no se… me gustaría ver a Emmett y Nikolay cantando esa canción…No se me harían tan feliz con ese recuerdo en mi cámara y verlo todos los días que me sienta mal… seria una bendición ¡Una jodida bendición! , sacudí mi cabeza rápidamente ya que empezaba a oír que alguien cantaba  oh por favor que sea Emmett y Nikolay o al menos uno de esos dos oh por favor, me dirigí lo más rápido que pude al lugar pero solo era el anciano quien ya de por si se miraba lo suficientemente borracho estrenándose el Karaoke y cantando “Tu pirata soy yo” de Chayanne  algo desafiando y quizás con intensiones de conocer el suelo ya que se tambaleaba de un lugar a otro prendí el aparato rápidamente cuando despierte le mostrare todo el ridículo que habrá hecho esta noche los pocos que estaban trataban de no reírse otros simplemente pegaban carcajada al cielo y yo no era la excepción una vez que este finalizo agradeció al público y se desmayo cayendo al suelo, sentía que ya se me caía la cámara de tanto reír, una vez el anciano lo había puesto en un sillón agarre un Marcador permanente y comencé a dibujarle corazones y rayarle los ojos ¡soy una artista!

-¡Por cierto se me había olvidado decirles en esa caja azul de ahí hay marcadores permanentes que es difícil quitar con agua y hasta con crema lo digo por si miran a algún pobre dormido y quieren convertirse del día a la noche en artistas! –

Decía mientras le daba al viejo unos últimos retoques artísticos, después de sentirme una artista me fui a la mesa ya que sentía hambre pero de un momento a otro apareció un tipo que ni por cerca conocía, se que vendrían personas que tal vez ni por cerca conocía y la verdad no me importa pero este me daba mala espina ya que quedo mirando a la castaña fijamente este se acerco y me felicito por la fiesta para darle un apretón  de manos a Nikolay ¿con que era conocido del? Cuando este se acerco a Zomi y parecía decirle algo invadiendo su espacio personal, no lo soporte hasta se me quito el hambre que tenia, no vendría ningún hijo de la madre a intimidar a nadie y menos a ella, camine lo más rápido que pude y le empuje con el hombro a este tipo apartándola de él para luego abrazar a Zomi fingiendo que solo lo había hecho por accidente pero realmente… tenía ganas de estrellarle la cara contra la mesa

-¿Pasa algo? Espero que no porque… es una fiesta no quiero que pase de una convivencia tranquila a un rin de lucha no es así…-

Quería saber su nombre y terminar con esto de una puta vez, me valía una hectárea de manzanas si era conocido de Nikolay o no, si quería pelea la tendría.
Kai Aileen
Kai Aileen



Mensajes Mensajes : 1942
Monedas Monedas : 10737

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Ken Kaneki el Lun Ene 12, 2015 9:22 am

¿Qué pretendía hacer con su vida en año nuevo? Prácticamente nada, pues no era una persona de celebraciones. No es de extrañar que su navidad la haya pasado sólo en su departamento, viendo una mala película de terror hasta aburrirse de la asquerosa calidad de ésta. Por ese motivo, prefería los libros, y una buena taza de café caliente para pasar el invierno. Sin duda, bastante apropiado para su persona. Probablemente, algo similar habría sido su celebración, de no ser porque recibió una invitación a una fiesta por parte de su ¿prima?, o algo por el estilo, todavía no estaba claro del parentesco. La había conocido hace poco, acordaron un encuentro en un karaoke aunque ninguno disfrutaba realmente del lugar planeado. Sonrió ante el recuerdo, pues todavía creía que podían llegar a congeniar y llevarse relativamente bien. Siendo el caso... no, no tenía una excusa válida para decir que no. Estaba dispuesto a ir y quizá disfrutar la velada.

La buena noticia es que la celebración empezaría tarde, pronto al anochecer, así que se tomó el tiempo con calma. No se molestaría en arreglarse mucho, sólo su vestimenta habitual. Eso era, una camisa blanca y pantalones oscuros. No consideró apropiado llevar una chaqueta oscura con él esa vez, menos una corbata, eso daría una imagen de excesiva formalidad verdaderamente innecesaria. Ya tenía más que suficiente con sus uñas pintadas de negro y su cabello de tonalidad blanca, no querría llamar más la atención. Si estuviera lo suficientemente loco podría también vestir su máscara de cuero negro, con la sonrisa de dientes marcados cual máscara de Halloween. Pero no, era incluso menos apropiado. Ahogó una risa que amenazaba con salir al pensarlo, negó lentamente con la cabeza y continuó con su labor, sin permitir divagar más a sus cavilaciones. Por más tiempo que tuviera, no hacía bien en desperdiciarlo. Consideraba que sería buena idea, de todas maneras, tomar una pequeña merienda antes. Después de todo, aunque no estaba en sus planes beber, le desagradaba de sobremanera la sensación de hambre en su estómago. No dejaría que algo banal como eso menguara su buen humor.

Aunque su sentido de orientación distaba de considerarse malo, iba a admitir con pesar que le dificultó llegar a la dirección señalada. Principalmente porque no creyó que Kai viviera en la zona adinera de la ciudad, sólo pudo comprobarlo al hallarse frente a al edifico, que era literalmente en toda la extensión de la palabra una mansión. No estaba de más admirar con la mirada la inmensidad de ésta, antes de acercarse a paso cauteloso hacia ella, casi como si todavía temiera que se tratara de un lugar equivocado. Pero supo al acercarse lo suficiente, agudizando el oído, que por el ruido al interior definitivamente estaban celebrando allí. Incluso detectaba la voz de un borracho cantar, lo que era risible en muchos sentidos, aunque él apenas sonrió. Su semblante de neutralidad se mantuvo al cruzar también por la puerta de la casa, que estaba convenientemente abierta. Como si cualquier persona pudiera permitirse entrar y unirse a la diversión, de cierta manera se lo imaginaba. No iba a juzgar a nadie por ello. Y tampoco debía sorprenderle conocer a exactamente ningún rostro de los que lograba distinguir a esa distancia. Era lo que se esperaba desde el principio, estar rodeado de extraños y de música alta. No le molestaba.

Hizo nota mental, si se encontraba en el camino con su prima la saludaría apropiadamente. Por el momento, no creía encontrarla así la buscara entre toda la gente, así se resignó a caminar con paso lento dentro de la mansión. Sin llamar la atención, ni a estorbar a alguien. Su existencia absolutamente pacífica tenía como único objetivo acercarse a la mesa de comidas. Y tomar un vaso de lo que, suponía, era inocente ponche de frutas. Con cierto sabor amargo peculiar que le hizo fruncir los labios en principio, ¿no debiera de ser de sabor dulce?
avatar
Ken Kaneki
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2512
Monedas Monedas : 407

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Tobio Kageyama el Miér Ene 14, 2015 4:43 am

Apenas había escuchado las palabras de Kendall se la pasó por la mente que si ella conocía a dos personas, él estaba en un caso peor debido a que sólo la conocía a ella, una de cientos era bastante poco, no era necesario que hiciera cálculos para ver la realidad del asunto. Si se iba a ahora no tendría que vivir esa situación en carne propia, por lo que sus ideas ya estaban muy claras. Así que cuando la contraria se bajó, ya estaba pensando en excusa.

Pero no contó con qué sería rápidamente tomada una de sus manos y que le colocarían cara de cachorrito, porque a ojos de Tobio, era eso. Qué los animales parecieran odiarlo, no era reciproco, porque a él le gustaban, que la cosa no fuera correspondida, era otra cosa. Soltó un bufido como si la situación ya le hubiera cansado, y ni siquiera hubiera comenzado, iba a decir algo pero después ve que le colocaban un gorro de época navideña en la cabeza—. No me queda. —Dice, intentando ver el gorro pero sin levantar su vista, pero es en vano, aunque no lo ve, ya lo sabe. Pero Kendall no escucha razones y lo jala de nuevo al interior de la mansión.

Adiós libertad, adiós.

Lo primero que ve es la gran cantidad de personas que hay al interior, agradecía no tener problemas serios con eso, pero le hacía sentir incómodo, quería su propio espacio pero se veía imposible, de nuevo—. Mucha gente. —Dice aunque era demasiado obvio—. ¿Has encontrado a tu cono…?. —Se interrumpe de forma brusca, alguien había botado bebida al suelo y Tobio por andar distraído en periodo de negación de qué tendría que estar en una fiesta que no conocía a prácticamente a nadie, es que no se dio cuenta, y estaba a punto de resbalarse pero lo había podido evitar unos segundos antes de que sucediera lo cliché—. Casi, casi. —Como si hubiera un balón de volleyball que iba directo a su cara por error, y lo hubiera esquivado de forma exitosa, así lo había dicho. Pero la vida es cruel, y no ve a la persona que cayó encima de él, hasta que ambas están en el suelo. De nuevo por andar distraído. Bufa sin poder evitarlo, casi pareciendo enojado, pero escucha las palabras de la nueva persona, y está por levantarse rápidamente pero antes de que pudiera actuar, lo ayudan. Bien, eso fue extremadamente raro—. No era nece....Espera, ¿pareja? —Y es que la incredulidad es tan grande, qué se nota hasta en su cara, y no se da cuenta que el gorro que Kendall le había puesto antes de entrar a la mansión lo tenía de nuevo en la cabeza—. No somos eso. —Kendall lo mataría si eso fuera verdad, si ya algo la conocía por ser compañeros de clase. Pero tardíamente se da cuenta del comentario de las habitaciones y siente que su mandíbula se desencajó un poco, sólo un poco—. ... —Y ahí se queda sin palabras por eso, porque aunque lo podría haber dicho de forma cordial para comodidad como dueña de casa, que antes haya dicho lo de pareja, no ayudaba mucho a que el chico pensara bien.

Parece que en otra habitación había un caos por tanto ruido que había, y Tobio de curioso quería ir a ver para ver si así se olvidaba de todos los comentarios de la chica de cabello castaño, pero cuando se encamina ahí en compañía de Kendall, es que su compañera es detenida por la misma persona de nuevo—. No lo haremos.—Asegura sin duda, para él estando en un club deportivo, la bebidas alcohólicas no le gustaban en demasía, su madre la asesinaba si se enteraba de que bebió. Prefería evitarse esos regaños. Cuando la otra se va, se voltea a la chica de cabellos platinados—. Creo que esto ha sido lo más raro que he tenido que vivir. —Se encoge de hombros, ya todo se le estaba haciendo un poco bizarro, y sólo era el comienzo—. ¿Quieres ir a comer algo?—Pregunta, y en ese momento se acuerda de que su madre debe estar en casa enojada esperando el encargo de comida—. Demonios. —Y es que saca su celular del bolsillo para llamarle cuanto antes y se da cuenta que tiene 3 llamadas perdidas de su progenitora—. Bien, me van a asesinar. —Dice empezando a marcar el número de su casa, a ver si le daban algo de piedad y comprensión cuando escuchara lo que estaba viviendo.
Tobio Kageyama
Tobio Kageyama
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 69
Monedas Monedas : 2526

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Celestia Blackwood el Jue Ene 22, 2015 1:08 am

Alisó con la palma de sus manos una vez más los pliegues de su vestido rojo y dio una última vuelta frente al espejo antes de aprobarse ella misma; había estado fácilmente una hora eligiendo que atuendo debería usar y un par de rugosidades no iban a ser un impedimento para que ella usara su vestido favorito. A pesar de que realmente no era una ocasión especial y tampoco el clima estaba precisamente de su lado ella deseaba usarlo sin saber muy bien porqué, inconcientemente sólo quería lucirse en esa fiesta. Sí claro, sonaba extraño que ella asistiera a una fiesta pero ¿Qué podía hacer? Valeria la había invitado, pasar un tiempo juntas nunca le había parecido una molestia y a pesar de que no solía hacer esas cosas era lo que su amiga desaseaba hacer y ella, como siempre, no podía negarse a complacerla. Además estaba el hecho de que aquella fecha no era de suma importancia ¿Qué otra cosa haría más que estar con su familia como todos los años? Estaba segura que se lo pasaría mejor con Valeria y su padre no había estado en desacuerdo con que ella no esté presente en su hogar esa noche, no había excusas para no asistir. Casi obsesivamente volvió a verificar que su maquillaje esté decente y sonrió divertida ante la imagen que le devolvía el espejo ¿Esa era ella? ¡Era increíble como un fino delineado y un poco de lápiz labial claro cambiaba por completo su rostro! Pocas veces eran las que se maquillaba y definitivamente nunca se acostumbraría a verse de esa forma.

Una vez con su abrigo puesto y que las cosas típicas cómo las llaves y el móvil estuviesen guardados en sus bolsillos, partió rumbo al centro, punto de encuentro acordado por ambas. El airé frío chocaba sin permiso contra su rostro y sus ojos se cerraban cada dos por tres y aunque le molestara no iba a quejarse, de todas formas había sido ella quien había decidido caminar hasta el centro de la cuidad, no quería molestar a su padre ya que debía cuidar a sus hermanos, no obstante estaba claro que moría de frío y en ese momento deseaba haber viajado en su cómodo auto o por defecto, llegar lo más rápido posible al lugar de la fiesta para poder disfrutar del clima cálido. Llegó apresurada al centro, se había demorado bastante y lo que menos quería era tener a su adorada Valeria esperando en las frías calles; por suerte esta última aún no se encontraba en el lugar y aunque sus piernas se estuvieran congelando mientras esperaba ella prefería eso. Al cabo de unos minutos la morena se presentó y un efusivo abrazo por parte de Celestia fue lo que la recibió.

-¡Val, mi vida! Te ves preciosa, bueno… De hecho siempre te ves hermosa. –la aduló como solía hacer cada vez que la veía. –Vamos, vamos, hay que ir a comprar las cosas al supermercado antes de que se haga más tarde. –sonrió risueña mientras tomada con ambos brazos el de la chica, abrazándolo por completo y obligando con un leve empujoncito a que Valeria se moviera. Bien, el problema ahora era ¿Qué debía comprar? No tenía ni la menor idea, ella sólo se había ofrecido a comprar algunas cosas junto con su amiga por simple cortesía pero de allí a que sepa que debía comprar específicamente era otra cosa. Finalmente optó por la salida más fácil y compró, casi literalmente, las mismas cosas que la morena o podría decirse que intentó que así fuera; de todas formas no iba a preocuparse por aquel asunto, aquel tema era el más banal, por así decirlo.

Por último se dirigieron al lugar donde dicha fiesta se llevaría a cabo; lo primero que se le pasó por la mente al llegar fue “¿Qué clase de fiesta sería esa?” Pero le resto importancia a aquello, estaba allí para divertirse, no importaba donde ni como, el objetivo de esa noche era despejarse y pasar un buen rato con su amiga. Por otro lado, debía admitir que era una suerte que se dirigieran juntas a la fiesta, ella no sabía donde quedaba, lo único que sabía era que el lugar quedaba en la parte adinerada de la cuidad, pero con aquella poca información no podía hacer mucho. Ingresó con algo de timidez a la mansión, no iba a negar que todo aquello la cohibía un poco, además de que las multitudes nunca fueron ciertamente de su agrado, pero, como había dicho anteriormente, estaba allí para divertirse junto con Valeria. Fue allí cuando su mente paró en seco ¿Y ahora que haría? ¡No conocía a prácticamente nadie! ¡Y tampoco podía quedarse pegada como chicle a Valeria! Definitivamente estaba en un problema, supuso entonces, que debía ser algo más sociable o mejor dicho extrovertida, al menos sólo por esa ocasión.
Celestia Blackwood
Celestia Blackwood
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2239
Monedas Monedas : 4444

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Valeria Caprice el Jue Ene 22, 2015 7:15 pm

¿Qué estaba haciendo exactamente? ¿Quién era? ¿Cómo había terminado así? Realmente no lo entendía, estaba simplemente ahí, tirada sobre la mullida alfombra de su salón mirando el techo con ambos brazos estirados y las piernas semi separadas, su cabello semi ondulado y suelto se esparcía por el suelo sin caudal ¿Ella no odiaba que su cabello se ensuciara? Aunque claro, su piso nunca estaba precisamente sucio, pero eso era otro tema, lo importante era que no sentía deseos de moverse en absoluto, no quería mover ni un músculo ¿Por qué? Pues era simple. Tenía miedo. Sentía que en cualquier momento podría desbaratarse, eso era lo que en primer lugar la había llevado a tirarse al suelo de pronto, no quería levantarse y sentir nuevamente las piernas temblar ni quería mirar nada a su alrededor que le recordara la principal razón de su estado, el único problema era que no podía dejarlo completamente de lado aunque lo intentara con todas su fuerzas, aunque tuviera la mente en blanco mientras miraba el techo del mismo color no podía sacar esa asquerosa y reprimida sensación de dolor que oprimía su pecho sin compasión alguna, sencillamente no era capaz de dejar de sentir ¿Por qué no? Ella siempre hacía eso, solo que esta vez era diferente, muy diferente .

Finalmente no pudo soportarlo más ella no era una niña débil, ya no tenía tampoco 12 años, ¿podía vivir con esto, no? Después de todo “ella” no estaba muerta, solo enferma, aún tenía posibilidades ¿cierto? Ella aun podía sobrevivir si se cuidaba bien y Valeria se encargaría de que no le faltara nada, absolutamente nada. Era debido a esto que se había perdido de su viaje anual de “navidades” a Rusia, por eso seguía allí, estancada en un lugar que temporalmente no quería estar, aunque tampoco es que le hiciera especial ilusión viajar al gélido país pero ¿Qué más daba? Con pensarlo y pensarlo, darle más y más vueltas, lo único que conseguiría sería que le salieran hongos, respiró hondo y justo en lo que su móvil vibraba se impulsó para sentarse y, luego de unos segundos de mirar el móvil, levantarse haciendo uso de una fuerza de voluntad que solo conseguía contadas veces.

Tomó el móvil que yacía sobre un mesón más allá y miró de qué trataba, solo una breve notificación de actualización, nada importante, pero ver el móvil le dio una idea, ¿Qué era lo que siempre hacía para salir de su vacío mental? Como no, salir con alguien, divertirse, despejarse y distraerse como solo ella sabía. Buscó entre sus contactos, pensó en invitar a Brooke y Damon a algún lugar pero realmente no le apetecía, sabía que habían ido por navidad a un lugar en quién sabe dónde y de seguro seguían animados y empalagosos con ello, no tenía demasiados ánimos para estar con ellos esta vez, sin embargo una gran opción llegó tras pensar en cómo no deseaba estar en aquel momento con su pareja de amigos y sin tomarse más tiempo Salió al jardín para mensajear a Celestia, ni bien abrió la gran puerta de vidrio pudo sentir una ráfaga de viento que le heló la sangre, ¿hacía tanto frío? Claro que no, no era siguiera tarde, pero solo aquello pudo llevarle a la mente un desagradable momento de su infancia por lo que cerró con rapidez y se apoyó en la pared junto a la puerta, dejándose caer y aovillándose un poco mientras hablaba por mensajes con su morena amiga, en esto apareció Cher, su samoyedo, y se recostó a su lado dándole algo de su calor mientras la morena le propiciaba lenta caricias.

Pronto quedaron de acuerdo, una fiesta, eso era lo que necesitaba, sabía que a Celestia no le iban demasiado bien esos lugares llenos de gente pero al parecer su querida amiga había estado de acuerdo, lo cual la había aliviado de sobre manera, ahora solo debía hallar algo bueno. Y esto no tardó en llegar, al día siguiente se topó con una chica un tanto efusiva y que daba la apariencia  tener una edad similar a la suya, esta le invitó a una fiesta y por lo que escuchaba de ella no estaría nada mal, aunque le sonaba que estaba un tanto desorganizada y apurada con todo no prestó mucha atención y se decidió a invitar a Celestia, una vez que estuvo todo arreglado esperó que pasara el día jugando con sus mascotas y trabajando un poco. Pronto llegó el día, comenzó a arreglarse desde temprano, no se decidía qué usar pero finalmente optó por un vestido que había utilizado en una sesión fotográfica hacia unos días, después de todo, era navidad atrasada ¿no? Sería divertido y seguro que había más gente así, también decidió llevar otra cosa, mientras tomaba el vestido que usaría se había encontrado con unos accesorios de Halloween y con una ligeramente maliciosa sonrisa los empacó en una bolsita de tela, seguro que a Celestia le encantaría su regalo.

Pronto estuvo vestida y Maquillada con mascara de pestañas y ligero delineador de ojos para acentuar sus orbes, con una suave sombra beige con brillo, apenas algo de rubor y un labial permanente color rojo manzana que combinaba a la perfección con su vestimenta, colocó sobre el labial algo de brillo acentuando sus prominentes labios. Con esto listo solo faltaba el peinado, que no le tomó mucho tiempo pues solo era tomar su cabello y dejar caer sus rizos ya hechos desde antes. Ya lista caminó un poco en vaivén sonriendole al espejo antes de colocarse su abrigo blanco. Ya estás preciosa, ahora ve y diviértete, no pienses en estupideces fue lo que se repitió 5 veces mientras se miraba al espejo buscando imperfecciones hasta que estuvo satisfecha y salió al frío de la noche para encontrarse con su amiga.

Tras tomar un taxi no demoró más de 5 minutos en llegar, sacando el móvil y dándose cuenta que iba un tanto atrasada por haberse quedado mirando al espejo pensando justo las estupideces que no quería pensar en la fiesta, para descargar su mente y luego no estar idiota, no quería preocupar a Celestia en absoluto. En cuanto se dio cuenta de la hora caminó a paso apresurado hasta llegar donde la morena la esperaba, por el bello abrigo que su amiga traía no podía saber que ropa traía debajo pero estaba casi 100% segura  de que sería una prenda roja y con ello su “regalo” le quedaría perfecto. Ni bien ser divisada recibió un abrazo de su amiga, el cual correspondió sonriente e igualmente efusiva, Celestia nunca sabría qué tan reconfortante fue para Valeria aquel simple y sencillo abrazo. Pronto la joven se abrazó a la brazo de Valeria y esta le propició una sonrisa adorable, como siempre, antes de acariciarle un poco la cabeza con su mano libre y entrar a comprar cosas que llevarían por su cuenta a la fiesta, no sin halagarle de vuelta pues siempre bromeaban así entre ellas, aunque no era para nada una broma que consideraba a la joven una chica muy linda y adorable.

-¡No digas eso! A tu lado soy opaca mi vida, tú eres la luz de belleza que hace que nos miren-le comentó sonriendo mientras entraban al supermercado, siendo ligeramente jalada por Celestia aunque aquello no le molestaba.

Ni bien entrar al supermercado compraron un montón de cosas, más que nada dulces y golosinas, montones y montones de bolsas, veía a Celestia con un rostro extrañado por tanto azúcar pero su amiga pronto entendería su idea, aunque debían apresurarse pues dentro de un rato los locales comenzarían a cerrar. En cuanto terminaron de comprar unos cuantos –bastantes, más bien- comestibles y bebestibles, encargaron a un chico a que les acompañara hasta el taxi que Valeria había pedido, acomodaron las cosas en la guantera –más bien, el chico y el taxista lo hicieron- y Valeria pidió al hombre que les esperara unos minutos más, llevando a Celestia nuevamente a otra tienda. En cuanto estuvieron frente al lugar Valeria apuntó con un dedo y miró a su amiga

-¿Qué tal si llevamos algo de ánimo al lugar?-preguntó la morena al señalar una tiendita de fiestas, la cual vendía diferentes accesorios, entre los cuales no se cortó en comprar. Entre ambas compraron máscaras, collares hawaianos, lentes con formas graciosas, sombreros brillantes, pelucas y bufandas de pluma sintética en colores extravagantes y hasta uno que otro disfraz sencillo. También compraron piñatas, si, piñatas, para eso era tanto dulce, de esa forma podrían entretenerse un rato ¿era infantil? ¡Claro que lo era! Pero ¿qué más daba? Después de todo ni conocía a nadie ni le importaba lo que pensaran de ella, no es como si su reputación le preocupara mucho, después de todo estaba acostumbrada a que hablaran mal de ella en su trabajo por diferentes motivos.

Finalmente compraron todo lo que quisieron y volvieron al taxi, encaminándose a la fiesta sin mayores contratiempos. Ni bien llegar se encontraron con una fiesta ya armada, después de todo le habían dicho que comenzaba todo a las 8 pm y ya eran casi las 11 pm. El taxista solo les ayudó a bajar las cosas de lauto y se fue, por lo que la ojiverde miró alrededor y sonrió rápidamente, silbando hacia un lado y llamando casi inmediatamente la atención de un grupo de 3 chicos  que estaban conversando afuera, aunque no eran los únicos las demás personas andaban más alejadas.

-¡Hey, chicos~!-llamó con voz animada y ligeramente coqueta, sonriéndoles relajada-¿nos dan una mano por aquí? Traemos cosas para la fiesta-les comentó antes de guiñarles un ojo con naturalidad, a lo que pronto estos reaccionaron a acercarse y comenzar a tomar las bolsas pesadas para llevarlas adentro, llevándose un montón para verse machos y fuertes, lo cual ciertamente le causaba mucha gracia, pero bueno, le ahorraba mucho trabajo de carga asique con una sonrisa animada ella y Celestia entraron, seguidas de los 3 chicos que cargaban un montón de bolsas cada uno. Ni bien entrar les pidió que dejaran los comestibles en la cocina a 2 de ellos y al otro que llevara los accesorios al salón, como si aquella mansión fuera su propia casa, solo Valeria podría ser así de casual en un lugar que jampas había visto, pero ciertamente se sentía muy a gusto en ese tipo de lugar, la última vez que había visitado una mansión fue la de su casa en Italia por vacaciones y no podía negar que a vece extrañaba un poco el lugar, en fin, comenzó a repartir cosas que la gente de ahí no tardó en notar debido a los colores brillantes y muchos comenzaron a emocionarse, tomó a Aya de la mano para llevarla a la cocina con la bolsa que traía varias piñatas de distintas formas dentro para rellenarlas y buscar a la anfitriona que al parecer no andaba por ahí, pero entonces vio una cabeza que se le hizo familiar, ¿Acaso no era…? ¡Oh, sí! Ni más ni menos que su albino favorito, favorito para fastidiar, claro.

Soltó la mano de Celestia y le señaló al alto joven que les daba la espalda con un vaso en mano, sonrió y le dio la bolsa a su amiga guiñándole un ojo y se aproximó con cierto sigilo no muy necesario por los ruidos de la música, tomando velocidad hasta saltarle encima el Albino, abrazándolo por detrás, desde el cuello en lo que le saludaba.

-Koneko-chan~-fue lo primero que dijo al joven-¿cómo está mi adicto al café favorito~?-preguntó animada y luego se alejó del abrazo, girándolo y tomándolo de un hombro con una mirada inquisidora-espera, ¿Barbie te ha dado permiso para venir a esta fiesta?-preguntó en el tono más serio que le pudo resultar, como si hablara realmente en serio… justo antes de echar a reír, sabía que Celestia le había seguido asique seguro había escuchado su gran “saludo” hacia el joven, por lo que volteó hacia ella sonriente-mira mi amor, parece que nuestro lindo albino se está revelando-bromeó risueña antes de volver a girarse al joven y notar algo, pestañeando un momento y fingiendo curiosidad-¡Oh! No has traído tu máscara ¿es que Barbie no te dejó?-pero no le dio tiempo a reírse más pues divisó a la anfitriona de lejos-Ah, por ahí está la chica que nos invitó, iré a saludarla-comentó animada para ir al lugar, tomando de nueva cuenta las piñatas para llevarlas y mostrarle a la chica lo que se le había ocurrido. -¡Hey! ¡La castaña que corre para todos lados!-fue su manera de llamarle la atención-La fiesta se ve divertida-acotó sonriente-¿te molesta si le agrego un ligero toque?-preguntó levantando un poco la bolsa-lo demás está en la cocina, podemos meter más cosas si tienes-comentó divertida a la joven, ¿su nombre era Kai?
Valeria Caprice
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2152
Monedas Monedas : 515

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Kendall Köstem el Vie Ene 23, 2015 1:30 am

Todo era muy grande, muchas personas, la música sonando por toda la casa aunque no era su predilecta pero ahí estaba, tan punzante en sus oídos que se mezclaba entre el nerviosismo de perderse y pasar algún tipo de ridículo, por lo mismo no dejó ni un segundo de sujetar la muñeca de Tobio, siempre presionada que hasta juraría que en cualquier momento lo dejaba sin transito de sangre hacia los dedos. No supo bien como pasó todo, pero entre un vistazo hacia su izquierda al creer escuchar su nombre y regresar la mirada hacia el chico, ya éste estaba tirado en el suelo con una mujer encima. ¿Qué estaba pasando?  Tampoco se percibió que lo había soltado tan de repente y verlos a los dos ahí, fue un asombro de primera, rápidamente dobló un poco las rodilla y juntó las manos para ver como estaban. Se preocupó. – ¿Se encuentran bi…? – Calló de repente cuando ese maldecir se le hizo más que familiar, ¡Oh Dios Mío! Era ella, la chica que la había invitado a la fiesta y salvado de esos tipos feos del otro día.

Tomó postura y sonrió alegremente, pero como fácil llega la sonrisa fácil se va. ¿Pareja? ¿Había dicho que Tobio era su pareja? Mirar a su acompañante por un segundo fue inevitable, totalmente espantada por lo que había oído, ¡jamás! Ni siquiera se le había metido eso por la cabeza, ser novia de alguien que solo tiene mente para el voleibol y asusta hasta la criatura más inocente con su rostro. Nunca, ¿o sí? No, nunca. – No Kai te estás… – Trató de explicar junto con el otro, pero pareciera que sus palabras no servían de nada porque una nueva bomba era lanzada hacia ellos. ¿Habitaciones disponibles? ¡No debe hacer eso antes de casarse! Su rostro se tintó completamente de rojo, que tuvo que ocultar bajando el mentón y apretando los labios. No tenía previsto que ésta fiesta, era una fiesta para “esas” cosas. Tierra trágala. Se quería puro ir de allí, así que nuevamente tomó al pelinegro de la mano y lo trató de apartar, pero fue detenida por su amiga extraña y le advirtió que tuviera cuidado con los vasos, luego se fue. – Entendido, solo ponche de frutas… – Musitó bajo aún con un leve sonrojo.

Al fin pudo respirar tranquila cuando quedaron solos, soltando un aliviado suspiro. – Dímelo a mi…  de verdad lo siento... Qué vergüenza tengo – Habló sin querer mirarlo a los ojos, jugando con un mechón de cabello y mordiéndose el labio inferior, quizás que cosas estaría pensando el ajeno al traerlo a un lugar como éste. Iba aceptar la invitación a comer, cuando se quejó por unas llamadas telefónicas e instintivamente las asimiló con la madre del, así que sin previo permiso, confianza de toda la vida que recién floreció le quitó el celular de la mano y marcó. Sonaba. – Déjamelo a mí –  Dijo triunfante, agarrando uno de los brazos de su denominado guardaespaldas y llevándolo de aquel modo hacia el lugar de los aperitivos mientras esperaba que contestaran. Y lo hicieron. – Oh lo siento señora no soy su hijo Tobio, pero le quería agradecer lo caballeroso que es su hijo, me defendió cuando estaba en peligro y me cargó hasta mi casa porque me doblé el tobillo… por favor no se enoje con él. Juro que se lo mando cuando mi madre llegue, están considerado que no quiere dejarme sola. Si, por supuesto, seguro lo aprendió de su padre. – Miró al susodicho y le guiñó un ojo. – Es un encanto de persona. Como diga señora, cuando esté mejor pasaré a su casa para comer algo. ¡No vemos! Cuídese también. – Terminada la mentira cortó y le pasó el celular. – Listo, tienes permiso de llegar tarde y me invitó a comer un día de esto. Créelo le tomaré la palabra~  – Sonrió enseñado un poco la lengua a modo de travesura.

De pronto, entre la multitud lo vio, si, era él, su príncipe que la tiró a la zona de la hermana. ¿Qué importa? igualmente podría disfrutar del. Se despegó de su acompañante y le lanzó el abrigo junto con el pequeño bolso que llevaba puesto hasta el momento, luciendo su hermoso traje navideño y caminando entre las personas para hacer espacio, llegando sorpresivamente hacia el mayor de cabello platinado con un abrazo de frente, lo rodeo por completo de la cintura y apoyó la cabeza contra el pecho. – ¡Ken! ¿Qué haces por aquí? – Preguntó sin dejar de abrazarlo, sonriendo amistosamente y no dándole importancia a las chicas que estaban ahí, por el momento solo eran él y ella, nadie más. – ¡Ya sé! Supiste que estoy encantada y vienes a liberarme como todo un príncipe azul con un beso de amor ~ – Dramatizó a modo de juego muy infantilmente, pero igualmente cerró los ojos y alzó los labios hacia el rostro de su denominado hermano de nombre.

Siendo realista no esperaba que lo hiciera, pero le estaba pareciendo divertido así que no pudo evitar sonreír mientras esperaba por su beso para ser desencantada. – Kiss me – Musitó entre sonrisas traviesas sin dejar de abrazarlo.
Kendall Köstem
Kendall Köstem
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 142
Monedas Monedas : 2796

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Bianca F. Lopardo el Dom Ene 25, 2015 8:07 am

Su idea de pasar una Navidad común y corriente, hasta ahora, se le antojaba aburrida y cotidiana. Pero había decidido que por una vez en su vida pasaría una velada tranquila comiendo con su madre todas las delicias —más los postres— y quedarse hasta altas horas de la madrugada viendo viejas películas sobre la Navidad, tipo Mi pobre angelito, o algo así. Si, definitivamente era una buena idea, tratándose de su madre era capaz de pasar así la noche.

Sería una lástima que su madre prácticamente la corriese de su casa porque se había enterado de que había una fiesta, que quisiese que su hija tuviese un poco de vida social, ¿verdad que sí? Bueno, su madre tenía razón, no iba a negarlo; desde que había llegado a Sweet Valley no había hecho un solo amigo, ¿y eso era malo? Mucho, es decir, alguien como ella, tan alegre y "buena persona" no podría ser un antisocial, ¡debería de hacer un par por lo menos! Pero ella era un tanto orgullosa, así que no admitiría tan fácil que su madre tenía razón. y eso le tomó... ¿cuanto? ¿Media hora? No importaba, había perdido la batalla y en esos momentos estaba en su habitación escogiendo que demonios ponerse de ropa.❝¿Un vestido estaría bien? Bah, no voy a impresionar a nadie, me pondré algo lindo y cómodo y ya.❞ Hizo un mohín mientras cerraba sus ojos y fruncía el ceño. Al abrirlos, ya supo que ponerse. Su ropa era bastante bonita, sencilla y cómoda; en fin, ni se preocupó en ponerse maquillaje, se puso unas botas y se fue de allí. —Supongo que no hay manera de negarme... ¡Tendré que divertirme!— Se autoanimó mirando al cielo y empuñando una mano. Saludó a su madre con una sonrisa y un abrazo, antes de partir su madre le dio la dirección y le dijo que se divierta, cerrando la puerta en sus narices. Era como una sentencia que la tomaba por sorpresa.

Al entrar en la zona adinerada comenzó a sudar frío, es decir, no era un lugar para andar haciendo fiestas. —Al menos eso creía...— Le dijo, al aire prácticamente, avanzó el paso hasta llegar a la dirección indicada, y al verla, se le cayó la mandíbula; también, se le ocurrió compararla con su casa. ❝Sería una choza al lado de esta preciosura de mansión.❞. Las puertas, abiertas de par en par, la invitaban a entrar junto con mucha otra gente que no reconocía, ¡demonios! ¡Hubiese dado una excusa como esa para quedarse! Suspiró, no, ni siquiera el más fuerte podría con ella. Echó un último vistazo y entró.

Como no tenía con quien estar ni qué hacer fue directamente a beber algo, ni sabía que era, pero estaba horrible, tanto que casi escupía. —Blegh.— Sacó la lengua e hizo ese ruido que indicaba justamente lo que se había dicho antes, asco. Agarró fuertemente el vaso y miró a gente que iba y venía, mientras inconsientemente caminaba por los alrededores de semejante lugar, bebiendo de lo que ella creía que era ponche, porque no había otra cosa para tomar, o no que ella supiese. En fin, hubo un momento en el que algún tarado la empujó y cayó con vaso y todo, empujando también a otra persona. —¡Lo siento! ¡N-no ha sido mi culpa!— Dijo algo avergonzada, mientras de daba vuelta para ver a quien fuese que había empujado. Hasta percatarse de tres cosas, una, que su vaso ahora estaba vacío en el suelo, que las ropas del chico -no podía ser chica con ese cuerpo.- estaban mojadas y que el chico era un morocho de mirada fría, podría decirse que penetrante, y le daba un poco de miedo, no, mucho miedo. Tragó duro, la . —¡Lo-lo-lo-l-lo siento, de verdad! ¡U-uy! Y-yo... ¡S-si quieres yo te ayudo a limpiarlo! — Lo último no lo había dicho por cortesía, más bien por los nervios y el susto que se había llevado ❝¡O-oh, vamos, ya debería calmarme! Sólo es alguien de mirada fría, no creo que vaya a comerme, ¡hmp!❞ Inspiró y le mostró una sonrisa nerviosa al chicoy juntó sus palmas sobre su boca. —Soy un poco torpe, ehehe...— Luego se cruzó de brazos y frunció el ceño, mirando al suelo. —¡Aunque no todo es mi culpa! ¡Alguien me empujó!— Era gracioso ver esos cambios de humor que tenía tan de repente. Sacó de su bolso un pequeño pañuelo que siempre llevaba —pero porque su madre era una precavida y sabía que su hija era una torpe inútil— y se la ofreció al chico sonriendo más natural que antes, hasta que se percató del bolso que llevaba y del abrigo. —Hmm... ¿Quieres que te la tenga o te limpio yo?— Rió. Madre mía que lo que había tomado antes estaba dando una efecto de alegría y soltura en ella.
 
Off:
Entrando a rol de la manera más tonta posible, lo siento ;; Y si, a quien le tira cerveza(?) es a Tobio Es que le tengo amor al personaje y me aproveché, asadsd.


Última edición por Bianca F. Lopardo el Dom Ene 25, 2015 6:30 pm, editado 1 vez (Razón : Editado para hacerlo ver más pasable. -YOLO.-)
Bianca F. Lopardo
Bianca F. Lopardo
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 460
Monedas Monedas : 1400

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Kai Aileen el Dom Ene 25, 2015 7:44 pm

Entre una y otra cosa que pasaba a cada minuto lo de esta fiesta, los borrachos, que a cada minuto entrara gente desconocida  y que este tipo viniera a molestar a Zomi, bueno podría decirse que esto estaba empezando a crecer, mientras “peleaba” con la mirada contra este tipo una voz me llamo la atención, ignore por completo al muchacho y empecé a buscar al responsable de esta voz era una castaña de ojos verde creo… creo que había hablado con ella en fin mi memoria en estos momentos no andaba muy bien que digamos, maldita sea si sigo así más adelante padeceré de Alzheimer

-¡No hay problema! ¡Mejora esta fiesta todo lo que tú quieras! ¡Ah y por cierto si necesitas algo no dudes en avisarme! -

Bueno la verdad no sabía mucho de fiestas que digamos y yo solo quería que la casa terminara patas arriba y que uno que otro tonto terminara desnudo en la calle y claro que no faltara el que cantaban los narco corridos o el pluma gay, muchas cosas tienen que pasar en esta pequeña noche ¿sería eso posible? Dicen que si no lo intentas nunca lo sabrás y el que me gustaría con ansias que terminara desnudo, en la piscina y en la portada del periódico seria este tipo de aquí seguía sin saberle el nombre pero eso era lo que me importaba de menos, sin saber el porqué mire hacia una dirección…¿Kaneki? ¡Estaba Kaneki!  Por un momento no creí que viniera, mejor dicho no pensé que viniera, fue ahí que se me ocurrió una idea

-¡Oh Zomi mira quien está ahí vamos! -

Si venga la culpa a mí, estaba empujando a la castaña a otro lado sin saber si ella quería pero es que no me gustaba que estuviera cerca de este, le tome de la mano a la chica y la lleve conmigo a la dirección donde el peliblanco se hacia un poco difícil debido a la gente que había, me importaba un comino empujar a la gente lo único era llegar donde estaba el chico, para casi llegar quede paralizada al ver a Kendall tratando de darle un beso a Kaneki

-¡¡Kendall!! - solté la mano de esta y fui corriendo a quitarle de encima de Kaneki  ¿pero qué diablos pasaba aquí? ¿Estaba bebida?-Ken se que tienes mates de pedófilo pero no con Kendall señor- Aún estaba grabando con la cámara cuando me fije en el vaso que sostenía este… era cerveza, una sonrisa se formo inconscientemente en mi rostro jajajajaja oh si… no soy mala pero… -¡Kaneki primo mío, chico peliblanco no pedófilo acosador de Kendall, ya casi no tienes ponche dame el mismísimo favor de traerte otro vaso para que no te quedes sin disfrutar esta fiesta- tan rápido como dije aquello me dirigí a una mesa y escogí el vaso de vodka solo para arrebatarle el que tenia y darle ese -Espero que disfrutes la fiesta- agarre a la chica peliblanca de los hombros y la lleve donde a la mesa donde justo había agarrado el vaso me acerque al oído de esta sin que Kaneki se diera cuenta-Mira en unos cuantos minutos Kaneki estará borracho, no te apiades de él y si miras que está haciendo una tontería llámame que eso tengo que gravarlo ah y por segunda vez no confundas el ponche con las cervezas o otras bebidas si no te pasara lo mismo que a él- deje a esta ahí para volver con…un momento… ¡¿Dónde está Mia?! Miraba para todos lados pero no daba señal alguna ¿se abra enojado? ¡Claro que se enojo! ¡La arrastre sin pensar si ella quería irse o no! -Kendall espérame aquí por favor y no cometas alguna estupidez sin que yo me dé cuenta-

Salí en busca de la castaña aunque por unos momentos pensé que sería imposible por el montón de personas que había alrededor, esto me pasa por idiota ¿y si ya se fue? Ojala que no sea así preferiría que estuviera con aquel estúpido; pare repentinamente ¿Qué? No, no, no con el no menos con él, con otra persona pero menos con el si así era, no solo tenía ese problema el estar rodeada de muchas personas ya me estaba empezando a incomodar tanto que me pasaba la mano por el cabello muchas veces y ya empezaba a creer que Nozomi ya se había ido por completo ¿Por qué maldita sea tenía que ser tan jodidamente grande esta Mansión? 
Kai Aileen
Kai Aileen



Mensajes Mensajes : 1942
Monedas Monedas : 10737

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Akiyama Nozomi el Lun Ene 26, 2015 7:23 pm

En cuanto llegamos Kai nos dio a Nikolay y a mí un pequeño Tour por la casa, el rubio cenizo no pudo sino emocionarse con la variedad de alcoholes que poseían aunque a mí realmente no me importaba, no es como si yo bebiera mucho al fin y al cabo. Pronto terminamos el tour y nos quedamos en la cocina un rato, conversando cosas triviales con la anfitriona en lo que llegaba más gente, después de todo nosotros habíamos llegado demasiado temprano, idiota de mí que no sé nada de fiestas, pero bueno, Kai mordía con suavidad mi brazo como si de un animalito se tratara y la verdad me causaba mucha ternura, quien le viera no diría que era solo un año menor que yo ¿o es que solo yo le veía así de adorable? Bueno, realmente no importaba, no cuando escuché su estómago gruñir y me enteré de que no había comido nada, cosa que no pudo sino enfadarme, siempre tan descuidada consigo misma mi linda Kai. Pero cuando estaba por regañarla ¡Paf! Se me escapó para ir a recibir a alguien, bufé y vi a Nikolay reír.

-¿y tú de qué te ríes? Si no come como corresponde terminará por enfermarse, es tu prima, también deberías cuidarla más-me quejé con el ojiazul cruzada de brazos, era extraño, en general era mucho más fría pero con Nikolay siempre sacaba un carácter extraño, similar a lo que me pasaba con Kai pero con ella lo opuesto, era mucho más cariñosa y cosas así.

Pronto volvió finalmente Kai y puse las manos en jarra para regañarle y mandarla a comer algo, estábamos a dos pasos del refrigerador por dios. Luego de que comiera no avisó que iba a cambiarse de ropa y con Nikolay salimos de la cocina mientras le esperábamos, entre tanto me preguntaba si Nate estaría muy molesto por esto… después de todo ya sería la segunda vez que le plantaba, incluso había colocado por mera inercia su regalo en el bolsillo de mi abrigo, lo que me recordó, al meter la mano en el bolsillo, que ya era hora de quitármelo, después de todo aquí estaba más temperado y comenzaba a sentir el calor del ambiente que se llenaba lentamente, por lo que fui al perchero cerca de la entrada y colgué la prenda, quedando en mi casual Atuendo en comparación al de las otras personas que veía pasar, algunas traían incluso poca ropa aun con el frío de afuera, pero bueno eso no era mi asunto, pronto volví con Nikolay sin quitarme aun de la cabeza como estaría Nate, pero ¡Qué rayos importaba! Después de todo era sólo su culpa, si el no fuera tan imbécil… en fin, pronto volvió Kai… con un bigote de crema en el rostro y fingiendo ser un mayordomo, ay Kai… ella no sabía cómo me había subido el ánimo solo con esa bromita, no pude evitar comenzar a reír animada y divertida, tal parece que no era tan buena ocultando como me sentía frente a la castaña pues hizo eso porque me vió con mala cara, debía asegurarme de no hacerle pasar preocupaciones hoy, después de todo era una fiesta, su fiesta, y quería que la pasáramos bien

Llevábamos unos minutos con Kai cuando apareció el medio hermano de la castaña, si no recordaba mal su nombre era Emmett, pero realmente no me importaba demasiado, por las pocas veces que le había visto sabía que yo no le agradaba y por ende yo lo pasaba por alto, sin mencionar que lo consideraba muy engreido, asique cuando me habló sin recordar mi nombre no me extrañé ni me inmuté, miré hacia otro lado y tomé un poco de jugo que Kai me había dado amablemente. Mientras el rubio desviaba su atención a Kai no presté mucha atención y seguí mirando hacia otro lado, aunque al parecer a Kai si le molestó que Emmett no supiera mi nombre pues le vi medio molesta mencionando como me llamaba, le sonreí un poco a la castaña sin fijarme mucho y tomé otro poco de jugo, pero por este poco que tomé casi me atraganto, abriendo mucho los ojos al ver una silueta conocida. Pero no puede ser, no tenía como enterarse de esta fiesta, es demasiado temprano aun para que la notara por andar paseando, no puede haberme seguido ¿cierto? pensaba un tanto histérica, y es que ¿qué rayos hacía ahí Nate? Sentir su maldita mirada penetrante directamente hacia mí casi me hizo retroceder pero me quedé callada y quieta, desviando la mirada luego de unos segundos, fingiría que no me importa, después de todo seguro que era una coincidencia ¿no? Pero entonces llegó junto a nosotros y saludó a Kai, mirando de reojo pude ver su típica sonrisita hipócrita y molesta, esa que siempre ponía para parecer “un chico bueno” frente a quienes no conocía, sin embargo luego apreté mi vaso un segundo, frunciendo el ceño al ver como Nate y Nikolay se daban la mano, como si de buenos amigos se tratase. Fulminé con la mirada al rubio cenizo al escuchar a Nate mencionar la invitación, entonces era cosa de Nikolay, pero ¿Cómo rayos se conocían ellos dos? Pero no tuve mucho tiempo para pensar, ya que volví a sentir la mirada del ambarino que fingía tener ojos rojos. Apreté un poco la mandíbula desviando la mirada hacia él sin que mi rostro se inmutara, aunque por dentro era como un caos ambulante, su frase no pudo sino enfadarme, yo sabía que él venía solo para fastidiarme y esa frasecita suya solo pudo confirmármelo, justo antes de ponerse a mi lado para decirme algo más, maldita sea… el condenado sabía que no me gustaba que se me acercara tanto y siempre lo hacía como si nada, no pude evitar sonrojarme un poco por sentir su estúpida voz tan cerca, pero por suerte no estaba muy iluminado en donde estábamos asique no se notaba, mucho menos porque ante su cercanía yo desvié el rostro hacia el lado contrario, bufando un poco.

No tuve mucho tiempo de decirle nada pues pronto sentí como Kai me abrazaba cariñosa, por inercia fui enseguida a abrazarle también cuando noté que había empujado a Nate un poco, aunque sin mucha fuerza, para decir algo mirando al rubio de manera algo intimidante a mi parecer, creo que había malentendido un poco, aunque no era del todo mentira que Nate me intimidaba pero a estas alturas por razones que no era capaz de comentarle a Kai… no supe muy bien que decir, la castaña y el rubio se miraban en silencio, oh, conocía la mirada que Nate le proporcionaba, estaba molesto, muy molesto, pero solo su mirada lo demostraba pues permanecía quieto y con rostro casi imparcial, no sabía bien que hacer pues sabía cómo eran ambos, Nate era un chico polvorita pero Kai también lo era, no me extrañaría que terminaran peleando a los golpes y eso sí que no era una opción.

-Está bien Kai, es conocido mío, de la universidad-le expliqué antes de que siguieran con su pelea de miradas, alejándome un poco del abrazo de la castaña para mirarle, pero entonces una extraña morena llamó la atención de la castaña y esta fue hacia ella, al parecer le mostraba algo que había traído con ella, espera ¿esas eran piñatas de fiesta? Pero… ¿esas cosas se llevaban a lugares como ese? Bueno, no es como si yo tuviera mucho conocimiento, esta sería la primera fiesta de este tipo a la que asistía, lo más cercano a una “fiesta” a lo que había asistido fueron un par de reuniones de socios de mi padre y no era ni remotamente similar a este ambiente.

Fue entonces que la ojiverde se me acercó con una amplia y casi infantil sonrisa, abriendo una bolsa aparte de la que traía las piñatas y tomando de esta unos pares de lentes, colocándome por encima unos, frunciendo los labios y cambiándolos por otros, eligiendo unos de mariposa azules y colocándomelos como si nada antes de ampliar su sonrisa un poco más, si es que era posible.

-¡Ánimo! ¡Quita esa cara y disfruta la fiesta!-fue lo que me dijo antes de irse como si nada a seguir repartiendo cosas por el lugar.

Me quedé apenas un segundo quieta, pestañeando extrañada cuando sentí la mano de Kai jalarme y apuntarme hacia un albino, me parecía ligeramente familiar ¡oh! Era otro primo de Kai, vaya que tenía familia esta niña, si no mal recordaba su nombre era Ken, Kaneki Ken, creía haberlo visto una o quizás dos veces, pero seguramente él no me recordaría, no es como si hubiéramos hablado precisamente mucho hasta ahora. Pronto conseguimos acercarnos pasando entre la ya bastante gente que había ido llegando al lugar, me quedé un poco sorprendida al ver a una joven, también albina y con un traje de santa algo peculiar, en posición de besar al primo de Kai, este no tenía muy buena cara por lo que veía pero bueno, Kai me soltó para ir a separarlos, también había una morena de ojos cafés junto a ellos aunque ella se veía algo molesta, ¿Quizás era la novia de Ken? Pero bueno, eso no era de mmi incumbencia, sin embargo no tuve mucho tiempo para acercarme pues cuando iba a dar un paso al frente para saludar al primo de Kai sentí una mano rodear mi muñeca, ni siquiera tuve que voltearme para saber quién era pues conocía muy bien esa maldita mano. Apreté un poco los dientes y me vi obligada a voltear cuando sentí que me jalaba lejos de Kai y Nikolay, hacia otro salón de la fiesta, sin siquiera decir una palabra o voltear hacia mí, fruncí los labios mientras veía su ancha espalda en lo que me jalaba, apretando con algo de fuerza mi muñeca.

-¡Ya, suéltame Adams!-dije finalmente, haciendo fuerza con mi muñeca pero sin conseguir mucho, apenas que se frenara pues mi fuerza ni de lejos competía con la suya-¿Qué rayos te pasa? ¿Por qué me jalas así? ¿Acaso te debo algo o qué?-le espeté semi molesta, después de todo aun me sentía frustrada por lo ocurrido después de navidad, aquella estúpida discusión había arruinado todo y si no fuera por su estúpido orgullo las cosas quizás habrían salido muy… ¿pero en qué rayos pensaba? Si para él yo no era más que una diversión, alguien a quien fastidiar y de quien aprovecharse cuando se le daba la gana, era mejor no pensar más allá de eso. Bufé molesta y ya con el ceño fruncido-además de eso ¿qué se supone que haces aquí? No entiendo cómo es que tú y Nikolay se conocen-dije algo fastidiada, desviando la mirada. Seguramente ahora mismo Kai se preguntaba dónde estaba pues Nate ni siquiera me había dado tiempo a avisarle a la castaña que iba para otro lado.
Akiyama Nozomi
Akiyama Nozomi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 239
Monedas Monedas : 641

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Nate Adams el Mar Ene 27, 2015 2:28 am

El lugar parecía llenarse cada vez más, no me gustaba demasiado la muchedumbre pero supongo que aquella era una ocasión especial y tenía que aguantarme. Pude notar que la anfitriona de la fiesta me miraba algo mal, creí que eran imaginaciones mías pero cuando me empujó para abrazar a Mia pude darme cuenta que no lo eran. “¿Qué le pasa a esta?” alcé una ceja, dedicándole una sonrisa sarcástica mientras entrecerraba mis ojos. ¿A caso creía que iba a intimidarme? Oh venga… Ambos somos adultos y este jueguecito de “miradas asesinas” me parecía un tanto innecesario. Aunque claro, si ella quería guerra yo le daría guerra. Ya estaba lo suficientemente molesto por no poder hablar con tranquilidad con Zomi, ahora tenía que venir ella y dedicarme miraditas “intimidantes” que a mi parecer no lo eran en absoluto. Mantuve mi semblante inexpresivo, dirigiendo mis orbes hacia la castaña que estaba abrazando a Mia. Sin duda ya habíamos empezado con mal pie, cosa que me importaba realmente poco, como su opinión sobre mí. Después de todo no estaba ahí por ella, sino por Mia.

Alcé una ceja al ver como una morena se acercaba hacia Zomi para ponerle unos lentes en la cabeza. Y lo demás que traía… ¿Eran piñatas? En fin, no solía asistir mucho a este tipo de fiestas así que supongo que era algo normal. Había bajado mi mirada un momento, pero de repente volví a subirla algo sorprendido, poniéndola sobre la ojiverde que acababa de irse. Esperen… ¿Aquella no era la chica por la que me plantó aquella psicóloga, Karen, hace un tiempo? Me dieron ganas de pararla para preguntarle cómo iba su relación con ella pero me contuve ahogándome una risa sarcástica pues realmente no era mi asunto. Al salir de mis pensamientos, noté que la castaña había desaparecido de mi lado y al percatarme de que Kai se la estaba llevando hacia otra parte fruncí un poco mi entrecejo. ¿De verdad iba a intentar alejarla de mí? Maldita sea ni que fuera a hacerle daño o algo así. – Tsk. – mascullé entre dientes, comenzando a seguirlas. Como había dicho, si creía que podía evitarme, iba lista. Y me jodía tener que perseguirlas como si fuera un maldito perro. Si no fuera por mi altura creo que las habría perdido de vista. Pasé entre la gente, empujándola un poco. ¿Cuándo vinieron tantas personas? Di un suspiro y una vez divisé a Mia a pocos metros de mi, fui hasta ella y la cogí de la muñeca arrastrándola conmigo hacia otro salón de la casa, donde no había tanta gente. Rodé los ojos mientras escuchaba todas sus quejas tras mi espalda. ¿A caso en todo el tiempo que estuvimos juntos no aprendió que eso era inútil?

Dejé de caminar, soltándola y cruzándome de brazos mientras me ponía delante de ella y seguía escuchándola asintiendo con la cabeza. Cuando por fin acabó de hablar, di un suspiro clavando mis orbes en los suyos. – ¿Ya acabaste de hablar? Bien, ahora escúchame. – di un paso hacia ella mientras decía: – Primero, te jalo porque quiero;  segundo, no, no me debes nada y tercero, lo conocí cuando fui a buscarte cuando me dejaste plantado el día de Navidad. Fue muy amable por invitarme a la fiesta, le debo una. – me alejé un paso de ella, frunciendo un poco mis labios. – Además, el que se supone que debería estar cabreado soy yo, me dejaste plantado dos veces y aún así me evitas. – dije inclinándome hacia ella mientras la empujaba suavemente contra la pared. Llevé mis manos hasta arriba, colocándolas a cada lado de su cabeza y apoyándolas sobre la dicha pared, de modo que Mia quedaba atrapada entre esta y yo. Acerqué mi rostro al suyo, mirándola seriamente y le dije: – Mujer estúpida, cuándo comprenderás que ya no te trato como un simple juguete, si lo hiciera no te seguiría a esta maldita fiesta y no iría tras tuyo a todos lados como si fuera un jodido perro. – sin más, metí mi mano en el bolsillo del pantalón mientras sacaba un collar de oro blanco y se lo colocaba rápidamente en el cuello de la castaña. – Feliz Navidad atrasada. – susurré y en este momento, me alejé de ella poniendo una mano detrás de mi nuca dando un suspiro. Ni os imagináis la puta vergüenza que había pasado comprando el dichoso collar, tuve que pedir ayuda a la dependienta y todas las mujeres del sitio no dejaban de mirarme con sus miraditas y sonrisas burlonas. Maldita sea. Mi semblante volvió a su inexpresividad de siempre y volví a poner mis orbes sobre Mia. – Como no quiero arruinarte la fiesta te preguntaré algo. ¿Quieres que me largue? Si dices que sí, me iré y no me volverás a ver el pelo; y podrás divertirte junto con esa chica… Kai, que intenta intimidarme con sus miraditas de cachorro rabioso. – y así era, si ella quería que me fuera pues no me quedaría otra que hacerlo. Después de todo, ya le había dicho todo lo que quería decirle, no tenía más razones para quedarme, a no ser que ella quisiera… Pero claro, dudaba escuchar eso de su boca.
Nate Adams
Nate Adams
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 152
Monedas Monedas : 1326

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Jarek Dutkiewicz el Vie Ene 30, 2015 10:22 am

Nuevamente había llegado esa época del año tan esperada por algunos y odiada por otros. La gente regalaba cosas a sus más cercanos, quizá algunos jugaban guerras de bolas de nieve en las calles y hacían muñecos o ángeles en el suelo. Era la clase de momento en el que las personas… bueno, eran felices. O, por lo menos, fingían serlo. Excepto por las cenas familiares, puesto que era consciente de que una gran mayoría las detestaba. Pero, de cualquier manera, esa temporada era bastante movida y, para qué iba a negarlo, le era incluso agradable observar a algunos tan entusiasmados. Era curioso lo rápido que parecía pasar el tiempo, en realidad. Naturalmente, era de esperarse que por esas fechas se hubiera quedado leyendo tranquilamente en la comodidad de su hogar o algo parecido. Pero, por casualidades del destino, se había enterado hace algunos días de una fiesta sería celebrada, al parecer, en una gran mansión localizada en la parte adinerada de la ciudad. La entrada era libre, por lo que podían asistir los que lo desearan.

Por supuesto, lo primero que se le vino a la mente al enterarse de dicha celebración fue: meh. Pero en cuanto lo analizó con más profundidad, consideró que sería, no una buena, sino una magnífica idea mencionárselo a cierta pelirroja que conocía, por lo que le envió mensaje. «Hey, Char, tengo una proposición para ti. Pasaré por ti a eso de las diez, espero que estés lista para entonces. ~» Si bien no entró en detalles, sabía que Charlotte lo conocía lo suficientemente bien como para darse una idea de cuáles eran sus planes. Veinte minutos antes de la hora acordada él ya estaba listo; su vestimenta era de lo más casual, una camisa remangada hasta los codos con un pantalón de mezclilla negro. Por fortuna, la casa de la chica no le quedaba lejos, por lo que no tardó demasiado en llegar, y fue atendido con la misma rapidez. Miró con expresión divertida a la figura femenina que había aparecido en la puerta, y a continuación se inclinó un tanto solemnemente para saludar—. Buenas noches, madame. Espero no estés todavía decidiendo qué zapatos llevarte —bromeó de buen humor, guiñando un ojo.

Debía admitir que desde aquella vez que lo había hecho esperar tanto tiempo esperaba que a la pelirroja no le diera por repetirlo de nuevo—. Aunque sabes que estoy dispuesto a ayudarte en todo caso —se encogió de hombros, porque al fin y al cabo era cierto. Seguido de eso, avanzó al interior del domicilio en cuanto Charlotte le dio el visto bueno. Aunque creyó que quizá a estas alturas una explicación ya sobraría, no perdió tiempo y procedió a decirle a su amiga el plan que tenía—. Supongo que ya te imaginas el motivo de mi mensaje —comenzó—. Verás, escuché sobre una fiesta en la zona adinerada de la ciudad, así que pensé que podríamos ir a llevarles un poco de diversión a los invitados —le dijo, sonriendo con complicidad. Sabía que no se negaría a algo así, especialmente tratándose de una velada informal como aparentaba serlo. Aunque, desde luego, se encargarían de improvisar algo para amenizar el ambiente si se aburrían—. Así que saca esas llaves y andando. Pero me reservo el derecho de aprovecharme de tu motocicleta, de nuevo, por ser quien tiene la dirección —mencionó con expresión triunfal, levantando ambas cejas.

Esperó un momento a que su compañera terminara de alistarse para salir de la casa, y mientras ella se encargaba de cerrar la puerta del domicilio con llave, se colocó el casco para después subir al corcel de acero. La chica se acomodó en la parte trasera de la motocicleta, y recibió las llaves de la misma—. ¿Lista? —inquirió, girando levemente la cabeza, y en cuanto escuchó la afirmación de la contraria puso en marcha el vehículo hacia su destino. Conforme se acercaban al sitio observando que se trataba de una mansión realmente grande, lo cual realmente no era ninguna sorpresa a esas alturas. Estacionó la motocicleta en la zona destinada a ello al llegar, notando que ya había bastante gente tanto dentro como fuera de la residencia. Se quitó el casco para guardarlo junto con el de Charlotte en el maletero, y sonrió ante la vista panorámica de la enorme vivienda—. Veamos si logramos conseguir algo de diversión por aquí —mencionó a la chica a su lado, adentrándose en el lugar. Realmente no esperaba reconocer a alguien de allí, pero no importaba. La intención era divertirse y ya, aunque fuera a costa de los demás, que era lo que siempre hacían ellos dos cuando se encontraban juntos.
Jarek Dutkiewicz
Jarek Dutkiewicz
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 1273
Monedas Monedas : 593

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Karen Ellaway el Sáb Ene 31, 2015 11:27 pm

Año nuevo... Y yo sola en casa, con mi gato Nate en mi regazo mientras leo un libro sobre la psicología de los perros, en el que siquiera conseguía centrarme. ¡Diablos! Qué triste era aquello, era la primera navidad que pasaba absolutamente sola. En fin, suponía que era normal, no es que llevara demasiado tiempo viviendo en Sweet Valley. Además estaba el hecho de que la mayoría de la gente que había conocido allí eran alumnos y profesores, y el resto de personas no habían permanecido en mi vida durante más de una noche.

Lo peor de todo no era elsimple hecho de estar sola, sino aue no podía dejar de pensar en navidades anteriores. Aquellas que había pasado con mi familia, cn Erika, con Andrew... Y de repente la imagen de Valeria cruzaba mi mente. De verdad aue tenía ganas de darme de cabezazos contra la pared. ¿Cómo podía tenerme así esa chica? En ocasionas me preguntaba si no sería porque la situación se asemejaba con la que había vivido con Erika. "Ya Karen, deja de pensar idilteces" Me regañé a mí misma cerrando el libro de un golpe y asustando a Nate, quien se bajó de mi regazo.

-Creo que lo mejor será que me distraiga de alguna manera- Dije al gato, levantandome del sofá y acariciándole la cabeza. -Sino tu dueña acabará peor de lo que está, y una psicóloga pirada no creo que tenga mucho futuro- Entonces recordé que por el instituto había escuchado sobre una fiesta que se dabano muy lejos de mi casa ¿Por qué no? No hace falta ser psicóloga para saber perfectamente que mantenerme en casa pensado en mis desgracias no me iba a ayudar en absoluto. -Bueno, lo mejor será que me ponga mona y me largue cuanto antes- Me estiré y me dispuse a prepararme. Me duché y peiné rápidamente, luego fui hacia mi ropero eligiendo un vestido negro con un "ligero" escote. Realmente aquel día no iba con intenciones de llevarme a alguien a mi cama, no me encontraba de humor para ello. Cogí una chaqueta para el camino pues iría andando y hacia algo de frío. Cuando tuve todo preparado me puse en camino hacia la mansión donde se celebraba la fiesta.

Cuando llegué me quité la chaqueta y la colgué para luego adentrarme más, di un rapido vistazo a mi alrededor y... ¿Por qué a mí? De primeras veia a un par de chicas con las que había compartido más que palabras, al igual que otro chico... Ni siqiera recordaba sus nombres. Encima... Espera ¿Esa era Nate? ,Parecía ocupado con una chica, así que ni memolesté en saludarlo. Encima no solo eso... Valeria también estaba allí. "Perfecto, y yo quería distraerme." pensé para mí misma. Iba a necesitar mucho alcohol para aguantar aquella noche sin comenzar a darme cabezazos contra la pared, así que pronto me encontré con un vaso bien cargado en la mano. ¿Debería acercarme a halar con Valeria? No quería resultar pesada, pero por otro lado... Quería halar con ella. "Pareces una adolescente Karen, maldita sea. Tienes ya una edad" ¿Cómo podía seguir con esos patéticos lios? Sacudí la cabeza, al menos parecía que no era la más mayor por ahí. Lo mejor sería seguir a lo mío y esperar a ver cómo seguía la noche.
Karen Ellaway
Karen Ellaway
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 155
Monedas Monedas : 1805

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Akiyama Nozomi el Miér Feb 04, 2015 8:06 am

Realmente sabía que Nate ignoraba todo lo que le decía, pero simplemente no podía evitar hablar y mientras me jalaba me quité lo estúpidos y ridículos lentes justo para recibir la penetrante mirada del rubio frente a mí, comenzando a hablar y avanzando, obligándome a retroceder su paso sin dejar de mirarle mientras respondía lo que creí había ignorado, luego desvié un poco la mirada por lo de haberle plantado mientras metía mi mano al bolsillo en donde había metido nuevamente el regalo que en mala hora iba acarreando, ¿quién me mandaba a traerlo para todos lados conmigo? El regalo de navidad que nunca le di, sabía que eso no había estado realmente bien pero simplemente no había podido ir con él, no con la actitud que tenía hacia mí, como si fuera cualquier cosa que puede mandar y ya… y cuando sentí sus manos en mis hombros retrocedí por inercia, y bueno, eso era lo que él quería pues también me hizo algo de presión hasta que un par de pasos luego sentí la pared, ¿Por qué siempre terminaba así? Claro, era una completa idiota y me dejaba atrapar siempre por él, ¿A quién engañaba? Era lo que quería, que me atrapara, de algún modo no podía evitar desearlo y no era tan idiota para negármelo, aunque claro, a él eso no se lo diría.

Pronto sentí la cercanía, con su rostro acercándose desvié el mío hacia un lado, no podía mirarle a la cara y mantener la compostura, no a esa distancia. Y entonces, justo cuando me esperaba quizás un regaño o una nueva “orden” de quién sabe qué, justo ahí fue cuando abrí un poco los ojos sorprendida por lo que decía. ¿Realmente era Nate? ¿Nate Adams? Desvié la mirada nuevamente hacia él casi sin poder creerme sus palabras, si no conociera tan bien ese rostro y esa voz diría que era otra persona. Luego se alejó apenas mientras sacaba algo de su bolsillo y antes de que me diera cuenta estaba colocándome un collar, sí, un collar, nada más, nada menos. Me quedé pasmada unos segundos mientras escuchaba su “feliz navidad atrasada”, claro, ¿Cómo evitar sonrojarme? Aun no descubría la cura para ese mal, pero en este momento era lo que menos me preocupaba, bajé la mirada tomando el dije del collar para míralo un poco, por la posición y visibilidad del lugar era obvio que no podría contemplarlo del todo, sin embargo la superficial visión me deslumbró un poco, era completamente precioso. Rápidamente pensé en la dificultad que seguramente tuvo para comprarlo, después de todo él no era precisamente el tipo de chico que iba a comprar regalos para las chicas, más bien eran usualmente ellas quienes le obsequiaban cosas pero eso era lo de menos, volví a levantar la mirada hacia él cuando éste recuperaba su semblante usual, serio y frío, para preguntarme si quería que se fuera. Abrí la boca un segundo y la volví a cerrar, ¿estaba bien que se quedara? No podía negar que hablar con él bien después de aquellas dos estúpidas discusiones me alegraba demasiado pero ¿Luego no terminaría del mismo modo? Realmente no podía saberlo, no era adivina después de todo, pero antes de siquiera terminar de tomar la decisión noté que mi cuerpo ya se había movido solo pues había avanzado un paso hacia él y acercado mi mano libre hasta pellizcar con cuidado la camisa del rubio frente a mí. Mantuve la mirada en mi propia mano mientras sentía las mejillas algo más tintadas de rojo, sumado a mi pálido color de piel. Si no fuera por la baja iluminación seguro el ambarino lo notaría y se aprovecharía de mi vergüenza, además de no ser por la música de atrás seguramente escucharía mi corazón latiendo rápidamente por lo que agradecía el ambiente más de lo que podía esperar.

-Está bien…-fue lo primero que dije, un tanto bajo pero suponía que audible para él, antes de aclararme la garganta-Quédate-hablaba más seca de lo que esperaba, pero no podía evitarlo, tragué un poco de saliva mientras quitaba mi mano de su camisa y alejaba mi otra mano del dije de mi nuevo collar, bajándola hasta mi bolsillo-yo…-vaya, daba más vergüenza aun entregarle el regalo en la vida real, porque estaba claro que me había imaginado dándole su obsequio más de una vez, recreando su posible reacción sin estar segura de qué sería finalmente lo que ocurriría, tragué nuevamente saliva y me decidí-Yo también te compré algo-declaré finalmente, de acuerdo, estuvo bien, que no te tiemblen las piernas, Mía fue mi burdo pensamiento de ánimo justo antes de sacar de mi bolsillo la cajita roja que contenía el Presente para Nate-No preguntes porqué lo traigo conmigo-esto lo dije por impulso, después de todo no sabía que él venía, no tenía mayores razones para haber tenido eso conmigo. Luego suspiré mirando hacia un costado-Kai debe estar preocupada porque desaparecí de pronto, deberíamos volver, también debo aclararle que no eres peligroso-expliqué, aunque realmente lo que quería era escapar un poco de la situación pues me sentía demasiado avergonzada y tenía la garganta reseca por los nervios asique sin esperar respuesta comencé a caminar, aunque sin darme cuenta también había tomado la muñeca de una de las manos de Nate y ahora le jalaba conmigo inevitablemente. En cuanto volví a ver a Kai noté su rostro preocupado, por lo que solté a Nate y apresuré el paso hacia ella, siendo abrazada en cuanto la castaña me divisó mientras se disculpaba por haberme jalado y me decía lo preocupada que había estado de que algo malo me pasara, le sonreí confortablemente y acaricié su cabeza con gentileza antes de responderle.

-Está bien, no me pasará nada Kai-le tranquilicé un momento antes de desviar la mirada hacia atrás, al rubio que estaba un poco distanciado, como para darnos espacio, aunque no le veía muy contento, quizás realmente no quería quedarse y… oh, no, no era eso, pues cuando volví la vista a Kai noté que ella le miraba como si fuera sospechoso, ya… me aclaré un poco la garganta y le sonreí-Kai, no seas infantil, él es Nate-le presenté señalando al rubio en cuanto me alejaba del abrazo-es un compañero de universidad y me ayuda con una materia que se me dificulta, no es peligroso-le comenté con una suave y casi maternal sonrisa a la castaña que tanto adoraba, aunque no podía negar que yo sí le vía un tanto “peligroso”… pero eso era otro tema, no quería que Kai y él pelearan. Luego e esto suspiré y miré a una mesa-Voy por algo de tomar, un segundo-fue lo que dije para ir por algo para mi seca garganta, había muchos vasos servidos y sinceramente no me fiaba… tomé uno que se veía lleno y sin uso, olfateé un poco y parecía ser simplemente ginger ale asique respiré aliviada y me lo tomé de un trago seco, notando al instante mi error, no era idiota y sabía que eso no sabía a ginger ale, ni siquiera era ginger ale, era alguna otra bebida mezclada con vodka, por suerte por el poco sabor supo que era solo un poco del brebaje alcohólico, debía tener más cuidado a la siguiente y no tomarse vasos completos de una vez, después de todo el alcohol no era para nada lo suyo y no quería terminar como uno de los ya presentes borrachos haciendo escándalos. Tan pronto se repuso de su regaño mental volvió con su amiga y su… umm… ¿Amigo…? Realmente no encajaba para ellos… pero tampoco sabía cómo llamarle, era simplemente Nate y ya
Akiyama Nozomi
Akiyama Nozomi
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 239
Monedas Monedas : 641

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Valeria Caprice el Vie Feb 06, 2015 2:49 am

En cuanto tuvo la aprobación de la castaña sonrió ampliamente, viendo como esta se iba rápidamente tomó su móvil, había visto ya el lugar y notado que podía mejorarlo un poco con una pequeña ayuda, por lo que marcó un número y pidió ciertas cosas que pensó ayudarían un poco. En cuanto hubo colgado la rápida llamada pudo ver a una castaña que estaba por ahí cerca, una con quién Kai había estado hablando antes de llamar ella su atención y a la cual se acercó rápidamente al notar su rostro algo deprimido.

-¡Ánimo! ¡Quita esa cara y disfruta la fiesta!-fueron sus palabra de aliento en lo que buscaba algo adecuado para colocarle a la joven, encontrándose con unos lentes que le pareció quedarían bien para ella.

Luego de esto optó por irse rápidamente y seguir repartiendo objetos, entre collares y otros accesorios hasta que casi todas las bolsas estuvieron vacías, ahora casi la mitad de las personas traía alguno que otro objeto proporcionado y se veía todo más “brillante”, por lo que rápidamente volvió con Celestia, a quién solo había dejado debido al encuentro con su amigo albino pues de otro modo la habría arrastrado con ella a hacer de repartidora. Cuando llegaba pudo notar que la anfitriona, Kai, estaba entregándole un vaso al albino. Enarcó una ceja levemente, eso le dio mala espina rápidamente, Valeria podía oler a kilómetros las malas intenciones y esa chica casi traía un aura malévola tras ella mientras le sonreía como si nada a su amigo y alejaba a una desconocida albina hacia la mesa para hablar con ella, nuevamente ¿Acaso Sweet Valley era la ciudad de los albinos? Pero bueno, tampoco es que le molestara esto, solo le parecía curioso. El punto era que seguramente el vaso entregado a Ken era seguramente alcohol camuflado, la sonrisa de Valeria se hizo muy amplia mientras se acercaba a sus amigos justo cuando Kai y la desconocida albina se alejaban.

-Amores míos~ ya he vuelto-anunció animada y sonriente, justo antes de ir a la mesa y tomar con cautela un vaso con ponche y uno con ron cola. En seguida volvió junto a ellos y le ofreció el ponche a su morena amiga, acercando su propio vaso al espacio central entre ellos-¡Propongo un brindis! Por este fortuito encuentro y una divertida noche para todos-dijo animada-¿Qué mejor manera de comenzar la noche que con un vaso al seco?-preguntó casi con inocencia-¡Salud!-fue lo que dijo al chocar los 3 sus vasos y comenzar a beber cada uno su vaso por completo, Valeria no tenía problemas pues tenía cierta resistencia al alcohol y sabía cuándo era su límite, además debía admitir que a pesar de ser una fiesta cualquiera, el sabor del ron era bastante bueno, casi un desperdicio combinarlo con tan solo coca cola, pero bueno, en cuanto se terminaron todos sus vasos de lleno Valeria sonrió y asintió-¡Así me gusta! Ahora sus premios-dijo animada sacando de una bolsa que aun quedaba un objeto que no permitió que vieran.

Pronto le colocó el objeto en la cabeza al joven rápidamente, rebelando una diadema con un par de orejas pegadas a ella, tras esto tomó un par de guantes que obligó al joven a colocarse, tampoco es que le costara demasiado pues él estaba momentáneamente ido debido al alcohol recientemente ingerido de golpe, tras esto prefirió dejarlo así, pues el Disfraz completo sería mucho para él, suerte que había traído en diferentes colores y formas pues ahora tenía el ideal para su amigo, si Jarek estuviera cerca también tendría uno para él incluso. Tras esto volteó hacia Celestia que reía animada por la nueva apariencia del albino y sonrió ampliamente.

-No creas que me olvido de ti, amor mío-dijo de una manera casi siniestra, dando un paso hacia la joven y desabrochándole su abrigo, dejándolo sobre un mueble que quedaba ahí mismo antes de desabrochar su propio abrigo para sacar el paquetito en donde traía el regalo para su amiga-¡Te verás preciosa!-dijo en seguida, pues como había sospechado la joven traía un atuendo rojo, y no cualquiera pues era un bello vestido ceñido, el cual quedaba perfecto con lo que Valeria comenzaba a colocarle en la cabeza y demás, quedando tras unos momentos su Atuendo completo, no pudo evitar reír un poco ante el sonrojado semblante de su amiga-¡Te vez genial!-fue su halago antes de comenzar a quitarse su propio abrigo, rebelando sin el menor pudor su precioso traje de santa Claus femenino antes de acomodar las mangas de este y ampliar su sonrisa por la mirada algo avergonzada de Celestia-¿Qué tal? ¿Me veo bien?-preguntó haciendo una ligera pose y girando una vez sin prisa, antes de volver a mirar al a morena-aunque no importa cómo me vea, pues sigues siendo tú más bella que tu humilde servidora-acotó haciendo una ligera reverencia a modo de broma, y justo cuando se levantaba pudo ver una silueta conocida que le hizo voltearse-¡oh! Espérenme un minuto, cuiden los abrigos un momento-dijo mirando de reojo a los jóvenes antes de dirigirse hacia quien había llamado su atención, apresurando el paso para impulsarse y saltar sobre el joven que había reconocido por su cabello, postura y estatura, no había duda de quién era.

-¡Tobio-kun~!-fue su gran saludo al abrazarse a su cuello, ¿era una manía? Probablemente, pero era usual en ella hacer eso, más bien, era su modo característico de saludar a sus amigos-¿Qué haces por aquí?-preguntó tras darle un beso en la mejilla a modo de saludo, justo antes de notar su expresión algo cabreada y mirar al frente, donde una chica bastante linda y adorable les miraba algo confundida o eso pensó al verla-¡Hey! Tranquila lindura, él no muerde-acotó bromista mientras señalaba con el dedo índice de una mano el rostro del moreno amante del Voleibol, antes de bajar de su espalda y ponerse a su lado, notando la mancha en su ropa-Oh~ asique se chocaron-comentó señalando la obvia mancha antes de mirar nuevamente a la joven para ver en su mano el vaso casi vacío. -La anfitriona anda por allá, sécalo un poco mientras voy a preguntarle si tiene algo de ropa para que se cambie-le comentó relajada, siendo una mansión tan grande seguro que había algo de ropa de sobra. En seguida partió en la búsqueda de la castaña pero en eso divisó otra figura conocida ¿Era una broma? ¡Estaba ahí! -¡Cone…!-estaba a medio llamado cuando notó un poco más atrás a una morena alta y que llamaba mucho la atención, ¿En serio? ¿Karen también? Recordó brevemente los incómodos términos en los que habían quedado antes de las vacaciones y frunció un poco los labios, debía disculparse y hablar con ella sobre eso, de todos modos la fiesta no era para preocuparse, avanzó sin pizca de duda y llegó frente al pelirrosa en primera instancia, parándose en seco frente a él y sonriéndole como si no matara una mosca antes de sacar de la bolsita que aun traía unas Orejas para colocárselas rápidamente y sacarle una fotografía antes de que éste pudiera quitárselas.

-Bienvenido a la fiesta, conejito~-dijo animada y divertida guardando su móvil antes de que se lo quitara-Disfruta la fiesta y no te sientas raro, que todos traen cosillas puestas-le comentó antes de notar a su acompañante-¡Oh! Mucho gusto, ¿Eres amiga de Jar? Mucho gusto, soy la dueña de este conejito malhumorado, espero que se porte bien contigo~-le saludó extrovertida y risueña antes de desviar su vista hacia Karen nuevamente y bufar internamente, no le ignoraría-Bueno, pasen una buena noche y cuidado con los ebrios~-comentó retirándose hacia la morena que caminaba como distraída. En cuanto llegó frente a ella sacó otro par de Orejas que le puso enseguida, tomándole las manos para ponerle los guantes, sabía que ella se dejaría “vestir” sin problemas-Bienvenida, Karen, ¿Viniste a pasar un buen rato?-le saludó como si nada, no era momento de hablar cosas serias, era una fiesta al fin y al cabo-¡Oh! Rayos…-miró de repente hacia un lado, Tobio… Casi se le olvidaba, volteó nuevamente a Karen-Debo hacer algo, nos vemos en un rato-le dijo con una sonrisa antes de salir casi corriendo hacia el otro lado, buscando a la anfitriona hasta verla junto a la castaña de antes y un desconocido pero atractivo rubio-¡Hey, Kai! ¿Tienes ropas extras, no? Necesito una camisa para hombre, ¿Dónde puedo sacar una?-La joven parecía atenta a otra cosa, quizás estaban en algo importante y ella llegó a interrumpir pero poco le importaba, la joven le señaló un cuarto y Valeria se dirigió hasta allá, encontrándose una habitación-armario por el pasillo y sacando sin fijarse demasiado una camisa que le llevó en seguida a su moreno amigo-¡Ya! Aquí tienen-dijo entregándole la prenda a Tobio y colocándole a la desconocida junto a él unas Orejas que le pareció le quedarían adorables, y así fue, pues se veía bastante linda. Le sonrió gentil y casi maternalmente antes de volver a su denominado “hijo”-Mi niño, hay un baño por el pasillo, volteando a la derecha si mal no recuerdo-le comentó para que fuera a cambiarse y volvió con Celestia y Ken.
Valeria Caprice
Valeria Caprice



Mensajes Mensajes : 2152
Monedas Monedas : 515

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Celestia Blackwood el Sáb Feb 07, 2015 11:04 am

Juntó sus pequeños pies vestidos en tacones medios altos y esperó, tiritando del frío, por la aparición de su adorada amiga. Debía admitirlo tal vez exageraba y el frío no era del todo tan crudo como ella lo describía, pero en su caso particular, siendo ella mucho más sensible a aquellos climas, sentía que pronto sus delgadas piernas comenzarían a desprender hielo. Valeria no se hizo rogar mucho, a los minutos apareció frente a ella, correspondiendo gustosa su abrazo y palmeando suavemente su cabeza; no lo iba a negar, aquel simple gesto le daba  una imagen de niña pequeña siendo reconfortada por su madre, pero poco importaba, Celestia adoraba esa muestra de afecto y más si venía de la morena que parecía llenarlas siempre de amor. –Claro que no, tú siempre serás mucho más linda que yo. –admitió con una mueca que parecía mostrar enfado, aunque claramente era fingido, pero no dijo más, sabía que si comenzaba a “discutir” con ella otra vez sobre el asunto nunca se terminaría, esas peleas entre ellas eran infinitas y acababan sólo cuando alguna de las dos se cansaban de sus teorías incoherentes. El siguiente paso ahora comprar los comestibles y bebestibles, aunque la mayoría de cosas que compraron eran dulces y golosinas y más que nada accesorios para animar la fiesta, collares, lentes y disfraces extravagantes entre cosas.

Cuando llegaron finalmente al lugar Celestia no pudo hacer más que observar asombrada la mansión, había personas por doquier y la música se escuchaba hasta en el más recóndito lugar, definitivamente aquella sería una fiesta “al estilo película”. Acabó su minuciosa inspección sólo cuando escuchó el silbido de Valeria llenar sus oídos y al ver como tres muchachos desconocidos tomaban los accesorios y la comida repartiéndose entre sí las bolsas para llevarlas por ellas al interior del hogar, dejándolas donde Valeria les había ordenado. Río despacio ante la actitud de su amiga, la forma casual y natural con la que actuaba sólo dejaba en claro lo acostumbrada que estaba a lugares así, al contrario de ella, que a pesar de encontrarse en una buena posición económica no estaba acostumbrada a lugares tan extravagantes y amplios como aquellos. A pesar de lo que ella había pensado, hasta el momento se encontraba pegada a Valeria como si fuera una extremidad más de ella, siendo arrastrada por la muchacha por todas partes, dejando en su debido lugar los comestibles y bebibles y los collares, sombreros y bufandas de colores. Aunque realmente el hecho de estar de un lado para otro siendo jalada de la mano por su amiga no le molestaba, de todas formas ¿qué haría si no estuviera con Valeria? Probablemente ida entre tanta gente, bebiendo algo, o mejor dicho, ni siquiera estaría en el lugar si no fuera porque su amiga lo encontró.

Se encontraba concentrada en la tarea de ayudar a su amiga a encontrar a la anfitriona de la fiesta, buscando con la mirada entre toda la gente, hasta que el agarre de sus manos se soltó y su mirada volvió rápidamente a ella quien con una sonrisa señalaba a una persona algo particular destacando de los demás por el simple decolorado en su cabello; no necesitaba pensarlo dos veces, ya sabía quien era, después de todo ¿Cuántos albinos podría llegar a haber en Sweet Valley? Siguió casi con el mismo sigilo a su amiga, permitiéndose soltar una carcajada cuando saltó de improviso directo al cuello del albino. La sonrisa se le instaló en la cara, estaba segura de que observaría otra escena de burlas y comentarios con tono ligeramente mordaz; estaba en lo cierto, era bastante predecible, que se le iba a hacer, a Valeria le encantaba burlarse de la gente y ella  no podía hacer más que reír despacio ante sus bromas. Vio  aún sonriendo como su amiga se alejaba con la excusa de ir a saludar finalmente a la dueña del lugar; de acuerdo, era su hora de saludar apropiadamente al albino. Giró su rostro mostrando una sonrisa risueña, levantando la mano en el proceso para poder saludarlo, pero quedó a la mitad de su ademán ya que fue interrumpida por una estrepitosa albina que pasaba totalmente de ella y abrazaba con suma confianza a Kaneki, como si se conocieran de toda la vida. ¿Quién es? Parece un elfo navideño ¿Por qué lo abraza con tanta familiaridad? ¿Por qué apoya la cabeza en el pecho de mi Kaneki? Sí, suyo, al menos así era para sus adentros, claramente nunca lo admitiría en voz alta ni mucho menos, pero eso no tenía importancia ahora, lo que más la alarmaba era ¿Por qué está apunto de besarlo? Quería alejarla, tenía que alejarla, aunque no fuera propio de ella pero… ¡Estaba celosa! ¿Por qué esa albina podía abrazarlo con tanto vigor y ella no? Apretaba los puños con fuerza para contenerse y debía aceptar que si no fuera por la intromisión de una desconocida hasta hubiera tomado a la muchacha del brazo para alejarla; agradeció entonces mentalmente a la castaña de pelo largo por dos grandes razones: había hecho lo que ella hubiera deseado y le ahorró la vergüenza que hubiera pasado.

Antes de que pudiera reaccionar, Valeria se encontraba frente a ellos otra vez, ofreciéndole un vaso con alguna sustancia que desconocía. Lo aceptó con una sonrisa cálida y luego del brindis lo tomo hasta dejar el fondo vacío, su sabor era algo amargo pero poco importaba, necesitaba tapar su levemente enrojecido rostro con algo. Su nariz se frunció un poco al tacto de la bebida y tomó con más fuerza el vaso como si eso fuera a sacar el sabor áspero que le había quedado en la boca, pero sonriendo al final ante el aura animada que tenía su amiga, otra vez, agradeció el haber aceptado salir con ella, se veía contenta y eso era lo que más le agrada. De acuerdo lo que seguía en “la lista mental de cosas por hacer” era… ¿La hora de premios? ¿Qué significaba eso? La explicación no tardó en aparecer, Valeria acababa de vestir a Kaneki como un adorable gato, el disfraz incluso tenía cascabeles y moños en las mullidas orejas. Su risa hilarante sonó fuerte, casi tanto como la música que proveían los parlantes, podía afirmas que se ganaría de vuelta una mirada fría pero no le importaba en esos momentos, se veía realmente chistoso y no se privaría del placer de reírse esta vez. No obstante estaba segura de que le tocaría su parte y pudo confirmarlo cuando una siniestra sonrisa se hizo presente en el rostro de la morena. –Pero cariño, yo estoy bien así como estoy, gracias. –pero a pesar de declinar generosamente su oferta Celestia terminó vestida con un ¿Adorable? atuendo de diablilla, con alas en la espalda y todo. -¡Valeria! No me hagas llevar esto, no puedo ir vestida de diablo por allí ¡Menos con una cola colgando de la cintura! –reprochó tomando con una mano dicha extremidad y señalándola mientras su rostro se ponía más y más carmesí. Sin embargo sus intentos por deshacerse del disfraz fueron inútiles y sólo le quedó aceptar el llevarlo puesto, de todas formas hasta sería divertido. –Siempre te ves hermosa, mi amor, incluso mucho más que yo. –afirmó riendo como en susurro. –Eh… Claro… ¿Es que no hay un lugar donde dejar los abrigos? –interrogó para ella misma luego de ver a Valeria alejarse y perderse entre la gente.

Volteó entonces encontrándose otra vez a solas con Kaneki, al cual aún ni siquiera había podido saludar. Apretó con más fuerza los abrigos que se encontraban en sus brazos e intentó inútilmente esconder las alas y la cola que yacían cómodamente en su espalda y cintura. –H-hola. –dijo entrecortadamente soltando una risa algo nerviosa y agitando su mano con suavidad. ¿Y ahora que debía hacer? ¿Iba a quedarse parada ahí como idiota? Miró su vaso vacío, posado en un mueble cerca de ellos, ¡Eso era! Buscaría más bebida. –Yo… Eh… Bebidas, por allá. –señaló con un dedo levemente el lugar donde se supone que estarían las bebidas y alguna que otra cosa para comer. –Me sostienes esto por un momento, gracias, búscame si necesitas algo. –sonrió inocentemente, aún con la cara extremadamente sonrojada, y antes de que Kaneki se pudiera negar se alejó a pasó apresurado. Agarró un vaso sin siquiera fijarse cual era el contenido dentro de el,  pero suponía que no tendría algo malo ¿verdad? Después de todo era una fiesta para divertirse. Con su mano aún temblorosa por los nervios tomó el líquido de una, dejando seco el vaso casi al instante; mala decisión. No tenía ni idea de qué era lo que contenía pero si de algo estaba segura es que era mucho más amargo y fuerte, la garganta le quemaba y necesitaba pronto otro tipo de bebida para calmar el ardor. Buscó un vaso vació y sirvió lo que suponía era ponche y lo tomó esta vez de a sorbos. De acuerdo, estaba mareada, lo admitiría, la bebida alcohólica nunca había sido su fuerte y era tan débil como una pluma cuando se trataba de ello.

Mantuvo el poco equilibrio que tenía sosteniéndose de la mesa, mientras terminaba de ingerir lo que había en su vaso, cuando a lo lejos divisó, además de unas llamativas orejas de conejo, a un muchacho con el cabello rosado ¡Jarek, por supuesto! Apostaría lo que fuera que no había otro con el cabello así de rosado en la fiesta, tenía que ser él. Terminó de beber y se apresuró hasta llegar al lugar donde el chico se encontraba, abriendo paso entre la gente y manteniéndose agarrada de los hombros de las personas para no caer. Él aún se encontraba de espaldas, presumía que aún no se había dado cuenta de su presencia por lo que, desde atrás, quiso tomar su pelo, sí, tomar su adorable cabello. Fue cuando su estatura le fue un impedimento -aunque siempre lo era- ni las puntas de sus dedos llegaban para poder alcanzar a gusto lo que ella quería. Buscó con la mirada al su alrededor, algo debía haber que le fuera de ayuda, algo como... ¡Una silla! Corrió casi tropezando en el camino y llevó la silla a las espaldas del pelirrosado. tratando de hacer el menor ruido posible que se le permitía estando en ese estado, se posicionó y como una niña pequeña se subió torpemente a ella, alcanzando entonces los hombros de Jarek. Apoyó vagamente las manos en ellos y la cabeza en el izquierdo, mirándolo con ojos entusiastas. –Oye Jarek… ¿Puedo comerme tu cabello de algodón de azúcar? –preguntó inocentemente mientras que con una mano le tiraba suavemente un mechón de cabello.
Celestia Blackwood
Celestia Blackwood
Visitante
Visitante

Mensajes Mensajes : 2239
Monedas Monedas : 4444

Volver arriba Ir abajo

Re: Fiesta de Navidad, Karaoke De Final De Año Nuevo ||Rol grupal libre||

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.